De Puelles Benítez (1987) sostiene que el estudio de la educación desde el punto de vista político, como fenómeno que interesa a todo poder, es tan antiguo como




descargar 375.01 Kb.
títuloDe Puelles Benítez (1987) sostiene que el estudio de la educación desde el punto de vista político, como fenómeno que interesa a todo poder, es tan antiguo como
página3/7
fecha de publicación16.01.2016
tamaño375.01 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5   6   7

4. 2.2. Propuestas pedagógicas.


Sin ánimo de calcar, considero con Medina que “la institución educativa intercultural necesita apoyos, profesorado, recursos y modelos plenamente interculturales. En este proceso riguroso y firme la interculturalidad y el interculturalismo es un proceso, un horizonte y un principio que orienta la toma de decisiones, las mejora y supone una urgente y relevante línea de co-reflexión e indagación institucional y personal”.
Para él, la acción pedagógica coherente con la intercultutalidad supone:


  • La organización educativa entendida como un ecosistema de posible ampliación axiológica, colaborativa y transformadora.




  • Un pleno y amplio respeto a las diferentes perspectivas y opciones culturales.




  • Un estilo de cambio y revitalización profesional al comprender otras perspectivas y referentes, anticipándose a los conflictos y a las culturas de los estudiantes y comunidades.




  • La creación de espacios interculturales mediante la aplicación de una metodología que armonice el saber personal y el respeto a la identidad singularizada con cada grupo y comunidad.




  • Estimular el autoaprendizaje y el afán por aprender a aprender, innovar y crear un espacio de diálogo abierto, que posibilite a cada estudiante autoconocerse, compartir con los demás sus expectativas y encontrar puntos relevantes de relación y acercamiento entre iguales.




  • Promover la autonomía de cada estudiante haciendo que vivencie positivamente su identidad cultural.




  • Desarrollar métodos de co-aprendizaje entre profesores haciendo uso de las multirreferencias culturales.




  • La metodología socializadora y colaborativa capaz de implicar a todo el profesorado y a los estudiantes en una escuela de aspiración intercultural.




  • El interaccionismo simbólico como método que integra la realidad compleja de la docencia y la investigación en un espacio pluri e intercultural.


4. 2.3. Significado de los símbolos.
Siguiendo a Giroux (1999), Rodríguez Fuenzalida afirma que la identidad se construye al interior de una cultura, existe una pedagogía cultural, hay una relación dinámica y fluida entre política y cultura, tanto en aspectos valóricos y éticos como en la dimensión de la industria cultural, en la producción de representaciones y de simbología.
La globalización como ideología interpretativa de la conquista de los mercados, en todos los países del planeta, apunta, encuentra en las instituciones educativas un lugar muy propicio para la homogeneidad en sus símbolos y en sus códigos interpretativos. El desarrollo de habilidades se plantea, en la mayoría de los casos, en una línea positivista, independiente del contexto y sus representaciones, simbologías, sistemas culturales.
En la mayoría de los casos utilizamos patrones, símbolos y códigos que son generalmente hegemónicos y, por tanto, externos a la situación concreta de niños, jóvenes y adultos que provienen de medios socio-culturales diversos, que poseen sistemas propios de interpretar el mundo. Esta situación se vuelve no sólo compleja, sino en muchos casos dramática, al no haber un "puente" que una o favorezca el encuentro entre los mundos global y local.
Esta realidad y sus consecuencias deben ser asumidas por el profesional de la educación para que facilite paulatina y gradualmente que sus alumnos se acerquen al dominio de otros códigos simbólicos y de otras formas culturales, sin que ello implique la ablación de los propios.
En este contexto debemos reconocer que, como nos indica Ansión (1987), los mitos o relatos míticos, forman parte de nuestro patrimonio cultural que debe ser "rescatado" porque se intuye que tienen importancia para la constitución de una cultura nacional.
En realidad, como bien apunta Sánchez-Parga (1993) se trata de un problema de etnoepistemología: el código lingüístico refleja un código social y un código de pensamiento y ambos dan origen al código integrado.
Concluyo señalando con Rodríguez Fuenzalida (2000) que, ante la retórica seductora que invade todo el medio social actual y que orienta en una determinada dirección; afecta en lo personal y profesional; convence de las bondades de lo que propone y los ciudadanos desdibujan las fronteras y asumen estilos de vida coherentes con los modelos propuestos; lo interesante para la educación es que se actúa con la persuasión, con el encantamiento y el consentimiento, con la sensación de libertad para elegir, para consumir, superando el determinismo y la coacción con que la escuela ha actuado en su afán civilizador.
En base a esta experiencia, el desarrollo de la educación requiere de un intenso trabajo de elaboración, pensamiento, propuesta, diseño, construcción de racionalidades, experimentación; de situarnos en nuevos escenarios culturales, escenarios que corresponden a las distintas dimensiones de la cultura, lo que incluye por cierto las racionalidades del trabajo y de la exclusión, de la pobreza y de la concentración de capital, de la globalización y de las técnicas, de la comunicación y de los nuevos conceptos y símbolos de construcción de la identidad, de la ciencia y la tecnología, de la producción y la ecología, de la religiosidad y de la estructura social y política.

