Resumen. Conclusiones




descargar 227.08 Kb.
títuloResumen. Conclusiones
página1/4
fecha de publicación29.02.2016
tamaño227.08 Kb.
tipoResumen
b.se-todo.com > Biología > Resumen
  1   2   3   4
LA CLONACIÓN HUMANA Y SUS ASPECTOS.


Por:

Jesús Guadalupe Ricardo Serrato González.

ÍNDICE.
Aspectos científicos de la clonación.

Clonación en Biología. Definición de clonación.

Clonación en Animales.

Clonación en Anfibios.

Clonación en Mamíferos

Clonación en Humanos.

Estadios iniciales del desarrollo embrionario. El embrión antes del

día 14

Posibles aplicaciones de la clonación.

Clonación reproductiva como técnica de reproducción asistida.
Aspectos éticos de la Clonación.

Bioética y libertad de investigación.

Religiones y clonación.

Resumen.

Conclusiones.

Bibliografía.

Aspectos científicos de la clonación.

Clonación en Biología. Definición de clonación.

La clonación en biología existe de forma natural en la reproducción asexual de

plantas, en la formación de gemelos idénticos y en la multiplicación de las células para

reparar tejidos dañados en procesos naturales de curación. Las técnicas de clonación en

plantas se han extendido a lo largo de los siglos en jardinería y horticultura utilizando

esquejes de las plantas que se cultivaban. De hecho, el que un esqueje se desarrolle hasta

convertirse en una planta completa implica que al menos algunas de sus células son

totipotentes o si quiera pluripotentes. La clonación a partir de células cultivadas es

actualmente una técnica empleada en horticultura experimental y tiene gran importancia

desde el punto de vista comercial, como es el caso de la palmera de aceite que de forma

natural no se reproduce asexualmente. Por otra parte, en vertebrados inferiores tales como la

lombriz de tierra también se produce la clonación, ya que si ésta se divide por la mitad

dará lugar a dos individuos genéticamente idénticos. La clonación también se ha conseguido

a partir de técnicas utilizadas en laboratorio. De esta manera, es posible clonar el ADN, las

células, los tejidos, los órganos e incluso un individuo completo. La transferencia nuclear

1(actualmente conocida como transferencia nuclear de células somáticas) se comenzó a

desarrollar en la década de los cincuenta del siglo XX. Sólo a partir de los años ochenta

dicha técnica tuvo éxito en mamíferos y actualmente ha sido realizada satisfactoriamente en

ratones, ratas, ovejas, cabras, cerdos, vacas , conejos, gatos y ciervos. En monos del género

Rhesus han sido clonados embriones mediante técnicas de gemelación (splitting) (véase la

tabla más adelante en las páginas 35 y 36).

1 La transferencia de núcleos significa la transferencia de dichos núcleos diploides de células somáticas a

ovocitos femeninos que han sido previamente enucleados.
En este contexto, es importante resaltar que la clonación no implica necesariamente

la replicación de un individuo completo. Sin embargo, la opinión pública tiende a tener una

percepción confusa en torno a este término. Para la AHEC2, la clonación la define como ‘la

propagación asexual sin producirse la alteración del genoma existente en el núcleo celular’.

No obstante la AHEC diferencia entre los procedimientos realizados para clonar un ser

humano por completo y la copia de ADN y células de un ser humano.3 En conclusión,

existen distintas definiciones al respecto diferenciando explícitamente la clonación de un ser

humano de la clonación de células y de tejidos humanos.

