La propuesta: anticipacion y participacion




descargar 103.34 Kb.
títuloLa propuesta: anticipacion y participacion
página3/4
fecha de publicación01.02.2016
tamaño103.34 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   2   3   4

Principales objetivos del aprendizaje innovador

Los objetivos generales de este informe, tal como se ha dicho en la introducción, son la supervivencia y la dignidad humanas. El logro de estos objetivos fundamentales exige la concurrencia de otros dos de carácter intermedio: autonomía e integración.

AUTONOMIA

E
Para las sociedades, la autonomía implica identidad cultural; para los individuos, es esencial para su autorrealización.
l concepto de autonomía, relacionado con individuos la mayoría de las veces, se aplica también a las sociedades. Tanto para los individuos como para las sociedades la autonomía significa la capacidad de no depender de nadie y confiar el máximo en uno mismo. En los últimos años, la autonomía de la sociedad ha venido asimismo a implicar la afirmación de la personalidad distintiva o identidad cultural de la sociedad en cuestión. La fuerza impulsara hacia la autonomía social puede verse bien en la historia del período de la última posguerra, durante el cual las corrientes que cortaron los lazos coloniales dejaron tras de sí más de cien nuevas naciones independientes. La autonomía de éstas y otras sociedades se refleja en su proceso de decisión: es el derecho y la capacidad de decidir y construir un sistema coherente de objetivos, estrategias, recursos, procedimientos y vías alternativas de desarrollo. Los procesos de aprendizaje social perfeccionan continuamente esta actividad.

La autonomía, en tanto que objetivo de aprendizaje para los individuos, consiste en adquirir la capacidad de formular los juicios y decisiones necesarios para actuar con independencia y libertad personal. Una persona autónoma no necesita recibir instrucciones. Ahora bien, ello no quiere decir que pueda ignorar los imperativos externos a la hora de tomar decisiones. Cualquier decisión debe tener en cuenta las -circunstancias del caso.. La autonomía faculta a quien compete tomar decisiones para explicar estos imperativos externos e insertarlos en una representación más congruente de la realidad que sirva de fundamento para la resolución que se adopte. La autonomía proporciona las claves para no dejarse abatir y es la base de la autorrealización.

La autonomía ha llegado a alcanzar una importancia capital en un momento en que todavía les es negada a muchos y en que surgen nuevas tendencias contrarias que erosionan sus ganancias logradas a costa de muchos esfuerzos. No puede haber verdadera autonomía sin un respeto total de los derechos humanos y libertades fundamentales, a la vez que se hallan satisfechas las necesidades humanas básicas. ¿Dónde está la autonomía para esos cincuenta millones de desempleados y trescientos millones de subempleados8 o para el joven que, debido a la pertinaz sequía, abandona su pueblo natal y se va a vivir a los barrios pobres y superpoblados de las urbes?

Algunas tendencias contrarias erosionan hoy el fundamento de la autonomía. Un ejemplo de ello puede verse en el condicionamiento de masas que llevan a cabo los medios de comunicación. los mass media (medios de comunicación social) «venden» una forma y un estilo de vida con la misma eficacia con que anuncian productos comerciales, y su efecto empieza a alcanzar dimensiones mundiales. Los medios de comunicación de masas constituyen uno de los mayores instrumentos de aprendizaje en potencia, pero con harta frecuencia lo único que consiguen es bloquear el aprendizaje y poner en peligro la autonomía.

La autonomía, desde el punto de vista de la educación formal, deriva del desarrollo del sentido crítico. Un requisito básico si queremos aumentar la capacidad de controlar la creciente complejidad e incertidumbre es desarrollar al máximo nuestro sentido crítico. La transmisión de saberes librescos, método característico de gran número de escuelas, no desarrolla esta capacidad. La mayoría de los manuales escolares pueden tomarse como ejemplo de una actitud nada crítica. En las ciencias naturales, por ejemplo, rara vez se describen el origen y limitaciones de los descubrimientos científicos. Los textos se concentran en presentar lo que creemos que sabemos, pero pasan por alto lo que deberíamos saber. Progresar es ejercitar la autonomía personal, poner en cuestión los motivos, las implicaciones, las consecuencias a largo plazo y los límites del conocimiento actual.

Si bien la autonomía es necesariamente un fin del aprendizaje, sólo puede lograrse cuando éste se convierte en un proceso de ejercer la autonomía. Este «punto de autonomía educativa» se alcanza cuando la gente, por iniciativa propia, puede seguir aprendiendo, al margen de cualquier ayuda o asistencia exterior9.

