Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas




descargar 0.5 Mb.
títuloMedio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas
página6/15
fecha de publicación28.01.2016
tamaño0.5 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

Athene noctua. Mochuelo común.

Distribución. Prácticamente ocupa toda la comarca de la Subbética, excepto quizás las cumbres del Macizo de Horconera.

Problemática y medidas de conservación. Al contrario que sus congéneres la lechuza y el búho, el mochuelo no parece ser tan directamente perseguido por el hombre; sin embargo, puede parecernos sorprendenta la alta mortandad, sobre todo juvenil, producida por atropellos en la carretera. No podemos precisar si la dinámica anual de sus poblaciones tienden a un aumento o disminución.

Se puede considerar, por el momento, al mochuelo común como la rapaz nocturna menos amenazada.

Jynx torquilla. Torcecuello.

Distribución. En lo que respecta a la zona de estudio, han podido ser localizados dos nidos y otros dos puntos donde con bastante seguridad ha nidificado la especie. Los cuatro puntos comprenden hábitat completamente distintos, con la semejanza de la existencia de una profusa vegetación arbórea. Una de las parejas fue localizada en el Parque Alcántara y Romero, nidificando sólo un año. También ha sido localizado en bosque de ribera rodeado por olivar, zona de huerta húmeda y, finalmente, en sotobosques-bosques de encina, cornicabra, majuelo y arces.

Poblaciones. Ave sumamente discreta, a menudo, sólo ha podido ser localizada por su característico reclamo. Debido a este comportamiento pasa enormemente desapercibida, por lo que el conocimiento actual sobre su distribución, estatus y fenología pasa por ser uno de los más oscuros de las ornitofaunas ibéricas. Su densidad relativa debe considerarse de escasa a rara.

Fenología. Es probable que se encuentren individuos de torcecuello pertenecientes a los cuatro taxones fenológicos considerados: sedentarios, migrantes, estivales e invernantes; siendo probable que tal disparidad de condiciones sea provocada por un comportamiento errático de la especie por la zona.

Chova piquirroja. Pyrrhocorax pyrrhocorax. Córvido colonial que en relación a otros miembros de la familia puede considerarse especialista en cuanto a alimentación y elección de hábitat se refiere. Con respecto a este último, señalar que se encuentra exclusivamente en aquellos ambientes donde existan desplomos donde criar. Las Sierras Subbéticas, al ser ricas en este tipo de hábitat, alberga una importantísima población de chovas piquirrojas, cuya distribución se haya relegada a las montañas europeas.

Mirlo acuático. Cinclus cinclus. Pájaro rechoncho de costumbres netamente acuáticas. Probablemente desaparecido de la comarca a causa de la contaminacion de las aguas y la destrucción del bosque de ribera. Las últimas citas de la especie datan de hace unos 10-12 años. El mirlo acuático es un pájaro susceptible de desaparición general a no ser que se tomen medidas con respecto a la calidad de agua y la conservación de los ambientes ripícolas.

Acentor alpino. Prunella modularis. Visitante invernal del Parque. Su situación en España es bastante precaria, debido, en parte, a su distribución relegada a unos pocos macizos de la Península. Las áreas de invernada cumplen un papel primordial en la conservación de la especie; siendo determinados picos del Parque Natural de las Sierras Subbéticas, bastante frecuentados por el acentor alpino como cuarteles de invernada.

Curruca capirotada. Sylvia atricapilla. Durante el invierno, es sin duda, el ave más abundante recibiendo gran cantidad de contingentes centroeuropeos. Tal elevada densidad invernal, no es producto sino de la mayor disponibilidad de frutos (en este caso aceituna) y frutos de mayor calidad energética; por lo que su aumento poblacional ha sido debido al oportunismo de la especie. Sin embargo, por lo que más denota la curruca capirotada es por la existencia de varias parejas reproductoras, en determinados enclaves ripícolas (riberas de los ríos) bien conservados. La curruca capirotada es otro ejemplo del caracter isla del Parque, puesto que a medida que avanzamos hacia el sur la nidificación de la especie es mucho más rara.

