Cultura precolombina malagana




descargar 133.85 Kb.
títuloCultura precolombina malagana
página1/5
fecha de publicación03.02.2016
tamaño133.85 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Contabilidad > Documentos
  1   2   3   4   5
CULTURA PRECOLOMBINA MALAGANA

http://www.todacolombia.com/culturas/malagana.html

http://www.colarte.com/recuentos/PRECOLOMBINO/PrecolombinoMalagana/recuento.htm?nomartista=Precolombino%2CMalagana&idartista=5775

http://es.wikipedia.org/wiki/Malagana

http://pioneros.puj.edu.co/ESPECIALES/malagana2.htm

http://www.eldoradocolombia.com/guaqueria.html

CULTURA PRECOLOMBINA MALAGANA

El nombre atribuido a los antiguos pobladores de las cercanías del río Bolo en el actual municipio de Palmira, ha sido un préstamo caprichoso que los arqueólogos, dado que los primeros hallazgos de esta civilización fueron encontrados en la hacienda de este nombre, en los corregimientos de El Bolo y San Isidro.

Entre 1992 y 1994 fueron encontrados los primeros objetos que evidencian la existencia de estos antiguos pobladores. El descubrimiento fue accidental y en poco tiempo la noticia de guacas en la zona, se difundió atrayendo muchos curiosos, guaqueros y saqueadores que, sin control alguno, extrajeron todo tipo de vestigios de los tesoros malagana, dejando desprovistos a los hombres y mujeres de ciencia de una valiosa información para la reconstrucción social y organizativa de estos pueblos.

 

Sin embargo, estos hallazgos permiten afirmar que se trata un cacicazgo importante en el sur occidente colombiano que tuvo su periodo de mayor auge y desarrollo durante los primeros siglos de la era cristiana. Las excavaciones arqueológicas indican que existieron por lo menos dos ocupaciones humanas anteriores y una posterior a la malagana en el río Bolo, todas ellas relacionadas con los periodos calima (ilama, yotoco y sonso).

 

En ese sentido, la aparición de los malagana en el periodo comprendido entre los años 70 y 140 D.C, lapso inscrito en el periodo de existencia de los calimas, es un punto de quiebre respecto a quienes consideran a la cultura calima como propia de un territorio y la circunscriben estrictamente a la región que le da su nombre (estribaciones media y alta de la cordillera occidental en la zona centro del departamento del Valle del Cauca, abarcando los municipio de Restrepo, El Calima –Darién, Yotoco y Vijes.).

 
Los vestigios malagana muestran que las técnicas y estilo de estos pobladores presentan ciertas similitudes, en cuanto a forma y simbología, con el suroccidente precolombino, es decir, con las culturas Calima, San Agustín, Tierradentro, Tolima, Quimbaya, Tumaco y Nariño; lo que sugiere que los malagana participaron en un intercambio cultural que se manifestó justo en el momento de mayor complejidad social y política, con un esplendor tecnológico y artístico que perduró durante el primer milenio de la era cristiana.

 

La producción orfebre de los malagana, caracterizada por el trabajo sobre láminas de oro de buena ley, el tamaño de las piezas y los usos para los cuales fueron diseñadas, concuerdan con la producción del periodo yotoco – calima. Estos pobladores practicaron las técnicas del martillado de láminas gruesas de oro para convertirlas en máscaras rituales y funerarias.

 
También practicaron el enchape de láminas de oro sobre trozos de madera o hueso, el repujado, la soldadura por fusión o frotamiento y la cera perdida, recubierta con molde de barro, que al someterse al calor se derretía dando paso al oro fundido que quedaba al descubierto después de romper el molde.

 

En cuanto a la producción cerámica, esta se caracteriza por ser fina y pulida; sobresalen las ocarinas, cántaros para la recolección y almacenamiento de líquidos y las alcarrazas, vasijas de cuerpo globular con doble vertedera y asa puente. Predominan los colores blanco y terracota.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Nota de ColArte: Se transcribe a continuación la  presentación del folleto Los Tesoros de Los Señores de Malagana, del Museo del Oro del Banco de La República, 1996, hecho por su Directora Clemencia Plazas, como un resumen magistral del reciente hallazgo.  Las imágenes que ilustran esta sección igualmente son tomadas de esta obra:

LOS TESOROS
DE LOS SEÑORES DE
MALAGANA

 "Es muy grato para mí presentar esta publicación sobre los hallazgos arqueológicos de Malagana.

