7 cuestionario practico sobre el metodo ocular 09/07/2004 27




descargar 257.72 Kb.
título7 cuestionario practico sobre el metodo ocular 09/07/2004 27
página14/14
fecha de publicación30.01.2016
tamaño257.72 Kb.
tipoCuestionario
b.se-todo.com > Biología > Cuestionario
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14
Allí pasamos tres días bebiendo y comiendo en aquella incomoda cesta y al tercer dia, nos fue cogiendo uno a uno y nos fue tocando el buche y mirándonos.

Ami, no me habían picado pues era el líder, pero a alguno salieron con los ojos hinchados, estos se quedaron en la cesta y a nosotros nos llevaron al nuevo y lujoso palomar. Chapa marina, rejillas de plastico, bebederos y comederos nuevos, Bueno, todo un lujazo para el cuerpo.
Olíamos a madera cortada, pintura, plástico, pero nos acostumbramos a los olores que desprendían aquel palomar de pichones machos.

Rápidamente subí al casillero que decía, pero ya estaba ocupado con el Josua, tuvimos unas palabras y unos forcejeo, pero él entendió que ese era el mío. Él se conforma con el que estaba al lado y nos hicimos muy buenos vecinos, la verdad.
Pasamos el periodo de la muda, entre fiebres, desajustes Hormonales y Psicológicos, pero el ritual del baño nos encantaba, lo pasábamos muy bien después del baño, tirados al sol cuidando nuestro plumaje.


Aveces venia mi padre y se ponía al lado mío, tratando de aconsejarme sobre gran cantidad de cosas que me podía suceder. Yo siempre le decía ¡Papá ya esta bien caray! Siempre el mismo rollo.

Con gran sentimiento, cabizbajo y meditabundo; se retiro hacia un lugar más tranquilo, donde tomar el Sol.

Es cierto que le conteste mal, pero es que siempre lo mismo, dia tras dia, es un rollo, me deja en evidencia de lante de mis amigos ¿No os parece?
Después de la muda a base de cebada y comida normal de reposo, algunas vitaminas de vez en cuando y con muchos baños de agua y sol, nos llega el turno del otoño, cada dia el dueño nos exigía mas y más, llegando a la hora de vuelo diaria, nos hicieron sueltas desde los campos para conocer mejor la Isla, y desde luego que la conocimos.
La primera suelta fue desde la playa de la Laja, un lugar precioso, de arena oscura, que a sus espaldas se eleva una montaña o fortaleza impresionante, con grandes y verticales grietas donde anidan las palomas perdidas en las travesías. Mi dueño dice que es una muy buena prueba para nosotras, ya que es ahí donde se evalúa la paloma, que quiere a su palomar evitando la tentación de quedarse a engendrar hijos con aquellas que nunca llegaron.
La segunda suelta nos la dio desde una Playa llamada Arinaga, una playa preciosa con una larga avenida y con callados en la playa, a su vera encontramos un gran parque Eólico, por donde sobrevuelan los Aviones, esos chismes que dije con anterioridad. Jajajaja, me hace gracia, vuelan y no tienen plumas, es la monda….
Luego llego, el Faro de Maspalomas y sus onduladas dunas, de donde también nos soltaron, en esta me retrase, pues era tan bella la estampa que me quede revoloteando por los alrededores, embobado era hermoso ver toda aquella arena rubia y dorada.
Después le toco el turno a la Playa de Mogán, pueblo costero, muy parecido a Venecia, con sus canales de agua salada y su pequeño faro, donde a su espalda se elevan grandes riscos o acantilados, donde anidan y viven las Pardelas unas incansables aves marinas.
Luego nos dieron un cambio de dirección vertiginoso y nos llevaron a Bañaderos, desde la cima de aquellos cortantes acantilados, se apreciaba el olor a marisco, el sonido de la fuerza del mar, golpeando en aquellas rocas, observamos atónitos, los planeos constantes de las gaviotas con sus crías de color grisáceo, tal vez le enseñaban a pescar, no lo sé.

