BibliografíA




descargar 292.85 Kb.
títuloBibliografíA
página1/6
fecha de publicación02.02.2016
tamaño292.85 Kb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Biología > Bibliografía
  1   2   3   4   5   6







LETICIA COTARELO GONZALEZ

MONSERRAT CARREIRA SUSANO

Curso: 2008-2009
INDICE

INTRODUCCIÓN………………………………………………………………….……3

  1. LA DISCAPACIDAD MOTÓRICA…………………………………………………4

  2. TIPOS DE DISCAPACIDAD

2.1 Accidentes cerebrovasculares……………………………………………………8

2.2 Atrofia muscular espinal………………………………………………………….9

2.3 Distonía muscular………………………………………………………………...9

2.4 Distrofía muscular……………………………………………………………….10

2.5 Espina Bífida…………………………………………………………………….10

2.6 Esteogenesis imperfecta………………………………………………………....10

2.7 Poliomelitis……………………………………………………………………...11

2.8 Síndrome de marfan…………………………………………………………….11

2.9 Traumatismo craneoencefálico…………………………………………………11

2.10 La parálisis cerebral (PC) …………………………………………………...…11

2.10.1 Etiología de la PC……………………………………………………….12

2.10.2 Clasificación de la PC…………………………………………………...13

2.10.3 Síntomas de la PC……………………………………………………….14

2.10.4 Organización funcional y psicológica del cerebro……………………...15

2.10.5 Desarrollo psicológico…………………………………………………..17

2.10.6 Desarrollo en niños con parálisis cerebral: dificultades asociadas y Capítulo Olga Alegre “discapacidad motórica” ……………………………….19

2.10.7 Diagnóstico precoz……………………………………………………...22

2.10.8 Niños con mayor riesgo de padecer PC…………………………………23

2.10.9 Evaluación del niño con PC…………………………………………..…23

2.10.10 Niveles de intervención en la PC………………………………………25

2.10.11 La discapacidad motórica en educación……………………………….28

2.10.12 Sistemas alternativos/aumentativos de comunicación (SAAC) ……....31

3. ANEXOS……………………………………………………………………........…40

-Anexo 1: Estudio de Caso

-Anexo 2: Salas Multisensoriales o entorno Snoezelen

-Anexo 3: “Mi pie izquierdo”
4. CONCLUSIONES FINALES………………………………………………………66

BIBLIOGRAFÍA………………………………………………………………………68
INTRODUCCIÓN

El trabajo que a continuación se presenta, está encuadrado dentro de la asignatura de Educación Especial recogida en el plan de estudios de la licenciatura de Pedagogía.
Cabe destacar, que como principal misión de este trabajo es adentrarnos en el mundo de la discapacidad motórica. Un mundo tan cercano a nosotros pero a la vez tan “ignorado” para otros muchos.

Para ello, se han utilizado diferente documentación facilitada por la profesora de la asignatura:

-Alberto Rosa “El niño con parálisis cerebral”

-Película “Mi pie izquierdo”

-Libro del Bliss

-Otro tipo de documentación –recogido en la bibliografía-
Se va a partir de la discapacidad motórica y sus diferentes tipos, para llegar al tema que nos compete que sería la parálisis cerebral.

Una vez dentro de la parálisis cerebral explicaremos con detenimiento varios puntos recopilados sobre todo del libro de Alberto Rosa y en el que explicaremos la gran novedad de este libro.
Terminar diciendo en esta breve introducción y para ir adentrándonos en el tema, que la Parálisis Cerebral (PI) no tiene porqué suponer una afectación a nivel cognitivo, como tradicionalmente se ha creído, lo que ha abierto el camino a intervenciones psicológicas que lo han potenciado.

Queremos destacar que las personas que no son capaces de controlar bien sus movimientos, o no pueden hablar, a menudo se da por supuesto que tienen una discapacidad mental. Aunque algunas personas con Parálisis Cerebral tienen problemas de aprendizaje, esto no es siempre así, incluso pueden tener un coeficiente de inteligencia más alto de lo normal. Es decir, que no podemos asociar la discapacidad física con la discapacidad mental.

