Resumen En este artículo se aborda el desarrollo y evolución de la Terapia Cognitiva Procesal Sistémica a partir de la explicación de algunos aportes de la Psicología experimental,




descargar 152.24 Kb.
títuloResumen En este artículo se aborda el desarrollo y evolución de la Terapia Cognitiva Procesal Sistémica a partir de la explicación de algunos aportes de la Psicología experimental,
página1/4
fecha de publicación27.10.2015
tamaño152.24 Kb.
tipoResumen
b.se-todo.com > Biología > Resumen
  1   2   3   4

Sepúlveda Morice R. Psicologia.com. 2013; 17:2.
http://hdl.handle.net/10401/6149

Artículo original


Modelo Cognitivo Procesal Sistémico: De la Dimensión Emocional Humana al Sentido de Identidad Personal


Systemic Cognitive Procedural Model: From Human Emotional Dimension to the Sense of Personal Identity

Rodolfo Sepúlveda Morice1*

Resumen

En este artículo se aborda el desarrollo y evolución de la Terapia Cognitiva Procesal Sistémica a partir de la explicación de algunos aportes de la Psicología experimental, la teoría del apego, los enfoque de la Intersubjetividad y la Teoría de la Mente (mentalización), para dar cuenta de un modelo que concibe la mente como un sistema funcional dinámico, complejo y auto-organizado, que se construye activamente en una matriz dialéctica entre procesos afectivos y la emergencia de un sentido de identidad personal. Se propone a este modelo como una alternativa integradora para comprender las dinámicas psicobiológicas del desarrollo de la mente personal.

Palabras claves: Apego, intersubjetividad, identidad personal, disociación, narrativa.

Abstract

This article discusses the development and evolution of the Systemic Cognitive Procedural Therapy from the explanation of some contributions from experimental Psychology, attachment theory, the approach of inter-subjectivity and the theory of mind (Mentalizing) to give account of a model that conceives the mind as a complex, dynamic and self-organized functional system, which is actively constructed in a dialectic matrix between affective processes and the emergence of a sense of personal identity. This model is proposed as an alternative framework for understanding the psychobiological dynamics of the development of personal mind

Keywords: Attachment, intersubjectivity, personal identity, dissociation, narrative.

Recibido: 01/06/2012 – Aceptado: 05/08/2012 – Publicado: 13/02/2013

* Correspondencia: rodolfosepulveda@santotomas.cl
1 Psicólogo Clínico, Magister en Psicología Clínica. Postitulo en Terapia Cognitiva Posracionalista. Acreditado como Psicólogo Clínico especialista en Psicoterapia por la Comisión Nacional de Psicólogos Clínicos de Chile. Docente Universidad Santo Tomás, sede Iquique
Desarrollo

La enorme cantidad de teorías, enfoques y reflexiones respecto a una determinada disciplina que existen en la actualidad, dificultan de algún modo construir marcos conceptuales y/o empíricos integrados acerca de determinados fenómenos, lo que perece haber ido generando una tendencia permanente hacia la especialización y el reduccionismo. Dentro de la psicología, las consecuencias de este fenómeno es que cada vez parece hacerse más lejana la idea de hacer una gran teoría explicativa o un solo modelo integrador (Lecannelier, 2010).

La tendencia ha sido más bien acumular determinadas evidencias empíricas sin una estructura teórica que le proporcione orden, significado y coherencia a este cúmulo de datos o, por otro lado, generar propuestas conceptuales que carecen de sustento investigativo (Lecannelier, 2009). Siguiendo esta idea, la tendencia que aparece como más apropiada, sería la búsqueda de la construcción de modelos teórico-conceptuales integrados en diferentes niveles de entendimiento disciplinar y los datos emanados de la investigación científica en un marco teórico coherente y unificado. En este tema, el psicólogo Allan Schore (2009) ha planteado que una comprensión más profunda de las cuestiones fundamentales de la ciencia, no provendrá de un único o de múltiples descubrimientos en el interior de alguna disciplina en particular, sino que una integración de campos relacionados es esencial para la creación de un modelo comprensivo del desarrollo humano que permita acomodar e interpretar los datos de diversas disciplinas biológicas y psicológicas en sus diferentes niveles de análisis.

