Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas




descargar 0.5 Mb.
títuloMedio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas
página4/15
fecha de publicación28.01.2016
tamaño0.5 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

Pitymys duodecimcostatus. (Topillo Común).

Hábitat. Según Soriguer y Amat (1980) el topillo común suele sentir inclinación por la consumición de bulbos, los cuales parecen ser más abundantes -cuantitativamente- en zonas degradadas abiertas. Por consiguiente es obvio que en aquellos hábitats donde con mayor frecuencia podremos observar los acúmulos de tierra que producen estos pequeños roedores, serán en atochares y tomillares, sobre todo, si los suelos son suficientemente profundos. También es frecuente observarlos en los cultivos, donde pueden producir daños a las cosechas. Por ello el hombre ha tenido, al igual que con otros roedores, una lucha intensa.

Distribución. El topillo puede ser localizado prácticamente en la totalidad del Parque y la comarca sin excepción, encontrándose a altitudes superiores a los 1300 metros fácilmente.

Poblaciones. Es quizás uno de los pocos organismos vertebrados cuyas poblaciones parecen ir en aumento. La degración del bosque mediterráneo, permite un aumento de geófitos en el terreno. Si tenemos en cuenta que precisamente las bulbáceas son la parte fundamental de su dieta, y que la densidad de sus poblaciones pueden estar relacionadas con la densidad de bulbos (ver Soriguer y Amat, 1980), bien puede explicarse este aumento por una mayor disponibilidad de recursos tróficos.

Problemática y medidas de conservación. Prescindiendo del hombre, que globalizando ha permitido la expansión de esta mamífero subterráneo, los factores naturales directos no deben ser una grave limitación poblacional para la especie.

Debe ser considerado el control de las poblaciones de topillo, por métodos específicos, en aquellos lugares que supongan una acción negativa para la economía humana, o bien, pongan en peligro alguna especie de planta, o altere determinados ensamblajes o comunidades de animales o plantas. Un estudio reciente (Módulo de Guardería Ambiental. Escuela Taller Subbética (1990), Triano et. al., 1990) parece indicar como el topillo no parece ser un factor de incidencia para las poblaciones de Narcissus bugei; por lo que dicho tipo de estrategias deben ser realizadas sólo cuando se verifique la posible acción destructora del topillo.

Ecología. Pitymys duodecimocostatus representa un interesante eslabón en la red trófica mediterránea; sobre todo, para los predadores de pequeño y mediano tamaño. De hecho son consumidos con mayor intensidad de lo esperado, a pesar de sus costumbres subterráneas. Su abundancia local habrá hecho que mamíferos como el zorro (Vulpes vulpes) (datos propios), o aves como el Cernícalo Vulgar (Falco tinnunculus) (datos propios) y la Lechuza (Tyto alba) (datos propios, ver también, Herrera, 1973; García L, 1982) se hayan convertido en verdaderos especialistas de su captura; como postula Lack (1946) un alimento superabundante puede dar como resultado una relativa alta especialización de todos sus depredadores.

Mus musculus L. (Ratón Casero).

Poblaciones. Es muy posible, al menos eso parecen mostrar los datos sobre dinámica anual de poblaciones en la comarca, que se haya verificado una fuerte disminución de los efectivos de ratones, aunque su constatación y el acercamiento a las posibles causas de esta regresión se nos escapa por el momento de las manos.

Problemática y medidas de conservación. Movimientos. Alimentación. Nidificación.

Ecología. El familiar Ratón Casero, es quizás uno de los vertebrados más abundantes de esta comarca. Su versatilidad a la hora de elegir hábitat (puede ser actualmente observado en todo tipo de formaciones), su adaptable comportamiento alimenticio, su capacidad reproductiva, han hecho que cuando el hombre ha transformado los ecosistemas naturales, este roedor invada literalmente el espacio. Aunque puede ser inferido de la información expuesta para el Ratón de Campo, debe recalcarse que en la actualidad Mus musculus, es un elemento primordial en el mantenimiento de las comundidades de pequeños y medianos carnívoros.

