Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas




descargar 0.5 Mb.
títuloMedio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas
página8/15
fecha de publicación28.01.2016
tamaño0.5 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   15

Situación actual y pasada. En la figura 4 representamos la situación pasada (número mínimo de parejas estimadas hace unos diez años) y actual de las poblaciones de cernícalo primilla en los pueblos de las Subbéticas, en la tabla II se exponen los datos aproximados. Se puede observar un alarmante descenso que ciframos en una media de, al menos, cerca del 80 % en un periodo de una década. La situación es mucho más grave si consideramos lo exigÜo de las colonias y que las restauraciones y los cambios en los elementos de cubrición de las casas, pueden poner en peligro los núcleos más importantes: Baena y Lucena. En la zona de Jaén, aunque el descenso no parece ser tan brusco como en las Subbéticas, la reducción del tamaño de las colonias parece ser un factor común (Agustín Madero, com. pers.). En ningún momento, se puede hablar de aumento, ni de colonizaciones de nuevas zonas. La única vía posible de poder conocer las evoluciones de las colonias, es la de un seguimiento exhaustivo de las ya conocidas y de una búsqueda minuciosa de otras no detectadas.

Censo de cernícalo primilla en las Sierras Subbéticas. Año 1991. El 17.05.91. fue realizado un censo que cubrió las colonias de primilla localizadas en el censo de 1988. También fue estudiado el Castillo de Priego donde en 1990 fue observada una pareja, dando, sin embargo, resultados nulos en el censo de 1991.

La metodología y el tiempo de censado ha sido similar a la del censo de 1988, por lo que estimamos que los resultados pueden ser comparables entre sí.

Los resultados se exponen en la Tabla X.

Parece observarse un aumento general de la población, excepto en Cabra donde la única pareja que nidificó en 1988 no parece haberlo hecho en 1991.

En total parece haberse experimentado un aumento de 1/3, de forma más o menos uniforme en las tres colonias, de forma que de una población estimada de unos 30 parejas se han pasado en tres años a unas 40 parejas nidificantes.

Plan inicial de protección y manejo. El esfuerzo realizado para la confección de un censo nacional sería inútil si no se prosigue con planes de actuación y conocimiento de la biología de la especie. El que un plan de protección de una determinada especie en peligro pase por ser sólo un mero listado de números y localidades, sin detenerse en profundizar sobre el porqué de esos números, ni la aplicación de unas actuaciones serias y detalladas, sería un esfuerzo inútil para los objetivos propuestos.

La problemática de la especie en el área estudiada parece estar ligada por varios factores; sin embargo, los más limitantes, a nuestro juicio, son: las restauraciones inadecuadas de edificios y monumentos, la sustitución de los cultivos de secano por olivar y ese fantasma de los contaminantes organoclorados y pesticidas. La competencia con otras especies por el alimento no debe ser un factor demasiado importante; en cambio, si lo puede ser -aunque mucho menos que los anteriores- la competencia por los lugares de cría. Por lo tanto, si nuestro objetivo está en conservar la especie, se hace necesario el seguimiento de la evolución de todos estos factores en cada colonia.

Además y a la vista de los resultados, urge crear zonas de protección prioritaria. Estas áreas deben prestar fundamental salvaguardia a evitar la sustitución de los cultivos de secano por olivar, llevar una política de restauraciones adecuadas, subvencionar a los agricultores para el uso extensivo de técnicas biológicas de cultivo y evitar molestias humanas directas.

En la área estudiada la zona especial a proteger es la que viene representada en la figura 2. Ocupa unos 607 km2 de terreno, prácticamente, coincide con la zona de campiña cerealista y donde deben criar unas 360 parejas de cernícalo, lo que configura una densidad media de 59.3 parejas/100 km2.

También sería importante estudiar:

- Durante el invierno realizar un estudio preliminar sobre la distribución e importancia de la invernada de la especie en el sur Peninsular, recorriendo todas las colonias detectadas.

- Revisión periódica de las cortijadas con objeto de preveer posibles derrumbamientos que anularían la posibilidad de instalación de una colonia y, en su caso, proceder a su restauración.

- Realizar un control de las restauraciones, tanto en los lugares donde se asientan las colonias, como en edificios susceptibles de ser utilizados. Hay que incitar (si se puede llegar a algo más firme, mejor) a los restauradores de edificios y monumentos a dejar grietas y alguna que otra teja levantada. Esto no cambiaría en absoluto la estructura interna de edificio. Si fuese posible, también sería interesante la instalación de nidales especiales. Ante todo, las obras de restauración que se realicen en época de cría deben ser paralizadas.

