Boletín mensual, realizado por Sergio Recarte, en la ciudad de Gral. Villegas




descargar 105.17 Kb.
títuloBoletín mensual, realizado por Sergio Recarte, en la ciudad de Gral. Villegas
página1/4
fecha de publicación06.08.2016
tamaño105.17 Kb.
tipoBoletín
b.se-todo.com > Documentos > Boletín
  1   2   3   4
BOLETIN BETI AURRERA

EUSKAL ETXEA VILLEGAS´KO EUSKALDUNAK
Año 9 - Nº 103 – Abril de 2010

Boletín mensual, realizado por Sergio Recarte, en la ciudad de Gral. Villegas – Pcia. Buenos Aires - Argentina

Mail: maitetxu@servicoopsa.com.ar

ACTIVIDADES EN LA EUSKAL ETXEA

Imágenes del desfile del Bicentenario, realizado el 25 de Mayo





FALLECIÓ ELSA ALZURI

La muerte es uno de esos temas que por nuestra cultura nos genera tristeza, estupor, amargura, desesperanza, desolación. Sin embargo, estamos convencidos que sólo una persona muere solamente cuando se la olvida. No será así con Elsa Alzuri, ella perdurará en todos nosotros, por justicia, sentimiento y valoración. La tía Elsa, como cariñosamente la llamábamos, nos marcó un camino dentro de la casa vasca de Villegas y, posiblemente, también el rumbo. Su silenciosa y desinteresada labor, los muchos esfuerzos personales en aras de infinidades de tareas que Elsa se cargó sobre sus hombros, sus sueños, ilusiones y hasta temores, fueron sus aportes. Todo eso es la hoja escrita que nos llenó en el álbum de los recuerdos y las acciones. En definitiva, bien podemos decir que Elsa Alzuri, la tía, es ya parte indisoluble de la historia misma del centro vasco.

Me viene a la memoria en estos momentos y es bueno recordarlo y destacarlo, esa inquietud transformada en exigencia. Nos decía Elsa, una y mil veces: “La casa vasca siempre debe tener actividades culturales, siempre, constantemente, porque al concretarlas darán las razones para que exista el centro vasco”. Esa era su mayor preocupación, así de sincera eran sus palabras, sin dobleces, de una solo lectura.

Muy temprano sonó el teléfono en mi casa para dañarnos con la triste noticia. Ella, nos había abandonado y en el calendario, desde entonces, queda para todos nosotros una fecha enlutada: 23 de mayo de 2010.

Goian Bego Elsa, y ante lo inevitable y como así está esculpida en la entrada de más de un cementerio en Euskal Herria, digamos con resignada humildad: Otoiz bat eta gero arteak. Una plegaria y hasta luego.

Sergio Recarte



Elsa con su nietita Lorea

Nieves Castillo Alzuri nos acercó estas líneas sobre su madre.

Elsa Lucía Alzuri nació el 12 de octubre de 1940 en la provincia de La Pampa, cuando su padre trabajaba como puestero en el campo pampeano, por lo que, cuenta el relato familiar, Matías Alzuri, nativo de la villa navarra de Aranaz (Arantza), tardó 3 meses en llegar hasta el pueblo más cercano y dar fe de su nacimiento.

A sus doce años su padre muere en un accidente y ese hecho la marcó de forma imborrable: la unió al recuerdo de las historias una y otra vez contadas sobre el pueblo del que provenía, en Bortziriak, sobre su familia y sobre todo, sobre el hermano menor que perdieron al quedar huérfanos y viajar a la Argentina.

Ella continuó toda su vida la búsqueda del "tío perdido" que Matías Alzuri y su hermano Juan no pudieron culminar.

Se casó con Valentín Castillo Arocena y tuvieron 3 hijos. El menor fallece en un accidente a los 18 años y lo sigue su marido 3 años después.

En ese momento, hace casi diez años, dedicó su esfuerzo y energías a la fundación del centro vasco de la ciudad de General Villegas. El fervor que la guiaba le hizo estudiar euskera y especializarse de forma autodidacta en la preparación de comidas vascas, especialmente postres. Ella hizo descubrir a los asociados la gastronomía vasca en forma de pantxinetas, leche frita, pastel vasco... tanto en las cenas sociales como en los talleres que dictaba con otro miembro de la euskal etxea.

Unos pocos años después, por casualidad, y a través de un centro vasco cercano, descubrió al hijo de ese tío perdido cerrando un círculo de 90 años de búsqueda. Al año siguiente, y por un programa de reencuentros familiares, recupera contacto con familiares aún residentes en Gipuzkoa y de los que desconocía su existencia. En este punto sólo le faltaba viajar a conocer el pueblo de su padre. No pudo ser, su corazón se agotó de tanta lucha y sufrimiento el día 23 de mayo de 2010. Inculcó a sus tres hijos el amor por la tierra argentina y la vasca, por las tradiciones de ambos países, tal cual sus padres le habían enseñado y dejó para sus nietas el legado de una vida de trabajo en post de su familia.

