En el Chicago distópico de Beatrice Prior, la sociedad está dividida en cinco facciones, cada una de ellas dedicada a cultivar una virtud concreta: Verdad los




descargar 1.04 Mb.
títuloEn el Chicago distópico de Beatrice Prior, la sociedad está dividida en cinco facciones, cada una de ellas dedicada a cultivar una virtud concreta: Verdad los
página36/38
fecha de publicación28.01.2016
tamaño1.04 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   30   31   32   33   34   35   36   37   38

Golpeo la puerta dos veces, después tres veces y después seis veces, como me explicó mi madre.

Me seco las lágrimas, es la primera vez que veré a mi padre desde que lo abandoné, y no quiero que me vea medio desmayada y sollozando.

La puerta se abre y Caleb aparece en el umbral. Verlo me deja aturdida. Se me queda mirando unos segundos y, acto seguido, me rodea con sus brazos y una de sus manos me presiona la herida del hombro. Me muerdo el labio para no gritar de dolor, pero se me escapa un gruñido, así que Caleb retrocede.

—Beatrice, Dios mío, ¿te han disparado?

—Vamos dentro —respondo débilmente.

Él se pasa el pulgar por los ojos para secarlos, y la puerta se cierra detrás de nosotros.

La habitación apenas está iluminada, pero veo rostros familiares, antiguos vecinos y compañeros de clase, y también los colegas de mi padre. Mi padre, que me mira como si me hubiese salido una segunda cabeza. Marcus. Verlo me duele, pienso en Tobias…

No, no voy a hacer eso, no voy a pensar en él.

—¿Cómo has sabido que estábamos aquí? —pregunta Caleb—. ¿Te encontró mamá?

Asiento con la cabeza; tampoco quiero pensar en mamá.

—El hombro —digo.

Una vez a salvo, la adrenalina que me ayudaba a avanzar desaparece y el dolor empeora. Caigo de rodillas. Tengo la ropa chorreando, y veo que el agua forma un charco en el suelo de cemento. Un sollozo desesperado lucha por escapar de mi garganta, pero lo reprimo.

Una mujer llamada Tessa, que vivía en nuestra calle, saca un camastro. Estaba casada con un miembro del consejo, aunque no lo veo; seguramente estará muerto.

Otra persona pasa una lámpara de una esquina a la otra para que tengamos luz. Caleb saca un botiquín de primeros auxilios y Susan me trae una botella de agua. No hay mejor sitio en el que pedir ayuda que una habitación llena de miembros de Abnegación. Miro a Caleb y veo que vuelve a ir vestido de gris. Ahora me parece un sueño haberlo visitado en el complejo de Erudición.

Mi padre se me acerca, se echa mi brazo a los hombros y me ayuda a cruzar la habitación.

—¿Por qué estás mojada? —pregunta Caleb.

—Intentaron ahogarme. ¿Por qué estás aquí?

—Hice lo que me pediste…, lo que pidió mamá. Investigué el suero de la simulación y descubrí que Jeanine intentaba desarrollar transmisores de largo alcance para el suero, de modo que su señal llegara más lejos, y eso me condujo a una información sobre los eruditos y los osados… En fin, que dejé la iniciación en cuanto supuse lo que ocurría. Te habría advertido, pero era demasiado tarde. Ahora estoy sin facción.

—No, no es cierto —responde mi padre en tono severo—. Estás con nosotros.

Me arrodillo en el camastro y Caleb me corta un trozo de camiseta del hombro con unas tijeras médicas. Aparta el cuadrado de tela y deja al aire el tatuaje de Abnegación que tengo en el hombro derecho, y después el segundo tatuaje, el de los tres pájaros sobre la clavícula. Caleb y mi padre se quedan mirando los dos con la misma expresión de fascinación y sorpresa, pero no comento nada al respecto.

Me tumbo boca abajo. Caleb me aprieta la mano mientras mi padre saca el antiséptico del botiquín.

—¿Alguna vez le has extraído una bala a alguien? —pregunto medio en broma, temblorosa.

