Lección1. La problemática ocasionada en los recursos naturales




descargar 0.77 Mb.
títuloLección1. La problemática ocasionada en los recursos naturales
página6/19
fecha de publicación17.01.2016
tamaño0.77 Mb.
tipoLección
b.se-todo.com > Documentos > Lección
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19

Lección 2: El impacto de las actividades productivas.

Propósito:
Identificar la relación entre las actividades socioeconómicas y la problemática ambiental.
Recuperación de conocimientos y experiencias.
1. ¿Cuáles son los distintos sectores socioeconómicos y qué tipo de actividades se llevan a cabo

en cada uno?.

2. ¿Qué actividades productivas predominan en su localidad?.

3. ¿A qué sector pertenecen?.

4. ¿A qué sector pertenece su propia actividad profesional?.

5. ¿Cómo intervienen las actividades productivas que predominan en su localidad en la

problemática ambiental?.


Introducción
En la lección anterior se dieron a conocer las diferentes etapas del desarrollo de las sociedades

que han provocado transformaciones en la mayor parte de los ecosistemas del planeta. Las

actividades económicas aprovechan el ambiente natural con el fin de satisfacer las necesidades

de bienes y servicios demandados por una sociedad cada vez más compleja. De esta manera, las

actividades económicas, desde la racionalidad predominante en la actualidad, transforman y

deterioran los recursos naturales mediante diversas prácticas productivas.
Dentro del sector primario, donde se agrupan las actividades agrícolas, ganaderas, forestales,

pesqueras, mineras, entre otras, se han utilizado, en muchos casos, tecnologías inapropiadas que

han agotado, empobrecido y deteriorado los ecosistemas. El sector secundario, al que pertenecen

las actividades de transformación, principalmente las industriales, ha ejercido una creciente

demanda de recursos que satisface a costa del medio y emite contaminantes, que por lo general

son vertidos en el agua, el aire y el suelo. El sector terciario, que reúne las actividades

relacionadas con los servicios, también incide en el deterioro del ambiente corno resultado de las

actividades del transporte, el turismo y el comercio, entre otros.
Establecer un control de uso y restauración ambiental al que se sujeten los procesos de desarrollo

de todos los sectores ha sido muy complicado dada la diversidad y complejidad de la interacción

entre procesos sociales, económicos, políticos y culturales. Por ello los resultados de la acción

colectiva han sido insuficientes, pues los sectores tienen que reconocer el carácter limitado de los

recursos naturales, en tiempo y espacio.
En esta lección conocerá algunos impactos ambientales negativos provocados por los tres

sectores productivos: el primario, el secundario y el terciario.
Sector primario: formas de aprovechamiento de los recursos.
Las actividades primarias, si bien necesarias en la producción de alimentos y obtención de

materias primas para procesos industriales, han sido causantes de un gran deterioro ambiental.

Uno de los factores de mayor impacto negativo, ha sido la utilización de tecnologías inapropiadas,

que han ignorado la heterogeneidad ambiental del país. Estas tecnologías tal vez no dañaban

sustancialmente el ambiente a pequeña escala. Pero al incrementar la magnitud del

aprovechamiento de los recursos, sin cambiar los métodos (por ejemplo, el uso de insecticidas

altamente contaminantes o redes de pesca de arrastre), se ha incurrido en daños graves.
El deterioro ambiental relacionado con las actividades primarias terrestres se percibe de manera

directa en la modificación drástica del paisaje, pues la sustitución de la vegetación original causa

la pérdida de otras especies animales y vegetales del ambiente natural. Asimismo, los procesos

de captación, evaporación y movimiento de las aguas superficiales afectan los ciclos de materia y

energía, especialmente el ciclo hidrológico. Las actividades asociadas a la agricultura y a la

ganadería por ejemplo, la utilización indiscriminado de agroquímicos, la modificación del curso y

el flujo de corrientes de agua, la construcción de presas para almacenaría y su extracción del

subsuelo, la inadecuada disposición de desechos, la utilización de enormes extensiones de