Las evidencias hasta ahora encontradas en esta área, ubicada en las cercanías del río Bolo, del municipio de Palmira en el Valle del Cauca, nos permiten afirmar que se trata de otro cacicazgo del suroccidente colombiano, que tuvo su período de mayor desarrollo durante los primeros siglos de la era cristiana. No es de extrañar que en la fértil planicie aluvial del Valle del Cauca se dieran las condiciones climáticas y económicas para permitir un desarrollo cultural como éste.

Los objetos de oro de Los tesoros de las señores de Malagana nos muestran tecnología y estilo locales que comparten formas y símbolos con otras culturas del suroccidente, tales como Calima, San Agustín, Tierradentro, Tolima, Quimbaya, Tumaco y Nariño. El trabajo directo sobre láminas de oro de buena ley, el uso y tamaño de piezas semejantes, lo relacionan más estrictamente con el período Yotoco del área arqueológica Calima, situada al noroeste del Valle del Cauca.

Las excavaciones arqueológicas adelantadas por Marianne Cardale, Leonor Herrera y Carlos Armando Rodríguez, con el apoyo del Instituto Colombiano de Antropología -ICAN-, del Instituto Vallecaucano de Investigaciones Científicas -INCIVA-, y la Fundación de Investigaciones Arqueológicas del Banco de la República -FIAN-, hoy nos permiten saber que existieron por lo menos cuatro ocupaciones humanas en el área del río Bolo. Las dos más antiguas relacionadas con la fase Ilama del área Calima. La tercera llamada Malagana, con fechas entre el 70 d.C. y 140 d.C. y la cuarta, más reciente, pertenece a la ocupación Sonsoide que puebla el suroccidente desde el siglo VII d.C., hasta la conquista española.

La dolorosa destrucción del sitio por centenares de guaqueros y curiosos, atraídos por las noticias de los hallazgos de oro, entre 1992 y 1994, impidió recuperar valiosa información arqueológica. Los investigadores que estudian el área desde 1994 lograron los datos en los que se basa nuestra exposición, pero el trabajo científico apenas comienza. La muestra misma y su catálogo no pueden ser considerados, por lo tanto, conclusivos; seguramente, a medida que se acopie mayor información, crecerá nuestro conocimiento sobre la sociedad que elaboró y utilizó estas piezas. El Museo del Oro ha considerado conveniente dar a conocer las piezas adquiridas por el Banco de la República con el fin de evitar su salida del país.

En el artículo que forma parte de este catálogo, Sonia Archila incluye información detallada sobre los objetos de oro de Malagana de la colección del Museo, así como de otros que aunque no fueron adquiridos, pudieron ser reseñados.

A finales de 1992, cuando el Banco adquirió el primer tesoro, surgió la idea de preparar una exposición sobre el tema. Desde entonces, el equipo del Museo empezó a investigar y recuperar toda la información que sustenta la presente exposición y su catálogo."  

CLEMENCIA PLAZAS   
DIRECTORA MUSEO DEL ORO

El descubrimiento arqueológico en la hacienda Malagana ubicada en Palmira, Valle del Cauca, estuvo marcado por la destrucción y el saqueo que adelantaron los guaqueros en los sitios funerarios. Esto impidió a los arqueólogos recuperar la importante información de valor científico para profundizar en el conocimiento de la sociedad prehispánica allí asentada. Por esta razón, muchos de los objetos se encontraron fuera de su contexto cultural y no hay interpretaciones definitivas sobre los usos y la simbología de los artefactos. 

Posteriores excavaciones en sitios aledaños, evidenciaron un número considerable de vasijas de cerámica que representan figuras femeninas. Algunos de los hallazgos más interesantes se relacionan con piezas antropomorfas de mujeres sentadas sobre los talones con las manos reposando sobre las piernas.  Este hecho deja planteado el interrogante sobre el significado y la importancia de la mujer en la cultura arqueológica de Malagana (200 d.C. y 200 d.C.). 

