Programa del curso “horticultura protegida”




descargar 0.76 Mb.
títuloPrograma del curso “horticultura protegida”
página10/15
fecha de publicación25.01.2016
tamaño0.76 Mb.
tipoPrograma
b.se-todo.com > Documentos > Programa
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15

CULTIVO DEL TOMATE



Selección del cultivo

La selección del cultivar es un asunto complicado, incluye factores técnicos como el tipo de crecimiento: determinado o indeterminado, los días y la uniformidad de la floración, vida de anaquel, etc. Factores económicos, tales como el precio y la disponibilidad de la semilla y finalmente aunque no menos importante los gustos y preferencias del cliente que conforman la exigencia del mercado.
En el aspecto morfológico, destacan dos tipos de crecimiento: determinado, e indeterminado. Los cultivares determinados tiene un crecimiento limitado, que se extiende según las condiciones ambientales, esta va de 1 a 2 metros. Los segmentos sucesivos del eje principal soportan de forma progresiva un número inferior de hojas y terminan en una inflorescencia. Dando a la planta un aspecto arbustivo, de forma circular. Los cultivares indeterminados se caracterizan por que el crecimiento subsiguiente se forma a partir de la yema axilar de la ultima hoja, y así se repite de forma indefinida según lo permitan las condiciones ambientales, llegándose a encontrar plantas hasta de 10 m de alto. Esta ultima característica hace que los cultivares indeterminados sea la más apropiada para su uso bajo invernaderos pues con la ayuda de prácticas agronómicas como la poda se tiene un uso más eficaz del espacio.
Cultivares agronómicos de tomate disponibles en el mercado Mexicano.

Nombre

I/SD/D

H/PA

S/B

Resistencias/tolerancias

Compañia

Atila

I

H

S

VFFFrNSTmv

Harris Moran

HMX 9804

I

H

B

VFFT

Harris Moran

Juanita

I

PA

B

F1F2V1Tmv

Hazera seeds

Shirley

I

PA

B

VF2TmC4

Zeraim Gedera

Tequila

I

H

S

TmvVFIC3

Vilmorin

Zapata

I

H

B

TmvVF1F2

Western seeds

Eleonor

SD

H

B

VF1

Sun seeds

HA3026

SD

H

S

VFFT

Hazera seeds

Verónica

SD




S

VFFASSK

Sakata

Azteca

D

H

S




Petoseed

I Indeterminado; SD, Semideterminado; D, Determinado; H, Híbrido; PA, Polinización Abierta; S, Saladette; B, Bola.
Produccion de plantula.
Sustratos y contenedores

La producción de plántulas se debe hacer en charolas de poliestireno extendido por que son ligeras, baratas y de fácil transportación, preferentemente de 200 cavidades y como sustrato se puede usar Peat most, Phyto plant o Sun Shine. Estos tienen un tamaño de partículas adecuado para la producción de plántulas de hortalizas, además son estériles y están enriquecidas con nutrimentos. Generalmente un bulto de 3 pies cúbicos de sustrato es suficiente para llenar 40 charolas lo que equvale a producir 8,000 plántulas.

Manejo de la plántula.
Siembra

Se debe de colocar únicamente una semilla por cavidad a 0.5 cm de profundidad aproximadamente y cubrirse con una ligerísima capa del mismo sustrato. Antes de colocarlo en las charolas, éste se debe de humedecer a tal grado que permita moldear con un palillo fácilmente un agujero de las profundidad antes mencionada. Una vez sembrado debe aplicarse un riego por subirrigación , hasta que se empiece a vislumbrar el espejo de agua en la parte superior de la cavidad. Posteriormente, estas deben ser apiladas en grupos de 10 y cubiertas con polietileno negro en un sitio cerrado durante tres días para favorecer la germinación. Si en el sitio se alcanza una temperatura de 25 a 28 °C, la emergencia ocurrirá los tres días, de lo contrario se necesitará monitorear el momento en que aparezca la primera plántula sobre la superficie del sustrato para colocar de inmediato las charolas en el lugar donde crecerán las plántulas, de lo contrario la rápida etiolación de las plántulas provocará que se inserten en la cavidad de drenaje de la charola inmediata superior. Generalmente para lograr dicho cometido debe ser en el invernadero o en un lugar apropiado para ello.
Riegos

