Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida




descargar 220.91 Kb.
títuloTransgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida
página4/5
fecha de publicación04.02.2016
tamaño220.91 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Biología > Documentos
1   2   3   4   5

  • Soluciona efectivamente las causas por las cuales aparecen enfermedades o plagas en los cultivos?

  • Incrementa o no el uso de agroquímicos a corto, mediano y largo plazo?

  • Es compatible con la valoración de la biodiversidad?

  • Genera o no, erosión genética?

  • Aumenta significativamente la producción de alimentos en comparación con sistemas de agricultura ecológica o incluso del modelo convencional?

  • Mejora la calidad nutricional de los alimentos y por ende representa un incremento en la calidad de vida de los consumidores?

  • Afecta la salud de los seres humanos?

  • Agudiza, o por el contrario, resuelve desequilibrios económicos de la población rural?

  • Aumenta la dependencia tecnológica de los grupos de productores o los libera de la importación obligada de insumos?

  • Afecta otros componentes estructurales y/o funcionales de los agrosistemas y de los ecosistemas?

  • Resuelve problemas centrales de manejo de suelos, como desequilibrios nutricionales, procesos de compactación o deficiencia de materia orgánica entre otros?


Al tercer mundo, lo están haciendo bailar al son de los alimentos genéticamente modificados (Devinder Sharma)

El permanente énfasis en cultivos GM en el controvertido Informe Desarrollo Humano 2001, comisionado por el PNUD, no fue una aberración. Fue parte de una cobertura diseñada por la UN para impulsar cultivos GM dentro de insospechadas economías en desarrollo.

Hay 800 millones de personas que se van a la cama con hambre cada noche y el mero hecho que el mundo rico e industrializado está tratando de terminar con el hambre global y esto bajo la bandera de la UN, merece un aplauso.

Aderezado con “queso” –inversiones extranjeras directas- las ratas en los países en vías de desarrollo esperan desesperadamente los “nuevos alimentos”.

Con los alimentos genéticamente modificados ya tan estigmatizados en occidente, la UN ha tomado la empresa monumental de revertir la débil esperanza y fortuna de las industrias biotecnológicas.

Allanado el camino y limpiando los escollos que impidan el copamiento de los sistemas agrícolas sustentables, la UN desesperadamente espera la apertura del enorme mercado del tercer mundo.

Y, lo que le pasa a los pobres y hambrientos del mundo, no es ciertamente de su competencia. Nunca lo fue.

Financiado por el GEF (Instalción Ambiental Global), el Programa Ambiente de la UN (UNEP) ha lanzado un proyecto de 38,4 millones de dólares, esencialmente para permitir a los países en desarrollo importar alimentos GM. Aspira entrenar funcionarios y personal en unos 100 países para preparar su habilidad legal y científica para evaluar temas ambientales y de salud concernientes al comercio global en alimentos GM.

Firmado por 107 gobiernos en enero de 2000, el Protocolo de Biodiversidad de Cartagena, ha sido ratificado por 10 países y para que tome efecto debe serlo por otros 40 países más.

Por qué entonces está UNEP en tan gran apuro para comenzar a implementar lineamientos?

Klaus Toepfer, Director Ejecutivo del UNEP nos da la respuesta: “la Industria está convencida que los cultivos genéticamente modificados son la llave para propulsar las cosechas en forma ambientalmente más amigable. Pero otros están preocupados que la nueva tecnología puede tener riesgos tanto ambientales como de salud”.

Desde cuando ha comenzado la industria a establecer la agenda para las agencias de la UN. No es extraño que el UNEP, que debe estar más comprometido sobre la contaminación resultante de la dispersión de plantas modificadas genéticamente, en cambio está más que preocupado en promover cultivos y productos alimenticios sobre los cuales existen serias dudas?

PNUD y UNEP no son las únicas dos agencias de la UN comprometidas. El WFP (Programa Mundial de Alimentos) también hace mucho tiempo ha estado distribuyendo alimentos GM en sus programas de asistencia alimentaria. En Africa, el programa de almuerzo para escolares que el WFP ha lanzado con el apoyo de los EEUU, fue realmente pensado para reducir el enorme excedente de stock de sojaGM que Europa rechazó de comprar a los EEUU…
La guerra biotecnológica secreta (George Monbiot)

El presidente de Zambia está equivocado. Los alimentos modificados genéticamente, que se sepa, no son “veneno”. Aunque todavía no se han realizado estudios de seguridad adecuados, no hay aun prueba convincente de que estos sean más perjudiciales para la salud que los alimentos convencionales. Si tuviera que escoger, como han de hacerlo ahora los habitantes de Zambia, entre morirme de hambre o comer alimentos modificados genéticamente, yo los comería. El verdadero problema con los cultivos modificados genéticamente, tal como esta columna lleva señalando desde hace varios años, es que permiten a las grandes compañías de biotecnología hacerse con el control de la cadena alimenticia. Al patentar los genes y todas las tecnologías asociadas con ellos, estas compañías están creando una situación en la que pueden ejercer control absoluto sobre lo que comemos.

Esto tiene consecuencias devastadoras para la seguridad alimentaria en los países más pobres, y es por ello que estos cultivos se han topado con tanta oposición por parte de los activistas…

El programa de ayuda alimentaria estadounidense constituye un sistema de enormes subsidios encubiertos para sus agricultores y ganaderos. Pero, además, tal como muestra un informe de Greenpeace aparecido recientemente, no son estos los únicos beneficiarios. La USAID ha declarado que uno de sus objetivos es “integrar los alimentos transgénicos dentro de los sistemas locales de alimentación”. Este mismo año, lanzó un programa de 100 millones de dólares para llevar biotecnología a los países en vías de desarrollo. Los programas de “formación” y “concientización” de la USAID, según dice su propio sitio Web, proporcionarán a las compañías tales como “Syngenta, Pioneer, Hi-Bred y Monsanto” oportunidades para realizar una “transferencia de tecnología” a estos países. A cambio Monsanto le presta ayuda financiera a la USAID.

La hambruna le permitirá a la USAID acelerar esta estrategia. Sabe que parte del grano que exporta a Africa del sur se utilizará en la cosecha del año que viene. Cuando la contaminación genética esté extendida, los gobiernos de esas naciones ya no podrán mantener la prohibición de esta tecnología…
Biotecnología, abandonando toda precaución (Russell Mokhiber y Robert Weissman)

Desde su fundación, sus críticos se quejan de que la Organización Mundial del Comercio (OMC) está concebida para despojar a las naciones de su soberanía, hurtando al control democrático decisiones de política pública fundamentales.