La alcarraza en forma de mujer es uno de los tantos objetos recuperados de las manos de profesionales dedicados al tráfico ilegal del patrimonio arqueológico. La particularidad de su forma ha suscitado diversas interpretaciones sobre su significado, uso y función cultural. Un asa y dos vertederas en la parte superior de la cabeza, indican que posiblemente sirvió como contenedor de líquidos. Debido a que el hallazgo de estos artefactos se asocia con las tumbas y los entierros, se considera que también fueron utilizados como ofrendas en contextos sagrados y rituales, y quizás, tuvieron relación con la fertilidad y la reproducción biológica y social. 

Este tipo de vasijas antropomorfas motivaron a los investigadores a indagar sobre quiénes eran estos personajes y sus costumbres; si representaron rasgos estereotipados de sus mujeres o si se trata de  la misma persona en distintas situaciones o de figuras de deidades o seres sobrenaturales. 

La mochila que lleva sobre su espalda, en la que al parecer contiene una vasija de forma globular, permite una aproximación a las actividades cotidianas realizadas por las mujeres. El color rojo que recubre la pieza, puede indicar el uso de pintura facial y corporal, compuesta por achiote y aceite  con el fin de proteger la piel de los rayos del sol y de la picadura de insectos. A la vez, sugiere importantes connotaciones de diferenciación social y significados relacionados con el sistema de creencias.

Información suministrada por el Museo Nacional de Colombia, 200

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

CULTURA MALAGANA

En los recientes cinco años hubo cuatro nuevos hallazgos de yacimientos arqueológicos sobre la cultura que habitó entre Palmira y El Cerrito hasta hace cerca de 1.500 años.
Si hubiese una máquina que permitiera retroceder 2.000 años en el tiempo, se podría viajar hacia el territorio que hoy comprenden los municipios de Palmira y El Cerrito, en el cual habitaba una cultura con rasgos particulares que dos milenios después fue conocida como Malagana. A los antiguos habitantes de este territorio el nombre les cayó en circunstancias accidentadas y penosas.

Hace doce años fue descubierto un cementerio indígena en la finca Malagana, en Palmira, que se convirtió en botín de guaqueros, profesionales o fortuitos, quienes saquearon ese sagrado recinto llevándose el abundante oro que había y sus piezas de cerámica para hacer comercio ilegal. Aún así, el infortunado suceso dejó al descubierto una especie de eslabón perdido y señaló un nuevo camino de investigación para arqueólogos e investigadores que se dieron a la tarea de explorar los vestigios dejados por la cultura hasta entonces desconocida.

Los investigadores constataron que se trataba de una cultura diferente de las hasta entonces estudiadas, que floreció entre el 500 antes de Cristo y 500 años de la Era Cristiana. De lo que se ha encontrado hasta el momento se deduce que el territorio Malagana se extendía entre el río Bolo por el sur y el río Cerrito al norte, el cual estaba distribuido en dos grandes anillos concéntricos de unas 200 hectáreas, cuyos perímetros estaban limitados por un gran jarillón que demostraba importantes conocimientos de ingeniería.
Los malagana vieron un paisaje diferente del actual, pues lo que hoy se ve como una zona plana y seca, era entonces un territorio casi lacustre cruzado por caudalosos ríos e integrado por montículos sobre los cuales los indígenas construyeron sus viviendas, y formaron un gran poblado. Los asentamientos tenían hasta veinte casas rodeadas de zanjas, con las cuales controlaban los niveles de agua circundantes.

Cazaban en los alrededores y pescaban en los ríos y lagunas próximos, pero básicamente vivieron del cultivo de maíz, fríjol y yuca, que sembraban en pequeños claros que abrían en el monte, pues eran muy respetuosos con su entorno natural. También recolectaban frutos como guanábana, piña y palma.

Los habitantes de esta comunidad que practicó elaboradas ceremonias religiosas y tuvo en el culto a la muerte una de sus principales expresiones culturales, tenían una estatura que variaba entre los 1,60 metros para las mujeres y los 1,65 para los hombres. Aunque han encontrado restos de posibles guerreros que medían hasta los 1,80 metros.