terreno e insumos para especies forrajeras y monocultivos, entre otros-, son causantes de los

graves problemas ambientales ya mencionados.
Sin embargo, lo anterior no quiere decir que habría que regresar a métodos y técnicas de

producción ancestrales, sino que habría que prever los impactos negativos de la tecnología

moderna y actuar en consecuencia.
La problemática del aprovechamiento forestal se centra en el uso de pocas especies maderables,

principalmente el pino, y de maderas preciosas (por ejemplo, caoba, cedro rojo y ceiba). También

es importante el impacto del aprovechamiento inadecuado de los productos no maderables, como

resinas, fibras, rizomas, ceras, gomas y miel, que se extraen sobre todo para la exportación, sin

que exista reglamentación alguna. Casos extremos son la extracción de muchas especies

endémicas de orquídeas y cactáceas, y la de la palma Chamaedorea, utilizada como planta de

ornato y que actualmente está en peligro de extinción, con el consecuente deterioro del

ecosistema al que pertenece.
Realice la actividad 2.5.
La capacidad productiva del país ofrece grandes oportunidades, siempre y cuando se aprovechen

los recursos naturales en forma adecuada. Esto permite su recuperación natural, así como

continuar la investigación y aplicación de su potencial tecnológico y social, y la recuperación de

los conocimientos empíricos sobre el uso de la naturaleza del sector campesino tradicional, cuyo

rezago requiere ser atendido y resucito. Tan sólo cabe decir que 90% de este sector enfrenta

condiciones de pobreza y 45% padece pobreza extrema.

Sector secundario. La industria y el ambiente.
Por su naturaleza transformadora, las actividades industriales provocan un gran deterioro

ambiental, no se tornan las medidas adecuadas de tratamiento de desechos. La ocupación del

espacio, la utilización de recursos naturales y la generación de desechos y contaminantes son las

acciones que inciden directamente en el medio.
La industria de los agroquímicos, la petroquímica, la minera y la eléctrica han sido las fuentes de

mayor emisión de contaminantes en el país. El impacto ambiental negativo de dichas actividades,

al no haberse dispuesto en forma adecuada las emisiones, ha sido enorme y ha modificado de tal

manera el entorno en donde se lleva a cabo la producción primaria que repercute directamente en

el entorno de la producción. Esto afecta al sector campesino e influye en el sector terciario. Los

accidentes de la industria petrolera, por ejemplo, y sus desechos, han convertido suelos agrícolas

en suelos improductivos; lagunas costeras de gran productividad, son ahora espacios insalubres,

donde ha desaparecido la actividad pesquera con su consecuente efecto en la vida de las

comunidades que vivían de este medio. Todo deterioro ambiental producto de las actividades del

sector secundario repercute, directa o indirectamente, e demás sectores productivos.
La expansión industrial, que responde a una racionalización económica del mercado, más que a

las necesidades reales humanas, ha alterado profundamente los sistemas sociales y culturales, ha

creado nuevos bienes, y ha diversificado los patrones de consumo. El sobre aprovechamiento de

los recursos naturales, que requieren los procesos industriales en respuesta a la demanda de una

población mundial creciente, así como los patrones de consumo que están articulados con dichos

procesos, utilizan una gran cantidad de energía y generan desechos contaminantes, pues no

utilizan formas adecuadas de producción. Estos factores son determinantes en las repercusiones

ambientales debido a esta actividad económica.

Sector terciario: los servicios y el ambiente.
El crecimiento industrial y la expansión de las ciudades han propiciado el incremento del sector

terciario, es decir el de los servicios que demanda la población. Esta demanda se da en función de

las necesidades de la población, que vive de acuerdo con ciertos patrones culturales propios de la

vida urbana. Desde finales de 1960 (al inicio de la crisis agrícola) las ciudades crecieron de manera desmesurada. Esto provocó que la población se concentrara en algunas zonas geográficas, con el consecuente abandono de las áreas rurales.
Los principales problemas ambientales que resultan del sector terciario son producto de las

formas poco eficientes --en términos ambientales- de los servicios que se proporcionan a la

población que, como ya se ha mencionado, se derivan de las complejas formas de vida actuales.