El mes pasado, EEUU anunció su intención de denunciar a la Unión Europea ante la OMC por la suspensión que ha impuesto de hecho a la aprobación de productos agrícolas modificados genéticamente. Desde finales de 1998, la UE no ha dado la aprobación reglamentaria a ningún producto nuevo de biotecnología. Esta suspensión de hecho de la UE impide la entrada en la Unión de todas las semillas transgénicas que venden Monsanto y otros proveedores de “Frankenfoods” (alimentos Frankenstein), sean de EEUU, Europa o de cualquier otro lugar…

El argumento jurídico que esgrimirá EEUU ante la OMC, si sigue adelante, será algo parecido a esto: Las normas de la OMC exigen que los países acepten productos alimentarios a menos que puedan demostrar que son peligrosos con un elevado grado de certidumbre científica, incluso si sus normas reguladoras se aplican por igual a productos extranjeros y nacionales. Y no existen pruebas científicas concluyentes de que los alimentos de biotecnología sean peligrosos.

Lo sorprendente es que las normas de la OMC impongan la carga de la prueba a los reguladores, que deben demostrar que algo es peligroso.

Estas normas le dan la vuelta al principio de precaución, que impone la carga de la prueba a la entidad que introduce un nuevo producto en el medio ambiente o en el suministro alimentario, que debe demostrar que es seguro…
Diez razones que explican por qué la biotecnología no garantizará la seguridad alimentaria, ni protegerá el ambiente, ni reducirá la pobreza en el tercer mundo (Miguel Altieri)

Nuestro objetivo es objetar la noción de biotecnología como una solución de bala mágica a todos los males de la agricultura, mediante la aclaración de conceptos erróneos relacionados con estas suposiciones implícitas.

1 – No hay relación entre la ocurrencia frecuente de hambre en un país dado y su población. Para cada nación densamente poblada y hambrienta como Bangladesh o Haití, existe una nación escasamente poblada y hambrienta como Brasil e Indonesia. El mundo produce hoy más alimento por habitante que nunca…

2 – La mayoría de las innovaciones en biotecnología agrícola han sido dirigidas a obtener ganancias más bien que empujados por la necesidad. La verdadera fuerza propulsora de la industria de ingeniería genética no es hacer la agricultura del tercer mundo más productiva, sino preferiblemente generar ganancias…

3 – La integración de las industrias de semillas y químicas parece destinada a acelerar incrementos en los gastos por acre de semillas más productos químicos, lo que procura significativamente menos utilidades a los cultivadores…

4 – Pruebas experimentales recientes han mostrado que las semillas fabricadas por ingeniería genética no aumentan el rendimiento de los cultivos…

5 – Muchos científicos explican que la ingestión de alimentos construídos por ingeniería genética no es dañina. Sin embargo, la evidencia reciente muestra que existen riesgos potenciales al comer tales alimentos, ya que las nuevas proteínas producidas en dichos alimentos pueden: actuar ellas mismas como alérgenos o toxinas, alterar el metabolismo de la planta o el animal que produce el alimento, lo que hace a este producir nuevos alérgenos o toxinas, o reducir su calidad o valor nutricional como en el caso de los frijoles de soya resistentes a los herbicidas que contenían menos isoflavones, un importante fitoestrógeno presente en los frijoles de soya, que se consideran protegen a las mujeres de un número de cánceres…

6 – Las plantas transgénicas que producen sus propios insecticidas siguen estrechamente el paradigma de los pesticidas, el cual está fracasando rápidamente, debido a la resistencia de las plagas a los insecticidas…

7 – La lucha global por participación en los mercados está llevando a las compañías a desplegar masivamente cultivos transgénicos en todo el mundo sin el adecuado avance en la experimentación de impactos a corto o largo plazo en la salud humana y en los ecosistemas. En los EEUU, la presión del sector privado ha llevado a la Casa Blanca a decretar "sin diferencia sustancial" la comparación entre las semillas alteradas y las normales, evadiendo así la prueba normal de FDA y el EPA. Documentos confidenciales hechos públicos en un litigio por demanda en curso, revelaron que los propios científicos del FDA no coinciden con esta determinación. Una razón es que muchos científicos están preocupados de que el uso en amplia escala de cultivos transgénicos plantea una serie de riesgos ambientales que amenazan la sustentabilidad de la agricultura:

  • La tendencia a crear amplios mercados internacionales para productos particulares, está simplificando los sistemas de cultivo y creando uniformidad genética en los panoramas rurales…

  • El uso de cultivos resistentes a los herbicidas debilita paulatinamente las posibilidades de diversificación de cultivos y reduce así la agrobiodiversidad en tiempo y espacio.

  • La transferencia potencial a través del flujo de genes de los genes de cultivos resistentes a los herbicidas hacia parientes salvajes o semidomesticados puede llevar a la creación de supermalezas.

  • Existe un potencial para las variedades resistentes a los herbicidas de convertirse en serias malezas en otros cultivos.

  • El uso masivo de cultivos Bt afecta a los organismos que no son objetivo y a los procesos ecológicos…

  • Existe potencial para la recombinación de vectores para generar nuevas cepas virulentas de virus, especialmente plantas transgénicas producidas por ingeniería genética para la resistencia viral con genes virales…


La teoría ecológica predice que el panorama de homogeneización a larga escala con cultivos transgénicos agravará los problemas ecológicos ya asociados con el monocultivo en la agricultura. La expansión incuestionable de esta tecnología en los países en desarrollo pudiera no ser prudente o deseable. Hay fortaleza en la diversidad agrícola de muchos de esos países, y no debe ser inhibida o reducida por el monocultivo extensivo, especialmente cuando las consecuencias de hacerlo así resulta en serios problemas sociales y ambientales…

Una preocupación principal es que las presiones internacionales para ganar mercados y ganancias está resultando en compañías que liberan cultivos transgénicos demasiado rápido, sin la apropiada consideración por los impactos a largo plazo en las personas o el ecosistema…

La polución genética, a diferencia de los derrames de aceite, no puede ser controlada arrojando un botalón en su derredor, y por tanto sus efectos no son recuperables y pueden ser permanentes. Como en el caso de los pesticidas prohibidos en los países nórdicos y aplicados en el sur, no hay razón para asumir que las corporaciones biotecnológicas asumirán los costos ambientales y de salud asociadas al uso masivo de cultivos transgénicos en el sur…
Riesgos potenciales de los organismos modificados genéticamente (Amigos de la Tierra España)

Para el medio ambiente

Supuestos beneficios

  • A corto plazo menos utilización de productos químicos (ej. el maíz Bt produce su propia toxina y no hace falta usar plaguicida añadido en sus campos)


Riesgos potenciales

  • A corto, medio y largo plazo, incremento de la contaminación química (ej. con las plantas tolerantes a un herbicida, el agricultor puede usar grandes cantidades de ese herbicida; la aparición de resistencia en malas hierbas obliga a incrementar el uso de productos químicos para combatirlas)

  • Contaminación del suelo por acumulación de la toxina Bt

  • Contaminación genética: Se puede transmitir la modificación genética a especies salvajes emparentadas con la planta transgénica

  • Desaparición de biodiversidad: Por el aumento del uso de productos químicos, por las toxinas fabricadas por las plantas, por la contaminación genética