Nota taxonómica. La diferenciación entre el Ratón Casero y el Moruno (Mus spretus) es, hasta el momento, muy discutible, existiendo una amplia diversidad de opiniones sobre los criterios de diferenciación, la distribución del Ratón Moruno, la densidad relativa de cada especie cuando son simpátridas, e incluso, si es adecuada o no la clasificación como M. spretus. Por ello, no hemos citado a esta última especie y hemos reservado el apelativo de Mus musculus L., hasta que la situación se encuentre suficientemente esclarecida; siguiendo el criterio de Corbet (1978), y dejando atrás otras contribuciones como la de Bonhomme et. al. (1983) u Orsini et. al. (1983). Si nos basamos en el criterio de la presencia o no de muesca en los incisivos superiores, el análisis de cráneos de Mus procedentes de egagrópilas de Lechuza da como especie dominante a Mus musculus, aunque cita la presencia más residual de spretus (ver en contraposición Delibes, 1983).

Apodemus sylvaticus (Ratón de Campo).

Con un peso de unos 25 gramos, el Ratón de Campo es una pieza clave en la alimentación de los pequeños y medianos cazadores alados y terrestres de nuestros ecosistemas (datos propios; ver también, p. ej., Herrera, 1973; Amores, 1975; Ballarín et. al., 1979; Delibes e Hiraldo, 1980). En la actualidad, está pasando a un segundo plano en este papel, puesto que la degradación del bosque y matorral mediterráneos está produciendo que un roedor introducido, más pequeño, el Ratón Casero (Mus musculus L.), ocupe estas nuevas áreas deterioradas. El Ratón de Campo es un habitante típico del bosque maduro, lanchares y sotobosques y garrigas de estructura densa. No obstante, puede ser también observado, aunque con una abundancia mucho menor, en hábitats humanos como huertas y olivares, estando en estos casos bastante ligado al refugio proporcionado por los bosques y matorrales de ribera y construcciones artificiales humanas. También en estas zonas altamente humanizadas, encuentras altas densidades en espacios lagunares. Hemos constatado como tras la desecación de una laguna en el área de estudio el ratón de campo ha tendido a la extinción local, mientras que el ratón casero pasaba a colonizar el área.

La cantidad y calidad de alimento es un factor de control de poblaciones, que al poseer un claro ritmo estacional en la zona, provoca serias alteraciones en la dinámica poblacional de la especie que presenta, al igual que todos los demás roedores, mínimos poblacionales en la época de verano a principios de otoño (datos propios; ver también, Soriguer y Amat, 1979).

Vulpes vulpes (Zorro Común).

Con mucho el carnívoro más abundante de la zona. Algunos autores indican que sus efectivos van en aumento en la Península Ibérica (Delibes, 1983). Aunque alcanza sus mayores poblaciones en formaciones boscosas, no es difícil el observarlo en olivares. Su alimentación es sumamente diversa, puesto que esta constituida casi a partes iguales por micromamíferos, conejos, insectos, materia vegetal (fundamentalmente frutos) y otros grupos (principalmente aves terrestres, reptiles y algunos anfibios) (datos propios; ver también, Amores, 1975; Castroviejo et. al, 1975). Además cada grupo es preferentemente predado en una determinada época del año, precisamente cuando el ritmo estacional lo hace más abundante. Esta capacidad trófica, junto a su relativa capacidad de vinculación a hábitats degradados, son quizás las claves de que, al contrario del resto de los carnívoros, éste haya podido aguantar más fácilmente la acción humana.

El hombre, prescindiendo de causas indirectas, pasa por ser su mayor enemigo, ya sea mediante caza directa o captura con cepo (práctica que, aunque ilegal por su falta de selectividad, sigue utilizándose extensivamente en nuestras sierras); por suerte, el envenenamiento con cebos está dejando de ser una práctica común. Predadores naturales no parece tener muchos sólo el Búho Real (datos propios) y posiblemente el Aguila Real, produzcan algunas bajas (ver algunos ejemplos en Cramp (1982 y 1985)..

Martes foina (Garduña).

Poblaciones. Podemos considerar a la Garduña como un carnívoro bastante abundante, puesto que alcanza en las zonas boscosas de nuestra comarca una densidad relativa bastante alta.

Problemática y medidas de conservación. El hombre con la deforestación y su caza directa (principalmente con cepos), debe ser el principal causante de bajas en las poblaciones de Garduña.

Alimentación. Su alimentación se basa en la captura de micromamíferos (ratones y musarañas, principalmente), algunos conejos, pájaros y, frecuentemente, frutas en otoño-invierno (ver Delibes, 1978; Ryszowski et. al., 1971; Amores, 1980).

Nutria. Lutra lutra. Carnívoro ligado estrechamente a las zonas ripícolas bien conservadas. Su desaparición local debió provocarse hace unos 10 años; si bien no se descarta que fuera del Parque queden algunos ejemplares aislados, si bien esta posibilidad cada vez parece más oscura.

