5. La navegación en la prehistoria: el mito de las Islas Afortunadas




descargar 1.19 Mb.
título5. La navegación en la prehistoria: el mito de las Islas Afortunadas
página1/38
fecha de publicación05.02.2016
tamaño1.19 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Contabilidad > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   38
LOS ARAGUACO-TAÍNOS: UNA CULTURA PRECOLOMBINA EN LAS ISLAS CANARIAS

INDICE
1.- Introducción

2.- El Poblamiento de América: un enigma a resolver.

3.- Los araguacos en América: una cultura por conocer.

4 .- Los Araguaco-taínos en las Antillas.

5.- La navegación en la prehistoria: el mito de las Islas Afortunadas.

6.- Los Araguaco-taínos: los fenicios de América.

7.- Relaciones arqueológicas entre América y Canarias.

8.- Creencias mágico-religiosas de los araguacos y los aborígenes

canarios.

9.- Relaciones físicas entre los araguaco-taínos y los aborígenes

canarios.

10.- Toponimia araguaco-aborigen canario.

11.- Relación de topónimos araguacos y aborígenes canarios.

12.- El lenguaje araguaco y aborigen canario,

13.- Palabras con un mismo o parecido significado: indígenas

americanas y aborígenes canarias.

14.- El lenguaje silbado en América y Canarias.

15.- El folklore araguaco y aborigen canario.

16.- La muerte y momificación en la América precolombina y

los aborígenes canarios.

17.- El matrimonio, la viudez y el matriarcado entre los araguaco-taínos y

los aborígenes canarios.

18.- La agricultura entre los araguacos y los aborígenes canarios: la

importancia de la yuca y el ñame.

19.- Los sellos o pintaderas.

20.- Las macanas: las armas de los araguacos y aborígenes canarios.

21.- Las hachas pulidas canario-americanas.

22.- Las pirámides canarias: ¿una herencia americana?.

23.- Bolas o esferas de piedra: un simbolismo del más allá.

24.- Conclusiones: ¿un descubrimiento a la inversa?.

25.- Agradecimientos.

26.- Biografía del autor.