  • Exploradores del pasado


Los malagana eran diestros alfareros y notables orífices. El oro lo trabajaron martillado, repujado, en filigrana e incluso conocieron técnicas avanzadas de fundición como la cera perdida. En sus obras artísticas también usaron piedras como cuarzo y obsidiana que eran traídas de la cordillera Central.

Toda esta información está contenida el trabajo que desarrollan en el Instituto para la Investigaciones Científicas del Valle del Cauca, Inciva, los antropólogos Sonia Blanco y Alexánder Clavijo Sánchez. Sus investigaciones han permitido los descubrimientos de cuatro yacimientos arqueológicos en terrenos del estadio del Deportivo Cali, la Hacienda La Cristalina, el Centro Comercial Llano Grande Plaza Shoping y el sector de Coronado, en Palmira. Todos son cementerios y, aunque presentan similitudes, cada uno tiene también características particulares. 

http://www.lablaa.org/blaavirtual/bolmuseo/1994/enjn36/enjn06a.htm
Luego de los descubrimientos en la hacienda Malagana, el primer yacimiento arqueológico de esta cultura fue encontrado en 1999 en el sector de Coronado, en Palmira, en donde fueron excavadas 164 tumbas: “En dos de ellas encontramos máscaras en cerámica que correspondían a individuos de un alto estatus social, pero la característica particular de este sitio radica en que las mujeres fueron tratadas mejor que los hombres en cuanto al ajuar que se les depositaba y aparecían en posición sedente, es decir semisentadas”, explicó Sonia Blanco.

  • Canibalismo ritual

En 2000, fueron halladas 37 tumbas en terrenos que ocupará el estadio del Deportivo Cali: “La comunidad aborigen construyó alrededor del cementerio zanjas de drenaje y jarillones como un mecanismo de control y evacuación de aguas, lo cual les permitió usarlo por cerca de 500 años”, añadió la investigadora.

Allí mismo fueron halladas las primeras evidencias de canibalismo ritual, por lo pronto en el suroccidente del país y está por verificarse si también en Colombia: “De tres tumbas, una de ellas perteneciente a una chamana que estaba enterrada boca abajo, su ajuar consistía en huesos de otro humano labrados y utilizados como instrumento. En los otros dos casos encontramos esqueletos dispersos a los cuales les hace falta algunas partes y los cráneos tienen evidencias de haber sido raspados para ser consumidos”, explicó la antropóloga.

En los hallazgos de la Hacienda La Cristalina, tal vez su mayor peculiaridad es que se trata del primer cementerio de infantes encontrado hasta el momento: “De las 44 tumbas excavadas, 38 pertenecen a niños en graves condiciones físicas y su muerte obedeció a problemas de desnutrición, caries y parásitos”, dijo Sonia Blanco.

Este cementerio fue usado durante 300 años: “Pienso que, pese a su preocupación por los rituales funerarios, a los niños no se les trataba muy bien en ese aspecto, pues se les dejó muy poco ajuar”, dice la antropóloga.

Otra característica de este cementerio es la de que los indígenas dejaron una especie de lápidas para identificar las tumbas: “Se trata de túmulos en piedra, lo cual indicaba que allí había un entierro y se debía respetar ese espacio”.
  1   2   3   4   5

similar:

Cultura precolombina malagana iconSinopsis Cultura. La paradoja del universalismo y la particularidad....

Cultura precolombina malagana iconVisualizo a la ética como parte de un sistema cultural. Se impone...

Cultura precolombina malagana iconResumen El propósito de este artículo es explorar los fundamentos...

Cultura precolombina malagana iconLos orígenes de la cultura

Cultura precolombina malagana iconAula de Cultura abc

Cultura precolombina malagana iconLa cultura Organizacional de Google

Cultura precolombina malagana iconMalestar sí, pero en la cultura

Cultura precolombina malagana iconLa directora general de cultura y educacióN

Cultura precolombina malagana iconDirección General de Cultura y Educación

Cultura precolombina malagana iconEvolucióN: antropogénesis, naturaleza y cultura




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com