A partir de la emergencia, es necesario mantener la humedad aprovechable en el sustrato en 80 %, se consigue al humedecerlo hasta el punto en que no exista escurrimiento en la parte inferior de las charolas. Las aplicaciones de los riegos pueden hacerse con regaderas manuales o con un sistema de micro aspersores móviles con aguilón, el cual puede ser aprovechado para aplicar soluciones nutritivas. Es importante mantener la humedad relativa entre 70 y 80 % para favorecer el desarrollo de plántula. Una baja humedad relativa ocasiona mayor evapotranspiración que se traduce en una mayor demanda de agua y que obliga a realizar riegos con mayor frecuencia. Alta humedad relativa no solo causa una mayor evapotranspiración sino que también un alto riesgo de desarrollo de enfermedades fungosas como el damping-off.
Si no se cuenta con un sistema de microaspersión, de forma práctica se puede aplicar los riegos con regadera manual, uno por la mañana y otro por la tarde. Generalmente un riego realizado a mediodía en lugares donde se tiene temperaturas elevadas favorece también el desarrollo de enfermedades fungosas.

Sombreado

En la etapa de plántula se requiere de una intensidad luminosa de alrededor de 2 500 pies bujías. Por ello , en lugares o épocas del año con alta intensidad de radiación luminosa se pueden usar mallas sombras o cubiertas de agrivón para regularla, y por tanto es importante contar con un fotómetro para medir la intensidad luminosa.
Solución nutritiva y fertilización foliar

En la producción de plántula de jitomate se debe aplicar la solución nutritiva que se emplea para el desarrollo del cultivo diluida al 25 % y esta se debe aplicarse a partir de los 4 días después de la emergencia y continuar su aplicación con una frecuencia de tres días hasta que la plántula tenga 4 hojas verdaderas, momento en el cual esta lista para ser transplantada. Aunque la solución nutritiva contiene los macro y micro nutrimentos necesarios para el desarrollo de las plantas, ocasionalmente se pueden aplicar fertilizantes foliares comerciales cada 5 días a una dosis de 3 mm/l de agua, de alguno de los siguientes productos: Bayfolan forte, Greenzeet, Gro-green y Nitrofoska, entre otros.
Características de una planta

La plántula de Jitomate manejada a temperaturas de 22 a 24 °C y con 2 500 bujías por pie de luz, generalmente está lista para ser transplantada a los 30 ó 35 días después de la siembra. Aunque el indicador más eficiente para determinar el momento óptimo del transplante debe ser cuando éstas cuenten con 4 hojas verdaderas y, de preferencia, tallo debe estar ligeramente lignificado, lo cual se consigue disminuyendo de 80 a 60 % la cantidad de humedad aprovechable en el sustrato, en los últimos 5 días antes del transplante, lo que equivale a proporcionar un riego por día en lugar de dos. Además, es conveniente colocar una malla sombra del 30 % ó tela de agrivón sobre el lugar donde crecerán de las plantas después del transplante de tal manera que se consiga una intensidad de luz de 2 500 a 3000 bujías por pie con el fin de evitar un cambio brusco en la intensidad de luz que pudiese ocasionar, junto con una alta temperatura, marchitamientos de las plantas.
Establecimiento del cultivo
Sustratos.

En la hidroponia, el sustrato tiene como única función la de proporcionar un medio de anclaje para las plantas, por lo que se pueden utilizar sustratos tanto de origen orgánico, como inorgánico. Para ambos casos se debe de tomar en cuenta el tratar de hallar un equilibrio entre su costo y disponibilidad.
Una propiedad física importante del sustrato a elegir es la porosidad, misma que a su vez se encuentra determinada por el tamaño de la partícula. A mayor porosidad necesariamente implica un mayor número de riegos, aunque con menor frecuencia, y viceversa.
Inorgánicos.

De los sustratos inorgánicos se puede mencionar la grava, el tezontle, el tepojal, y la arena, tanto de río como de mina, y otros de importación como la agrolita. Es necesario aclarar que para el caso particular de la arena se debe tener cuidado de su origen ,ya que si es sedimentario, puede tener altos contenidos de calcio, aspecto a tomar en cuenta en la solución nutritiva. También existen sustratos de importación que ya vienen esterilizados, tienen el inconveniente de ser extremadamente caros.
El sustrato que ha dado mejor resultado en las zonas con cercanías minas de material ígneo es el tezontle, que es un material de origen volcánico de coloración rojiza que se emplea como cubierta en los caminos rurales, pero que puede ser utilizado en los sistemas hidropónicos ya que tiene características favorables como buena capacidad de retención de humedad, buena aireación , es inerte, estéril y económicamente accesible.
Orgánicos.

