No, no nos referimos a hacer fotos, escuchar tus canciones en mp3 o navegar por la red




descargar 31.74 Kb.
títuloNo, no nos referimos a hacer fotos, escuchar tus canciones en mp3 o navegar por la red
fecha de publicación28.10.2016
tamaño31.74 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Contabilidad > Documentos
¿Sabes de lo que es capaz tu móvil?

No, no nos referimos a hacer fotos, escuchar tus canciones en mp3 o navegar por la red.
06/06/2011

Fernández Álvarez, M., Fresco Dorrio, L. G. y Perigali Guerrero, A.
Nadie las ve, ni las oye, ni las siente. Como sospechábamos, las radiaciones de los teléfonos móviles y ondas Wifi no son inocuas para la salud. ¿Pero realmente conocemos sus efectos?
Nobody sees them, hears, or feels. As suspected, mobile phones radiations and Wifi aren’t healthy for us. But, we know their effects?
Man siht sie nicht, man hört sie nicht und man kann sie nicht fühlen. Wie wir schon behauptet haben die radiationen von Handy und Wifi wellen sind nicht harmlos führ die gesundheit. Kennen wir würklich alle seine nebenwirkungen?
Actualmente la telefonía móvil y las conexiones Wifi son algo corriente en todo el mundo. Según cifras de marzo de 2010, el número de líneas de telefonía móvil en España para comunicación personal era de 51.967.671, frente a 46.657.822 habitantes, siendo la tasa de penetración de 111,5 líneas por cada 100 habitantes. Hay personas que tiene más teléfonos móviles que bolsillos en el pantalón. La tecnología inalámbrica de la telefonía móvil se basa en una amplia red de antenas fijas o estaciones de base que transmiten información mediante señales de radiofrecuencia (RF). Hay más de 2 millones de estaciones base en todo el mundo, y la cifra está aumentando de forma considerable con la aparición de las tecnologías de tercera y cuarta generación.

Hay otras redes inalámbricas que permiten obtener servicios y acceso a Internet de alta velocidad, como las redes de área local inalámbricas (WLAN), cuya presencia también es cada vez más frecuente en los hogares, las oficinas y muchos lugares públicos (aeropuertos, escuelas y zonas residenciales y urbanas). A medida que crece el número de estaciones de base y de redes locales inalámbricas, aumenta también la exposición de la población a radiofrecuencias. La comodidad de vivir sin cables ha hecho que este sistema de transmisión de datos de forma inalámbrica tenga una estupenda acogida. Para muchos volver al cableado es ya impensable. No obstante, algunas asociaciones piden el retorno del alambre de fibra óptica o el coaxial para evitar riesgos para la salud, argumentando que una exposición "residencial y continua" puede ocasionar estrés, dolores de cabeza, insomnio, falta de concentración y pérdida de memoria, nauseas y taquicardia. Algunos médicos también creen que puede ocasionar, en algunos casos, cáncer.

¿Qué tipo de radiaciones emiten los móviles y sus antenas repetidoras?

La telefonía móvil utiliza la física de propagación de las ondas electromagnéticas. Así, éstas viajan a través del aire desde las antenas emisoras hasta las receptoras alcanzando una velocidad cercana a la de la luz, permitiendo al usuario enviar y recibir información sin apenas limitaciones espaciales.

Las llamadas radiofrecuencias (RF) pueden producirse con una intensidad variable en un intervalo que va desde los 3 KHz (kilohercios) hasta los 300 MHz (megahercios), y no sólo los teléfonos móviles constituyen una fuente de radiofrecuencias en nuestro entorno más o menos inmediato. Según publica la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su informe Campos electromagnéticos y salud pública. Efectos de las radiofrecuencias en la salud, entre las fuentes más comunes de campos de radiofrecuencias se encuentran:

- Monitores y pantallas, entre 3 y 30 KHz.

- Aparatos de radio AM, entre 30 KHz y 3 MHz.

- Aparatos de radio de FM, entre 30 MHz y 300 GHz (gigahercios).

- Receptores de televisión, hornos microondas, teléfonos móviles, entre 0,3 y 3 GHz.

- Aparatos de radar, sistemas de comunicaciones por microondas, entre 3 y 30 GHz.

- Radiaciones solares, entre 3 y 300 GHz.

Las primeras denuncias

En 1992, el neurocirujano norteamericano David Reynard presentó una demanda en un tribunal de Florida contra NEC, sosteniendo que el uso de un teléfono móvil de la marca había sido el responsable del cáncer que acabó con la vida de su esposa, que había desarrollado un tumor detrás de la oreja derecha, donde siempre sostenía el teléfono. Tres años después, la demanda fue desestimada por falta de pruebas científicas.