A mis espaldas y entre las rejas de las cestas, veía las inmensas plantaciones de ricas plataneras, con racimos verdes y frondosos.
A los pocos días nos dirigíamos a la suelta del llamado Puente de Silba, donde paseaban los antiguos moradores de aquellas montañas de origen volcánico, a mi izquierda pude comprobar como los antepasados de mi dueño, vivían en aquellas cuevas, que acondicionaban para así, crear una de los pueblos Güanches que habitaron esta tierra, formando una sociedad, libre, culta y religiosa, donde formaron una cultura Aborigen en este continente en miniatura. Hoy en dia se puede visitar aunque yo no tenga tiempo, pues mi afán de regreso y mi orientación me lo impiden, ahí lo dejo ya que en mis regresos desde las futuras sueltas, veré este Magnifico enclave llamado CENOBIO DE VALERÓN.
Se acercaba la última suelta y como pichón tardío, tire la octava pluma, mi dueño confiado en que hubiera parado la muda me mando, pero no se fijó al Faro de Sardina del Norte, enclave marinero y de bella estampa, donde el viento es traicionero y nos empuja hacia el mar, es la suelta más difícil de todas, pues hay que luchar continuamente contra el viento y hacer un desgaste físico tremendo, yo lo pude conseguir, pero me tuve que parar por las montañas de Fatága y Artenára, donde sobre aquellas rocas, veía en el fondo de aquellos barrancos un Edén precioso de Palmeras Canarias, que se abastecían del agua que pasaban por las galerías subterráneas.
A los tres días llegue, agotado, mi dueño se cabreo consigo mismo, pues no se fijo en tan importante detalle y me dejo reposar, de los entrenamientos.


Todos mis amigos viajaron en Otoño, donde quedaron entre los tres mejores lotes, dándoles un dinerillo, para sufragar los gastos de la comida y poco más.

Viajaron en Otoño, Norte y decía el dueño que los cambiaría de dirección para el Sur, en la Campaña general.
En Febrero empezaron las sueltas desde el mar, esta fue una experiencia única, nos llevaron en cestas hasta un sitio; donde habían, unos barcos que se meneaban de arriba hacia abajo, entre el ajetreo del camión del club, los gritos de pánico de algunas palomas y el posterior desembarco, casi echo las tripas por la boca, pero me contuve.
Con migo; iban los Cuatro Jinetes Alados, El Josua, El Oropesa, El Feo y El Rojo Loco. Estos ya habían estado en similares circunstancias y me aconsejaban que mirase atentamente donde estaban los cables de aquella barcaza, que tuviera cuidado con su rampa y que no me chocara con nadie.

Así, lo hice y al dia siguiente desde Alta Mar, nos fueron soltando, vi como muchas de otras palomas caían al mar golpeándose unas con otras, habían, unas que no podían ascender y se daban un golpe fuertísimo, en la rampa de dicha barcaza, y algunas de ellas cuando se elevaban caían en picado hacia el mar, decían los compañeros que podía ser debido a un paro cardiaco y yo lo creo; pues la sensación es terrorífica.

En pocos minutos se lleno el cielo con miles de palomas, que volaban en circulo, elevándose para podernos orientar, yo seguía de cerca a mis amigos y nos separamos del bando, yendo en dirección Gran Canaria, por el camino, nos encontramos con algún Verdugo (HALCÓN), pero este solo atacaba a las que mas se separaban del bando, nosotros pudimos escapar haciendo una piña y volando en formación cerrada.

Cuando de lejos divisamos aquel magnifico y grandioso Hospital Militar, donde ya en la Azotea de la casa esperaba el Dueño, silbando sin parar.

Así seguimos tres sueltas mas, hasta llegar a Fuerteventura, donde estuvimos preparados para salir de aquella cesta con dirección Gran Canaria.

Los soltadores, nos bajaron de aquel camión y nos colocaron las cestas en filas y en pequeñas torres, la nuestra; estaba en el suelo, era la primera de abajo hacia arriba. Nos dieron Agua y comida, pero al ver la comida y querer comer, Josua me dijo ¡no comas, Calatrava! Es peor, bebe agua y manténte tranquilo.

Yo le respondí, ¿Por qué el Rojo Loco Come?
Ellos me decían, ¿por qué crees que le llaman loco? Se va a empachar y veras las Diarreas que le va a dar, ¿no ves que el dueño nos ha dado mucha comida de combate y electrolitos, para tener muchas reservas? Yo les dije:

¡Sí! Pero es que esos Millos que hay en el suelo de la Cesta me están diciendo. Cómeme, Cómeme y es una desesperante tentación para mí.

