Listeriosis bovina




descargar 19.66 Kb.
títuloListeriosis bovina
fecha de publicación22.01.2016
tamaño19.66 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
LISTERIOSIS BOVINA
MVZ. MC. JOSÉ PEDRO CANO CELADA

PMVZ. LINDA A. CAMACHO GONZÁLEZ
Definición: Enfermedad infecciosa causada por Listeria monocytogenes. Característica por presentar en rumiantes adultos encefalitis, mielitis espinal, abortos, uveítis y mastitis.
Sinonimias: enfermedad de las vueltas, enfermedad del silo.
Etiología: Del agente etiológico de esta enfermedad se reconocen 16 serovariantes, existiendo una importante diversidad genética entre las mismas. Las principales serovariantes que se aíslan de animales enfermos son 4b, 1/2ª, 1/2b y 3. Las cepas virulentas se pueden multiplicar en macrófagos y monocitos, pudiendo producir una hemolisina denominada listeriolisina O, considerada como un importante factor de virulencia.
Es un cocobacilo móvil, pleomórfico, no esporulado, grampositivo, capaz de invadir las células de la serie de los monocitos-macrófagos. Encontrándose dentro de la célula es capaz de lisar la membrana del fagosoma y salir al citoplasma, donde se multiplicará y posteriormente infectará a otras células. Su capacidad de virulencia radica en su habilidad para evitar la muerte intracelular dentro del macrófago. Su temperatura óptima de crecimiento oscila entre los 30 y 37°C, aunque se ha observado su crecimiento y multiplicación a temperaturas entre los -4 y 45°C, así también crece en un pH de 4.5 a 9.6 aunque en pH bajo y a bajas temperaturas su crecimiento es mínimo. Es sensible a desinfectantes habituales.
Epizootiología: Su hábitat natural es el suelo o el intestino de los mamíferos. Vegetales y ensilado se contaminan al entrar en contacto con heces o tierra contaminada.
Animales en pastoreo que ingieren el cocobacilo contaminan el suelo y la vegetación completando su ciclo. Otras formas de transmisión son animal-animal o bien la ruta fecal-oral. Los principales elementos en la transmisión son el ensilado, pasto, agua de la superficie y polvo.
La enfermedad puede transmitirse al humano directa o indirectamente por el consumo de leche, carne, huevos, quesos y vegetales. Es considerada como una geonosis o antropozoonosis más que como una zoonosis. En todas las especies se presentan portadores intestinales, ya que se ha aislado el agente de animales y humanos sanos.
En general las infecciones por Listeria son benignas, reconociéndolas clínicamente, y son inaparentes o latentes.
La Listeria se aloja en el tracto digestivo distal, y cuando el individuo se encuentra en un estado de inmunodepresión es capaz de afectar a otros tejidos desde este sitio.
La fuente más importante de infección es la contaminación ambiental. Esta bacteria es capaz de multiplicarse en el suelo a temperaturas que oscilan entre los 18 a 20ºC, lo que permite encontrarla en muchos tipos de suelo, forrajes y cosechas, puede sobrevivir en materia orgánica por varios años en clima húmedo, no sobrevive bien en suelos ácidos y ensilados bien elaborados.
En los silos de trinchera es más común encontrar el agente, que en los silos de torre debido al manejo que se tiene al elaborar los silos.
Listeria monocytogenes posee alta virulencia y baja patogenicidad. Pocas veces se manifiesta la infección clínica, y en caso de presentarse será por el estado de inmunodepresión del huésped causado por diversos factores como estrés, otras enfermedades o gestación.
Patogenia: En la mayoría de los individuos afectados el agente entra al organismo por la ingesta penetrando posteriormente en la mucosa del intestino, lo que provoca una infección no evidente con excreción prolongada del microorganismo en heces y una bacteremia que cede ante el reestablecimiento de la inmunidad, así también podemos encontrar la excreción de la bacteria en leche.
La listeriosis septicémica con o sin meningitis es más común en rumiantes recién nacidos, en vacas gestantes, o ante un estímulo infeccioso intenso y prolongado.
En animales gestantes puede producirse la infección de placenta y feto a las 24 hrs de haberse iniciado la bacteremia. Se puede producir aborto ocasionado por la presencia de edema y necrosis en placenta, esto ocurre a los 5 ó 10 días postinfección. Si la infección se presenta al final de la gestación, las crías pueden nacer muertas o bien crías que presenten rápidamente una septicemia mortal.
En la madre la metritis es constante y si aunado a esto se retiene el feto puede producirse una septicemia mortal causada por listerias.
Signos clínicos: Encefalitis: Se produce como una inflamación aguda del tronco encefálico, siendo generalmente unilateral. La puerta de entrada es la infección ascendente del trigémino u otros pares craneales después de perderse la continuidad de la mucosa oral debida a traumatismos, caída de dientes permanentes o periodontitis.
El principal signo clínico es el trastorno asimétrico de las funciones de los pares craneales, sobre todo de los nervios trigémino, facial, vestibular y glosofaríngeo. Las lesiones en la parte sensorial del núcleo del trigémino y del núcleo facial son frecuentes y provocan hipalgesia y parálisis facial unilateral. La afección al núcleo vestibular es también frecuente y esta provocará ataxia con marcha en círculos e inclinación de la cabeza hacia el lado afectado. Otros signos que se observan son torpeza, hostigamiento con la cabeza y delirio, atribuidos a los efectos de inflamación de cerebro producido en las etapas de agonía. En adultos el curso de la enfermedad suele ser de 1 a 2 semanas.

