Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin




descargar 2.1 Mb.
títuloPsicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin
página13/85
fecha de publicación01.02.2016
tamaño2.1 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   85

Dirijo mis interpretaciones al discurso o al comportamiento del sujeto que me lo sugirió: Sea cual sea la conclusión o impresión general que tengo

PSICOTERAPIA EXPERIENCIAL Y FOCUSING: LA APORTACON DE E.T. GENDLIN 91

de él la obtengo de él mismo - de su comportamiento y su discurso. Se la puedo devolver mejor si recuerdo cómo él me sugirió esta impresión. Así puedo responder a esa sensacion mas específica en vez de darle sólo una conclusión general. Por ejemplo, puedo decirle, "Cuando dijiste ... me hizo pensar que

Cualquier cosa es ---un punto de partida de algo más-: Puedo centrarme en cualquier cosa que ha dicho tomándolo como punto de partida de una comunicación más personal. Sí el paciente me ve furnando y dice, "Fumar es malo para tu salud", yo lo tomo como un punto de partida para relacionarse conmigo, hablar de in¡, tocarme, discutir tanto mis comportamientos destructivOs como los suyos, etc. De forma similar, si el paciente dice, ---¿Puedes conseguirme un pase de fin de semana?" (sabiendo que no puedo) se puede convertir en un punto de partida para una conversación sobre mi, él, sobre el deseo de salir del hospital, de ir a casa, sobre la gente a la que podría ver si saliera, ete. Evidentemente, nueve de diez intentos para iniciar la conversación se verán frustrados, pero el décimo lo puedo conseguir.

Respuesta retroactiva: Si pienso que me hubiera gustado responder de alguna otra forma hace unos minutos, o unas semanas, así lo hago ahora. Antes solía pensar que tenía que esperar a que el cliente sacara el tema de nuevo. Puedo decir: "¿Sabes?, hace una semana cuando dijiste tal y tal, bien, pues ahora lo he pensado de nuevo y pienso que ......

Nada que no se pueda mencionar: Cualquier cosa que parece que no se puede mencionar es realmente una oportunidad para relacionarse de forma más directa. Si el cliente sugiere alguna cosa muy dolorosa o temible, yo le respondo. Creo que el cliente ya tiene y vive esa cosa, si realmente está ahí y que yo no puedo protegerle de eso. Solo puedo elegir si dejarle a su aiTe con eso o mantener la compañía interactiva también con eso. No espero a que el cliente lo saque por su cuenta. Probablemente está intentándolo ahora lo mejor que puede. Yo respeto al cliente pero no a la trampa en la que se encuentra.

Componente de dos caras: También deben incluirse las razones por las que no se menciona algo. Cuando algo de mis sensaciones me inhibe a la hora de expresar algo, también puedo expresar eso que me lo impide y de hecho puedo expresar el componente de dos caras cuando antes sentía que ni siquiera podría expresar el primer sentimiento.

Reconocimiento positivo: El último ejemplo ilustra un caso especial, el caso en el que necesito poner un límite o llamar la atención sobre algún comportamiento. Lo puedo hacer con más facilidad (y pienso que más teraPéutícamente) cuando encuentro y verbalizo la confianza positiva del paciente de actuar de esa forma. Por ejemplo, puede que no le deje al paciente tocarme o agarrarme. Le detendré, pero con las mismas palabras y gestos intentaré responder positivamente al deseo positivo de cercanía o de relaciones físicas. Le tocaré con mi mano mientras le mantengo a distancia, le miraré a los ojos y le confesaré que yo pienso que la cercanía física es Positiva y que la recibo de buen agrado aunque pienso que no puedo perr1litírselo. El efecto final de esta forma de poner límites es terapéutica y

92 PROCEDIMIENTOS TERAPÉUTICOS CON ESQUIZOFRÉNICOS

positiva, ya que no sólo he expresado el límite sino que además también he podido conciliar la confianza positiva del cliente.