1. LA DISCAPACIDAD MOTÓRICA

Lo primero que vamos a tratar va a ser la discapacidad motórica para posteriormente centrarnos en la parálisis cerebral.
Bajo la denominación de discapacidad motórica podríamos incluir todas aquellas alteraciones o anomalías del aparato locomotor (ya sea en su sistema óseo, articulaciones, nervios y/o músculos) que ocasionen al sujeto problemas en la ejecución de sus desplazamientos, posturas, coordinación; es decir, de su motricidad en general, independientemente de la etiología de los mismos (discapacidad física).

Como en el caso de las deficiencias sensoriales, las numerosas formas de deficiencia motora que pueden encontrarse podrían clasificarse en función de múltiples criterios aunque, en lo que a nosotros respecta, vamos a seguir uno de los más sencillos y utilizados en Educación Especial que es aquel que distingue las distintas discapacidades motoras atendiendo a su origen. Así se puede hablar de:

  1. a) Trastornos motóricos con afectación encefálica: trastornos motóricos subyacentes a lesión encefálica pre, peri o postnatal.

  1. b) Trastornos motóricos sin afectación encefálica: son los que presentan los sujetos con problemas motóricos sin que exista lesión encefálica asociada. A su vez, aquí podríamos diferenciar ente los:

  1. - Trastornos motóricos de origen espinal (lesión medular).

  2. - Trastornos motóricos de origen en los órganos eferentes (lesión en músculos, articulaciones, etc.).



Una vez descrita la discapacidad motriz, no podemos dejar de lado realizar una breve explicación sobre los conceptos de estímulo y respuesta.

Los seres vivos se caracterizan por reaccionar a algunos cambios de energía del entorno que son específicos para cada uno de ellos. Estos cambios energéticos son llamados estímulos en relación al ser vivo concreto al que nos referimos. El estímulo conduce a un cambio en la conducta del ser o bien hace emerger un tipo de conducta que se denomina respuesta. Es cierto que la respuesta, particularmente en seres más complejos no tiene obligatoriamente que exteriorizarse de modo que pueda fácilmente captarse por el observador pero si produce un cambio del estado de actividad de su sistema nervioso (en los seres que lo posean) y es susceptible de dejar una huella que modifique ulteriores respuestas a otro estímulo en forma de un engrama o huella de memoria.

Cuando se ha producido una respuesta visible ésta siempre se manifiesta a través de un movimiento.

ESTMIMULO  RESPUESTA

Al conjunto se le denomina reflejo. La forma habitual de responder los seres complejos no es generalmente tan sencilla, porque entre el estímulo y la respuesta se produce un proceso de elaboración de la misma, al que se le denomina procesamiento condicionado por la arquitectura funcional del ser, a su vez resultado de su biografía individual y de la herencia obtenida de sus antecesores. La conducta motora del sujeto es pues el resultado de:

ESTIMULO PROCESAMIENTO RESPUESTA siendo la respuesta una conducta motora.

El Sistema Nervioso se caracteriza porque su estructura está organizada en circuitos de retroalimentación de tal modo que la captación de los estímulos depende de la actividad motora del sujeto, es decir, de la respuesta.

Los órganos de los sentidos están ubicados en zonas muy móviles, como la cabeza y las manos, y algunos además están dotados de movilidad propia, como los ojos. Sin esta movilidad no serían eficientes porque la información se logra mediante una búsqueda activa de la misma y no mediante una pura exposición pasiva. Es más, los mismos movimientos que sirven para buscar la información constituyen parte de lamisca.

De cualquier modo, es evidente que el movimiento empieza a elaborarse en la sensación y, en consecuencia, las deficiencias motoras pueden deberse a disfunciones en cualquiera de los pasos de esta cadena aunque sean más obvias si se alteran los escalones más próximos a la ejecución.

A continuación se enumeran la elaboración del movimiento, en dirección inversa:

-Músculos y articulaciones. Un deficiente motor puede tener su origen en alteraciones de los sistemas muscular y óseo. En el caso de los niños, es relativamente frecuente que puedan sufrir de malformaciones óseas y/o articulaciones congénitas. Un caso extremo de estas malformaciones es la ausencia total o parcial de segmentos de miembros (brazos y piernas). En estos casos también existen, obviamente, ausencias o malformaciones de los músculos. La mal posición congénita de las articulaciones también produce una alteración de los movimientos y es causa de deficiencias motoras. A éstas afecciones congénitas han de sumarse las múltiples adquiridas, tales como infecciones de los huesos y articulaciones, tumores benignos y malignos, reumatismos infantiles, etc.