—Te sorprenderían las cosas que sé hacer —contesta.

Puede que me sorprendieran muchas cosas sobre mis padres. Pienso en el tatuaje de mi madre y me muerdo el labio.

—Esto va a doler —me avisa mi padre.

No veo entrar el cuchillo, pero sí que lo noto. El dolor se me extiende por el cuerpo y grito entre dientes, aplastando la mano de Caleb. Por encima de los gritos, oigo a mi padre pedirme que relaje la espalda, así que hago lo que me dice mientras las lágrimas me caen por la cara. El dolor empieza otra vez, noto el movimiento del cuchillo bajo la piel y sigo gritando.

—La tengo —dice, y suelta algo que cae en el suelo con un ruido metálico.

Caleb mira a mi padre, después a mí y después se ríe. Llevo tanto tiempo sin oírlo reír que el sonido me hace llorar.

—¿Qué tiene tanta gracia? —pregunto entre sollozos.

—Creía que no volveríamos a estar juntos —responde.

Mi padre me limpia la piel que rodea la herida con algo frío y anuncia:

—Hora de coser.

Asiento con la cabeza, y él enhebra la aguja como si lo hubiera hecho mil veces.

—Uno —cuenta—, dos…, tres.

Aprieto la mandíbula y, esta vez, guardo silencio. De todo el dolor que he sufrido hoy (el del disparo y el ahogamiento, el de sacar la bala, el de encontrar y perder a mi madre y a Tobias), este es el más fácil de soportar.

Mi padre termina de coser la herida, hace un nudo con el hilo y cubre los puntos con una venda. Caleb me ayuda a sentarme, separa los dobladillos de sus dos camisetas, se saca la de manga larga por la cabeza y me la ofrece.

Mi padre me ayuda a guiar el brazo derecho a través de la manga y yo me meto el resto por la cabeza. Es ancha y huele a limpio, huele a Caleb.

—Bueno, ¿dónde está tu madre? —pregunta mi padre al fin.

Bajo la mirada, no quiero dar esta noticia, no quiero que exista esta noticia.

—La hemos perdido —respondo—. Me salvó la vida.

Caleb cierra los ojos y respira hondo.

Mi padre se queda blanco, pero se recupera, aparta su mirada llorosa y asiente con la cabeza.

—Eso está bien —comenta, y suena forzado—. Una buena muerte.

Si hablo ahora me hundiré, cosa que no puedo permitirme, así que me limito a asentir.

Aunque Eric dijo que el suicidio de Al era un acto de valentía, se equivocaba. La muerte de mi madre sí ha sido un acto de valentía. Recuerdo lo tranquila que estaba, lo decidida que estaba. No solo fue valiente por morir por mí, sino también porque lo hizo sin anunciarlo, sin vacilar y sin considerar ninguna otra opción.

Me ayuda a levantarme y llega el momento de enfrentarse al resto de la habitación. Mi madre me pidió que los salvara, por eso y porque soy de Osadía, mi deber es liderarlos. No tengo ni idea de cómo llevar esta carga.

Marcus se pone en pie. De repente me llega una imagen suya azotándome con un látigo y noto un nudo en el pecho.

—No podemos quedarnos aquí demasiado tiempo —dice Marcus al fin—. Tenemos que salir de la ciudad. Nuestra mejor opción es ir al complejo de Cordialidad con la esperanza de que nos acepten. ¿Sabes algo de la estrategia de Osadía, Beatrice? ¿Dejarán de luchar por la noche?

—No es una estrategia de Osadía —respondo—. Todo esto está organizado por Erudición, y no es que estén dando órdenes.

—No están dando órdenes… —repite mi padre—. ¿Qué quieres decir?

—Quiero decir que el noventa por ciento de los miembros de Osadía van sonámbulos. Están en una simulación y no saben lo que hacen. La única razón por la que no estoy con ellos es que soy… —empiezo, pero vacilo al decir la palabra—. Es que el control mental no me afecta.

