Conocerse y cultivarse para servir mejor




descargar 178.12 Kb.
títuloConocerse y cultivarse para servir mejor
página3/5
fecha de publicación23.10.2016
tamaño178.12 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4   5

Búsqueda de la beneficencia y evitación de la maleficencia- El valor de la beneficencia implica el realizar esfuerzos para proveer el mayor nivel de bienestar posible en la persona servida. En cuanto a la maleficencia, los profesionales de salud realizamos esfuerzos por evitarle todo el malestar e incomodidad posible a la persona servida.



Ejercicio de autoevalúo:

Resuma una experiencia que ilustre los valores señalados en tu conducta profesional:

1. Respeto: _______________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________

2. Autonomía: _____________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________

3. Protección: _____________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________

4. Justicia: ________________________________________________________________________

_________________________________________________________________________________

5. Evitación de la maleficencia: _______________________________________________________

_________________________________________________________________________________



Auto-regulación mediante el control cognitivo

La capacidad que poseen las personas para monitorear y controlar la manera en que responden ante diversos estímulos y escenarios incómodos se les llama aut-regulación. La regulación del ímpetu o pulsión que producen las necesidades psicogénicas, típicamente involucran control cognitivo ( Berger, 2011)

La auto-regulación, como mecanismo de monitoreo y control de nuestras respuestas, se sirve de procesos y contenidos cognitivos (Berger, 2011). Es decir, la manera en que las pensamos regula como reaccionamos. Supongamos que un consultante se torna verbalmente agresivo durante una intervención. Si el profesional de la salud piensa "saber manejar situaciones como estas distingue al profesional competente del mediocre" seguramente mantendrá la calma y eficiencia. Por el contrario, si piensa "a mí nadie me levanta la voz", responderá de manera tan agresiva como la del consultante.

Precisamente, desde mediados del siglo 20, la ciencia del comportamiento ha favorecido crecientemente la noción de que los pensamientos son determinantes en el comportamiento humano (Acton, 2013). A ese creciente interés en el contenido y procesos del pensamiento se le ha llamado "revolución cognitiva". En esencia, este acercamiento predica que la manera en que las personas se sienten y actúan es el resultado de lo que están o han pensado (Acton 2013; Goldstein, 2011; Lorenzo, 2006). Sobre esto, muchos siglos atrás, Buda propuso: "Somos lo que pensamos. Todo el mundo surge de nuestros pensamientos. Con nuestros pensamientos hacemos el mundo" ( tomada de es.wikiquote.org/wiki/Buda_Gautama). Esta frase que pudiese parecer radical, refleja un anticipo de lo que se convertiría en el pilar de la psicología contemporánea: Los pensamientos crean y recrean nuestras respuestas y nuestros sentimientos (Goldstein, 2011).

Un proceso cognitivo fundamental para entender nuestra forma de reaccionar y aquella de otros, es el denominado percepción. Este concepto se refiere a la manera en que las personas significan e interpretan los estímulos o eventos que les rodean o acaecen (Acton, 2013). Cuando un profesional ante las preguntas de un consultante concluye "este consultante está cuestionando mi conocimiento", ha creado una percepción que incidirá en su respuesta. Percatémonos que el profesional pudo haber interpretado la misma situación de manera diferente: "el consultante está indeciso" o quizás, "este es un consultante que le gusta estar bien informado, ¡excelente!". Cada una de estas conjeturas o significados que se le puede dar al evento es una percepción. La importancia de este fenómeno está en que las personas obran o dejan de obrar dependiendo en la percepción que se crean de las cosas. La gente no actúa guiada por las cosas objetivas, sino por el significado que le atribuyen a esas cosas (Acton, 2013; Lorenzo 2006).
Ideas irracionales (A. Ellis) y comportamientos inadecuados.

Posiblemente Albert Ellis y Aaron Beck, son los dos autores cognitivos más destacados en proponer que las respuestas humanas y los estados anímicos son fabricadas en nuestros pensamientos (Alton, 2013-b; Newman, 2013). Desde esta perspectiva, el comportamiento o emociones no son el resultado de las situaciones o eventos, sino de los pensamientos que se tiene sobre tales situaciones. Por ejemplo, una enfermera que no logra colocar la intravenosa al lactante, podrá sentirse devastada, neutral o bien. Ello dependerá de que está pensando sobre el evento. Si piensa "nada me sale bien, soy una incompetente", se sentirá miserable. Por el contrario, si razona "según vaya cogiendo experiencia podré colocar intravenosas tan bien como la enfermera Rúa", el evento no le aturdirá. Es importante destacar que en el posicionamiento cognitivo, los eventos no son determinantes de nada, sino la percepción que creamos sobre ellos.