Sin embargo, también es necesario adquirir conciencia de la problemática que ocasionan y, en la

medida de lo posible, actuar en consecuencia.
El transporte, público y privado, utiliza combustibles derivados del petróleo, emite gases

contaminantes y consume grandes cantidades de energía. El comercio contribuye a agravar el

problema cuando se compran y venden artículos y empaques desechabas no biodegradables y

muchas veces tóxicos. El turismo y la recreación producen enormes cantidades de basura y

consumen mucha energía, que con frecuencia son causantes del desequilibrio de los ecosistemas

donde se instalan los desarrollos turísticos, sobre todo en las costas, pues se trata de ecosistemas

sumamente frágiles, además de incidir, como se dijo, en las actividades socioeconómicas y

culturales de la región. El sector salud produce desechos de materiales de alto riesgo -entre ellos

los materiales radiactivos- y medicamentos caducos; requiere además un alto consumo de

energía.
Asimismo, los servicios que demanda la sociedad urbana requieren una infraestructura que, en

muchos casos, ocasiona graves daños ambientales en regiones alejadas de las ciudades. Así

sucede con la construcción de plantas hidroeléctricas y termoeléctricas, de sistemas de

conducción de agua, gasoductos, o bien con la creación de basureros al aire libre que la mayoría

de las veces destruyen ecosistemas y afectan a los pobladores de esas regiones. Además del

impacto ambiental, recurrir a otras regiones para dotar de servicios a la población urbana (agua,

energía eléctrica y combustibles) refuerza una cultura de uso irracional de los recursos naturales,

que sí son limitado y se agotan.
Un problema adicional es la falta de planeamiento del crecimiento de los centros urbanos, que a su

vez acarrea falta de servicios y la eliminación inadecuada de los desechos. Esto crea focos de

infección, inseguridad y pésimas condiciones de vida.
Éstos son algunos aspectos del impacto de las actividades terciarias del sector económico,

aunque cabe decir que muchos de estos factores pueden ser el inicio de otros más.
Tener presente la severa problemática ocasionada por la forma en que se proporcionan y utilizan

los servicios no quiere decir que éstos deberían desaparecer, pues forman parte esencial de

nuestra forma de vida. Habría que insistir en proporcionarlos de manera eficiente, utilizando en lo

posible tecnologías limpias y con una visión a futuro para amortiguar el impacto negativo en el

ambiente y en la sociedad.
Lección 3: Los procesos sociales y la problemática ambiental .

Propósito:
Identificar la relación sociedad-naturaleza en el marco de los procesos culturales.
Recuperación de conocimientos y experiencias.
1. ¿Cómo influyen nuestras creencias, intereses en la manera que utilizamos los recursos

naturales?.

2. ¿Por qué es importante preservar la identidad cultural de los diferentes grupos que forman el

país?, ¿De qué manera se pueden lograr?.

3. ¿Qué relación piensa usted que existe entre la cultura y la problemática ambiental?.

4. ¿Qué tipo de relación promueve la cultura urbana entre la sociedad y la naturaleza?.


Introducción.
Como se vio en la primera unidad, la ecología, en tanto ciencia, nos ayuda a explicar el

funcionamiento y los cambios en la dinámica de los ecosistemas naturales. Además, nos permite

comparar los cambios naturales con aquellos derivados de las actividades humanas. Sin embargo,

escapa de su alcance y propósitos explicar las actividades económicas y los procesos sociales y

culturales derivados del desarrollo de las sociedades y sus actividades. La ecología tampoco

puede explicar los procesos que determinan tales actividades, por lo que las ciencias naturales y

las ciencias sociales colaboran entre sí para esclarecer y ordenar los factores causantes, así

como los efectos resultantes.
La antropología, por ejemplo, es una disciplina que nos ayuda a reconstruir la historia de las

relaciones entre la sociedad y la naturaleza. En el mundo han existido y aún existen diferentes

grupos étnicos que utilizan los recursos naturales de maneras distintas a las conocidas por