—¿Control mental? Entonces, ¿no saben que están matando gente? —me pregunta mi padre, con los ojos muy abiertos.

—No.

—Eso es… terrible —comenta Marcus, sacudiendo la cabeza; su tono compasivo me suena a falso—. Despertarte y darte cuenta de lo que has hecho…

La habitación guarda silencio, seguramente porque todos los de Abnegación se están poniendo en el lugar de los soldados; entonces tengo una idea.

—Hay que despertarlos.

—¿Qué? —pregunta Marcus.

—Si despertamos a los de Osadía, es muy probable que se rebelen al darse cuenta de lo que pasa —explico—. Erudición no tendrá ejército y no morirán más abnegados. Esto se acabará.

—No será tan sencillo —responde mi padre—. Incluso sin tener detrás a los de Osadía, Erudición encontrará otra forma de…

—¿Y cómo vamos a despertarlos? —pregunta Marcus.

—Encontraremos los ordenadores que controlan la simulación y destruiremos los datos. El programa, todo.

—Es más fácil decirlo que hacerlo —interviene Caleb—. Podrían estar en cualquier parte. No podemos aparecer en el complejo de Erudición y ponernos a buscar.

—Están… —empiezo a decir, y frunzo el ceño.

Jeanine estaba hablando de algo importante cuando Tobias y yo entramos en el despacho, lo bastante importante como para colgarle a alguien. «No puedes dejarlo sin protección», dijo. Y después, cuando sacaron a Tobias, añadió: «Enviadlo a la sala de control». La sala de control en la que antes trabajaba Tobias, con los monitores de seguridad de Osadía y los ordenadores de Osadía.

—Están en la sede de Osadía —digo por fin—. Tiene sentido, ahí es donde guardan todos los datos sobre la facción, así que ¿por qué no controlarlos desde allí?

Me doy cuenta, como de pasada, de que he dicho «controlarlos». Desde ayer soy, técnicamente, de Osadía, aunque no me siento como si lo fuera. Pero tampoco soy una abnegada.

Supongo que soy lo que siempre he sido, ni osada, ni abnegada, ni abandonada: divergente.

—¿Estás segura? —pregunta mi padre.

—Se trata de una suposición bien fundada, y es la mejor teoría que tengo.

—Entonces tendremos que decidir quién va y quién se marcha a Cordialidad —responde—. ¿Qué tipo de ayuda necesitas, Beatrice?

La pregunta me sorprende, igual que la expresión de mi padre, que me mira de igual a igual. Me habla como si fuera su igual. O ha aceptado que ya soy adulta o ha aceptado que ya no soy su hija. Lo segundo es más probable, aunque también más doloroso.

—A cualquier persona que sepa disparar una pistola y que no tema las alturas —respondo.

CAPÍTULO

TREINTA Y SIETE

LAS FUERZAS de Erudición y Osadía se concentran en el sector de Abnegación, así que, cuanto más nos alejemos de él, menos probable es que nos encontremos con dificultades.

No llegué a decidir quién venía conmigo. Caleb era la elección más obvia, ya que lo sabe casi todo sobre el plan de Erudición. Marcus insistió en ir, a pesar de mis protestas, porque se le dan bien los ordenadores. Y mi padre actuó como si su puesto en la operación estuviera decidido desde el principio.

Me quedo mirando unos segundos a los demás, que corren en dirección contraria (hacia la seguridad, hacia Cordialidad), y después me vuelvo hacia el otro lado, hacia la ciudad, hacia la guerra. Nos ponemos junto a las vías del tren que nos llevará hasta el peligro.

—¿Qué hora es? —le pregunto a Caleb.

—Las tres y doce —responde, mirando el reloj.

—Llegará en cualquier momento.

—¿Se parará? —me pregunta.

—Por la ciudad pasa despacio —contesto después de sacudir la cabeza—. Correremos paralelos al vagón unos metros y saltaremos al interior.

