Manual de criminalística




descargar 0.53 Mb.
títuloManual de criminalística
página1/18
fecha de publicación06.08.2016
tamaño0.53 Mb.
tipoManual
b.se-todo.com > Documentos > Manual
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


MANUAL DE CRIMINALÍSTICA


PRÓLOGO
Los métodos modernos de Investigación Criminal, Técnica Policial, Criminalística, Policiología, Ciencia Judicial o Policía Científica que han sido utilizados de tiempo atrás por los Laboratorios Forenses, en la Investigación del Delito y, que por extensión se han empleado en los diversos servicios de Policía

Judicial, de Espionaje y Contra-espionaje, Inteligencia Militar o Contra Inteligencia Civil; Para los cuales el Maestro y Doctor Evaristo Vargas Dueñas, con el concurso de sobresalientes expertos profesionales y Peritos - en la forma de Manual hoy entrega a consideración de estudiosos, catedráticos e investigadores nacionales, tiene como finalidad el servir de Guía Metodológica, para el tratamiento adecuado de la prueba Técnico Judicial.
La investigación epistemológica criminal, en consecuencia, además de los más depurados sistemas de Laboratorio Forense hoy tiene como finalidad: Primero, establecer el delito y la clase de Infracción de las normas vigentes; en segundo término, pretende no solo identificar sino localizar a los autores o participes y, en tercer lugar, ponerlos a disposición de la autoridad competente, junto con los elementos s de prueba de su presunta responsabilidad penal.
Todo ello sin olvidar los cuidados o precauciones que desde el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, se han impartido para todo el país, y que hoy se conocen como la "Cadena de Custodia". verdadero acierto para preservar y conservar o evitar que se adulteren o modifiquen, los diversos elementos de estudio, tales como: Sustancias sospechosas de carácter adictivo o estupefacientes, venenos, vísceras proyectiles, dinero (supuestamente falsificado); documentos alógrafos; vestimentas para investigar fibras, colores, pelos, vellos, manchas de sangre, semen, sudor, saliva; entre otras, que con los adelantos de la Biología Forense especialmente del ADN, se constituyen en uno de los más sofisticados sistemas de verificación e Identificación inequívoca e indubitable con que se cuenta en este final de siglo y ad portas del tercer milenio.
Los informes que a lo largo y ancho del planeta se vienen dando en los últimos tiempos y que resultan fascinantes en la Investigación Científica del Delito, presentan al Laboratorio Criminalístico como el arma más apropiada en la insomne lucha contra la criminalidad; en consecuencia, el método empírico de la Observación, la Deducción y de la Descripción, que hicieron famosos a esos personajes de ficción en las obras de la novela policíaca de Conan Doyle; Agatha Christie, Sherlock Holmes, el Inspector Poirot, etc. y aún el mismo 007 que ha sido llevado exitosamente a la pantalla, han pasado a la galería de la investigación criminal en imágenes, que tan buenos resultados han brindado a Instituciones tales como Scotland Yard, la Surté, la KGB, el Mossade Israelita, la Policía Alemana, el FBI, la CIA, la DEA, la PTJ en Venezuela que surgió de la Prefectura de Seguridad y el Servicio de Inteligencia Colombiano, hoy Departamento Administrativo de Seguridad DAS, la Dijín, Decypol, etc.
Sin embargo el Método Técnico Científico, donde el Laboratorio Forense ha venido constituyéndose en el mejor detective y, en el infalible procedimiento

