Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida




descargar 220.91 Kb.
títuloTransgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida
página3/5
fecha de publicación04.02.2016
tamaño220.91 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5

  • Mayor resistencia a los agentes externos

  • Alimentos básicos más nutritivos

  • Animales de granja más productivos


Beneficios ambientales

  • Producción de más cultivos alimentarios en menos tierras

  • Los OMG podrían atenuar las repercusiones ambientales debidas a la producción de alimentos y a los procesos industriales

  • Rehabilitación de tierras degradadas o menos fértiles

  • Rehabilitación biológica

  • Mejor conservación de los productos

  • Biocombustibles


Beneficios potenciales para la salud humana

  • Investigación de las enfermedades mediante la caracterización genética

  • Vacunas y medicamentos

  • Reconocimiento de genes alergénicos


Los argumentos en contra de la utilización de los organismos modificados en la agricultura comprenden:
La posibilidad de que ejerzan efectos negativos en el medio ambiente

  • Los genes podrían llegar a lugares imprevistos

  • Los genes pueden sufrir mutaciones que provoquen efectos perniciosos

  • Los genes “dormidos” podrían activarse accidentalmente y los genes activos podrían dejar de expresarse

  • Interacción con poblaciones silvestres y locales

  • Impacto sobre las aves, los insectos y la biota del suelo


Posibles efectos negativos en la salud humana

  • Transferencia de genes alergénicos

  • Presencia de organismos genéticamente modificados en la cadena alimentaria

  • Transferencia de resistencia a los antibióticos


Potenciales efectos socioeconómicos

  • Agricultores y campesinos podrían perder el acceso al material vegetal

  • Los derechos de propiedad intelectual podrían demorar la investigación

  • Repercusiones de las tecnologías “Terminator”


(Gran parte del material que se ofrece a continuación ha sido obtenido a través de la página Web:

www.ecoportal.net/temas/transgenicos.htm, que recomiendo muy especialmente a quienes deseen profundizar conocimientos. Cuando sea posible se citará el autor de la nota correspondiente)
“Los grupos económicos dominantes no pueden ya silenciar la discusión sobre los alimentos transgénicos, entonces pretenden, a través de los medios masivos de comunicación que también les pertenecen o están comprometidos con ellos bajo una forzosa “obediencia debida”, encasillar el tema en la dicotomía de sí son o no son perjudiciales para la salud humana, cuando este problema en realidad abarca otros muchos aspectos igual o más importantes que este.

Para que una plantación de OMG “rinda” esta debe abarcar un gran espacio de tierra, lo que significa que se debe disponer de la misma o del dinero para adquirirla o arrendarla y cubrir los costos que significa encarar esta producción.

Este espacio se ocupa entonces con un sólo cultivo (monocultivo) y en manos de una única persona o empresa, cuando antes, en la mayoría de los casos era utilizado para el cultivo de varias especies diferentes (biodiversidad) por muchos pequeños o medianos agricultores.

Aquí surgen dos nuevos problemas ya que, en primer lugar tenemos el paso de un cultivo diverso a un monocultivo, lo cual causa degradación de la tierra, resistencia a los herbicidas, desaparición de insectos beneficiosos, como los polinizadores, entre otros efectos perjudiciales para el ambiente.

El otro problema que también surge como consecuencia directa es el hecho de que muchos pequeños y medianos productores quedan arruinados y endeudados porque se crea una gran dependencia de insumos, semillas OMGs, herbicidas de Monsanto y carísimas maquinarias de siembra directa o porque arrendaron sus tierras a un precio vil tal vez para recuperarlas algún día cuando se hayan vuelto improductivas, o las vendieron por unas monedas pasando a integrar las masas de desocupados o subocupados urbanas y suburbanas…

También debemos tener en cuenta que algunas especies modificadas genéticamente son contagiosas y pueden infectar a las especies no transgénicas de los campos vecinos. Otro aspecto que no podemos obviar es que muchas veces, para ampliar el terreno cultivable se desmontan grandes extensiones de tierra o incluso se talan bosques enteros, con todos los perjuicios ambientales que esto trae aparejado”.
Bioseguridad: Implicancias y Retos (Lorna Haynes)

Qué significa Bioseguridad?

Prevención de riesgos es la esencia de bioseguridad y por tanto requiere que se evalúe las posibles consecuencias peligrosas de una acción y crear un marco legal que restrinja o prohiba dicha acción…
Qué significa Estimación o Evaluación de Riesgo?

Riesgo es un daño grave e incierto. En el estudio o análisis de riesgo se intenta identificar todos los daños y peligros que pudiesen ocurrir, sean para la salud, para el ambiente e impactos culturales o socio-económicos. La estimación del riesgo se refiere a la cuantificación e intenta aproximarse a la magnitud de la consecuencia y la probabilidad de que ocurra…
Cómo se implementa la Bioseguridad?