Por otra parte, hay diversas formas a la hora de definir el concepto de clon, así para

la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales4, clon es un ‘ grupo de

organismos de idéntica constitución genética que proceden de un único individuo mediante

multiplicación asexual, partenogénesis o apomixis’. Por otra parte, el término clon procede

del griego que significa esqueje o retoño. Una definición más precisa a dicho término es la

siguiente: ‘individuo o grupo de individuos de idéntica constitución genética nuclear que

proceden de un único individuo mediante multiplicación asexual, siendo fenotípicamente

muy semejantes al individuo del que derivan’5 Normalmente, se han agrupado dentro de la

categoría de ‘clones’ a individuos generados bien por partición de embriones6, bien por

transferencia de núcleos. No obstante, el término de clon resulta ser un poco ambiguo y es

por ello que las definiciones resultan imprecisas o inadecuadas cuando se quiere relacionar

este término con los procesos de clonación de animales domésticos y de seres humanos ya

que se quiere mostrar una definición más exacta desde el punto de vista bioético.

En este sentido, el Roslin Institute7 destaca una serie de definiciones respecto al

concepto de clon (por otra parte, dependiendo de la antigüedad del diccionario, la definición

de clonación desde el punto de vista biológico puede variar):

- ‘Un grupo de individuos genéticamente idénticos que descienden de un mismo

progenitor mediante reproducción asexual’. Es el caso de muchas especies de

herbáceas que se reproducen por estolones además de por semillas sexuales.

- ‘Un grupo de células genéticamente idénticas que se forman por división

mitótica a partir de una célula original’. Aquí se refiere al caso de una célula

que genera un nuevo juego de cromosomas y que posteriormente se escinde

originando dos células hijas.

- ‘Un grupo de moléculas de ADN procedentes de una secuencia original de

ADN y creadas por una bacteria o virus a partir de una hebra de ADN,

empleando las técnicas de Biología Molecular’. Este es el caso de la clonación

del ADN o clonación molecular.

- ‘La producción de individuos genéticamente idénticos mediante la escisión

embrionaria’.

- ‘La producción de un clon, en el sentido de considerarse genéticamente

idéntico, se produce mediante la transferencia del núcleo de una célula somática

a ovocitos, óvulos, o cigotos enucleados’. Esta es la llamada la Transferencia

Nuclear ( Nuclear Transfer) o también llamada Cell Nuclear Replacement (CNR). Este es el caso de la oveja Dolly, donde se han empleado núcleos de

células diferenciadas de glándula mamaria. La aplicación de dicha técnica en

ratones se basa en utilizar núcleos de células de la capa celular que rodea al

óvulo. En este contexto hay que tener en cuenta que los clones producidos por

transferencia de núcleos no son directamente comparables a los clones que se

producen por escisión embrionaria ya sea de forma artificial como natural ( es

el caso de gemelos idénticos). En este sentido, Dolly no fue una copia idéntica

de la ‘madre’ que donó el núcleo ya que no hay que olvidar que el óvulo

contiene ADN procedente de la mitocondria. En definitiva, el ADN no contiene

un programa unívoco de instrucciones, sino que es flexible, y la expresión

genética en cada individuo queda matizada por multitud de factores presentes

en el citoplasma del óvulo, así como también por los procesos de formación del

embrión/feto que a su vez son sometidos al ambiente uterino hasta llegar a la

vida extrauterina (estímulos al nacer, periodo de lactancia, interacciones

sociales’ con otros individuos de la especie, etc).

En conclusión, el término de clonación implica la formación de copias genéticas que

pueden ser hebras de ADN, células en cultivo o bien individuos completos. Es decir, hay

que diferenciar el uso de la palabra clonación en Biología; por una parte si se refiere al

ámbito de la Ingeniería Genética, donde clonar significa aislar y multiplicar en un tubo de

ensayo un gen o , en general, un fragmento de ADN. Así la oveja Dolly no fue un producto

de Ingeniería Genética. Y por otra parte, en el contexto al que aquí se hace referencia, el

término clonar es obtener uno o varios individuos a partir de una célula somática o de un

núcleo de otro individuo, de modo que los individuos clonados son idénticos o casi idénticos

al original.
Por otro lado, teniendo en cuenta la primera definición del Roslin Institute Online,

la cuestión fundamental es preguntarse a qué se debe que la reproducción sexual sea la

