Proyecto contra la violencia de género




descargar 80.11 Kb.
títuloProyecto contra la violencia de género
página1/3
fecha de publicación22.02.2016
tamaño80.11 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3
PLATAFORMA CONTRA LA VIOLENCIAein-resourceguide-sp.bmp

MINISTERIO DE LA MUJER
¿Qué posición tiene la Iglesia Adventista del séptimo día en relación a la violencia familiar y de género? ¿Existe violencia de género en nuestras iglesias? ¿Somos conscientes del problema? ¿Qué medidas podemos llevar a cabo para concienciar sobre problema en nuestras iglesias?
2010

UNIÓN ADVENTISTA ESPAÑOLA

02/09/2010

MINISTERIO DE LA MUJER

PROYECTO CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO



  1. INTRODUCCIÓN

  • ¿Qué posición tiene la Iglesia Adventista del séptimo día en relación a la violencia familiar y de género?

  • ¿Existe violencia de género en nuestras iglesias? ¿Somos conscientes del problema?

  • ¿Qué medidas podemos llevar a cabo para concienciar sobre este problema en nuestras iglesias?

  • ¿Nos hemos encontrado con casos de denuncia? ¿Nos hemos sentido solos sin saber qué hacer, dónde acudir o cómo ayudar?

Estas y otras cuestiones se abordarán a lo largo del presente documento, pero como antesala al mismo podemos hablar con toda contundencia diciendo que, la Iglesia Adventista del Séptimo Día está completamente en contra de cualquier tipo de violencia o agresión contra la mujer, y por ello insta a líderes y laicos a que realicen programas de prevención y atención tanto a víctimas como a agresores. Es desde este paradigma con que comenzamos a desarrollar un plan de prevención y atención para la Unión Adventista Española.

A continuación se han traducido del inglés los siguientes documentos sobre la posición de la Iglesia Adventista del Séptimo día respecto a la violencia de género y la violencia familiar:

Documento 1º: “DECLARACIÓN SOBRE LA VIOLENCIA FAMILIAR”

La violencia familiar consiste en un abuso de cualquier tipo, ya sea verbal, físico, emocional, o sexual; o la negligencia activa o pasiva que es cometida por una persona o personas contra otra, dentro de una familia si están casados, relacionados, ya sea que viven juntos o separados, o divorciados.

Estudios actuales de investigación internacional indican que la violencia familiar es un problema mundial. Se produce entre los individuos de todas las edades y nacionalidades, en todos los niveles socioeconómicos, y en las familias de todo tipo de creencias religiosas y no religiosas. La tasa global de incidencia se ha encontrado por igual en la ciudad, en las zonas suburbanas y en las comunidades rurales.

La violencia familiar se manifiesta de varias maneras. Puede ser tanto como ataque físico contra el cónyuge como agresiones emocionales, tales como amenazas verbales, episodios de ira, depreciación de carácter y exigencias poco realistas de perfección. También puede adoptar la forma de coerción física, violencia en las relaciones sexuales dentro del matrimonio, o la amenaza de violencia mediante el uso de intimidación verbal o no verbal. Incluye también conductas como el incesto y el maltrato o el abandono de los niños menores de edad por un padre o tutor que resulta en lesiones o daños.

La Biblia indica claramente que el signo distintivo de los creyentes cristianos es la calidad de sus relaciones humanas en la iglesia y en la familia. Es en el espíritu de Cristo de amar y aceptar, de tratar de afirmar y ayudar a otros, lo que debería producirse en lugar de abuso o maltrato de unos hacia los otros. No hay espacio entre los seguidores de Cristo para el control tiránico y el abuso de poder o autoridad.

Motivados por su amor a Cristo, sus discípulos son llamados a mostrar respeto y preocupación por el bienestar de los demás, a aceptar hombres y mujeres como iguales, y a reconocer que toda persona tiene derecho al respeto y la dignidad. La carencia de este tipo de relaciones con los demás viola su personalidad y devalúa a los seres humanos creados y redimidos por Dios.