Para la agricultura

Supuestos beneficios

  • Mayor eficacia de la ingeniería genética frente a la mejora tradicional de las plantas por cruce

  • Creación de plantas resistentes a organismos perjudiciales para ellas

  • Creación de plantas que soportan grandes cantidades de productos químicos

  • Resistencia a enfermedades (virus, bacterias, hongos)

  • Resistencia a condiciones climáticas o de suelo difíciles (sequías, salinidad)

  • Aumento del rendimiento de los cultivos


Riesgos potenciales

  • La ingeniería genética salta la barrera de las especies

  • Aparición de resistencias: Los organismos atacados por las toxinas de las plantas transgénicas se vuelven resistentes. Entonces esta toxina pierde eficacia y ya no se puede utilizar como plaguicida en la agricultura

  • Contaminación genética: Si los cultivos convencionales y los transgénicos no están separados por grandes distancias, la modificación genética acaba encontrándose en las plantas del campo convencional

  • Dependencia de los agricultores hacia unas pocas multinacionales que controlan las semillas y los productos químicos asociados

  • Para los agricultores, riesgos inherentes a un mercado todavía no bien asentado de las cosechas transgénicas (en particular en Europa)


Para la salud

Supuestos beneficios

  • Creación de alimentos con valores nutritivos adicionales (ej. arroz con vitamina A)

  • Creación de alimentos con propiedades terapéuticas (ej. alimentos con vacunas incorporadas)

  • Creación de alimentos con mejores calidades (ej. vino con mayor aroma)


Riegos potenciales

  • Incremento de la contaminación en los alimentos por un mayor uso de productos químicos

  • Aparición de nuevos tóxicos en los alimentos (por ej. debidos a los cultivos Bt)

  • Aparición de nuevas alergias por la introducción de nuevas proteínas en los alimentos

  • Resistencia de las bacterias patógenas para el hombre a los antibióticos y reducción de la eficacia de estos medicamentos para combatir las enfermedades humanas


Para resolver en hambre en el mundo

Supuestos beneficios

  • Las plantas transgénicas pueden contribuir a proporcionar más alimentos en el mundo con: -su mejor rendimiento –su resistencia a factores climaticos

  • Las plantas transgénicas pueden aportar más valor nutritivo (ej. arroz con vitamina A para combatir la desnutrición)


Riesgos potenciales

  • La tierra produce alimentos en cantidades suficientes para alimentar a toda la población. El problema del hambre se debe al mal reparto de los recursos y se debe resolver con decisiones políticas. En las condiciones actuales de organización de los mercados, un aumento de la producción no serviría para abastecer a los más necesitados

  • El déficit en micronutrientes en las dietas (faltan muchos, no sólo la vitamina A) es consecuencia de la falta de verduras y frutas. Se acentúa con este modelo de agricultura que fomenta el monocultivo

  • La introducción de los OMG en la agricultura crea el monopolio de unas pocas multinacionales del norte sobre la producción de alimentos, lo que pone en peligro la soberanía de los pueblos y de los países

  • La promesa de la revolución verde de erradicar el hambre en el mundo no se ha cumplido sino que creó más desigualdades: hundió a los agricultores más pobres y privó así a millones de familias de su única fuente de alimentación. La biotecnología exacerba este fenómeno…


Transgénicos: seguridad alimentaria o beneficio empresarial (Iñigo Herráiz)

A nadie escapa a estas alturas que los países del Norte son proclives a utilizar a los del sur como banco de pruebas, cuando no como simple vertedero. Los OMG, como seres vivos que son, pueden transmitir sus transgenes a otros organismos, desde cultivos convencionales hasta plantas o animales silvestres.

La Cumbre de la Alimentación en Roma concluía con una clara apuesta por la biotecnología: “Estamos resueltos –decía la declaracion final- a estudiar, compartir y facilitar el uso responsable de la biotecnología con miras a hacer frente a las necesidades de desarrollo”.

Pero, ese “uso responsable” se había puesto en entredicho en el transcurso de la Cumbre. Las delegaciones de distintas ONG sacaron a relucir la presencia de alimentos transgénicos prohibidos en los envíos de ayuda humanitaria a América Latina. Un informe del Instituto Genetic ID, un laboratorio independiente de Iowa (EEUU), confirmó la presencia de distintas variedades de maíz modificado genéticamente, considerado no apto para el consumo humano, entre la ayuda distribuída por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Agencia Internacional Estadounidense para el Desarrollo (USAID) en Bolivia, Guatemala y Nicaragua.

Las contradicciones entre ambos sucesos, pueden servir para ilustrar el intenso debate generado en todo el mundo en torno a los OMG. En los últimos años, se ha forjado un mito de los cultivos transgénicos: mayor rendimiento, aumento de la resistencia a enfermedades y condiciones ambientales, incorporacion de valores nutritivos adicionales…Propiedades que, con la generalizacion de este tipo de cultivos, solucionarían el problema del hambre en el mundo.

Sin embargo, y al margen del vértigo colectivo que suelen provocar este tipo de descubrimientos científicos, experiencias recientes demuestran que la gravedad de las consecuencias que pueden acarrear los cultivos transgénicos, según su concepción actual, eclipsa ampliamente sus supuestas bondades, a la vez que ponen de manifiesto sus limitaciones a la hora de solucionar el problema del hambre en el mundo.

Sirva de ejemplo el caso mencionado de la presencia de transgénicos prohibidos en la ayuda humanitaria. Entre los productos encontrados en Bolivia figuraba el maíz “Starlink”, que había sido protagonista en el año 2000 del mayor escándalo conocido en EEUU relacionado con los OMG. Esta variedad del maíz, fue encontrada en tacos manufacturados por Kraft, a raíz de una investigación realizada por Amigos de la Tierra y la Coalición de Alerta de Alimentos Modificados Genéticamente.

El maíz “Starlink”, según había estipulado la Agencia Ambiental Estadounidense (EPA), no era apto para el consumo humano por contener características de alergénicos conocidos…

Acaso lo que se presenta como garantía para la “seguridad alimentaria” del planeta terminará generando más inseguridad? Entre los riesgos para la salud que pueden entrañar los alimentos transgénicos figura la aparición de nuevas alergias o de resistencia a los antibióticos. Como norma general, quién se encarga de controlar estos alimentos? Esta responsabilidad recae habitualmente sobre la propia empresa de biotecnología, que se encarga de valorar, a través de estudios científicos de inocuidad, la seguridad de sus propios productos. No se exige, en ningún momento, la realización de estudios independientes. Nuestra salud queda en manos de las empresas.

La necesidad de amortizar los abultados costos que suponen las investigaciones genéticas ha precipitado, fruto de la presión de las grandes corporaciones que las financian para adueñarse de las patentes, la introducción de los OMG antes de que se hayan calibrado sus efectos sobre los ecosistemas y la salud pública a medio y largo plazo.