Occidente. La forma en que se apropian de los elementos naturales depende de rasgos culturales

propios y de una valoración poco o nada pragmática de la naturaleza.
En la primera parte de esta lección se estudia el tema de la cultura como elemento fundamental

de la relación que se establece entre la sociedad y la naturaleza. También se analizan los

elementos que caracterizan la cultura moderna y sus implicaciones con la diversidad cultural de la

sociedad.
En la segunda parte se revisan los procesos de urbanización (la emigración del campo a la ciudad, y los problemas ambientales de la expansión urbana). Además se perfilan las características ideológicas que intervienen en la formación de una cultura urbana, como factor clave de la relación entre la sociedad y la naturaleza.
La cultura y la relación entre la sociedad y la naturaleza.
Cada sistema económico, social y político adopta diferentes estilos para satisfacer las

necesidades fundamentales de su población con diferentes tipos de bienes. Uno de los aspectos

que definen a una cultura es la elección de factores con base en sus propios valores. Tanto

los valores como los satisfactores pueden cambiar con el tiempo y, sobre todo, pueden estar

asociados a la introducción de tecnologías novedosas que cambian las tradiciones de los pueblos.
En los últimos años algunos aspectos de las formas de vida se han adoptado de la misma manera

en diversos países con raíces culturales muy diferentes. Esto se conoce hoy en día como

globalización de la cultura, promovida, en gran medida, por los medios de difusión masiva. La

globalización de la economía repercute en aspectos sociales y culturales. Los medios de difusión

masiva y el gran capital fomentan una cultura mundial con base en la promoción de ciertos

valores.
Si bien una ventaja de la globalización es el acceso a nuevas tecnologías, que pueden generar

bienestar para la humanidad, es necesario considerar que la diversidad cultural es un motor para

el desarrollo de las sociedades que componen el mapa humano de la Tierra. También es

necesario considerar que no toda la gente en la realidad disfrutará las ventajas de dicha

globalización, lo cual tendrá varias consecuencias. Podríamos decir, en términos generales, que

los conocimientos y avances culturales locales, que han favorecido el desarrollo del ser humano

en lugares con características particulares y en diferentes etapas, disminuyen y están siendo

desplazados por los conocimientos que van de acuerdo con el modelo que ofrecen los patrones,

globalizadores, es decir, los del sistema económico dominante. Esto impide el desarrollo de

valores que fomenten la identidad cultural de grupos humanos dentro de sus propios patrones y

necesidades.
Los grupos humanos adquieren diversas características por su forma de ver la vida y de

relacionarse con los demás individuos y el ambiente. Cada grupo humano encuentra la mejor

manera de vivir de acuerdo con los valores heredados por sus antepasados y con respecto a los

valores recientes, que responden a nuevas condiciones sociales, culturales y económicas. La

identidad cultural de las comunidades humanas permite explicar el pasado, comprender el

presente y, así, tener un camino más claro hacia el futuro.
Con los años, he descubierto que los estilos de vida humana que otros consideraban como

totalmente inescrutables tenían, en realidad, causas definidas y fácilmente inteligibles.

Diversidad cultural y formas de aprovechamiento de los recursos naturales.
El conocimiento de las formas históricas y culturales del aprovechamiento y uso de los recursos

de un grupo, puede servir como punto de partida para buscar prácticas más eficaces de

aprovechamiento de los ecosistemas naturales, bajo el principio de aplicar formas de

aprovechamiento y utilización que permitan la recuperación y regeneración de dichos recursos.
En la sociedad capitalista basada en una economía de mercado, el agua, los minerales, los

bosques los peces y las plantas, por mencionar algunos ejemplos, interesan como recursos para

la producción de bienes y servicios (el servicio del agua como transporte de desechos en las