La bioseguridad se pone en práctica a través de legislación que regule la creación de, y actividades con OMG, y, conjuntamente, la capacidad e infraestructura para implementarla…
Principios y Consideraciones sobre Bioseguridad en la Unión Europea

El Principio de Precaución: si existen evidencias de riesgos graves para la salud o el ambiente no hay que esperar las pruebas científicas para adoptar medidas para prohibir la acción y prevenir el riesgo.

1 – El Principio de Prevención: la meta es prevenir riesgos.

2 – El respeto por principios éticos. (Por ejemplo, podría preguntarse si: Es ético crear cultivos resistentes a herbicidas que implican el uso de mayores cantidades de venenos que contaminan el ambiente y dañan la salud?)

3 – La transparencia: requiere que haya consulta y participación pública en establecer el marco legal y en su implementación y acceso público a información.

4 – La responsabilidad objetiva: los impactos de los OMG suelen ser irreversibles y pueden afectar a otros agricultores y a países vecinos y a los consumidores de los productos. Por tanto es necesario establecer la responsabilidad objetiva por daños de impactos actuales y futuros, directos e indirectos, tanto dentro como fuera del país.

5 – Principio de paso por paso: no se autoriza una actividad sin que se haya cumplido con pasos anteriores de pruebas de seguridad que, en función de la protección de la salud y el ambiente lo justifiquen...

6 – Los estudios deben ser caso por caso: se reconoce que cada OMG es único y se deben evaluar los riesgos en cada caso, para cada OMG y tomar en cuenta los efectos cumulativos a largo plazo. No se pueden generalizar datos de un caso a otro.

7 – El monitoreo de efectos imprevistos: es obligatorio establecer un plan de seguimiento y detección de posibles impactos no-previstos, directos e indirectos post-liberación a corto y largo plazo y se deben establecer medidas para asegurar el monitoreo. Los informes del monitoreo deben presentarse para solicitar la renovación de una autorización.

8 – Inspecciones: se deben organizar inspecciones para supervisar el cumplimiento de las medidas de control, de monitoreo y para fiscalizar actividades no-autorizadas.

9 – Investigación Independiente: se debe realizar investigación independiente sobre los riesgos de la liberación al ambiente y colocación en el mercado de OMG y alimentos derivados.

10 – Derecho a información del consumidor final: los consumidores de los productos tienen derecho de saber si un producto es de origen transgénico. (Esto se aplica también a lo que se consume en restaurantes). Por tanto se exige el etiquetado de los OMG y todos sus productos.

11 – Etiquetas y Trazabilidad: es obligatorio identificar con etiquetas todos los OMG en todas etapas de la colocación de productos en el mercado para asegurar la posibilidad de trazar e identificar los impactos y determinar responsabilidades de cualquier daño que ocurra…

12 – Tiempo limitado: las autorizaciones para la liberación al ambiente o colocación en el mercado son por tiempo limitado y su posible renovación tomará en cuenta nuevas evidencias y avances científicos.

13 - Plan de Contingencia: se debe establecer un plan de contingencia para el control y la remoción de los OMG en caso de emergencia y riesgos graves.

14 – Eliminación de Marcadores Resistentes a Antibióticos: antes del 31 de diciembre 2004, para OMG destinados al mercado de consumo y antes del 31 diciembre 2008 para liberaciones no destinados al mercado.

15 – Impactos Socio-económicos: cada tres años se debe producir un informe sobre los impactos socio-económicos por cada categoría de OMG.

16 – Confinamiento: se establecen medidas para evitar la contaminación genética.
Los transgénicos en el mundo (José Santamarta)

Qué

Los cultivos transgénicos están muy concentrados en apenas 6 países, en unos pocos cultivos y en unas pocas características. Aunque hay muchas plantas transgénicas, sólo unas pocas se cultivan. La soja transgénica, con 41,1 millones de hectáreas en 2003, representó el 61% del área transgénica mundial; el maíz, con 15,5 millones de hectáreas, el 23%. El resto corresponde al algodón, con 7,2 millones de hectáreas y el 11% del total mundial, y a la colza, con 3,6 millones de hectáreas y el 5% del total mundial…
Quién

Monsanto tiene el 80% del mercado de plantas transgénicas, seguida por Aventis con el 7%, Syngenta (antes Novartis) con el 5%, BASF con el 5% y DuPont con el 3%. Estas empresas también producen el 60% de los plaguicidas y el 23% de las semillas comerciales.
Cómo

