Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas




descargar 0.5 Mb.
títuloMedio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas
página1/15
fecha de publicación28.01.2016
tamaño0.5 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15




Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas.

Barranco en la Sierra de Alhucemas


Editado por: Enrique C.M. Triano.
Coeditores: Juan Ramón Cordón, Carmen Mari Serrano, Leandro Sequeiros y José Miguel Molina.
Basado en las Actas de las I Jornadas sobre las Sierras Subbéticas Cordobesas: Aproximación a su conocimiento, conservación y ordenación.
Jornadas celebradas en Carcabuey (Córdoba), en Junio de 1991 y organizadas por el Módulo de Guardería Ambiental de la Escuela Taller Subbética y el Centro de Estudios Ambientales y Desarrollo (CEADE), bajo el patrocinio del Excmo. Ayuntamiento de Carcabuey y el Instituto Nacional de Empleo.

17 Problemática de conservación y manejo de rapaces diurnas.
Javier Bustamante Díaz.
Las rapaces diurnas son uno de los grupos de aves con mayores problemas de conservación en España. Un vistazo a la lista roja de los vertebrados (ICONA, 1986) nos muestra que un 72% de las especies de este grupo se encuentran incluidas en alguna categoría de amenaza (en peligro, vulnerable, rara, indeterminada o insuficientemente conocida) Otros grupos de aves tienen un menor porcentaje de especies amenazadas (anátidas 23%, aves marinas 44%, gaviotas y charranes 43%, rapaces nocturnas 25%, paseriformes 9%). Si hicieramos un análisis a nivel mundial los resultados no serían muy distintos, las aguilas, halcones y buitres son un grupo con muchas especies amenazadas de extinción o, al menos, con poblaciones en regresión.

¿Por qué les va tan mal a las rapaces?. Hay al menos tres factores que les hacen salir mal paradas en el mundo en que vivimos. Son especies que tienden a mantener densidades de población bajas. Dado que en condiciones naturales tienen una mortalidad reducida no necesitan tener una tasa de reproducción alta, es decir criar muchos jóvenes al año. Son especies con una posición terminal en las cadenas tróficas lo que las hace especialmente sensibles a la contaminación, especialmente a aquellas sustancias que son acumulables a través de la dieta. Finalmente, sus habitos predadores hacen que con frecuencia entren en conflicto con intereses humanos: cazadores, ganaderos, columbicultores etc... y esto ha hecho que tradicionalmente se las haya considerado alimañas y se las haya perseguido con especial saña.

Factores que afectan negativamente a las rapaces.

Podrían hacerse muchas clasificaciones de factores negativos para las rapaces. Yo consideraría al menos dos aspectos a la hora de hacer esta clasificación, por una parte si se trata de acciones dirigidas expresamente hacia ellas "Factores directos" o aquellas que sin estar dirigidas hacia ellas les afectan negativamente "Factores indirectos". También distinguiría entre los factores que les afectan negativamete por incrementar a mortalidad o aquellos que lo que hacen es disminuir la fertilidad. Entre los factores directos que incrementan la mortalidad podemos señalar como principales la caza con armas de fuego, trampas o veneno para "controlar alimañas". Entre los que afectan a la fertilidad estarían el expolio de huevos y pollos y la destrucción de nidos. Los factores indirectos pueden ser más numerosos y diverso, muchas veces difíciles de identificar y en ocaciones más importantes que los factores directos en la rarificación de una especie. Entre los que pueden causar un incremento de mortalidad estarían los venenos y trampas dirigidos a otras especies, los accidentes por choque con cables o vallas, las electrocuciones en postes electricos o los atropellos por coches. Las molestias en la nidificación y la destrucción del habitat son por lo general factores indirectos que inciden más sobre la fertilidad, aunque la destrucción del habitat puede tener un efecto sobre la mortalidad en la medidad que suponga una disminución del alimento para la especie. La contaminación es un efecto indirecto que puede afectar en unos acaso a la fertilidad en otros a la mortalidad y en ocaciones a ambos.