-Nervios motores. La ausencia, lesión, compresión, sección, inflamación, traumatismo…. de un nervio motor producirá una parálisis periférica, los músculos regidos por el nervio afecto dejarán de funcionar o lo harán mal. El pronóstico futuro dependerá de las posibilidades de que el nervio vuelva a adquirir o no su función. La deficiencia motora será correlativa a la extensión de la parálisis y la “responsabilidad funcional” de cada nervio. Obviamente, son más importantes los nervios asignados a los miembros superiores y la deficiencia es más grave si se afectan varios nervios que si sólo es uno. Cuando se afectan muchos nervios se las llama polineuritis, en particular si hay signos inflamatorios, algunos de estos procesos pueden remitir del todo y el sujeto vuelve ala normalidad y en otros quedan secuelas. Como la mayoría de los nervios periféricos llevan al mismo tiempo fibras motoras y sensitivas (son llamados nervios mixtos) las polineuritis van acompañadas de dolores, lo que acentúa la disfunción motora.

-La médula espinal. La médula espinal forma parte del S.N.C. Es una estructura dedicada a elaborar y procesar información y también es un órgano de paso de la misma a través de las fibras que constituyen la sustancia blanca. Las afectaciones de la médula pueden ser múltiples. Pueden incluir sectores de sustancia blanca concretos especializados en llevar la información de la posición con la consecuencia de que se alteran los movimientos del sujeto o afectar sectores de sustancia gris como afectaciones mixtas de la sustancia blanca y gris.

La médula puede lesionarse como consecuencia de traumatismos, tumores, falta de riego sanguíneo… dando lugar a las paraplejias. Las consecuencias son parálisis de los miembros inferiores y su extensión varía dependiendo de la altura de la lesión. Si la lesión es muy alta, a nivel del cuello, se afectan también los brazos, en cuyo caso se llaman tetraplejias. Ambas se acompañan de afectación de los esfínteres con la repercusión escolar correspondiente. El profesor debe saber diferenciar esta afectación esfinteriana de la que se produce por inmadurez del niño o por retraso mental; y jamás decir que se retrasará la escolarización hasta que el niño controle esfínteres porque esto no sucederá nunca.

-El cerebelo. Es una estructura del S.N. importantísima para la motricidad. Su misión es conocer la situación particular, en un momento concreto, de todo el sistema muscular y de la posición del sujeto en relación con la gravedad.

-El cerebro. Es el principal órgano procesador de la información. Por motivos didácticos se suelen distinguir, en la corteza cerebral, tres distintos sectores de acuerdo con su función: corteza cerebral sensitiva/sensorial, motora y asociativa. Esta distinción se basa en la zona de la corteza a donde llega la información, en donde se emiten las órdenes motoras y, en medio la gran zona donde –mediante una integración progresiva de la información que llega por diversos canales- se va elaborando un “proyecto motor” finalmente implementado por la corteza motora.

La afectación cerebral influye en los movimientos de un modo diverso. Si las zonas afectadas están mas cercanas a la corteza motora y a las vías que parten de la misma, la afectación será mas patente, pero no puede excluirse una motilidad con anomalías si se afectan otras zonas.

El cerebro y los núcleos de la base, pueden verse afectados por una multiplicidad de causas: traumatismos, infecciones, tumores, falta de circulación sanguínea, falta de oxigeno… los síntomas también ofrecen una gran diversidad. En ocasiones predominan las dificultades para recibir la información, en otras son más llamativos los síntomas motores, en otras los cognitivos, el lenguaje, etc. En la mayoría de las ocasiones, los síntomas están mezclados, pero el porcentaje de la mezcla es muy variable. Un gran número de lesiones cerebrales en los niños se clasifican bajo la etiqueta de parálisis cerebral, pero hay que tener mucho cuidado en no confundirse y considerarla como una enfermedad o proceso homogéneo.

-Los órganos de los sentidos y nervios sensitivos. Si el movimiento se inicia en la sensación es indudable que el déficit y distorsiones que se producen en la misma tendrán repercusión motora. La conducta general, las habilidades motrices, los gestos, etc. de un deficiente sensorial, son evidentemente distintos de los del promedio de las personas sin estas carencias. Basta observar la tendencia a gestos estereotípicos de una persona ciega o la inexpresividad de un ciego para comprobarlo. Pero aunque existen trastornos indudables en la motricidad de estos colectivos, parece una osadía incluirlos entre los deficientes motores. En cuanto a los nervios sensitivos, es indiscutible que, por ejemplo la falta de sensibilidad en una mano altera la capacidad exploratoria de la misma y, en consecuencia su motricidad.

