¿Cara o cruz? Azar y selección natural




descargar 14.15 Kb.
título¿Cara o cruz? Azar y selección natural
fecha de publicación11.03.2016
tamaño14.15 Kb.
tipoLección
b.se-todo.com > Documentos > Lección

¿Cara o cruz?. Azar y selección natural.

¿Cara o cruz?. Azar y selección natural.


24/05/08
J.M.Hernández

Tengamos en un desguace las piezas necesarias para construir un Boeing 747, desmontadas y desordenadas. Entonces llega un tornado y atraviesa la zona. ¿Cuál es la posibilidad de que después nos encontráramos allí el avión completamente montado y listo para volar?”. La probabilidad de este suceso, es la misma –o incluso mayor- de la que el ADN se formara de manera casual”

Esta frase podría atribuirse a cualquier telepredicador ignorante sin ningún tipo de conocimientos en biología. Sin embargo, su autor fue Sir Fred Hoyle, un gran astrofísico británico autor de la teoría del universo estacionario. Lamentablemente, a Sir Frederick no solamente se le reconocen grandes logros en el campo de la astronomía, sino también perogrulladas como ésta, o como otra famosa acusación en la que afirmaba que los fósiles de dinosaurio eran falsificaciones realizadas en cemento.

Pero no es el ástrónomo iluminado el objeto de este artículo, sino su razonamiento que, lejos de quedar en una anécdota, sigue escuchándose en determinados foros de literalistas bíblicos anti-evolución.

La idea de que el ADN, las proteínas, el ciclo de Krebs, el ojo humano o cualquier otro sistema biológico complejo no puede formarse de repente y por azar suele emplearse muy a menudo tratando de criticar el proceso evolutivo. Podemos leer numerosos artículos y entrevistas en donde los “cientos de pruebas” contra la evolución son en realidad “cientos de ejemplos” de sistemas biológicos complejos, sobre los que se utiliza una y otra vez este mismo argumento de forma recursiva.

Y es cierto. La probabilidad de que cualquiera de estos sistemas aparezca de pronto y de forma casual es insignificante. Es más, el que todos los sistemas biológicos se hayan originado de esta forma roza la imposibilidad.

Pero los que esgrimen tal argumento olvidan -o desconocen- un aspecto básico: ningún científico evolutivo ha mantenido nunca tal barbaridad. La evolución no se produce al azar porque la selección natural no opera al azar, sino sobre el azar.

El error de identificar azar y evolución proviene, como la mayor parte de los errores, de la simple ignorancia tanto en biología como en estadística. Alguien con más prejuicios que formación lee “la selección natural, motor evolutivo, trabaja sobre mutaciones al azar” y deduce, arrogante y soberbio “estos típos están locos, yo no soy fruto del azar”.

En lugar de rasgarnos las vestiduras, vamos a ver la diferencia entre operar al azar o sobre el azar:

La variabilidad genética entre individuos es producida por mutaciones -alteraciones en los genes- que se producen al azar. Si la mutación es heredable -por ejemplo, en las especies con reproducción sexual solamente lo serán las que se produzcan en las células sexuales- podrán pasar a la siguiente generación.

La mayor parte de las mutaciones son inocuas, es decir, ni benefician ni perjudican al portador. Del resto, la mayoría son perjudiciales y sólo algunas representan un beneficio para su portador (por ejemplo, la mutación que hace a un insecto resistente a un pesticida). Obviamente, una mutación perjudicial tiende a desaparecer o permanecer en baja frecuencia en la población, dado que resta capacidad reproductiva a su portador (generalmente por significar una menor esperanza de vida o competencia sexual). Por el contrario, una mutación beneficiosa tiende a aumentar su presencia de generación a generación, debido al fenómeno contrario: sus portadores tenderán a tener un mayor número de descendientes. Por este proceso, puede llegar el momento en que todos los miembros de la población acaben siendo portadores.

Sobre esta población que ya posee una característica nueva y beneficiosa, siguen sucediendo mutaciones azarosas. De nuevo, la mayoría son inocuas o perjudiciales, solamente muy de tarde en tarde surge otra alteración positiva. Por la misma razón anterior, esta nueva mutación tiende a propagarse y ahora tendríamos individuos con dos características “mejoradas” respecto a la población original.