La razón de esta exposición de factores y de una posible clasificación no es tanto teorizar sobre el como clasificarlos, sino mostrar que las causas para la rarificación de una especie pueden ser multiples y muy diversas.

Ejemplos de extinción y rarificación de especies.

Posiblemente algunos ejemplos de cómo distintos factores han contribuido a la rarificación o a la extinción local de ciertas especies de rapaces sean más ilustrativos. La persecución directa ha sido la espada de Damocles, para muchas especies. En Europa ha sido la principal causante de extinciones locales de muchas de ellas al menos durante el siglo XIX y primera mitad del XX. El caso del águila pescadora Pandion haliaetus en la Islas Británicas merece especial atención por estar especialmente bien documentado. Hay información anecdótica de pescadoras criando en Gran Bretaña al menos desde 1800, aunque no es hasta mediados del siglo XIX que hay información a cerca del tamaño de la población. Para entonces las aves de presa habían sido perseguidas con gran intensidad con lo cual resulta difícil reconstruir cual pudo ser la población inicial. Posiblemente hacía 1850 hubiera entre 40-50 parejas de pescadoras en Escocia. La especie había nidificado en Inglaterra hasta 1842 y en Irlanda hasta 1800. Posiblemente la persecución de rapaces en los siglos XVII y XVIII había mermado mucho las poblaciones aunque no hay datos para probar esto. A partir de 1850 el hecho de que la especie se fuera haciendo escasa aceleró su extinción. Las pieles y los huevos de las últimas pescadoras se hicieron especialmente valiosos para los coleccionistas por su rareza y casi todos los nidos conocidos eran expoliados año tras año. Posiblemente había parejas en zonas remotas de las tierras altas de Escocia que no sufrían una persecución tan intensa de tal forma que la especie se fué extinguiendo lentamente durante más de 60 años. La última pareja de pescadoras antes de la desaparición de la especie crió en Loch Loyne en 1916.

La pescadora no ha sido la única especie que ha desaparecido por persecución directa. Aunque sus historias estén menos documentadas la regresión de muchas especies en Europa cabe atribuirla a esta misma persecución indiscriminada hacia las rapaces. El pigargo y el milano real desaparecieron de Escocia de una forma similar a la pescadora. El quebrantahuesos Gypaetus barbatus desapareció de los Alpes a principios de siglo y ha sufrido una profunda regresión en España a lo largo de este siglo que le ha relegado finalmente a los Pirineos tras su desaparición definitiva como reproductor en Cazorla en los años 80. La regresión del área de distribución del águila imperial Aquila adalberte en España durante hasta mediados de este siglo cabe atribuirla en gran mediada a esta persecución directa.

Pero como decíamos la persecución directa no es el único factor negativo para las rapaces. La misma pescadora puede servir de ejemplo sobre el efecto que los pesticidas organoclorados han tenido sobre las aves de presa, especialmente en Norte América en la decada de los 60. Se sabe que las pescadoras eran tremendamente abundantes a lo largo de la costa noreste de Estados Unidos a finales del siglo XIX. A pesar de haber sufrido una importante persecución directa, seguían siendo abundantes a principios de siglo, cuando se estinguían las pescadoras en Escocia. Durante los años 50 algunos investigadors empezaron a notar que determinadas poblaciones en este área disminuían con una tasa cercana al 30% anual. En principio se pensó que la predación en los nidos podía ser la causa y se comenzaron a levantar plataformas a salvo de predadores en estas zonas. A pesar del esfuerzo las poblaciones parecían seguir disminuyendo a un rtmo alarmante. una intuición llevó a analizar de forma comparada el contenido en DDT y su metabolito DDE en huevos de zonas donde las poblaciones de pescadora disminuían frente a los de zonas donde las poblaciones parecían ser estables. Los huevos de las primeras tenían niveles apreciablemente mayores de DDT y DDE y se supuso que este era el factor que estaba afectando a la reproducción. Se tardó algunos años en averiguar la forma en que los organoclorados como DDT, dieldrin, aldrin, heptaclor y los PCB (policloro-bifenilos) afectaban a la reproducción, hasta que los estudios de Ratcliffe (1967) sobre rapaces inglesas mostraron de forma convincente que el incremento de DDT llevaba consigo la reducción del grosor de la cáscara del huevo. Estos huevos con cáscara más fina se rompían con facilidad y eran los causantes de la baja tasa reproductora de muchas poblaciones en Norte América.

