El síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro del autismo que implica la alteración cualitativa del desarrollo social y comunicativo, e intereses y




descargar 1.31 Mb.
títuloEl síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro del autismo que implica la alteración cualitativa del desarrollo social y comunicativo, e intereses y
página3/20
fecha de publicación29.01.2016
tamaño1.31 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

Caries De La Temprana Infancia (CTI)
La caries dental es una enfermedad crónica, infecciosa y transmisible más frecuente en la infancia, resultado de la falta de balance entre múltiples factores de riesgo y factores protectores a través del tiempo.
Caries Temprana de la Infancia (CTI) es el término que reúne a muchos conceptos empleados en el pasado como:


  • Caries del biberón – Síndrome del biberón

  • Caries rampante

  • Caries asociada a hipoplasias (caries circular)


Tiempo atrás se conocía como caries de biberón o síndrome de biberón a las lesiones de caries que se presentaban en infantes predominantemente en los dientes antero superiores; pero se ha demostrado que no sólo se debe al uso frecuente del biberón con cualquier líquido azucarado natural o artificialmente como la leche, fórmulas, jugos de frutas y refrescos, sino también al pecho materno y a la utilización de tazas entrenadoras y chupones endulzados. Por lo cual hoy en día se le domina a este tipo de patrón como “caries de la temprana infancia” o CTI ya que refleja mejor su origen multifactorial.
La caries de la temprana infancia (CTI) es una forma particularmente virulenta de caries que afecta a los niños más pequeños menores de tres años de edad, y que puede causar grandes estragos en la dentición de los infantes en un período de tiempo particularmente corto.
Según La Academia Americana de Odontología Pediátrica, se define la CTI como la nomenclatura más reciente para un patrón particular de caries dental en niños pequeños, afectando principalmente los dientes anteriores primarios. Se basa en la presencia de uno o más dientes cariados (cavitados o no), ausentes (debido a caries), o restaurados en la dentición primaria, en niños de edad preescolar (entre el nacimiento y los 71 meses de edad).
Luego de la erupción dentaria, los primeros dientes afectados son los anterosuperiores y es similar a otras formas de caries dental en niños mayores, con la particularidad de que la enfermedad progresa muy rápidamente convirtiendo las lesiones de mancha blanca o descalcificaciones, en cavidades, pudiendo afectar dientes adyacentes. Se ha determinado una clara relación entre los hábitos alimentarios inadecuados y la salud oral. Por lo que se le considera como una enfermedad infecciosa, cuyo factor etiológico principal es la presencia del S. mutans. Estudios longitudinales han demostrado que este microorganismo coloniza la cavidad bucal de los niños tiempo después de la erupción del primer diente y aumenta notablemente durante la “ventana de infectividad” que es en los primeros 2 años de vida.
Es importante reconocer que los factores de riesgo no actúan aisladamente, sino en conjunto con las causas de la enfermedad, interrelacionadamente y que pueden presentarse en cualquier etapa de la vida. Anteriormente sólo se tenía en cuenta el biberón como único factor etiológico de la caries de infancia temprana. Pero en diferentes estudios realizados en el tiempo para ahondar en los factores reales que generan la etiología de esta enfermedad, se ha demostrado que además del etiológico primario existen otros indispensables para dar inicio al proceso carioso en infantes; entre estos:


  • Hábitos del biberón y lactancia materna. Donde la frecuencia constante y prolongada, el uso con sustancias azucaradas, el uso del chupete impregnado con sustancias edulcorantes como la miel, mermelada o leche condensada, asociado con la costumbre de dormir al niño con el biberón y no retirarlo una vez se duerme, o la deficiencia en higiene oral, sobre en la noche. El caso de lactantes alimentados al pecho más del tiempo recomendado (ya sea para calmar a niños con problemas para dormir o simplemente para que no lloren) pero sobre todo cuando no se aplican medidas higiénicas adecuadas, son factores de suma importancia para la evolución de dicha enfermedad.




  • La cantidad y calidad de la saliva del niño sobre todo si se tiene en cuenta que su fluida disminuye durante el sueño, situación que puede dar lugar a un ambiente altamente cariogénico si no se maneja una buena higiene al momento de acostarse.




  • La actividad muscular orofacial, si es adecuada durante los movimientos de la mandíbula relacionados con la succión del biberón o del pecho materno, al propiciar un mayor flujo de la saliva produce un efecto sobre la capacidad buffer de esta.