Olvídate y después de una pelea con el Feo, les di la razón.
El Rojo Loco no paraba, parecía que tenia una solitaria, comía por cinco, es un Rojo Saeta, de los Viejos Sion de la descendencia del 72, Grandes, Cabezudos, Pezcuezudos y con Grandes Narices, manchones negros en su rojo achocolatado color de plumaje y de carácter bonachón, pero muy Tragón.
Yo me situé en uno de los extremos de la jaula, junto al bebedero y dando la cara en dirección la puerta de salida, siempre hacia lo mismo y quince minutos antes de la apertura de dicha cesta, me colocaba en posición de despegue. Era emocionante sentir la subida de Adrenalina Palomína, recorriendo mi cuerpo, sintiendo el nerviosismo latente dentro de aquella cesta, estaban los mejores velocistas y fondistas del palomar. Todos empujándonos y preparándonos para salir, como lo hacen los galgos en las carreras en el Canódromo.

Haciendo un inciso en esto, he de decir que estos pobres galgos, no se dan cuenta que corren detrás de un chisme, que siempre va por un raíl, que no tiene patas y que es duro como el hierro.

Ellos corren, corren y siempre gana el conejo.

Me hace recordar cuando estaba en el palomar, que por una caja que se veían imagines (TELEVISIÓN) el dueño se reía viendo las aventuras de un coyote y un corre camino, esto es lo mismo, ¿no creéis?

Bueno sigo, al día siguiente, vi como una mano con garrafas de agua rellenaba los bebederos, eran los soltadores que miraban los niveles de agua de las cestas.

Estos soltadores son gente que nos acompañan semana tras semana incansablemente, haga frío, calor, ellos están ahí, son grandes personas con mucha responsabilidad y que merecen todos nuestros respetos palominos, pues gracias a ellos y una llamada, a un teléfono sin cables, nos sueltan silbando. De esa manera nos recuerdan que nuestros dueños, nos esperan cruzando el charco.
Se acerca el momento y en la cesta huele muy mal, el Rojo Loco se ha ido por las patas para abajo, dejando un desagradable olor a caca de paloma.

No para y es tanta, que pensamos se va a deshidratar, es un Burro, pero sin orejas y con plumas, ¡Ahí que ver, lo bruto que es!

Todos gritamos y nos ponemos nerviosos intentando llamar la atención del soltador, ¡Ehhhh, oiga, soltador! ¡Éste no para de hacer caca y va a inundar la cesta! ¡Socorro!.

En esto que uno de ellos, se acerca y se asoma a una de las rejas, ve como todos estamos en una esquina y el Rojo Loco, en su rincón, solo y entre la diarrea y los vómitos, se nos van a salir las entrañas.
Entre ellos se avisan y uno le dice al otro, Chacho, ¿has visto a este palomo?. Esta fastidiado,

¿Que hacemos? Déjalo; que quedan 10 minutos para la suelta, después ya veremos si no sale de la cesta, lo llevamos de vuelta.

¡Ok!
Llego el esperado y ansioso momento, nos abrieron las cestas y salimos a toda velocidad, no por querer regresar, pues eso, claro que sí; lo queríamos era, el poder salir de ese insistente y repugnante olor que nos había impregnado las narices, gracias a nuestro amigo el Rojo Loco, salimos como pudimos pues queriendo ascender para tomar altura, tenía que ver si por encima de nosotros habían palomas, por que de lo contrario, ellas nos empujaban hacia abajo y nosotros hacia arriba.

Pero después de una dura lucha; pudimos ascender.
Seguimos volando hacia la costa, pero en ese momento sentí un calambre en el ala derecha y me tuve que retrasar, quise seguir pero no pude y antes de que se me descolgara el ala, aterrice, en un descampado, y me refugié en una Tabaiba, muy grande que había a pocos kilómetros de la costa.
Vi como todas las palomas se iban alejando hacia el mar, unas iban cayendo, otras se orientaban en la direccion equivocada, direccion Cabo Verde, algunas eran presa de los Verdugos y desde la Tabaiba, observaba el ataque certero de los Halcones, que no sé de donde salieron varios, cazando en grupos de tres y cuatro a los mas rezagados o tocados.

