1860-2010: 150 años de constancia creativa




descargar 104 Kb.
título1860-2010: 150 años de constancia creativa
página1/3
fecha de publicación31.01.2016
tamaño104 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3





Chopard, pasión por la excelencia
1860-2010: 150 años de constancia creativa

Louis-Ulysse Chopard se sentiría sin duda muy dichoso de ver cómo ha evolucionado su compañía. El mismo espíritu que alimenta los valores que unen la experiencia artesanal con las técnicas más audaces sigue reinando en esta firma que en 2010 celebra su 150 aniversario.
Desde la familia del fundador a la de Karl Scheufele, quien compró la empresa relojera en 1963, Chopard continúa respetando los principios perdurables que la rigen: el gusto por la excelencia, la incesante búsqueda de la calidad, la creatividad e innovación, la independencia y el respeto humano

Chopard empezó modestamente, imponiéndose en el siglo XIX como una referencia en el ámbito de los relojes de precisión. Sin embargo posteriormente fue decayendo hasta que en 1963 Karl Scheufele compra Chopard. Junto con su mujer Karin y sus dos hijos, Karl-Friedrich y Caroline, da forma a este fulgurante y constante crecimiento: desde los primeros modelos de Happy Diamonds hasta las últimas creaciones de Alta Joyería diseñadas por Caroline, pasando por los ultra-sofisticados relojes L.U.C, resultado de la inquebrantable determinación de Karl-Friedrich, el mundo entero conoce y lleva Chopard.

Durante las pasadas décadas, Chopard ha explorado nuevos horizontes, permaneciendo fiel en sus dos núcleos de competencia: la relojería y la joyería.
Cuatro valores esenciales

Los tres lugares de producción de Chopard en Meyrin, Pforzheim y Fleurier son centros dinámicos donde se maneja el talento y se cultiva la experiencia. Mantienen un entorno donde distintas personalidades pueden expresarse y compartir ideas y valores. Pocas marcas pueden destacar el concepto de firma como “Casa” construida sobre cuatro pilares claves:

  • Los conocimientos relojero y joyero al servicio de una calidad impecable;

  • el respeto de la tradición, de los valores familiares y la importancia otorgada a la transmisión de la experiencia;

  • la creatividad apoyada en la innovación, siendo los relojes L.U.C o 1000 Miglia, las joyas Happy Diamonds y la Alta Joyería, algunos de los ejemplos más importantes.

  • Y por último, el compromiso de Chopard con diversas acciones filantrópicas y de mecenazgo.


Estrategia global

La estrategia de creación y distribución de Chopard vio la luz en los años 70, bajo el impulso de Karl Scheufele, siendo posteriormente extendida por sus hijos, Karl-Friedrich y Caroline.

Karin y Karl Scheufele presiden el grupo, mientras sus hijos, Karl-Friedrich y Caroline fueron nombrados co-presidentes.

Karl-Friedrich, orfebre y relojero diplomado, dirige la división de relojes para hombres en la Manufactura Chopard de Fleurier junto a los desarrollos afines, siendo también responsable de los aspectos tecnológicos y comerciales de la empresa.

Caroline, apasionada de las piedras preciosas y gemóloga de profesión, dirige la creatividad, la Alta Joyería, la organización y la gestión de las boutiques así como los perfumes y los accesorios.

La familia convoca el consejo con regularidad para analizar la evolución de la empresa: estrategia global, producción y distribución, nuevos diseños y nuevos productos. Las decisiones se toman detalladamente, con cautela y paso a paso. Otro de los puntos fuertes de la compañía es su autofinanciación.
Red autónoma

Chopard estableció diversas filiales para favorecer su implantación a nivel internacional. En 1975 se creó en París la filial francesa, seguida, en 1976, por la Chopard Watch Corporation en Nueva York.

En 2010, Chopard tiene en total doce filiales situadas en Alemania, Austria, España, Francia, Reino Unido, Italia, Estados Unidos, Latinoamérica, Asia, Japón, Hong Kong y Malasia.