El apóstol Pablo se refiere a la iglesia como “la familia de la fe”, que funciona como una familia extendida, que ofrece la aceptación, comprensión y consuelo a todos, especialmente a aquellos que sufren y a los desfavorecidos. La Escritura describe la iglesia como una familia en la que el crecimiento personal y espiritual puede transcurrir junto con sentimientos de traición, rechazo, y pena, pero que dan paso a sentimientos de perdón, confianza e integridad. La Biblia también habla de la responsabilidad personal del cristiano para proteger su cuerpo contra la profanación del templo, porque es la morada de Dios.

Lamentablemente, la violencia familiar ocurre en muchos hogares cristianos. Nunca puede ser tolerada. Afecta gravemente a las vidas de todos los involucrados y con frecuencia da lugar a largo plazo, a una percepción distorsionada de Dios, del yo y de los demás.

Creemos que las Iglesias tiene la responsabilidad de:

    1. Cuidar de las personas involucradas en violencia familiar y responder a sus necesidades:

      1. Escuchar y aceptar a aquellos que sufren de abuso, y afirmar en amor a la persona de más valor y mérito.

      2. Destacar las injusticias del abuso y hablar en defensa de las víctimas tanto dentro de la comunidad de fe y como fuera, en la sociedad.

      3. Proporcionar un ministerio de atención especial de apoyo a las familias afectadas por la violencia y el abuso, dirigida a capacitar a las víctimas y a los autores para que puedan acceder a asesoramiento con profesionales adventistas del séptimo día cuando se disponga de recursos o de otro profesional en la comunidad.

      4. Fomentar la formación en servicios profesionales para ayudar a los miembros de iglesia afectados y a las comunidades circundantes.

      5. Ofrecer un ministerio de la reconciliación cuando el arrepentimiento del perpetrador hace posible la contemplación del perdón y la restauración en las relaciones. El arrepentimiento siempre incluye la aceptación de toda la responsabilidad por los errores cometidos, la disposición a la restitución de todas las maneras posibles, y los cambios en el comportamiento para eliminar el abuso.

      6. Dar un enfoque de la luz del Evangelio sobre la naturaleza del binomio marido-mujer, padres e hijos, y otras relaciones cercanas y habilitar a personas y familias para crecer en los ideales que Dios muestra para una vida juntos.

      7. Prevenir contra el ostracismo de víctimas o perpetradores en la familia y en la comunidad de la iglesia, mientras se reprende firmemente a los autores responsables de sus actos.

    1. Fortalecer la vida familiar mediante:

  1. El acceso a una educación sobre vida familiar, con una orientación donde se incluya una comprensión bíblica de la reciprocidad, la igualdad y el respeto indispensable para las relaciones del cristiano.

  2. El Aumento de la comprensión de los factores que contribuyen a la violencia familiar.

  3. El desarrollo de formas para prevenir el abuso y la violencia y la repetición del ciclo, observando a las familias entre sus generaciones.

  4. Rectificar socialmente creencias religiosas y culturales que pueden utilizarse para justificar o encubrir la violencia familiar. Por ejemplo, mientras que los padres son instruidos por Dios para corregir a sus hijos de una forma redentora, esta responsabilidad no da licencia para el uso de medidas severas, disciplinarias punitivas.

    1. Aceptar la responsabilidad moral de estar alerta y de dar respuesta a los abusos dentro de las familias de nuestras congregaciones y nuestras comunidades, y declarar que la conducta abusiva es una violación de las normas de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Cualquier indicación o informe de abuso no debe ser minimizado, sino ser considerado con todo rigor. Instar a los miembros de iglesia a no permanecer indiferentes e insensibles ante la violencia porque es aceptar, perpetuar, y posiblemente extender la violencia familiar.

Si hemos de vivir como hijos de la luz, debemos iluminar la oscuridad donde la violencia familiar se produce en nuestro medio. Hay que preocuparse unos por otros, aun cuando sería más fácil permanecer al margen.

(La declaración anterior es información redactada en base a los principios expresados en los siguientes pasajes de las Escrituras: Ex 20:12; Mateo 7:12; 20:25-28, Marcos 9:33-45; Juan 13:34; Romanos 12:10, 13; l Cor 6:19; Gal 3:28; Ef 5:02, 3, 21-27; 6:1-4; Col 3:12-14; 1 Tesalonicenses 5:11; 1 Timoteo 5:5-8).