Hoy todavía, los riesgos potenciales que se asocian a la ingeniería genética no compensan los difícilmente apreciables beneficios para agricultores y consumidores. Sí, en cambio, representa un fructífero campo de acción para las grandes multinacionales y sus más que dudosas intenciones de acabar con el hambre en el mundo…
Los Trece Mitos de la Ingeniería Genética (Mario Mejía Gutiérrez)

El siguiente articulo ha sido elaborado en Enero de 2000 por un grupo de científicos reunidos en ACRES, EEUU. Las multinacionales de los transgénicos han creado mitos biotecnológicos que vienen siendo coreados por altos poderes políticos.

Mito Nº 1 – La ingeniería genética no es nueva: es sólo la aceleración de la reproducción selectiva

Hecho: La ingeniería genética y la reproducción selectiva son mundos antagónicos. La reproducción selectiva se basa en métodos naturales…
Mito Nº 2 – La ingeniería genética es exacta, es precisa, está plenamente controlada

Hecho: La ciencia conoce sólo pequeñas partes del DNA de un organismo superior. Está demostrado que los genes no operan aisladamente: por el contrario, funcionan complejamente y son influenciados por la acción de otros genes…Richard Lewotin, profesor de genética de la Universidad de Harvard, ha dicho de la ingenieria genética: “tenemos un conocimiento tan miserablemente pobre de cómo el DNA de un organismo evoluciona, que me sorprendería que no tuvieramos un rudo golpe uno detrás de otro”.
Mito Nº 3 – Los alimentos transgénicos varían de los naturales sólo en la característica que fue modificada

Hecho: La inserción al azar de genes extraños puede causar cambios inesperados en el funcionamiento de otros genes…
Mito Nº 4 – Los alimentos transgénicos han sido manipulados cuidadosamente y son perfectamente seguros

Hecho: Hay serias dudas sobre la adecuada prueba y sobre la validez de las conclusiones. Se necesitan pruebas a largo plazo antes de asegurar que un transgénico es confiable…
Mito Nº 5 – Los alimentos transgénicos son de calidad superior

Hecho: Hasta la fecha no se ha demostrado que los alimentos transgénicos sean mejores que los naturales…
Mito Nº 6 – Uno siempre puede abstenerse de comer transgénicos

Hecho: En este momento muchísimos alimentos contienen ingredientes transgénicos no etiquetados, particularmente productos que contengan harina y aceite de soya, lecitina, aceite de canola y productos de maíz…
Mito Nº 7 – Los agricultores se benefician de las cosechas transgénicas

Hecho: Las semillas transgénicas son más caras. Los granjeros de EEUU y del Reino Unido han informado que los rendimientos generalmente no son mejores…Las compañías de seguros en EEUU y el Reino Unido son renuentes ante los transgénicos, debido a sus potenciales peligrosos... Los granjeros que cosechan transgénicos deben firmar contratos onerosos con las compañías proveedores de semillas, que les prohiben guardar semillas para futuras siembras…
Mito Nº 8 – Las cosechas transgénicas reducen el uso de herbicidas y de insecticidas

Hecho: Las semillas resistentes a herbicidas provocan un mayor uso de estos…
Mito Nº 9 – No hay evidencia de que los transgénicos amenacen el ambiente

Hecho: Los insectos, aves y el viento llevan polen transgénico a campos vecinos y aún más lejos…
Mito Nº 10 – Las cosechas transgénicas son la solución al hambre mundial

Hecho: El hambre de los pobres es un fenómeno de injusticia social y por lo tanto su solución es política: el alimento como derecho humano…
Mito Nº 11 – Se debe creer en los científicos cuando recomiendan los transgénicos

Hecho: El dinero para los científicos proviene de las multinacionales y de los gobiernos. Todo científico crítico arriesga su carrera. El Dr. Arpad Puztai del Scotland’s Rowelt Research Institute fue inmediatamente despedido cuando reveló que ratas alimentadas con papas transgénicas manifestaron debilitamiento del sistema defensivo, disminución de cerebro y anormalidades en el hígado, timo, bazo e intestinos. Puztai demostró que los organismos genéticamente modificados no son sustancialmente idénticos a sus progenitores, destruyendo así el principal argumento comercial de las multinacionales.
Mito Nº 12 – No se puede detener el progreso

Hecho: El progreso indica cambio para mejorar. Los cambios para empeorar significan regresión. No podemos confiar en una tecnología que está demostrando efectos nocivos, que en general es dudosa y que tal vez no puede dar marcha atrás.
Mito Nº 13 – No hay que dar tanta importancia a los organismos modificados por ingeniería genética

Hecho: Muchos científicos no lo piensan así. Por ejemplo el Dr. Joseph Rothlat, científico británico que ganó el Nobel en 1995, dice: “mi preocupación es que otros avances científicos que puedan resultar en formas de destruccion masiva (es el caso de los genes esterilizantes Traitor y Terminator) pueden estar mucho mas rápidamente disponibles que los misiles nucleares. La ingeniería genética es una posible área, y es espantoso el crecimiento con que se está llevando a cabo (para ejemplo la propuesta de guerra bacteriológica a cultivos de narcóticos donde la oferta del Fusarium oxisporum es apenas uno de los episodios de una larga cadena, que ya ha implicado la liberación de insectos plagas y la aplicación de agrotóxicos)”.

(El material que se ofrece a continuación ha sido obtenido utilizando diferentes paginas Web de Greenpeace, que recomiendo a todos aquellos interesados en profundizar los conocimientos específicos)

www.greenpeace.org/chile

www.greenpeace.org/espana
Sabía que su familia está siendo víctima de un experimento? (Greenpeace Chile)

Exija saber lo que se lleva a su boca
Estamos consumiendo transgénicos sin saber que pasará. Los jefes de este laboratorio esperarán evaluar en el tiempo sus efectos, y hacer cambios cuando ya el daño sea irreversible, luego de que algunos infortunados sufran las consecuencias. Mientras tanto, las empresas biotecnológicas dueñas de las semillas aumentan sus ganancias y su control, sobre la comida y la agricultura.

Sin duda esta campaña de Greenpeace sería innecesaria si la información sobre la composición de los productos con que nos alimentamos, fuera abierta y transparente. Lamentablemente esto no es así, los consumidores difícilmente podemos saber la real composición de nuestros alimentos, no está la opción de saber que alimentos son transgénicos y cuales no, por eso como Greenpeace demandamos responsablemente a las autoridades de gobierno y a las empresas productoras o comercializadoras de alimentos que etiqueten los alimentos que utilizan transgénicos…
Guía Greenpeace

Sólo hemos considerado para elaborar esta guía los derivados de la soya y el maíz, donde los principales ingredientes (y por lo tanto los probables de ser transgénicos) son:

  • Soja: harina, aceites, lecitina, mono y diglicéridos, ácidos grasos, etc.

  • Maíz: harina, almidón, glucosa, jarabe de glucosa, fructuosa, caramelo, sorbitol, etc.