INTEGRACION

La autonomía, por sí sola, corre el riesgo de incurrir en localismo, estrechez de miras y aislamiento. Pero la autonomía comprende también la afirmación del derecho del individuo a pertenecer al todo, pudiendo incrementar la capacidad de participar en relaciones humanas más amplias, cooperar en pos de fines comunes, establecer vínculos con otros, comprender sistemas más grandes y ver el todo del que uno forma parte. Tal es lo que se entiende por integración.

E
Para las sociedades, la integración implica interdependencia; para los individuos, es el fundamento de las relaciones humanas.
s falso suponer que la autonomía aumenta a expensas de la integración, o viceversa. la incapacidad de pensar al mismo tiempo en ambas tiene consecuencias perjudiciales. A nivel mundial, no es difícil encontrar defensores de una contra la otra. Por ejemplo, quienes abogan por una interdependencia universal incurren en tamaño error cuando tratan de lograr este fin integrador a expensas de la autonomía; es lo que hacen quienes propugnan la autonomía cuando prescinden de los imperativos a nivel mundial. Son numerosos los ejemplos de esta tendencia que polarizan ambos fines. Por ejemplo, muchos países con la independencia recientemente adquirida suelen albergar sospechas del concepto de interdependencia, tras el cual temen se oculten nuevas formas de colonialismo. Pero la interdependencia y la integración pueden concebirse como una afirmación de la autonomía y no como su recorte. La situación no dista mucho de la de cualquier contrato mercantil. En un contrato los socios asumen una serie de obligaciones mutuas, acordando una forma de integración. La solidaridad del contrato, sin embargo, se basa en la capacidad de las partes para ejecutar autónomamente las obligaciones que asumen.

H
La interdependencia mundial no debe ignorar la autonomía, ni la autosuficiencia la integración mundial.
ay otro aspecto igualmente importante de la integración: la capacidad para entender las interconexiones e interrelaciones de los problemas. Hace una década, pocas personas intuían la estrecha relación existente entre los problemas de la energía y los de la alimentación. Hoy, no hay apenas nadie que no comprenda que hasta problemas aparentemente sin relación alguna pueden estar en estrecha interdependencia. la integración, así pues, debe concebirse también como una nota que incluye las propiedades de síntesis y percepción holista que hacen posible el «pensamiento integrador». La cooperación sirve igualmente para ilustrar la integración. Resulta sorprendente cómo la práctica de la cooperación, tan esencial para la vida contemporánea, es relegada a un segundo término en los sistemas educativos formales, presididos por el principio de la competencia. La capacidad de buscar y participar en nuevas interdependencias, de estar abierto a nuevas formas de participación, de someterse a prueba por la lógica, normas e intereses de otros sistemas y gentes, no es sino una cuestión de integración. Los problemas a escala mundial nos recuerdan que el futuro concede mayor importancia a una serie de cualidades integradoras, entre las que se cuentan el respeto mutuo, la moderación, la percepción de los intereses comunes y la renuncia al egoísmo. En general, estas cualidades subyacen en la solidaridad mundial.

Restauración de valores, relaciones humanas e imágenes como elementos del proceso de aprendizaje

E
Para trasmitir cualquier aprendizaje se requiere: lenguaje, útiles, valores, relaciones humanas e imágenes.
ntre los elementos que sirven para transmitir cualquier tipo de aprendizaje cabe señalar el lenguaje, los útiles, los valores, las relaciones humanas y las imágenes. Sin duda, podrían añadirse otros elementos a esta relación, pero éstos merecen especial atención en tanto que son ellos los que posibilitan la interacción entre una persona y otra, entre los individuos y su entorno físico y, en un sentido más amplio, entre la humanidad y la naturaleza.

L
El aprendizaje de mantenimiento no ha reconocido debidamente la importancia de los elementos necesarios para la innovación: sobre todo valores, relaciones humanas e imágenes.
a teoría y práctica actualmente vigentes en el aprendizaje de mantenimiento tienden a elevar el lenguaje a expensas de cualquier otro elemento. Los útiles siguen teniendo cierta importancia, pero con frecuencia se los considera instrumentos de segunda categoría. Por lo general, los demás elementos o bien quedan implícitos o, indebidamente, no se expresan: los valores se limitan a los intrínsecos, al statu quo, las relaciones humanas se desechan por inoportunas y rara vez se hacen explícitas las imágenes salvo en el terreno de las artes. Para que pueda hablarse de aprendizaje innovador se requiere previamente un auténtico equilibrio de todos estos elementos. En especial los valores, las relaciones y las imágenes -y los útiles allí donde no se les atribuya especial importancia- deben volver a ocupar el lugar que les corresponde en los entornos del aprendizaje si se desea fomentar y desarrollar el aprendizaje innovador.

