Programa del curso “horticultura protegida”




descargar 0.76 Mb.
títuloPrograma del curso “horticultura protegida”
página9/15
fecha de publicación25.01.2016
tamaño0.76 Mb.
tipoPrograma
b.se-todo.com > Documentos > Programa
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   15

SOLUCIONES NUTRITIVAS



Generalidades

La solución nutritiva se define como el conjunto de elementos nutritivos requeridos por las plantas, disueltos en agua.
Mediante el análisis químico de un buen número de plantas se han detectado alrededor de 60 diferentes elementos; sin embargo, la presencia de la mayoría de ellos es muy probable que esten como contaminantes en las pruebas.
Se ha probado que los siguientes elementos son esenciales para el crecimiento y desarrollo de las plantas; carbonno, hidrógeno, oxígeno, nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, azufre, magnesio, fierro, manganeso, boro, cobre, zinc y molibdeno. Existen evidencias de que el aluminio, el cloro, el galio y el silicio tienen marcada importancia en el crecimiento de ciertas especies vegetales.
Bajo un sistema de cultivo hidropónico, con excepción del carbono, oxígeno e hidrógeno, todos los elementos esenciales son suministrados a través de una solución nutritiva y en forma asimilable por las raíces de las plantas, por lo tanto se considera un prerrequisito la solubilidad de los iones esenciales en el agua.
El nitrógeno, el potasio, el fósforo, el calcio, el azufre y el magnesio, denominados comúnmente como macroelementos, se añaden al agua usando, casi siempre como fuente, fertilizantes comerciales. Los otros elementos: fierro, manganeso, boro, cobre, zinc y molibdeno (denominados microelementos) van a menudo incluidos como impurezas en el agua y en los fertilizantes que proporcionan los macroelementos, ya excepción del fierro (que debe añadirse casi siempre regularmente a la solución), sólo se añaden a la solución cuando existe necesidad.
Después de varios años de investigación, se ha llegado a concluir que no existe una solución teórica ideal para un cultivo en particular y que la concentración óptima de elementos nutritivos para una especie vegetal en particular depende de un conjunto de factores, entre los que destacan: la parte de la planta que se va a cosechar (raíz, tallo, hoja, flor, fruto o semilla), la estación del año, el clima, la calidad del agua y el estado de desarrollo de la planta.
Es conviene mencionar ahora que la cantidad de sales disueltas en la solución nutritiva, para lograr un crecimiento vegetal satisfactorio, expresada en forma de presión osmótica, es del orden de 0.5 a 2.0 atmósferas. Las cantidades de cada elemento y las proporciones entre éstas deben regularse adecuadamente, pero por fortuna, en la práctica existe un rango considerable de variación. El pH de la solución deberá ajustarse de acuerdo a las necesidades de la especie a cultivar; la mayoría de las plantas se desarrollan con un pH de 5.0 a 6.5.
Al hacer los cálculos para elaborar la solución nutritiva debe tomarse muy en cuenta la cantidad y el tipo de iones que el agua tiene ya disueltos de acuerdo a su origen. Por ejemplo, si se usa agua de río para hacer la solución, es probable que contenga considerables cantidades de calcio y/o magnesio, mismos que deben descartarse de los fertilizantes que se están usando como fuente de estos elementos.
Si la cantidad o bien la concentración de un elemento, o también las proporciones entre elementos no son adecuadas, se presentarán síntomas de deficiencia o de exceso en las plantas, mismos que bajo cultivo en hidroponia pueden ser fácilmente corregidos adecuando las cantidades o las proporciones a las que el cultivo demande.
Fuentes

Las fuentes más comunes y baratas de los elementos esenciales son los fertilizantes comerciales. Sólo cuando se hacen trabajos de nutrición vegetal o como fuente de algunos micronutrimentos es que se justifica el uso de los reactivos analíticos que, por su elevado precio, no se recomiendan en la hidroponia comercial o a nivel de huerto familiar. Algunos fertilizantes proporcionan dos o inclusive más nutrientes, lo cual facilita la elaboración de la solución y reduce su precio.
A continuación se mencionan y discuten muy brevemente las principales fuentes de cada uno de los elementos nutrientes que forman parte de una solución nutritiva para la hidroponia.
NITRÓGENO