Gracias que me escondí, pero cual fue mi sorpresa, cuando sobre mí y con vuelo casi en picado, vi al Púa y al Rojo Loco, cinco Tabaibas mas debajo de mí.
Intente salir, primero observando a mí alrededor, por si hubiera algún peligro oculto.

Al ver que no había problemas; me acerque a ellos, alegrándonos de vernos de nuevo.

Ellos me preguntaban que me había pasado y les enseñe mis alas, había votado la novena pluma de un ala y la novena y décima de la otra y en pleno esfuerzo sentí, un calambre en el brazo y tuve que caer aquí.

Y ¿Vosotros que os paso?. Bueno; mejor dicho ¿Qué te paso a ti, púa? Porque lo que le pasa al Rojo Loco ya lo sé y tanto que lo sé.
Él me comentó lo mismo, así que nos decidimos a quedarnos allí, hasta que se nos pasaran los calambres.

El Rojo Loco, se dedico a picotear las plantas que había, por los alrededores, él decía que era bueno para pulgarse, pero yo creo; Que lo que necesitaba era Agua Carbonatada, para poder hacer la digestión.
En esas largas horas nos quedamos allí todos juntos, protegidos por la Tabaiba.

Ya de noche oscura, veíamos la luminosidad y la grandeza del cielo estrellado, las estrellas fugaces hacían un espectáculo único, los sonidos de ratones de campo y el vuelo silencioso de las lechuzas, nos indicaban que el peligro estaba al acecho. Ibamos haciendo guardias fraccionadas, pero era imposible dormir por la tensión que se vivía en aquellos instantes.

De fondo oíamos el susurro de las olas del mar, golpeado la playa y a las Pardelas; gritar de contentas, revoloteando a muy baja altitud, rozando la punta de sus alas, en el tranquilo, plateado y amansado mar.

Me puse a contar el sonido de las olas en la playa y de esta manera, me pude quedar dormido.
Al Alba, el púa me despertó y apreciando la bella estampa del sol saliendo del mar, nos dispusimos a acicalarnos, pues el rocío de toda la noche, se había impregnado en nuestras plumas y alas.

Sacudiéndonos y bebiendo algunos sorbitos de agua que había quedado en las hondonadas bases de aquella planta, pudimos reanimarnos y dándonos ánimos, intentamos salir de aquel refugio natural.

Estuvimos mirando todo el cielo, buscando algún peligro con alas y decidimos partir, cuando el Rojo Loco me dijo, ¡Calatrava, es muy temprano para salir! Mis plumas se me están erizando y presiento el peligro.
El Púa y yo nos miramos y decidimos darle la razón, a escasos doscientos metros, sobre la vertical observamos algo en el cielo despejado, era un VERDUGO que estaba al acecho, retrocedimos y nos volvimos a ocultar.

De repente vimos como unas treinta palomas se dirigían hacia Gran Canaria y vimos como no sé de donde, aparecieron tres Halcones mas, uno de ellos hizo un amago de atacar, y nuestras compañeras de viaje, se dispersaron. Unas cayeron a tierra, otras intentaron esquivar el ataque ascendiendo por separado.

¡Ese fue su gran error!

Por ambos Flancos aparecieron aquellos Reactores con Plumas, con mirada fría, sanginaria y despiadada. Con Garras afilada como espadas alzadas, preparadas para degollar a sus presas, presas que empleando su veteranía, experiencia y estado de salud, pueden evitar el Feroz ataque de dicha rapaz.
Después del Ataque de estos dos Verdugos con rotundo éxito y con el sol de espalda, se quedaron inmóviles agarrando sus presas en el suelo, mientras observaban al tercero de ellos, el que más alto estaba, mientras el cuarto iba retomando altura, imprimiendo con sus poderosas alas una velocidad de ascenso algo increíble.

Desde todas las Tuneras, Tabaibas y demás arbustos de por la zona empezaron a salir palomas, incomprensiblemente, ya que el peligro no había pasado, pero creo entenderlas pues yo sentía lo mismo, el afán incontrolado de volver a casa, pero es en esos momentos cuando hemos de tener la sangre fría como me decía el 60.