4.2.3. Globalización y competitividad
Desde la década de los 80 había empezado a evidenciarse este proceso como internacionalización de la economía y la cultura, fenómeno que si bien es cierto que había aparecido hacia 1945 ligado a la fundación de las Naciones Unidas, cobró un significado diferente en esta época. "internacionalización" y "giobalización" se referirán en adelante a: Una realidad social que también se extiende cada vez más a las experiencias cotidianas de los individuos, ya sea en forma de interconexiones financieras y crisis monetarias internacionales, interdependencias ecológicas mundiales, costes sociales surgidos de un turismo de masas que se despliega por todo el mundo, presiones de las migraciones globales, o bien a la intensificación imprevista de la transmisión de noticias a escala mundial. Por muy familiares que puedan parecer estas y otras relaciones de interdependencia global a los observadores contemporáneos, el reciente cambio en el uso del término intemacionalización indica que, desde la perspectiva de la macrosociología histórica, los procesos antes mencionados son, en términos evolutivos, un fenómeno totalmente nuevo (Schrierwer, 1996).
Lo que define con más precisión el actual panorama mundial es la acelerada tendencia a uniformar y a estandarizar al planeta, pues el vertiginoso ritmo de desarrollo de nuevas tecnologías de la información y la comunicación ofrecen múltiples posibilidades para acceder a la educación y a la cooperación científica en todos los terrenos. La globalización, y sus efectos, pueden abordarse fundamentalmente desde la economía y la política, aunque al hacerse visible sus efectos se presenten de manera simultánea en la totalidad de las interacciones.
La globalización económica implica el debilitamiento de los diferentes sectores políticos que conforman los Estados nacionales y la tendencia a ser sustituidos en la toma de decisiones estratégicas por grupos que operan a nivel planetario. De esta manera se van configurando diferentes bloques que lideran los procesos económicos en el mundo, dando lugar a que la economía tenga una dimensión esencialmente internacional. En la actualidad se vienen conformando o consolidando diversos bloques geoeconómicos que transforman la relación de fuerzas en el mundo. La globalización refleja la interdependencia creciente, a escala mundial, de las economías y el comercio nacionales y locales, así como la necesidad de adoptar un enfoque global para manejar los problemas derivados de ésta, entre los cuales tiene un papel fundamental la educación.
Asociada a la globalización aparece otra categoría también nueva, la competitividad, que si bien está asociada con la competencia, no es simplemente eso, sino la cualidad de estar en condiciones de competir con éxito. Cualidad que deben desarrollar tanto las empresas como los individuos, y cuyo indicador está asociado a las condiciones que favorecen o no el desarrollo. En este sentido es cuando adquiere importancia definitiva el aprovechamiento de las ventajas comparativas que pueden ofrecer, entre otras cosas, las localizaciones productivas, o en términos de la descentralización: regiones o localidades convertidas en "aglutinadores de economías externas" o en proveedores de: Factores y servicios avanzados, así como en el estímulo de una red de enlaces que dan paso a la conformación de un tejido industrial y de servicios integrados, que propician sinergias que estimulan una dinámica innovadora y círculos virtuosos de acumulación, que aumentan la atractividad para la localización productiva frente a otras regiones (Malaver, 1997).
Es ahí donde se entiende otra tendencia global, la descentralizaci6n, en cuanto condición administrativa de los Estados para favorecer la competitividad en un mundo globalizado. Por ello es también un hecho actual que si bien los países, a causa de su heterogeneidad creciente y por haberse convertido en núcleos inmensos y cosmopolitas, mantienen las tipicidades sólo a regañadientes, en algunos rincones vueltos de cara al pasado, al mismo tiempo y por causa de la globalización han convertido también en obsoleta esta tendencia a la diversidad, a la anomia.
Más aun, megatendencias como la globalización han impuesto la ley de la competitividad a manera de un distintivo propio de las sociedades con futuro frente a otras no competitivas y por ello llamadas al estancamiento, a la muerte económica, a convertirse en sociedades "no viables".
Es por ello que los procesos educativos que se adelantan en la actualidad no se fundamentan sobre los conocimientos adquiridos para toda la vida y restringidos a espacios y tiempos precisos, sino que deben posibilitar el aprendizaje permanente, adaptable a múltiples contextos y en diferentes tiempos. Este es algo asl como un modelo de "aprendizaje de por vida para todos" que a su vez permite reemplazar gradualmente el "modelo prevaleciente de aprendizaje selectivo y concentrado y de estudios durante un tiempo limitado" (Arocena, 1997), lo cual supone atender de manera eficaz las prácticas educativas, destinando recursos para el logro de dos retos básicos: por un lado, aumentar e incorporar metodologias y materiales que generen nuevos roles docentes; y por otro, introducir mecanismos sólidos de flexibilidad e innovación en las instituciones para que asuman la responsabilidad de la nueva formación ciudadana.