La práctica totalidad de los cultivos transgénicos han sido manipulados para reemplazar a sustancias químicas de amplio uso, sobre todo insecticidas (Bacillus Thuringiensis) y herbicidas (glifosato o glufosinato) fabricados también por las mismas empresas que venden las semillas. La mayoría de las plantas transgénicas incorporan un gen de resistencia a los antibióticos (gen marcador). Cerca del 18 por ciento de los cultivos transgénicos son variedades Bt (Bacillus Thuringiensis), sobre todo de maíz (9,1 millones de hectáreas, 13% del total mundial en 2003), manipuladas para producir una toxina contra los insectos (12,2 millones de hectáreas en total), y el 73% son cultivos transgénicos de soja (41,4 millones de hectáreas, 61%), maíz, colza y algodón diseñados para resistir a herbicidas como el glifosato o el glufosinato. El resto llevan ambas características, Bt y resistencia al glifosato.
Dónde

Estados Unidos (63%), Argentina (21%), Canadá (6%), China (4%), Brasil (4%); y Sudáfrica (1%), representan el 99% de la superficie plantada con transgénicos en 2003…
Cuándo

La progresión ha sido espectacular, desde el primer cultivo transgénico de tabaco en 1992 en China, y las primeras plantaciones comerciales en EEUU en 1994. En 1995 se cultivaron apenas 200.000 hectáreas, en 1996 se pasó a 1,7 millones de hectáreas, en 1997 a 11 millones, en 1998 se cultivaron 27,8 millones, en 1999 se plantaron 39,9 millones, 43 millones en 2000, 52,6 millones en 2001, 58,7 millones en 2002 y en el año 2003 se alcanzaron los 67,7 millones de hectáreas…
Cuánto

En 1983 se creó la primera planta transgénica, y en 20 años los cultivos transgénicos, impulsados por unas pocas multinacionales, pasaron de la nada a más de 67,7 millones de hectáreas en el año 2003, sin que aún se conozcan sus consecuencias sobre la salud y el medio ambiente, y en contradicción con el más elemental principio de precaución. Según el Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agrobiotecnológicas (ISAAA), el área mundial de cultivos transgénicos se multiplico por 40 desde 1996.
Por qué

Las plantas transgénicas son mayoritariamente resistentes a los herbicidas, y se venden formando parte de un “paquete de tecnología” que incluye la semilla transgénica y el herbicida al que es resistente. Los productos principales son actualmente el “Roundup Ready” de Monsanto que tolera su herbicida “Roundup” (glifosato), y el “Liberty Link” de AgrEvo que tolera su herbicida “Liberty” (glufosinato).

Puede parecer contradictorio y demagógico, pero un objetivo declarado de tales plantas transgénicas es reducir el uso de herbicidas. Al diseñar cultivos tolerantes a niveles muy altos de exposición a un herbicida (que es un producto tóxico para la mayoría de las plantas), las empresas ofrecen a los agricultores la opción de usar potentes aplicaciones de herbicidas en la estación de crecimiento, en lugar de la practica normal que requiere una serie de aplicaciones de varios compuestos diferentes. A pesar de lo que pregonan las empresas fabricantes, en la práctica aumenta la cantidad de herbicidas aplicados, al no afectar a las plantas cultivadas, pero su simplicidad facilita el trabajo de muchos agricultores…
Si un cultivo transgénico es capaz de reproducirse sexualmente (y generalmente lo es), la fuga de “transgenes” es inevitable, lo que puede tener graves consecuencias en las zonas de gran actividad agrícola. El algodón de Monsanto, mezcla de Roundup Ready y Bt, esta en el mercado desde hace varios años. En el futuro podría difundir una amplia variedad de potentes genes en la naturaleza.
Todas las semillas transgénicas están patentadas. Hasta ahora los agricultores podían comprar las semillas, incluso las patentadas, y podían utilizarlas posteriormente en sus propios cultivos e incluso cambiarlas por otras semillas. Pero con las nuevas leyes de patentes, todas esas actividades son ilegales; el comprador paga por usar una sóla vez el germoplasma.
El derecho a poseer genes es un fenómeno nuevo en la historia mundial y sus efectos sobre la agricultura, y en la vida en general, todavía es muy incierto. Las multinacionales argumentan que la propiedad intelectual es esencial para que prospere la industria. Para otros se trata de un nuevo neofeudalismo, que convierte a los agricultores en los nuevos ciervos de las multinacionales, que les venden las semillas y plaguicidas y les compran la producción a muy bajos precios, sin dejarles ni oficio ní beneficio, con el único consuelo de la propiedad formal de la tierra sobre la que cultivan. En la práctica una especie de franquicia de Monsanto. Las multinacionales de las semillas transgénicas han iniciado una nueva era, cuyo fin es controlar la industria más importante y básica (todos comemos todos los días, y la mayoría tres veces), una industria que factura mas de 2 billones de dólares, la industria alimentaria.
Las patentes son un ingrediente importante en la expansión de la industria. Las ventas globales de plantas transgénicas crecieron de 75 millones de dólares en 1995 a 4.500 millones en 2003. Se espera que las ventas alcancen los 5.000 millones en 2005 y 25.000 en el año 2010.
Las patentes dan a las multinacionales un enorme poder sobre los agricultores. Para defender sus derechos sobre las patentes, las cuatro o cinco multinacionales del sector exigen a los agricultores que firmen “contratos de semillas”, un fenómeno totalmente nuevo en la agricultura. Los contratos pueden estipular que marca de plaguicidas debe usar el agricultor, una especie de mercado cautivo para algunos herbicidas en estos “paquetes tecnológicos”.
La lucha para reforzar las patentes no se detendrá con este tipo de contratos. La llamada “tecnología de protección de genes”, popularmente denominada “terminator”, puede hacer que los contratos de semillas sean una realidad biológica, al igual que los actuales desarrollo tecnológicos. La tecnología terminator o similares (traitor) impiden que las semillas recolectadas vuelvan a germinar. La tecnología terminator aumentará la uniformidad de los cultivos al restringir la práctica de guardar y cruzar semillas de un año para otro por los agricultores.
Y en cuanto al potencial de la biotecnología para alimentar a la población mundial, las tendencias actuales no son muy alentadoras. El problema del hambre, que afecta según la FAO a 842 millones de personas, es un problema de distribución y de desigualdades, y no de falta de alimentos, que sobran. Las plantas transgénicas están hechas para dar beneficios a las 4 multinacionales que las fabrican, y no para alimentar a los pobres del mundo. Pretender adornar con el supuesto altruismo de alimentar a los hambrientos lo que es una apropiación y un oligopolio sobre la alimentación, es uno de los mayores escarnios contemporáneos…
Consecuencias Ambientales y Sociales de la Ingeniería Genética (Isabel Bermejo)