  • Proporcionar al niño alimentos o sustancias que contengan un pH bajo que produzca un efecto erosivo sobre el esmalte dental como por ejemplo zumos de frutas comercializados que los padres proporcionan a los niños porque creen que contienen grandes cantidades de vitamina C o la ingestión de medicamentos que tienen alto contenido de azúcar o que tienen un mal sabor y los padres lo mezclan con una bebida azucarada para mejorar su sabor, son circunstancias que suministran susceptibilidad al esmalte por la acción de los ácidos aquí generados.




  • Nivel socioeconómico. Se informan estudios en los cuales hay presencia de caries tanto en estrato bajo como en alto siendo mayor y más severo en estratos bajos, demostrando aun más la desventaja de este último con respecto al primero.



Debido a lo antes enunciado, la CTI afecta negativamente la calidad de vida de los infantes, ya que, además, con frecuencia se presenta dolor agudo o crónico, problemas masticatorios, limitación en la cantidad de alimentos ingeridos y problemas para conciliar el sueño, tanto antes como después de los tratamientos dentales.
La resolución clínica de la condición requiere de extensos tratamientos rehabilitadores que, frecuentemente, deben ser realizados bajo anestesia general o sedación; pero también se da el hecho de que los padres encuentran insalvables obstáculos para lograr el acceso al tratamiento requerido a través de los servicios de salud pública en un tiempo prudencial.
Entre otros factores relacionados con la CTI se encuentran la mala higiene y la presencia de hipoplasia de esmalte. Pero se consideran a dos factores muy importantes: el primero, a la secuencia de erupción de los dientes, por esto afecta principalmente a los dientes anteriores superiores; y el segundo, a la posición de la lengua durante la alimentación, la cual protege a los dientes inferiores de los líquidos durante la alimentación, por lo que generalmente estos dientes no están afectados.
Los criterios clínicos que se usan para el diagnóstico de Caries de la Infancia Temprana son: lesiones iniciales de caries (mancha blanca), que generalmente aparecen en la superficie vestibular de los incisivos maxilares cerca de los márgenes cervicales, como también una ligera área de desmineralización o un punto en la superficie del esmalte, poco después de la erupción dentaria. Estas lesiones pronto se pigmentan de un ligero color amarillo, al mismo tiempo se extienden lateralmente a áreas proximales.
Esta entidad patológica presenta algunas características durante su evolución: la lesión de caries dental avanza siguiendo la cronología de erupción de los dientes primarios; los incisivos mandibulares no son frecuentemente afectados debido al patrón muscular de succión del infante, que al protruir la lengua protege naturalmente a estos dientes, pero en estadios avanzados, pueden estar comprometidos. Al evolucionar la enfermedad, se puede observar clínicamente, pérdida de la integridad coronaria, compromiso pulpar, extensión de la lesión alrededor de la circunferencia del diente; resultando en fractura coronaria patológica al mínimo trauma y en muchos casos solo se pueden visualizar remanentes radiculares.
Articulos Caries Temprana De La Infancia
Presentación del caso
Niña de 3 años de edad aparentemente sana, sin antecedentes de importancia para su padecimiento; ni antecedentes alérgicos, quirúrgicos, hospitalarios y transfusionales.
Registro de inmunizaciones completas. Acude a consulta por la presencia de caries. Exploración intraoral. Dentición decidua completa. CTIS: caries en el esmalte del segundo molar superior derecho y caries en el esmalte y la dentina en el primer molar superior derecho, en el canino y segundo molar superior izquierdo, los incisivos centrales y laterales y los caninos inferiores, el segundo molar inferior izquierdo; caries en el esmalte, la dentina y muy cercana a la pulpa en incisivos centrales superiores, incisivo lateral superior izquierdo, canino superior derecho, primer molar superior izquierdo y primer molar inferior izquierdo; en el incisivo lateral superior derecho y en ambos molares inferiores derechos había necrosis pulpar.
En todas las citas se utilizó lidocaina al 2% con epinefrina y se aisló con dique de hule. Se aplicaron resinas en los segundos molares superiores, caninos inferiores y segundo molar inferior izquierdo; se colocaron coronas de acero cromo en primeros molares y caninos superiores, incisivos centrales superiores e incisivo lateral superior izquierdo, así como en los primeros molares, los cuatro incisivos inferiores y en el segundo molar inferior derecho; en los incisivos centrales superiores, canino superior derecho, incisivo lateral superior izquierdo y primer molar inferior izquierdo.
Se realizó pulpotomía con formocresol y pulpectomías en ambos molares inferiores derechos; para este tratamiento se utilizó pasta iodoformada para no interferir con la absorción radicular y la erupción del diente permanente. El incisivo lateral superior derecho tuvo que ser extraído; posteriormente se le sustituyó con una prótesis removible.
Discusión

