Resumen la gran variedad de formas de producir cerdos en Uruguay, ha dificultado la definición de modelos matemáticos e indicadores confiables que permitan monitorear los resultados económicos del sector de forma representativa




descargar 362.04 Kb.
títuloResumen la gran variedad de formas de producir cerdos en Uruguay, ha dificultado la definición de modelos matemáticos e indicadores confiables que permitan monitorear los resultados económicos del sector de forma representativa
página2/9
fecha de publicación01.02.2016
tamaño362.04 Kb.
tipoResumen
b.se-todo.com > Biología > Resumen
1   2   3   4   5   6   7   8   9

I.       INTRODUCCIÓN

El consumo de carne de cerdo en nuestro país marca en los últimos años una tendencia ascendente, habiendo aumentado el consumo anual por habitante de 8,4 Kg en 2002, a 10,1 Kg en 2010 (URUGUAY. MGAP. DIEA, 2011). Según Errea (2012), dicho consumo en el último año ascendió a 12,1 Kg por habitante y este aumento se explicaría fundamentalmente por consumo de carne fresca.

Sin embargo, pese al aumento del orden del 15% del consumo aparente de carne porcina por habitante por año, el aumento de la faena no alcanzó el 10%. Lo que se explica por un aumento de alrededor del 30% de las importaciones de carne y grasa de cerdo, superando el 49% del total del consumo (Errea, 2012).

Por otra parte, en los últimos años, el sector ha sufrido un proceso de concentración y aumento de escala de producción (Capra et al. 2003, Dalmás y Primo 2004, URUGUAY. MGAP. DIEA e INIA 2007, Errea 2012). De modo que, ya en el 2006, el 43,14% de las existencias porcinas, se concentraba en menos del 1,6% de los predios con cerdos (URUGUAY. MGAP. DIEA e INIA, 2007).

Dicha concentración y aumento en la escala de los predios de mayor tamaño, tiene su contracara en la reducción del stock en los más pequeños y el abandono de la explotación o el pasaje al autoconsumo de gran parte de los productores (Vadell y Gómez 2005c, URUGUAY. MGAP. DIEA e INIA 2007, Oyhantçabal 2010). En tan solo 6 años (2000 a 2006), 54% de los productores comerciales de cerdos dejaron de serlo, fenómeno que de acuerdo con sus propias afirmaciones, se explica en la mayoría de los casos por la escasa o nula rentabilidad del rubro (URUGUAY. MGAP. DIEA e INIA, 2007).

Capra et al. (2003) señalan el progresivo deterioro del marco económico en que se desenvuelve el sector y en el mismo sentido, Errea (2012) afirma que para pagar las mismas cantidades de maíz, sorgo, gasoil y mano de obra que en el año 1990 se adquirían con 100 kg de cerdo, en 2011 fueron necesarios 263, 157, 182 y 176 kg respectivamente. El empeoramiento de los términos de intercambio es evidente y sostenido.

Ante este panorama, se hace imprescindible el desarrollo de políticas que permitan revertir las tendencias al aumento de la proporción de carne importada en el abastecimiento del consumo y a la concentración de la producción en cada vez menos manos dejando sin alternativas a los productores de menores recursos, donde según Barlocco y Vadell (2005c), esta actividad cumple un papel económico más relevante.

Para ello, es necesario realizar previamente un correcto diagnóstico de la situación de la cadena productiva, identificando sus puntos débiles.

Este trabajo pretende contribuir a ello, al permitir acercarnos a la estimación de los costos de producción y facilitar su monitoreo en las condiciones operantes en nuestro país, identificando los momentos económicamente desfavorables.

Los objetivos planteados son: (1) modelar matemáticamente un predio criador, una planta de engorde y un establecimiento de ciclo completo; (2) desarrollar un estudio de ingresos y costos de cada uno de ellos; (3) permitir una fácil estimación y seguimiento mensual de cada uno de dichos parámetros a partir de información de fácil disponibilidad.