Felis silvestris (Gato montés).

Poblaciones. Su estatus debe ser bastante precario, aunque no puede definirse, si quiera groseramente, debido a sus típicas costumbres crípticas y solitarias.

Problemática y medidas de conservación. Es quizás el carnívoro actual más vulnerable. No es tan infrecuente que el espléndido gato montés sea matado en manos de cazadores desaprensivos. Pero más peligroso que esta amenaza, que por suerte va en decrecimiento, es la destrucción del bosque mediterráneo. Por su fidelidad a éste, puede ser considerado -junto al lince ibérico- como el mejor representante de los predadores terrestres de los ecosistemas mediterráneos, hace que la destrucción de los hábitats naturales acabe de forma tajante con toda posibilidad de vida.

Otro grave problema que puede tener repercusiones insospechadas para el gato montés es su cruzamiento con gatos domésticos asilvestrados. En efecto, con mayor frecuencia podemos encontrar en el monte gatos domésticos, que al aparearse con los monteses producen híbridos. Si, simplemente, todos los gatos monteses llegan en algún momento a tener alguna "parte genética" de doméstico -y no debe ser un fenómeno tan difícil- en pruridad, habremos perdido una especie. Realmente, este problema es mucho más preocupante de lo que en un principio cabe esperar.

Alimentación. Su alimentación debe estar basada en la predación del conejo (Oryctolagus cuniculus), aunque micromamíferos y pájaros deben contribuir apreciablemente a su dieta (ver no obstante, Aymerich et. al., 1980).

Sus scrofa (Jabalí).

Poblaciones. El jabalí hasta hace pocos años, debió de ser un animal muy escaso, probablemente bien refugiado en cualquier mancha extensa y densa de matorral. Recientemente, ha experimentado un aumento poblacional bastante notorio,

Problemática y medidas de conservación. de forma que quizás sus poblaciones sean excesivas para las capacidades del bosque, pudiendo influir directamente sobre las especies de aves ligadas al suelo- sobre todo las crían en este sustrato- e indirectamente sobre los demás mamíferos ligados a la consumición de materiales vegetales , puesto que está comprobado que un exceso de grandes fitófagos producen un desplazamiento de la dieta alimenticia del conejo hacia herbáceas menos nutritivas (Soriguer, 1988), lo mismo debe ocurrir con el resto de pequeños fitófagos. Debemos tener en cuenta el hecho crucial, de que los herbívoros, en general, intenta conseguir una alimentación idónea, a través, fundamentalmente de la optimización del balance nutricional, más que una maximización de energía o tiempo (ver p. ej., Ellis et. al., 1976; Westoy, 1974; Belovski 1978; 1981; 1984). En la actualidad el único agente limitante de las poblaciones de este suido es el hombre, por medio de caza directa, ya que ningún animal parece atacarlo.

Movimientos. Ocupa fundamentalmente manchas cerradas de matorral para refugiarse durante el día, para posteriormente por la noche salir al exterior

Alimentación. Ocupa fundamentalmente manchas cerradas de matorral para refugiarse durante el día, para posteriormente por la noche salir al exterior donde consumen gran cantidad de bulbos, muy abundantes sobre todo en áreas degradas, y bellotas -éstas en la época invernal-, no desdeñando el alimento de origen animal.

Cabra montés. Capra pyrenaica. Se tiene constancia de la existencia de la especie desde hace unos 15 años. Por fuentes, suficientemente fidedignas, han sido observados, un máximo de cuatro individuos. Las observaciones más recientes, año 1989, constatan la presencia de dos individuos, probablemente una hembra y un inmaduro.

No se sabe con certeza si estas poblaciones son remanentes de otras más antiguas, o si la presencia de la Cabra Montés es debido a alguna reintroducción (en principio, los hábitat culminícolas del macizo de Horconera, son interesantes para la especie).

Clase Aves.

Anas platyrhynchos (Anade Real).

El ánade real parece mostrar un comportamiento netamente sedentario, considerando la invernada como nula o eventual, a pesar de ser la anátida invernante más abundante (ver Dolz y Gómez, 1988).