------------------------------------------------------------------------------------------------------

CONFERENCIA A CARGO DEL SEÑOR MIKEL EZKERRO
APORTACIÓN VASCA AL BICENTENARIO -

PASADO, PRESENTE Y FUTURO

 

El Sábado 29 de mayo a la hora 20:00 en la sede la Institución, el Sr. Mikel Ezkerro dictó una conferencia dedicada a los 200 años del nacimiento de nuestra patria y el aporte de los inmigrantes vascos en la formación de la Nación Argentina. En concreto su disertación fue titulada: Aportación Vasca al Bicentenario, Pasado, Presente y Futuro.

Una vez más, (es su cuarta visita a la euskal etxea) nuestro amigo Mikel dejó constancia de su infinito saber y profunda y clara elocución en torno a la temática vasca. Una grata y muy positiva visita que fue coronada con una amena cena que puso punto final a una jornada iniciada por la mañana con un recorrido de Ezkerro acompañado de dirigentes de la euskal etxea por los distintos medios locales.


EUSKERA MUNDIAL



La ikastola Paz de Ziganda, en las cercanías de Iruña (Pamplona), tuvo la feliz idea de convocar a cuatros catedráticos de Argentina, Finlandia, España y Japón para que cuenten sus experiencias como profesores de euskera en sus países de origen.

La argentina Rosana Entizne es música y matemática y conoció el euskera de mano de su madre que tenía vínculos con el centro vasco de la ciudad bonaerense de Bahía Blanca. Se puede decir, que Rosana, con una abuela vasca, nació en esa euskal etxea. “Cuando mi madre llegó a Bahía Blanca conoció a Andoni Irazusta (reconocido miembro de la euskal etxea local, fallecido en enero de 2003 y nacido en Donostia) y él la llevó al centro vasco. Se puede decir que mis hermanos y yo crecimos allí”, comentó Entizne a los medios que cubrieron la conferencia de los cuatros catedráticos de la Universidad de Tokio, Helsinki, Madrid y Bahía Blanca y llevada a cabo en la capital de Navarra, donde todos coincidieron en destacar que la expansión del euskera en los ámbitos académicos fuera de Euskal Herria se incrementa cada año.

Lo cierto es que Rosana Entizne no se ha separado del euskera. Imparte clases en las euskal etxeak y en la universidad de Bahía Banca, dirige el coro de la casa vasca e hizo lo propio con la ópera vasca Pudente y, por supuesto, participa y celebra cuantos eventos culturales y fiestas relacionadas con la cultura vasca se organiza en el centro vasco.

La conferencia fue organizada por la ikastola Paz de Ziganda dentro del marco de las actividades del Nafarroa Oinez cuya traducción al castellanos es Navarra andando, celebración multitudinaria anual organizadas por los centros privados de euskera-ikastolas y que este año tiene como lema en euskera Euskara munduz mundo, El lugar del euskera en el mundo, pretendiendo sus organizadores transmitir y dejar asentado que el euskera debe de estar al mismo nivel que todas las lenguas que conforman el universo lingüístico.

“Cuando la gente me pregunta por qué se estudia euskera en Argentina, les contesto con otra pregunta, ¿por qué una chica viste el jersey de su novio que está lejos? Para sentirse más cerca de lo que quiere, más cerca de sus antepasados o su cultura”, aclara Rosana Entizne, quien comenzó a estudiar euskera en 1989 en Argentina y seis años después se trasladó cuatro meses a la Universidad de Deusto en el País Vasco para perfeccionarse y sacar el EGA.

“El euskera no es una lista de palabras, es el alma del pueblo vasco. Nosotros no sólo conocemos en euskera y la cultura vasca, sino que la vivimos”, aseguró Entizne.

LA DIGNIDAD DEL DESTIERRO

Miguel de Barandiarán ((1889-1991) fue calificado en su día como el patriarca de la cultura vasca. La fundación que lleva su nombre y dentro del proyecto de publicación de la obras completas del sabio de Ataun ( en referencia al lugar donde nació) ha lanzado el segundo tomo del Diario de Barandiarán, lo que permite hacer una semblanza de los años de su vida, los correspondiente a la guerra y el exilio, basado en sus propios testimonios.

A casi veinte años de su fallecimiento, la presencia y conocimiento de José Miguel de Barandiarán entre los vascos, puede decirse que no esta a la altura que la obra y la figura le corresponde a este ser humano que tanto aportó al entendimiento de la cultura vasca, dentro y fuera del País Vasco.