forma predominante en la naturaleza si un individuo que se reproduce de forma asexual

transmite todos sus genes a cada uno de los miembros de su progenie, mientras que un

organismo cuando se reproduce sexualmente sólo transmite la mitad de sus genes a cada uno

de ellos. La explicación posible podría ser que en la reproducción sexual daría lugar a una

generación continua de variabilidad genética y también se evitaría la acumulación de

mutaciones deletéreas que podrían llevar a la extinción en linajes asexuales. Además en la

reproducción sexual al producirse la fecundación de los gametos surge un nuevo ser vivo

cuya dotación genética es única y diferente a la de sus progenitores, cosa que no ocurre en la

reproducción asexual. Es precisamente esa peculiar composición cromosómica de las células

sexuales y el resultado de su unión lo que hace que los seres engendrados sexualmente sean

siempre genéticamente distintos a sus progenitores. Los seres vivos más complejos se

reproducen de forma sexual, por la que dos células germinales (óvulo y espermatozoide) se

unen, formando un cigoto (huevo), que se desarrollará hasta dar un individuo adulto. La

reproducción sexual garantiza que en cada generación de una especie aparezcan nuevas

combinaciones de genes en la descendencia, que posteriormente será sometida a la selección

y a otros mecanismos evolutivos. Por tanto, la reproducción sexual provoca una gran

variabilidad entre los individuos de cada especie. No obstante, estas especies que

constituyen una población no presentan la estabilidad genética con respecto a aquellas que

se reproducen de forma asexual. Es precisamente por esto último por lo que se intenta

clonar animales o incluso seres humanos con el único fin de conseguir seres idénticos que

por las razones que sean se les considera valioso replicar. En la naturaleza, se observa que la

reproducción asexual es bastante corriente, casi prácticamente igual a la sexual. Por otro lado, la reproducción asexual suele significar, en la mayoría de los casos, la clonación. No

obstante, los mamíferos utilizan la replicación asexual de forma poco corriente, así el

embrión se divide a veces en el útero para dar lugar a gemelos idénticos, siendo cada uno de

ellos un clon del otro. Además es interesante resaltar como una posible justificación a la

clonación humana que en principio dos individuos clónicos tienen menor grado de identidad

entre sí que los gemelos monocigóticos porque en los individuos clónicos los citoplasmas de

sus células son diferentes y además por lo mencionado anteriormente, porque no han

compartido un ambiente intrauterino común. La obtención de embriones gemelos por

bisección o por separación de blastómeros (gemelación artificial) se viene haciendo desde

hace años para la obtención de mamíferos de laboratorio o bien en especies ganaderas. El

proceso de división gemelar consiste en tomar un embrión en la fase en la que todas sus

células son aún totipotentes (es aproximadamente en los dos primeros días después de la

fecundación) es decir en la fase de mórula provocando la división celular. Cada una de estas

divisiones da lugar a un ser con un código genético que es idéntico al de los demás seres que

resultan de esa división.


Clonación en animales.
La clonación (la formación de un grupo de individuos con el mismo genotipo

mediante reproducción asexual) en animales se puede encontrar en invertebrados marinos

tales como en las hidras, las anémonas de mar, las estrellas de mar (por regeneración) y en

las planarias (por escisión). Además de encontrarse en los anélidos. En el caso de la estrella

de mar es posible la regeneración de todo un individuo completo a partir de un fragmento