Roquero rojo. Monticola saxatilis. Bello pájaro del tamaño de un zorzal, cuya distribución se relega a montañas de determinada altura. Nidifican algunas parejas dentro del Parque, probablemente, las únicas de la provincia de Córdoba.

Mirlo capiblanco. Turdus torquatus. Al igual que el acentor alpino, se trata de un pájaro invernal. El encontrar zonas adecuadas donde pasar con éxito el periodo invernal es crucial para la especie. Se encuentra con cierta abundancia en las montañas más altas del Parque, formando grupos nutridos y, al parecer, bastante estables. La importancia de la presencia invernal de mirlo capiblanco aumenta considerando que la zona andaluza más propicia, Sierra Nevada, está sufriendo un acoso continuo, que hará disminuir las posibilidades de supervivencia de la especie.

Gallipato. Pleurodeles waltl. Gran tritón de distribución escasamente peninsular. En las Subbéticas es relativamente frecuente.

Galápago europeo. Emys orbicularis. Se trata de una tortuga dulceacuícola que, al contrario que su pariente el galápago leproso (Mauremys caspica), es mucho más sensible a la contaminación. Datos actuales sobre la existencia de este bello galápago no existen, datando las últimas observaciones sobre 1984. La distribución en la provincia de Córdoba es muy escasa. Particularmente, ha sido observada en el Parque Natural del Rio Yeguas.

Salamanquesa rosada. Hemidactylus turcicus. Pequeña salamanquesa de distribución circumlitoral. Encontrada en varias ocasiones en el casco urbano de Cabra. Se tratan de una de las poblaciones más norteñas de la especie.

Eslizón tridáctilo. Chalcides bedriagai. Reptil de distribución restringida a la Península Ibérica, es pues, un endemismo hispánico. Su abundancia hace pocos años era extraordinario en los poldjes de montaña, donde encontraba un hábitat idóneo. En la actualidad, el cambio de drenaje de dichos poldjes ha provocado sustanciales cambios en la estructura y evolución temporal de la vegetación, que parece haber comportado una importante reducción de poblaciones de este interesante lagarto casi ápodo.
20
Alimentación del Aguila Perdicera (Hieraetus fasciatus) en la provincia de Córdoba.
Antonio Leiva y Gloria Pareja.
Introducción.

Las amenazas a que están sometidos algunos núcleos de Aguila perdicera (Hieraetus fasciatus) han estimulado la dedicación de grandes esfuerzos por conocer su biología, muy intensos en determinadas áreas (Cataluñá, Navarra, Francia), lo que ha hecho que exista mucha información de algunas poblaciones y datos dispersos en el resto de los casos.

Esto último es lo que se presenta en Córdoba, donde hasta la fecha sólo se han publicado tres trabajos (dos de ellos censos): Jordano (1981), Torres et al (1981) y Leiva (1987), y dos notas: Cabot et al (1978), Pareja y Leiva (1989).

Por tanto, se hacen necesarios nuevos estudios que contribuyan a paliar esta escasez de información y que nos ayuden a comprender el funcionamiento de la población cordobesa, pudiéndola tomar como modélica del sur peninsular, bastante desconocido por el momento.

Con la presente comunicación pretendemos ofrecer una visión muy general del régimen alimenticio de H. fasciatus en la provincia de Córdoba, estudiándose posibles diferencias locales.

Area de estudio. Material y métodos.

Se han tomado datos de siete puntos de muestreo, repartidos por toda la provincia (Figura 1). Para descripción del área de estudio ver Leiva (1987) y referencias allí citadas.

La metodología empleada es la típica en los estudios de alimentación de rapaces, es decir, análisis de restos y egagrópilas, recogidas tanto a pie de nido como en posaderos conocidos, con los fallos que ello lleva implícito: no se tienen en cuenta las edades de las presas, se supravalora la biomasa al no tener presente el grado de desperdicio, y se infravaloran las presas pequeñas cuyos restos se pierden fácilmente (Blondel y Badan, 1976).