Saltar a los trenes ahora me parece fácil, natural, pero no será tan sencillo para el resto. Sin embargo, ahora no puedo detenerme. Miro atrás, por encima del hombro izquierdo, y veo los faros dorados iluminar los edificios y las carreteras grises. Doy unos cuantos botes sobre las puntas de los pies mientras las luces aumentan de tamaño; entonces, la parte delantera del tren pasa junto a mí y empiezo a correr. Cuando veo un vagón abierto, acelero para mantenerme al mismo ritmo que el tren, me agarro al asidero de la izquierda y me lanzo al interior.

Caleb salta, se da un buen golpe al aterrizar, rueda y ayuda a Marcus a subir. Mi padre aterriza boca abajo y tira de las piernas hacia el interior. Se apartan de la puerta, pero yo me quedo en el borde con una mano en el asidero, viendo pasar la ciudad.

Si yo fuera Jeanine, habría enviado a casi todos los soldados a la entrada de Osadía, sobre el Pozo, en el exterior del edificio de cristal. Lo más inteligente sería entrar por atrás, lo que supone saltar de un edificio.

—Supongo que ahora te arrepentirás de haber elegido a Osadía —comenta Marcus.

Me sorprende que mi padre no me hiciera la misma pregunta, pero él, como yo, está observando la ciudad. El tren pasa por el complejo de Erudición, que está a oscuras. De lejos parece en calma y, seguramente, dentro de sus muros se respira la tranquilidad. Están lejos del conflicto y de la realidad de lo que han hecho.

Sacudo la cabeza.

—¿Ni siquiera después de que los líderes de tu facción decidieran unirse a un complot para acabar con el gobierno? —insiste Marcus.

—Tenía que aprender algunas cosas.

—¿A ser valiente? —pregunta mi padre en voz baja.

—A ser altruista —respondo—. A menudo las dos cosas son lo mismo.

—¿Por eso te tatuaste el símbolo de Abnegación en el hombro? —pregunta Caleb; estoy casi segura de distinguir una sonrisa en los ojos de mi padre.

Le devuelvo débilmente la sonrisa y asiento con la cabeza.

—Y el de Osadía en el otro.

El edificio de cristal que se yergue sobre el Pozo hace que la luz del sol me dé en los ojos. Me pongo de pie y me agarro al asidero de la puerta para no caerme; ya casi hemos llegado.

—Cuando os diga que saltéis, saltad tan lejos como podáis.

—¿Saltar? —pregunta Caleb—. Estamos a siete plantas de altura, Tris.

—A un tejado —añado; al ver su cara de pasmo, le digo—: Por eso lo consideran una prueba de valentía.

La valentía depende en gran medida de la perspectiva. La primera vez que hice esto me pareció una de las cosas más difíciles que había hecho nunca. Ahora, prepararme para saltar de un tren en movimiento no es nada, ya que he hecho más cosas difíciles esta semana que la mayoría de la gente en toda su vida. Sin embargo, ninguna de esas cosas puede compararse con lo que estoy a punto de hacer en el complejo de Osadía. Si sobrevivo, sin duda pasaré a hacer cosas aún más difíciles que esa, como vivir sin facción, algo que nunca había creído posible.

—Papá, tú primero —le digo, y me aparto para que se ponga en el borde.

Si Marcus y él van primero, puedo sincronizarlo para que tengan que cubrir una distancia menor en el salto. Espero que Caleb y yo logremos saltar más lejos, puesto que somos más jóvenes; es un riesgo que debo correr.

Las vías del tren toman la curva y, cuando se alinean con el borde del tejado, grito:

—¡Salta!

Mi padre dobla las rodillas y se lanza. No espero a ver si lo ha conseguido, sino que empujo a Marcus mientras le grito:

—¡Salta!

Mi padre aterriza en el tejado, tan cerca del borde que ahogo un grito. Se sienta en la gravilla, y yo empujo a Caleb delante de mí. Mi hermano se pone en el borde y salta sin que tenga que darle la orden. Retrocedo unos pasos para tomar carrerilla y salto del vagón justo cuando el tren llega al final del tejado.

