Programa I jornadas de sexología de castilla y leóN




descargar 222.24 Kb.
títuloPrograma I jornadas de sexología de castilla y leóN
página2/18
fecha de publicación30.01.2016
tamaño222.24 Kb.
tipoPrograma
b.se-todo.com > Documentos > Programa
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

EDUCANDO PARA LA CONCORDIA DE GÉNERO. PROGRAMA DE LA GENERALITAT VALENCIANA


Pérez, María *

La violencia contra mujeres y niñas es una calamidad mundial que sigue provocando muertes, mutilaciones, torturas y problemas de salud física y psicológica, sin olvidar el maltrato social y las carencias económicas por las que pasan muchas de estas mujeres. Siguiendo la Declaración de Beijing y Plataforma para la Acción de la IV Conferencia mundial sobre las mujeres (1995), se define la violencia contra las mujeres y niñas como “todo acto de violencia sexista que tiene como resultado posible o real un daño de naturaleza física, sexual o psicológica, incluyendo las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de la libertad para las mujeres, ya se produzcan en la vida pública o en la privada”. Muy a menudo esta violencia se da allí donde las mujeres deberían estar más seguras: en sus familias. De esta forma el hogar se convierte en un lugar donde impera el terror y la violencia, donde reciben malos tratos de aquellas personas más próximas. Esta violencia, llamada “violencia doméstica”, es definida por UNICEF como “la violencia cometida contra mujeres y niñas por una persona con la que tienen una relación íntima, incluido el compañero con el que conviven, y por otros miembros de la familia, ya sea que dicha violencia se produzca dentro o fuera de las paredes del hogar.”

La violencia contra las mujeres está presente en todos los países y aunque la mayoría de las sociedades la condena, ésta se da en todas las culturas, clases sociales, edades, niveles de educación, categorías económicas y grupos étnicos, diferenciándose únicamente en las formas y tendencias que ésta asume según los países y regiones.

Uno de los mayores problemas es que frecuentemente las violaciones de los derechos humanos de las mujeres son autorizadas bajo el pretexto de respetar usos y normas culturales o mediante la tergiversación de dogmas religiosos. Además, los abusos son tácitamente tolerados gracias a la pasividad que en muchos casos demuestran los Estados y las autoridades responsables de la aplicación de la ley.

A esto se une que los agresores son generalmente hombres que tienen (o han tenido) con las víctimas relaciones de confianza, intimidad y poder. En España los agresores son principalmente: el marido, el novio, o la pareja. En otras culturas, además de estas figuras, está la del padre, padrastro, hermano, suegro, tío u otros parientes masculinos, que cometen la agresión de manera intencionada, utilizándola con el propósito de castigar, intimidar y controlar la identidad y el comportamiento de la mujer. Estas circunstancias llevan a que la mujer permanezca prisionera del temor de ulteriores violencias, tanto contra ella misma como contra sus hijos, o prisionera de la falta de recursos o de la falta de apoyo por parte de la familia, del sistema judicial o de la comunidad. Además, la vergüenza, el miedo a las represalias, la falta de informaciones acerca de los propios derechos legales, la escasa confianza en el sistema judicial o incluso el temor al mismo, y los costos en que se puede incurrir al seguir el camino legal, son factores desalentadores que hacen que las mujeres rehúsen denunciar las agresiones.

Estas peculiaridades de la violencia doméstica hacen que sea difícil obtener datos fiables respecto de su incidencia, y los que se tienen proceden de estudios relativamente recientes de los países en desarrollo, además de diferir notablemente entre sí por las dimensiones del muestreo de mujeres seleccionadas, por las distintas maneras de formular las preguntas y por los parámetros utilizados, que pueden cubrir exclusivamente el maltrato físico o la violencia física, sexual y psicológica. Una dificultad añadida a la hora de planificar encuestas sobre la violencia contra las mujeres es que la investigación misma no ha de ponerlas en peligro.

A pesar de todo, los datos que disponemos son inquietantes, según UNICEF (Innocenti Digest nº 6. Junio de 2000) la proporción de mujeres que han sufrido violencia doméstica oscila entre el 20 y el 50%.

Como ya hemos apuntado al comienzo, la violencia doméstica supone no solamente maltrato físico, sino también psicológico, sexual e incluso de tipo económico, que se da de muchas formas a lo largo del ciclo vital, como muestra el cuadro siguiente realizado por la OMS.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

similar:

Programa I jornadas de sexología de castilla y leóN iconPrograma de actividades y dinamización Stand Junta de Castilla y León en Intur 2015

Programa I jornadas de sexología de castilla y leóN iconLegislación de castilla y leon

Programa I jornadas de sexología de castilla y leóN iconEjercicios pau (Castilla y León)

Programa I jornadas de sexología de castilla y leóN iconEjercicios pau (Castilla y León)

Programa I jornadas de sexología de castilla y leóN iconEjercicios pau (Castilla y León)

Programa I jornadas de sexología de castilla y leóN iconEjercicios pau (Castilla y León) soluciones

Programa I jornadas de sexología de castilla y leóN iconBoletín Oficial de Castilla y León de 04 de Febrero de 2008

Programa I jornadas de sexología de castilla y leóN iconPlataforma de competitividad productiva del sector vacuno de leche de castilla y leóN

Programa I jornadas de sexología de castilla y leóN iconDirección General de Salud Pública e Investigación, Desarrollo e...

Programa I jornadas de sexología de castilla y leóN iconDirección General de Salud Pública e Investigación, Desarrollo e...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com