Los datos aquí presentados han sido tomados desde 1986 a 1990 de manera no sistemática y siempre fuera de la época de cría para evitar posibles molestias en la reproducción.

Para el cálculo de la biomasa se asignó el peso medio dado por otros autores (Hiraldo et al, 1975 y Real 1987) para cada especie-presa.

Resultados y discusión.

1. Dieta General.

Se han contabilizado un total de 249 individuos-presa. En la tabla I se presentan los resultados globales (para toda la provincia) tanto por su importancia numérica (% respecto del total de presas) como energética (% respecto del total de biomasa).

La dieta está basada en el consumo de mamíferos (56% y 73.4% de la biomasa), de entre los que destaca el conejo (80% del grupo) que se perfila como la presa básica (supone el 45.4% de aparicion y el 69.5% de la biomasa total); estos resultados coinciden con los obtenidos para otras poblaciones (Arrollo et al, 1976;Elosegui, 1976; Real, 1982), y en general, para la mayoria de los depredadores mediterraneos (Delibes e hiraldo, 1982). Las aves juegan un papel importante en la alimentacion, apareciendo en un porcentaje elevado (42.2%) aunque con un aporte de biomasa netamente inferior al de los mamiferos (26.4%). Entre ellas hay que destacar a Alectoris rufa (15% de aparición y 10.1% de la biomasa), y al conjunto de palomas (que se han agrupado siguiendo el criterio de Real, 1987 en una unidad para el análisis; con todo hay que señalar que al menos 55.5% de ellas son C. palumbus) con el 10.8% de las presas y el 7.4% de la biomasa.

Por último, los reptiles aparecen en una frecuencia despreciable (1.2% y 0.2% de la biomasa), lo que contrasta con lo hallado por otros autores (Garcia, 1977; Real, 1983; Gugnasse et al, 1984; Clouet y Goar, 1985).

Hay que destacar el carácter superdepredador de esta especie, hecho ya puesto de manifiesto en la bibliografía (Arroyo et al, 1976; Real, 1982a; Alamany et al, 1985; Clouet y Goar, 1985; Real, 1987), habiéndose encontrado como presas a Buteo buteo, Accipiter sp. y Strix aluco (cedido gentilmente por C.M. Serrano, E. Triano y P. Carlier), siendo la primera vez que se encuentra a una estrigiforme como presa de H. fasciatus, de acuerdo con Mikkola (1983).

Hemos calculado la diversidad trófica utilizando la fórmula de Shannon-Weaver, con el resultado de 2.016 bits (1n) ó 2.91 (log2), valor bastante alto y que es explicado por la falta de un claro predominio por parte de alguna presa (Margalef, 1974), y por el papel relevante de las aves en la dieta. En la Tabla II se comparan los índices aportados en otros trabajos a fin de hacernos una idea del nivel de nuestro valor.

Selección de presa.

Su estudio es interesante para conocer la componente trófica del nicho ecológico. Para ello hemos agrupado las presas por sus pesos, siguiendo el criterio de Delibes et al, 1975, incorporando además las proporciones de biomasa. Clase I: 0-60 gr. II: 61-200 gr. III: 201-600 gr. IV: 601-1800 gr. V: 1800 gr.

En la Figura 2 se representan gráficamente estos datos, donde se observa que la clase IV es la que aporta más individuos y biomasa (47% y 72% respectivamente), seguida de la III (24.3% y 38.5%), y por último, con escaso papel la II (con 14.5% de los individuos y el 3.5% de la biomasa). Cabe mencionar la ausencia tanto de presas grandes (clase V) como pequeñas (clase I), presentes en otras zonas de la Península.

Con respecto al número de especies de cada clase , domina la II con un 50%, dada la variedad de, sobre todo, pequeñas aves capturadas, aunque cuantitativa y energéticamente son poco importantes.