2. TIPOS DE DISCAPACIDADES MOTÓRICA

Una vez descrito la discapacidad motórica, en este segundo punto nos centramos en describir brevemente los diferentes tipos de discapacidad.

En ella, se recoge una clasificación de las situaciones o enfermedades que conllevan una limitación de la actividad motora del organismo.

Dependiendo del grado de la misma puede conllevar la necesidad de diferentes grados de apoyo social.
2.1. ACCIDENTES CEREBROVASCULARES

El accidente cerebrovascular agudo (ACVA) se produce cuando se interrumpe repentinamente el suministro de sangre a una parte del cerebro o cuando se rompe un vaso sanguíneo en el cerebro. Las células cerebrales, cuando dejan de recibir oxígeno o nutrientes de la sangre (isquemia), mueren. Esta isquemia conduce finalmente al infarto, a la muerte de las células cerebrales, que son sustituidas por una cavidad llena de fluido. No todas las células del territorio afectado mueren inmediatamente, sino que hay una parte que están en “riesgo de morir”, y con el tratamiento adecuado pueden salvarse. La evolución dependerá de la intensidad y localización de la isquemia y de la capacidad del cerebro para recuperarse.

Existen dos formas:

·  Accidente Cerebral Isquémico: cuando hay un bloqueo de un vaso sanguíneo que suministra sangre al cerebro. Constituyen el 80% de los casos.

·   Accidente Cerebral Hemorrágico: cuando se rompe un vaso sanguíneo en el cerebro.

    1. ATROFIA MUSCULAR ESPINAL

Pertenece a un grupo de enfermedades hereditarias en las que hay una progresiva degeneración muscular y debilidad que conduce finalmente al fallecimiento del paciente. Se afectan unas células del sistema nervioso especializadas llamadas motoneuronas, que controlan los movimientos de los músculos voluntarios.

Afecta a los músculos voluntarios que intervienen en actividades como gatear, caminar, control del cuello y el acto de la deglución, a los músculos más cercanos al tronco.

Existen varios tipos:

-Atrofia Muscular Espinal Infantil

  • Tipo I : severo, también llamado Síndrome de Werdnig – Hoffmann.

  • Tipo II: intermedio.

  • Tipo III: leve o Síndrome de Kugelberg-Welander.

-Atrofia Muscular Juvenil o Enfermedad de Kennedy (ligada al cromosoma X)

-Atrofia Muscular Espinal del adulto


    1. DISTONÍA MUSCULAR

Consiste en contracciones involuntarias permanentes de los músculos de una o más partes del cuerpo, debido a una disfunción del sistema nervioso; frecuentemente se manifiesta por torsiones o deformaciones de esa parte del cuerpo y no hay alteración de otras funciones del cerebro, como la personalidad, la memoria, las emociones, los sentidos, la conciencia y la capacidad intelectual.

La clasificación de la distonía se ha revisado recientemente, estableciéndose una subdivisión en cuatro grupos:

  • Distonía primaria: Distonía de Torsión Idiomática

  • Distonía asociada a Síndromes: el cuadro principal es la distonía, pero se asocian otros signos neurológicos: Distonía Sensible a Dopa (enfermedad de Segawa) y la distonía mioclónica

  • Distonías secundarias: a drogas, ictus (accidente cerebrovascular), parálisis cerebral, tumores.

  • Enfermedades degenerativas hereditarias: distonía más un síndrome neurodegenerativo: enfermedad de Wilson, enfermedad de Huntington, distonía asociada a Parkinson, etc



    1. DISTROFIA MUSCULAR

Como distrofia muscular se conoce a un grupo de enfermedades, todas hereditarias, caracterizadas por una debilidad progresiva y un deterioro de los músculos esqueléticos, o voluntarios, que controlan el movimiento. Dependiendo de la enfermedad, puede afectar a diferentes edades, severidad de los síntomas diferente, músculos afectados y rapidez de progresión.

