Universidad nacional santiago antunez de mayolo escuela enfermeria




descargar 38.3 Kb.
títuloUniversidad nacional santiago antunez de mayolo escuela enfermeria
fecha de publicación22.10.2016
tamaño38.3 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Contabilidad > Documentos

UNIVERSIDAD NACIONAL SANTIAGO ANTUNEZ DEhttp://www.primerapaginaperu.com/images/articles/2008_09/296/u5_unasam.jpg

MAYOLO

ESCUELA ENFERMERIA


TRABAJO: MONOGRAFICO


DOCENTE: DRA. ROSADO YSLADO M.

TEMA: INDICE DE DESARROLLO HUMANO

GRUPO:

  • BALTAZAR FLORES CRISTIAN

  • BRAVO HILARIO YESENIA

  • HUAMAN CHAVEZ CECILIA

  • JAIMES MONTALVO MERYL

  • QUITO FERNANDEZ FIORELA

  • ROSAS BAYLON MARLENE

AÑO:2012

INDICE
CAPITULO 1


    1. EL ÍNDICE DE DESARROLLO HUMANO EN EL PERÚ

    2. LOS COMPONENTES DEL IDH EN LAS PROVINCIAS

      1. LA IMPORTANCIA DE VIVIR EN LAS CAPITALES.

      2. LOS CAMBIOS ENTRE 1993 Y EL 2000 Y SUS SIGNIFICADOS


1.EL INDICE DE DESARROLLO HUMANO EN EL PERÙ


1.1.EL ÍNDICE DE DESARROLLO HUMANO EN EL PERÚ
Se trata de provincias que se han considerado siempre prósperas. Huancavelica, Huanta y Pataz, por su parte, evolucionan dentro del tercio inferior y tienen en común – sobre todo, las dos primeras – el haber sido asoladas por el terrorismo en la década de los ochenta y los primeros años de los noventa.

Los criterios que han servido para analizar las provincias que mejoraron en su ranking, pueden emplearse para tener una primera explicación de las provincias que han caído en su posición relativa.

Las provincias que han desmejorado su posición tenían en promedio, una ubicación semejante a la que ahora ostentan las que mejoraron, las cuales a su vez han pasado en promedio, al lugar de aquéllas. De manera figurada, puede decirse que en la zona intermedia se ha dado una especie de intercambio de posiciones, con algunas excepciones que no alteran el conjunto.

Es importante tener en cuenta que los cambios “hacia abajo” se deben básicamente a la lenta evolución, estancamiento o caída del ingreso de las familias y personas. Con lo cual, los ingresos ejercen, nuevamente, un rol central en las explicaciones de los cambios de posición de las provincias según su IDH.

La mayor incidencia del ingreso se debe a su mayor variabilidad. Las esperanzas de vida y los logros educativos son poco proclives a la baja, ya que los progresos en materia de salud y educación se acumulan como stocks. Los habitantes de los centros poblados no empeoran en materia de sus conocimientos ni en la oportunidad de adquirirlos, tampoco en su salubridad, salvo cambios muy importantes de la población, generalmente debidos a la migración masiva. El ingreso real, en cambio, puede descender, y de hecho eso sucede en el caso de crisis inflacionarias o recesivas.

Más aún, el ingreso real es mucho más sensible en el corto plazo, a los efectos migratorios. La inmigración de población pobre respecto a la población receptora o la emigración de los “más ricos” de una provincia hacia las mayores metrópolis, hace variar de inmediato, positiva o negativamente, los promedios del ingreso local ( cuadro 3.6).

Estas premisas cobran mayor importancia, cuando se nota que las provincias que han perdido posiciones son notablemente más numerosas en población que aquéllas que mejoraron. Es decir, mucho de su pérdida relativa de ingresos, puede deberse a la recepción de inmigrantes pobres durante los años noventa.

Solamente una de las provincias de poca población, La Unión, en Arequipa, con menos de

20 mil pobladores, empeoró su ubicación, bajando del lugar 151 al 177. Se trata de una provincia sumamente aislada, pero en los años recientes se ha organizado de manera muy positiva para hacer cambiar su situación. Su caso ha sido incluido en este Informe (Ver recuadro 1.6).

