Recursos del Paquete de Orientación sobre Promoción de la Higiene para Facilitadores




descargar 122.41 Kb.
títuloRecursos del Paquete de Orientación sobre Promoción de la Higiene para Facilitadores
página3/4
fecha de publicación27.10.2016
tamaño122.41 Kb.
tipoCursos
b.se-todo.com > Documentos > Cursos
1   2   3   4

Trabajo con escuelas


Algunas veces una escuela puede coordinar un plan de acción para ayudar a que todos reciban y entiendan los mensajes. El personal, los padres e incluso las niñas y niños pueden hacer una lista de los mensajes que las niñas y niños deben conocer y hacer. Entonces podrán planificar cómo lograrlo:


  • Mediante la educación sobre la salud.

  • Al reforzar las ideas sobre otros temas.

  • Mediante la acción para hacer de la escuela un buen ejemplo.

  • Mediante actividades comunitarias organizadas por la escuela.


Luego, pueden decidir cómo verificar en qué medida se están logrando estos planes.
También es posible que la escuela en conjunto represente un ejemplo vivo del Enfoque de Niño a Niño en acción. El personal y las niñas y niños podrán acordar una serie de normas que deberán regir sus vidas, por ejemplo:


  • En una Escuela de Niño a Niño todos deberíamos saber…

  • En una Escuela de Niño a Niño practicamos…

  • En una Escuela de Niño a Niño difundimos estas ideas…


El enfoque niño a niño en Mozambique: la buena higiene empieza en la escuela
En la afueras de la ciudad de Beira, en Mozambique, las niñas y niños desde los 7 años de las escuelas primarias, están transformando lo que una vez fueron escuelas húmedas, frías y sucias en lugares que invitan al aprendizaje. Están participando en un proceso de educación de pares, en el que también educan a sus familias y a sus comunidades acerca de la importancia del agua segura, de los buenos hábitos de higiene y de la necesidad de contar con instalaciones sanitarias privadas y separadas.
En el año 2000, UNICEF encontró que el 80% de las escuelas primarias de la localidad no tenían inodoros para niñas o niños, ni instalaciones para el lavado de manos y que pocas escuelas promovían la higiene. Para cambiar esa situación, el programa de Agua, Ambiente y Saneamiento de UNICEF apoyó la construcción de letrinas e instalaciones para el lavado de manos a fin de que las/los estudiantes de escuelas primarias y sus profesoras/es pudieran practicar mejores hábitos de higiene. Además, también formaron a personas de 17 a 24 años de edad para que sensibilizaran a las/los estudiantes respecto al rol que ellas/ellos podían desempeñar en el mejoramiento de sus escuelas y de sus comunidades.
Las mismas niñas y niños resultaron ser el instrumento más poderoso del programa. En 15 escuelas primarias con 18.000 estudiantes se empezaron a crear Clubes de Saneamiento Niño A Niño que promovían la higiene y la salud en el ambiente escolar. Las/los niños presionaron para que se establecieran puntos centrales para la recolección de basura, para que ya no tuvieran que compartir su espacio de juego con los residuos. Mediante obras de teatro, canciones, danzas y juegos advirtieron sobre los peligros del ambiente sucio, especialmente para niñas y niños. Irene Luisa da Costa Tivane, una niña de 10 años y miembro del Club Niño a Niño, está segura de que ella está marcando la diferencia.
"Participar en las actividades de Promoción de la Higiene es luchar contra las enfermedades diarreicas", dice ella. "Es por eso que todos debemos beber agua que haya sido clorada y que sepamos cómo usar una letrina".
Flávo Varela de Araújo, de 14 años, es un miembro activo del Club Niño a Niño y de su programa radial, el cual apoya a los Clubes de Saneamiento de las escuelas. Él se siente muy orgulloso de ver los cambios que se están produciendo en la escuela. "Gracias al Club, el ambiente de la escuela está cambiando", dice él, “y el comportamiento de los estudiantes también está cambiando. Continuaremos apoyando las prácticas seguras".
La conducta ejemplar de los estudiantes está obteniendo buenos resultados, ya que los padres están escuchando a sus hijas e hijos y practican una mejor higiene en casa. Después de ver los cambios en las escuelas de sus hijos, las madres y los padres han comenzado a presionar a las autoridades locales para que provean una mejor educación en higiene y servicios en todas las escuelas. Mientras tanto, UNICEF está trabajando estrechamente con el Ministerio de Educación para que este programa sea replicado en todas partes.
Los beneficios de los Clubes de Saneamiento Niño a Niño, conjuntamente con la construcción de letrinas e instalaciones para el lavado de manos, han excedido todas las expectativas. Estos esfuerzos no solo han provisto ambientes más seguros y saludables para el aprendizaje, sino que también han incentivado la educación de las niñas. Las niñas mayores solían desertar de la escuela por falta de privacidad, pero ahora ellas permanecen hasta completar su educación básica. Las mejores instalaciones de higiene han devuelto a las niñas no solo su dignidad sino también sus libros.