 

 

II.      CONSIDERACIONES PARA LA DEFINICIÓN DE UN MODELO

 

A.           ESCALA

De acuerdo con la Encuesta Porcina 2006, el stock promedio de los establecimientos que desarrollan producción comercial de cerdos se encuentra en 69,7 cerdos por predio (URUGUAY. MGAP. DIEA e INIA, 2007). Sin embargo, es cuestionable plantearse la idea de un criadero promedio en nuestras condiciones, donde si sólo se consideran los criaderos comerciales, el 1,6% de los predios posee más del 45% de los animales mientras que, en el otro extremo, el 80,8% de los predios más pequeños, no alcanza el 25% de las existencias.

Incluso, al tratarse de un rubro típico de productores familiares no especializados, complementario de otras producciones (Barlocco y Vadell 2005c, Vadell et al. 2005a, Vadell 2005b, 2005d, Vadell y Gómez 2005c, Vadell 2007, 2008, Carballo 2009a), al considerar los predios comerciales se está ignorando la mayor parte de los productores dado que, de acuerdo a lo publicado en la Encuesta Porcina 2006, estos sólo representaban un 46,37% de los predios (URUGUAY. DIEA e INIA, 2007).

Dada la gran heterogeneidad en la escala y sistemas de producción existentes (Capra et al. 2003, Barlocco y Vadell 2005c), es imposible desarrollar un modelo que represente a todos los productores. Si lo que se pretende es estandarizar para construir indicadores que nos permitan monitorear, parte de los predios no serán reflejados por el modelo. Definir cuáles son esos productores no es una decisión técnica sino política. Se consideró apropiado definir un modelo aplicable en la totalidad de los predios y que, de algún modo se acerque a la realidad productiva de la gran mayoría de los establecimientos.

Se define entonces, en primer lugar, un criadero de ciclo completo integrado por un plantel de 10 madres y un padrillo, lo que como se verá más adelante, origina un stock medio (70,9 animales) apenas mayor a la media nacional (69,7 animales según URUGUAY. MGAP. DIEA e INIA, 2007).

Para este criadero, se discriminarán las actividades económicas de cría y engorde, permitiendo obtener adicionalmente información sobre dichas orientaciones productivas. La escala propuesta sería en estos casos de 23,4, 47,5,8 y 70,9 animales en cría, engorde y ciclo completo respectivamente.

De acuerdo a los valores publicados por URUGUAY. MGAP. DIEA e INIA (2007), el promedio para el 88,0% de los criadores se encuentra en 29,6 animales, para el 92,8% de los predios engordadores es de 32,1 animales y para el 93,3% de los establecimientos de ciclo completo, de 81,6 animales. De modo que en todos los casos el modelo se encuentra en parámetros razonablemente próximos.

 

B.           TECNOLOGÍA

La inmensa mayoría de los establecimientos recurren a la producción a campo (Bauzá 2005b, Battegazzore 2006, URUGUAY.MGAP.DIEA e INIA 2007, Vadell 2008, Carballo 2009). Según la encuesta porcina 2006, esto ocurre en el 93% del total de establecimientos (96% en cría, 81% en ciclo completo y 87% en engorde), por lo que se optó por un modelo que contemple este aspecto (URUGUAY. MGAP. DIEA e INIA, 2007).

De acuerdo con la misma fuente, el 60,8% de los establecimientos menores de 500 animales (98,4% de los criaderos comerciales), suministran ración como principal fuente de alimento (URUGUAY. MGAP. DIEA e INIA, 2007).

Por este motivo y fundamentalmente por la necesidad de estandarizar uno de los costos donde mayor diversidad presentan los predios (Vadell et al. 1996, Barlocco et al. 2003, Barlocco y Vadell 2005c, Bauzá y Petroccelli 2005a, Vadell y Gómez 2005c, Barlocco et al. 2007a, Vadell 2008, Carballo 2009a), recurriendo a alternativas tecnológicas para las que exista información nacional científicamente confiable, se optó por una alimentación consistente en ración balanceada como principal alimento y la pastura como alimento complementario.