Parece ser la única especie de vertebrado ligado a medios acuáticos, si exceptuamos a Rana perezi y a Mauremys caspica, cuyas poblaciones semejan no ser afectadas de forma drástica. Su especial ubiquismo a la hora de seleccionar espacio y alimento (ver p.ej., Amat y Ferrer, en prensa; Dolz y Gómez, 1988), junto a su capacidad de poder reproducirse en ambientes contaminados, han debido ser la clave del éxito de este pato. Es ave sedentaria y puede considerarse de común a abundante, sintiendo predilección por instalarse en arroyos -de mayor o menor importancia- y, antigüamente, en lagunas, hoy día desecadas. Puede llegar a criar, incluso, en olivares siempre que cerca exista una corriente de agua.

Los agentes controladores de esta especie sería el hombre por caza directa, la desecación de lagunas (contrariamente, en otros lugares de la Subbética, este pato se ha visto favorecido por la construcción artificial de lagunas), la destrucción de la cobertura del bosque de ribera, y alcanzando valores altos, la contaminación de ríos. En cuanto a la predación, salvo la producida a huevos y pollos pequeños (por cuervos y carnívoros terrestres fundamentalmente) debe ser insignificante.

Neophron percnopterus (Alimoche).

Poblaciones. Por desgracia, observar la silueta de este bello necrófago es un acontecimiento cada vez más raro. Aproximadamente hace diez años criaba en el término, localizándose más parejas nidificantes en otras áreas cercanas, por lo que su presencia podía ser considerada como bastante común. En el caso de la pareja que nidificaba en Cabra, las contínuas molestias por parte de una explotación a cielo abierto acabó por ahuyentarlas. Las otras parejas localizadas ya dentro del Parque, hoy por hoy, parecen haber desaparecido. Los motivos de este común descenso no son muy claros, si bien, parecen apreciarse las mismas tendencias a nivel peninsular.

Hace unos diez años, debió existir una población de unos 5-6 parejas nidificantes, desde hace dos no se ha constatado la cría de la especie. Parece haberse observado durante el presente año una pareja de la especie, que habría que seguir para constatar si se afinca definitivamente.

Problemática y medidas de conservación. El futuro del alimoche no parece ser muy halagüeño, como al parecer ocurre en otras áreas de la Península.

Alimentación. Su alimentación parece estar basada en la consumición de todo tipo de carroña, desde ratas, ratones e, incluso lagartijas, pasando por conejos afectados por mixomatosis -probablemente, la especie más frecuente- y grandes carroñas. En determinadas ocasiones puede cazar algún tipo de presa no excesivamente hábil.

Gyps fulvus (Buitre Leonado).

Hábitat. El Buitre Leonado ocupa fundamentalmente hábitat montañosos, teniendo una dieta muy específica, al consumir sólo carroña de gran porte, desde cabras hacia especies más voluminosas.

Poblaciones. El Buitre Común o Leonado sufrió una alarmante reducción de poblaciones debido en primera instancia a la utilización de cebos envenenados; la acción por parte de cazadores desampresivos, junto a una disminución de las cabezas de ganado y una tendencia a enterrar los cadáveres, debió de haber también repercutido de forma notable. Recientemente, ha sido verificado un aumento del tamaño de las colonias. En 1979 fue realizado un censo de buitres que arrojó la cifra de unas 8 parejas nidificantes en las Subbéticas. Diez años más tarde otro contéo indica la existencia de al menos 17 parejas de buitre en cría. Indudablemente, ha debido producirse un aumento de las poblaciones, aunque el incremento real probablemente sea inferior al arrojado por las cifras brutas, debido al sesgo producido, quizás, por un esfuerzo de muestreo diferencial.

Las tendencias al aumento en las colonias de buitre parece ser una tónica común para toda España. La progresiva no utilización de venenos, junto a una mayor concienciación por parte de los cazadores, podrán haber sido los factores que han contribuído ha este aumento.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

similar:

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconMedio ambiente y desarrollo

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconDeclaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconImpacto global del desarrollo tecnológico en el medio ambiente

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconMedio ambiente y clima: la Comisión invierte 281,4 millones eur en...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconDirección general de educación superior tecnológica
«Para alcanzar el desarrollo sostenible, la protección del medio ambiente debe ser parte del proceso de desarrollo y no puede ser...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas icon1. las ciencias de la tierra y el medio ambiente

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconPor el cual se modifican los objetivos y la estructura del Ministerio...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconPrograma de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconEcología y medio ambiente”
«la biología de los ecosistemas» (Margalef, 1998, p. 2). En el ambiente se incluyen las propiedades físicas que pueden ser descritas...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconNatural sierras de cazorla, segura y las villas




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com