El auge de la biología molecular y de la genética en las ciencias biológicas está llevando a un cambio sutil, pero fundamental, en el pensamiento de nuestra sociedad. Poco a poco se nos está acostumbrando a pensar en términos de genes, y no de seres vivos que disfrutan o sufren en un entorno muy particular y concreto.

El énfasis en lo genético, y el espejismo de una nueva tecnología “milagrosa” es muy útil para quienes quieren que todo siga igual, que nada cambie en un mundo muy mal repartido, y en un modelo de sociedad de consumo suicida que el planeta no puede soportar…
El llamado “libre mercado” está lleno de trampas, y en ese juego de tramposos siempre pierde el más débil. Y en el caso de la aplicación de la tecnología genética a la agricultura los grandes ganadores son media docena de transnacionales del sector agroquímico y farmacéutico, que acaparan la investigación y las patentes mundiales en el campo de la biotecnología. Los grandes perdedores, una vez más son los países en desarrollo, que albergan la mayor riqueza mundial en términos de diversidad cultural y biológica, y con ellos los pueblos indígenas y campesinos que han desarrollado esa diversidad, y en particular las mujeres, encargadas desde siempre y todavía de seleccionar, de sembrar, y de recoger esa biodiversidad, y para quienes la diversidad constituye la base del sustento y del bienestar.
El cultivo de variedades manipuladas genéticamente supone la introducción en el entorno de organismos exóticos a una escala y un ritmo de dispersión que no ha tenido precedentes en la historia de la humanidad, y que puede acelerar el ya preocupante proceso de erosión de la diversidad biológica agrícola y silvestre y el deterioro de los ecosistemas, así como el desplazamiento de la agricultura familiar y de los sistemas agrícolas extensivos (con una diversidad alta, y adaptados al entorno) por monocultivos intensivos dependientes de productos agroquímicos dañinos para la salud y el medio ambiente…
La era de la ingeniería genética que hoy se quiere imponer es una nueva etapa, la culminación de este proceso paralelo de reducción y apropiación. Por un lado, por su pretensión de reducir los seres vivos a meros agregados de información genética, susceptible de manipulación, y “perfeccionamiento”. Por otro, por introducir en el mercado las propias bases de la vida, reduciendo la diversidad de la Naturaleza a “recursos genéticos” apropiables, comparables y vendibles…
Transgénicos, Nuevo Orden y Miseria (Mariano Cereijo Gelo)