Sobre ellas cayeron los otros dos verdugos, haciendo impacto con sus garras, cayendo a la planicie donde iban descuartizando a nuestras pobres y difuntas compañeras.
En ese momento salimos y retomamos el vuelo hacia casa, cuando ya por las inmediaciones del Espigón del Puerto de la Luz y de Las Palmas, divisábamos sobre la montaña nuestro querido Hospital Militar.

Empezamos a imprimir un exprint, eludiendo los grandisimos Bandos que surcaban los cielos de la Capital Gran Canaria. Iba mas rezagado que los otros dos, pues con 9 y 8 remeras iba volando y con gran sacrificio llegamos sobre la vertical del palomar, descendiendo apresuradamente.
Al aterrizar sobre la Tablilla, descansamos y todos los componentes de la colonia nos dieron la Bienvenida, fue Clamorosa y emociónate, ya que después de dichas vicisitudes pudimos llegar a nuestro hogar.

Allí, estaba con sus gafas y su bigote, el Amigo Sanabria, saltando de alegría al vernos a los dos y decir que habían llegado todas, con fuertes gritos llama a su hijo Alexis, que subió rápidamente a vernos.

Cuando entramos, rápidamente se precipito sobre nosotros y lo primero que hizo, fue ponernos en la Enfermería, allí nos esperaba comida Depurativo y Agua con Glucosa.

El Rojo loco, no quiso comer y empezó a Vomitar todo lo que tenia en el buche, Alexis le retiro la comida y le dio con una jeringuilla una liquido amarillo. Después de tomarlo, el Rojo loco, exclamo ¡Chico que amargo y fuerte sabor!

El no sabia que le estaban dando un medicamento para erradicar el mal que tenia.
A mí me cogió y después de abrirme el ala exclamo, ¡Córcholis! Este voto tres remeras, habrá que pararlo hasta el año que viene, ya tiene Fuerteventura.

Al púa le hizo lo mismo y lo volvió al palomar después de varias horas en aquellos casilleros especiales, donde en uno de ellos; estaba la Comisaria de Policía Palomita, con Alberto dentro.
Seguidamente, me volvió a coger y me quito una anilla de goma que tenia en una de las patas, concretamente en la derecha, con la anilla de nido. Después con mucha delicadeza me introdujo por el Buzón del palomar, volviendo a mi querido casillero, donde me aguardaba en el de al lado, el Querido Amigo, Josua.

Empezamos a hablar sobre la experiencia vivida y compartimos nuestras vivencias enriqueciendo mas aun nuestra temprana veteranía.
Después de unos meses de reposo en el palomar y de vida cotidiana, pasando por el Caluroso Verano, y el Otoño, nos adentrábamos en el año o temporada siguiente, Ya tenia Dos Años.
Seguirá…….
Alfredo Moreno Valerón.

Las Palmas de G. C.

Zona Sur.



/home/server/b.se-todo.com/pars_docs/refs/6/5400/5400.doc - -
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   14

similar:

7 cuestionario practico sobre el metodo ocular 09/07/2004 27 iconTrabajo Práctico 1 – metodo científico

7 cuestionario practico sobre el metodo ocular 09/07/2004 27 iconTrabajo práctico sobre masajes en esguinces

7 cuestionario practico sobre el metodo ocular 09/07/2004 27 iconCuestionario de evaluación sobre la odisea de la especie

7 cuestionario practico sobre el metodo ocular 09/07/2004 27 iconCuestionario de ideas previas sobre la reproducción humana: 3º eso

7 cuestionario practico sobre el metodo ocular 09/07/2004 27 iconCuestionario de ideas previas sobre la reproducción humana: 3º eso

7 cuestionario practico sobre el metodo ocular 09/07/2004 27 iconUn método que enseña al médico sobre el origen y enlace de los fenómenos...

7 cuestionario practico sobre el metodo ocular 09/07/2004 27 iconCuestionario sobre las presentaciones de biotecnología e ingeniería genética de 4ºC

7 cuestionario practico sobre el metodo ocular 09/07/2004 27 iconCuestionario aplicado a estudiantes del Liceo de Atenas, sobre azúcares y edulcorantes. 60

7 cuestionario practico sobre el metodo ocular 09/07/2004 27 iconCuestionario de preguntas y respuestas sobre Teoría celular (mitosis,...

7 cuestionario practico sobre el metodo ocular 09/07/2004 27 iconAnatomofisiología ocular Anatomía estructural




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com