Se debe ofrecer significados afectivos: El paciente habla y quizás le da mucho valor al hecho de tener alguien cerca que se preocupe en escucharle, pero no dice nada de relevancia terapéutica. Yo soy entonces quien se encarga de expresarle los sentimientos y los significados sentidos. A veces tengo que repetir los acontecimientos de tal forma que el significado sentido probable aparezca. Por ejemplo: "Así que tu madre y tu marido deciden incluso a qué lavandería debes mandar tu ropa. Supongo que ellos lo deciden todo. ¿No tienes mucho espacio para ti en casa, ¿eh? Debe ser algo sofocante ¿no?- (el paciente no dice nada). Al principio la única reacción del paciente pude ser una mirada en blanco breve tras la cual concluye lo que estuviera diciendo. Siempre le dejo que ignore lo que le digo y que siga hablando; eso le ayuda a soportar esos sentimientos que expreso.

Sinceridad del terapeuta: El paciente puede vivir adecuadamente sólo con lo que hay ahí. No hay fonna de vivir con lo que no es, con falsedades, con papeles artificiales llevados a cabo por psicólogos. No se puede aprender a vivir con lo falso, independientemente de lo bueno que pueda ser esa falsedad. Por otro lado, decir la verdad ayuda porque ya está presente y se puede aprender a vivir con ella mejor y de forma diferente. Que el terapeuta se comprometa con la verdad tiene otra ventaja: la verdad tiene su propio dispositivo de comprobación dentro del amasijo experiencial del paciente (y del terapeuta). Para buscar la verdad no necesitarnos ser brillantes, o suponer acertadamente, o elegir adecuadamente.

La respuesta centrada-en-el-cliente: Cuando el paciente dice, hace, supone, o expresa algo, la mejor respuesta sigue siendo la centrada-en-elcliente. En ese tipo de respuestas intento verbalizar llana y puramente mi impresión de lo que quiere decir o sentir el paciente en este momento. No hay nada tan poderoso y que ayude tanto como esto. Le permite al paciente saber que ha sido entendido; centra su atención en sus referentes sentidos de forma que pueda comprobar lo que se ha dicho y llevarlo más allá; le muestra que yo considero que sus significados sentidos son la base última para decidir lo que es verdad y lo que no lo es; genera el proceso terapéutico del movimiento experiencial; tiende a llevarle a prestar atención directamente a sus significados sentidos sin distorsionarlos por lo que él o yo podemos pensar; introduce los aspectos privados apenas soportables dentro del mundo interpersonal no autístico; hace que el paciente experimente no sólo lo que ya sabe que siente, sino también lo que casi siente (de forma que consigua sentirlo con claridad, después de haberlo verbalizado); rnantiene mi propia persona y mis sentimientos separados de su persona y de sus sentimientos de tal modo que hay espacio suficiente para ser claros; y es la única forma que conozco para vivir y renacer. Este tipo de proceso interaccional provee solidez, intenciones claras, simplicidad, respeto y nos mantiene abiertos a lo que pueda venir. Por tanto, puede surgir la sensación implícita positiva de confianza y el sujeto puede volverse más vivo de un modo tal que reduce la desesperación y altera la propia cualidad de esos sentimientos.

PSICOTERAPIA EXPERIENCIAL Y FOCUSING: LA APORTACIóN DE E.T. GENDLIN 93

Por tanto los diferentes procedimientos que he descrito se usan primordialmente cuando el paciente no interactúa conmigo, no dice, expresa o actúa nada significativo. Cuando a través de cualquiera de estos procedimientos se consigue comunicar significativamente entonces mi respuesta es del tipo que ya desde hace mucho tiempo se ha asociado a la terapia centrada-en-elcliente: el esfuerzo de sentir con precisión el significado sentido del cliente en ese momento y de comunicarle mi entendimiento de ese significado con tanta claridad como sea posible.

REFERENCIAS

Butler, J.M. (1958) Client-centered counseling and psychotherapy. En: C. Brower & L.E. Abt (Eds.), Progress in Clinical Psychotherapy. Vol. 111, Changing Conceptions in Psychotherapy. New York: Grune & Stratton.

Gendlin, E.T. (1961a) Experiencing: A variable in the process of therapeutic chage. Amer. J. Psychotherapy. 15:233-245.

Gendlin, E.T. (1961b) Initiating psychotherapy with "unmotivated" patients. Psychiat. Quart. 35:134-139.

Gendlin, E.T. (1962a) Client-centered developments and work with schizophrenics. J. Counsel. Psychol. 9:205.

Gendlin, E.T. (1962b) Experiencing and the Creation of Meaning. New York: The Free Press of Glencoe.

Gendlin, E.T. & Zimring, F.M. (1955) The qualities or dimensions of experiencing and their change. Counselig Center Discussion Papers, 1, 3. Chicago: University of Chicago Library.