La globalización impone, por lo tanto, nuevas formas de apropiación de los conocimientos, entre las cuales se consideran óptimas sólo aquellas que permitan incrementar la competitividad de los ciudadanos, su formación y el acceso a los códigos culturales de la modernidad. Lo cual implica la adquisición de nuevos valores tanto en lo productivo como en las relaciones establecidas entre los modernos ciudadanos, porque: ... la globalización de los mercados y la convergencia tecnológica fuerzan a que los individuos desarrollen competencias universales. Ellas son, hasta cierto punto, indiferentes a espacios o a tiempos particulares configuran una especie de ciudadania universal, ya no inducida por la religión o por la ideología, sino por la racionalidad instrumental (Restrepo, 1998).
Es esta una de las razones por las que los diferentes Estados iberoamericanos, han implementado en las reformas de sus políticas educativas, mecanismos que buscan incrementar la calidad en la educación, no ya en el sentido genérico de un "mejoramiento" del sistema, sino en el de una nueva formación que haga a los individuos y a las sociedades "viables" en un mundo cada vez más globalizado que exige cualidades nuevas para asumir la competencia. Es decir, requiere personas, instituciones y sociedades competentes, no simplemente competidoras.
4.3. Educación como vía de reforma social
Una cantidad considerable de estudios de investigación ha documentado el hecho de que las naciones con un nivel elevado de logros educativos y sistemas educativos bien desarrollados son a la vez las más avanzadas en las áreas de la industria, la ciencia, el bienestar social y la estabilidad política. Además, en los países desarrollados a nivel industrial, por lo menos hasta fechas recientes, se ha considerado a la educación como la piedra angular para cualquier estrategia gubernamental. Con el fin de mejorar los problemas sociales, políticos y económicos, a finales de la década de 1950 y principio de la de 1960, diversas teorías de las ciencias sociales -como por ejemplo la del capital humano (véase Capital humarzo y educación) y teorías funcionales modernistas- aportaron explicaciones que parecían enlazar esos logros nacionales con la educación, Estas convicciones respecto a la educación pueden al menos explicar en parte el por qué este campo ha tenido tanto atractivo para los políticos como un poderoso remedio institucional para reconducir los problemas sociales en las sociedades industriales avanzadas o los problemas sociales y económicos hallados en casi todos los países en vías de desarrollo y los de reciente independencia. Para las élites de las nuevas naciones, estas ideas se han visto continuamente reforzadas por la creciente penetración de las ideologías del nacionalismo científico e igualdad social, a través de agencias internacionales y prestigiosas fundaciones filantrópicas. Los políticos, enfrentados a la diversidad étnica y cultural, a la falta de ideales políticos comunes, a las fuertes divisiones entre los grupos socioeconómicos y a un crecimiento incontrolado de la población acompañado de altas tasas de desempleo y subempleo en las zonas rurales, se vieron forzados a cobijarse en la tranquilizadora promesa educativa. Esta atracción hacia la educación como medio de reforma social queda evidenciada por la sustanciosa aplicación de escasos recursos para su expansión y desarrollo durante los últimos años de la década de 1950 y toda la de 1960 y por la creciente demanda de educación por parte de la población.
4.4. La reforma educativa como piedra de toque
Sin embargo, esta fe en el aparentemente beneficioso papel de la educación dentro del proceso de desarrollo no ha dejado de ser cuestionado. Desde los inicios de la década de 1950, los esfuerzos por documentar, evaluar y comprender los efectos de la educación en el desarrollo han dado lugar a una creciente divergencia de opiniones entre los educadores e investigadores de las ciencias sociales respecto al «papel reformista» de la educación. Críticos de diversas disciplinas han aportado evidencia empírica y sólidos argumentos teóricos que han puesto en entredicho la idea de que la expansión y el desarrollo educativos contribuyen de forma beneficiosa y desprovista de conflictos al desarrollo económico y a la igualdad social. Aunque estas críticas y cuestiones, ya sean normativas o empíricas, han tendido a minar la legitimación de las estrategias del desarrollo educativo en casos particulares, parece que no han sacudido la confianza en el poder de mejora que posee la educación.
El ímpetu por la reforma parece haber surgido, al menos en parte, de ciertas resistencias a examinar de nuevo las ideas básicas concernientes a las raíces ideológicas de nuestras convicciones acerca de la educación y el desarrollo. También surgió de la arraigada creencia de que la investigación aplicada y la planificación educativa resolverían las deficiencias de la educación, facilitando de este modo su contribución al logro de objetivos sociales clave. Estos objetivos incluyen, por ejemplo, desarrollo económico y reconstrucción nacional en el Tercer Mundo y Occidente. Aunque la consecución de los diversos objetivos se viera problemática, dado el hecho de que se ha seguido considerando la educación como uno de los factores más importantes del status quo, ha sido ampliamente aceptada la conclusión de que la reforma y la mejora de la eficacia del sistema educativo puede conducir a una u otra forma de mejora social,