(A continuación se destacan los principales productos que pueden contener transgénicos. No se indican las marcas dado que las mismas –según las listas publicadas por Greenpeace corresponden, en su caso, a Chile y España, y sólo sirven a título particular, no pudiéndose generalizarse. El lector –a mas de poder acceder a las páginas Web específicas, si lo desea, deberá en su caso, y si resulta de su interés, procurar la “lista roja y verde” de su propio país)

  • aceites y margarinas

  • alimentos de mascotas

  • bebidas

  • alimentos infantiles

  • cereales para el desayuno

  • chocolates y golosinas

  • congelados y helados

  • conservas

  • embutidos y fiambres

  • fideos y masas

  • leches y productos lácteos

  • salsas (tomate, ketchup, mostaza, etc…)

  • pan y galletas

  • harinas, sémola, y carne de soya

  • postres, jugos en polvo y mermeladas

  • snack (papas fritas, maní, etc…)

  • sopas en polvo


En la lista española se agregan:


  • alimentos preparados y conservas

  • bollería

  • cremas


Las marcas internacionales más destacadas (sobre las que hay que poner especial atención) en ambos casos son:

Purina – Coca Cola – Nestlé – Kellogg’s – Quaker – Bonduelle – Maggi – Parmalat – Hellman’s – Royal – Knor – Unilever – Pepsico – Novartis – Heineken – Procter & Gamble – Cadbury – Kraft – United Biscuits –
Los transgénicos no benefician a los agricultores

El informe confirma los efectos negativos de los transgénicos sobre el medio ambiente, la agricultura, la socioeconomía y la salud.

Las organizaciones ecologistas Amigos de la Tierra y Greenpeace han presentado hoy en rueda de prensa el informe “Al grano: impacto del maíz transgénico en España”, en el que analizan la situación generada por los cultivos transgénicos en España, único país de la UE que tolera su cultivo a escala comercial.

El informe presenta estudios según los cuales, por ejemplo, lejos de cumplirse los objetivos de la industria, el maíz modificado con genes de la bacteria Bacillus thuringiensis (Bt) de la compañía Syngenta produce hasta 9,5% menos que la media de las variedades convencionales…

El informe revela también que en los últimos años han empezado a aparecer problemas ambientales y económicos relacionados con el cultivo comercial de semillas transgénicas.

Al grano detalla también los resultados de algunos estudios científicos que demuestran otros impactos como la aparición de plagas resistentes a la toxina producida por el maíz Bt, a pesar de que la compañía Syngenta afirme lo contrario…

“Mientras los ciudadanos europeos siguen oponiéndose a los transgénicos en sus platos, se dan graves casos de contaminaciones en la agricultura, investigadores y científicos alertan sobre los peligros de estos cultivos y sobre los problemas que ya están provocando en los ámbitos agrarios, es lamentable que la única información disponible sobre cultivos transgénicos en España haya sido generada por la propia industria”, ha declarado Juan Felipe Carrasco, responsable de la campaña de transgénicos de Greenpeace España y uno de los autores del informe…

“España se ha convertido en un gran campo experimental, donde se están sembrando cultivos transgénicos desde hace 5 años sin ningún tipo de control ni medidas para paliar los efectos negativos que se están empezando a verificar”, añade Liliane Spendeler, coordinadora del área de biotecnología de Amigos de la Tierra y coautora del documento…
Aumento del uso de pesticidas

Según la FAO, el 75% de la diversidad genética agraria se ha perdido en el transcurso del último siglo. La “revolución verde” y sus variedades híbridas –cada vez son menos especies y variedades que se cultivan, más homogéneas y menos diversos los métodos de producción-, así como los cambios socioeconómicos tendentes a la uniformización de las prácticas y de la vida rural, son las causas principales de la pérdida de biodiversidad en la agricultura. Dado que las manipulaciones genéticas se realizan siempre sobre variedades muy productivas, la llegada de las plantas transgénicas intensifica esta tendencia a la uniformización de los cultivos. Tal vez algún día ya no dispongamos de los recursos necesarios para superar un grave problema como la resistencia a las plagas…
Especies no objetivo

Efectos de los transgénicos sobre las especies no objetivo, entre ellas especies beneficiosas.

Los insectos beneficiosos y otras especies silvestres se ven amenazados por plantas que producen su propio insecticida o que fomentan una mayor utilización de productos químicos tóxicos…
Ensayos de campo: diseminaciones inútiles y peligrosas

Las empresas que llevan a cabo ensayos de campo, así como las autoridades que los aprueban, justifican esta actividad argumentando la necesidad de realizar pruebas en condiciones “naturales”.

Sin embargo, estas pruebas se realizan en pequeñas superficies, durante un periodo corto y a menudo se estudia un único carácter agronómico –el rendimiento, por ejemplo-. Estos ensayos no pueden producir las interacciones del medio ambiente natural, como tampoco sus efectos generales ni secundarios.
Especies invasoras

Cuando las plantas transgénicas poseen una ventaja competitiva con respecto a las plantas silvestres naturales, podrían producirse perturbaciones ecológicas importantes. El arroz genéticamente modificado para tolerar los medios salinos, por ejemplo, podría colonizar ecosistemas naturales como los estuarios.

Algunos biólogos han estudiado peces con un gen de la hormona del crecimiento humano, que implica un aumento de la velocidad de crecimiento y del tamaño adulto: dado que solamente dos terceras partes de los peces transgénicos estudiados alcanzan la madurez sexual, la dispersión del gen de la hormona del crecimiento podría provocar la desaparición de determinadas poblaciones.
Desarrollo de resistencias

El desarrollo de resistencias a un herbicida puede hacer que las malas hierbas sean imposibles de controlar sin la aplicación masiva de productos químicos cada vez más potentes.

En el caso de las plantas manipuladas para resistir determinados insectos –por ejemplo el maíz desarrollado por Novartis para ser resistente al taladro mediante la introducción de un gen de la bacteria Bacillus thuringiensis (Bt)-, la planta produce sus propias toxinas.

Puesto que estas son producidas permanentemente en todas las partes de la planta, desde las hojas hasta las raíces, y dado que este tipo de maíz se cultiva en millones de hectáreas (en los últimos años este tipo de maíz ha ocupado algo mas de la tercera parte de la superficie de maíz de EEUU), los insectos nocivos expuestos pueden desarrollar rápidamente cepas de resistencia.
Transferencia de genes

Los OMG pueden transferir sus genes a plantas convencionales (no transgénicas) de la misma especie, implicando una serie de daños potenciales para los agricultores tradicionales y para los que practican agricultura ecológica. Los genes pueden también ser transferidos a especies silvestres emparentadas.

Los genes también se pueden transferir horizontalmente (es decir, por vía no sexual) hacia especies distintas a través de elementos genéticos móviles, virus o parásitos.
Una tecnología imprecisa

Los riesgos y beneficios de la utilización de este tipo de tecnología no están suficientemente estudiados ni evaluados.

En un organismo vivo existen decenas de miles de genes, pero estos no funcionan según el principio “un gen = una característica”, sino que se producen interacciones complejas entre el genoma, el medio celular, el resto de los tejidos del organismo y el medio ambiente.