La extensión de la infección por el nervio óptico puede provocar endoftalmitis.
Mastitis: Es raro encontrarla en ganado vacuno causada por este agente, la infección de la ubre afecta solo a un cuarto, es crónica y responde mal al tratamiento, el conteo de células somáticas en leche del cuarto afectado es alto, aunque la leche se aprecie normal.
Abortos: Se registran brotes de abortos o bien el nacimiento de crías muertas de manera esporádica y habitualmente en el último tercio de gestación, con frecuencia se observa retención placentaria lo que provocará enfermedad clínica y fiebre de hasta 40.5ºC. Se han llegado a observar abortos inmediatamente después de comenzar la alimentación con ensilado, aunque no es una regla.
Listeriosis septicémica: La septicemia aguda no es habitual en rumiantes adultos, no así en terneros recién nacidos. No se observan signos que sugieran afección del sistema nervioso, más bien presentan un cuadro que consiste en un síndrome general con depresión, debilidad, emaciación, pirexia y algunos casos de diarrea, con necrosis hepática y gastroenteritis a la necropsia. Se presenta también opacidad córnea, acompañada de disnea, nistagmo y opistótonos leves. La muerte se presenta en unas 12 horas. A la necropsia se observa oftalmitis y meningitis serofibrinosa.
Oftalmitis: Inflamación del iris y constricción de la pupila, se manifiestan lesiones focales blancas en la superficie interna de la córnea con presencia de material flocular en la cámara anterior. En casos avanzados se produce pannus y opacidad corneal, afectándose uno o ambos ojos.
Hallazgos a la necropsia: Se observan alteraciones macroscópicas características asociadas a la encefalitis. Se requiere de un estudio histológico del SNC para observar los microabscesos característicos de esta enfermedad, los cuales se localizaran en el tronco encefálico en las encefalitis por listerias y en la médula espinal, ya sea cervical, lumbar o ambas, en el caso de mielitis espinal. Las lesiones viscerales se producen como numerosos focos de necrosis en hígado, bazo y miocardio en la Listeriosis Septicémica y fetos abortados. Éstos últimos se observan edematosos y autolisados encontrando gran cantidad de bacterias en el examen microscópico de diversos tejidos. En hembras que abortan se observa placentitis y metritis.
Diagnóstico diferencial: Cetosis nerviosa, rabia, torneo, polioencefalomalacia, enfermedad del oído medio, encefalopatía espongiforme bovina.
En caso de aborto: Tricomoniasis, neosporosis, vibriosis, leptospirosis, IBR, aspergilosis, abortos víricos.
Diagnóstico:
Listeriosis de Sistema Nervioso: para bacteriología se debe enviar la mitad del encéfalo cortado sagitalemente, incluyendo tronco cefálico, en refrigeración o congelación.
Para histopatología se requiere la otra mitad del encéfalo incluyendo el tronco encefálico, fijado en formalina al 10%, si se sospecha de mielitis se enviará el segmento sospechoso de médula espinal.
Septicemia y aborto: para el estudio bacteriológico se enviarán bazo, hígado, pulmón, placenta, contenido abomasal del feto.
Para el estudio histopatológico se enviarán bazo, hígado, pulmón, cerebro, placenta e intestino fetal fijados en formol.

Tratamiento: Inyección intravenosa de clortetraciclina a una dosis de 10mgpor kg de peso vivo por 5 días es razonablemente eficaz en la meningoencefalitis. Penicilina a dosis de 44000UI/kg peso vivo vía intramuscular durante 7 a 14 días.
Debe corregirse la deshidratación, desequilibrios ácido básicos y los trastornos electrolíticas.
En caso de iritis se tratará con antibióticos sistémicos en las primeras etapas junto a corticoides parenterales y atropina para dilatar la pupila.
Control: Cuando se realice un cambio en la dieta para incluir silos, este deberá hacerse lentamente. Se pueden añadir tetraciclinas en los alimentos de los animales en riesgo. Las áreas de conservación de los silos con signos evidentes de deterioro deben ser separadas y no administrar a los animales el silo contenido en ellas.
Evitar hacer los silos de campos en los que las hierbas pudieran haberse contaminado, utilizar aditivos para mejorar la fermentación y evitar el uso de silos con descomposición evidente, con pH superior a 5 o un contenido de cenizas superior a 70mg/kg de materia seca.
Cuando se presente uveítis, deberá implementarse un sistema de alimentación que evite el contacto del alimento con los ojos.
Se puede utilizar la vacunación con microorganismos muertos, aunque todavía no se ha establecido bien la eficacia de la vacuna, aunque puede ofrecer cierta protección.

similar:

Listeriosis bovina iconPrograma de producción bovina

Listeriosis bovina iconLeucosis viral bovina

Listeriosis bovina iconAvances en rabia paralitica bovina

Listeriosis bovina iconAnálisis crítico de la ganadería bovina argentina

Listeriosis bovina iconEl búfalo. Leche bubalina: producción mundial. Comparación con la...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com