27.- Bibliografía
INTRODUCCIÓN
El 12 de octubre de 1492 se produce un suceso que cambiaría la historia de la humanidad con el descubrimiento del continente americano, Cristóbal Colón con sus tres carabelas y después de larga travesía contacta en su primer viaje, algunas islas del Caribe, puerta de entrada a las fabulosas tierras de las "Indias". Al analizar el viaje de Colón, uno se pregunta, después de haber navegado en una de las réplicas de la carabela La Pinta, como es posible que en esa embarcación, junto a otras dos similares, pudieran cruzar el océano Atlántico a través de varios miles de kilómetros. Me hago esta pregunta porque en la antigüedad otros pueblos gozaron fama de ser grandes navegantes con barcos preparados para largas travesías, como pudieron ser los fenicios, cartagineses, griegos, cretenses, egipcios y pueblos nórdicos, en lo que respecta al Viejo Mundo; y mochicas, nazcas, caribes, araguacos, tainos y otros pueblos del norte del continente americano, en lo que respecta al Nuevo Mundo; sin dejar atrás, algunos pueblos de las islas del Pacífico y orientales como la Cultura Jomón de las islas del actual Japón; se ha probado arqueológicamente, que individuos de esta cultura recalaron en las costas de los actuales países de Ecuador y Colombia a través del océano Pacífico. Si embargo a estos pueblos se les menosprecia a la hora de haber establecido contactos en la prehistoria a través de los océanos Atlántico y Pacífico, pese a que navegantes modernos con reproducciones de naves prehistóricas han cruzado en varios viajes ambos océanos.
Esto viene a colación para explicar algunos detalles del poblamiento de un lugar situado en el Atlántico y que ha consumido regueros de tinta y centenares de publicaciones, para explicar el origen de los grupos que habitaban esta zona de dicho océano a la llegada en el siglo XIV de navegantes europeos. Las islas Canarias o Afortunadas, no cabe duda que por su proximidad al continente africano, tuvo colonizaciones e invasiones de pueblos situados en el Atlántico africano y prueba de ello son numerosos los restos arqueológicos, inscripciones, toponimia y rasgos físico-culturales que demuestran la presencia de culturas de este continente en la totalidad de sus islas. Igualmente fenicios, cartagineses, romanos y otros pueblos del noroeste del continente europeo, recalaron o establecieron bases e intercambio en dicho archipiélago, algunos restos arqueológicos así lo atestiguan. Igualmente hay pruebas más que suficientes, para demostrar que en el pasado, probablemente entre el siglo XI y XII de nuestra era, pudieron "colonizar" algunas islas del Archipiélago, especialmente La Gomera, pueblos de la cultura taina-araguaca procedentes de las actuales islas de República Dominicana, Cuba y probablemente Puerto Rico.
Al principio todo esto suena como a "ciencia ficción", pero después de haber recopilado durante más de veinte años información a ambas orillas del Atlántico, toda duda queda disipada. Sistemas de navegación; toponimia aborigen, palabras aborígenes con un mismo significado; lenguaje silbado; restos arqueológicos: construcciones, arte rupestre, material lítico y cerámica; enterramientos y momificación; rasgos físicos y consánguineos y ciertos ritos y costumbres; dejando de un lado las tan controvertidas edificaciones y pirámides de la isla de Tenerife -tan afines al mundo precolombino americano- nos demuestran sin lugar a dudas que en el pasado existieron contactos entre grupos provenientes del norte de Suramérica y las islas Canarias.
En lo que respecta a la navegación, es bien conocido por los cronistas de Indias de las grandes embarcaciones que tenían los pueblos caribeños (hasta veintiocho metros de largo, mayores que una carabela) con más de cincuenta remeros y con capacidad para ciento cincuenta personas. Conocían igualmente la vela, que fabricaban de algodón o fibras vegetales. Poseían conocimientos de navegación lo suficientemente como para realizar largas travesías, tanto diurnas como nocturnas (navegaban orientados por el sol y las estrellas), acaso Cristóbal Colón en su regreso a Europa no vino asesorado por un indio taino, experto navegante en el Caribe. Igualmente dan fe de las largas navegaciones que hacían dichos grupos precolombinos, algunos habitantes de las islas Azores y Canarias que han visto llegar a sus costas restos de embarcaciones aborígenes, que por lo característico de las construcciones y tallas, eran sin lugar a dudas taino-araguacas, igualmente encalló una de ellas con dos aborígenes muertos. Fue esta una de las razones que más motivó a Colón a hacer su viaje del descubrimiento. Con respecto a la comida para largas travesías, no tenían problemas, pues las tortas de cazabe eran un rico alimento imperecedero y fácil de transportar; igualmente eran expertos pescadores.
La toponimia es quizás uno de los elementos más fuertes en sostener la presente teoría, mas de quinientos topónimos con nombre aborigen de las Canarias se ubican en diversas parte del norte de Suramérica, principalmente en las islas caribeñas y la actual Venezuela, todos ellos de procedencia precolombina y con nombres desconocidos en cualquier toponimia mundial siendo solo exclusiva de estas zonas, algunos de ellos se repiten varias veces en ambas latitudes del Atlántico; nombres tan específicos como: Aguatar, Aragua, Arabas, Arauca, Arad, Arijuna, Aruca, Barahona, Boxo, Cuaco, Cuna, Chacota, Chama, Chamberil, Chimberi, Chimbi, Chimisay, Chirivichi, Chinaco, Chiriguana, Damajagua, Guajara, Guaita, Guaniman, Guaire, Guanajamí, Guanico, Guama, Guana, Guanajey, Guanaba, Guanapay, Guara, Guarico, Guariame, Guaro, Guasa, Guasimo, Guatiza, Guayeroi, Guayo, Guayana, Güiria, Guigui, Iguara, Irapa, Jagua, Jague, Jama, Jabago, Jajo, Jabillitas, Jarahagua, Jarco, Juga, Maco, Macana, Macayo, Magua, Maica, Malagua, Mani, Marajo, Maya, Mijagua, Nagua, Nazca, Quicuira, Samá,