Rogers, C.R. (1942) Counseling and Psychotherapy. Boston: Houghton Mifflin.

Rogers, C.R. (1951) Client-Centered Therapy: Its Current Practice, Implications, and Theory. Boston: Houghton Mifflin.

Rogers, C.R. (1957) The necessary and sufficient conditions of therapeutic personality change. J. Consult. Psychol. 21:95-103.

Seeman, J. (1956) Client-centered therapy. En: D. Brower and L.E. AN (Eds.), Progress in Clinical Psychology, Vol. 11. New York: Grune & Stratton, pp. 98-113.
Los valores y el proceso experienciall

Normalmente la gente nos dice sus valores (sus decisiones, preferencias y metas) pero no nos dicen casi nada del proceso experiencia¡ por el que pasan para llegar a esas conclusiones. En este trabajo intentaré forinular algunas de las características del proceso experiencial cuyo resultado normalmente tenemos en cuenta si lo comparamos con el proceso de formar valores al que generalmente no prestamos ninguna atención.

1. Por ejemplo, si un hombre joven que se encuentra en psicoterapia decide inscribirse en la facultad de medicina, el problema de valores realmente no es el valor que éste pone en la facultad de medicina, prestigio, o en el hecho de ser capaz de ayudar a la gente. La pregunta más bien es, ¿qué clase de proceso le llevó a tomar esa decisión? Si ha tenido en cuenta tan solo algunos de sus sentimientos; si, por ejemplo, ha cedido a los deseos de su familia sin resolver cierta sensación de resentimiento, lo más normal es que nos inclinemos a considerar negativamente el proceso terapéutico, independientemente de si compartimos o no el valor que el sujeto le da a la carrera de medicina. De forma opuesta, si ha hecho referencia a muchos de sus sentimientos personales relacionados con su vida y su familia, si ha visto que para muchos casos distintos estos sentimientos se van diferenciando y

1. Condensación de Gendlin, E.T. (1967) Values and the process of experiencing. En: A.H. Mahrer (Ed.) The Goals of Psychotherapy, New York: Appleton-Century Crofts, 1967, PP. 180-205.

96

LOS VALORES Y EL PROCESO EXPERIENCIAL,

cediendo significados que no se discriminaban con anterioridad, y si este proceso se ha seguido con claridad experiencial hasta llegar a esta elección, sentimos que la terapia tuvo éxito incluso si nosotros mismos no cornpartirnos completamente todos los valores implicados en la elección del paciente. Otro ejemplo: Si un estudiante que está en terapia decide dejar la escuela, una vez más nuestros propios valores sobre la educación superior no deterrninan lo correcto o erróneo de su elección. Más bien dependerá de si la decisión se tomó directamente desde una habilidad cada vez mayor de tomar decisiones libremente, desde la diferenciación de los sentimientos y de los significados, o si por el contrario se trata de una huida de ciertas dificultades no examinadas dando lugar a una sensación de fracaso que no se ha trabaJado.

Estos ejemplos intentan mostrar que lo que cuenta son las rnaneras del proceso que lleva a la elección de valores, y no sólo las conclusiones abstractas. Lo que comúnmente llamamos "valores- son sólo conclusiones. En los ejemplos anteriores mantuve la misma conclusión. Quería mostrar que una forma del proceso positiva o negativa puede llevar a la misma conclusión. Discutiremos que todo el tema de los valores se clarifica mucho si consideramos estas diferencias procesuales.

Las diferencias procesuales no son meramente privadas: podemos observar las diferencias procesuales en la forma en que un sujeto habla. A partir de las diferencias procesuales podemos predecir mayores diferencias en el comportamiento observable más adelante. Por ejemplo, muchas industrias seleccionan a la gente para diferentes puestos de acuerdo al tipo de proceso por el que han pasado para decidir solicitar el empleo. A esto se le llama una consideración de la "motivación- del solicitante, pero más específicamente, queremos decir el proceso experiencia¡ por el que ha llegado a estar tan "rnotivado". Sus valores (su decisión de solicitar el puesto),no nos dice bastante. Ya que a partir de las diferencias en el proceso motivacional, el proceso por el que los solicitantes decidieron hacer la solicitud, podemos predecir los diferentes tipos de comportamiento.