Sólo se conoce la función de una pequeña proporción del ADN (la molécula que lleva inscrita la información genética de los seres vivos) de los organismos superiores. El gen se puede integrar en cualquier parte del genoma del organismo y su expresión dependerá de ello en gran medida.
Amenazas para la salud humana

Qué riesgos suponen para la salud humana?

Muchos de los genes que las multinacionales desean que consumamos proceden de plantas, animales u otras sustancias normalmente ajenas a la alimentación humana: bacterias, virus, ratones, ratas, mariposas e incluso escorpiones. Cuáles son los peligros potenciales para la salud pública que puede tener la introducción de estos genes en nuestra alimentación o en la de los animales cuyos productos consumimos (carne, huevos, pescado, productos lácteos)?. La incorporación de sustancias ajenas en los alimentos aumenta el riesgo de provocar reacciones alérgicas.

Numerosas plantas transgénicas contienen un gen de resistencia a los antibióticos utilizados para el tratamiento médico de las personas y los animales. Dicho gen que sirve para “marcar” la secuencia genética introducida con el fin de comprobar que la manipulación genética, cuyas probabilidades de éxito son bastante reducidas, ha funcionado. Aunque no tengan otra función, estos genes permanecen en los tejidos de las plantas durante toda su vida y también se transmiten a sus descendientes. Si se transmiten a bacterias peligrosas presentes en el intestino humano o animal, podrían estas quedar “inmunizadas” contra los antibióticos. Varios países y asociaciones médicas han pedido repetidamente su prohibición.
Equivalencia sustancial

Cuando un alimento es producido mediante ingeniería genética pero su composición se considera similar a la de un alimento convencional. Este concepto no ofrece garantías de inocuidad.

Se comparan características concretas entre un OMG y una variedad convencional y se establece que son globalmente similares, por lo que no se obliga a probar rigurosamente su inocuidad; sin embargo puede contener moléculas nuevas, tóxicas o alergénicas. Numerosos científicos critican la utilización de este principio, dado que impide que nuevos productos sean sometidos a estudios completos.
El hambre en el mundo

Mentiras: Constituyen los OMG la solución al hambre en el mundo?

“Nos oponemos firmemente a que grandes empresas multinacionales utilicen la imagen de los pobres y de los hambrientos para promover una tecnología que no es ni segura, ni respetuosa con el medio ambiente, ni económicamente beneficiosa para nosotros”…(Delegados de 24 países africanos, reunión FAO en 1998 sobre los problemas de los recursos genéticos, en respuesta a una campaña de Monsanto).

El mito según el cual los OMG van a poner fin al hambre en el mundo no supera el más mínimo análisis. Con cerca de mil millones de seres humanos con una alimentación deficitaria, es un argumento muy “vendible”.

Sin embargo, en la Tierra se produce más de lo que la humanidad necesita, pero millones de personas no pueden acceder a ello por carecer de los medios necesarios debido a las desigualdades sociales o a la imposibilidad de desplazarse a causa de los conflictos. De hecho, algunos de los países más afectados son exportadores netos de alimentos.

Los OMG sólo van a agravar el problema. Además, son muchos los informes que desmienten que los transgénicos sean más productivos que los cultivos convencionales. Además, las patentes sobre la vida, gracias a las cuales las multinacionales se apropian del patrimonio genético mundial, impiden a los más pobres acceder a los recursos genéticos.
Libertad de elección?

La legislación europea sobre etiquetado sigue permitiendo que muchos productos procedentes de OMG no se etiqueten.

Desde la llegada a Europa de las primeras cosechas transgénicas norteamericanas, la oposición de los consumidores ha crecido continuamente.

La gran mayoría de los consumidores europeos no desea ingerir alimentos que contengan o procedan de OMG.

Soja y maíz forman parte de la composición de mas del 60% de los alimentos transformados, desde el chocolate hasta las patatas fritas, pasando por la margarina y los platos preparados.

Es preciso exigir a los fabricantes la garantía de trazabilidad de sus productos así como la segregación de los productos transgénicos y convencionales.

Además, los OMG entran masivamente en la cadena alimentaria a través de los piensos compuestos. Los ganaderos desconocen las materias primas con las que alimentan a sus animales; los consumidores desconocemos con que han sido alimentados los animales cuyos productos consumimos.

No olvidemos las causas y las consecuencias de los escándalos alimentarios de las últimas décadas.
Cosecha récord – Hambre récord

Una de las grandes promesas de la industria de la ingeniería genética es hacer todo lo posible para que desaparezca el hambre en el mundo. Sin embargo, el caso de Argentina nos lleva a la conclusión contraria.

El entusiasmo argentino por los cultivos modificados genéticamente ha sido más enérgico que el de cualquier otro país, a excepción de EEUU. La superficie de soja es hoy el doble de lo que era cuando se introdujeron estos cultivos en 1996; durante ese período la inseguridad alimentaria ha crecido notablemente. Casi la mitad de la población –dieciocho millones de un total de treinta y siete- se encuentra por debajo del umbral de pobreza. Mas allá de que las exportaciones hayan generado cierto crecimiento, bajo un determinado modelo de globalización, la realidad es que cientos de miles de niños y niñas están desnutridos, o en situación de riego. De hecho, millones de personas se van a dormir sin haberse llevado nada a la boca.

Argentina es el granero del mundo, el país de la buena carne. Tierra bendecida por la naturaleza con unas condiciones geográficas y climáticas excelentes. Sin lugar a duda, uno de los últimos rincones del planeta en donde uno imaginaria encontrar gente hambrienta.

A lo largo de los últimos diez años, cuatro de los mayores cultivos industriales (soja, trigo, girasol y maíz) han ido estableciendo nuevos récords. Como ya se ha dicho, Argentina ha sido muy entusiasta en la adopción de transgénicos, siendo hoy el segundo productor mundial de soja resistente al herbicida Roundup (soja Roundup Ready o soja RR). Desde que este tipo de soja se introdujera en 1996, el tamaño de las cosechas se ha duplicado llegando a casi veintisiete millones de toneladas métricas. La mayor parte de la soja RR argentina se exporta y Monsanto estima que en los últimos tres años la cosecha generó tres mil millones de dólares para el país.

A pesar de estas cosechas récord prácticamente la mitad de los argentinos vive en la pobreza. En mayo de 2002, dieciocho millones de personas, casi el 50% de la población, no pueden satisfacer sus necesidades básicas. En un país cuya economía está en crisis y cuyo gobierno no se preocupa por su gente, la consecuencia es que los niños tienen problemas de desarrollo, están desnutridos, y tienen riesgo de daño cerebral. Debido al hambre que padecen, no se pueden concentrar ni en el colegio ni en sus juegos. Muchos adultos pasan hambre habitualmente, con todo el sufrimiento que eso implica. Hay lugares en los que la gente muere de hambre.