La CTI es una enfermedad infecciosa en la que intervienen muchos factores. Aunque ocurre más en pacientes de estratos socioeconómicos pobres no es exclusiva de éstos.
Es una patología que se puede prevenir, por lo cual hay que explicar a los padres la importancia de la enfermedad, pues no afecta únicamente a los dientes, se puede afectarla masticación, la deglución, la fonación etc. Weinstein propone que aparte de la instrucción a los padres mediante folletos y videos, se les motive para reforzar la higiene y que haya comunicación telefónica de seguimiento durante el primer año. En esta forma se observó menor cantidad de dientes con caries 2 años después.
También recomienda el uso de barnices de flúor. Algo que también es de suma importancia y que la mayoría de las veces pasa inadvertido es que los padres también deben estar libres de caries ya que cuando los padres presentan cifras más altas de Streptococcus mutans y lactobacilos, los niños muestran CTI por una exposición temprana a estas bacterias.


Conclusión

La CTI debe tener la importancia de un problema de salud pública por lo que se debe hacer énfasis en programas de prevención, a base de higiene dental desde el nacimiento; asesorar adecuadamente la alimentación tanto al seno materno como con biberón; dar una guía de bebidas permitidas en el biberón y hasta qué edad se autoriza cada una de estas opciones de alimentación.
Es una obligación de los padres que al año de edad el niño cuente con un odontólogo de cabecera como lo sugieren la Academia Americana de Odontología Pediátrica y la Academia Americana de Pediatría para reforzar buenos hábitos higiénicos y alimentación adecuada; realizar tratamientos preventivos como la aplicación de barniz de flúor.
Caries De La Termprana Infancia Severa (Ctis)
El diagnóstico inicial de la caries en los niños pequeños, puede tornarse en extremo dificultoso, ya que sus primeros signos clínicos no son alarmantes para los padres, esta se caracteriza por un proceso dinámico que se presenta en el diente en contacto directo con los depósitos microbianos causantes de la enfermedad; su resultado es una pérdida de minerales y produce así una destrucción localizada de los tejidos duros del diente3, 4 en un período más o menos prolongado; dicha desmineralización se presenta como una mancha blanca en uno o más de los dientes en riesgo Hardison et al.

En el año 2001 adiciona el término Caries de la Infancia Temprana Severa (CTIS) que se usa para referirse a patrones de dientes cariados “atípicos”, “progresivos”, “agudos” o “rampantes”. Se considera como caries de la infancia temprana severa (CTIS) cuando el índice de ceo (cariado, extraído por caries, obturado):

  • 3 años es de ≥ 4

  • 4 años, ≥ 5

  • 5 años ≥ 6.


A partir de 1988 la Comisión de Salud Bucal, Investigación y Epidemiología de la Federación sobre caries se apoyaran en métodos de identificación de los factores de riesgos, debido a la multifactorialidad de la enfermedad. Entre Los factores de riesgo tenemos: hábitos del biberón y lactancia materna, placa bacteriana, hábitos deficientes de higiene bucal, la temprana adquisición y colonización dela placa bacteriana dental por Streptococos mutans ha relacionado con mayor riesgo para futuras lesiones de caries; La cantidad y calidad de la saliva del niño, la actividad muscular orofacial, si es adecuada durante los movimientos de la mandíbula relacionados con la succión del biberón o del pecho materno, al propiciar un mayor flujo de la saliva produce un efecto sobre la capacidad buffer de esta y en consecuencia favorece la autolisis de la cavidad oral.
Las alteraciones estructurales de los tejidos duros del diente como por ejemplo la hipoplasia del esmalte, baja concentración de flúor en el medio oral, si se proporcionan al niño alimentos o sustancias que contengan un pH bajo que produzca un efecto erosivo sobre el esmalte dental, mal posición dentaria y morfología dentaria retentiva que proporcionan un ambiente propicio por el grado de retención de placa bacteriana, pacientes con discapacidad física y/o mental, nivel socioeconómico, nivel educativo de las personas a cargo del niño
Aunque se ha considerado al S. Mutans como principal agente causal de esta patología, se ha encontrado relación con otros microorganismos como el S. sobrinus, siendo éste una especie más agresiva y más acidogénica que el grupo mutans y lactobacilos.
Para determinar el Grado de Severidad de CTI se considera el Riesgo para caries, según valores de ceo (OMS) en: bajo, moderado, alto y muy algo riesgo; siendo este ultimo mayor o igual a un ceo de 7.
Las consecuencias de esta entidad incluye un riesgo alto de nuevas lesiones cariosas, hospitalizaciones e incluso tratamientos realizados en salas de emergencia u operaciones, retrasando así el desarrollo físico, del niño (especialmente en la talla y/o peso), incrementando el tiempo y costo de tratamiento.
Para disminuir el riesgo de desarrollar CTI y CTIS, la Academia Americana de Odontología Pediátrica recomienda las siguientes medidas preventivas, las cuales incluyen prácticas alimenticias apropiadas que no contribuyan al riesgo de caries del niño:
• Reducir los niveles de S. mutans en la madre y familiares cercanos idealmente durante el periodo prenatal, interviniendo en la transmisión de las bacterias cariogénicas, con medidas restaurativas y de higiene bucal.