Absolutismo económico, unilateralismo político y hegemonismo militar. La “Santa Trilogía” a la que debemos someternos y adorar…
Por lo tanto, para entender el papel y la suerte de los transgénicos en este Nuevo Orden Mundial, es necesario comprender previamente, que dichos organismos no surgen como una bendición solidaria y humanista, sino todo lo contrario. Irrumpen como productos empresariales, cuyo único fin es que unos pocos se lucren exageradamente, mientras monopolizan la alimentación en el mundo. Bajo esta premisa es fácil deducir, que los cultivos y alimentos transgénicos pululan como pez en el agua, bajo las faldas del Nuevo Orden Mundial…
El neoliberalismo debe permitir la entrada, cultivo y consumo de los transgénicos, ya que antepone el libertinaje económico y comercial a cualquier premisa. Los riesgos para los agricultores de los países del sur, serán los siguientes:

1 – Las multinacionales avasallarán, apabullarán y engañarán a los agricultores para que utilicen las semillas transgénicas.

2 – Una vez engañados, las leyes de propiedad intelectual –tema fundamental de los Tratados de Libre Comercio (TLCs)- que protegen las semillas transgénicas, atarán y angustiarán al agricultor mediante la firma de contratos.

3 – En los TLCs, se establece que cualquier maniobra que pretenda invertir los contratos a los acuerdos alcanzados, podrá ser denunciada en tribunales internacionales.

4 – Las multinacionales podrán patentar semillas tradicionales, que junto a las patentes de semillas transgénicas garantizaran el monopolio.

5 – La introducción de cultivos transgénicos no tradicionales entre el pequeño y mediano agricultor, necesitará de intermediarios que los trasladen al mercado internacional. Estos intermediarios son los que compran barato y venden caro, enriqueciéndose ellos y empobreciendo al agricultor.

6 – Los transgénicos no siempre producen más, aunque si elevan los costos.

7 – La eliminación de aranceles, reducirá los ingresos del estado, lo que dificultará la modernización del agro.

8 – El agricultor se enfrentará a una nueva cultura de la producción, que lo hará más dependiente de la multinacional.

9 – Observará atónito como sus cultivos y su trabajo es rechazado y menospreciado por la sociedad (rechazo a los productos transgénicos).

10 – El agricultor y la ciudadanía en general, deberán sufrir y pagar los daños al medio ambiente que originan los transgénicos.

11 – Las inversiones a efectuar por cualquiera de las grandes multinacionales prácticamente no estarán sujetas a ninguna restricción.

12 – En el futuro, los agricultores se podrían ver obligados a firmar seguros por daños a terceros, ocasionados por sus OGMs a otros cultivos normales.

13 – Tendrán que sufrir atónita y paupérrimamente, las peculiaridades y burocráticas normativas proteccionistas y fitosanitarias que los países del norte establecen, mientras obligan a los del sur a liberalizar su mercado agrícola.
La Unión Europea tiene claro el avance de cultivos y alimentos transgénicos. Conoce quienes son sus principales competidores en agricultura, sabe que pueden apostar por los transgénicos, que estos son muy difíciles de controlar y que pueden filtrarse y contaminar producciones no transgénicas. Por lo tanto, si se logran legislar los transgénicos se puede controlar el mercado.

Esta dimensión de la directiva europea, se vería potenciada ante rumores como la posible desaparición de la moratoria de facto. Además, desde Europa se están fomentando los organismos transgénicos, muy a pesar de esa guerra fría emprendida contra EEUU, que hábilmente, se ha decorado como una lucha romántica por la Seguridad Alimentaria de los Europeos.

Esta doble moral de la Unión Europea, le permitiría por una parte expandir “sus” OGMs, y por otra, controlar la entrada de alimentos, extendiendo una barrera proteccionista muy bien disfrazada de cara a la sociedad europea, que se abriría o cerraría atendiendo a la oferta y demanda interna de alimentos.

Otro ejemplo lo constituye EEUU, la Meca del Nuevo Orden Mundial, que también tiene lista una ley que le permitiría dosificar y manejar la importación de productos agrícolas. Denominada “Ley de seguridad en la salud pública, preparación y respuesta contra el bioterrorismo de Estados Unidos”, entrará en vigor en enero de 2004.

Con la ya típica monserga aburrida y psicopática de la amenaza terrorista, ahora, el Vaticano del Nuevo Orden especula que el atentado contra la patria norteamericana, podría venir en forma de comida. Por eso, se deben establecer controles y medidas a la importación de comestibles.