El promedio poblacional de las provincias que han tenido retrocesos en su posición relativa es de casi 100 mil habitantes en el año 2000. Sobresalen del conjunto, por sus dimensiones, cuatro provincias que contienen capitales departamentales:

Piura, Cajamarca, Abancay y Moyobamba. En estas provincias se ubican precisamente poblados intermedios de importancia, que expulsan y reciben migrantes, pero tienen, finalmente, un saldo positivo de recepción. Esto es así también, para casi todas las provincias de este grupo que sobrepasan los 100 mil habitantes: Ayabaca,

Morropón y Talara en Piura, San Ignacio en

Cajamarca, Abancay en Apurímac y Tocache en

San Martín.

Las pérdidas de posición relativa, por otra parte, afectan a cuatro departamentos en particular.

De un total de 29 provincias que descendieron, 21 de ellas pertenecen, solamente, a cuatro departamentos: Cajamarca (Cajamarca, San Marcos, San Miguel, San Pablo, San Ignacio y Cajabamba); San Martín (Moyobamba, Tocache, Lamas, Mariscal Cáceres y El Dorado); Piura (Piura, Talara, Paita, Ayabaca y Morropón); y

Arequipa (Islay, Caylloma, La Unión, Castilla y Condesuyos). ¿Qué tienen en común de adverso estos departamentos y provincias, además de contener poblados intermedios? Una hipótesis es que el lento avance del ingreso de las familias y las personas, ha tenido una fuerte influencia de su producción agrícola. La precaria situación del agro de estas áreas está ligada al carácter incipiente y artesanal de su industria y a la pequeña escala del comercio de productos. Estos sectores han sido posiblemente los más afectados por los procesos económicos recesivos de los años noventa. Estas áreas, por ende, debieran tener atención preferencial, no desde la perspectiva asistencial, sino desde la definición de la política económica nacional y sus componentes sectoriales.
La utilidad del IDH, sin embargo, no se limita a la ubicación de un país en el contexto internacional.

En muchas naciones se han usado sus conceptos para denotar y analizar las características y dimensiones de sus desigualdades internas. En 1997, el PNUD con la participación del

Instituto Nacional de Estadísticas e Informática

(INEI) desarrolló un cálculo departamental del

IDH para los años 1991, 1993 y 1995.

En ese mismo año, 1997, un conjunto de organizaciones no gubernamentales, reunidas como

Grupo de Acción Ciudadana por el Desarrollo

Humano contra la Pobreza, publicó una Evaluación del Desarrollo Humano en el Perú, que incluye un cálculo del IDH departamental, siguiendo la estructura del IDH de los Informes anuales del PNUD y efectuando sus cálculos para los tres censos nacionales anteriores (1972, 1981,1993).

En el presente Informe Nacional para el año 2002 se ha aplicado una estimación del IDH para los años 2000 y 1993, pero en este caso con una desagregación al nivel de las 194 provincias del país. A partir del IDH provincial, es posible obtener el IDH a escala departamental y tener una comparación de diversas metodologías anteriormente utilizadas para hacer mediciones a este nivel.

Un punto de partida para evaluar estas diferencias es comparar las tres versiones disponibles de los IDH para 1993, pues en ellas se dan las diferencias metodológicas fundamentales, en especial, las debidas al cambio de variable del PBI.

La comparación muestra que a pesar de los cambios señalados, la estabilidad de los rangos es alta en el nivel de los departamentos. Como un resultado indirecto de la comparación departamental con sus antecedentes, los datos calculados para el nivel provincial en el presente Informe, adquieren mayor confiabilidad.

Queda igualmente claro que salvo por el PBI en Moquegua y Pasco, Lima y el Callao siguen siendo los primeros, mientras la Sierra alto andina es la más rezagada y, en los planos intermedios, los departamentos costeros aventajan en promedio a la Selva. Otro dato relevante, es que los departamentos más poblados o densos son los que tienen IDH más alto, lo cual es lógico en la medida que la población se ha ido agrupando alrededor de la mayor disponibilidad de oportunidades de trabajo y acceso a los servicios sociales. Este es el patrón de la distribución de recursos que domina la segunda mitad del siglo XX.