La fibra de coco, la cascarilla de arroz, la hoja de pino, y el aserrín son ejemplos claros de sustratos orgánicos, sin embargo, pueden tener el inconveniente de que en su proceso de descomposición puedan alterar aspectos básicos de la solución nutritiva, como el pH, CIC, o la adición de sustancias orgánicas dañinas como fenoles, que desprende la hoja de pino por ejemplo.
Mezclas de sustratos.

Los sustratos de manera individual al no reunir las características adecuadas se puede recurrir a las mezclas, sin embargo es necesario aclarar que no existen “recetas”; lo mejor es que en campo se analicen algunas características, como espacio poroso, velocidad de infiltración, densidad aparente, densidad real, etc. Y en base a estos resultados se tome una decisión.
El tezontle puede emplearse solo; sin embargo, esto ocasiona que la frecuencia de los riegos sea mayor, en contraste cuando es usado en mezclas. Una mezcla que ha dado excelentes resultados en la producción intensiva de jitomate en el sistema propuesto, es el uso del 50 % de tezontle fino (0.5 cm de diámetro, 25 % de suelo desinfectado y un 25 % de agrolita. Otra mezcla más cara que la anterior se hace con 25 % de tezontle, 25 % de agrolita, 25 % de suelo desinfectado, 25 % de turba.
El tamaño adecuado de partículas de tezontle para emplearse en la bolsa debe ser, en promedio, de 0.5 cm de diámetro. El material de estos diámetros se consigue directamente en las minas o en su defecto debe ser acribado para uniformizarlo.
Contenedores

Una primera condición, al igual con que el sustrato, es que el contenedor no interfiera en el balance nutrimental de la solución. Además, tenemos que definir si la solución nutritiva se recuperará creando un sistema cerrado o su contra parte, la no reincorporación de la solución.
Otro aspecto que determina el tipo de contenedor es el sistema de riego a emplear, por ejemplo, el de subirrigación, implica la utilización de contenedores masivos, generalmente más caros, pero a su vez son más durables(como los elaborados con láminas de asbesto o concreto) en cambio, pueden tenerse problemas con la longitud y la pendiente de la cama; en cambio el riego por goteo funciona bien con contenedores unitarios que son bolsas de polietileno, de color negro, por lo regular tratados contra rayos UV calibre 700, que pueden durar por lo menos 4 ciclos, las dimensiones son por lo general del 40 x 45 cm. En la base de las bolsas deben de hacerse 6 perforaciones de 0.5 cm de diámetro para que drene el exceso de agua o la solución nutritiva . La mayor ventaja de los contenedores unitarios es que en caso de presentarse alguna enfermedad transmisible por el agua, las plantas afectadas podrán aislarse y elminarse fácilmente sin perjudicar a las demás.
Transplante

Las plántulas, cuando cuentan ya con 4 hojas verdaderas se colocan en el centro de la maceta (bolsa con sustrato), en la cama, en el lugar predeterminado para su desarrollo, la densidad de 6 plantas por m2, se puede utilizar la distribución tres bolillo, que es la que ahorra más espacio.
Por otra parte, durante el transplante se debe tener especial cuidado de que las plántulas lleven el cepellón completo para evitar el rompimiento de raíces y posibles marchitamientos. Es conveniente presionar el sustrato después de que la plántula ha sido colocada en el lugar definitivo para favorecer el anclaje de la misma
Riegos y solución nutritiva

La solución nutritiva se prepara disolviendo los materiales que se encuentran en el cuadro en mil litros de agua siguiendo el mismo orden para disolverlos. Se debe de tener especial cuidado en el pH de la solución ya que esta debe estar de 5.5, si es ayor debe regularse a través de ácido sulfúrico medido con un pH-metro al inicio y al término de l preparación. Por ejemplo, si el pH del agua es de 7.3 se debe aplicar alrededor de 55 ml de ácido sulfúrico (98 % grado industrial) por cada mil litros de agua.
Cantidad de fertilizante para preparar mil litros de solución nutritiva para producir jitomate en invernadero.