Las pescadoras no fueron la única especie afectada por el DDT. La regresión del peregrino Falco peregrinus en Europa y Norte América y la del águila calva Haliaeetus leucocephalus cabe atribuirlas a la misma causa. Prácticamente todas las poblaciones de rapaces en áreas con un uso intensivo de DDT, especialmente aquellas que se alimentaban de peces y de aves, experimentaron una reducción en el grosor de la cáscara del huevo aunque no en todas hubo efectos apreciables en el éxito reproductor y por lo tanto no en todos los casos se produjo una reducción en la población.

Se ha esgrimido con frecuencia la pérdida de habitat como un factor determinante en la reducción de poblaciones. El cernícalo de las Mauricio Falco punctatus, considerada en algún momento como la rapaz más amenazada del mundo, puede ser un buen ejemplo de ello. Al parecer la destrucción del bosque en las Mauricio hizo disminuir las especies hasta los 4 ejemplares que se conocían en libertad en 1974.

¿"Manejar" o dejar a los acontecimientos seguir su cauce?.

Ante los problemas expuestos que con frecuencia afectan o han afectados a muchas especies de rapaces uno se puede preguntar ¿pueden las especies recuperarse por sí solas? ¿es bastante luchar las causas que han llevado a la rarificación o extinción a una especie o habrá que tomar mediads de conservación más activas?.

Supuesto que se hayan conseguido eliminar todas las causas de la rarificación, la respuesta a esta pregunta depende de factores como el nivel de reducción al que haya llegado la población o la especie de que se trate, proximidad de otras poblaciones de la especie, tasa de crecimiento de éstas y capacidad recolonizadora.

Quizá es mejor mostrar unos ejemplos concretos para distintos fenómenos de rarificación o extinción local. Las péscadoras siguen siendo un ejemplo socorrido. Durante los cuarenta años siguientes a su extinción en 1916 no hubo pescadoras criando en las Islas Británicas. Algunos individuos solitarios, posiblemente migrantes escandinavos, fueron observados ocasionalmente entre 1920 y 1950. A principios de los años 50 (coincidendo con un fuerte crecimiento de la población escandinava de pescadoras debido a la protección), las observaciones se fueron haciendo más frecuentes y algunos de estos migrantes empezaron a verse mucho tiempo durante primavera y verano. En 1954 y 1955 se localizaron los primeros nidos aunque no hay pruebas de que llegaran a criar realmente. En 1958 crió una pareja de pescadoras en Loch Garten y la puesta fue robada. Este primer robo hizo que los esfuerzos proteccionistas se concentraran. La RSPB (Royal Society for the Protecction of Birds) adquirió algunos cientos de acres de terreno alrededor del nido de las pescadoras en Loch Garten como santuario para la especie y se organizó un proyecto de vigilancia continua del estos primeros intentos del águila pescadora de reestablecerse en Escocia hizo que fuera necesario proteger a esta primera pareja no sólo de los expoliadors de huevos sino también de los miles de aficionados que querían observarla. La RSPB contruyó un "hide" desde donde se podía observar el nido sin molestar a las águilas. El nido se rodeó con alambre de espino, alarmas y micrófonos que impidieran nuevas "razzias" nocturnas. En 1959 nacieron tres pollos, los primeros que se sabe que nacieran en escocia después de más de 40 años y esto atrajo a más de 14.000 visitantes al hide de Loch Garten aquel año. Desde entonces la población de pescadoras en Escocia ha ido en aumento a la par que el interés del público en ellas. Al concentrar la atención pública en dos nidos que tienen hides preparados para visitantes se ha conseguido mantener en secreto las localizaciones de los restantes nidos de manera que las pescadoras no sufran molestias de curiosos y fotógrafos, aunque no se han conseguido evitar totalmente los robos esporádicos, una media 1 ó 2 por año.