El rotativo británico The Express se hizo eco en agosto de 1997 de las denuncias de alrededor de un centenar de ingenieros de British Telecom (BT) que advertían que los teléfonos móviles provocan serios problemas de salud. Algo que fue rotundamente denegado por la compañía.

Dos años después, Steve Corney, que trabajó durante diez años como ingeniero de BT, anunció una demanda contra la empresa aludiendo que el uso prolongado de teléfonos móviles le provocó daños en el cerebro. Los familiares de Corney, que padece demencia precoz, están convencidos de que la enfermedad se debe a su trabajo, que le obligaba a usar el móvil durante una media de cinco horas al día ya que el ingeniero debía  verificar la fuerza de  las señales.

El denunciante tuvo que abandonar el caso por falta de evidencias científicas que asociasen su enfermedad al uso de teléfonos móviles.

¿Pueden provocar tumores o aumentar el riesgo de sufrirlos?

La revista Radiation Research ha publicado un estudio del Instituto Centenario de Medicina del Cáncer y Biología Celular de Sidney (Australia) que fue conducido por cuatro científicos, entre ellos su director ejecutivo, el doctor Tony Basten, y el director del Proyecto Internacional sobre Campos Electromagnéticos de la OMS, el biofísico Michael H. Repacholi. Realizado durante 1996 y 1997 en el Hospital Royal Adelaide, se analizaron doscientos ratones que habían sido manipulados genéticamente para predisponerlos a desarrollar linfoma, un cáncer del sistema linfático. La mitad de los ratones fue expuesta a una radiación similar a la producida por los teléfonos móviles durante media hora dos veces al día. Tras dieciocho meses, los ratones expuestos habían desarrollado el doble de linfomas que el resto. El estudio fue financiado por la compañía australiana de telecomunicaciones Telstra.

Este estudio australiano es el segundo que demuestra actividad biológica producida por una señal de teléfono móvil. En 1998, el presidente del Consejo Nacional Americano de Protección contra las Radiaciones, el doctor W. Ross Adey, del VA Hospital de Loma Linda (California. EE.UU.), anunció que una señal parece tener un efecto de cáncer para los ratones expuestos. Cuando Adey repitió el experimento usando una señal copiada de un teléfono analógico, que emite radiaciones no-pulsantes, no se produjo ningún efecto. "Esto nos indica que es precisamente la digitalización del sistema el principal agente nocivo y a diferencia de los teléfonos móviles analógicos, los modelos digitales GSM usan señales pulsantes", explica en un artículo publicado en la revista Natural Raúl de la Rosa, autor del mencionado estudio de la Universidad de Valencia y presidente de la Asociación de Estudios Geobiológicos (GEA).

El informe internacional BioIniciative sobre los campos electromagnéticos que resume más de 1.500 estudios dedicados a este tema y cuyas conclusiones señalan los peligros que entrañan para la salud las emisiones de telefonía móvil como las emitidas por los teléfonos portátiles, las emisiones UMTS-WiFi-Wimax-Bluetooth y el teléfono de base fija DECT”.
Y ahora si tiene usted a su hijo en algún colegio piénsese si debe hacer o no algo para protegerlo. Pero sepa que normalmente las emisiones radiactivas de un WiFi afectan a todo el colegio. 

Daniel Favre, investigador del Instituto Federal de Tecnología de Suiza, acaba de publicar un estudio en el que demuestra que las señales emitidas por los teléfonos móviles durante una conversación son capaces de desorientar a las abejas.

Favre ha realizado hasta 83 experimentos diferentes para comprobar y medir la reacción de las abejas ante la presencia de un móvil en funcionamiento.

Los resultados parecen no dejar lugar a dudas. El equipo de Favre halló que, en presencia de un móvil que realiza o recibe una llamada, las abejas producen con el zumbido de sus alas hasta diez veces más ruido del que hacen en condiciones normales, un comportamiento que habitualmente es utilizado por la colonia como una señal de alarma que urge a abandonar la colmena.