moderno, que sirve de base al investigador responsable para la comprobación Irrefutable del delito; se ve discurrir en esta obra eminentemente práctica; y, se convierte en una herramienta eficaz de consulta obligada para el investigador general de campo y, no de gabinete especializado. Es decir que este decálogo será imprescindible para el agente operativo; pues en él se ven discurrir los procedimientos básicos desde la teoría policíaca de los pioneros, como: Alfonso Bertillon, Edmund Locard y César Lombroso. Quienes echaron mano a la Identificación personal Descriptiva y la Biotipología Fisiognómica y a la Lofoscopia, que comprenden la Quiroscopia, pelmatoscopia, y Dactiloscopia; tanto como la Fotografía Judicial y Topografía Forense (Altimetría y Planimetría) esta última junto con los sistemas de acotación de paredes y proyección cruzada, debidamente representada en los signos y símbolos del dibujo lineal topográfico y arquitectónico, de los cuales el Profesor Hernando Oviedo ha resultado en nuestro medio, el maestro por autonomasia, sin olvidarnos de la Criminalística Forense y concretamente de la Química; y aún de la Toxicología; en los cuales personajes hoy legendarios llenaron de gloria el panorama investigativo nacional; tal es el caso del también Profesor y doctor José Vicente Ascuenaga Chacón, José María Garavito Baraya, Ramón Arrunátegui Aluma, Gabriel Espinosa, Gilberto Lara y sus discípulos, entre los cuales se cuenta a Oiga Nieto, química, de la Universidad Nacional, quien en la actualidad asesora los programas y políticas de las Naciones Unidas en cuanto a control de Narcóticos para América Latina; El doctor Eusebio Valbuena considerado hoy como el mejor Criminalísta de nuestro país y por supuesto el doctor Alfredo Parada, especializado en Derecho Penal y Derecho Probatorio y Magister en Ciencias Penales Criminalísticas y Criminológicas al Igual que Coordinador de la Unidad de Delito contra Patrimonio Económico de la Fiscalía General de la Nación.
Un Manual Básico de procedimientos, como éste que hoy tengo el honor de prologar, donde sintetiza toda la labor práctica, que todo investigador operativo debe tomar en consideración para preservar, manipular embalar rotular y remitir, a los Laboratorios Centrales de Investigación tanto criminalístico policiales, como forenses nacionales e internacionales, estaban haciendo falta en nuestro medio. En especial para ésta disciplina que comenzó simple pero que a medida que se avanza en las aplicaciones, se ha ido volviendo mucho más compleja, tal es el caso de los sistemas de absorción atómica, la cromatografía de capa fina o delgada, los sistemas microscópicos de comparación; la Medicina Legal que con participación de los Doctores Egon Lichtenberger y Ricardo Mora Izquierdo, ha alcanzado un nivel excepcional en la investigación científica de Homicidios, especialmente con la Tanatología y Agonología; la Antropología Criminal para establecer edad, sexo y raza; la odontología forense y, en fin nos haríamos interminables al pretender solo enumerar y reseñar brevemente, como es el propósito de ésta obra, todos los aportes que en la totalidad de las artes y las ciencias y las disciplinas se vienen Dando para el cabal desarrollo de la Investigación criminal moderna.
De momento y echando mano, grosso modo, a algunos esbozos de la Criminalística Básica, para el Escenario del Delito o Escena del Crimen, es preciso también recordar el orden de participación de los técnicos o peritos para preservar y tratar, en las diversas diligencias judiciales; bien se trate de Inspecciones oculares, reconstrucción de Homicidios o levantamiento de cadáveres; donde específicamente y de acuerdo a las fórmulas que se utilizan ahora, restan inspiración e iniciativa, puesto que no hay dos casos iguales. Motivo por el cual, ahora que a partir de la orientación y posición de la víctima acorde a los puntos cardinales deben establecerse las posiciones relativas al cuerpo y extremidades, evaluar la Temperatura y el pulso para establecer las funciones circulatoria, respiratoria y quinesiológica, la detección de la rigidez y del espasmo cadavérico, la equimosis, livideces, la mancha verde del abdomen, para establecer descomposición o putrefacción cadavérica la descripción personal en cuanto a identificación y reseña, tanto como colores y formas de prendas y aderezos, localización y descripción de objetos y, finalmente la cuadratura topográfica del cuerpo humano para la localización de heridas, al igual que la localización y descripción de objetos.
En síntesis la participación prioritaria de los laboratoristas y expertos en huellas, vestigios e indicios, previo registro gráfico de las fotografías en blanco y negro o a color y , las filmación para "preservar" el estado en que se halla la escena de los hechos o los gráficos correspondientes a los croquis y planos; son fundamentales para ilustrar plenamente a los funcionarios judiciales que abocan inicialmente los casos o a quienes correspondan las diligencias preliminares a nivel de la investigación para tomar determinaciones con relación al caso en si mismo y a sus peculiaridades, más sobresalientes y dentro de los parámetros Jurídicos y Constitucionales que deben enmarcar la actividad Técnico Científica.
PABLO ANTONIO DÍAZ ORTÍZ
Vicerrector Académico