Presente en 124 países, el grupo tiene 1.700 empleados y produce 75.000 relojes y la misma cantidad de joyas al año.
La independencia, valor esencial en Chopard, se traduce también en una red autónoma de venta al por menor. La primera boutique propia se abre Hong Kong en 1983, al mismo tiempo que se funda la división de retail, para entrar en relación directa con el consumidor. Actualmente, las boutiques Chopard están presentes en todo el mundo: Ginebra, Moscú, Dubai, Beverly Hills, Munich, Londres, Mumbai, Tokio, Almaty, Saint Barthélémy, Gstaad, Marrakech, Shangai… En 2007, lanza un nuevo concepto de boutiques creado por el arquitecto Thierry Despont, inaugurando una Boutique insignia en el número 709 de Madison Avenue en Nueva York, seguido por la apertura de una boutique en Singapur con el mismo nuevo concepto decorativo.
En 2010, 120 boutiques y 1600 puntos de venta componen la amplia red de Chopard.
Integración vertical

Preocupado por reducir su dependencia de los proveedores, Karl Scheufele se ha esforzado por obtener una producción vertical integrada. “Hacemos prácticamente todo, desde las cajas hasta las correas. Las ideas se hacen realidad inmediatamente gracias a nuestros dos estudios de diseño: relojero y joyero”. Por ello, Chopard dispone de una gran experiencia y de una importante capacidad de innovación
Los oficios de Chopard

45 oficios reunidos bajo el mismo techo

En Meyrin, Fleurier y Pforzheim, los ingenieros, los especialistas en prototipos, diseñadores, orfebres, relojeros, torneros, diseñadores de herramientas, pulidores, fundidores, grabadores y mecánicos operan sobre las máquinas CNC para elaborar piezas de joyería o de relojería, movimientos automáticos u otros componentes esenciales.
En Meyrin, Chopard realiza incluso sus propias aleaciones de oro; Pforzheim trabaja esencialmente las joyas; mientras que en Fleurier se producen los relojes de Alta Relojería L.U.C. Además, Chopard dispone de un departamento interno de decoración, destinado a la creación de stands para los salones profesionales y exhibidores para las boutiques. El servicio postventa también está integrado, así como los equipos de comunicación y marketing.


Formación fundamental
« La historia de nuestra familia es la piedra angular de Chopard, implantada por los artesanos y transmitida de generación en generación. Este savoir-faire es de un valor incalculable.” Karl-Friedrich Scheufele
Para transmitir su savoir-faire y desarrollar la innovación, Chopard dispone desde 1944 de un centro de formación interno. Cada año, 25 aprendices de relojeros y joyeros reciben formación durante 4 años supervisados por un maestro de aprendizaje que los asiste continuamente en las tres plantas de producción.

El “Premio a la Mejor Empresa Formadora de 2008”, otorgado por El Estado de Ginebra en la categoría “Artes Aplicadas”, reconoció el compromiso de Chopard con la educación.
En 2010, Chopard celebra su 150 aniversario con una serie de colecciones de Alta Joyería y Alta relojería que expresan la contemporaneidad y su reconocida experiencia. Símbolo inamovible de los 150 años pasados, estas piezas también reflejan su presente. Permiten prever un futuro fundado en la transmisión de la excelencia y en la independencia de una casa concebida para superar los estragos del tiempo, por lo menos durante los próximos 150 años…
Chopard-Scheufele : destinos cruzados

1860-1919
Haber nacido en Sonvilier y en Pforzheim determinó el destino de Louis-Ulysse Chopard y de Karl Scheufele. Los Chopard se establecieron en Sonvilier, en el corazón del Jura suizo, mientras que la familia Scheufele vivió en Pforzheim, en la región alemana de Selva Negra.
Chopard en Sonvilier

El padre de Louis-Ulysse Chopard, Félicien, era un campesino experimentado y un hombre arraigado a la tradición que animó a sus hijos a aprender el oficio de la relojería. El más joven de los dos, nacido el 4 de mayo de 1836, demostró un don especial para la creación relojera. Ambicioso, Louis-Ulysse Chopard se da cuenta enseguida de que eran los comerciantes de relojes los que sacaban mayor rentabilidad del trabajo de montaje de movimientos blancos que realizaban los campesinos durante el invierno. Al llegar la primavera, los agentes recogían los movimientos, los metían en las cajas de relojes y comercializaban los relojes acabados. Es entonces cuando decide trabajar independientemente y en 1860, con 24 años crea su propia manufactura relojera L.U.C en Sonvillier.
La innovación marca la pauta

Para destacar entre sus numerosos competidores, Chopard se especializa en realizar relojes de precisión innovadores con sofisticadas decoraciones. La compañía recaba clientes en Europa del Este, Rusia y Escandinavia y el Zar de Rusia pronto se convierte en un leal cliente. En 1913, Louis-Ulysse divulga su primera publicidad para la “Fábrica de relojes L.U.C L.-U. Chopard, casa fundada en 1860”. Su hijo Paul-Louis toma las riendas de la manufactura poco después.
El huérfano se convierte en orfebre

En el corazón de la Selva Negra, en Alemania, la industria joyera prospera en una pequeña ciudad, Pforzheim.