(grande) de ésta. La regeneración es un proceso reproductivo por medio del cual el organismo se

reconstruye ante la pérdida de una parte de éste. El organismo posee células

‘reconstructoras’ que forman la parte que falta del mismo. Por tanto, la clonación natural en

animales se considera un proceso de reproducción asexual como ya se ha mencionado

anteriormente. En la reproducción asexual (clonación) se produce un individuo

genéticamente idéntico a su progenitor. No obstante, la clonación de animales no es tan

común como en las plantas, quizá porque el tejido animal es menos propenso a retener

células totipotentes. El tejido cicatrizante por el cual los animales cierran sus heridas no se

puede comparar al tejido calloso de las plantas. En definitiva, las plantas parecen más

proclives que los animales a retener células totipotentes a lo largo de toda su vida.
Clonación en anfibios.
A finales del siglo XIX, en concreto en 1985, Weismann enunció una teoría para

explicar el desarrollo de los seres vivos. Según este científico, en cada división celular, las

células que nacen tendrían menor información que las que las generan. Más tarde, se

comprobó que dicha teoría no era correcta.

Lo cierto es que con la clonación se demuestra que por mucho que esté diferenciada

una célula , dicha célula presenta igual información genética que el cigoto unicelular recién

formado tras la fecundación.

Spemann (1938)8 fue el que enunció la teoría de que el núcleo de una célula

somática podría ser transferido a un cigoto una vez que el material genético del cigoto fuese

eliminado. Este investigador propuso la transferencia nuclear en embriología para estudiar

el papel que realizaban el núcleo y el citoplasma en el control de los primeros estadios del desarrollo embrionario. Sin embargo, los mayores logros con relación a la clonación en

animales vertebrados se remontan a la década de los 50 del siglo pasado cuando se

realizaron los primeros experimentos de clonación en anfibios por transferencia nuclear.

Dichas investigaciones fueron llevadas a cabo por Briggs y King (1952-1957)9 en Rana

pipiens y posteriormente otras investigaciones fueron realizadas en 1967 por Di Berardino y

King10 . Los estudios realizados por Briggs y King consistieron en transferir núcleos de

células de blástula, gástrula, néurula y renacuajo a citoplasmas de óvulos sin fecundar.

Dichos óvulos habían sido previamente enucleados11 por medio de técnicas de

micromanipulación. Posteriormente, comprobaron que dichos núcleos podían volver a

originar un desarrollo normal. Briggs y King establecieron que un número significativo de

óvulos enucleados podían desarrollar embriones e incluso renacuajos. De esta manera, de

los 197 embriones reconstruidos, 104 iniciaron su desarrollo, 35 se convirtieron en

embriones y 27 llegaron a renacuajos. Brigs y King demostraron que los núcleos de células

de blástula que habían superado la etapa bicelular o tetracelular retenían la totipotencia,

como podía comprobarse al situarlos en un adecuado entorno citoplásmico. Por tanto, habían

logrado los primeros clones por el método de transferencia nuclear (dicho método es

científicamente diferente y más avanzado que la simple escisión de embriones). En

conclusión, observaron que el desarrollo se completaba con normalidad pero que disminuía

paulatinamente su capacidad de desarrollo normal si se utilizaban núcleos procedentes de

estadios más avanzados (se perdía su totipotencia). Así por ejemplo observaron que el núcleo que procedía de células de néurula (aproximadamente con dos días de desarrollo

embrionario) no progresaba normalmente. Estos resultados les llevaron a la conclusión de

que en el desarrollo y en la diferenciación celular existe una pérdida o inactividad de los

genes.

En este sentido, las experiencias realizadas por el equipo de investigación británico

liderado por Michael Fischberg en la década de los sesenta fueron con una rana africana de

uñas procedente de Sudáfrica llamada Xenopus laevis. Decidieron utilizar dicha especie por

dos razones: la primera porque alcanzaba fácilmente la madurez sexual en laboratorio y la

segunda razón era porque Xenopus podía poner huevos durante todo el año inyectándole

determinadas hormonas de mamíferos. Por tanto, Xenopus se convirtió en el material de

laboratorio idóneo para realizar la técnica de transferencia nuclear12. Además dicha especie

se utilizó como marcador genético para probar que la transferencia nuclear del embrión

procedía del núcleo transplantado (Fischberg, Gurdon y Elsdale 1958). Más tarde, las