El nitrógeno es absorbido por las plantas casi exclusivamente en forma de nitrato (NO3)- y en forma de amonio (NH4)+, soluble en agua.
En hidroponia la mayoría del nitrógeno se proporciona con base en nitratos. El amonio, en la mayoría de los casos, sólo se usa como fuente suplementaria, ya que elevadas concentraciones de este ion pueden causar daños fisiológicos a la planta. Las principales fuentes de nitrógeno son:
Nitrato de potasio: aunque es una fuente muy satisfactoria de nitrógeno, en México es difícil y caro conseguirlo en pequeñas cantidades. conseguido por tonelada es lo más recomendable en instalaciones grandes, ya que además de proporcionar una buena parte del nitrógeno en forma de nitrato puede proporcionar la totalidad del potasio requerido.
Nitrato de calcio: en México sólo puede conseguirse como reactivo analítico, lo cual hace imposible su uso a escala comercial. Es una fuente satisfactoria de nitrógeno y calcio soluble. Debe almacenarse en un lugar seco ya que es muy higroscópico.
Nitrato de sodio: también conocido como nitrato de Chile. Es una buena fuente de nitrógeno, pero se debe tomar en cuenta que el sodio que entra en la solución sólo va a incrementar el contenido de sales sin contribuir a la alimentación vegetal.
Nitrato de amonio: contiene iones tanto de nitrato como de amonio, pero, como la proporción de este último es elevada, no se recomienda su uso como fuente exclusiva de nitrógeno. En México es muy fácil de conseguir y además a bajo precio. En Alpuyeca, Mor. se ha usado como única fuente de nitrógeno para varias especies de cultivo y los resultados han sido satisfactorios.

Sulfato de amonio: Es muy barato y fácil de conseguir en México. Puede de proporcionar la cantidad necesaria de amonio en la solución. contribuye a acidificar la solución y proporciona también parte del azufre necesario.
Fosfato monoamónico ( 11-48-0) y fosfato diamónico ( 18-46-0) : aunque se utilizan como fuente de fósforo son un buen complemento de nitrógeno en forma amoniacal.

Urea: se utiliza como fuente de nitrógeno principalmente en la producción intensiva de forraje en hidroponia.
FOSFORO

La forma en que el fósforo es asimilable por las plantas es como ion fosfato (PO4 )=. Dentro de las principales fuentes de fostato soluble se tienen:
Superfosfato de calcio simple: es de las fuentes más usadas de fósforo, ya que además de ser barato y fácil de conseguir contiene calcio, azufre y varios microelementos como impurezas. Es difícil de disolver.
Superfosfato de calcio triple: contiene menos calcio e impurezas pero más fósforo que el superfosfato simple; su precio es un poco más elevado y también es difícil de disolver.
Fosfato de amonio y fósforo diamónico: son más fáciles de disolver que los anteriores, proporcionan también nitrógeno amoniacal.
Ácido fosfórico: se utiliza con relativa frecuencia, en forma de solución débil, añadiendo a su vez una pequeña cantidad de hidróxido de sodio para corregir la excesiva acidez. Normalmente es una fuente suplementaria de fósforo, utilizada para regular el pH, en vez del ácido sulfúrico.
POTASIO

Nitrato de potasio: como ya se mencionó, además de proporcionar el potasio necesario es fuente también de una buena parte del nitrógeno.
Sulfato de potasio: es más barato y fácil de conseguir en México que el anterior; proporciona también azufre.
Cloruro de potasio: se puede usar, pero hay que tener muy en cuenta que eleva el contenido de cloro en la solución pudiendo incluso ocasionar toxicidad en las plantas.

CALCIO

Las principales fuentes de calcio son:

Nitrato de calcio: muy soluble, pero no se consigue en México como fertilizante comercial.
Superfosfato (simple y triple): proporciona una buena cantidad del calcio necesario, pero es difícil de diluir.
Sulfato de calcio (yeso): aunque es difícil de diluir, es barato y fácil de conseguir .