Con relacion a la importancia de los pensamientos, el modelo de intervención conocido como racional-conductual-emotivo de Albert Ellis (Ellis & Dryden, 2007; Newman, 2013) propone que las personas albergan dos tipos de cogniciones: las ideas racionales y las irracionales. Los pensamientos racionales son aquellos fundamentados en la realidad e internamente lógicos. Por ejemplo, la idea de que "es deseable que las personas esperen sus turnos y que sean amables", es una racional ya que se basa en una aspiración posible, libre de supuestos arbitrarios y la contención es lógica. Las ideas irracionales son aquellas que se basan en premisas ilógicas, incorrectas y arbitrarias. La creencia de que "la gente tienen que aprender a esperar" es una idea irracional porque implica que podemos dictar como la gente debe ser ("la gente tienen"), y que no existe otras opciones. Al menos que seamos dioses, esta idea es una imposición arbitraria; y por ello es irracional. La verdad sobre esto es que hay gente a quienes no le importa esperar, gente que se molesta por las demoras, y otras que sus múltiples compromisos no le permiten hacer largos turnos. De igual manera si desde nuestra perspectiva dictamos "la gente tienen que aprender a esperar", es posible que las personas en el otro lado piensen "los profesionales deben ser diligentes y no hacer esperar a nadie por tanto tiempo". En ese caso: ¿quién tiene razón?. Según la Teoría racional-conductual-emotiva, ninguno tiene la razón porque las ideas de ambas partes son igualmente irracionales.

Las ideas irracionales pueden agruparse en categorías. A continuación una selección de cuatro categorías de ideas irracionales que suelen ocurrir cuando las personas discuten, se enojan o pierden el control (Ellis & Dryden, 2007):

1. Ideas demonizantes (awfulizing)- Este grupo de ideas se caracterizan por generalizar y radicalizar los atributos, acciones u omisiones negativas de la persona. Cuando se utilizan, se tiende a concluir que la totalidad de la persona es el atributo en cuestión: "es mala", "son terribles". Algunos ejemplos son: "Esta jefa es una persona vil y terrible que siempre está humillándonos", "Estos consultantes son unos engreídos y malcriaos", "Es mala, muy mala"

2. ideas narcisistas (I-can't-stand-it)- Este conjunto de ideas irracionales se distingue por implicar que uno es intocable, superior o especial y que por ello no puede tolerar ninguna transgresión. Algunos ejemplos son: "Yo no puedo tolerar bajo ningún concepto que me hagas esto", "Se metió conmigo y ahora va a ver quién soy yo", "Porque yo no soy como la zángana aquella, ya verá..."

3. Ideas tiranizantes (The world must...)- En esta categoría, los pensamientos tienden a ser de corte dogmático y reglas inflexibles. Típicamente involucran una concepción de que las cosas deben ser de una manera predeterminada, sin desviación. Estas ideas se sirven de palabras como "debe", tiene", "siempre" y "nunca". Algunos ejemplos son: "Tenías que obedecer mis recomendaciones", "Los consultantes siempre deben ser amables", "Para todo hay que esperar"

4. Ideas punitivas (condemnation and damnation)- En este caso, las ideas que se albergan son conclusiones sobre el castigo que merece la persona por haber violado los dogmas cognitivos o reglas inflexibles que poseemos. Típicamente, la descarga o el "dejar salir el monstruo", es el mecanismo con el que pretendemos castigar a la otra persona (azotándola con el látigo de nuestra lengua). Algunos ejemplos de esto son: "Por no acoger mi recomendación, cerrare tu caso", "Por ser tan fastidiosa, te hare esperar antes de darte el medicamento para el dolor".

Ejercicio de auto-evalúo:

Explique la figura a la izquierda como si fuese una foto tuya con esas cargas.

_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________
e_mountain_lady

Pensamientos negativos automáticos y el control emotivo (A. Beck)

Los comportamientos impulsivos y mal-adaptativos que pueden estropear nuestras relaciones con colegas, consultantes y demás personas surgen de ideas irracionales o de pensamientos negativos automáticos. Estos últimos son reglas básicas que se han cimentado en nuestro sistema de pensamientos y que, por la fuerza del hábito. Se les llama automáticos porque típicamente se activan sin necesidad de nuestra mediación plenamente consciente; operan en "piloto automático". Los pensamientos automáticos negativos nacen de distorsiones en nuestros procesos cognitivos. A continuación algunas distorsiones que producen pensamientos automáticos negativos, según propuestas por Aaron Beck (Clak & Beck, 1999; Newman, 2013).