ciudades). Estos productos son distribuidos en el mercado y, por lo tanto, solamente tienen una

importancia económica y utilitaria. En cambio, las plantas y sus semillas, vistas con los ojos de

ciertos grupos étnicos, constituyen elementos culturales y hasta de carácter religioso, no

solamente de utilidad económica.
Así hemos creído siempre, así nos lo han enseñado nuestros padres y nuestros abuelos,

a respetarnos entre nosotros y a respetar la tierra a la que agujereamos sus espaldas pa'

sembrar el maicito, el frijolito, las calabacitas y el chile. Pa' nosotros la tierra tiene vida

propia como los hombres tienen sus vidas. la tierra no está muerta, siente y se alimenta

por sí misma. Cuando nosotros vamos a sembrar nuestras semillas pa' alimentarnos,

primero pedimos permiso a la tierra haciéndole un ofrecimiento, también pedimos permiso

cuando vamos a levantar una casa o cuando cortamos un árbol pa' ocupar la madera.

(María Concepción, campesina indígena que habita en la comunidad El Aguacate.

Testimonio recogido por Rafael Nava, 1996.).
Cuando preguntamos a cualquier citadino qué es el agua, generalmente las respuestas coinciden

en que es el líquido que necesitamos para calmar la sed, para preparar los alimentos, para el aseo

personal, lavar la ropa, limpiar la casa. Y cuando se le pregunta de dónde proviene el agua que

consume, unos contestan que de presas, ríos, lagos, de mantos subterráneos e, incluso, hay

quienes responden que viene del grifo.
La cultura, como estilos de vida y de desarrollo, corno el derecho de las comunidades sobre sus

territorios y sus espacios étnicos, sobre sus valores y prácticas tradicionales y sus instituciones

para la autogestión de sus recursos, no ha sido considerada por la economía dominante. La

degradación y la destrucción de la base de recursos ha conllevado la desintegración de valores

culturales, de las identidades étnicas y de las prácticas productivas de las sociedades

tradicionales.

Para los Indígenas, además de ser indispensable para la vida cotidiana, el agua es la vida misma

y representa el elemento limitante de su entorno. Es símbolo de riqueza, es germinativa, el agua

de lluvia es fecundadora. Es para la tierra lo que el semen es para la mujer. Si a lo largo del año

las lluvias no faltan, las cosechas serán abundantes y habrá excedentes para el comercio, lo que

representa la garantía para el siguiente ciclo agrícola. Si, por el contrario, las lluvias son escasas,

significa que faltarán los alimentos, y por lo tanto habrá enfermedades y muerte. (Miguel Ángel

Marmolejo Monsiváis, 'El agua en la vida de los pueblos indígenas' (fragmento), La Jornada

Ecológica, suplemento del periódico La Jornada, núm. 47, junio 1996.)
El ambiente natural es percibido, comprendido y utilizado según la cultura de cada grupo humano.

Son importantes las formas culturales de uso de los recursos como condición fundamental para su

aprovechamiento sustentable.

Los procesos de urbanización.
La aparición de las ciudades tiene su origen en el descubrimiento de la agricultura, ya que los

grupos humanos podían producir alimentos sin tener que trasladarse grandes distancias,

satisfacer sus necesidades básicas y producir un excedente para comerciar. Es así que se forman

los primeros poblados y, más adelante, las urbes, que se convirtieron en centros de poder

económico, político, social y cultural, dando cabida a una gran cantidad de mano de obra. Al

principio, la sociedad urbana se organizó de acuerdo con las funciones y ocupaciones que tenía

cada gremio o agrupación social para la satisfacción de las necesidades de la población. Las urbes

proporcionaban mayores posibilidades de acceso directo y fácil a los servicios, así como a la

obtención de ingresos económicos.
Con tantas ventajas, las ciudades empezaron a crecer sin medida, transformando no solamente el