En el presente trabajo, se considera que en la actualidad existe un abundante cúmulo de investigaciones y propuestas teóricas emanadas de diferentes disciplinas y áreas del conocimiento (teoría del apego, enfoques de la intersubjetividad, neurociencias cognitivas y afectivas, psicología evolutiva, clínica y experimental, etc.) que parecen respaldar los supuestos fundamentales desarrollados ya hace décadas por el psiquiatra y psicoterapeuta italiano Vittorio Guidano en su modelo Cognitivo Procesal Sistémico. De la misma forma, se propone a este modelo como una alternativa (y no la única) en el establecimiento de un marco epistemológico o metateórico integrador que guíe la comprensión de la teoría clínica, la investigación y la aplicación práctica (praxis clínica), fundamentalmente en el entendimiento de los fenómenos mentales, su desarrollo y sus consecuencias en el malestar o bienestar biopsicosocial de las personas.

Se parte explicando los fundamentos epistemológicos del modelo cognitivo procesal sistémico en el contexto de la crisis del paradigma asociacionista que comienza a manifestarse en diferentes ciencias desde principios del siglo XX. Para sustentar estos cambios epistemológicos, se asume la perspectiva comprensiva de la epistemología evolutiva, el concepto de primacía de lo abstracto, la diferenciación entre procesos tácitos y explícito, así como de los nuevos avances de la psicología experimental, con el objetivo de articular una forma diferente de entender la construcción del conocimiento humano como un proceso complejo y dinámico de autoorganización sistémica.

En un segundo momento, se explican como los procesos vinculares tempranos permiten entender la matriz afectiva e interpersonal fundamental desde donde emerge un sentido de identidad personal en los primeros años de vida. Se presenta una descripción de como las complejas relaciones del infante con los cuidadores (procesos de apego e intersubjetividad) va configurando una unidad organizacional de dominio emocional que es la estructura de base para la emergencia de un sentido de unidad y continuidad personal. En este punto, se enfatiza la relevancia de considerar que esta matriz afectiva temprana es la base en la formación de mecanismos y capacidades de inferencia mental (o mentalización) que son fundamentales para la normal adaptación al mundo social en que habita el ser humano. Se incorpora en esta reflexión, el concepto de intencionalidad recursiva (metarrepresentación), como una de las características distintivas de estas capacidades.

Posteriormente, se abordará la forma en que esta unidad organizativa emocional se urde intrincadamente y en co-evolución a una estructura o trama narrativa que permite autorreferirse, explicarse y diferenciar la experiencia emocional en curso y, por lo tanto, regular y modular las oscilaciones del sistema personal a partir de un peculiar estilo de funcionamiento organizativo que proporciona un sentido coherente y unitario de si mismo a cada individuo (estilo de personalidad).

Por último, se desarrolla una breve propuesta sobre el funcionamiento del sistema de conocimiento que da cuenta de los procesos psicopatológicos que emerge desde esta perspectiva evolutiva, procesal y sistémica de la organización de la mente humana y se desarrollan algunas conclusiones relativas al texto.

Premisas Epistemológicas del Modelo Cognitivo Procesal Sistémico

Para entender el contexto específico en que surge y evoluciona el modelo cognitivo procesal sistémico, es necesario hacer referencia general a los cuestionamientos fundamentales de orden epistemológico que se estaban formulando en diferentes disciplinas científicas en el transcurso del siglo XX. Hasta los años 60 y 70, las perspectivas epistemológicas empiristas-asociacionistas, que dominaban las ciencias cognitivas, entendían que la realidad era un orden externo y objetivo, que existe en forma independiente a nuestro acto de conocimiento. Esta idea hace referencia a una consideración del conocimiento en que la representación de la realidad es una copia sensorial de aquello a lo cual se refiere.