En cuanto a la genética a considerar, nuevamente nos encontramos ante una gran variabilidad, con una gran proporción de híbridos sintéticos en el rodeo (34,3% en 2006 según URUGUAY. MGAP. DIEA e INIA, 2007). Sin embargo, si no se considera el 1,6% de los criaderos de mayor escala, nos encontramos con que el 87,2% de los animales pertenecen a razas tradicionales (13,0%), sus híbridos (30,3%) o cruzas indefinidas (43,9%). Nuevamente ante la necesidad de estandarizar, nos vemos obligados a descartar la opción que presenta mayor porcentaje del rodeo (cruzas indefinidas) y optar por una opción por la que exista información nacional científicamente confiable que de algún modo pueda aproximarse en su comportamiento productivo a lo existente (y a lo posible) en la mayor parte de los predios (Vadell 2007, 2008).

Al analizar las instalaciones utilizadas por los productores, observamos que el 87% de las explotaciones comerciales de cría y ciclo completo disponen de parideras, siendo las más utilizadas, las parideras de campo (URUGUAY. MGAP. DIEA e INIA, 2007).

Por todas las consideraciones anteriores, se optó por considerar el modelo propuesto por la Unidad de Producción de Cerdos de la Facultad de Agronomía, caracterizado por: (1) la utilización conservadora de ración balanceada, complementada con el uso de pasturas como alimento mediante el acceso permanente de los animales de todas las categorías al pastoreo, permaneciendo estos en piquetes de 1500 metros; (2) la utilización de parideras “Tipo Rocha” en sus modalidades “paridera” y “refugio” como única instalación para todas las categorías y el empleo en niveles variables de genética Pampa Rocha y Duroc (Vadell 1999, Lopardo et al. 2000, Vadell 2008).

Acercándose más las cerdas Pampa Rocha puras que las híbridas con genética Pampa Rocha a la media nacional en cuanto al comportamiento reproductivo (URUGUAY.DIEA e INIA 2007, Barlocco et al. 2009), y no existiendo grandes diferencias en los parámetros de eficiencia de conversión y velocidad de crecimiento entre híbridos de Pampa Rocha formado por la utilización de diferentes machos terminales (Barlocco et al. 2007a, Barlocco 2007b, Carballo 2007, 2009a, Carballo et al. 2010), se optó por la utilización de madres Pampa Rocha puras y la raza Duroc como raza terminal debido fundamentalmente a la existencia de mayor disponibilidad de información experimental sobre estos híbridos simples que sobre otras combinaciones genéticas (Carballo, 2009a).

Una utilización de las pasturas tal como se plantea en el modelo y un stock como el considerado, requiere para su implementación, de algo más de cinco hectáreas destinadas a la cría de cerdos (Barlocco et al. 2009, Lopardo et al. 2000). Esto se plantea como un inconveniente serio para gran parte de los productores de los Departamentos de Canelones y Montevideo, donde las extensiones prediales son muy limitadas. Sin embargo, esto se encuentra generalmente asociado a ventajas comparativas relacionadas al acceso de alimentos alternativos y cercanía de mercados compradores. De modo que las limitaciones en la utilización de pasturas como alimento pueden ser compensadas y el modelo propuesto por la UPC es lo suficientemente flexible como para permitir estas modificaciones (Vadell 1999, Vadell y Gómez 2005c, Vadell 2008).

 

C.           COMERCIALIZACIÓN

El 86% de los cerdos son comercializados en pié, concentrándose las transacciones en el entorno de los 110 Kg. (42,4% de los cerdos comercializados) y en segundo lugar 25 Kg. (38,8% de los animales) (URUGUAY. MGAP. DIEA e INIA, 2007).

Se definen entonces las tres orientaciones productivas consideradas por el modelo (Barlocco y Vadell, 2005c, URUGUAY. MGAP. DIEA e INIA 2007): (1) cría, comprendiendo establecimientos que desarrollan el proceso reproductivo y el crecimiento de los animales hasta alcanzar aproximadamente los 25 Kg., en que son comercializados; (2) engorde, comprendiendo predios que se dedican a la compra de animales a los criadores y los llevan hasta el peso de faena que generalmente ronda en los 100 Kg.; y (3) ciclo completo que comprende los productores que desarrollan las actividades propias de la cría y luego engordan dichos animales, comercializándolos al alcanzar el peso de faena.