El lenguaje es considerado el máximo y más sorprendente logro del pensamiento simbólico. Por «lenguaje» entendemos no sólo las palabras, sino también los símbolos, signos, notaciones matemáticas, etc. Existen fundadas razones para que demos cada vez mayor importancia al desarrollo del lenguaje como principal fuerza motriz que es del aprendizaje. Recientes investigaciones en el campo de la lingüística han dado un nuevo impulso a la fascinación que sentimos por el lenguaje al revelar que la gramática del lenguaje natural está dotada de una capacidad especial de generación sin límites, basada en la elección y la combinación. El lenguaje desvela el milagro de cómo obtener infinitas posibilidades a partir de un número finito de elementos y reglas. El hombre puede producir y comprender mensajes jamás oídos o utilizados por él hasta entonces. La importancia de esto trasciende con mucho los límites del lenguaje, pues transmite confianza a la totalidad de nuestro universo simbólico. los procesos recurrentes e iterativos de generación del lenguaje pueden interpretarse como una fuerza impulsara de creatividad. El grado de cultura alcanzado es prueba de tal creatividad, debiendo atribuirse en no pequeña medida a acciones análogas a esos mecanismos, capaces de generar los infinitos productos del lenguaje humano.

Los útiles -entre los que se encuentran todos aquellos instrumentos técnicos y máquinas que ensanchan los límites de las facultades físicas y mentales, individuales y sociales- desempeñan también un papel central en el proceso de aprendizaje. No sólo aprendemos acerca de útiles, sino que éstos nos ayudan a aprender. Son prolongaciones del cuerpo (una especie de extremidades artificiales) y pueden contribuir a ensanchar los límites de la mente. Sin útiles no podríamos llevar a cabo ninguna investigación de carácter científico, pues para ello se requiere contar con el instrumental técnica necesario. A menudo los grandes avances científicos se deben al progreso técnico; tal es el caso, por ejemplo, de los espectaculares descubrimientos de la biología moderna, basados en el no menos espectacular microscopio electrónico.

No obstante, en las sociedades en que el trabajo intelectual tiene una consideración superior al manual, apenas son estimados los útiles que sirven para ampliar las facultades físicas. Otra manifestación de la menor importancia que se atribuye a los útiles puede verse en el hecho de que, por lo general, la formación profesional se juzga distinta e inferior de la educación teórica.

El conocimiento y la capacidad de manejar útiles ha influido en el aprendizaje de la mayoría de los pueblos en todas las épocas. Sería un tanto presuntuoso y erróneo asociar la presencia generalizada de útiles sólo con la sociedad industrial moderna. la larga historia de los útiles queda patente en las culturas que aún conservan elementos del pasado. Cerca de Benarés, allí donde se levantan las «stupas» de los antiguos templos budistas, pueden verse aún, en los campos inalterados de las familias campesinas indias, prensas de tracción animal, antiguos útiles que siguen sirviendo para la molienda de la caña de azúcar. Tampoco debe creerse que la capacidad de la sociedad industrial contemporánea para manipular los útiles modernos significa que seamos superiores a los pueblos de la sociedad preindustrial. Si bien por lo general los útiles contemporáneos son más potentes, las facultades que se requieren para hacerlos funcionar no son necesariamente más sofisticadas y complejas. En realidad, las instalaciones electrónicas de cualquier fábrica moderna difícilmente pueden compararse con el significado y talento artístico que encierran muchas labores artesanales del campo. Pero es innegable que los útiles y las tecnologías de las sociedades industriales contemporáneas se están volviendo inexorablemente más poderosos, de ahí que ejerzan una mayor influencia sobre los procesos de aprendizaje.