Fuente: UNICEF/AAS

Comunicación para el Cambio Social

y la Promoción de la Higiene4

El Enfoque de la Comunicación para el Cambio Social (CPCS) se refiere a un proceso interactivo en el que el “diálogo comunitario” y la “acción colectiva” trabajan juntos para producir el cambio social en una comunidad para mejorar la salud y el bienestar de todos sus miembros.
Los fundamentos que orientan la práctica de la Comunicación para el Cambio Social se encuentran en el trabajo de Paulo Freire (1970), el educador brasileño que concibió la comunicación como una fusión de diálogo y participación con el propósito de crear una identidad cultural, confianza, compromiso, sentido de pertenencia y empoderamiento (en la terminología de nuestros días).
La Comunicación para el Cambio Social se construye sobre estos principios y se nutre de la amplia literatura sobre comunicación para el desarrollo, así como en teorías de la comunicación, el diálogo y la solución de conflictos.
Para el cambio social se requiere un modelo de comunicación que sea cíclico, relacional y que conduzca al mutuo intercambio más que al cambio individual de un solo lado. El modelo describe un proceso dinámico que comienza con una “catálisis/estímulo” que puede ser externa o interna respecto a la comunidad. Esa catálisis lleva a un diálogo con la comunidad, que cuando es efectivo conduce a la acción colectiva y a la solución de un problema común.
El Diálogo y la Acción Comunitarios pueden ser vistos como un proceso secuencial o serie de pasos que ocurren dentro de la comunidad, algunos de ellos de manera simultánea, y que conducen a la solución de un problema común. La literatura y la experiencia indican que si estos pasos se completan con éxito, entonces la acción comunitaria tiene posibilidades de ser igualmente exitosa. Cada vez que una comunidad atraviesa el proceso del diálogo y de la acción colectiva para alcanzar objetivos compartidos, también incrementa su potencial de cooperar de manera efectiva en el futuro.
Se han propuesto Siete Indicadores de Logro en el Cambio Social: (1) Liderazgo, (2) Grado de participación y Equidad en la misma, (3) Equidad en la información, (4) Autoeficacia colectiva, (5) Sentido de pertenencia, (6) Cohesión social, y (7) Normas sociales. En conjunto, estos logros determinan la capacidad para la acción cooperativa de una comunidad. El modelo también involucra un proceso de aprendizaje, que aumenta la capacidad general de la comunidad para la acción colectiva futura, e incrementa su creencia y valoración para el mejoramiento continuo.
Las comunidades no son entidades homogéneas, sino que están constituidas por subgrupos de diferente estrato social que tienen intereses divergentes. Consecuentemente, en el modelo de la Comunicación para el Cambio Social también se incorporan el desacuerdo y el conflicto.