Agradecimientos.

Varias personas, con su desinteresada colaboración, han provocado que el censo se hiciese con mayor precisión. Agustín Madero (estupendo conocedor de la fauna de Jaén) nos facilitó "la tarea", aportó los datos de la colonia 20 -que no logramos encontrar- y nos permitió cotejar algunas observaciones suyas anteriores que, a su vez, nos permitieron no hacer suposiciones erróneas (tales como aumento de las poblaciones). Curro Ordoñez nos confirmó lo observado en la colonia 23. También: Carmen, Eurípides, Rafa Covacho, Dionisio, Javi y Pepe nos acompañaron en alguna que otra salida.

Javier Bustamante criticó acertadamente un primer manuscrito.

El coche, "Manolito", merece una especial atención: a pesar de no estar diseñado con fines de censo, aguantó estóicamente los golpes bajos que recibía "carrilada tras carrilada".

Anexo 1. Breves apuntes sobre las colonias.

Colonia nº 1: Santiago de Calatrava (Jaén). Cortijos situados en la carretera que une Santiago de Calatrava con Baena. La colonia se encuentra dispersa en tres cortijos, distanciados los unos de los otros no más de 1 km. La mayor parte de la colonia se encuentra en el cortijo de San Bartolomé donde crían unas 16 (15-17) parejas. 600 metros en dirección a Santiago encontramos un pequeño cortijo con cuatro o cinco parejas. 500 metros en dirección a Baena hay un cortijo con una pareja. El total de parejas estimadas ronda entre 20 y 23. Observaciones: en el Cortijo de San Bartolomé coexiste una pareja de cernícalos vulgares. También cría una pareja de lechuzas (esta especie aunque no compita con el primilla, si puede, de vez en cuando, predar sobre algún joven -sobre cernícalo vulgar lo hemos constatado en varias ocasiones-).

Colonia nº 2. Porcuna (Jaén). En total crían 13-15 parejas. De 11-13 lo hacen en la iglesia y 2 en unos cantones de arcilla de 5-15 metros de altura, situados en las afueras del pueblo.

Colonia nº 3. Berrueco (Jaén). Cortijada semi-abandonada donde deben criar unas 7 parejas (6-7). Es de destacar la altura a la que se encuentran los nidos, en el tejado de unas casas bajísimas y la existencia de dos parejas de cernícalo vulgar que crían en el castillo, además de gran cantidad de palomos y grajillas.

Colonia nº 4. Canena (Jaén). En el castillo del pueblo crían 7-8 parejas, no hace muchos años la colonia, sin duda alguna, superaba las 20 parejas; la restauración parcial del castillo ha sido, con bastante seguridad, la causante de tal disminución. Debajo de un nido encontramos un pequeño gazapo (según la compilación de Cramp debe tratarse de la primera cita.

Colonia nº 5. Ubeda (Jaén). El número de parejas nidificantes debe rondar entre 14-19. Existen en este pueblo gran cantidad de iglesias y catedrales viejas (algunas están siendo restauradas). Fueron localizados nidos en cuatro iglesias distintas.

Colonia nº 6. Baeza (Jaén). El número de parejas que crían en el pueblo debe estar sobre las 22 (19-24). La mayoría de la colonia está instalada en la catedral; también crían algunas parejas en el Instituto. El número de parejas fue probablemente muy superior al de ahora; sin embargo, las restauraciones y los fitosanitarios han podido provocar serias disminuciones.

Colonia nº 7. Martos (Jaén). Crían 10-11 parejas en un torreón antiguo y una en una pequeña torre de una iglesia. En la iglesia grande no parecen criar este año. El castillo tampoco parece ser ocupado.

Colonia nº 8. Lopera (Jaén). Colonia situada en dos cortados fluviales dentro del término municipal de este pueblo. A dos kilómetros de la carretera que une Lopera con Porcuna hay un puente que cruza el arroyo Salado, subiendo río arriba, a unos 300 metros está el primer núcleo y a unos 700 el segundo. el número de parejas nidificantes debe rondar entre 50-70. Hay bastantes competidores: 6-7 parejas de cernícalo vulgar, palomos, grajillas y carracas. Sin embargo, el mayor problema debe estar en la presión directa del hombre (todo Lopera conoce el lugar "Piedras Palomeras", encontramos un pollo muerto de cernícalo vulgar y diversos artilugios para "tirar" a los pollos) y, como no, los pesticidas. Por el tamaño de la colonia y su enclave debía considerarse punto prioritario de protección y estudio de la especie.