Fuente

Cantidad (gramos)

Ac fosfórico 85 %

31 ml

Sulfato de potasio

1 000

Sulfato de magnesio

1 230

Nitrato de potasio

750

Nitrato de calcio

2 600

Sulfato ferroso

50

Sulfato de manganeso

5

Sulfato de zinc

2

Sulfato de cobre

2

Borax

10


Durante los primeros 30 días después del transplante es recomendable aplicar esta solución nutritiva diluida a una concentración del 50 %; durante los 40 días siguientes debe aumentarse al 75 %; en los 70 días siguientes, en los cuales aproximadamente se completa el ciclo de producción, se debe emplear la solución al 100 % y sólo en caso de que la planta se maneja más de 10 racimos en época invernal, es recomendable aplicar la solución a no más de 125 % de su concentración. En la estación de crecimiento más caliente también se puede emplear la solución al 75 %, pero incrementando la frecuencia de los riegos, para mantener en condiciones normales la absorción de agua y los nutrimentos.
Los riegos con solución nutritiva debe proporcionarse durante los primeros 30 días a razón de 0.4 litros por planta, lo cual se consigue con la aplicación de riegos de tres minutos de duración a las 10: 00, 13:00 y 16:00 horas del día, considerando que se emplearan goteros de 4 litros por hora. Al séptimo día (puede ser cada fin de semana) se aplican 0.5 litros de agua por planta con el propósito de disminuir el riesgo de acumulación de sales en el sustrato. En épocas o regiones calurosas es recomendable aplicar un riego más que los recomendados anteriormente.
En los siguientes 40 días del ciclo de cultivo , la cantidad de solución nutritiva debe incrementarse a 0.8 litros por maceta distribuidos en 4 riegos de tres minutos aproximadamente, o dar un riego adicional si la estación de crecimiento es muy calurosa. También es necesario incrementar a un litro por maceta la cantidad de agua simple que se aplica cada 7 días. En los siguientes 70 días debe aplicarse de 1.0 a 1.5 litros de solución por maceta; se aplican 1.5 en días con alta temperatura (30 °C) y alta intensidad de luz (6 000 a 7 000 bujías por pie); la cantidad de agua simple seria de 1.0 a 1.5 por maceta, tomando en cuenta el Criterio anterior.
Poda.

La poda tiene como objetivo tratar de acercar a la planta a un arquetipo apropiado., se pueden dividir en podas de tallos, de hojas, de frutos y despunte.
Poda de tallos. Para conducir las plantas a un sol tallo es necesario realizar la poda de brotes; estas son ramas potenciales que salen de la axila de cada una de las hojas del tallo principal. Actualmente se pueden dejar dos brotes que se constituirán en dos tallos, pero más de estos no es recomendable para un sistema intensivo.
Este tipo de poda consiste en eliminar los pequeños tallos o brotes conforme aparecen en el tallo principal. Como la eliminación de estos causa heridas en el tallo principal debe eliminarse cuando alcanzan una longitud máxima de 5 cm, ya que si se hacen cuando han alcanzado mayor tamaño se puede provocar a la planta mayor susceptibilidad al ataque de enfermedades y desequilibrio fisiológico que se manifiesta en enrrollamiento de hojas.
Para realizar esta practica es necesario utilizar alcohol metílico o hipoclorito de sodio al 5 % como desinfectante para el instrumental que se utilizará, en caso del hipoclorito de sodio es conveniente usar guantes ya que la poda es manual.
La poda en jitomate es una practica que favorece la propagación de enfermedades, por lo que se debe tener especial cuidado, desinfectarse las manos y los instrumentos usados después de podar cada planta. Por otra parte, para evitar el crecimiento excesivo de los brotes se debe hacer una supervisión estricta del cultivo y la eliminación de ellos cada tercer día.
Poda de hojas. De no realizarse esta practica se genera una alta humedad relativa en la parte inferior de las plantas que, por un lado es propicio para el desarrollo de enfermedades y por otro disminuye la penetración de luz que retarda la maduración de los frutos.
La poda de hojas consiste en eliminar hijas maduras y, en caso de ser necesario hojas que toda vía son fuente de fotosintatos. Esta práctica se inicia con la eliminación de las hojas más viejas y de preferencia deben ser de dos a tres las que se eliminaran, menos de esto, encarece la practica de eliminación de hojas y más de estas pueden provocar enrollamiento de las mismas considerándoseles como una poda severa. Esta practica se hace manualmente, sin embargo, cundo el vigor de lajas es excesivo se puede emplear navaja perfectamente desinfectada. Después de la poda no se debe dejar hojas o brotes en el área interior del invernadero para evitar la diseminación de enfermedades.
Poda de frutos. La producción de frutos en este sistema debe ser de alta calidad; es decir, sin daños mecánicos, coloración uniforme y si el mercado lo exige debe ser de tamaño mediano o grande. Para conseguir esta calidad se pueden eliminar uno o dos de los últimos frutos que aparecen en el racimo.
La eliminación de los frutos chicos puede hacerse manualmente o con tijeras en el momento que el primer fruto del racimo empieza a mostrar su coloración roja. Ocasionalmente, la poda de frutos chicos en los racimos también se justifica cuando existe manifestación de deficiencia de calcio en los frutos lo que disminuirá la competencia entre ellos y, por consecuencia por este nutrimento.