El 6 de agosto de 1877 nace un niño bautizado como Karl Gotthilf, hijo de Johannes y Sophie Scheufele, en Pforzheim. Sus padres le inculcan valores fundamentales como la audacia, la perseverancia, el espíritu de empresa, el amor al trabajo bien hecho y a la naturaleza…, pero el destino de Karl Scheufele I se tambalea cuando sus padres fallecen y lo transfieren a un orfanato de Pforzheim, donde aprende relojería.

Tras empezar como representante de comercio, Karl Scheufele I se instala de forma independiente en 1904. Gracias a los distintos contactos establecidos en Extremo Oriente y en Rusia, da a su empresa una dimensión internacional. ESZHA (por las 3 primeras letras de su nombre según la pronunciación alemana), la manufactura de Karl Scheufele I fabrica colgantes, medallas, brazaletes, broches de oro, diamantes y perlas ornamentados con motivos florales inspirados en el Art Nouveau. En 1911 en vez de vender brazaletes y cajas de relojes a firmas suizas, Karl Scheufele I comienza a montar relojes y a comercializar artículos en Platinium y relojes de oro. En 1912, alcanzó un éxito rotundo gracias a un clip para abrochar un reloj de bolsillo en la muñeca o llevarlo como collar. Un sistema innovador situado en el centro del brazalete sujetaba y aseguraba el reloj gracias a dos “garras”. Las mujeres adoptaron rápidamente esta nueva manera de llevar una joya.

La locura del Art Déco

1919-1938

Conocimiento y reputación
Tras la muerte de su padre el 30 de enero de 1915 en Sonvilier, su hijo Paul Louis Chopard y su nieto Paul-André dirigen la empresa. Los cronómetros de bolsillo Chopard eran piezas muy codiciadas por los hombres elegantes y los relojes de pulsera para mujer adornados con gemas eran a la vez prácticos y estéticos. Chopard producía guarda-tiempos precisos dotados de una gran sofisticación técnica. En 1937, al darse cuenta de que Sonvilier pasa desapercibido ene el mapa, Chopard se instala en Ginebra, plataforma internacional de la relojería.
Reconstruir en Alemania

Al final de la Primera Guerra Mundial que dejó a Europa completamente exangüe, Karl Scheufele I se anticipa a los cambios del mercado y suprime las joyas de su catálogo, reemplazándolas por relojes. Presenta sus colecciones en Alemania, Austria, Europa del este e incluso en China.
Art Déco: una nueva tendencia

En los años 20 el Art Déco revoluciona las artes decorativas y Chopard y Scheufele adoptan esta nueva tendencia. La influencia Art Decó se hace particularmente visible en Eszeha, “relojes cartera”, es decir, relojes incorporados en delicadas cajas. Las cajas, decoradas con laca china o con esmalte y ornamentadas con piedras preciosas son, por lo general, de plata o de oro con diseños geométricos, escondían los pequeños relojes de viaje que eran auténticas piezas de alta joyería.
Karl Scheufele I pensaba en comprar una fábrica de relojes en Suiza pero el III Reich hace imposible este proyecto. El 5 de agosto de 1941 durante un paseo por la Selva Negra con sus nietos, Johan y Rüthchen, Karl Scheufele muere de un infarto en la víspera de su 64 aniversario. Ese mismo día su hijo resultó herido en el frente ruso. A su vuelta, en 1942, Karl Scheufele II toma las riendas del negocio de su padre.

Tiempos Modernos

1945-1963
En los años 50 cobran vida los codiciados modelos Eszeha, con formas originales: esferas disimuladas o engastadas en pequeñas coronas, ataduras onduladas, pulseras decoradas con lazos pequeños o más amplios con eslabones articulados…
Salvar la empresa

Debilitado por los esfuerzos, Karl Scheufele II deja la manufactura y sus 35 empleados a su hijo Karl III, de 20 años de edad, igualmente orfebre y relojero. Falleció el 8 de abril de 1966 en Heidelberg.
Cuando tomé la dirección de la empresa tenía una excelente reputación y una larga tradición, pero estaba llena de deudas. Sin la ayuda de mi suegro, quien en aquel entonces fue mi garante ante los bancos, la empresa jamás hubiese sobrevivido.” Karl Scheufele III.
Habiendo heredado el talento creativo de su abuelo, Karl Scheufele III empezó a diseñar pequeñas piezas de joyería y relojes minuciosamente acabados. Ante el deseo de fabricar sus propios movimientos, la única solución era comprar una manufactura suiza.
Ser totalmente independiente