En el Capítulo 1, se indicó que uno de los objetivos esenciales de este Informe es la elaboración del Índice de Desarrollo Humano a escala provincial, por considerarlo de mayor justificación y utilidad práctica que las opciones departamentales y distritales. La provincia tiene una sensibilidad bastante mayor que los departamentos y por esa misma razón tiene mayor utilidad y versatilidad para la definición de políticas. Ademas, tiene como ventaja esencial sobre los distritos, la mayor estabilidad de sus variables en el tiempo.

El cumplimiento de esta meta ha implicado un significativo esfuerzo metodológico y de cálculos.

En primer lugar, porque no hay posibilidad de una reproducción mecánica de los indicadores del IDH en escalas provinciales, no se tiene, por ejemplo, la posibilidad de disponer de datos del

PBI o del alfabetismo o la esperanza de vida calculados para las provincias. Esto ha obligado a redefiniciones en función de los datos disponibles que mantengan fidelidad con las dimensiones del IDH, aunque se opte por indicadores equivalentes, como es el caso del ingreso per cápita de las familias, en reemplazo del PBI per capita. En efecto, sucede que la estadística social no se elabora de manera continua a niveles desagregados, excepto para unas pocas variables vinculadas a los registros administrativos, usualmente con fuertes problemas de elaboración, tardío procesamiento y con dificultades de acceso y disponibilidad.

Esta ausencia de datos de fuentes directas, hace recurrir a procedimientos de estimación que involucran toda la información disponible en el momento, una mayor elaboración en los métodos estadísticos y el máximo de controles para asegurar la confiabilidad de los resultados obtenidos.



    1. LOS COMPONENTES DEL IDH EN LAS PROVINCIAS


El IDH nacional, calculado a partir de la ponderación del IDH de las provincias con sus respectivas poblaciones, es de 0.620.8 Entre las provincias, el valor más alto (0.755) es el de la provincia de Lima, sobre todo por su mayor ingreso y, el más bajo (0.377) el de Pachitea , principalmente por su pobrísimo logro educativo.

Lo anterior indica que la lectura del IDH pasa por la lectura de sus componentes, y la lectura de éstos, por el conocimiento de su comportamiento particular.

El componente esperanza de vida, varía entre los 56.0 años (La Unión en Arequipa) y los 74.4 años (Callao) en las provincias del Perú, lo que equivale a un cociente de 1.33 entre el valor máximo y el mínimo.

El componente alfabetismo de las personas de 15 o más años, tiene valores extremos de tasas porcentuales de 53.6% (Mariscal Luzuriaga enAncash) y 97.4% (Callao), y la matriculación secundaria de 25.0% (Pachitea en Huánuco) y97.6% (Huaura en Lima). Con ello, las relaciones entre máximo y mínimo son de 1.82% y 3.90%, respectivamente, lo cual hace, además, que el logro educativo sea la variable intermedia – entre la esperanza de vida al nacimiento y el ingreso per cápita– en influencia sobre el ordenamiento provincial.

El componente ingreso per cápita familiar mensual, es el de mayor variabilidad: fluctúa entre 116 nuevos soles (Chincheros en Apurímac) y 574 nuevos soles (Lima). Por tanto, la relación entre el mayor y el menor valor, es de 4.94, más elevada que todas las otras variables y con mayor incidencia en los resultados del IDH que las otras variables cuyos valores se hallan más agrupados.

Por último, tal vez lo más importante, es que el IDH es un indicador resumen. Inclusive la lectura de sus componentes es limitada para comprender las posiciones relativas de las provincias. Las explicaciones mayores las dan: la actividad de empresas grandes instaladas en el área, proyectos de inversión pública, auge de la explotación de algunas materias primas, presencia de instituciones estatales importantes en la infraestructura social, cercanía a centros metropolitanos y ubicación en corredores económicos.

Esto lleva a recordar la función mayor del IDH, en sus términos provinciales: ser un testigode importancia, un barómetro de la orientación de las políticas públicas y de la dirección adoptada por las inversiones. Sus grandes tendencias reflejan o deben reflejar, el curso de la atención del gobierno y los inversionistas privados, sus cambios en el corto y mediano plazo, las variaciones de la coyuntura política y la economía nacionales, sus contrastes, la incompetencia de las políticas de distribución de ingresos o el desaprovechamiento de los recursos locales.
Una primera vista a los resultados: las capitales y los cambios provinciales recientes.