Cloruro de calcio: aunque es muy soluble, debe tomarse en cuenta que eleva el contenido de cloro en la solución, el cual en altas concentraciones puede ocasionar toxicidad en las plantas, por ello se recomienda su uso pero con precaución.
AZUFRE

Normalmente el azufre es utilizado por las plantas en forma de sulfatos (SO4)= ; como las plantas tienen limites de tolerancia muy amplios para el azufre, éste casi nunca se contabiliza al hacer la solución nutritiva, pues se considera que siempre queda dentro de los limites adecuados. Sus principales fuentes son:
Sulfato de amonio.

Sulfato de potasio

Superfosfato

Sulfato de magnesio (sal de epsom). Además de azufre proporciona el magnesio necesario.

Sulfato de calcio (yeso)
MAGNESIO

Son dos las principales fuentes de este elemento:

Sulfato de magnesio (sal de epsom) : este fertilizante es el que se usa casi exclusivamente como fuente de magnesio en hidroponia, debido a su solubilidad, bajo costo y accesibilidad.
Sulfato de magnesio (anhidro): es más caro y difícil de conseguir en el mercado que el anterior.
FIERRO. Existen tres fuentes principales:

Sulfato ferroso: para disolver bien el pH de la solución deberá ser menor de seis. Es la fuente más barata de fierro.
Cloruro férrico: es más caro y difícil de conseguir que el primero.
Quelatos: proporcionan fierro asimilable por periodos de tiempos más largos que el sulfato ferroso y previenen la precipitación del fósforo. Su precio es elevado.

Otras fuentes de fierro son las sales orgánicas solubles como el citrato ferroso, y el critrato ferroso.
MANGANESO

El manganeso, en la solución nutritiva, es proporcionado como sulfato, cloruro o quelatos de manganeso.
BORO

Se asimila como borato (BO3)- y sus principales fuentes son el ácido bórico y el borax (tetraborato de sodio).
COBRE

Sus principales fuentes son el sulfato y el cloruro de cobre.
Cálculos

La concentración de cada uno de los elementos en la solución se puede expresar de varias maneras, pero son tres las que más se usan en hidroponia.
Solución molar: es la que resulta de disolverle peso molecular, expresado en gramos (mol) en una sustancia de agua hasta completar un litro de solución. El peso molecular se obtienen sumando los pesos atómicos de cada uno de los átomos que intervienen en una molécula de la sustancia considerada.
Formula: NH4NO3

Suma de pesos atómicos:

Nitrógeno (2 átomos) =14 X 2 = 28

Hidrógeno (4 átomos) = 1 X 4 = 4

Oxígeno (3 átomos) = 16 X 3 = 48

Peso molecular = 80
El peso molecular es 80, por tanto una solución molar de nitrato de amonio será aquella que contenga 80 gramos de esta sal, disueltos en un litro de solución. En hidroponía las concentraciones generalmente no son tan fuertes y se expresan siempre en milimoles (mM).
Solución normal. Se obtiene disolviendo el peso equivalente de una susutancia de agua hasta completar un litro de solución. El peso equivalente se calcula dividiendo el peso molecular de la sustancia entre la valencia de su catión.
Por ejemplo si se quiere hacer una solución normal de nitrato de calcio, los cálculos pueden hacerse como sigue:
Formula Ca(NO3)2

Calcio (1 átomo) = 40 x 1 = 40

Nitrógeno(2 atomos) = 14 x 2 = 28

Oxígeno (6 átomos) = 16 x 6 = 96

Peso molecular = 164
Peso equivalente = peso molecular

Valencia del catión

Peso equivalente= 164________

2 (valencias del calcio)
Peso equivalente =82
ó sea que para hacer una solución normal de nitrato de calcio se requiere disolver 82 gramos de esta sustancia en agua hasta formar un litro de solución.
En hidroponia las concentraciones son, por regla general mucho más débiles y se expresan en mili equivalentes (me) que representan la milésima parte del peso equivalente.