A partir de la convergencia interdisciplinaria que tiene lugar en los años 80 y 90, se comienzan a generar una serie de cambios epistemológicos que plantean una forma radicalmente diferente de entender conceptos como “realidad”, “observador” y “conocimiento”, comenzando a cuestionar cualquier presunción de una teoría de la validez del conocimiento que excluya la influencia del sujeto que conoce en el orden de la realidad conocida (Hayek, 1952; Gadamer, 1984; Maturana y Varela, 1990; Weimer, 1977).

La realidad pasa a ser entendida como una red de procesos complejos articulados simultáneamente en múltiples niveles de interacción (Guidano, 1994), lo que hace imposible la aprensión e integración simultanea de todas sus dimensiones de entendimiento en forma objetiva. Se comienza a comprender el papel que tienen las propias operaciones de distinción para ordenar diferentes realidades personales posibles, proceso que permite otorgar cierta coherencia a las posibles ambigüedades percibidas.

Desde esta perspectiva, todo conocimiento, lejos de ser objetivo y referente a algo externo a nuestra experiencia, es siempre autorreferencial, es decir, responde a los propios procesos de ordenamiento y organización del sistema (Guidano, 1994). La realidad entonces, es construida en la interacción entre el medio que circunda a un sujeto dado y la discriminación o distinción de este mismo organismo entre sus propias operaciones o estados internos, lo que se denomina también como “clausura operacional” del sistema nervioso (Balbi, 1994; Maturana 1997; Maturana y Varela, 1979, 1997, 1984). El medio y sus estímulos se transforman, de esta manera, sólo en agentes gatilladores que perturban el dominio de acción del sistema nervioso humano. Así, la respuesta de cada organismo no está dada por el estímulo en sí, sino por la perturbación o activación que éste provoca, dadas las características estructurales y organizacionales propias del organismo.

El modelo Cognitivo Procesal Sistémico de Guidano, va a asumir este cuestionamiento epistemológico y a partir de una metateoría Constructivista va a plantear que la mente personal es activa y constructiva en la percepción y organización del conocimiento del sí mismo y del mundo, considerándola como un sistema autoorganizado, proactivo/intencional y personal, en el sentido de que el conocimiento está restringido a mantener la continuidad existencial del sistema individual que conoce. Esta es una mente motora1 que en su actividad es una constructora de realidades y significados más que un reflejo de un orden externo predefinido.

Para sustentar estos planteamientos, Guidano va a asumir la perspectiva explicativa de la Epistemología Evolutiva (Campbell, 1974; Popper y Eccles, 1977; Lorenz, 1972; Weimer, 1982; Piaget, 1977, 1984), entendiendo que el conocimiento es parte esencial de la evolución de la vida en el planeta y que, por lo tanto, debe ser entendido según las leyes de los sistemas biológicos. El estudio de la evolución filogenética y ontogenética del conocimiento, se instala entonces en la necesidad de considerar el tipo de animales que somos y de la senda evolutiva que ha llevado a generar los procesos de conocimiento que son característicos de nuestra especie y de la función adaptativa que les ha hecho viables.

Una explicación evolutiva del origen de la mente personal, implica buscar una perspectiva psicobiológica de los procesos de desarrollo de la especie y de sus individuos en su relación funcional y adaptativa con las circunstancias específicas en las cuales operan. Por lo tanto para estudiar la evolución hay que estudiar el desarrollo, y para estudiar el desarrollo hay que estudiar la evolución (Lecannelier, 2006).

Otra referencia metateórica que incorpora Guidano, va a ser el concepto de primacía de lo abstracto del premio novel de economía del año 1974 Friedrich von Hayek (1952), quien plantea que el orden sensorial en el cual vivimos no nos es dado de afuera como nos dice el sentido común sino que es consecuencia de reglas abstractas que nosotros le imponemos a la realidad.