Esta declaración fue votada por la Conferencia General de los Adventistas del Séptimo día del Comité Administrativo (ADCOM) el 27 de agosto de 1996, y por la Conferencia General del Comité Ejecutivo en el Consejo Anual en San José, Costa Rica, 01 al 10 octubre, 1996.

(Traducción: Susana De Madariaga)

Para ver el original consultar en:

http://adventistwomensministries.org/index.php?id=125#Statement_on_Family_Violence_3

Documento 2º: “Declaración sobre Abuso y Violencia Familiar”

Los Adventistas del Séptimo Día afirman la dignidad y el valor de cada ser humano y condenan todas las formas de abuso físico, sexual, emocional y la violencia familiar.

Reconocemos la extensión global de este problema y los efectos graves a largo plazo en las vidas de todos los involucrados. Creemos que los cristianos deben responder a los abusos y la violencia familiar, tanto dentro de la iglesia como en la comunidad. Nos tomamos en serio las denuncias de abuso y violencia, y han puesto de relieve estas cuestiones para el debate de esta asamblea internacional. Creemos que seguir siendo indiferentes e insensibles es condonar, perpetuar, y posiblemente extender tal comportamiento.

Aceptamos nuestra responsabilidad de cooperar con otros servicios profesionales, escuchar y atender a las personas que sufren de abuso y violencia familiar, para poner de relieve las injusticias, y para hablar en defensa de las víctimas. Vamos a ayudar a las personas que tienen necesidad de información y enseñarles a acceder a la oferta que el sector de servicios profesionales tiene para ello.

Cuando exista un cambio de actitud y de comportamiento con posibilidades de perdón y restauración, nosotros le proporcionaremos el ministerio de la reconciliación. Vamos a ayudar a las familias en su duelo por las relaciones que no se pueden restaurar. Vamos a abordar las cuestiones espirituales frente a las personas maltratadas, tratando de entender los orígenes de los malos tratos y la violencia familiar y el desarrollo de mejores formas de convivencia para prevenir el ciclo recurrente.

Esta declaración fue aprobada y votada por la Conferencia General de los Adventistas del Séptimo día del Comité Administrativo (ADCOM) y fue lanzado por la Oficina del Presidente, Robert S. Folkenberg, en la sesión de la Conferencia General en Utrecht, Países Bajos, 29 de junio-julio 8, 1995

Documento 3º: Noticias sobre el día anual de la prevención del Abuso

La Iglesia Adventista lleva anualmente a cabo el Día Mundial para la Prevención del Abuso y los malos tratos, que se realiza cada cuarto sábado de agosto (4º sábado de noviembre en la UAE). Los líderes de la iglesia lanzaron la iniciativa en 2001, al constatar que la violencia doméstica y el abuso sexual afecta a los hogares cristianos en índices similares a los de la población general. “Los primeros pasos para combatir el abuso- dijeron- son la conciencia y la educación”.

Este año, los recursos producidos para ayudar a las mujeres se centralizan desde el departamento mundial del Ministerio de la Mujer en su ámbito sobre la violencia contra las mujeres. Se incluirán este año temas como la trata de personas, la prostitución forzada de niñas, La Mutilación Genital Femenina, los matrimonios infantiles, la violencia doméstica, abortos forzados y la violación. Otros años anteriores se ha abordado la violencia doméstica, el incesto, el abuso de poder y abuso de los ancianos.

“Una de cada tres mujeres en todo el mundo es una víctima de la represión física o psicológica, mientras que aproximadamente 135 millones de niñas han sufrido La Mutilación Genital Femenina- han dicho líderes de la iglesia”.

Este año se han diseñado nuevos materiales para ayudar a nuestros miembros de la iglesia para abordar el tema de la violencia contra las mujeres, con la primera afirmación de que cada individuo es un "templo" de Dios, merecedor de respeto, de acuerdo con un sitio web puesto en marcha para un día específico contra la violencia.