Los precios del sector alimentario han aumentado más que los del resto de sectores relacionados con el consumo domestico. A su vez, el gobierno y la industria siguen promoviendo una agricultura centrada en la exportación. La seguridad alimentaria de los argentinos no ha sido una prioridad para las autoridades a la hora de fijar metas y políticas para la producción de alimentos para la nación.
Promesas vacías (Greenpeace – International Genetic Engineering Campaign – 09/01)

La “Declaración de Roma sobre Seguridad Alimentaria” de 1996 y la realidad de hoy

Cuando representantes de 186 países (112 jefes de Estado) se reunieron en Roma en 1996, su propósito era asegurar un compromiso político para abordar las cuestiones subyacentes que causan el hambre y malnutrición generalizadas. Ellos mismos se impusieron un objetivo sujeto a plazos, evaluable pero a la vez modesto: reducir el hambre a la mitad para el año 2015:
“Nosotros, los jefes de Estado y de Gobierno o nuestros representantes, reunidos en la Cumbre Alimentaria Mundial…, reafirmamos el derecho de todo el mundo a acceder a alimentos seguros y nutritivos, coherente con el derecho a alimentos adecuados y el derecho fundamental de toda persona a no pasar hambre.

Dedicaremos nuestra voluntad política y nuestro compromiso común y nacional al empeño de conseguir seguridad alimentaria para todos y a un esfuerzo continuado para erradicar en Hambre en todos los países, con el objetivo inmediato de reducir el número de personas malnutridas a la mitad del actual no más tarde del año 2015”.

Estas promesas al mas alto nivel fueron formuladas con siete compromisos, que a su vez estaban reforzados por 27 objetivos específicos y 182 acciones propuestas. Sin embargo a pesar de la abundancia de generosas intenciones, en septiembre de 2000, cuando era hora de evaluar el progreso “pocos, si alguno de los 91 países y 9 organizaciones internacionales…eran capaces de afirmar que habían conseguido un progreso sustancial en poner en práctica sus Compromisos de la Cumbre Alimentaria Mundial.
Examinado los compromisos adquiridos, este documento resalta el contraste entre el lenguaje usado entonces y los logros reales hoy, demostrando el escaso apoyo real y el fracaso en combatir el hambre de una manera efectiva.
Compromiso Nº 1 – Aseguraremos un entorno político, social y económico posibilitador diseñado para crear las mejores condiciones para la erradicación de la pobreza y para una paz duradera, en el que la participación de hombres y mujeres será total e igual, ya que es el más favorable para conseguir una seguridad alimentaria duradera para todo el mundo.

Realidad: La Ayuda Oficial al Desarrollo ha decrecido desde 1990 desde un 0,33% a un 0,22% del PIB de los países de la OCDE para el perjuicio de la mayoría de los países en vías de desarrollo, especialmente los países menos desarrollados en Africa que ahora no reciben casi capital privado.

Las ayudas totales en agricultura procedentes de los países desarrollados para los países en vías de desarrollo han caído a menos de la mitad durante los últimos diez años. Esta tendencia continúa.
Compromiso Nº 2 – Llevaremos a cabo políticas destinadas a erradicar la pobreza y la desigualdad y a mejorar el acceso físico y económico universal a alimentos suficientes y a su utilización, adecuados nutricionalmente y seguros.

Realidad: Se estima que el número real de personas malnutridas en Africa aumentará entre ahora y el año 2015…Los niños, todavía malnutridos a pesar del récord en producción mundial de alimentos…Millones de personas todavía sufren las consecuencias de la deficiencia de nutrientes…
Compromiso Nº 3 – Llevaremos a cabo políticas y prácticas sostenibles y participativas en los siguientes ámbitos: alimenticio, agrícola, pesquero, forestal y desarrollo rural. Estas políticas y prácticas, que se desarrollarán en áreas de alto y bajo potencial, son esenciales para conseguir un suministro de alimentos adecuado y fiable a todos los niveles: domestico, nacional, regional y global. Combatiremos las pestes, las sequías y la desertización considerando el carácter multifuncional de la agricultura.

Realidad: La tierra se degrada y la agricultura se hace cada vez más intensiva.

Alrededor del 85% de la tierra cultivable del Mundo contiene áreas degradadas por la erosión, salinización, compactación, reducción de nutrientes, degradación biológica o contaminación durante los últimos 50 años.

Aproximadamente un 34% de la tierra cultivable contiene áreas sólo levemente degradadas; un 43% contiene áreas moderadamente degradadas; y un 9% contiene áreas fuertemente o extremadamente degradadas. El nivel de degradación del suelo nos hace plantearnos preguntas sobre la capacidad a largo plazo de los ecosistemas agrarios de producir alimentos... La agricultura intensiva aumenta su apetito por las sustancias tóxicas…La carencia de sustento en las áreas rurales fuerza un éxodo del campo a la ciudad…
Compromiso Nº 4 – Lucharemos para asegurar que las políticas en materia de alimentos, comercio agrícola y comercio en general son favorables a promover la seguridad alimentaria universal mediante un Sistema Comercial Mundial justo y orientado al mercado.

Realidad: El Sistema Comercial Mundial está fracasando en su compromiso de repartir lo imprescindible a millones de los más pobres del Mundo…
Compromiso Nº 5 – Procuraremos prevenir y estar preparados contra los desastres naturales y las emergencias provocadas por el Hombre y cumplir los requisitos transitorios y de emergencia en un modo que fomente la recuperación, la rehabilitación, el desarrollo y la capacidad de satisfacer necesidades futuras.

Realidad: La ayuda en alimentos frecuentemente exacerba la situación en los mercados del Sur ya que esta ayuda se da cuando los precios son bajos para estabilizar los mercados domésticos de los países ricos, no cuando se necesita y los precios son altos. Ello tiene a menudo un efecto extremadamente destructivo en la producción agrícola del Sur…
Compromiso Nº 6 – Promoveremos una óptima asignación y uso de las inversiones públicas y privadas para incentivar los recursos humanos, alimentos sostenibles, agricultura, pesca, sistemas forestales y desarrollo rural, en áreas de alto y bajo potencial.

Realidad: Los intereses de la deuda externa siguen empequeñeciendo la ayuda total prestada a los países más pobres.
Compromiso Nº 7 – Pondremos en práctica, controlaremos y examinaremos con detalle este Plan de Acción a todos los niveles en cooperación con la comunidad internacional.

Realidad: Esta falta de atención a la hora de enfrentarse a la inseguridad alimentaria como una cuestión específica ha sido muy evidente en el escenario internacional desde la Cumbre Alimentaria Mundial.