área en donde se concentraba la población, sino también sus alrededores. El crecimiento urbano

provocó una mayor presión sobre los recursos naturales que proporcionaban los recursos para la

satisfacción de las necesidades de una población cada vez más numerosa. La revolución

industrial fue un factor determinante en el crecimiento de las ciudades, en donde se establecieron

zonas industriales, y sus derivados dentro de las prácticas productivas, como el desarrollo del

sector terciario (servicios). La oferta de mano de obra creció y, con esto, se favoreció la migración

del campo a la ciudad.
Ante el éxito económico de la industria surge una sociedad de consumo que adquiere

Nuevas necesidades para la aparición de las ciudades tiene su origen en el descubrimiento de la

agricultura, ya que los grupos humanos podían producir alimentos sin tener que trasladarse

grandes distancias, satisfacer sus necesidades básicas y producir un excedente para comerciar .

Es así que se forman los primeros poblados y, más adelante, las urbes, que se convirtieron en

centros de poder económico, político, social y cultural, dando cabida a una gran cantidad de mano

de obra. Al principio, la sociedad urbana se organizó de acuerdo con las funciones y ocupaciones

que tenía cada gremio o agrupación social para la satisfacción de las necesidades de la población.

Las urbes proporcionaban mayores posibilidades de acceso directo y fácil a los servicios, así como

a la obtención de ingresos económicos.
Con tantas ventajas, las ciudades empezaron a crecer sin medida, transformando no solamente el

área en donde se concentraba la población, sino también sus alrededores. El crecimiento urbano

provocó una mayor presión sobre los recursos naturales que proporcionaban los recursos para la

satisfacción de las necesidades de una población cada vez más numerosa. La revolución industrial

fue un factor determinante en el crecimiento de las ciudades, en donde se establecieron zonas industriales y sus derivados dentro de las prácticas productivas, como el desarrollo del sector terciario (servicios). La oferta de mano de obra creció y, con esto, se favoreció la migración del campo a la ciudad.
Ante el éxito económico de la industria surge una sociedad de consumo que adquiere

satisfactores para una gran cantidad de necesidades artificiales o creadas por la necesidad de

comerciar, lo cual alienta el crecimiento económico, y crea más empleos industriales.
Con el crecimiento de los centros urbanos se incrementó el consumo de energía, de acuerdo con

los patrones de consumo de la cultura urbana, al igual que la producción de contaminantes y

basura, resultado de prácticas industriales, de la necesidad de ofrecer más y más servicios, y

también de las formas de consumo de la población.
Los procesos de urbanización en los países desarrollados y en los países en desarrollo han tenido

características diferentes de acuerdo con el contexto social e histórico que cada región ha vivido.

Desde 1950, y hasta 1985, la población se triplicó en las ciudades de los países industrializados,

mientras que en los países en desarrollo se cuadruplicó, es decir pasó de 285 millones a 1 160

millones de individuos. Las ciudades más industrializadas y pobladas se convirtieron en centros

administrativos y de poder, tanto económico como político. Por ejemplo, en la década de los

ochenta, el 40% de la población de la República Mexicana se concentraba en las ciudades de

México, Guadalajara y Monterrey.
La década de los cincuenta marca el comienzo del proceso de urbanización en América latina. La

perspectiva para el año 2.000 es que 77% de sus habitantes se establezca en zonas urbanas. Las

condiciones de vida que ofrece el campo se han vuelto precarias, insuficientes para abastecer las

necesidades básicas de la población campesina, cuya calidad de vida se deteriora cada vez más,

por diversas razones. Entre ellas los precios bajos de los productos agrícolas, los altos riesgos en

la producción, las tasas altas de interés sobre préstamos para la adquisición de insumos, las

pocas posibilidades de acceder a tecnologías agrícolas y la creación de grandes monopolios agrícolas y ganaderos. Esta situación ha sido determinante para que la gente del campo se

traslade masivamente a las ciudades.
Las reformas liberales del siglo pasado, que buscaban la modernización del país a través de la

industrialización, excluyeron y marginaron a los grupos campesinos regionales, reduciendo