Colonia nº 9. Arjonilla (Jaén). En este pequeño pueblo crían unas 8 (7-9) parejas en la iglesia, parcialmente restaurada.

Colonia nº 10. Arjona (Jaén). Deben criar de 34-39 parejas en la Iglesia de las Reliquias, Iglesia de San Martín (peligro de restauración), grandes casas y, principalmente, Iglesia del Carmen.

Colonia nº 11. Cazalilla (Jaén). En el pueblo en una pequeñisima torre de una iglesia crían unas 18 (17-19) parejas. El nivel de hacinamiento es increíble. Observamos algo que, quizás, se tratase de mutualismo de ceba en pollos. Ocurrió en un nido con pollos especialmente "chillones", donde observamos en un espacio menor de medio minuto dos cebas seguidas por parte de un individuo/s macho/s (ignoramos si son distintos o al mismo cernícalo le dió tiempo a cebar tan rápidamente en dos ocasiones, aunque nos inclinamos con la primera hipótesis).

Colonia nº 12. Cortijo Pozo viejo (Jaén). Cortijada en el término de Cazalilla. Deben criar unas 12-13 parejas.

Colonia nº 13. Andújar (Jaén). Crían de 4-6 parejas en la Torre del Reloj y la Iglesia de Santa Marina. La restauración puede ser un factor muy importante.

Colonia nº 14. Bailén (Jaén). El número de parejas estimadas es de 4-6, si bien no pudimos encontrar ningún nido por el comportamiento tan anómalo de estos cernícalos. Deben criar en la Iglesia de la Encarnación y en los tejados de la casa "El Colchado".

Colonia nº 15. Jubera (Jaén). Pequeño pueblo-cortijada abandonado. Crían unas 21 parejas. El peligro de derrumbamiento de las casas es grande. Puede que existan expolios importantes. Un señor nos comenta que, accidentalmente, mató a un primilla en la cosechadora.

Colonia nº 16. Castillo Fuerte Tétar (Jaén). Pueblo-cortijada semi-abandonado. Deben criar unas 22 (20-24) parejas.

Colonia nº 17. Jaén. El número de parejas debe rondar sobre las 25-30. Fueron localizados sólo 11 nidos, debido a la altura de los edificios y la gran cantidad de casas con tejados adecuados. Los edificios interesantes son, dejando atrás el contingente imprevisible de las casas: Convento de las Bernardas, Catedral, Iglesia de San Juán, Iglesia de la Merced, Iglesia de la Magdalena e Instituto de Bachillerato a Distancia. En Jaén el número de parejas reproductoras de cernícalo primilla puede haber sido infravalorado.

Colonia nº 18. Cortijada de la Cañada de Zafra, situada en el término de Fuerte del Rey (Jaén). El número de parejas se sitúa entre 32-37. Se trata de otro punto necesariamente a proteger.

Colonia nº 19. Jamilena (Jaén). Crían en la iglesia 3-4 parejas.

Colonia nº 20. Cortijada en el término de Villanueva de la Reina. Deben criar unas 20 parejas.

Colonia nº 21. Torredelcampo (Jaén). En la iglesia nidifican 4 (3-5) parejas. Las restauraciones han debido determinar una disminución de la población.

Colonia nº 22. Doña Mencía (Córdoba). En un torreón existente dentro del pueblo deben criar 3-4 parejas. La restauración ha sido un factor decisivo en la reducción del tamaño de la colonia, que anteriormente, también criaban en casas.

Colonia nº 23. Baena (Córdoba). El número de parejas debe rondar entre las 13 y 16. Ocupan agujeros de una gran iglesia y también se hayan dispersos en tejados de casas. Las restauraciones y el expolio pueden ser causas de la disminución de efectivos.

Colonia nº 24. Lucena (Córdoba). En el lugar conocido como "El Cozo" crían unas 10 parejas. El edificio está siendo restaurado y sólo queda un pequeño tejado donde se concentran. Esta colonia está en una fragil situación.