experiencias realizadas por Gurdon ( 1960, 1962)13 con Xenopus laevis, llegaron a

demostrar que las conclusiones realizadas por Briggs y King con Rana pipiens no eran

correctas, ya que obtuvieron un macho y una hembra adultos normales transplantando

núcleos de células diferenciadas ( en concreto en las células ciliadas del epitelio intestinal)

de renacuajo a citoplasma de óvulos enucleados mediante radiación ultravioleta. Con estos

resultados, se establecía que la diferenciación celular se establecía sin producirse una

inactividad o pérdida irreversible del material genético. Así por ejemplo, el núcleo de una

célula intestinal tendría los genes inactivados para el músculo, el cerebro; no obstante, estos

genes podrían ser ‘reprogramados’ cuando dicho núcleo fuese transferido a una célula enucleada. Con estas investigaciones se comprobaba que la teoría de Weismann era

incorrecta, es decir no había pérdida de material genético al utilizar células diferenciadas.

Es importante resaltar que en los experimentos antes mencionados, los núcleos

transplantados procedían de células diferenciadas de renacuajos, éstos no son individuos

adultos sino estadios intermedios en la metamorfosis del anfibio.14

En experiencias posteriores, se utilizaron núcleos procedentes de las células de

renacuajos albinos los cuales fueron transplantados a ovocitos enucleados de renacuajos

del tipo silvestre (no albino). Se obtuvieron embriones clonados de renacuajos que eran

albinos, ya que dichos embriones procedían de núcleos donadores del tipo albino. En este

contexto, se llevó a cabo el procedimiento denominado transferencia nuclear en serie (serial

nuclear transplantation). Dicho procedimiento implicaba el realizar transplante del núcleo a

partir de células embrionarias a un ovocito enucleado para posteriormente dejarlo crecer

hasta las fases tempranas del desarrollo embrionario. Dicha técnica pudo ser realizada

indefinidamente. El objetivo fundamental de la serial nuclear transplantation15 era producir

un gran número de individuos genéticamente idénticos, es decir incrementar la eficiencia en

la clonación debido a una doble exposición en el citoplasma del ovocito y también debido a

que la transferencia nuclear se realizaba a partir de células embrionarias y no mediante

células somáticas diferenciadas que eran más complicadas de clonar.

De cualquier manera, Gurdon obtuvo ranas adultas por completo funcionales a partir

de células especializadas de renacuajos, pero jamás consiguió obtener ranas adultas de

células transferidas de células adultas. De hecho, hasta ahora todos los trabajos realizados

presentan una limitación obvia, es decir no se han conseguido obtener individuos normales por medio de transplantes de núcleos de células diferenciadas procedentes de anfibios

adultos.
  1   2   3   4

similar:

Resumen. Conclusiones iconResumen en el resumen se deben plantear brevemente los objetivos...

Resumen. Conclusiones iconTesis o teoría científica (conclusiones)

Resumen. Conclusiones iconConclusiones Seminario Celebrado el 27 de Junio de 2007

Resumen. Conclusiones iconTabla de contenido introduccion: 3 conclusiones: 5 (11Se)Bibliografía 6

Resumen. Conclusiones iconCapitulo II conclusiones de derecho constitucion del e. L. A. De puerto rico

Resumen. Conclusiones iconTexto de conclusiones finales grupo de trabajo 3: derechos de la madre tierra

Resumen. Conclusiones iconSolución el Razonamiento lógico se establece cuando bajo premisas...

Resumen. Conclusiones iconDocumento oficial Conclusiones del V foro Nacional del Caprino – Sevilla 2014

Resumen. Conclusiones iconConclusiones de Evento en el Congreso de la República – 20 de agosto de 2008
«desconoce otro valor jurídico, que es la garantía constitucional de que, precisamente, tales derechos constituyen un límite al poder...

Resumen. Conclusiones icon5. “Lo que distingue la ciencia de todas las demás actividades humanas...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com