Durante un instante me encuentro suspendida en la nada, hasta que mis pies dan contra el cemento y me caigo de lado, lejos del borde. Me duelen las rodillas, y el impacto hace que me tiemble todo el cuerpo y que me palpite el hombro. Me siento, con la respiración entrecortada, y miro el tejado: Caleb y mi padre están al borde del tejado, agarrando a Marcus por los brazos; no lo ha conseguido, pero tampoco ha caído todavía.

Una voz cruel dentro de mí canturrea: «Cáete, cáete, cáete».

Sin embargo, no se cae, mi padre y Caleb lo suben al tejado. Me levanto y me sacudo la grava de los pantalones. La idea de lo que viene a continuación me tiene preocupada: una cosa es pedirle a alguien que salte de un tren, pero ¿de un tejado?

—Ahora viene la razón por la que pedí a gente sin miedo a la altura —explico, y me acerco al borde del tejado.

Los oigo arrastrar los pies detrás de mí y acercarse a la cornisa. El viento sube por el lateral del edificio y me levanta la camiseta. Me quedo mirando el agujero del suelo, siete plantas por debajo, y cierro los ojos cuando el aire me sopla en la cara.

—Hay una red en el fondo —digo, mirando atrás.

Parecen desconcertados, todavía no saben lo que les estoy pidiendo.
1   ...   30   31   32   33   34   35   36   37   38

similar:

En el Chicago distópico de Beatrice Prior, la sociedad está dividida en cinco facciones, cada una de ellas dedicada a cultivar una virtud concreta: Verdad los iconNos define como una sociedad de enorme niveles de consumo. Si lo...

En el Chicago distópico de Beatrice Prior, la sociedad está dividida en cinco facciones, cada una de ellas dedicada a cultivar una virtud concreta: Verdad los iconSe plantearon preguntas que tienes que responder, cada una de ellas...

En el Chicago distópico de Beatrice Prior, la sociedad está dividida en cinco facciones, cada una de ellas dedicada a cultivar una virtud concreta: Verdad los iconResumen: En este trabajo se nos ha encargado el análisis de una secuencia...

En el Chicago distópico de Beatrice Prior, la sociedad está dividida en cinco facciones, cada una de ellas dedicada a cultivar una virtud concreta: Verdad los iconLas vitaminas son vitales. La salud es resiente cuando no tomamos...

En el Chicago distópico de Beatrice Prior, la sociedad está dividida en cinco facciones, cada una de ellas dedicada a cultivar una virtud concreta: Verdad los iconLos textos de Aristóteles
«eudemonista», es decir, una ética de la felicidad. Pero es también una ética de la virtud, el medio por excelencia para alcanzar...

En el Chicago distópico de Beatrice Prior, la sociedad está dividida en cinco facciones, cada una de ellas dedicada a cultivar una virtud concreta: Verdad los iconDepartamento de humanidades y ciencias sociales
«enriquecidos» con genes de acuerdo con los deseos de los padres. Según otros investigadores, esta gestión y control de los genes,...

En el Chicago distópico de Beatrice Prior, la sociedad está dividida en cinco facciones, cada una de ellas dedicada a cultivar una virtud concreta: Verdad los iconOrígenes de la psicogenealogía
«la verdad no está en una sola cabeza, lo que yo diga es válido hasta cierto punto y hay riesgo de equivocación»

En el Chicago distópico de Beatrice Prior, la sociedad está dividida en cinco facciones, cada una de ellas dedicada a cultivar una virtud concreta: Verdad los iconCada kin (día) es una frecuencia arquetípica, modelo ideal de vibración...

En el Chicago distópico de Beatrice Prior, la sociedad está dividida en cinco facciones, cada una de ellas dedicada a cultivar una virtud concreta: Verdad los icon8. ¿Cuál es la diferenci a básica entre una espiga y una panícula?...

En el Chicago distópico de Beatrice Prior, la sociedad está dividida en cinco facciones, cada una de ellas dedicada a cultivar una virtud concreta: Verdad los iconResumen Si aceptamos que existe una estrecha interrelación entre...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com