"Si somos preciosos a los ojos de Dios, entonces tenemos que hacer todo lo posible para evitar que nadie profane no sólo nuestro propio cuerpo, sino también las de nuestras hermanos [] en todo el mundo", dijo Heather-Dawn Small, Directora mundial del Ministerio de la Mujer.

Fuente: http://news.adventist.org/es/2010/08/lideres-de-la-iglesia-esp.html

Documento 4º: LOS ADVENTISTAS DEL SÉPTIMO DÍA HABLAN EN ATLANTA PARA PONER FIN A LA VIOLENCIA DE MUJERES Y NIÑAS

Nosotros, los miembros de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, alzamos la voz y nos unimos con otros para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas. Estadísticas mundiales indican que en todas las sociedades mujeres y las niñas son las víctimas más frecuentemente de la violencia. Las acciones o amenazas que puedan dar lugar en forma física, sexual o psicológica, son daños o sufrimientos incompatibles con la ética bíblica y la moral cristiana. Estas acciones incluyen, pero no se limitan a, la violencia familiar, violación, Mutilación Genital Femenina (MGF), asesinatos por honor, y asesinatos por dote. La manipulación, la negación personal de la libertad y la coerción son también actos de abuso y violencia. Para tales comportamientos los Adventista del Séptimo Día dicen: "¡Acabemos ya con esto!" (enditnow)

Los adventistas del séptimo día reconocen que la creación de la imagen de Dios confiere la dignidad y el valor de cada persona. La medida del valor se mide con el sacrificio de la muerte de Jesús en la Cruz. Cristo vino a ofrecer la vida eterna para todos. El amor y la compasión que caracterizó a la vida terrenal de Jesús es un ejemplo para todos sus seguidores en su relación con los demás.

Las conductas como la de Cristo no dejan lugar a la violencia contra miembros de la familia o personas ajenas a la familia.

La Biblia aconseja a los cristianos a ver nuestro cuerpo como el templo de Dios. Traer daño intencional a otra persona profana lo que Dios honra y por lo tanto es una conducta pecaminosa. Los Adventistas del Séptimo Día se comprometen a ser líderes en romper el ciclo de actos de violencia perpetrados contra mujeres y niñas. Vamos a hablar en defensa de las víctimas y los sobrevivientes a través de la enseñanza, la predicación, el estudio de la Biblia, y los programas de promoción.

La Iglesia Adventista del séptimo día busca y da la bienvenida a las asociaciones y a cualquier colaboración con otros para hacer frente a este problema mundial. La voz colectiva de muchos puede salvar decenas de miles de mujeres y niñas de todo el daño y el sufrimiento que causa el abuso y la violencia. (Esta afirmación está apoyada por las siguientes referencias bíblicas: Juan 3:16; Génesis 1:26; 33 Isaías 61:1-3, Efesios 5:2-3, 1 Juan 3:10, 15-18, 4:11, 3 Juan 1:2, 1 Corintios 3:16-17, 34 6:19, Romanos 12:1-2.) (Véase también la "Declaración sobre el cuidado y la protección de los niños".)

Traducción: Susana De Madariaga; Fuente:

http://www.unionadventista.es/index.php/archivo-noticias/noticias-uae/34-congresos-y-encuentros/473-atlanta-2010-documentos-de-la-ag-disponibles.html
  1   2   3

similar:

Proyecto contra la violencia de género iconViolencia de género (contra las niñas)

Proyecto contra la violencia de género iconLa tesis tradicional de la “violencia de género” y sus alternativas

Proyecto contra la violencia de género icon1. El Acoso Sexual como una manifestación de la violencia de género

Proyecto contra la violencia de género iconDeclaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer

Proyecto contra la violencia de género iconLa violencia contra la naturaleza o el poder desnudo de las transnacionales

Proyecto contra la violencia de género iconLa teoría sexo género. Roles y estereotipos de género. Feminismo...

Proyecto contra la violencia de género iconViolencia familiar y violencia a la mujer

Proyecto contra la violencia de género iconLa agresión, por otra parte, es una respuesta o reacción a diferentes...

Proyecto contra la violencia de género iconProyecto del senado 437 para enmendar el artículo 138 del código...

Proyecto contra la violencia de género iconRegistro de Datos Genéticos vinculados a delitos contra las personas...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com