Dos sujetos pueden llegar a la misma conclusión verbal y pueden rnantenerla con la misma finneza y sin embargo el significado experiencia¡ de esta conclusión puede ser muy diferente para cada uno. Un joven deja la escuela y solicita el puesto; el abandono de la escuela puede suponer un fracaso irresuelto que le persigue por el resto de su vida. Para el otro joven significa un paso hacia la libertad y la responsabilidad de su propia vida, por primera vez actúa por sí mismo desde un interés genuino.

En nuestras consideraciones de los problemas de valores debemos mirar no sólo a las conclusiones sino también al proceso experiencial a través del cual se llega a la conclusión. En otro caso las condiciones concretas diferentes serán erróneamente clasificadas como si fueran las mismas conclusiones.

2. Ahora veamos un segundo aspecto del tema de los valores en psicoterapia: El movimiento del sujeto hacia uno u otro valor es temporal. (Evidentemente puede que el sujeto se comprometa consigo mismo a ser fiel a esos valores mediante vínculos externos, pero esto es un peligro). Un estu-

PSICOTERAPIA EXPERIENCIAL Y FOCUSING* LA APORTACIóN DE E.T. GENDLIN 97

diante puede decidir dejar la escuela y a través de este proceso liberador puede descubrir la posesión de su propia vida y su propio interés en las cosas. Desde ahí puede que un poco después decida ir a la escuela de nuevo pero ahora de otra forma. Esta nueva decisión puede llegarle antes incluso de tener tiempo suficiente para dejarla en primer lugar, pero puede llegar después. El proceso experiencial a menudo parece, en un momento dado, dirigirse hacia cierta conclusión. Un poco después puede orientarse hacia otra muy diferente, incluso opuesta. No es raro que tales cambios en la dirección aparente de los valores ocurran en tan solo unos pocos minutos a medida que el proceso terapéutico pasa de una diferenciación a otra.

El terapeuta deja de ser útil cuando retiene un movimiento de su cliente sólo porque, por el momento, el proceso experiencial parece dirigirse hacia una conclusión (hacia un valor) que él mismo no comparte. En el proceso experiencial (el proceso de diferenciar los propios significados sentidos) la dirección aparente de los valores cambia con mucha frecuencia. De hecho, lo que denominamos la dirección aparente del valor no es la dirección del propio proceso.

3. El proceso tiene su propia dirección, determinada por el significado sentido presente inmediatamente confrontado. Atender a este significado sentido y diferenciarlo es lo que hace que este proceso experiencial progrese. Todo lo demás es dar marcha atrás o ir de lado. La conclusión que extrapolamos sólo parece quedar implicada en un momento dado del proceso.

Si un significado sentido dado se ofrece como "lo próximo- para diferenciarse, entonces para el proceso experiencial presente lo mejor es esta diferenciación del significado sentido. Este significado sentido sin embargo no nos dice nada sobre la conclusión a la que el sujeto eventualmente llegará. Por tanto no se puede anticipar con seguridad cual será la dirección de los valores en el próximo significado sentido. Puede parecer que va en la misma dirección o que va en una dirección opuesta, pero también puede cambiar de escena a otros temas totalmente diferentes.

4. Es verdad que con frecuencia el cliente de hecho sostiene ciertas conclusiones (valores) y desea con fervor seguir siendo fiel a ellos. Como conclusiones que son no pueden hacer nada para que el proceso experiencial siga su curso. No determinan a donde va el proceso. Por otro lado, el cliente muchas veces tiene muchos sentimientos en relación a estos valores. Estos sentimientos concretos terminan diferenciándose y forman parte del proceso experiencial. En la mayoría de los casos se sostienen ciertas conclusiones Por razones relevantes para su sentido de identidad y su forma de vivir.
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   ...   85

similar:

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconHipercolesterolemia familiar y aportación reducida

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin icon1. El problema de la definición de la Psicoterapia

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconManual de psicoterapia cognitiva

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconPostítulo de Psicoterapia Transpersonal

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconPsicoterapia del oprimido

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconManual de psicoterapia cognitiva

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconC olegio Saint Dominic Profesor Jeremias González B
«la ciencia de la comunidad», y el ecólogo norteamericano contemporáneo Eugene Odum la ha definido, quizá demasiado ampliamente,...

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconLa gestión de las tormentas afectivas en la psicoterapia psicoanalítica...

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconDe la legislatura del gobierno municipal autónomo de carolina, puerto...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com