Colonia nº 25. Cabra (Córdoba). Sólo ha criado 1 pareja en una torre muy alta denominada "Las Escolapias". El año pasado, tal vez la misma pareja, crió en los mechinales de una casa, en la que han construido el presente año. Antes se distribuían, además por numerosas casas y en el Instituto de Bachillerato.
1 Santiago de Calatrava (C) 22 20-23 18 13.5 8 5.5 18 12 18

2 Porcuna (P) 14 13-15 12 16 13 11 20.5 4 12

3 Berrueco (C) 7 6-7 6 8 1 1 9 6 22

4 Canena (P) 8 7-8 7.5 7 5 15 3 21 15

5 Ubeda (P) 17 14-19 14 13.5 20 20 15 10 6

6 Baeza (P) 22 19-24 18 9 21 21 20.5 9 10

7 Martos (P) 12 11-12 10 4.5 7 9 7 15.5 14

8 Lopera (CF) 60 50-70 23 13.5 - - 23 - -

9 Arjonilla (P) 8 7-9 7.5 2 9 10 1 22 8.5

10 Arjona (P) 37 34-39 22 17 19 12 13 17 13

11 Cazalilla (P) 18 17-19 15 18 4 7 8 20 20

12 Cazalilla (C) 13 12-13 11 19 2 2 6 19 21

13 Andújar (P) 6 5-7 4.5 10 16 18.5 10 3 4

14 Bailén (P) 6 5-7 4.5 20 17 18.5 11 2 3

15 Jubera (C) 21 19-23 16 21 6 3.5 19 8 19

16 Castillo de Fuerte Tétar (C) 22 20-24 18 22 11 3.5 17 13 16

17 Jaén (P) 28 25-30 20 11 22 22 14 15.5 11

18 Fuerte del Rey (C) 35 32-37 21 23 10 5.5 22 11 17

19 Jamilena (P) 4 3-4 2.5 2 3 8 2 14 8.5

20 Villanueva de la Reina (C) 20 20-20 - - - - - - -

21 Torredelcampo (P) 4 3-5 - - - - - - -

22 Doña Mencía (P) 4 3-4 2.5 4.5 12 13 4 5 2

23 Baena (P) 15 13-16 13 13.5 18 14 16 7 7

24 Lucena (P) 10 9-11 9 6 15 16 5 18 5

25 Cabra (P) 1 1-1 1 2 14 17 12 1 1

Tabla 1 Resultados de los censos.
22
El Buitre Leonado (Gyps fulvus) En la provincia de Córdoba: Año 1989.
Juan Aragonés, Antonio Leiva, Miguel C. Casaut y Manuel Corral.
Introducción.

Las primeras referencias bibliográficas sobre Gyps fulvus en Córdoba son las obtenidas por Torres et al. (1981) en sus estudio sobre las rapaces diurnas de Córdoba, en el que se reflejan datos relativos al período comprendido entre 1975 y 1977. Durante este, se localizaron dos núcleos reproductores, uno en Sierra Morena Occidental y otro en las Sierras Subbéticas Cordobesas.

En la primera colonia se estimó un total de 15 parejas reproductoras y un número que osciló entre en 20 y 55 individuos a lo largo del período de estudio; en las Subbéticas para el mismo período se estimaron 8 parejas y unos 15 individuos.

Posteriormente, Villasante et al. (1981), en el primer censo nacional de buitreras estimaron de 17 a 20 parejas y entre 60 y 80, mientras que en las Subbéticas se encontraron 8 parejas y unos veinticinco individuos.

Más tarde la población de las Subbéticas fue seguida por Ordoñez (1985-1986), en el que la población osciló entre 8 y 9 parejas reproductoras.

Información más reciente sobre Sierra Morena podemos encontrarla en Leiva y Aragones (1987) que hacen referencia a una buitrera encontrada en 1985, detectándose un mínimo de 15 parejas reproductoras.

Pulido et al (1987) localizaron una pareja aislada. Y por último, Acedo y Ruiz (1987) hacen un seguimiento de la población de esta zona, localizando un total de 74 parejas, pero no aportan ninguna información sobre individuos no reproductores.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   15

similar:

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconMedio ambiente y desarrollo

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconDeclaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconImpacto global del desarrollo tecnológico en el medio ambiente

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconMedio ambiente y clima: la Comisión invierte 281,4 millones eur en...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconDirección general de educación superior tecnológica
«Para alcanzar el desarrollo sostenible, la protección del medio ambiente debe ser parte del proceso de desarrollo y no puede ser...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas icon1. las ciencias de la tierra y el medio ambiente

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconPor el cual se modifican los objetivos y la estructura del Ministerio...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconPrograma de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconEcología y medio ambiente”
«la biología de los ecosistemas» (Margalef, 1998, p. 2). En el ambiente se incluyen las propiedades físicas que pueden ser descritas...

Medio Ambiente y desarrollo en las Sierras Subbéticas Cordobesas iconNatural sierras de cazorla, segura y las villas




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com