En el modelo de la CPCS, la información se comparte o se intercambia entre dos o más personas en vez de transmitirse de una persona a otra. Todos las/los participantes actúan con la misma información; nadie es un receptor pasivo de la información. La información puede ser creada por la acción de cualquier participante o puede originarse en una tercera fuente, como la televisión, la radio, una persona o institución que no esté participando directamente, por ejemplo, la iglesia, el colegio o una agencia no gubernamental. La segunda característica de este modelo es que recalca el importante rol de la percepción e interpretación de las/los participantes, y la comprensión es vista en términos de un diálogo o de una conversación cultural continua.
Los 10 Pasos del Diálogo Comunitario son:


  1. Reconocimiento de un problema determinado.

  2. Identificación y participación de las/los líderes y de las partes interesadas.

  3. Clarificación de las percepciones.

  4. Expresión de las necesidades individuales y compartidas.

  5. La visión del futuro.

  6. Evaluación de la situación actual.

  7. Establecer los objetivos.

  8. Tener opciones para la acción.

  9. Obtener el consenso para la acción.

  10. Preparar un plan de acción.


El enfoque del PHAST se basa en gran parte en este modelo de Comunicación para el Cambio Social.
¿Qué relevancia tiene la CPCS para la Promoción de la Higiene en emergencias?
A la CPCS se le suele asociar con el proceso de cambio a largo plazo, pero muchos de sus principios se pueden aplicar en un contexto de emergencia y pueden crear maneras más creativas de trabajar con las personas afectadas por un desastre y asegurar que, en la medida de lo posible, tengan la oportunidad de expresarse en el proceso de respuesta y de recuperación de la emergencia.
Si bien el tiempo puede ser escaso y no siempre será posible completar los 10 pasos para el diálogo comunitario, no se debe subestimar la importancia del diálogo y el rol que las personas afectadas puedan desempeñar para influir en otros, y así conseguir el cambio en el ámbito comunitario y no solo a nivel individual. La desorganización producida por la emergencia podría funcionar como la necesaria “catálisis” que iniciaría el proceso de cambio.
La reacción típica en emergencias suele ser simplemente la diseminación de mensajes de una sola vía para cambiar el comportamiento de higiene de los individuos. Sin embargo, es más exitoso adoptar una visión amplia y confiar en que las personas pueden trabajar conjuntamente para lograr una meta común. Las personas afectadas también podrían sentir mayor urgencia de trabajar con otros para solucionar los problemas que estén enfrentando, pero el potencial de este recurso a menudo se desperdicia cuando se emplean enfoques más convencionales para la Promoción de la Higiene.
Diciembre de 2007
El Proyecto Esfera

(www.sphereproject.org)

¿Qué es Esfera?

El Proyecto Esfera se basa en dos convicciones principales: primera, que se deben tomar todas las medidas posibles para aliviar el sufrimiento humano producido por calamidades y conflictos; y segunda, que las personas afectadas en los casos de desastre tienen derecho a vivir con dignidad y por lo tanto tienen derecho a recibir asistencia humanitaria. Esfera es tres cosas: un manual de orientación y guía, un amplio proceso de colaboración y la expresión de un compromiso a favor de la calidad y la rendición de cuentas.

Esta iniciativa fue lanzada en 1997 por un grupo de ONGs dedicadas a la asistencia humanitaria y el movimiento de la Cruz Roja y la Media Luna Roja. Hasta la fecha hay más de 400 entidades en 80 países diferentes repartidos por todo el mundo que han realizado aportaciones al desarrollo de las Normas Mínimas y los Indicadores Clave. Esta nueva edición del manual (2004) ha sido revisada a fondo teniendo en cuenta avances técnicos recientes y comentarios y aportaciones recibidos de organismos que utilizan Esfera en el terreno.
Objetivo de Esfera

Mejorar la calidad de la asistencia prestada a las personas afectadas por desastres y mejorar la rendición de cuentas de los Estados y los organismos humanitarios al grupo de personas a las que prestan asistencia, a los donantes y a las poblaciones afectadas.
El Proyecto Esfera y el Agua, el Saneamiento y la Higiene

Las normas mínimas en materia de abastecimiento de agua, saneamiento y promoción de la higiene son una expresión práctica de los principios y derechos enunciados en la Carta Humanitaria. La Carta Humanitaria centra la atención en las exigencias fundamentales a la hora de sustentar la vida y la dignidad de las personas afectadas por calamidades o conflictos, según se consigna en el corpus del derecho internacional relativo a los derechos humanos, el derecho internacional humanitario y el derecho de los refugiados.
El Proyecto Esfera y la Promoción de la Higiene