En Francia se prohíben los móviles para niños 

El Gobierno francés está preparando una nueva ley que convertirá en ilegal la publicidad de móviles que se dirija a niños de menos de 12 años. Así lo anunció el Ministro de Medio Ambiente francés quien contempla ilegalizar la venta de teléfonos móviles expresamente diseñados para niños de seis años o menos. Es más, quiere obligar a que todos los teléfonos móviles se vendan acompañados de auriculares de manos libres para alejar la radiación del cerebro de los ciudadanos. En Finlandia y Reino Unido, por su parte, se han emitido recomendaciones oficiales para que los niños no usen estos aparatos.
¿Y en España? Olga López, responsable de marketing de Imaginarium, se limitó en su momento a manifestar que “todos los artículos que comercializamos cumplen los más estrictos controles de calidad”. Y desde luego tenía “razón”: sus móviles se vendían porque la ley lo permitía ya que quienes tienen la responsabilidad de proteger a nuestros hijos han optado por proteger los intereses de la industria de la telefonía. Afortunadamente esos móviles terminaron retirándose del mercado ante las críticas suscitadas.  Así que hoy corresponde a los padres organizarse para impedir que en los colegios de sus hijos haya WiFi y que además usen móviles indiscriminadamente. Quienes no lo hagan saben ya a lo que se exponen.

La Organización Mundial de la Salud, a través de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) acaba de reconocer la existencia de una posible correlación entre el uso de teléfonos móviles y algunos tipos concretos de cáncer.

Las declaraciones son el resultado de un encuentro, organizado en Lyon por la IARC, en el que 31 expertos de catorce países han evaluado el potencial carcinógeno de las frecuencias de radio de los móviles analizando exhaustivamente las investigaciones médicas realizadas hasta ahora sobre el tema.

De las conclusiones de esta cumbre se desprende que la exposición prolongada a las radiofrecuencias de los teléfonos móviles podría estar relacionada con cierto tipo de cancer como el glioma (un tipo de tumor cerebral) o el neuroma acústico (un tumor benigno).

Según el Doctor Jonathan Samet, de la Universidad del Sur de California: ‘podría existir cierto riesgo de cáncer por el uso de móviles, pero todavía tenemos que analizar mejor esta relación’. Christopher Wild, director de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, reitera la necesidad de estudiar más la relación a largo plazo entre móviles y cáncer. Mientras tanto, Wild recomienda ‘reducir la exposición a estos dispositivos’.

Las conclusiones de este encuentro de expertos en medicina han llevado a reconsiderar la clasificación de los campos de frecuencia electromagnética, que ahora pasan a engrosar el grupo 2B, formado por los compuestos ‘posiblemente carcinógenos’ junto al plomo, el café, o el cloroformo.

La OMS establece una clasificación de compuestos en base a sus riesgos para la salud humana. Esta clasificación tiene cuatro categorías:

  • Grupo 1: Productos que se ha demostrado de forma clara que provocan cáncer

  • Grupo 2: Compuestos sobre los que existen indicios de su relación con el cáncer o que se ha probado que producen tumores en animales. Este grupo está dividido en: 2A (Probablemente carcinógenos) y 2B (Posiblemente carcinógenos).

  • Grupo 3: Productos sobre los que no existen datos ni estudios que prueben su relación con el cáncer.

  • Grupo 4: Compuestos que se ha demostrado que no son carcinógenos.

Las conclusiones completas sobre la cumbre celebrada esta semana se harán públicas en una monografía especial de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer y en el número de julio de la revista ‘The Lancet Oncology’

Pero parece que la batalla será larga. Porque si existen miles de publicaciones que detallan los daños a la salud a las personas expuestas a lo largo de los años, también existen otros tantos que aseguran que no pasa nada y siembran la duda. La mayoría son informes de encargo por el sector de las telecomunicaciones, y están muy bien pagados. No es la primera vez que esto se denuncia. Ha ocurrido exactamente igual con los transgénicos y con el cambio climático.

Los últimos informes, elaborados por el Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS) y la Universidad Complutense de Madrid (UCM), presentan unos resultados claros: “Ninguno de los estudios experimentales muestra prueba concluyente de efectos genotóxicos ni carcinogénicos derivados de la exposición a los campos de radiofrecuencia, dentro de los límites de seguridad regulado internacionalmente”.

Aunque algunos datos obtenidos dentro del proyecto europeo Reflex (que investigó sobre las ondas electromagnéticas) indicaban cierta rotura de adn tras una exposición de señales con frecuencias de telefonía móvil, el último informe del CCARS no ha encontrado casos que confirmen este efecto nocivo. Es más, se asume que “no existen riesgos de que los adultos padezcan tumores por usar el móvil durante un período de tiempo inferior a 10 años”.

Precaución en la infancia
No obstante, según este estudio, no se dispone aún de pruebas concluyentes sobre el peligro infantil ante la exposición a estas ondas, por lo que el gobierno francés estudia limitar el uso del móvil entre los escolares como medida preventiva.