Partes por millón (ppm);Si un gramo de una sustancia está presente en un millón de gramos de la solución, se tiene una concentración de una parte por millón de dicha sustancia. Términos equivalente son, gramos por mil litros y miligramos por litro; así, si se disuelven 100 gramos de nitrato de potasio en 1000 litros de solución, resulta una solución de 100 ppm de nitrato de potasio.
En hidroponia generalmente se expresan los elementos radicales disueltos en la solución en partes por millón. Por ejemplo, en vez de mencionar que una solución tiene una concentración de 100 ppm de KNO3 se puede decir que tiene 56 ppm de NO3 o 12.7 ppm de nitrógeno.
Aunque este método está indirectamente relacionado con el de la molaridad, está dado en unidades métricas y por lo tanto es más fácil de contabilizar. Este es el método más fácil de entender y, en consecuencia, el que más frecuentemente se utilizará en este libro para expresar la concentración y las proporciones de los diferentes elementos nutritivos en las soluciones usadas en hidroponia.
Una vez que se cuenta con los datos necesarios para poder calcular la concentración de una sustancia o de un elemento en una solución nutritiva, la pregunta que surge es la siguiente: ¿cuál es la concentración más adecuada de cada elemento en la solución para que las plantas cuenten con una nutrición óptima?
Después de años de investigación se ha establecido que, al menos en teoría, no existe una solución ideal para una especie en particular y que la concentración óptima de cada elemento para un cultivo específico depende de un conjunto de factores (ambientales, genéticos, morfológicos, etc.). Esta situación ha dado lugar a que la literatura reporte cientos de fórmulas nutritivas diferentes, cada una de las cuales sirve para 'uno o varios cultivos y para una o más condiciones diferentes de medio.
Aunque no se debe olvidar que las concentraciones de los elementos en la solución nutritiva cambian en función de muchos factores tales como la estación del año, la edad y el tipo de planta, la parte de la planta que se recolecta y la luminosidad. Se considera que, en términos generales, existe una concentración mínima, una óptima y una máxima de cada uno de los elementos esenciales para asegurar el crecimiento satisfactorio de cualquier vegetal.
Basándose en los datos de los cuadros anteriores puede obtenerse un gran número de soluciones nutritivas diferentes. Ahora sólo falta saber qué cantidades de fertilizantes se requieren para preparar una solución dadas las concentraciones de cada elemento. Para calcularlo se puede proceder como en el siguiente ejemplo:
Se requiere calcular la cantidad de cada fertilizante para preparar 200 litros de solución nutritiva de acuerdo a las concentraciones siguientes:
1. Se escribe la formula. En este caso KNO3.

2. Se obtiene su peso molecular. 101

3. En el caso de que el fertilizante aporte dos nutrimentos diferentes, el cálculo se hace sobre el elemento que primero limite la cantidad de fertilizante., Generalmente es el elemento que más ppm aporta por gramo de fertilizante. En este caso particular el elemento que primero limita la cantidad de KNO3 es el potasio que tiene un peso atómico de 39 contra sólo 14 del nitrógeno, o sea que en cada 101 gramos de KNO3 disueltos en 1000 litros de agua se están aportando 39 ppm de potasio y 14 de nitrógeno, es decir, la relación N:K es de 1:2.8 .Por esta razón se calcula primero el potasio en vez del nitrógeno.
4. Se determina qué porcentaje del elemento a calcular existe en relación al peso molecular del fertilizante.

% del elemento = Peso atómico (100)

Peso molecular

% de K = 39 (100)

101
% de K = 38.6

5. De este porcentaje, por medio de una proporción, se calcula la cantidad de fertilizante requerido para dar la concentración dada del elemento. En este caso se busca la cantidad de KNO3 necesaria para hacer una solución de 300 ppm de potasio en 200 litros de agua. Concentración de fertilizante

= Concentración deseada del elemento ( 100)

Porcentaje del elemento

= Concentración de KNO3 = 300 (100)

38.6
Concentración de KNO3 = 777 ppm

777 ppm equivalen a una cantidad de 777 gr en 1000 litros de agua, por tanto para 2000 litros será:
777: 1000: X :200
x = 155 grs
Es decir, se necesitan 155 gramos de KNO3 para proporcionar las 300 pp de potasio en 200 litros de agua.
6. Si el fertilizante incluye otro elemento esencial para la nutrición vegetal, se calcula la cantidad ya añadida de dicho elemento. En el ejemplo, el KNO3 además de proporcionar las 300 ppm de potasio. Proporciona una cantidad importante de nitrógeno que es necesario contabilizar. Este cálculo se realiza mediante una sencilla proporción de acuerdo a la relación N:K. La relación N:K es de 1:2.8 entonces:

1:2.8:X:300

x= 107 ppm

Es decir, que 155 gramos de KNO3 disueltos en 200 litros de agua, ademas de proporcionar 300 ppm de potasio, suministran 107 ppm de nitrógeno.