Hayek (1952, 1978), al igual que las teorías motoras de la mente, cuestiona la primacía del orden sensorial, en el sentido de plantear que la mente es una estructura clasificadora muy compleja que proyecta su orden, en continua modificación, en el flujo continuo de la experiencia. Este modelo supone la existencia de procesos abstractos tácitos o inconscientes, que no son iguales al inconsciente freudiano, ya que plantea que más que procesos subconscientes comandados por la búsqueda de descarga pulsional, serían procesos supraconscientes, por que gobiernan los procesos conscientes sin aparecer en ellos (Hayek, 1978).

Esta propuesta de un supraconsciente, implica la distinción de dos niveles de conocimiento en relación funcional reciproca, uno profundo o tácito y otro más superficial o explícito (Polanyi, 1958, 1966). El principio de Hayek de primacía de lo abstracto otorga al nivel tácito el papel principal.

Se reconoce así la primacía funcional y estructural de los procesos abstractos (tácitos) sobre los concretos (explícitos) en toda experiencia emocional y consciente. Entonces, la experiencia humana está compuesta por dos niveles de procesamiento entretejidos y en interacción constante: “Un nivel de ordenamiento holístico en términos de intuiciones perceptivas de configuraciones espacio-temporales, predominantemente tácito o inconsciente" (Balbi, 1994, página 57), que es el nivel que Guidano llama “nivel de la experiencia inmediata”. El otro nivel de la experiencia humana es de “ordenamiento en términos de procesos secuenciales, semánticos y analíticos, predominantemente explícito o consciente” (ibídem), al que Guidano llama nivel explícito o de la explicación.

Al alero de la reflexión anterior, parecen importantes los trabajos actuales que desde la psicología experimental han desarrollado autores como Manuel Froufe (1997, 2000) utilizando el Paradigma de la Disociación, en los cuales se respalda con evidencia empírica la existencia de cognición sin conciencia. La conciencia es la excepción, más que la regla dirá Froufe, pues la mayoría de la actividad y representaciones mentales proceden al margen de la conciencia.

Estas investigaciones han permitido sustentar los supuestos acerca de la capacidad de la mente humana para percibir, aprender y recordar información de la cual parecemos no darnos cuenta. Como ejemplo, podemos decir que en el nivel explícito, se procesaría sólo un significado de una palabra a la vez, en tanto que esa misma palabra recibe un procesamiento automático simultáneo de todos sus significados semánticos, lo que da cuenta de que el procesamiento automático inconsciente, anterior a cualquier proceso conciente, activa operaciones autonómicas y afectivas relacionadas a una variada gama de significados de cada palabra (Marcel, 1980; Swinney, 1979).

Por su lado, el sistema de procesamiento consciente, aunque puede operar de forma bastante flexible en cuanto a sus contenidos, dada su propensión a la integración, consistencia interna y su capacidad atencional limitada, tiende a operar de forma serial. Por ejemplo, dada la característica selectiva y el modo operativo lineal de la consciencia, la cristalización de un contenido explícito implica siempre la exclusión selectiva de cualquier otro de significado alternativo.

La conciencia, desde este paradigma, es un fenómeno emergente de la actividad cerebral, aunque no reductible a ella, que tiene una labor o función constructiva, selectiva, organizadora y de control estratégico (Johnson-Laird, 1983) llevada a cabo mediante operaciones de inclusión e inhibición selectivas de ciertos niveles o módulos experienciales, contribuyendo de esta forma a que el sistema humano no se vea sobrepasado por la gran cantidad de información y estímulos existentes en su entorno y en su experiencia personal, muchas veces irrelevantes para la eficacia de los planes contingentes del momento. Por ejemplo, acciones tan cotidianas como escribir, caminar o hablar, son procesos de una enorme dificultad pero que nosotros efectuamos sin esfuerzo y sin consciencia más que del resultado final.