Lo que no se puede negar es el impacto que tiene el móvil en la vida cotidiana. En la conducción, por ejemplo, el uso del teléfono ha aumentado la siniestralidad automovilística hasta cinco veces más de lo que sería estadísticamente normal, lo equivalente a conducir con una tasa de alcohol de 0,8%.

Por otro lado tenemos el incremento de estrés, la posible contaminación por metales pesados si los terminales se abandonan y el impacto paisajístico y urbanístico de las antenas.

En definitiva,conviene hacer un uso responsable tanto cuando hablamos a través de ellos como a la hora de desecharlos.

Finalmente, su restricción en algunos entornos (por ejemplo en los hospitales), en teoría debido a posibles interferencias con aparatos y dispositivos electrónicos médicos, no se basa en evidencias científicas. Se da además en este caso la paradoja que los profesionales sanitarios los usamos constantemente en esta situación. ¿Se está siendo demasiado permisivo en su empleo? ¿Existen garantías suficientes sobre su seguridad?

La educación de niños y jóvenes va a ser crucial para determinar qué va a suceder en el futuro: hay muchísima gente expuesta al teléfono móvil, cada vez más, y existe la percepción generalizada (¿real?) de que se trata de aparatos totalmente inocuos, además de ser útiles y (eso seguro) un extraordinario negocio para fabricantes y operadores.

CONCLUSIÓN:

Actualmente la telefonía móvil se encuentra muy extendida en el mundo. Muchas personas tienen más de un teléfono y/o ordenador. Resulta una utopía pensar en eliminar la telefonía móvil o las redes Wifi del día a día, ya que empleamos gran parte de nuestro tiempo diario en comunicarnos con estas tecnologías. Pero, resulta extraño que estando tan extendidas entre la población, desconozcamos que sean tan perjudiciales para la salud. Es de gran importancia hacer un uso responsable tanto cuando hablamos a través de ellos como a la hora de desecharlos.

¿Por qué tenemos tanto desconocimiento sobre los efectos dañinos de esta tecnología? Por puros motivos económicos. La industria de las telecomunicaciones mueve muchos miles de billones de dolares en un periodo reducido de tiempo. Por esto, resulta lógico pensar que la mayoría de los datos sobre los efectos nocivos para la salud de la población son silenciados o manipulados por una minoría que, por motivos que no hace falta especificar, antepone el dinero a la salud de la población o a la búsqueda de tecnologías menos nocivas.

Fuentes:

Universidad Complutense de Madrid www.ucm.es

NEBGA www.radiacioneselectromagneticas.com

El País www.elpais.com

El Mundo www.elmundo.es

Instituto Nacional de Estadística www.ine.es

Bioinitiative www.bioinitiative.org

Xataka On www.xatakaon.com

Le Monde www.lemonde.fr

The New York Times www.nytimes.com

Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud www.ccars.es

similar:

No, no nos referimos a hacer fotos, escuchar tus canciones en mp3 o navegar por la red iconLa naturaleza nos habla sólo hay que saber escuchar

No, no nos referimos a hacer fotos, escuchar tus canciones en mp3 o navegar por la red iconCon el término clonacion nos referimos a la multiplicación de organismos...

No, no nos referimos a hacer fotos, escuchar tus canciones en mp3 o navegar por la red iconLa tecnología ha ganado espacio en la vida cotidiana por ejemplo,...

No, no nos referimos a hacer fotos, escuchar tus canciones en mp3 o navegar por la red iconUna cronología de las canciones escritas y/o cantadas por Rubén Blades

No, no nos referimos a hacer fotos, escuchar tus canciones en mp3 o navegar por la red iconCuando nos propusimos escribir un pequeño libro para saltar al paradigma...

No, no nos referimos a hacer fotos, escuchar tus canciones en mp3 o navegar por la red iconCon frecuencia, nos visitan hermanos de otras religiones. ¿Qué debemos...

No, no nos referimos a hacer fotos, escuchar tus canciones en mp3 o navegar por la red iconAhora, como última clase de genética vamos a hacer como una retrospectiva...

No, no nos referimos a hacer fotos, escuchar tus canciones en mp3 o navegar por la red icon¿Qué se va a hacer?, ¿Por qué y para qué se hará?, ¿Quién lo va a hacer, y a quien

No, no nos referimos a hacer fotos, escuchar tus canciones en mp3 o navegar por la red iconOs pongo algunos caracteres para hacer el que podáis hacer el trabajo trimestral

No, no nos referimos a hacer fotos, escuchar tus canciones en mp3 o navegar por la red iconHacer énfasis en el producto final y en cómo lo van a hacer




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com