Y ese es el punto crucial del proceso: sobre las mutaciones al azar, se “seleccionan” únicamente las beneficiosas, y se “descartan” las perjudiciales. No hemos obtenido una población con dos mutaciones beneficiosas de pura chiripa, sino filtrando millones de mutaciones para seleccionar la única beneficiosa y, una vez fijada, volviendo a repetir el proceso para añadir la segunda, una vez asegurada la primera. En el símil del boeing 747, es como si hubiéramos buscado un tornillo y, una vez encontrado, hubiéramos buscado una tuerca compatible entre todas las piezas del hangar. Tarea compleja, por supuesto, pero mucho más fácil de imaginar que el esperar que un tornado las reúna. El resultado final es el de un filtrado selectivo y gradual -paso a paso-, algo bastante alejado del azar, a pesar de que las variaciones sobre las que actúa el filtro sí sean generadas por éste.

Poniendo un ejemplo que ayude a la comprensión del concepto, imaginemos que disponemos de cinco bombos de lotería, cada uno con cien bolas numeradas. Pretendemos, extrayendo una bola de cada uno de los bombos, obtener la secuencia 1-2-3-4-5.

La interpretación errónea de Hoyle sería extraer una bola de cada bombo y, en caso de no obtener la secuencia exacta, volver a introducir todas las bolas y repetir indefinidamente los intentos. Evidentemente, no se trata de una imposibilidad, pero estaríamos hablando de una oportunidad ente diez mil millones cada vez que hacemos el intento.

Sin embargo, la selección natual no funciona así. En el ejemplo “evolutivo”, realizaríamos la extracción de cinco bolas y solo devolveríamos al bombo aquellas que no se correspondieran con la secuencia, fijando el resto. Es decir, si obtuvieramos la secuencia “2-19-3-67-89″, fijaríamos el 3 y en la siguiente extracción solo sacaríamos cuatro bolas, las de los bombos 1,2,4 y 5 y asi sucesivamente. Sigue siendo una tarea complicada, pero la diferencia es abismal: tendríamos una oportunidad entre 20 de fijar la primera bola coincidente, una vez fijada, la probabilidad de fijar una segunda sería de una entre 25 en cada tirada, una entre 33 de fijar la tercera, una entre 50 para la cuarta y una entre cien para la última.

Si, utilizando el segundo método, obtuviéramos la secuencia buscada ¿nos atreveríamos a decir que la hemos obtenido al azar?. Dudo mucho que ningún organismo de loterías nos permitiera utilizar este sistema, a pesar de que los bombos no estuvieran trucados y las extracciones individuales fueran realmente aleatorias.

Este ejemplo, a pesar de ser muy sencillo, tiene un defecto para ser usado como modelo de selección natural. Nosotros estábamos buscando una secuencia determinada, pero la evolución no busca un organismo ni un sistema en concreto, sino algo que -por poco que sea- se adapte mejor al medio. La evolución no tiene finalidad, simplemente consiste en la permanencia de aquello que es capaz de reproducirse, sea lo que sea. La selección natural no persigue construir un ser humano, éste sólo representa una de las secuencias que ha funcionado.

Además este proceso de selección no lo realiza un jugador de lotería, sino las condiciones ambientales siempre cambiantes -si desapareciera el pesticida, dejaría de seleccionarse la mutación resistente-. De ahí el nombre de selección “natural”.

El proceso evolutivo resulta ser entonces una selección gradual y contínua de lo útil, no una configuración al azar.

similar:

¿Cara o cruz? Azar y selección natural iconSelección natural
«costo» de la selección natural,2, ySewall Wright, quién elucidó sobre la selección y la adaptación,3

¿Cara o cruz? Azar y selección natural iconLa cara y la cruz de los nuevos farmacos producidos por la ingenieria genetica

¿Cara o cruz? Azar y selección natural iconLa cara y la cruz de los nuevos farmacos producidos por la ingenieria genetica

¿Cara o cruz? Azar y selección natural iconDerecho natural der 127 – ucb santa cruz docente: Tito López tema...

¿Cara o cruz? Azar y selección natural icon2. Desde la perspectiva que defiende la selección multinivel, la...

¿Cara o cruz? Azar y selección natural iconSelección natural

¿Cara o cruz? Azar y selección natural iconSelección natural

¿Cara o cruz? Azar y selección natural iconSelección natural

¿Cara o cruz? Azar y selección natural iconSelección natural

¿Cara o cruz? Azar y selección natural iconSelección natural




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com