La población de pescadoras de Escocia ha conseguido aumentar a más de 40 parejas y de seguir a este ritmo superaran las 100 parejas reproductoras antes del año 2000. La comida es abundante en el área y el habitat para nidificar no escasea. La RSPB ha construído plataformas artificiales en lo alto de árboles en un intento por mantener la manera tradicional de cría de la especie (cerca del 30% de las pescadoras crían en estas plataformas artificiales); aunque quizá plataformas en lo alto de postes eléctricos fueran más eficaces desde un punto de vista conservacionista y que los ladrones de huevos posiblemente lo pensarían dos veces antes de trepar a un poste de alta tensión. La especie se va extendiendo lentament alrededor de las áreas de primera localización en valle del río Spey sin que tiendan a recolonizar nuevas zonas donde la especie se localizaba antiguamente. No ha habido intentos de suplementar este crecimiento natural de la población con la suelta de individuos en otras áreas mediante hacking e intentar de esta forma dispersar la población; aunque el éxito sorprendente de la recolonización natural no hace necesario pensar en la toma de otras mediadas excepcionales para conservar a la especie. Hay que señalar, de todas formas, que por temor a que las molestias humanas afecten a la reproducción de las parejas no se ha permitido ningún estudio científico intensivo de las pescadoras Escocesas y muchos aspectos de su biología siguen siendo desconocidos.

En el norte de Estados Unidos la prohibición en el uso del DDT y sus derivados llevó a una gradual recuperación de las poblaciones de pescadoras. Algo similar ha ocurrido con las de preregrino y águila calva. Sin embargo, en este caso sí se llevaron a cabo acciones más activas para intentar recuperar las poblaciones, especialmetne en aquellas áreas donde se habían producido extinciones locales. En toda su área de distribución se han instalado plataformas artificiales que aseguran la existencia de abiundantes enclaves de nidificación seguros frente a predadores. También el procedimiento de reintroducir mediante "hacking"(reintroducción de rapaces a su medio natural mendiante el procedimiento de liberar jóvenes en una torre o nido artificial proporcionándoles alimento durante un periodo equivalente al de dependencia paterna) individuos traídos de otras áreas donde la especie es abundante ha mostrado que se puede acelerar en gran medida el proceso de recolonización natural. con el peregrino se han incrementado los esfuerzos de protección mediante la cría en cautividad y mediante "hacking" en ciudades, lugares que en los que los rascacielos recuerdan a los acantilados naturales y hay abundancia de presas como palomas domésticas menos afectadas por el uso de pesticidas agrícolas. Todos estos esfuerzos han demostrado que es posible mediante la cría en cautividad incrementar la fertilidad de las poblaciones naturales de rapaces. Siempre que el hábitat sea adecuado y se hayan neutralizado las causas que produjeron la desaparición, la suelta de individuos traídos de otras zonas o criados en cautividad acelera el proceso de recolonización natural ya que los individuos tienden a regresar a las áreas donde fueron liberados por primera vez. El método del "hacking" permite en muchos casos que las especies se acostumbren a hábitats donde no ocurren de forma natural, siempre que existan presas abundantes y lugares adecuados para la nidificación.