  1. Inferencias arbitrarias- Se refiere a la tendencia de llegar a conclusiones sin evidencia suficiente. Algunos ejemplos de estas inferencias son: “Mis colegas están felices de mi desgracia”, “Me volverá a pasar”. Obsérvese que en estos casos no existe nada para sostener la conclusión a la que se ha llegado.

  2. Mal etiquetaje- Cuando esta distorsión ocurre, la persona le coloca una etiqueta inapropiada al evento. Típicamente la etiqueta cambia el significado real del evento, propiciando emociones o conductas asociadas a la etiqueta y no a la realidad. Algunos ejemplos son: "Sufrió por mi culpa… soy una ogra", "Me despidieron, mi vida está arruinada", "El consultante me quiere comer, ya verá"

  3. Selección- Aquí la persona tiende a enfatizar el aspecto negativo de un asunto mientras subestima u olvida lo positivo, o viceversa. Este es el caso cuando se dice: "Esa terapista es lenta", "El doctor pelea mucho", "Ese local es accesible". En el primer caso, se exalta que la terapista es lenta y se pasa por desapercibido que también es empática, eficaz y responsable. En el segundo caso, se resalta un aspecto negativo del doctor y se obvian cosas positivas tales como su dedicación, competencia y humanidad. En el tercer caso, que ocurre generalmente luego de haber decidido, se subestima que también es costoso, pequeño y tiene mala apariencia.

  4. Sobre-generalizar- Esta distorsión conlleva el alcanzar una conclusión negativa sobre una persona o evento basada en un incidente aislado. Algunos pensamientos que representan esta tendencia son: “Puesto que no fui eficaz en el testimonio pericial, nadie me volverá a contratar”, “me discriminaron en el trabajo… el mundo es injusto”.

  5. Magnificación/ minimización- Cuando ocurre esta distorsión, la persona percibe un evento como más impactante, o menos, de lo que realmente es. Algunos ejemplos de estos son: Si no lo complazco en esto… va a dejar de admirarme para siempre”, “Es lo peor que puede pasarle a profesional alguno”, “dicen que soy empática, pero eso lo hace cualquiera

A continuación ilustraremos con un corto ejemplo, la manera en que pensamientos los pensamientos negativos automáticos nos auto-sabotean. Jez lastima a un consultante mientras realiza una limpieza dental. Esto ocurre al saltar del susto cuando a una compañera se le cae la bandeja accidentalmente. Tras la reacción colérica de la consultante, la jefa envía a Jez para la casa. Jez se siente muy abatida y no deja de llorar, mientras le cuenta a su hermana: "Mi jefa debe pensar barbaridades de mi.. Mañana estaré botada como bolsa... Esto no le pasa a nadie... A mí siempre me pasa lo peor..., Soy una bruta..., No tengo remedio..., Si vieras los chorros de sangre..., Seguro me demandaran...". Esa anoche Jez no puede dormir y decide no volver a presentarse al trabajo. ¿Es racional lo que piensa Jez?

Como demuestra el ejemplo anterior, los pensamientos negativos automáticos sabotean nuestro bienestar. Al igual que con los pensamientos irracionales, cuando la raíz de nuestros problemas personales e interpersonales se ubican en pensamientos automáticos negativos, el primer paso es identificar los pensamientos y creencias responsables. Luego se realiza el trabajo cognitivo para corregir estas distorsiones mediante la técnica conocida como debate. La sección siguiente discute como se realiza el debate.
Ejercicio de auto-evalúo sobre pensamientos negativos automáticos :

Lea el ejemplo sobre Jez ofrecido al final de la sub-sección sobe pensamientos negativos automáticos. Paree cada frase a la izquierda con la distorsión correspondiente a la derecha. Anote la letra.

____1. Mi jefa debe pensar barbaridades de mi. A. Inferencias arbitrarias

____2. Es la segunda vez que me pongo así. B. Mal etiquetaje

____3. Esto no le pasa a nadie; a mí siempre me pasa lo peor. C. Selección

____4. Soy una bruta que lesiono a una consultante D. Sobre-generalizar

____5. Seguro me demandaran y quitaran la licencia. E. Magnificación
Como la práctica del debate cognitivo nos hace eficaces

Nuestros pensamientos irracionales y los negativos automáticos precipitan y mantienen conductas y estados anímicos mal-adaptativos. Estos pensamientos sabotean nuestra eficacia como profesionales y nos hacen sentir miserables. Ante esto, queda la pregunta, ¿cómo transformar las ideas y pensamientos que nos hacen ineficaces, en sistemas de pensamientos que nos promuevan y hagan eficaces?