Como la concentración deseada de nitrógeno en et ejemplo es de 200 ppm, faltarían por suministrarse la diferencia entre 200 ppm requeridas y 107 ppm ya aportadas, es decir, 93 ppm. Por ello se tiene que recurrir, como una fuente adicional, a otro fertilizante nitrogenado. Una vez escogida esta fuente (supóngase nitrato de amonio) se procede como en el caso anterior:
Formula: NH4NO3

Peso molecular: 80

Elemento que limita la cantidad de fertilizante. En este caso sólo existe nitrógeno, es decir, no existe otro elemento a contabilizar en la solución.

Porcentaje del elemento en relación al peso molecular.
% de N = 28 (100)

80

% de N = 85
Como la molécula de Nitrato de Amonio posee dos átomos de nitrógeno se tomó como numerador a la suma de los pésos atómicos de esos dos átomos (14+14)= 28
Cantidad de fertilizante requerido.

Concentración de NH4NO3 = 93 (100)

35
Concentración de NH4NO3 =266 ppm
O sea, se requiere disolver 266 gr de NH4NO3 a los 200 litros de la solución que se estpa elaborando para obtener las 93 ppm de nitrógeno faltantes.
Dado que este fertilizante no aporta otro elemento no se hace este paso.
Hasta ahora sea ha calculado el nitrógeno y el potasio. El siguiente elemento a calcular será el fósforo, cuya fuente podría ser, por ejemplo, el superfosfato simple.
Formula Ca(H2PO4). H2O

Peso molecular 750

El elemento que limita la cantidad de fertilizante. En este caso es el fósforo. Ya que aunque en la relación p:Ca es de 1:3.8, en el ejemplo sólo se requieren 60 ppm de fósforo contra las 300 ppm de Ca.

Porcentaje de elemento en relación al peso molecular.

Cantidad de fertilizante requerido.

Concentración de superfosfato = 60 (100)

7
Concentración de superfosfato = 857 ppm.

En decir, se requieren 857 gramos de superfosfato simple en 100 litros de agua para hacer una solución de 60 ppm de fósforo. Como la solución que se está elaborando tiene un volumen de 200 litros, entonces:
X = 171.4 gr
Por lo tanto, se requieren 171.4 gramos de superfosfato simple en la solución de 200 litros para aportar 60 ppm de fósforo.
Cálculo del otro elemento aportado por el fertilizante. En este caso se debe calcular cuanto calcio se suministró a la solución al añadir a la misma las 60 ppm de fósforo. Como la relación P:K es de 1:3.8 se tiene que
X = 228 ppm
O sea, que 171.4 gramos de superfosfato simple aportan 600 ppm de fósforo y 228 de calcio requerido.
Dado que se requieren 300 ppm de calcio es necesario suministrar otras 72 ppm de alguna otra fuente, pro ejemplo el sulfato de calcio.
Fórmula de CaSO4.2H2O

Peso molecular 172

Elemento que limita la cantidad de fertilizante. En estye caso, como ya se mencionó el azufre no se contabiliza, por lo que sólo se toma en cuenta el cacio.

Porcentaje del elemento en relación al peso molecular.

% de Ca=23%

Cantidad ded fertilizante requerido.

Concentración de CaSO4.2H2O = 72 (100)

23
Concentración de CaSO4.2H2O =313 ppm
O sea, 313 gr de sulfato de calcio en 100 litros de agua proporcionan 72 ppm de calcio. Para obtener la misma concentración en lo 200 litros de solución se tiene que:
X= 62.6 gr.
Se requieren 62.6 gramos de yeso en los 200 litros de agua de la solución para obtener las 72 ppm de calcio faltantes.
Hasta aquí se ha efectuado el calculo de 4 elementos, para los demás nutrientes el cálculo se efectúa de la misma forma.