Uno de los hallazgo más importante de estas investigaciones puede ser el hecho de que se ha podido corroborar que los contenidos mentales inconscientes son, al igual que los conscientes, activos, relacionales e intrínsecamente intencionales (Balbi, 2009). Es decir, “tanto los estados mentales conscientes como los inconscientes, implican una connotación semántica o cognitiva, capaz de afectar a la conducta” (Froufe, 1997, pág. 39). Aunque tanto los procesos tácitos como los explícitos son intencionales en su esencia, la influencia de los contenidos inconscientes sobre la conducta es mayor que la que tienen los contenidos conscientes, posiblemente porque sobre estos últimos la persona tiene una percepción y, por lo tanto, posibilidades de utilizar mecanismos y estrategias de regulación y afrontamiento (Balbi, 2009).

Estos dos niveles de conocimiento, el tácito y el explícito, poseen cada uno una modalidad funcional propia, por lo cual el conocimiento explícito no puede ser una traducción directa del tácito, aunque le provea de una andamiaje organizacional de base para su desarrollo. Uno de los objetivos fundamentales de la indagación del modelo procesal sistémico es estudiar y comprender las interrelaciones entre las modalidades tácitas y explícitas del conocimiento en las diferentes fases de su desarrollo que va a permitir el surgimiento de un sentido de identidad personal consistente e integrado (Reda, 1986).

A partir de las referencias epistemológicas descritas anteriormente, Guidano va a buscar la construcción de una teoría ontológica sobre la
  1   2   3   4

similar:

Resumen En este artículo se aborda el desarrollo y evolución de la Terapia Cognitiva Procesal Sistémica a partir de la explicación de algunos aportes de la Psicología experimental, iconResumen Este artículo contiene una breve reseña histórica sobre las...

Resumen En este artículo se aborda el desarrollo y evolución de la Terapia Cognitiva Procesal Sistémica a partir de la explicación de algunos aportes de la Psicología experimental, icon¿Qué es la Terapia Sistémica? Autor: Dr. Omar Biscotti

Resumen En este artículo se aborda el desarrollo y evolución de la Terapia Cognitiva Procesal Sistémica a partir de la explicación de algunos aportes de la Psicología experimental, iconEn este artículo, Marvin Harris habla sobre el enigma del cerdo y...

Resumen En este artículo se aborda el desarrollo y evolución de la Terapia Cognitiva Procesal Sistémica a partir de la explicación de algunos aportes de la Psicología experimental, iconResumen la escuela tiene como principal función el doble proceso...

Resumen En este artículo se aborda el desarrollo y evolución de la Terapia Cognitiva Procesal Sistémica a partir de la explicación de algunos aportes de la Psicología experimental, iconLa psicología cognitiva del procesamiento de la informacióN

Resumen En este artículo se aborda el desarrollo y evolución de la Terapia Cognitiva Procesal Sistémica a partir de la explicación de algunos aportes de la Psicología experimental, iconResumen el artículo repasa la evolución de la literatura sociológica...

Resumen En este artículo se aborda el desarrollo y evolución de la Terapia Cognitiva Procesal Sistémica a partir de la explicación de algunos aportes de la Psicología experimental, iconResumen. Historia y evolución del concepto de desarrollo sustentable

Resumen En este artículo se aborda el desarrollo y evolución de la Terapia Cognitiva Procesal Sistémica a partir de la explicación de algunos aportes de la Psicología experimental, iconResumen El artículo estudia las estrategias de los usuarios de las...

Resumen En este artículo se aborda el desarrollo y evolución de la Terapia Cognitiva Procesal Sistémica a partir de la explicación de algunos aportes de la Psicología experimental, iconResumen Los estudios de género en América Latina se han dado desde...

Resumen En este artículo se aborda el desarrollo y evolución de la Terapia Cognitiva Procesal Sistémica a partir de la explicación de algunos aportes de la Psicología experimental, iconResumen El objetivo de este artículo es realizar un análisis conceptual...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com