Los elementos más importantes del aprendizaje son los valores. La referencia a los valores en su calidad de «elementos» pone de relieve su papel instrumental en el aprendizaje, orientación ésta un tanto diferente y más inmediata que la que incluye, por ejemplo, entre los valores la supervivencia y la dignidad. La incidencia del valor es la línea que separa la objetividad de la subjetividad, el dato del juicio, lo que «realmente es» de lo que «debería ser», la ciencia de la ética, las ciencias exactas de las humanidades, los recursos de los objetivos, y hasta lo racional de lo irracional. Los científicos de nuestra centuria no se sienten cómodos cuando se trata de valores. Ha habido movimientos encaminados a eliminar los valores de las ciencias positivas10 y hasta a erradicarlos, por ejemplo, del concepto conductista del lenguaje.

Los valores desempeñan un papel crucial en la toma de decisiones. El proceso de toma de decisiones tiene su fundamento en la capacidad de evaluar preferencias, intercambiar ventajas y desventajas y examinar las futuras consecuencias de las decisiones que se toman hoy. Si no existieran los valores o no se les prestase la menor atención, no podríamos elegir conscientemente entre una u otra acción. La política sería imposible sin valores, y otro tanto cabe decir de objetivos, programas y estrategias.

Lo que importa es reconocer la existencia de un sistema de valores múltiples y flexible sometido a infinidad de presiones que incitan al cambio. Es increíble que mezclemos tantos criterios en el curso de los varios cientos de situaciones a las que hacemos frente a diario. Si bien la mayoría de los modelos formales de decisión se basan aún en un eje único de valores, se ven igualmente sometidos a presiones para desarrollar nuevos y múltiples criterios. La noción de una unidad de medida única con la que graduar todas las decisiones humanas se ha desvanecido en favor de múltiples sistemas de valores en tensión.

E
Los valores son las enzimas del aprendizaje innovador.
s precisamente el papel de los valores lo que distingue al aprendizaje de mantenimiento del innovador. El aprendizaje de mantenimiento tiende a ignorar aquellos valores no inherentes a las estructuras sociales o políticas que trata de preservar, e incluso a no dar a conocer sus valores intrínsecos. Pero es esa tensión creada por la presión para seleccionar de entre los múltiples valores lo que actúa de catalizador en el aprendizaje innovador. Puede tratarse de un proceso trascendental y estimulante, y prácticamente no hay individuo que no lo haya experimentado: cuando los valores de uno se ven confrontados, su aprendizaje cobra vida. Desde esta perspectiva, puede afirmarse que los valores son las enzimas de cualquier proceso de aprendizaje innovado

Al igual que el lenguaje, los útiles y los valores, las relaciones humanas contribuyen también al aprendizaje en tanto que fundamento que son para la formación de contextos y en su calidad de rasgo inherente a la participación. La participación, por ejemplo, presupone orientación humana, acción positiva, conducta constructiva, responsabilidad y sensibilidad democrática, elementos todos ellos susceptibles de desarrollarse a través de las relaciones humanas. La vinculación entre aprendizaje y relaciones humanas se remonta hasta los orígenes mismos de la sociedad humana, en la que el grupo humano flexible constituía una fuente de aprendizaje y acción. infinidad de estudios han venido a probar que los seres humanos son, y han sido siempre, animales sociales11.

Si bien desde una perspectiva atomista los individuos pueden definirse en función de sus rasgos físicos, una perspectiva de carácter sistémico los describiría también según los agrupamientos sociales en que conviven. Más aún, esta perspectiva destacaría la simultaneidad o paralelismo de las interacciones que tienen lugar entre diversas asociaciones, en la intersección de las cuales se encuentra el individuo. En otras palabras, el individuo es parte integrante de, y puede describirse por, infinidad de relaciones humanas.

Las relaciones humanas deben incluirse entre los elementos del aprendizaje, pues el principal obstáculo que se opone al aprendizaje innovador individual y social, que esteriliza el significado y que nos despoja de contextos enriquecidos engloba a las relaciones humanas. Ese obstáculo es la asimetría de las interacciones impuestas por relaciones desiguales de poder.

L
La centralización y la jerarquía innecesarias tienden a limitar el marco del aprendizaje innovador.
a centralización, las relaciones verticales y la perpetuación de jerarquías innecesarias caracterizan los tipos convencionales y más frecuentes de relaciones humanas. las viejas pautas feudales en que el centro domina la periferia y las comunicaciones se establecen más a nivel vertical que horizontal, perviven aún en la sociedad contemporánea. El ejército es la institución que perpetúa estas pautas, cualquiera que sea el tipo de sociedad.