Los tipos de Distrofia Muscular más frecuentes son: Miotónica; De Duchenne; De Becker; Del anillo óseo; Facioescapulohumeral; Congénita; Oculofaríngea; Distal y De Emery-Dreifuss


    1. ESPINA BÍFIDA

La espina bífida es el defecto congénito causante de discapacidad severa más frecuente. También es muy fácil de prevenir. Hay mayor número de afectados por este problema que por distrofia muscular, esclerosis múltiple y fibrosis quística juntos.

La Espina Bífida (mielomeningocele) es un defecto de nacimiento de la columna vertebral que se presenta como consecuencia de un fallo en el cierre del tubo neural durante el primer mes de gestación.

La médula espinal no se desarrolla con normalidad, teniendo como consecuencia diferentes grados de lesión en la médula espinal y el sistema nervioso. Este daño es irreversible y permanente. En casos severos, la médula espinal sobresale por la espalda del bebé.

Este defecto de nacimiento provoca varios grados de parálisis y pérdida de sensibilidad en las extremidades inferiores, así como diversas complicaciones en las funciones intestinales y urinarias.

La espina bífida en muchos casos va acompañada de hidrocefalia, que es una acumulación de liquido cefalorraquídeo (LCR) dentro de la cavidad craneana


    1. ESTEOGÉNESIS IMPERFECTA

La Osteogénesis Imperfecta (OI) es un trastorno genético que se caracteriza por la fragilidad de los huesos; los huesos pueden fracturarse ante el mínimo golpe o incluso sin causa aparente. El trastorno va a persistir a lo largo de toda la vida de la persona, aunque en muchas de ellas hay un descenso importante del número de fracturas una vez pasada la adolescencia.

Debido a las frecuentes fracturas que padecen, en muchas ocasiones se confunde la enfermedad con maltrato infantil.


    1. . POLIOMELITIS

La poliomielitis es una enfermedad infecciosa aguda causada por uno de los siguientes tres tipos de virus gastrointestinales: poliovirus tipo 1, 2 y 3. El poliovirus puede atacar el sistema nervioso y destruir las células nerviosas encargadas del control de los músculos. Como consecuencia, los músculos afectados dejan de cumplir su función y se puede llegar a una parálisis irreversible. En casos severos, la enfermedad puede conducir a la muerte.

La poliomielitis afecta principalmente a niños menores de tres años, pero puede darse en niños más mayores e incluso en adultos.


    1. SÍNDROME DE MARFAN

Se trata de un trastorno hereditario del tejido conectivo, que es el encargado de mantener unidos los tejidos del cuerpo. Se pueden producir un número variable de alteraciones que pueden afectar al corazón, los vasos sanguíneos, los pulmones, a los huesos y a los ligamentos. En general, son personas muy altas, con los miembros desproporcionadamente largos con respecto al torso


    1. TRAUMATISMO CRANEOCEFÁLICO

Se define al Traumatismo Craneoencefálico (TCE) como cualquier lesión física, o deterioro funcional del contenido craneal, secundario a un intercambio brusco de energía mecánica. En el trauma craneal hay repercusión neurológica con disminución de la conciencia, síntomas focales neurológicos y amnesia postraumática.


    1. PARÁLISIS CEREBRAL.

Se define como un trastorno neuromotor no progresivo debido a una lesión o una anomalía del desarrollo del cerebro inmaduro. La Parálisis Cerebral no permite o dificulta los mensajes enviados por el cerebro hacia los músculos, dificultando el movimiento de éstos.

Es un concepto enormemente ambiguo ya que aunque sea un trastorno motor también lleva asociados otros de tipo sensorial, perceptivo, psicológico, intelectual, conductuales, de aprendizaje y emocionales.

La Parálisis Cerebral no es progresiva, lo que significa que no se agravará cuando el niño sea más mayor, pero algunos problemas se pueden hacer más evidentes.

  1   2   3   4   5   6

similar:

BibliografíA icon3. Bibliografía citada en estos apuntes y bibliografía adicional

BibliografíA iconBibliografía. Consigna los libros de los cuales se extrajeron las...

BibliografíA icon7. Bibliografía Bibliografía citada

BibliografíA iconBibliografía

BibliografíA iconBibliografía

BibliografíA iconBibliografía

BibliografíA iconBibliografía 2

BibliografíA iconBibliografía

BibliografíA iconBibliografía. 72

BibliografíA iconBibliografía XL




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com