La misma desatención de la reducción del Hambre como elemento central en la reducción de la pobreza es evidente en los IDG (Objetivos de Desarrollo Internacional) establecidos por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la ONU y la OCDE, que excluye el objetivo de la Cumbre Alimentaria Mundial de la reducción del hambre de la lista de objetivos de desarrollo específicos y motorizables…
Greenpeace exige:


  • Los alimentos son más que una mercancía – son un derecho humano básico

  • El vasto número de modelos prósperos de agricultura sostenible deben ser aplicados globalmente. En vez de promocionar a unas cuantas gigantes del negocio agrícola, Greenpeace exige que estos modelos de agricultura sostenible sean aplicados, desarrollados y refinados de un modo verdaderamente participativo para el beneficio inmediato de los agricultores y del modo de vida de los pobres de las zonas rurales

  • Las organizaciones internacionales como la UNDP deben reconsiderar su controvertido entusiasmo por la tecnología agrícola

  • El derecho humano básico a los alimentos para todos debe tener prioridad sobre los tratados comerciales. La soberanía de los alimentos debe prevalecer sobre los procedimientos y las reglas de la Organización Mundial del Comercio

  • Los “verdaderos costes” de la producción de alimentos (incluyendo los costes y los beneficios medioambientales que no se reflejan en los precios) tienen que ser la base para estructurar los incentivos en las políticas agrícolas


Cuestionamiento Etico de la Biotecnología
Las críticas ambientalistas a la biotecnología cuestionan las suposiciones de que la ciencia de la biotecnología está libre de valores y que no puede estar equivocada o mal utilizada, y piden una evaluación ética de la investigación genética y sus productos (Krimsky y Wrubel, 1996). Quienes proponen la biotecnología son considerados como que tienen una visión utilitaria de la naturaleza y favorecen el libre intercambio (trade-off) de las ganancias económicas por el daño ecológico, indiferentes ante las consecuencias para los seres humanos (James, 1997). En el corazón de la crítica están los efectos biotecnológicos sobre las condiciones sociales y económicas y los valores religiosos y morales que conllevan a preguntas como:


  • Deberíamos alterar la estructura genética de todo el reino viviente en nombre de la utilidad y las ganancias?

  • Es la constitución genética de todos los seres vivos la herencia común de todos, o puede ser adquirida por las corporaciones y de esta manera convertirse en propiedad privada de algunos?

  • Quién dio a las compañías individuales el derecho a monopolizar grupos enteros de organismos?

  • Los biotecnólogos se sienten los dueños de la naturaleza? Es esta una ilusión construida sobre la arrogancia científica y la economía convencional, ciega a la complejidad de los procesos ecológicos?

  • Es posible minimizar los conceptos éticos y reducir los riesgos ambientales manteniendo los beneficios?


También surgen algunas preguntas específicas sobre la naturaleza de la tecnología, en tanto otras cuestionan la dominación de la agenda de investigación agrícola por intereses comerciales. La distribución desigual de los beneficios, los posibles riesgos ambientales y la explotación de los recursos genéticos de las naciones pobres por las ricas demandan algunas interrogantes más profundas:


  • Quién se beneficia de la tecnología? Quién pierde?

  • Cuáles son las consecuencias para el ambiente y la salud?

  • Cuáles han sido las alternativas ignoradas?

  • A qué necesidades responde la biotecnología?

  • Cómo afecta la tecnología a lo que se está produciendo, cómo, para qué y para quién se está produciendo?

  • Cuáles son las metas sociales y los criterios éticos que guían el problema de la elección de la investigación biotecnológica?

  • Biotecnología para lograr que metas sociales y agronómicas?


A fines de los 80, una publicación de Monsanto indicaba que la biotecnología revolucionaría la agricultura en el futuro con productos basados en métodos propios de la naturaleza, haciendo que el sistema agrícola sea más amigable para el medio ambiente y más provechoso para el agricultor (OTA, 1992). Mas aún, se proporcionarían plantas con defensas genéticas autoincorporadas contra insectos y patógenos. Desde entonces, muchos otros han prometido varias otras recompensas que la biotecnología puede brindar a través del mejoramiento de cultivos. El dilema ético es que muchas de estas promesas son infundadas y muchas de las ventajas o beneficios de la biotecnología no han podido o no han sido hechos realidad. Aunque es claro que la biotecnología puede ayudar a mejorar la agricultura, dada su actual orientación, la biotecnología promete mas bien daños al medio ambiente, una mayor industrialización de la agricultura y una intrusión más profunda de intereses privados en al investigación del sector público. Hasta ahora la dominación económica y política de las corporaciones multinacionales en la agenda de desarrollo agrícola ha tenido éxito a expensas de los intereses de los consumidores, campesinos, pequeñas fincas familiares, la vida silvestre y el medio ambiente.

Es urgente para la sociedad civil tener una mayor participación en las decisiones tecnológicas para que el dominio que ejercen los intereses corporativos sobre la investigación científica sea balanceado por un control público más estricto. Las organizaciones públicas nacionales e internacionales tales como FAO, CGIAR, etc. tendrán que monitorear y controlar que los conocimientos aplicados no sean propiedad del sector privado para proteger que tal conocimiento continúe en el dominio público para beneficio de las sociedades rurales. Deben desarrollarse regímenes de regulación controlados públicamente y emplearlos para monitorear y evaluar los riesgos sociales y ambientales de los productos de la biotecnología (Webber, 1990).

Finalmente, la tendencia hacia una visión reduccionista de la naturaleza y la agricultura promovida por la biotecnología contemporánea debe ser revertida por un enfoque más holístico de la agricultura, para asegurar que las alternativas agroecológicas no sean ignoradas y que sólo se investiguen y desarrollen aspectos biotecnológicos ecológicamente aceptables. Ha llegado el momento de enfrentar efectivamente el reto y la realidad de la ingeniería genética. Como ha sido con los pesticidas, las compañías de biotecnología deben sentir el impacto de los movimientos ambientalistas, laborales y campesinos de modo que reorienten su trabajo para el beneficio de la sociedad y la naturaleza. El futuro de la investigación con base en la biotecnología estará determinado por relaciones de poder y no hay razón para que los agricultores y el público en general, si se le da suficiente poder, no puedan influir en la dirección de la biotecnología cosa que cumpla con las metas de sostenibilidad.

1   2   3   4   5

similar:

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconSoy Juan Carlos Caniso, investigador botánico. Hace 38 años me dedico...
«economía mundial» se hará realidad creando así la base para el «nuevo orden mundial»

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconConferencia mundial de los pueblos sobre cambio climatico y defensa de la vida

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconEl orden agrícola mundial y la sustentabilidad tecnológica

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconResumen en su cuarta sesión, celebrada en Ginebra del 16 al 20 de...

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida icon14 de marzo dia mundial de acción contra las represas a favor de los ríOS, el agua y la vida

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconI. América y el nuevo patrón de poder mundial

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconInforme sobre la marcha de las actividades de la academia mundial de la ompi

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconTriunfo en el senado de las organizaciones ciudadanas contra monsanto y las patentes vegetales

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconResumen En el constitucionalismo estrenado tras la segunda guerra...

Transgénicos: El “nuevo orden” alimentario mundial y las “patentes” sobre la vida iconLa contaminación del aire es en la actualidad, producto del modo...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com