Poda de brote apical (despunte). Los materiales de crecimiento indeterminado tienen una yema vegetativa en la parte apical del tallo principal que permite el crecimiento continuo de la planta, por lo que si el sistema de tutoreo no permite la conducción de planta a más de 10 racimos es necesario eliminar la yema apical dejando dos o tres hojas arriba del último racimo floral.

Tutorado

Para las plantas que se conducen a un solo tallo es necesario ponerles tutores para esto se emplea alambre calibre 10 a lo largo de las camas a una altura de 2.5 m y a este alambre se sostiene a la planta con un hilo suave llamado ráfia, esto a partir de que las plantas tienen 6 hojas verdaderas , antes de que empiecen a doblarse. El nudo de ráfia no debe ser corredizo para evitar el estrangulamiento de la planta. Una vez que las plantas son amarradas, la ráfia debe quedar sujetada al alambre con un nudo fácil de soltar.
En la medida que la planta crece, debe ser guiada colocando la rafia en espiral sobre el tallo a cada tres hojas de este.
Requerimientos térmicos

La planta de tomate requiere de un clima caluroso, por que temperaturas del aire de 10°C o menores, retrazarán la germinación de la semilla, inhiben el desarrollo vegetativo, reducen el cuajado del fruto y deterioran la maduración del fruto. La planta de tomate no tolera las heladas. Altas temperaturas de aire, de alrededor de los 35°C, reduce el cuajado del fruto e inhibe el desarrollo normal de la pigmentacion del mismo. El rango optimo de la temperatura del aire para el desarrollo normal tanto de la planta como del fruto esta entre los 18.5C y 26.5°C. En el día con rangos de 21-29.5C y 18.5-21°C en la noche. La temperatura mínima biológica es de 10.5; por debajo dela cual el crecimiento es insignificante, mientras que la temperatura optima es de 21-24°C, la mínima de 18.5°C y la máxima de 26.5°C.
Aunque la temperatura del aire es critica para el crecimiento vigoroso de la planta, la de la hoja puede ser mas importante, factor que puede ser controlado en invernaderos, siendo el rango optimo de 20-22°C (Jones, 2000).
Requerimientos térmicos de la planta del tomate.

REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS

Temperaturas críticas

Punto de congelación

Crecimiento cero

Mínima para desarrollo

Crecimiento óptimo

Máxima para desarrollo

-2°C

10 a 12°C

15 a 17°C

20 a 24°C

30°C

Temperatura del suelo

Mínima

Óptima

Máxima

12°C

20 a 24°C

34°C

Germinación

Temperatura mínima

Temperatura óptima

Temperatura máxima

10°C

25 a 30°C

35°C

Floración

Temperatura del diurna

Temperatura nocturna

23 a 26°C

15 A 18°C

Maduración

Temperatura óptima

25 a 30°C

1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   15

similar:

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma Código curso: m-7 Nombre del curso: Bioquímica

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma del curso

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma del curso parte II

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma del curso de filosofíA

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma del curso de fisiopatologíA

Programa del curso “horticultura protegida” iconEstudio previo justificativo para la modificación de la declaratoria del área natural protegida

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma del curso de sociología general

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma educativo del curso de pastoreo y biodiversidad

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma del curso de formación profesional evolucion

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma del curso: microbiologíA, inmunología y parasitologíA




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com