El objetivo de los programas de abastecimiento de agua y saneamiento es promover buenos hábitos de higiene personal y medioambiental con el fin de proteger la salud. La promoción de la higiene se define aquí como la combinación de los conocimientos, prácticas y recursos de la población con los conocimientos y recursos de los organismos humanitarios, que en su conjunto permiten eludir comportamientos en materia de higiene que causan riesgos. Los tres factores que entran en juego son: 1) el intercambio de información y conocimientos, 2) la movilización de las comunidades, y 3) la provisión de materiales e instalaciones esenciales. La promoción eficaz de la higiene se basa en el intercambio de información entre el organismo y la comunidad afectada con el fin de determinar cuáles son los problemas principales en relación con la higiene, y diseñar, implementar y efectuar el seguimiento de un programa encaminado a optimizar el uso de las instalaciones y alcanzar el máximo impacto en la salud pública. La movilización de los miembros de la comunidad tiene una relevancia especial durante los casos de desastre, porque el énfasis se debe poner en fomentar el que las propias personas actúen para proteger su salud y utilicen bien las instalaciones y servicios puestos a su alcance, más bien que en la difusión de mensajes. Se debe enfatizar que la promoción de la higiene no puede ser nunca el substituto de un buen suministro de agua y saneamiento, que son de importancia fundamental para la buena higiene.



Norma 1 relativa a la Promoción de la Higiene: diseño e implementación del programa

Todas las instalaciones y recursos facilitados responden a las vulnerabilidades, necesidades y preferencias de la población afectada. Los usuarios participan en la gestión y mantenimiento de las instalaciones de higiene, cuando ello es apropiado.


Indicadores clave (que se deben leer conjuntamente con las notas de orientación)


  • Se determinan cuáles son los principales riesgos relativos a la higiene que tienen importancia en cuanto a la salud pública (véase la nota de orientación 1).




  • Los programas incluyen un mecanismo eficaz para que todos los usuarios puedan realizar aportaciones de carácter representativo y participativo, incluso en el diseño inicial de las instalaciones (véanse las notas de orientación 2, 3 y 5).




  • Todos los grupos de que se compone la población tienen igual acceso a los recursos o instalaciones necesarios para continuar o alcanzar las prácticas de higiene que se fomentan (véase la nota de orientación 3).




  • Los mensajes y actividades de promoción de la higiene afrontan comportamientos y malentendidos clave en cuanto a la higiene, y van dirigidos a todos los grupos de usuarios. Los representantes de estos grupos participan en la planificación, capacitación, puesta en práctica, seguimiento y evaluación (véanse las notas de orientación 1, 3 y 4, y la norma relativa a la participación, página 32).




  • Los usuarios se encargan de la gestión y mantenimiento de las instalaciones, tal como es apropiado, y los diversos grupos realizan sus aportaciones de manera equitativa (véanse las notas de orientación 5-6).