Se debe mencionar, por ultimo, que para el calculo de la cantidad de fertilizantes requerida para preparar una solución dada se ha procedido considerando una pureza del 100%. Sin embargo, para los casos en que no lo sean, habra de considerar su índice de pureza para ajustar los cálculos.

Método para preparar soluciones nutritivas

Son tres lo métodos que más se usan para la preparación de soluciones nutritivas en hidroponía: método de la solución madre, método normal y método de la adición de fertilizantes mezclados en seco.
Método de las soluciones madre.
Se utiliza en trabajos experimentales donde se labora con distintas concetraciones en las soluciones y/o varios cultivos a la vez. También se utiliza para preparar soluciones madre de microelementos, ya que como estos microelementos son requeridos en pequeñas cantidades, su pesado y preparación presenta ciertos problemas practicos. Generalmente se elaboran dos soluciones madre de microelementos, una de fierro y otra que contenga el resto de los (microelementos). En general, la alta solubilidad de las sustancias que proporcionan los microelementos esenciales permite la preparación de soluciones muy con- centradas; por ejemplo, un abastecimiento completo de micronutrimentos para 10,000 litros de solución se puede disolver en uno a dos litros de agua. Una manera práctica de preparar soluciones madre de micronutrimentos consiste en elaborarlas diez veces más concentradas, es decir, pesar diez veces más la cantidad requerida de la sal para proporcionar la concentración recomendada del micronutrimento y disolverla, por ejemplo, en dos a cinco litros de agua. En el siguiente cuadro se indica como preparar una solución madre de micronutrimentos sin necesidad de entrar en complicados cálculos. Para la mayoría de los macroelementos se pueden hacer soluciones madre hasta 0.5 molares; sin embargo, con sustancias poco solubles como los superfosfatos o el sulfato de calcio sólo pueden prepararse soluciones con concentraciones 0.1 molar como máximo.
No es conveniente hacer soluciones muy concentradas de dos o más fertilizantes juntos ya que se propician reacciones químicas que pueden afectar el balance de los cationes y aniones en la solución y dar lugar a la formación de precipitados insolubles. Antes de añadir las soluciones madre al agua en que se va a elaborar la solución final, se debe calcular la cantidad requerida de cada una de ellas para lograr la concentración deseada de cada uno de los nutrimentos. También hay que asegurarse de que, al menos el 80% del agua se encuentre en el depósito donde va a elaborarse la solución final. Después se van añadiendo las cantidades necesarias de cada una de las soluciones madre agitando regularmente junto con cada adición y antes de añadir la siguiente.
Método normal
En este método, mucho menos elaborado que el anterior, los fertilizantes en seco se van añadiendo uno a uno al agua y en las cantidades adecuadas para formar la solución nutritiva. Este es el método más usado para hacer la solución de macronutrimentos; sin embargo, en instalaciones comerciales grandes se usa también este método para añadir elementos menores a la solución. Después de haber determinado la cantidad de cada fertilizante para proporcionar las concentraciones deseadas de cada uno de los elementos nutritivos, se procede a añadirlos separadamente en el agua del depósito. Cada uno se va añadiendo poco a poco y agitando el agua constantemente para asegurar una completa disolución. La técnica exacta de disolución depende del tamaño y características físicas de la unidad de producción. Si se requiere preparar un volumen de solución muy grande se debe contar con un agitador mecánico, o bien hacer que la bomba misma agite la solución.
Cuando menos, el 50% del volumen total de agua deberá estar presente al elaborar la solución; el resto del agua se añadirá después de haber diluido los fertilizantes. Schwarz 1975 indica los siguientes pasos para elaborar una solución nutritiva de este tipo:
Pesar los fertilizantes

Llenar el depósito de la solución

Se ajusta el pH del agua ya sea con ácido sulfúrico o con hidróxido de potasio

Se espolvorea el superfosfato y/o yeso en la superficie del agua

Se agita la solución por un minuto

Se añaden los otros macroelementos

Se repite la agitación de la solución con cada adición

Se ajusta el pH

Se añaden los microelementos (previamente disueltos en solución madre)

Se agita la solución por última vez
Método de la adición de los fertilizantes mezclados en seco