En el ir y venir de declaraciones en el marco de las negociaciones del TLC entre Centroamérica y EEUU, el Subsecretario de Comercio para Acceso a Mercado y Cumplimiento de EEUU, William Lash, llegó a decir refiriéndose a esta ley que “…está hecha para asegurar que los alimentos genéticamente modificados que entren en EEUU no constituyan un peligro para su gente…”

Quiere decir el Sr. Lash que los millones de hectáreas de cultivos transgénicos que se producen en su país son ricas y nutritivas, mientras que las pocas que se producen en Centroamérica son nocivas? Está diciendo el Sr. Lash que las multinacionales norteamericanas pueden vender semillas a los agricultores centroamericanos que una vez convertidas en alimentos, pueden constituir peligro para la gente? Entonces: Por qué permiten que sus multinacionales las comercialicen? O piensa que los gobiernos y empresas centroamericanas, tienen patentes transgénicas indigestas para su ciudadanía? Cómo puede ser, que el país que tiene la poca vergüenza de introducir transgénicos no aptos para el consumo humano en ayuda alimentaria, ahora, hable de seguridad alimentaria? Cómo puede ser que el país que amenaza y chantajea a los países que rechazan los transgénicos, ahora, sea el quien los rechace? Cómo puede ser que el país que denuncia a otros que, supuestamente toman medidas sanitarias al respecto, ahora, las tome el?…
En defensa de un mundo sustentable sin transgénicos (Grupo de Ciencia Independiente)

El resultado contundente de investigaciones independientes y de estudios en finca desde 1999 prueban que los cultivos transgénicos no trajeron los beneficios prometidos de aumentar significativamente los rendimientos o de reducir la utilización de herbicidas y plaguicidas.
Por qué libre de transgénicos?

1 – Los cultivos transgénicos no produjeron los beneficios prometidos

Se estima que los cultivos transgénicos han costado a los EEUU unos 12.000 millones de dólares por concepto de subsidios agrícolas, pérdidas de ventas y reclamaciones del producto, debido a contaminación transgénica. En India se registraron pérdidas en gran escala de hasta un 100% en cultivos de algodón Bt resistentes a insectos…

2 – Los cultivos transgénicos plantean cada vez más problemas en el agro

En Canadá ya se han generalizado los “voluntarios” de semillas de colza con triple tolerancia a herbicidas que tienen características transgénicas y no transgénicas combinadas (los voluntarios son plantas germinadas de semillas de un cultivo anterior plantado en el mismo campo y que ahora se ha convertido en maleza). En los EEUU han aparecido voluntarios y malezas similares con tolerancia múltiple a herbicida. En los EEUU, malezas con tolerancia a glifosato plagan los campos de algodón y soja transgénicos, y para el maíz transgénico tolerante a glufosinato recurrieron a la atrazina, uno de los herbicidas más tóxicos.

Simultáneamente, ciertas características del plaguicida biológico Bt amenazan con crear supermalezas y plagas resistentes al Bt.

3 – La inexorabilidad de la contaminación transgénica extendida

Razas criollas de maíz cultivadas en regiones remotas de México han sido contaminadas con transgenes, a pesar que desde 1998 hay en el país una moratoria oficial para el cultivo de maíz transgénico. Desde entonces se ha encontrado un alto grado de contaminación en Canadá (de un ensayo de 33 muestras de semillas de colza, se encontró que había 32 contaminadas).

Nuevas investigaciones revelan que el polen transgénico, esparcido por el viento y depositado en distintos lados, o que ha caído directamente en el suelo, es una fuente importante de contaminación transgénica…

4 – Los cultivos transgénicos no son seguros

Contrariamente a lo que aducen quienes los impulsan, no se ha demostrado que los cultivos transgénicos sean seguros. El marco regulatorio ha tenido graves deficiencias desde el principio. Se basó en un criterio antiprecautorio diseñado para conseguir una aprobación expedita de los productos a costa de las consideraciones en materia de seguridad.

El principio de “equivalencia sustancial”, sobre el cual se basa la evaluación del riesgo, es intencionadamente vago y está mal definido, con lo cual las compañías tienen carta blanca para aducir que los productos transgénicos son “sustancialmente equivalentes” a los no transgénicos, y por lo tanto son “seguros”.

5 – Los alimentos transgénicos plantean serios temores en materia de seguridad

En la por ahora única investigación sistemática sobre alimentos transgénicos llevada a cabo en el mundo, se encontraron efectos del “factor de crecimiento símil” en el estómago e intestino delgado de ratas jóvenes que no eran totalmente atribuibles al producto transgénico, por lo cual se atribuían al proceso transgénico o a la construcción transgénica, y por ende podrían presentarse de manera generalizada en todos los alimentos transgénicos…

6 – Productos genéticos peligrosos son incorporados a los cultivos

Se ha encontrado que las proteínas Bt, incorporadas al 25% de todos los cultivos transgénicos del mundo, son nocivas para una gran cantidad de insectos no combatidos, y algunas tienen también potentes inmunógenos y alérgenos…

7 – Los cultivos terminator propagan la esterilidad masculina

Los cultivos manipulados con genes “suicidas” para conseguir la esterilidad masculina, han sido promovidos como una forma de “contener”, es decir, impedir la propagación de transgenes…

8 – Herbicidas de amplio espectro son muy tóxicos para seres humanos y otras especies

El glufosinato de amonio y el glifosato son utilizados en cultivos transgénicos tolerantes a herbicidas, que representan actualmente el 75% de todos los cultivos transgénicos del mundo. Ambos son venenos metabólicos sistémicos que se teme podrían tener una amplia gama de efectos nocivos. Estos temores han sido confirmados.