dramáticamente sus posibilidades de crecimiento. El esfuerzo financiero y político se enfocó hacia

el desarrollo de las ciudades y de la industria, así como al desarrollo de los servicios que las

sustentan.
La expansión urbana en los países latinoamericanos ha sido causa de situaciones sociales

bastante críticas. Es verdad que en las ciudades pueden encontrarse mejores condiciones de vida

que en el campo; sin embargo, los servicios urbanos cuestan tanto que los países en desarrollo

generalmente no están en condiciones de costearlos del todo, ya que sólo las zonas residenciales,

comerciales e industriales se ven favorecidas, mientras que las zonas populares, en donde vive

gente de pocos recursos, carecen. de ellos o no son suficientes y, además, algunos son de

pésima calidad. En consecuencia, existen zonas urbanas en donde las condiciones de vida

apenas permiten la sobrevivencia de los habitantes, zonas insalubres sin infraestructura que

satisfaga los requisitos sanitarios mínimos.
Esta situación es uno de los problemas ambientales más importantes que aquejan a las ciudades

en expansión de los países en desarrollo.
El suministro de agua y alimento requiere el uso intensivo del medio natural que los provee. Sin

embargo, el deterioro resultante no siempre repercute de manera directa en las ciudades, sino en

las poblaciones rurales cercanas a ellas. Por ejemplo, si para abastecer de agua a una ciudad es

necesario desviar el curso natural de un río, se afecta a las poblaciones que dependían del

trayecto de la corriente natural. Por eso el desarrollo de las ciudades tiene efectos en lugares

distantes y se manifiesta en aspectos políticos, económicos, sociales y culturales.
Los principales problemas ambientales que sufren las grandes urbes en América latina son:
• Crecimiento desordenado por la falta de planificación del desarrollo urbano.

• Proliferación de asentamientos irregulares sin infraestructura e insalubres en la periferia de

las ciudades. Emisión de desechos contaminantes y residuos tóxicos, producidos por las

actividades industriales y de servicios.

• Adopción de patrones poblacionales de consumo inadecuados, con características de un

alto índice de desperdicio, además del desecho de materiales no biodegradables y una

alta demanda de energía.

La vida urbana impone una forma cultural dominante sobre la diversidad de las culturas

particulares de la población. Este hecho hace que el tesoro histórico y tradicional que

tenemos en cada una de las culturas que conforman a América latina se vaya perdiendo

poco a poco, debido a la necesidad de sobrevivir a toda costa.

Unidad 3: La sostenibilidad del desarrollo.
Lección 1. El desarrollo sostenible ¿alternativa a la crisis ambiental?.

Lección 2. Aspectos ambientales del desarrollo.

Lección 3. ¿Desde dónde impulsar el desarrollo sustentable?.
La biosfera no necesita protección en sí mismo.

Es nuestro lugar en la naturaleza lo que está amenazado.
UNESCO-PNUMA

1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   19

similar:

Lección1. La problemática ocasionada en los recursos naturales iconRÉgimen jurídico de los recursos naturales

Lección1. La problemática ocasionada en los recursos naturales icon3 Los recursos naturales existentes en las zonas rurales

Lección1. La problemática ocasionada en los recursos naturales iconCampaña de Educación Ambiental para la Conservación de los Recursos Naturales

Lección1. La problemática ocasionada en los recursos naturales iconResumen Experiencias del Proyecto Manejo Sostenible de los Recursos...

Lección1. La problemática ocasionada en los recursos naturales iconRecursos naturales

Lección1. La problemática ocasionada en los recursos naturales iconRecursos naturales

Lección1. La problemática ocasionada en los recursos naturales iconRecursos naturales

Lección1. La problemática ocasionada en los recursos naturales iconLos Desastres naturales hacen referencia a las enormes pérdidas materiales...

Lección1. La problemática ocasionada en los recursos naturales iconRecursos naturales e impactos ambientales

Lección1. La problemática ocasionada en los recursos naturales iconRecursos naturales e impactos ambientales




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com