Un acontecimiento imprevisto precipitó la llegada de este nuevo desafío. En 1962, Karl Scheufele III se percata de que la empresa ginebrina con la que trabaja desde hace varios años también produce movimientos blancos para uno de sus competidores. Inmediatamente revoca el contrato que lo une a este proveedor y pone un anuncio en todos los periódicos: donde abiertamente anuncia su intención de comprar una manufactura relojera en Suiza.
Chopard se adormece

Tras un período de prosperidad comercial, Chopard decae: la tercera generación, Paul-André, nieto de Louis-Ulysse, es ciertamente un relojero de gran talento pero no es un hombre de negocios. Este hombre, que en aquél entonces tenía 70 años, desea vender su firma y conoce a Karl Scheufele III con quien comparte la misma determinación, el mismo sentido práctico y creativo así como el gusto por las piezas artesanas . Con la adquisición de esta manufactura, Karl Scheufele III se integra el muy cerrado club de los grandes relojeros suizos.
Desde mi primera visita a los talleres ginebrinos, y apenas vi al Sr. Chopard sentado en su banco de trabajo delante de la ventana, supe que nuestras dos empresas estaban hechas la una para la otra. Media hora después, sabía que había tomado la decisión adecuada. Karl Scheufele III

Los años de conquista internacional

Karin y Karl Scheufele

1963-1985
Gracias a su habilidad comercial y a su pasión por los viajes, Karl Scheufele III le da un nuevo impulso a Chopard, transformándola en una marca internacional de relojería y joyería. Las nuevas creaciones no sólo son lúdicas y originales, sino también de una calidad fuera de serie, con un auténtico soplo de innovación.

Nacimiento del look Chopard

El look Chopard se alimenta de las raíces de la casa, es decir del Art Nouveau y del Art Déco. En 1972 Karl Scheufele reinterpreta el Art Nouveau a través de una serie de relojes con líneas vegetales. Empezando con la Belle Epoque. a la que siguieron con la misma inspiración vegetal, Cascade y Happy diamonds en 1976, Moonlight y Paradiso.
La firma estilística Chopard resulta ser polimorfa, a imagen de los hombres y mujeres que conquista: relojes voluntariamente muy redondos, con curvas sensuales y los destellantes colores de los años 70, gemelos anchos de ónix, malaquita, coral o turquesa combinan la audacia de las formas y la belleza de las piedras. Entre 1972-74 las mujeres adoptan el reloj Jeans y su famosa pulsera de tela vaquera.

Un nuevo aire comienza a soplar en el mundo de los relojes-joya
Mi padre tuvo la idea de poner diamantes sobre el bisel de un reloj para hombre. Viajaba mucho a Medio Oriente donde Chopard era el número uno del mercado.” Caroline Gruosi-Scheufele.
  1   2   3

similar:

1860-2010: 150 años de constancia creativa iconInforme técnico (R. Pesq.) Nº 150/2010

1860-2010: 150 años de constancia creativa iconAhora, como última clase de genética vamos a hacer como una retrospectiva...

1860-2010: 150 años de constancia creativa iconSíntesis creativa

1860-2010: 150 años de constancia creativa iconCaracteristicas generales del niño y la niña hasta los seis añOS....
«de leche» y termina entre los 2 años y los 2 años y medio. Estos dientes serán sustituidos en los siguientes años por los definitivos....

1860-2010: 150 años de constancia creativa iconStjsl-s. J. S. D. N° 150 /14.En la Ciudad de San Luis

1860-2010: 150 años de constancia creativa iconG-0151/2010 México D. F., a 1 de Junio de 2010

1860-2010: 150 años de constancia creativa iconG-0132/2010 México D. F., a 3 de Mayo de 2010

1860-2010: 150 años de constancia creativa iconDirección: Cra 3 No. 55-150 Torre 3 Apto 302 Conjunto Residencial Palmeras

1860-2010: 150 años de constancia creativa iconPRÓlogo hace mil quinientos años… o un millón de años atrás…

1860-2010: 150 años de constancia creativa iconToda actividad Licita remunerada, que expresa la capacidad creativa...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com