El glufosinato de amonio está asociado con toxicidad neurológica, respiratoria, gastrointestinal y hematológica así como defectos congénitos en seres humanos y mamíferos…

El glifosato inhibe la síntesis de los esteroides, y es un agente genotóxico en mamíferos, peces y sapos…El Roundup provocó disfunciones en la división celular, que podrían estar asociadas con algunos tipos de cáncer en seres humanos…

9 – La ingeniería genética crea supervirus

Por lejos, los peligros más graves de la ingeniería genética son inherentes al proceso mismo, el cual aumenta enormemente el alcance y la probabilidad de la transferencia horizontal de genes y a la recombinación, que es la vía principal para la creación de virus y bacterias que provocan enfermedades epidémicas…

Las técnicas nuevas, como el “mezclado de ADN” (shuffling), permiten a los genetistas crear en el laboratorio, en cuestión de minutos, millones de virus recombinantes que nunca han existido en miles de millones de años de evolución. Los virus y bacterias y su material genético, que son causantes de enfermedades, constituyen los principales materiales y herramientas de la ingeniería genética, así como de la fabricación planificada de armas biológicas.

10 – El ADN transgénico en los alimentos absorbidos por las bacterias en el intestino humano

Existen pruebas experimentales de que ADN transgénico vegetal ha sido absorbido por bacterias, del suelo y del intestino de voluntarios humanos. Los genes marcadores con resistencia a antibiótico pueden propagarse de alimentos transgénicos a bacterias patógenas, dificultando el tratamiento de infecciones.

11 – El ADN transgénico y el cáncer

Se sabe que el ADN transgénico puede sobrevivir a la digestión en el intestino y saltar al genoma de células de mamíferos, aumentando la posibilidad de la aparición de cáncer.

No puede excluirse la posibilidad de alimentar a animales con productos transgénicos como el maíz puede acarrear riesgos, no solamente para los animales sino también para los seres humanos que consumen los productos animales.

12 – El promotor CaMV 35S incrementa la transferencia horizontal de genes

Existen pruebas que las construcciones transgénicas que incluyen el promotor CaMV 35S podrían ser particularmente inestables y propensas a la transferencia horizontal de genes y a la recombinación de genes, con todos los riesgos que conlleva: mutaciones genéticas debidas a la inserción aleatoria, cáncer, reactivacion de virus dormidos y generación de nuevos virus. Este promotor está presente en la mayoría de los cultivos transgénicos que hoy en día se cultivan con fines comerciales.

13 – Una larga historia de distorsión y ocultación de pruebas científicas

Hubo experimentos fundamentales que no se realizaron, o en todo caso se hicieron en forma incorrecta y luego se distorsionaron los resultados…
En conclusión, los cultivos transgénicos no han traído los beneficios prometidos y plantean problemas cada vez mayores a los agricultores. Actualmente es ampliamente sabido que la contaminación transgénica es inevitable, y por lo tanto los cultivos transgénicos y los no transgénicos no pueden coexistir. Lo más importante es que no se ha demostrado que los cultivos transgénicos sean seguros. Por el contrario, han surgido pruebas suficientes como para suscitar graves temores sobre su seguridad, que si son ignoradas podría significar que ocurran daños irreversibles en la salud y el ambiente. Por lo tanto, los cultivos transgénicos deberían ser enérgicamente rechazados…
OGMs y el divorcio de tratamiento entre el Centro Imperial y la Periferia Planetaria (Luis Sabini Fernández)

Noruega. El Directorate for Natural Management, órgano oficial y supremo del país para establecer pautas de salud y cuidado ambiental, publicó en 1999 un informe lapidario sobre la ingeniería genética. Se aclara en el prólogo: “la liberación de organismos transgénicos (OGMs) al ambiente (…) tiene muchas cuestiones sin respuesta”. Su slo subtítulo nos dispensa de mayores comentarios: “Riesgos ecológicos asociados con el uso de la cadena de ADN como herramienta biológica para la investigación, la producción de alimentos y la terapia”.