Notas de orientación
1. Valoración de necesidades: Será necesario llevar a cabo una valoración para determinar los principales comportamientos en cuanto a la higiene que habrá que afrontar y la probabilidad de alcanzar el éxito en las actividades de promoción. Lo más probable es que los riesgos principales se centren en la evacuación de excretas, el uso y mantenimiento de las letrinas, la falta de utilización de jabón (o un medio alternativo) para lavarse las manos, la recolección y almacenamiento no higiénicos de agua, y el almacenamiento y preparación de alimentos de forma no higiénica. En esta valoración se deberán considerar los recursos de que dispone la población, y también los comportamientos, conocimientos y prácticas de la población local, para que los mensajes sean relevantes y prácticos. Habrá de prestarse atención especial a las necesidades de los grupos vulnerables. Si no es posible consultar con algún grupo, esto debería constar con claridad en el informe de valoración, y se deberá atender a ello lo más pronto que sea posible (véase la norma relativa a la participación, página 32, y la lista de verificación de la valoración en el Apéndice 1).
2. Responsabilidad compartida: La responsabilidad última en relación con las prácticas de higiene recae en todos los miembros de la población afectada. Todos los interventores que responden ante el desastre deberán esforzarse por hacer que sean posibles las prácticas higiénicas asegurándose de la accesibilidad de los conocimientos y las instalaciones, y deberán poder demostrar que se ha alcanzado este objetivo. Como parte de este proceso, los grupos vulnerables de la población afectada habrán de participar en la determinación de las prácticas y condiciones que conllevan riesgos, y encargarse de reducir de forma cuantificable estos riesgos, lo que se puede conseguir mediante actividades promocionales, capacitación y facilitación de cambios en los comportamientos, todo ello basado en actividades culturalmente aceptables que no supongan una carga demasiado grande para los beneficiarios.
3. Llegar a todas las secciones de la población: Es necesario que los programas de promoción de la higiene sean llevados a la práctica con todos los grupos de la población por facilitadores que puedan tener acceso a diferentes grupos y que posean las habilidades precisas para trabajar con ellos (por ejemplo, en algunas culturas no es aceptable que las mujeres hablen con hombres desconocidos). Se deberán diseñar materiales con los que hacer llegar los mensajes a miembros de la población que sean analfabetos. Los materiales y métodos participativos que son culturalmente apropiados ofrecen útiles oportunidades para que los grupos planifiquen y vigilen sus propias mejoras en materia de higiene. Como guía aproximada, podemos decir que en el contexto de un campamento debería haber dos promotores o reclutadores de la comunidad por cada mil miembros de la población beneficiaria. Se puede ver información sobre temas de higiene en la norma 2 relativa a cuestiones no alimentarias, ver artículos no alimentarios, estándar 2.
4. Selección de los riesgos y comportamientos prioritarios en materia de higiene: Los objetivos de la promoción de la higiene y de las estrategias de comunicación sobre este tema deben quedar definidos, y las prioridades establecidas, con toda claridad. El conocimiento adquirido mediante la valoración de los riesgos en materia de higiene y de las tareas y responsabilidades de los diversos grupos se ha de usar para planificar la asistencia humanitaria y determinar las prioridades, para poder abordar las ideas falsas (por ejemplo, sobre la transmisión del VIH/sida) y para que el intercambio de información entre los interventores humanitarios y la población afectada sea apropiado y dicha información llegue a los beneficiarios previstos.
5. Gestión de instalaciones: Siempre que sea posible, constituye una buena práctica formar comités para asuntos relativos al agua o el saneamiento compuestos de representantes de los distintos grupos de usuarios, siendo mujeres el cincuenta por ciento de sus integrantes. El cometido de estos comités será administrar las instalaciones colectivas, como puntos de agua, letrinas públicas y áreas destinadas a lavarse y lavar la ropa, participar en las actividades de promoción de la higiene, y además actuar como un mecanismo para mantener la representatividad y promover la sostenibilidad.
6. Cargas excesivas: Es importante asegurarse de que a ningún grupo le son impuestas cargas excesivas en cuanto a responsabilidades de promoción de la higiene o gestión de instalaciones, y de que todos los grupos tienen una influencia y reciben unos beneficios equitativos (por ejemplo, en términos de capacitación). No todos los grupos, mujeres y hombres tienen las mismas necesidades e intereses, y se debe reconocer que la participación de las mujeres no ha de llevar a que no se encomienden responsabilidades a los hombres, o bien a otros grupos de la población.
Para mayor información por favor ver: www.sphereproject.org
Diciembre de 2007

Promoción de la Higiene y las Pandemias

de Gripe Aviar e Influenza
La gripe aviar y la amenaza de una pandemia de influenza son riesgos graves para la salud pública. Actualmente, la gripe aviar afecta tanto la vida como el medio de subsistencia de mucha gente en países que también experimentan emergencias de gran escala. También existe la preocupación de que la cepa A/H5N1 de gripe aviar que está circulando pueda dar lugar al próximo virus de la pandemia de influenza, lo que representaría una emergencia mundial. La Promoción de la Higiene desempeña un rol en el manejo de ambos problemas, ya que el mantenimiento de la higiene –tanto la higiene personal como la higiene de los alimentos– puede contribuir a reducir la diseminación de las enfermedades.
La OMS recomienda las siguientes precauciones para limitar la diseminación de la gripe aviar y la amenaza de una pandemia de influenza:
Los hábitos básicos para la buena salud que ayudan a reducir la diseminación del virus de la influenza en la vivienda incluyen:


  1. Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo o papel cuando se tose o se estornuda.