Es de destacar la diferencia de nuestros datos con los de Palma et al (1985) y Real (1987), donde estudiando también la selección de presa, ambos encontraron similares resultados a pesar de lo diferentes que son las poblaciones estudiadas. Esta diferencia básicamente se debe a la mayor importancia del conejo en nuestra provincia.

2. Caracterizacion de la dieta por zonas.

A) Sierra Morena.

En la tabla III aparecen las presas encontradas, pudiendose obserbar la importante representación de las aves (similar al por centaje de aparicion de mamiferos: 49 y 49.5% respectivamente). Si comparamos nuestros resultados con los aportados por Jordano (1981) tambien para sierra morena, se aprecia una gran semejanza entre ambos, encontrando unicamente diferencias significativas en los reptiles (p mayor que 0.05; tets de diferencia entre proporciones).

La amplitud del espectro alimenticio que supone la no selección diferencial de una especie concreta, como puede ser el conejo, setra duce en un aumento del indice de diversidad (2.055 ó 2.97); situado por encima del provincial.

B) Sierras Subbéticas.

Hemos diferenciado 61 individuos-presa (tabla IV) apareciendo aquí una mayor proporcion de mamiferos respecto a las aves (es de destacar el relativamente alto porcentaje de Rattus rattus); por su parte, los reptiles no aparecen. La depredaccion esta centrada claramente en el conejo (59% del total de presas) que llega a suponer el 82.6% de la biomasa total.

La diversidad lógicamente es menor que en sierra morena (1.388 ó 2.01), siendo unas de las más bajas encontradas (tabla II ).

Llama la atención la distinta importancia de los diferentes grupos así como de las principales presas, segun se trate de Sierra morena ó Subbetica, tal y como se puede apreciar en la tabla V. A grandes rasgos, se desprende la mayor importacia de los mamiferos en las sierras Subbéticas, tambien existente en los conejos y las ratas.

Con los datos que disponemos no podemos afirmar nada acerca de las causas de estas interesantes variaciones locales. No obstante el hecho de hallamos separado estas dos zonas para su anlisis no atiende acriterios administrativos, totalmente artificiales, sino que desde un punto de vista ecológicoy socio-economico, setrata de espacios muy diferentes.

La mayor abundancia a priori del conejo en las Subbeticas, lo que no se ha cuantificado en el presente trabajo, hace que éste pueda ser seleccionado en mayor medida, a lo que hay que sumar un biotopo más favorable, pues el Aguila perdicera caza mayormente en espacios abiertos (Noval, 1975; Real, 1982a etc. Al contrario ocurre en Sierra Morena, donde al haber menos conejos y más hábitats con una gran cobertura vegetal, provoca la existencia de una depredación desviada sobre presas que podrían denominarse de reemplazamiento, lo cual sí se ha comprobado cuando ha habido una disminución del conejo por alguna causa (Cugnasse, 1984). Esto último puede explicar, en parte, las diferencias entre el consumo de aves y, específicamente de perdices y palomas, éstas últimas mucho más frecuentes en hábitats forestales (sobre todo C. palumbus).

Si analizamos los datos obtenidos en el contexto del área mediterránea de distribución de la especie, podríamos pensar en la probable existencia de una gradiente latitudinal en la ecología alimenticia de la misma, hecho comprobado en otras rapaces. Así utilizando los datos de la tabla II se observa que la diversidad alimenticia no sigue un patrón de este tipo (Rs= 0.28, n.s.) Por tanto, H. fasciatus mantiene un espectro alimentario considerable (que habría que confirmar en función de la abundancia de las presas seleccionadas en mayor media, en cada una de las zonas).

En la misma tabla se aprecia que la frecuencia de captura del conejo tiene un rango mayor que el de las aves, obsérvandose para estas últimas unos porcentajes muy similares en la mayoría de las zonas, lo que pone de manifiesto la importante cualidad ornitófaga de este depredador.