1   2   3   4   5   6   7

similar:

De Puelles Benítez (1987) sostiene que el estudio de la educación desde el punto de vista político, como fenómeno que interesa a todo poder, es tan antiguo como iconViendo como estamos de mal en panorama político, y para que no se...

De Puelles Benítez (1987) sostiene que el estudio de la educación desde el punto de vista político, como fenómeno que interesa a todo poder, es tan antiguo como icon2. Investigación: ¿Quién fue Sócrates?
«niños salvajes» suponía, desde un punto de vista teórico, la posibilidad de estudiar la génesis y desarrollo de las facultades humanas,...

De Puelles Benítez (1987) sostiene que el estudio de la educación desde el punto de vista político, como fenómeno que interesa a todo poder, es tan antiguo como icon8 origen y formaci ón de los grupos
«movimiento» de un conjuntó de personas a lo largo de una hipotética dimensión de «grupalidad»antes que como un fenómeno discontinuo,...

De Puelles Benítez (1987) sostiene que el estudio de la educación desde el punto de vista político, como fenómeno que interesa a todo poder, es tan antiguo como iconInvestigación Ensayo de la infidelidad desde el punto de vista biológico

De Puelles Benítez (1987) sostiene que el estudio de la educación desde el punto de vista político, como fenómeno que interesa a todo poder, es tan antiguo como iconConducir es la ciencia que tiene como objeto de estudio la
«formación» como objeto de estudio de la Pedagogía, siendo «educación» y «formación» vocablos sinónimos en tal contexto (existe un...

De Puelles Benítez (1987) sostiene que el estudio de la educación desde el punto de vista político, como fenómeno que interesa a todo poder, es tan antiguo como iconLas podemos dividir, desde el punto de vista histopatológico, en 4 entidades

De Puelles Benítez (1987) sostiene que el estudio de la educación desde el punto de vista político, como fenómeno que interesa a todo poder, es tan antiguo como iconEtiología y fisiopatología de las adicciones desde el punto de vista...

De Puelles Benítez (1987) sostiene que el estudio de la educación desde el punto de vista político, como fenómeno que interesa a todo poder, es tan antiguo como iconTipos celulares desde el punto de vista de su organización las células...

De Puelles Benítez (1987) sostiene que el estudio de la educación desde el punto de vista político, como fenómeno que interesa a todo poder, es tan antiguo como iconPrimera parte
«Qué extraño, dondequiera que fijo los ojos, siempre ven las cosas desde mi punto de vista.»

De Puelles Benítez (1987) sostiene que el estudio de la educación desde el punto de vista político, como fenómeno que interesa a todo poder, es tan antiguo como iconResumen Desde un punto de vista existencial, la motivación involucra...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com