Tabor, Taco, Tagano, Tamay, Tinguaro, Yagua, Yacomar, Yaro y Yaraya, así hasta más de quinientos.
Con respecto a palabras con un mismo o parecido significado hemos encontrado más de un centenar, a pesar de que la mayoría de las voces aborígenes canarias y taino-araguacas han desaparecido y el poco material que existe lo hemos tomado de los cronistas de la época. Notamos igualmente que predominan entre esas palabras y la toponimia los prefijos Ab, Am, Ara, Ari, Ba, Cha, Chi, Gua, Gui, Güi, Ja, Ma, Si, Ta y Ya; tenemos el ejemplo de algunas palabras con un mismo o parecido significado como: Ab, Abi, Abeje, Abora, Acof, el prefijo Am para los nombres de dioses; Arahucao, Ba, Bucaro, Chacara, Chenchos, Gandinga, Guaires, Guayota, Guachara, Guarachos, Güiro, Inagua, Macana, Maca, Mariguadas, Magüey, Nitao, Ñoca, Pichirre, Ruma, Sato, Tabaiba, Tagoro, Tamarco, Taro y el prefijo Te que va ligado a todos los frases donde aparece el significado de piedra, entre otras más.
En lo que atañe a restos arqueológicos, sin lugar a dudas, existe una gran similitud entre objetos de uso habitual entre los araguaco-tainos y los de los aborígenes canarios. En primer lugar tenemos los sellos o pintaderas, fabricados de madera y arcilla, usados probablemente para decorar el cuerpo e imprimir algún tipo de tejido; de esto dan prueba los cronistas que reflejaron, tanto la conquista de Canarias, como del norte de Suramérica y el Caribe. La gran cantidad de sellos o pintaderas encontradas en enterramientos, cuevas y excavaciones en la isla de Gran Canaria, decoradas con motivos, que en su totalidad aparecen dentro de los diseños de los sellos-pintaderas de la cultura araguaco-taina, demuestra sin lugar a dudas contactos entre ambas culturas. Todavía algunos grupos de aborígenes de la cuenca del río Orinoco, usan este tipo de objeto para la decoración de sus cuerpos durante ciertos rituales. En el Atlántico africano, son muy escasos los sellos pintaderas encontradas, lo que prueba que su difusión a Canarias no es probable a través de la costa africana.
Hace unas décadas el hallazgo de un hacha pulida en Gran Canaria, fabricada con un material lítico, que su lugar más próximo de origen es el área del Caribe, motivó una gran controversia entre los investigadores que visitaban el Museo Canario de Las Palmas donde se encontraba expuesta, explicando que su probable origen estaba en que, dicho objeto había sido traído por un emigrante canario residente en la isla de Cuba en época histórica. El hallazgo de otras dos hachas similares y del mismo material, que la del objeto de la controversia, en la isla de La Gomera y otra en Gran Canaria, en enterramientos prehispánicos demostró que las mismas provenían del área del Caribe, en años posteriores el descubrimiento de varias hachas pulidas más en las islas mencionadas, hizo descartar cualquier origen accidental de dichas "herramientas" líticas. Modelos totalmente similares y del mísmo material, han sido encontradas en excavaciones arqueológicas realizadas en las islas de Cuba y República Dominicana y varios lugares del norte de Suramérica, dichas hachas habían pertenecido a la cultura araguaco-taina.
Varias figuras femeninas de piernas arqueadas y sexos bien marcados fabricadas en arcilla han sido encontradas en excavaciones arqueológicas de varios lugares de las islas Canarias, la mayor cantidad han aparecido en Gran Canaria; las mismas formas aparecen dentro de la cultura araguaca, tanto en al área de la cuenca del Orinoco, como de algunas islas caribeñas, todas ellas han sido catalogadas como pertenecientes a dicha cultura que se extendió desde Suramérica hasta el Caribe, dejando la huella de su paso en numerosos restos arqueológicos, encontrados en su mayor parte en túmulos o montículos de tierra, construcción esta, característica de los grupos araguaco-tainos.
Igualmente las vasijas con doble vertedero en forma de pene, encontradas en las Canarias, especialmente en Gran Canaria, son modelos similares a otras encontradas en varias partes de Suramérica, incluyendo las áreas donde se asentó la cultura araguaco-taina y siendo totalmente desconocidas en el área africana.
El hallazgo de estos objetos arqueológicos tan característicos como son: los sellos o pintaderas con idénticos diseños, ¿pipas?, trigonolitos de piedra, "boomerangs" con mangos decorados, bastones de mando, bolas líticas, figuras femeninas perniabiertas, y las vasijas de doble vertedero, ausentes, salvo algunos de ellos, dentro de las culturas prehistóricas del África atlántica, motivó a que desde hace varias décadas, varios investigadores llegaran a la conclusión sobre probables contactos y relaciones entre las Canarias y el norte de Suramérica. Entre estos arqueólogos destaca la figura del eminentemente conocido investigador español Profesor Alcina Franch; sus numerosos trabajos le llevaron a la conclusión, que dichos restos arqueológicos eran una prueba irrefutable sobre relaciones marítimas a través del Atlántico, en este caso desde Canarias a América. A pesar del prestigio de nuestro investigador, el mismo fue objeto de críticas por parte de algunos arqueólogos, sin embargo otros de gran renombre aceptaron sus teorías como válidas, en lo que atañe a las relaciones prehistóricas del Viejo Mundo con América a través de Canarias.
Con respecto a los enterramientos, son bien representativas las numerosas momias encontradas dentro de las culturas aborígenes canarias y tan conocidas por muchas culturas precolombinas americanas, sin embargo ausentes en África, salvo el caso de Egipto, muy lejos de Canarias; y de ser ellos los que dieron a conocer dicha costumbre entre los aborígenes canarios, ¿porque no aparecen otros elementos arqueológicos o pruebas de algún tipo, que demuestren la influencia egipcia en las islas Canarias?. Habría que hacer un aparte con respecto a las controvertidas pirámides de la isla de Tenerife, que si tuviéramos que dar nuestro propio criterio, nos inclinaríamos por una influencia precolombina, con respecto a las mismas, pues las construcciones tienen más características arquitectónicas similares con las americanas, que con las egipcias; de todas formas esperemos que los resultados de las investigaciones que se están haciendo al respecto nos den la razón.