“Me he esforzado en convertir los días en trabajo”. Así reza una frase escrita por él el día de Nochevieja de 1947, día de su 58 cumpleaños y duodécimo de permanencia en el destierro. El párrafo termina preguntándose “¿Hasta cuándo? “¿Para siempre?”. A este respecto, Barandiarán también deja asentado “que desde el Obispado de Vitoria no me han dado ninguna explicación por haberme privado de mi puesto en el seminario”. Pero cree saber la respuesta: “Porque soy vasco y porque investigo el pueblo vasco, porque afirmo que el amor mutuo es imprescindible y que esto debemos comenzar a aplicarlo desde la casa de cada cual”.

La postura de este hombre, que en vida fuera, además de sacerdote, antropólogo, etnólogo y arqueólogo, ante la Guerra Civil es la de un independiente, peor no la de un indiferente. En el libro hay numerosas citas sobre la labor de Barandiarán en su exilio en la localidad de Sara, en el norte de los Pirineos, por ejemplos, su labor propagandista sobre el padecimiento y represión que sufría la población vasca en mano de las tropas franquistas, como también queda en evidencia su intervención en actividades públicas. Ejemplo de ello es su participación en el Congreso Eucarístico Internacional de Budapest en 1938, junto a Onaindía y Escarzaga y financiado por el Gobierno de la República, viaje cuya misión era contrarrestar la misión franquista encabezada por el cardenal Gomá , acérrimo defensor del régimen nacionalista.

A Barandiarán le tocó vivir la ocupación nazi y sabiendo el idioma alemán, sirvió de enlace entre las autoridades de Sara y de las comarcas vecinas y los soldados alemanes. Esta relación le permitió, entre otras cosas, lograr permisos militares para continuar la exploración de las montañas y acumular los descubrimientos arqueológicos, pero también para observar las actividades guerrilleras o de contrabando que se desarrollaron en el lugar.

Los escritos por Barandiarán nos muestra a una persona, un sacerdote, volcado a servir a su pueblo, pero fue también Barandiarán un científico social desde sus tiempos de seminarista, y durante el exilio no abandonó ni un momento esta vocación. El patriarca de los vascos, un profundo investigador del remoto o cercano pasado del pueblo vasco en todas sus facetas, ha sido el fundador de revistas como Eusko Jakintza e Ikuska y sostenedor de Eusko Ikaskuntza en el exilio, colaborando también en los congresos que a partir de la finalización de la II Guerra Mundial se organizaron. Pero sin dudas, mucho más hizo don José Miguel de Barandiarán entre 1936 y 1953, los años que abarcan su exilio, destierro sufrido por ser vasco y porque investigó al pueblo vasco.

ETNIA Y NACIÓN VASCA

Euskal Herria es una nación desde tiempos inmemoriales, tal vez, desde el Paleolítico superior en el que aparece el tipo humano actual, Homo Sapiens con sus diversos grupos raciales, uno de los cuales, el hombre de Cro-Magnon, corrido por los hielos se asienta en los Pirineos occidentales, precisamente en lo hoy es Euskal Herria, iniciando una evolución hasta la formación de la raza vasca, por lo que queda asentado que los vascos no vinieron de otro lugar, sino que se formó en ese punto geográfico de Europa. Todo esto no se trata de una ensoñación, la existencia de la etnia vasca está avalada por estudios de eminentes científicos y antropólogos.

Nos encontramos con una raza que proviene de la naturaleza, de la que también es fruto la nación. El profesor Obieta Chalbaud, catedrático de derecho internacional, en su libro “El derecho humano de la autodeterminación de los pueblos”, define la nación en el sentido sociológico e histórico como “un grupo étnico con su territorio propio en el que vive la mayoría de sus miembros y que pose una conciencia étnica viva y desarrollada”. Asimismo, define el grupo étnico como “un grupo o colectividad humana dotado de dos elementos, uno objetivo que se le da la etnia y un elemento subjetivo al que se le suele llamar conciencia étnica. Y define la etnia (no es literal) como un grupo humano que posee unos rasgos comunes que van a producir una determinada unidad cultural, rasgos encabezados por la lengua como elemento esencial. Los otros rasgos comunes son las instituciones políticas y jurídicas, las tradiciones, la historia, las creencias religiosas, el folklore y la mentalidad colectiva que brota como consecuencia de estos rasgos comunes compartidos.

La etnia o raza vasca se formó en Euskal Herria, territorio donde el río Adour marca el límite norte y el río Ebro el límite sur, fronteras naturales. Un territorio donde los vascos viven desde tiempos remotos hasta nuestros días y que hablan una lengua propia, el euskera.