En esta primera inspección se presentan los resultados analíticos más elementales, en una forma que puedan ser de fácil reconocimiento, asimismo, se desarrollan algunas indicaciones para lalectura y posteriores análisis que los usuarios puedan hacer del presente Informe.
1.2.1 La importancia de vivir en las capitales.

La primera imagen es la del ordenamiento de los IDH en las provincias que contienen capitales departamentales. Este recorrido tiene la ventaja de referirse a un número limitado de provincias: se trata de 24 capitales departamentales, mas el

Callao, fácilmente identificables por quienes tengan un conocimiento básico de nuestra realidad nacional (cuadro 3.4).

Previsiblemente, el IDH de Lima y Callao, es superior a cualquier otro de las demás provincias con capitales departamentales, las cuales a su vez, tienen en promedio mejores indicadores sociales que el resto de las provincias del Perú.

Los resultados de Lima y Callao no se deben a una variable en particular. Cualquiera sea la variable que se observe, se encontrará a estas provincias en un rango elevado, siempre entre los primeros puestos, si no en el mejor. Resultan ociosas las explicaciones sobre esta posición, cuando precisamente los privilegios del centralismo capitalino se han convertido en uno de los problemas principales para el desarrollo nacional.

Cabe anotar o recordar, tal vez, que a pesar de sus valores destacados, en Lima y Callao se hallan enormes déficit en el desarrollo humano, sobre todo para su significativa población marginal.

Once departamentos del Perú tienen acceso al litoral costero y sus provincias capitales, generalmente, se ubican cerca a un puerto importante.

Las tres provincias capitales no costeras son:

Arequipa con vinculación al puerto de Mollendo; Huaraz en la Sierra, vinculada a un puerto de la trascendencia de Chimbote, pero sin acceso directo hacia él; Piura que no es puerto, pero tiene acceso rápido hacia Paita. La provincia de Piura, sin embargo, tiene una posición desmejorada en el ordenamiento de los IDH, por la situación de diversos distritos ubicados en ella que tienen proporciones altas de población rural, predominantemente agrícola.

Dos casos de provincias con capitales de departamentos no costeros son dignos de comentario.

El primer caso es el de Cusco, que ocupa el sexto lugar de las 25 capitales de departamento, cuyo desarrollo es proveniente de recursos comerciales,turísticos, agrarios, artesanales e inclusode industria de bienes de consumo. El otro caso es el de Tambopata, provincia capital de Madre de

Dios, que ocupa el noveno lugar, a pesar de su alejamiento de la Costa. Es una provincia pequeña –la 103 en cantidad de población entre 194 provincias, con 54,000 habitantes en el 2000–cuyo mayor recurso es la explotación y comercialización del oro y la explotación de la madera.

Los beneficios de esta explotación son en buena parte locales y no al tratarse de una población numerosa; se explicaría su relativa buena posición. Cuando se observan las provincias capitales desde el ángulo de la mayor pobreza en el desarrollo humano, se confirma el carácter andino de ésta. Las seis capitales más pobres son: Puno,

Huamanga, Huánuco, Cajamarca, Abancay y Huancavelica. De ellas, solamente Huánuco no es serrana, es más bien de Ceja de Selva. En el caso de Abancay y Huancavelica, el factor más gravitante para determinar su situación en el extremo inferior de la clasificación, es el bajo ingreso de sus habitantes. Las provincias que son a los mismos tiempos capitalesde departamentos y tienen predominancia de la región selvática, se ubican en una posición intermedia. Se ha mencionado ya a Tambopata, capital de Madre de Dios y le siguen, Maynascapital de Loreto, Coronel Portillo de Ucayali,

Chachapoyas de Amazonas y Moyobamba de San Martín.

Finalmente, no se ha mencionado dos provincias capitales que a pesar de ubicarse en la Sierraocupan lugares intermedios: Huancayo y Pasco.Huancayo puede ser visto como un centro comercialvinculado a la capital como proveedor de alimentos de origen agropecuario. En el caso dePasco, porque la población vive alrededor de un centro minero de importancia.