Director Programa

Técnicos Auxiliares de la Justicia

FUNDACIÓN EDUCATIVA SAN FRANCISCO DE ASÍS
INTRODUCCIÓN
El conocimiento es un don universal y no es patrimonio de una persona en particular.
Por ello debemos tener presente que el conocimiento hace olvidar el egoísmo, engrandece a los hombres y preserva los valores humanos, esos valores que se han perdido o aminorado por falta de paz y reconciliación.
Evaristo Vargas Dueñas
Las ciencias forenses contribuyen al esclarecimiento de las diversas Investigaciones en el campo de la medicina legal y de la criminalística, técnica pericial o judicial y policía científica.
Este manual en consecuencia es una herramienta más para los profesionales y técnicos en Investigación Criminal que necesitan corroborar los hallazgos de las investigaciones con los resultados teóricos científicos de los laboratorios.
El desarrollo tecnológico a que han llegado los más avanzados procedimientos del laboratorio permite diseñar día a día el instrumental más complejo para que sea utilizado por las entidades que realizan las pruebas periciales con el objeto de poder hacer el cotejo de las evidencias. Sin embargo el conocimiento que se adquiere a través de esta tecnología debe ser difundido y tenido en cuenta pues el conocimiento es patrimonio de todo el género humano.
La criminalística en su concepción amplia o enciclopédica y en consecuencia Holística, comprende varias disciplinas de las ciencias forenses, tales como los estupefacientes, la toxicología, biología, geología, física, balística, documentoscopia, lofoscopia, topografía y fotografía judicial entre otras a las cuales se hace referencia a través de este estudio.
Generalmente a los profesionales que trabajan en los laboratorios forenses y que están dedicados a la identificación, comparación y elaboración de dictámenes de sustancias químicas sólidas, líquidas, gaseosas, vegetales, cabellos, fibras, vidrios, pinturas, narcóticos, suelos, plásticos, impresos, huellas, explosivos, armas de fuego y documentos que finalmente permitirán demostrar la inocencia o culpabilidad de la persona sospechosa de un hecho ilícito, compete el establecer de manera Inequívoca la responsabilidad y la identidad de los autores o partícipes en los diferentes casos judiciales que a diario se presentan.
Por consiguiente los profesionales de las ciencias forenses, deben tener criterios unificados para brindar respuestas a aquellos preguntas acerca de la objetividad de las ciencias forenses aplicadas al proceso judicial y para contribuir al aseguramiento de la calidad de los resultados del laboratorio y sobre todo la Interpretación de las evidencias, tal como lo plantea Joseph L. Peterson, profesor de criminalística de la Universidad de Illinois.
Con tal propósito este manual busca empezara unificar criterios entre los técnicos y profesionales de las diferentes Instituciones del Estado, quienes usualmente realizan las inspecciones y recolección de evidencias pertinentes.
Pero es de advertir que no se pretende tampoco, bajo ningún punto de vista, instruir a los técnicos y profesionales especializados sobre la forma cómo deben actuar en el escenario del crimen, pero sí, empezar a unificar criterios sobre los procedimientos, que se deben seguir allí para obtener resultados veraces, confiables y seguros, que contribuyan a la disminución de la violencia y de la impunidad que vive el país.
Su contenido, entonces está distribuido en once capítulos y el conocimiento se presenta en forma sencilla y práctica, aclarando con criterio didáctico cualquier tecnicismo que pudiera surgir en desarrollo de la exposición que ha contado con la colaboración especial de un selecto grupo de expertos o peritos de lo más representativo con que cuenta el país.
Espero que este manual sirva para profundizar en las verdaderas exigencias de nuestra labor pericial y que sea útil en la formación de estudiantes y profesionales, que ahora se Inician en la Investigación técnico científica del delito.
Evaristo Vargas Dueñas