Se intuye, pues, que esta especie sufre, más que un gradiente definido, variaciones locales en la alimentación, lo que hemos comprobado en el presente trabajo en la provincia de Córdoba. Queda por verificar estadísticamente en función de que factores interesantes fluctaciones.
Ú                        Â      Â        Â         Â      ¿

³ ³ N ³ %N ³ B ³ %B³

à                       Å      Å        Å         Å      ´

³MAMIFEROS. ³ ³ ³ ³ ³

³ Rattus norvegicus ³ 6 ³ 2.4 ³ 1680 ³ 1.2³

³ Rattus rattus ³ 9 ³ 3.6 ³ 1800 ³ 1.2³

³ Rattus sp. ³ 2 ³ 0.8 ³ 480 ³ 0.3³

³ Arvicola sapidus ³ 6 ³ 2.4 ³ 1296 ³ 0.9³

³ Eliomys quercinus ³ 5 ³ 2.0 ³ 450 ³ 0.3³

³ Oryctolagus cuniculus ³ 113 ³ 45.4 ³ 101700 ³ 69.5³

³Total Mamíferos ³ 141 ³ 56.6 ³ ³ 73.4³

à                       Å      Å        Å         Å      ´

³AVES ³ ³ ³ ³ ³

³ Accipiter sp. ³ 1 ³ 0.4 ³ 650 ³ 0.4³

³ Buteo buteo ³ 1 ³ 0.4 ³ 950 ³ 0.7³

³ Alectoris rufa ³ 37 ³ 15.0 ³ 14800 ³ 10.1³

³ Gallus sp. ³ 2 ³ 0.8 ³ 2400 ³ 1.6³

³ Fulica atra ³ 1 ³ 0.4 ³ 200 ³ 0.2³

³ Columba spp. ³ 27 ³ 10.8 ³ 10800 ³ 7.4³

³ Streptopelia turtur ³ 1 ³ 0.4 ³ 160 ³ 0.1³

³ Strix aluco ³ 1 ³ 0.4 ³ 450 ³ 0.3³

³ Dendrocopos major ³ 1 ³ 0.4 ³ 80 ³ 0.1³

³ Monticola solitarius ³ 4 ³ 1.6 ³ 280 ³ 0.2³

³ Turdus spp. ³ 3 ³ 1.2 ³ 315 ³ 0.2³

³ Garrulus glandarius ³ 5 ³ 2.0 ³ 850 ³ 0.6³

³ Pica pica ³ 3 ³ 1.2 ³ 600 ³ 0.4³

³ Corvus monedula ³ 5 ³ 2.0 ³ 1200 ³ 0.8³

³ Sturnus unicolor ³ 1 ³ 0.4 ³ 75 ³ 0.1³

³ Ave tamaño medio ³ 12 ³ 4.8 ³ 4800 ³ 3.3³

³Total Aves. ³ 105 ³ 42.4 ³ ³ 26.4³

à                       Å      Å        Å         Å      ´

³REPTILES ³ ³ ³ ³ ³

³ Lacerta lepida ³ 2 ³ 0.8 ³ 200 ³ 0.1³

³ Colubridae indet. ³ 1 ³ 0.2 ³ 100 ³ 0.1³

³Total reptiles ³ 3 ³ 1.0 ³ ³ 0.2³

À                        Á      Á        Á         Á      Ù
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

similar:

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconMedio ambiente y desarrollo

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconDeclaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconImpacto global del desarrollo tecnológico en el medio ambiente

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconMedio ambiente y clima: la Comisión invierte 281,4 millones eur en...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconDirección general de educación superior tecnológica
«Para alcanzar el desarrollo sostenible, la protección del medio ambiente debe ser parte del proceso de desarrollo y no puede ser...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas icon1. las ciencias de la tierra y el medio ambiente

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconPor el cual se modifican los objetivos y la estructura del Ministerio...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconPrograma de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconEcología y medio ambiente”
«la biología de los ecosistemas» (Margalef, 1998, p. 2). En el ambiente se incluyen las propiedades físicas que pueden ser descritas...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconNatural sierras de cazorla, segura y las villas




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com