EL EXILIO DE LOS NIÑOS

Niños vascos en la cubierta del navío Habana

La tarde del 5 de mayo de 1937, el puerto de Santurzi (Bizkaia) fue testigo de múltiples dramas familiares. En ese día, cientos de pequeños se despedían de sus padres para embarcarse en el viaje más insólito de sus vidas. El Habana era la única tabla de salvación ante la escalada de horros franquista que se abatía desde el cielo y sobre Euskadi.

La idea de evacuar a la población civil había surgido ya para finales de 1936, cuando la embajada republicana en París lanzó la posibilidad de acoger temporalmente en Francia a los menores que vivieran próximos a las zonas en conflicto. El bombardeo que sufrió Bilbao el 4 de enero de 1937 hizo que el Gobierno vasco tomara en consideración la propuesta. El encargado de concretarla y llevarla a la práctica fue el Departamento de Asistencia Social de Euskadi que ofreció por primera vez a los padres la posibilidad de inscribir a los niños de 5 a 12 años para una evacuación al extranjero. La conmoción causada por el poder destructor de la Legión Cóndor fue tan profunda que en apenas una semana, hubo 1.655 solicitudes de padres que demandaban la evacuación al extranjero de sus hijos.

La primera expedición compuesta por 450 pequeños de ambos sexos, salió el 21 de marzo de 1937 desde el puerto de Bermeo a bordo de dos destructores británicos, el Campbell y el Blanche, con destino al puerto vasco de San Juan de Luz, al otro lado del Pirineo y de ahí hasta la isla de Olerón, al norte de Burdeos.

Pero la terrible situación en la población civil se iba agravando. Los bombardeos a pueblos y ciudades de Euskadi por la aviación franquista se hacía cada vez más intenso. Ante esto, y el avance de las tropas de Franco, la evacuación era para muchas familias vascas, la única posibilidad de salvar a sus hijos. Las expediciones masivas se iniciaron entre el 5 y el 6 de mayo de 1937, cuando el Habana salió del puerto de Santurtzi con destino al puerto de La Pallice (Francia) con 2.843 refugiados a bordo, de los cuales 2.273 eran niños, y el resto mujeres y ancianos. A esta primera expedición le siguieron otras cinco más, protagonizas por este gran buque, entre mayo y junio de ese año, entre las cuales se puede destacar las del 21 de mayo, con 3.871 niños a bordo con destino a Gran Bretaña, o la del 13 de junio, con 4.500 niños a bordo, de los cuales 2.900 fueron conducidos a Francia y nos 1.600 a la Unión Soviética.

Además del Habana, también se usaron para la evacuación de la población diversos buques mercantes, fundamentalmente franceses.

En total, 32.000 niños vascos salieron hacia el exilio en 1937, y al final, lo que se preveía como una ausencia de unas semanas, se convertiría en un largo éxodo. Muchos de ellos retornarían a Euskadi tras el final del conflicto, oros tras la muerte del dictador, algunos, sin embargo, no volvieron a ver nunca más la tierra que los había visto nacer.
  1   2   3   4

similar:

Boletín mensual, realizado por Sergio Recarte, en la ciudad de Gral. Villegas iconBoletín Oficial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires N° 3043

Boletín mensual, realizado por Sergio Recarte, en la ciudad de Gral. Villegas iconTrabajo de investigación realizado por

Boletín mensual, realizado por Sergio Recarte, en la ciudad de Gral. Villegas iconInforme realizado por Carolina Inostroza y

Boletín mensual, realizado por Sergio Recarte, en la ciudad de Gral. Villegas iconEstudio realizado por: Guillermo Peiteado (@willypei)

Boletín mensual, realizado por Sergio Recarte, en la ciudad de Gral. Villegas iconInforme realizado por Carolina Inostroza y Yanet Quijada (Mayo de 2001)

Boletín mensual, realizado por Sergio Recarte, en la ciudad de Gral. Villegas iconPatadas. 50 carteles de Diego Becas Villegas

Boletín mensual, realizado por Sergio Recarte, en la ciudad de Gral. Villegas iconRealizado por: Marta Gómez caro y Pilar granado garcía
«creadas» por los distintos grados de utilización de los órganos se transmiten hereditariamente. Esto significa que a la larga los...

Boletín mensual, realizado por Sergio Recarte, en la ciudad de Gral. Villegas iconDe la ciudad damérica a la ciudad fractálica, o la indigestión del formalismo

Boletín mensual, realizado por Sergio Recarte, en la ciudad de Gral. Villegas iconSergio ballesteros

Boletín mensual, realizado por Sergio Recarte, en la ciudad de Gral. Villegas iconSergio Viaggio




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com