No siempre los esfuerzos para la recuperación de especies resultan sencillos. El cóndor de california Gymnogyps californianus es un ejemplo de un continuado esfuerzo proteccionista desde los años 60 que no ha tenido resultados positivos. La mayor parte de la falta del éxito cabe atribuirla a una incorrecta identificación de los factores que afectaban negativamente a la especie. Se pensaba que la especie era muy intolerante a las molestias humanas y que en gran medida estaba afectada por problemas de una baja tasa reproductora. También se pensaba que todos los problemas de mortalidad cabía atribuirlos a falta de alimento, al empleo de cebos envenenados con estricnina para coyotes, el empleo de un rodenticida, el 1080, y a la caza. A pesar de crear un santuario en las áreas de reproducción (el santuario de Sespe), crear comederos para la especie, eliminar totalmente el empleo de estricnina y reducir el uso del 1080 la especie continuó disminuyendo. El mito de que la especie era especialmente sensible a las molestias humanas dificultó que se aprobaran proyectos para estudiarla intensivamente. La reproducción en cautividad y el empleo de radiotelemetría se retrasaron hasta los años 80 cuando ya la población estaba reducida a unos 21 ejemplares (Fig. 2). Los estudios intensivos de la especie demostraron que los cóndores eran muy tolerantes a las molestias humanas durante la reproducción y que podían realizar hasta dos puestas de reposición lo cual permitió obtener huevos que incubados artificialmente constituyeron el origen de la población cautiva. La mejora en los métodos de censo y el empleo de radiotelemetría permitió determinar que eran las elevadas tasas de mortalidad de la población las que estaban haciendo que la especie desapareciera y que dos factores que previamente no se habían considerado podrían muy bien ser los principales causantes: el choque con cables eléctricos y el envenenamiento por plomo proveniente de las balas empleadas en caza mayor que eran ingeridas por los cóndores de los cadáveres de los animales muertos. Por desgracia el estudio intensivo comenzó demasiado tarde como para conocer cual es el efecto real de estos dos factores en la regresión de la especie. a pesar de que se consiguieron obtener 13 cóndores mediante la incubación artificial de 16 huevos obtenidos de parejas salvajes, la alta mortalidad de los individuos salvajes entre 1985 y 1986 aconsejó capturar a los restantes individuos vivos para asegurar la viabilidad de la población cautiva de 28 individuos de los que se espera poder recuperar la especie.

¿Qué conclusiones se pueden sacar de lo contado hasta ahora y que aplicación pueden tener para la conservación de aves rapaces en España?. Yo creo que una conclusión importante es que son necesarios estudios científicos serios sobre los problemas de regresión de especies concretas. Aunque en ocasiones una primera intuición haya resultado acertada la experiencia demuestra que muchas veces las causas de la regresión no son obvias ni fácilmente identificables. Los riesgos que entraña el estudio intensivo de individuos son mucho menores que los de intentar solucionar a ciegas los problemas de conservación. La historia del cóndor de california es un ejemplo de como el retrasar los estudios intensivos no ha hecho más que llevar a la especie a un nivel de población muy bajo en el que las posibilidades de recuperación son muy pequeñas. Otra conclusión es que existen formas de acelerar la recuperación natural de especies mendiante la cría en cautividad y la reintroducción en áreas donde han desaparecido. Hay que tener en cuenta que las técnicas no son directamente transvasables de unas especies a otras. La experimentación con especies afines no amenazadas puede ayudar a depurar las técnicas para conseguir mejores resultados; pero son necesarios estudios sobre la biología de la especie amenazada concreta si se quiere tener alguna garantía de éxito. El águila imperial ibérica y el quebrantahuesos (con su reciente desaparición de Cazorla) son dos ejemplos claros de especies ibéricas en las que son necesarios programas de conservación eficaces. Estos programas deben empezar por estudios que permitan determinar las causas de su regresión, acciones para eliminar los factores negativos y empleo de técnicas de recuperación que permitan acelerar el proceso de crecimiento de sus poblaciones y la recuperación de las áreas de distribución perdidas.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

similar:

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconMedio ambiente y desarrollo

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconDeclaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconImpacto global del desarrollo tecnológico en el medio ambiente

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconMedio ambiente y clima: la Comisión invierte 281,4 millones eur en...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconDirección general de educación superior tecnológica
«Para alcanzar el desarrollo sostenible, la protección del medio ambiente debe ser parte del proceso de desarrollo y no puede ser...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas icon1. las ciencias de la tierra y el medio ambiente

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconPor el cual se modifican los objetivos y la estructura del Ministerio...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconPrograma de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconEcología y medio ambiente”
«la biología de los ecosistemas» (Margalef, 1998, p. 2). En el ambiente se incluyen las propiedades físicas que pueden ser descritas...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconNatural sierras de cazorla, segura y las villas




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com