Esta pauta puede verse en los países industrializados, y especialmente en numerosos países en vías de desarrollo en que el Estado está en manos de unos pocos con sólo una apariencia externa de democracia. Si se quiere estimular el un requisito previo es proceder a la descentralización. Es probable que de seguir vigentes las tendencias actuales hacia las relaciones de arriba abajo y la centralización, llegue a suprimiese la experimentación y la diversidad por el procedimiento de imponer soluciones y contextos preconcebidos. Lo que se precisa en este período de transición son formas de «desacoplar» los procesos y estructuras de aprendizaje en los límites convencionales de la jerarquía innecesaria12.

No menos importante en su condición de elementos del aprendizaje, la contribución de las Imágenes apenas se ha destacado por las sociedades y ciencias propensas a especulaciones e inferencias racionales derivadas de leyes operativas. Las imágenes han sido relegadas a un papel especial y diferente: el de intuición directriz que encuentra su máxima expresión en el campo de las artes. Se ha creado una desafortunada dicotomía entre deducción, análisis, sucesión, objetividad y abstracción, por un lado, e inducción, síntesis, simultaneidad, subjetividad y holismo, por otro. Pero no podemos minusvalorar las ventajas que las imágenes tienen para alcanzar una percepción global y producir un efecto instantáneo. Las imágenes preceden a las palabras. No son sólo los niños quienes «piensan en forma de imágenes» antes de empezar a hablar. En el curso de sus interacciones, los adultos liberan rollos enteros de secuencias de imágenes a una velocidad y en cantidades tales que exceden con mucho su discurso racional.

E
Las imágenes con su poder integrador e impacto instantáneo, han sido subestimadas en tanto que componentes del aprendizaje.
n los procesos de interacción y cognición, el pensamiento humano recurre a imágenes esenciales para el razonamiento. Quienes trabajan en el campo de la inteligencia artificial, por ejemplo, apenas se sorprenden de la adquisición deductivo de proposiciones analíticamente correctas, pues se trata de algo que los ordenadores electrónicos pueden imitar. Pero les fascina, en cambio, el poder de las imágenes en el funcionamiento de nuestra inteligencia, ya que los ordenadores no pueden siquiera tratar de imitarlo. Para estos investigadores las imágenes son símbolos que debido a sus propiedades evocadoras posibilitan la inducción. Es decir, las imágenes generan operaciones en el núcleo mismo de nuestra inteligencia, gracias a las cuales producimos una proposición general a partir de un reducido número de proposiciones particulares.

Las imágenes generan también intuiciones. Frecuentemente siguen a laboriosos razonamientos y especulaciones conceptuales, revelando, de forma inesperada, soluciones y descubrimientos científicos. Aun cuando las imágenes parecen predicarse sólo de los individuos y de su vida interior o privada, también existen a escala social. Kenneth Boulding, en su libro The image13, por ejemplo, ha puesto de relieve el papel de las imágenes sociales en cuanto estructuras de conocimiento subjetivo en las que se comprende a individuos, organizaciones y hasta sociedades con fines tanto públicos como privados. La existencia de imágenes colectivas -y la posibilidad de compartir las percepciones- pone en relación el aprendizaje social con el individual. Lo que entorpece estas interconexiones es precisamente la escasa importancia que se reconoce a las imágenes en el aprendizaje de mantenimiento.
1   2   3   4

similar:

La propuesta: anticipacion y participacion iconExamen 70 %. Se realizara al término de cada unidad. Se anuncia el...

La propuesta: anticipacion y participacion iconAdemas de la participación de profesional en el ejercicio ilegal de la profesióN

La propuesta: anticipacion y participacion iconTÍtulo de la cartilla: participación y veeduría ciudadana en salud

La propuesta: anticipacion y participacion iconLa participación de las empresas transnacionales en la educación ambiental en Argentina

La propuesta: anticipacion y participacion iconParticipación de los Pueblos Indígenas en el Proceso de la Consulta de la Carta de la Tierra

La propuesta: anticipacion y participacion iconParticipación directa y proactiva de 748 caficultores en 124 municipios de 17 Estados

La propuesta: anticipacion y participacion iconFrutales momento 1: Participación Individual Presentado Por: Cristian Rodrigo Ortegón

La propuesta: anticipacion y participacion iconA manera de introducción es necesario mencionar que un contrato asociativo...

La propuesta: anticipacion y participacion iconA continuación les presentamos nuestro plan de acción de gobierno...

La propuesta: anticipacion y participacion iconInforme y Propuesta




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com