 

D.           PARÁMETROS PRODUCTIVOS

 

1.         Nº de madres y verracos

Se considera un sistema de pariciones continuas, de modo que para un plantel de 10 madres se produce no más de dos destetes mensuales y en consecuencia, es suficiente un único padrillo para poder servir a todas las hembras reproductoras. Esto se corresponde con lo publicado por Lopardo et al. (2000), quién plantea que el criadero de la UPC, se trabaja con 4 padrillos y 33 madres y con Vadell y Gómez (2005c) quienes informan que en la UPC se trabajó con 9, 8,8, 11,4, 7,8, 6,4, 6,6 y 7,1 cerdas por verraco en los años 1996, 1997, 1998, 1999, 2000, 2001 y 2002 respectivamente. Debe considerarse que en este caso, las necesidades experimentales llevan a un sobredimensionamiento del número de machos reproductores.

 

2.         Nº de lechones destetados

Para el cálculo de lechones destetados por cerdas Pampa Rocha, en el sistema de producción propuesto, se consideró lo publicado por varios autores, optándose por un valor intermedio entre los diferentes valores hallados; 7,94 lechones destetados por camada. Este valor es apenas superior a los 7,4 lechones lechones por madre observados por MGAP.DIEA e INIA (2007) en el rodeo nacional.

 

 
1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Resumen la gran variedad de formas de producir cerdos en Uruguay, ha dificultado la definición de modelos matemáticos e indicadores confiables que permitan monitorear los resultados económicos del sector de forma representativa iconAl estudiar los estratos denominados cámbricos se observó que presentaban...

Resumen la gran variedad de formas de producir cerdos en Uruguay, ha dificultado la definición de modelos matemáticos e indicadores confiables que permitan monitorear los resultados económicos del sector de forma representativa iconResumen en el resumen se deben plantear brevemente los objetivos...

Resumen la gran variedad de formas de producir cerdos en Uruguay, ha dificultado la definición de modelos matemáticos e indicadores confiables que permitan monitorear los resultados económicos del sector de forma representativa iconFormas básicas del texto expositivo y modelos de organización

Resumen la gran variedad de formas de producir cerdos en Uruguay, ha dificultado la definición de modelos matemáticos e indicadores confiables que permitan monitorear los resultados económicos del sector de forma representativa iconP1: En el marco de resultados para el bienio 2014/15 se exponen 36...

Resumen la gran variedad de formas de producir cerdos en Uruguay, ha dificultado la definición de modelos matemáticos e indicadores confiables que permitan monitorear los resultados económicos del sector de forma representativa iconLos seres humanos somos organismos sexuales. Lo mismo sucede con...

Resumen la gran variedad de formas de producir cerdos en Uruguay, ha dificultado la definición de modelos matemáticos e indicadores confiables que permitan monitorear los resultados económicos del sector de forma representativa icon2 definición de forma de organización política formas primitivas de organización política

Resumen la gran variedad de formas de producir cerdos en Uruguay, ha dificultado la definición de modelos matemáticos e indicadores confiables que permitan monitorear los resultados económicos del sector de forma representativa iconResumen del estudio sobre el impacto de la propiedad intelectual...

Resumen la gran variedad de formas de producir cerdos en Uruguay, ha dificultado la definición de modelos matemáticos e indicadores confiables que permitan monitorear los resultados económicos del sector de forma representativa iconResumen: El clima cambiante tiene repercusiones en la sociedad y...

Resumen la gran variedad de formas de producir cerdos en Uruguay, ha dificultado la definición de modelos matemáticos e indicadores confiables que permitan monitorear los resultados económicos del sector de forma representativa iconResumen las Zoonosis son enfermedades transmisibles entre los animales...

Resumen la gran variedad de formas de producir cerdos en Uruguay, ha dificultado la definición de modelos matemáticos e indicadores confiables que permitan monitorear los resultados económicos del sector de forma representativa iconResumen Un gran número de insecticidas organofosforados se usan en...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com