En suma, se encuentra que la importancia política de las capitales departamentales, hace que su posición en el IDH sea relativamente mejor que la de su entorno geográfico; aun cuando éstas se distribuyan en el espectro que va desde las posiciones más elevadas hasta las de menor desarrollo humano.
1.2.2.Los cambios entre 1993 y el 2000 y sus significados.

Se observará ahora, los cambios de posición de las provincias según su IDH, entre el Censo de1993 y el año 2000. Se encontrará provincias que ascendieron al menos 15 posiciones –hasta 50 lugares en el caso impresionante de Gral. SánchezCerro en Moquegua, valle del Tambo– como las que descendieron también 15 o más lugares –hasta el extremo inferior de 34- como en el caso de Condesuyos en Arequipa.

El primer dato resaltante, es que las provincias de los tramos altos en el desarrollo humano, básicamente las provincias costeras, se mantuvieron firmes en sus lugares, teniendo solamente cambios leves. Las variaciones priman en los tramos intermedios, donde los IDH de las provincias se hallan más agrupados y en los que pequeños cambios del índice pueden traducirse en traslados significativos de posiciones en el ranking. La mayor parte de las evoluciones positivas en esta comparación se debe a provincias pobres, generalmente serranas, que escalan hacia lugares intermedios. De las diez que más avanzan, ocho son provincias de la Sierra y solamente Padre Abad y Purús, de Ucayali, pertenecen a la Selva. Purús es la provincia de menor población en el2000. Esta última característica, de ser provincias con poblaciones pequeñas, es también notoria en el grupo. Diez de las 28 provincias que mejoraron tienen menos de 20 mil habitantes en el año 2000: Sánchez Cerro en Moquegua; A. Raimondi, Corongo, Recuay y Ocros en Ancash; Canta, Cajatambo y Oyón en Lima; Pataz en La Libertad, Páucar del Sara Sara en Ayacucho y Purús en Ucayali.
CONCLUSIONES

  • El IDH nacional, calculado a partir de la ponderación del IDH de las provincias con sus respectivas poblaciones, es de 0.620.8 Entre las provincias, el valor más alto (0.755) es el de la provincia de Lima, sobre todo por su mayor ingreso y, el más bajo (0.377) el de Pachitea , principalmente por su pobrísimo logro educativo.




  • Se encontrará provincias que ascendieron al menos 15 posiciones –hasta 50 lugares en el caso impresionante de Gral. Sánchez Cerro en Moquegua, valle del Tambo– como las que descendieron también 15 o más lugares – hasta el extremo inferior de 34- como en el caso de Condesuyos en Arequipa.


BIBLIOGRAFIA

Recuperado en: http://nakuy.rcp.net.pe/downloads/idh/idh04_cap3.pdf



similar:

Universidad nacional santiago antunez de mayolo escuela enfermeria iconUniversidad nacional santiago antunez de mayolo

Universidad nacional santiago antunez de mayolo escuela enfermeria iconUniversidad nacional de ancash santiago antunes de mayolo

Universidad nacional santiago antunez de mayolo escuela enfermeria iconPrograma de Centros Asociados para el Fortalecimiento de Posgrados....

Universidad nacional santiago antunez de mayolo escuela enfermeria iconI congreso de Psicoanálisis Universidad Santiago de Cali

Universidad nacional santiago antunez de mayolo escuela enfermeria iconUniversidad nacional experimental politécnica de la fuerza armada nacional

Universidad nacional santiago antunez de mayolo escuela enfermeria iconUniversidad nacional experimental politécnica de la fuerza armada nacional

Universidad nacional santiago antunez de mayolo escuela enfermeria iconUniversidad nacional mayor de san marcos (Universidad del Perú, decana...

Universidad nacional santiago antunez de mayolo escuela enfermeria iconDiker, Gabriela ¿Qué hay de nuevo en las nuevas infancias? -1° ed....

Universidad nacional santiago antunez de mayolo escuela enfermeria iconHistoria de la enfermería tema 1: Los Cuidados De Enfermería Como Materia Histórica

Universidad nacional santiago antunez de mayolo escuela enfermeria iconA toda la Comunidad estudiantil, trabajadores y profesores de la...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com