  1. Lavarse las manos a menudo, especialmente:

      1. antes, durante y después de preparar los alimentos

      2. antes de comer

      3. después de usar el baño

      4. después de manipular animales o sus desperdicios

      5. antes de alimentar a los bebés

      6. cuando las manos estén sucias, y

      7. más frecuentemente cuando alguien en la casa esté enfermo




  1. Evitar tocarse los ojos, nariz o boca. Las infecciones se diseminan frecuentemente cuando una persona toca algo que ha sido contaminado con gérmenes y luego se toca los ojos, nariz o boca.




  1. Las personas deben evitar el contacto con los pollos, patos u otras aves a menos que sea absolutamente necesario.




  1. Tomar todas las medidas de precaución para asegurar que las aves y sus productos se preparen adecuadamente y sean seguros de comer.


Para mayores detalles sobre el rol de la Promoción de la Higiene para limitar la diseminación de las pandemias de la gripe aviar y de la influenza véase:
Questions & Answers on potential transmission of avian influenza (H5N1) through water, Sanitation and Hygiene and ways to reduce the risks to human health [pdf 338kb] Abril 2007- (Preguntas y Respuestas sobre la transmisión potencial de la gripe aviar (H5N1) a través del agua, el saneamiento y la higiene, y las formas de reducir los riesgos para la salud humana [pdf 338kb], abril de 2007)
http://www.who.int/csr/disease/avian_influenza/guidelinestopics/en/index.html
Otros sitios web potencialmente útiles:


  1. UN Consolidated Action Plan on avian flu Nov 2006 (Plan de Acción Consolidado de la ONU sobre la gripe aviar, noviembre de 2006)

http://un-influenza.org/files/review_nov06_dec07.pdf


  1. Bird flu and the poor - CARE's approach 16 February 2006 (La gripe aviar y las personas pobres – el abordaje de CARE, 16 de abril de 2006)

http://www.careinternational.org.uk/Bird%20flu%20and%20the%20poor%20-%20CARE%27s%20approach+5548.twl


  1. Respuesta a la amenaza de una pandemia de gripe aviar – Medidas estratégicas recomendadas http://www.who.int/csr/resources/publications/influenza/WHO_CDS_CSR_GIP_05_8-SP.pdf




  1. Avian influenza frequently asked questions; (Preguntas frecuentes sobre la gripe aviar) revisado el 5 de diciembre de 2005.

http://www.who.int/csr/disease/avian_influenza/avian_faqs/en/

Diciembre de 2007

1   2   3   4

similar:

Recursos del Paquete de Orientación sobre Promoción de la Higiene para Facilitadores iconDifusión y manejo del paquete tecnológico

Recursos del Paquete de Orientación sobre Promoción de la Higiene para Facilitadores iconEstrategias de enseñanza para la promoción del aprendizaje significativo...

Recursos del Paquete de Orientación sobre Promoción de la Higiene para Facilitadores iconCompetencia: Toma de decisiones informadas para el cuidado del ambiente...

Recursos del Paquete de Orientación sobre Promoción de la Higiene para Facilitadores icon“ orientación sobre vih y sida en la educación básica”

Recursos del Paquete de Orientación sobre Promoción de la Higiene para Facilitadores iconTexto didactico de la asignatura estructura economica mundial y de...

Recursos del Paquete de Orientación sobre Promoción de la Higiene para Facilitadores iconLey marco para la promoción de la alimentación saludable para niñez y adolescencia

Recursos del Paquete de Orientación sobre Promoción de la Higiene para Facilitadores iconTema requisitos de Seguridad Higiene, Salud Ocupacional y Medio Ambiente...

Recursos del Paquete de Orientación sobre Promoción de la Higiene para Facilitadores iconCompetencia: Conocer de manera coherente el funcionamiento de los...

Recursos del Paquete de Orientación sobre Promoción de la Higiene para Facilitadores iconOriegenes y evaluacion histórica del desarrollo de la orientación en nuestro pais

Recursos del Paquete de Orientación sobre Promoción de la Higiene para Facilitadores iconOriegenes y evolucion histórica del desarrollo de la orientación en nuestro pais




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com