Inglaterra. Sanjay Suri analiza desde Londres el comportamiento de la mayoría de los británicos (Informe “GM Nation?” IPS, 29/9/03): “El estudio revela que, cuanto más involucrados están los consumidores en la cuestión de los transgénicos, más intensa es su preocupación”. También indica que hay escaso apoyo para comercializar productos genéticamente manipulados, y que “prevalece una desconfianza generalizada hacia el gobierno y hacia las compañías multinacionales del sector de la biotecnología”. (“Agricultura en Gran Bretaña: el gobierno empieza a huir de Frankenstein”).

Holanda. El informe (publicado por el ISIS, octubre 2003) escrito por Mae-Wan Ho y Joe Cummins, “Dutch Precaution Keeps Bt Crops at Bay””, sostiene que: “apenas concebir un peligro ecológico potencial, aún sin pruebas científicas a mano, requiere medidas precautorias hasta que las investigaciones permitan un manejo totalmente seguro”.

Podríamos agregar el caso de Jean Ziegler, ex parlamentario suizo, que trabaja en el PMA (Programa Mundial de Alimentos) de la ONU, que se atrevió a recordar las declaraciones de 2001 del director (francés) de la FAO (Organización Mundial para la Agricultura y la Alimentación) Jacques Diouf, que precisara algo archisabido y sin embargo negado: “Hay comida suficiente para alimentar a todos los hambrientos del mundo sin necesidad de un gramo transgénico”. La burocracia ginebrina se apresuró a pedir disculpas a los mecanismos de “ayuda” de EEUU y a aclarar que el sociólogo Ziegler había hablado a título personal (tal vez Diouf lo haya hecho en estado etílico…)…
Transgénesis, Agricultura y Medio Ambiente (Tomás León Sicard)

Dado que la sostenibilidad se juega en ámbitos que trascienden el escenario ecosistémico, las dudas que se ciernen sobre los cultivos modificados genéticamente y que provienen del ámbito cultural, juegan en contra de su supuesta sostenibilidad. En efecto, ellos tienen que pasar necesariamente por filtros relativos a sus implicaciones sociales, políticas, tecnológicas y científicas, además de las ecosistémicas.

Por qué? Porque se trata de una tecnología que libera plantas transformadas irreversiblemente en un ambiente biofísico que le pertenece a toda la sociedad, con altos grados de incertidumbre sobre sus efectos tanto sociales como económicos y ecosistémicos.

Igualmente porque la agricultura está indisolublemente ligada a la sociedad en su conjunto y por lo tanto sus límites se difunden, casi sin proponérselo, hacia incontables actores y procesos en múltiples áreas del tejido social, incorporándose en todas las esferas de la sociedad, aún en aquellos que parecen más alejados de la fertilidad de la tierra. Cuando se habla de desarrollo agrario sostenible se habla también de un nuevo modelo de desarrollo general de la sociedad.

Mirando desde el punto de vista sistémico, la agricultura incluye no solamente las prácticas inherentes al manejo de suelos, aguas, coberturas vegetales y especies animales, sino que contempla, de manera integrada, los procesos de almacenamiento poscosecha, transporte, distribución y mercadeo de los productos agrícolas; fuentes de crédito y financiación; manejo de residuos; infraestructura de servicios, salud, nutrición y consumo de alimentos; uso y conservación de cuencas hidrográficas; administración de recursos naturales; participación comunitaria y desarrollo institucional; legislación y comercio internacional; educación, investigación y generación tecnológica; políticas estratégicas de Estado en relación con nuevas perspectivas de desarrollo y, en fin, otras características relacionadas con condiciones sociales, económicas, simbólicas y biofísicas. En todos estos niveles los transgénicos tienen que demostrar su sostenibilidad.

En consecuencia las tecnologías de plantas transgénicas para ser sostenibles, entre otros, deberían resolver satisfactoriamente cuestionamientos como los siguientes:

1   2   3   4   5

similar:

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconSoy Juan Carlos Caniso, investigador botánico. Hace 38 años me dedico...
«economía mundial» se hará realidad creando así la base para el «nuevo orden mundial»

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconConferencia mundial de los pueblos sobre cambio climatico y defensa de la vida

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconEl orden agrícola mundial y la sustentabilidad tecnológica

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconResumen en su cuarta sesión, celebrada en Ginebra del 16 al 20 de...

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida icon14 de marzo dia mundial de acción contra las represas a favor de los ríOS, el agua y la vida

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconI. América y el nuevo patrón de poder mundial

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconInforme sobre la marcha de las actividades de la academia mundial de la ompi

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconTriunfo en el senado de las organizaciones ciudadanas contra monsanto y las patentes vegetales

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconResumen En el constitucionalismo estrenado tras la segunda guerra...

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconLa contaminación del aire es en la actualidad, producto del modo...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com