La respuesta a esta pregunta es sencilla. Imagina que una colega alberga una idea incorrecta sobre algún asunto, ¿qué harías para hacerla cambiar de parecer? Seguramente conversarías el asunto, escucharías sus razones y argumentarías contra aquellas equivocadas. En el proceso le señalarías errores en su análisis y le presentarías puntos de vista alternos y mejor respaldados. Realmente, toda esta interacción que tuviste con la colega, es debatir. Si eres eficaz en el debate, tus ideas remplazarán aquellas incorrectas en tu colega. De aquí surge que el debate es el mecanismo por excelencia para cambiar ideas irracionales o corregir pensamientos torcidos (o distorsiones). De la misma manera que uno debate las ideas incorrectas que tienen otros, se puede debatir con uno mismo aquellas irracionales que albergamos.

Cuando una profesional de la salud está reaccionando muy impulsivamente o le falta eficacia en el manejo de situaciones personales o interpersonales, podría examinar los pensamientos e ideas que alberga sobre las diversas situaciones. Una vez detecte las ideas que guían su conducta, puede proceder a determinar cuáles son racionales y cuales son irracionales o distorsiones. Finalmente, procederá a debatir las ideas irracionales de manera persistente y con vigor hasta eliminarlas. En resumen, para debatir ideas irracionales se siguen tres pasos3 esenciales: detectar las ideas, discriminar las racionales e irracionales y debatirlas con persistencia y vigor (Acton, 2013b; Clak & Beck, 1999; Ellis & Dryden, 2007; Newman, 2013).

El siguiente ejemplo ilustra cómo se debate una idea irracional. La farmacéutica Díaz tiene un altercado con una consultante que cuestiona la lentitud en dispensarle sus medicamentos. Ella le grita "Si tiene prisa vaya a otra farmacia. Una de las ideas en la farmacéutica que seguramente dio lugar al mal rato es "la gente tiene que aprender a esperar". Como la consultante rompió esa regla que opera en la mente de la profesional, se desató una discusión innecesaria. La idea que dio origen al mal rato una irracional. Mientras esa idea continúe operando en ella, le seguirá trayendo problemas. Por ello, tan pronto la farmacéutica la detecte y discrimine que es irracional, debe debatirla con vigor y persistencia; sin tregua, por los meses que sea necesario. En ese debate podrá cuestionarse: "Es entendible que a la gente no le guste esperar, a mí tampoco me gusta", "la gente tiene derecho a cuestionar las razones para las demoras", "la gente tiene el derecho a preguntar, y los profesionales la obligación de explicar". Si las ideas racionales se imponen, la irracional desaparecerá; y con ella las discusiones y malos ratos innecesarios que se originan de las mismas. Es importante destacar que típicamente las ideas irracionales han estado levantando su feudo en nosotros por años y no cesarán con facilidad. Es mucho más fácil debatir contra una amiga, que hacerlo contra uno mismo y los pensamientos que hemos nutrido por años. Para que el debate sea eficaz, hay que mantenerlo con persistencia y vigor sin darse por vencido los meses que sea necesarios.

1   2   3   4   5

similar:

Conocerse y cultivarse para servir mejor iconBreve introducción general que puede servir para este bloque de temas

Conocerse y cultivarse para servir mejor iconPresentación para conocerse y aprenderse los nombres

Conocerse y cultivarse para servir mejor iconPresentación para conocerse y aprenderse los nombres

Conocerse y cultivarse para servir mejor iconI congreso de nutrición integral para una vida saludable, "Compromiso para un futuro mejor"

Conocerse y cultivarse para servir mejor iconLa leche materna es el mejor alimento para el lactante”

Conocerse y cultivarse para servir mejor iconLa Mejor Alternativa Natural para un Corazón Saludable

Conocerse y cultivarse para servir mejor iconPautas y recomendaciones para conocer mejor los quesos

Conocerse y cultivarse para servir mejor iconEstilos de aprendizaje y estrategias de estudio: para aprender más y mejor 1

Conocerse y cultivarse para servir mejor iconLo mejor del domingo para reir y pensar el espectador tola y maruja

Conocerse y cultivarse para servir mejor iconLo mejor del domingo para reir y pensar el espectador tola y maruja




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com