Una de las causas de peso que me llevó a la realización del presente trabajo de investigación, es el aspecto físico de un grupo de restos óseos y momias canarias -que por sus características- varios investigadores las "han dejado aparte", a la hora de la clasificación de los grupos que poblaron las islas Canarias. Este tipo de aborigen, pequeño, más abundante en la isla de La Gomera, algo menor en Gran Canaria y Tenerife y prácticamente ausente en las otras islas del archipiélago. Los científicos clasifican esos restos óseos, como pertenecientes, a un grupo de baja estatura (1,50 a 1,60 metros), cráneo redondeado o braquicéfalo y piernas cortas en razón al tamaño de su cuerpo, estás características, solo las tienen los grupos provenientes, bien de Asia o América; dadas las circunstancias, pues es improbable que pueblos siberianos llegaran a Canarias, nos inclinamos con más razonamientos sobre el origen americano de este grupo, que coincide en todos sus aspectos con los grupos aborígenes de la cultura araguaco-taino, exhumados en enterramientos precolombinos encontrados en túmulos de las islas del Caribe y del norte de Suramérica, concretamente Venezuela, en áreas donde se asentó y tuvo gran florecimiento la cultura araguaca. Algunos investigadores -explican- como no encuentran respuesta al origen de los restos óseos de esos grupos humanos, que los mismos provinieran de los Alpes o el Atlas marroquí, donde abundaban grupos de esas características, teoría esta que se viene abajo, pues las estaturas normales de los grupos braquicéfalos de estos lugares evidenciadas en restos óseos humanos que se han encontrado en excavaciones arqueológicas y todavía presentes en algunos individuos actuales, tal es el caso del Atlas, es de 1,63 a 1,72 metros, tallas estas bastante más altas que las de los restos de braquicéfalos encontrados en Canarias. Aparte de eso hay que hacer hincapié, que en más de un centenar de momias canarias, el factor predominante de la sangre era 0, elemento prácticamente muy escaso para esa época en Europa y África y sin embargo muy abundante por toda América, especialmente en el área donde se asentó la cultura araguaco-taino y presente todavía en grupos aborígenes descendientes de los antiguos araguacos. Esperemos que con el avance de las investigaciones actuales, se pueda determinar por el estudio de los cromosomas el origen de los distintos grupos humanos que poblaron los diversos continentes y llegar así de esta forma a resultados más concluyentes.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   38

similar:

5. La navegación en la prehistoria: el mito de las Islas Afortunadas iconOrigen, colonización y dispersión de las especies endémicas de las Islas Galápagos

5. La navegación en la prehistoria: el mito de las Islas Afortunadas iconEntrevistas y apreciaciones obtenidas en las islas del rosario

5. La navegación en la prehistoria: el mito de las Islas Afortunadas iconEn todas las épocas, desde la prehistoria, pasando por las civilizaciones...

5. La navegación en la prehistoria: el mito de las Islas Afortunadas iconMito o realidad ¿las ondas electromagnéticas afectan la salud humana?

5. La navegación en la prehistoria: el mito de las Islas Afortunadas iconProtección solar para una navegación segura

5. La navegación en la prehistoria: el mito de las Islas Afortunadas iconTema 2: la prehistoria y la edad antigua

5. La navegación en la prehistoria: el mito de las Islas Afortunadas iconActividades de refuerzo: Los orígenes de la Humanidad. La Prehistoria

5. La navegación en la prehistoria: el mito de las Islas Afortunadas iconEl cerebro y el mito del yo

5. La navegación en la prehistoria: el mito de las Islas Afortunadas iconTemperamento: Mito o Realidad

5. La navegación en la prehistoria: el mito de las Islas Afortunadas iconEl mito del 10%: Alfred Kinsey




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com