CAPÍTULO 1
1. El Escenario del Delito
Por: Evaristo Vargas Dueñas
Siempre que alguien abandona un lugar,

se lleva algo consigo y a la vez deja algo suyo.
Soderman.
El éxito o el fracaso de toda investigación depende de la observación rigurosa que se de la planeación y de la metodología empleada en la recolección, embalaje, remisión y protección de las evidencias; esta ultima frase se conoce con el nombre La cadena de custodia. La cual garantiza que las evidencias
serán protegidas, desde el mismo momento de su recolección, hasta que se dicte el fallo final dentro del proceso. Si se rompe en algún momento la cadena de custodia las pruebas no serán tenidas en cuenta dentro de la investigación. En este sentido es importante solicitar a la autoridad que maneja el caso, que autorice el traslado de la evidencia cuando no se puede realizar el análisis en el laboratorio o en la entidad asignada para tal fin. Pues de la forma como se preserve el lugar de los hechos, las fotografías que se tomen, los planos topográficos que se levanten, los análisis preliminares que se realicen, y la información que se obtenga a través de los testigos presénciales y de la experiencia de los expertos en criminalística, depende el resultado final de la investigación.
En la práctica detectivesca científica puede existir fracasos, bien sea porque no se aplican en la escena del delito los elementos gerenciales básicos, como son: planeación, dirección control, ejecución y evaluación por parte de los funcionarios responsables; o porque no se recurre a estas herramientas que garantizan que se tengan en cuenta todas las evidencias. Al aplicar en forma metódica lo anteriormente expuesto, se disminuye el margen de error o incertidumbre; lo cual permite llenar los vacíos notables que pueden existir en la formación de los investigadores.
En este orden de ideas no se pretende ahora cuestionar el por qué se cometen errores, sino hacer claridad, para que, no por una mala e Inadecuada recolección de las evidencias, se pueda Inculpar a una persona inocente y, dejar libre al responsable de un delito. Por otra parte el avance científico, permite realizar dictámenes empleando los recursos humanos, técnicos, económicos necesarios y obtener resultados acordes con la realidad, para contribuir a esclarecer los hechos motivos de la Investigación. El empleo de estos medios permite también descartar las implicaciones penales, administrativas, disciplinarias, o morales, que se pueden cometer cuando se realizan Investigaciones preliminares.
Recomendaciones:
¿Qué no se debe hacer entonces en la escena del delito? Nada si no se tiene experiencia y no se está seguro de lo que se va hacer. Tampoco se deben realizar aquellas actividades que en nada contribuyen al esclarecimiento de un hecho.
¿Qué debe hacerse? Aislar y proteger el lugar, observar detalladamente todos los elementos que se encuentren, establecer la ubicación, y fijarlo detalladamente al cuerpo, al plano, al Informe, hacer las comparaciones que sean necesarias; establecer las posibles trayectorias, revisar detalladamente paredes, pisos, entre otros, plantear hipótesis con cada uno de los expertos forenses que intervengan en la diligencia, tomar fotografías desde todos los ángulos posibles panorámicas y de filiación, tomar las medidas necesarias para hacer el levantamiento de planos topográficos con altimetría y planimetría, revelar y trasplantar las huellas o impresiones lofoscópicas, formular hipótesis sobre posibles desplazamientos de la víctima, de los testigos, de los posibles implicados, establecer la trayectoria de los Impactos, revisar ángulos de frenada. Observar detenidamente residuos de pintura, manchas de sangre, vainillas, proyectiles, pasto, arena, tierra, pedazos de vidrio, recipientes, medicamentos. Indagar sobre la actividad de la víctima, planear como y que evidencias se deben tomar, siempre que estas permitan el esclarecimiento del caso Investigado. La recolección de la evidencia siempre se debe realizar con guantes o pinzas, emplear material limpio, estéril y libre de partículas para evitar las contaminaciones cruzadas.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

similar:

Manual de criminalística iconManual de procedimientos de criminalistica de campo

Manual de criminalística iconManual de procedimientos de criminalistica de campo

Manual de criminalística iconIntroducción a la criminalística

Manual de criminalística icon1. Origen de la criminalística

Manual de criminalística iconSilabo criminalistica I (proceso regular) I. Datos generales

Manual de criminalística iconSeminario med leg criminalistica 5: el estudio del pelo

Manual de criminalística iconLa criminalística como ciencia y como arte

Manual de criminalística iconManual oficial

Manual de criminalística iconManual de convivencia

Manual de criminalística iconManual de Geotermia




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com