En este método, todos los fertilizantes que intervierlen en la solución (o más comúnmente los macroelementos) se revuelven un seco hasta lograr una mezcla homogénea y, posteriormente, se disuelven en el volumen total del agua necesaria para preparar la solución. El peligro de disolver la mezcla con poca agua es que al producirse una alta concentración de sales se puede ocasionar la precipitación de los iones fosfato en compuestos insolubles. Es conveniente preparar varias veces la cantidad necesaria de fertilizantes para hacer soluciones de este tipo. Por ejemplo, supóngase que la solución a preparar es de 1 000 litros; una vez calculada la cantidad necesaria de cada fertilizante para proveer la cantidad deseada de cada elemento nutritivo, se pesa 10 veces esa cantidad de cada fertilizante, se mezclan uniformemente en seco y se puede preparar 10 veces una solución nutritiva de 1 000 litros. Para utilizar este método es imprescindible no utilizar sales higroscópicas, ya que al absorber humedad de la atmósfera, además, de ganar peso, hacen que la mezcla adquiera una consistencia masosa y pegajosa.

Control técnico de las soluciones nutritivas
Como ya se mencionó, las plantas crecen razonablemente bien dentro de rangos más o menos amplios de variación con respecto a los elementos esenciales. Sin embargo, para asegurar resultados satisfactorios, se hace necesario el controlar ciertos factores técnicos relacionados con las soluciones nutritivas. De entre los factores que se deben tomar en cuenta cabe discutir, aunque sea muy brevemente, los siguientes: calidad del agua, pH de la solución, control del volumen de la solución y balance de los elementos nutritivos.
Calidad del agua

El agua para el cultivo hidropónico puede obtenerse de varias fuentes: lluvia, ríos, corrientes subterráneas, lagos, pozos, agua de mar destilada, etc. Aparte del agua de lluvia, o del agua destilada, todas las fuentes naturales contienen cantidades variables de sales en solución, y si se van a usar en hidroponia deben ser sometidas a un análisis químico (sobre todo a nivel comercial o experimental) con el objeto de detectar y evitar posibles problemas nutricionales. Si los sólidos totales presentes en el agua sobrepasan las 3000 ppm, ésta no se debe usar en hidroponia a menos que un experimento demuestre lo contrario. Con menos de 3000 ppm de sólidos totales, el agua puede usarse en hidroponia si se toman en cuenta los siguientes detalles:

-Que el agua no tenga un contenido superior a 500 ppm (de preferencia que no sobrepase las 250 ppm).
-Que el agua puede resultar "dura", es decir, con altos contenidos de calcio y/o magnesio y que se debe corregir la solución en consecuencia. Por ejemplo, si el análisis químico indica que el agua posee 100 ppm, de calcio y 50 ppm de magnesio y la solución nutriente demanda respectivamente 300 y 50 ppm, sólo será necesario añadirle, mediante algún fertilizante, 200 ppm de calcio ya que el agua está aportando todo el magnesio necesario. También debe tomarse muy en cuenta, cuando se recircula la solución, que al restituir el agua perdida por evapotranspiración también se están agregando estas sales, por lo que su concentración tiende a elevarse continuamente.
-Que en casos excepcionales, se pueden presentar metales pesados, sulfuro, o cloro libre en cantidades tóxicas para las plantas. En resumen, cuando se pretende iniciar una instalación hidropónica comercial (y después periódicamente) se debe hacer un análisis químico del agua que se vaya a usar como fuente, que contemple cuando menos:

- Sólidos totales

- Cloruros, si los sólidos totales exceden a 500 ppm.

- Dureza; si es alta debe analizarse para calcio y magnesio. Metales pesados, sulfuros y cloro libre sólo cuando se sospeche.


1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   15

similar:

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma Código curso: m-7 Nombre del curso: Bioquímica

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma del curso

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma del curso parte II

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma del curso de filosofíA

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma del curso de fisiopatologíA

Programa del curso “horticultura protegida” iconEstudio previo justificativo para la modificación de la declaratoria del área natural protegida

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma del curso de sociología general

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma educativo del curso de pastoreo y biodiversidad

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma del curso de formación profesional evolucion

Programa del curso “horticultura protegida” iconPrograma del curso: microbiologíA, inmunología y parasitologíA




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com