• Implementar medidas de limpieza dental a partir de la erupción del primer diente, después de cada toma de alimento, ya que estos dientes recién erupcionados presentan un esmalte inmaduro y los dientes con hipoplasia pueden tener un mayor riesgo de desarrollar caries.

• Se deben limpiar la boca del niño antes de acostarlo a dormir, en niños dentados se recomienda el uso diario de una pasta con fluoruro, de preferencia a dosis bajas y alta frecuencia, dos veces al día, ya que ofrece muchos más beneficios que una sola vez al día. Los niños menores de dos años deben utilizar solamente una capa delgada de pasta sobre el cepillo dental para disminuir el riesgo de fluorosis.

• Evitar conductas alimenticias promotoras de caries. En particular, no se debe acostar a los niños con biberones con contenido de carbohidratos fermentables.

• Se debe evitar el pecho a libre demanda después de que el primer diente comience a erupcionar y que otros carbohidratos sean introducidos en la dieta.

• Los padres deben alentar el uso de tazas al llegar el primer año de edad, retirando el biberón entre los 12 y 14 meses de edad.
• Se debe evitar el consumo repetitivo de cualquier líquido que contenga carbohidratos fermentados por medio de biberón o tazas entrenadoras.
RESULTADOS DE UN SISTEMA DE VIGILANCIA PARA LA CARIES DE INFANCIA TEMPRANA
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

similar:

El síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro del autismo que implica la alteración cualitativa del desarrollo social y comunicativo, e intereses y iconSíndrome de Asperger, Autismo de Alto Funcionamiento y Desórdenes del Espectro Autista

El síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro del autismo que implica la alteración cualitativa del desarrollo social y comunicativo, e intereses y iconSíndrome de Asperger. Un trastorno del espectro autista

El síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro del autismo que implica la alteración cualitativa del desarrollo social y comunicativo, e intereses y iconFuente Síndrome de Asperger. Un trastorno del espectro autista

El síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro del autismo que implica la alteración cualitativa del desarrollo social y comunicativo, e intereses y iconBasado en la película mi nombre es khan, tratando temas como el autismo,...

El síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro del autismo que implica la alteración cualitativa del desarrollo social y comunicativo, e intereses y iconTrastorno del lenguaje que se manifiesta por una alteración en la...

El síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro del autismo que implica la alteración cualitativa del desarrollo social y comunicativo, e intereses y iconTrastorno del lenguaje que se manifiesta por una alteración en la...

El síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro del autismo que implica la alteración cualitativa del desarrollo social y comunicativo, e intereses y iconConsulta un poco y elabora una síntesis sobre el Autismo y el síndrome...

El síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro del autismo que implica la alteración cualitativa del desarrollo social y comunicativo, e intereses y iconTrastornos del espectro autista (1): autismo

El síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro del autismo que implica la alteración cualitativa del desarrollo social y comunicativo, e intereses y iconAutismo y sindrome de asperger

El síndrome de Asperger (SA) es un trastorno del espectro del autismo que implica la alteración cualitativa del desarrollo social y comunicativo, e intereses y iconEl autismo y síndrome de asperger




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com