Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin




descargar 2.1 Mb.
títuloPsicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin
página9/85
fecha de publicación01.02.2016
tamaño2.1 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   85

PSICOTERAPIA EXPERIENCIAL Y FOCUSING: LA APORTACIóN DE E.T. GENDLIN 69

que estoy sintiendo se resuelve en las acciones que creo y que elijo o en las palabras que digo.

Cuando estoy a punto de decir algo todavía no tengo las palabras que diré. Sé que estoy a punto de hacerlo. En ocasiones ocurre que cuando tengo la oportunidad de hablar se me ha olvidado lo que iba a decir. ¿Qué hago ahora? ¿Dónde voy a buscarlas? Nunca lo he dicho con palabras. Nunca he tendido la oportunidad de decir exactamente las palabras que diría. Debo enfocar experiencialmente para recobrar la sensación de lo que estaba a punto de decir. Y entonces, cuando lo consigo, digo ---Oh... sí ...- Todavía no lo tengo en palabras. Sólo tengo la sensación de que voy a decirlo. Existe una relación muy diferente entre esta sensacion que tengo de estar a punto de decir algo (esa sensación de pérdida y de volverlo a encontrar), y las palabras que puedo usar. No hay ninguna discontinuidad. Sólo ciertas palabras dirán lo que quiero decir y si me paro un momento oiré lo que estoy diciendo y diré ---No, no, espera un minuto, eso no es lo que quiero decir; un segundo.- Esto ilustra la continuidad entre cada momento y el próximo. En el zig-zag de las palabras, acciones, roles, y definiciones a la sensación y de vuelta otra vez, hay una continuidad sentida muy distinta. Puede que no sepamos qué decir o hacer pero aún así sólo servirán ciertas palabras o acciones.

No hay un vacío arbitrario entre un momento y el siguiente. La libertad es sólo ese siguiente paso-dificil-de-encontrar de palabras o acciones que llevan adelante y resuelven lo que somos, y sólo es real esa forma de "hacernos a nosotros rnismos".

Para acabar: La naturaleza humana no es un conjunto de contenidos (tampoco lo es la salud mental). La naturaleza humana es el proceso experiencial en el que el contenido biológico y cultural es llevado adelante, es desplegado. Hemos perdido la unidad simple entre contenidos y lo que somos experiencialmente. En su lugar podemos ir y venir de uno al otro (en zig-zag) de forma mucho mejor y más interesante que con cualquier conjunto de formas.
Procedimientos terapeuticOs con esquizofrenicosl

Incluso con anterioridad a su aplicación a los pacientes esquizofrénicos la terapia centrada-en-el-cliente se ha ido acercando hacia un ---método experiencial" que ahora se ha vuelto esencial. Las características especiales de los pacientes esquizofrénicos ha acelerado en gran medida esta tendencia.

Progresos similares han ido ocurriendo en otras orientaciones terapéuticas. En las últimas dos décadas el énfasis ha pasado de diferentes técnicas y contenidos verbales a un foco experiencial común (Gendlin, 196la).

La psicoterapia se ha vuelto menos orientada hacia la técnica, menos mecánica, menos cognitiva, menos limitada a los pacientes mejor ajustados Y más verbales, y menos dividida entre las antiguas líneas. Terapeutas de muchas orientaciones sienten un movimiento común que transciende las divisiones entre ---reflejo del sentimiento- e "interpretación---, entre ---analítico" (---exploratorio") y ---de apoyo", entre el énfasis en el sexo y el énfasis en los autoconceptos, voluntad, sentimientos interpersonales o cualquier otro contenido. Terapeutas receptivos y terapeutas activos e interventivos están

I. Gendlin, E.T. (1967), "Therapeutic Procedures in dealing with Schizophrenics". En: The Therapeutic Relationship and its Impact: A Study of Psychotherapy with Schizophrenics. Carl R. Rogers (Ed.) Madison Wisconsing- University of Wisconsin Press, pp. 369-400. Ver también: Gendlin, E.T., Com¿nicación subverbal y expresividad del terapeuta: tendencias de la terapia centrada en el cliente en el tratamiento de esquizofrénicos. En: Rogers, C., Stevens, B- (1980) Persona a Persona, Buenos Aires: Amorrortu, pp. 122-132.

72 PROCEDIMIENTOS TERAPÉUTICOS CON ESQUIZOFRÉNICOS

de acuerdo en que cuando tienen éxito un proceso experiencial similar trariscíende todas las diferencias de palabras y de técnicas.

El papel de los pacientes, de los terapeutas y de la relación entre ambos están empezándose a ver en términos de experiencia concreta. En el paciente, la psicoterapia ya no pretende llegar exclusivarriente a un tipo concreto de contenido (conflictos edípicos, autoconceptos, cte.). Aunque varias orientaciones todavía favorecen uno o varios tipos de estos contenidos (---vocabularios---, los llamaría yo), se mantiene ampliamente que un proceso experiencial básico es lo que constituye la psicoterapia. Sin este proceso de sentimientos sólo hay intelectualizaciones y racionalizacíones. Con este proceso de sentimientos los pacientes cambian concretamente, sea cual sea el vocabulario que se emplee.

El terapeuta puede orientar sus respuestas a los significados sentidos concretos del paciente: el experienciar pre-verbal y pre-conceptual. Por supuesto, el terapeuta concebirá y verbalízará lo que siente y empleará palabras y conceptos que tienen sentido para él. Sin embargo, el objeto de las palabras y los conceptos será la experiencia sentida concreta del paciente.El propósito principal del terapeuta no será realizar frases objetivamente correctas para describir al paciente, sino más bien hacer que el paciente atienda directamente a la experiencia sentida concreta que éste tiene en el momento presente. En términos psicoanalíticos a esto se le llama "pre-consciente-, lo que se puede sentir y verbalizar si se le presta la suficiente atención. A medida que se elabora el -pre-consciente" sentido y se le responde, cada vez más facetas se vuelven preconscientes, o sea, se vuelven directamente sentidas y por tanto sujetas a la verbalización. Si el paciente atiende y trabaja lo que tiene directa y sentidamente (a lo que apunta la respuesta), entonces la terapia avanzará y tendrá éxito, independientemente del vocabulario que ' se utilice. Con este énfasis en este proceso de ---trabajo" concretamente sen~ tido los terapeutas se han puesto de acuerdo en que la forma en que se señala la propia reacción tiene más importancia que los términos en los que esa respuesta se verbaliza. Por tanto, hoy en día comúnmente decimos que un terapeuta diferente con un vocabulario conceptual diferente puede llevar a cabo la psicoterapia igual de bien que aquellos que comparten nuestro propio vocabulario. Lo que importa es si puede generar ese proceso experiencial concretamente sentido en el paciente.

Por parte del terapeuta también se ha producido un énfasis en la persona, real del terapeuta en la interacción, en detrimento de la maquinaria profe-i sional conceptual. Las técnicas en si mismas se ven cada vez más como,, insuficientes. Por su propia formalidad, inhumanidad, mecanícidad y ea--, rácter abstracto fracasarán en señalar y hacer avanzar los significados personales aún no constituidos del paciente. El terapeuta debe usar sus res-: puestas personales y sus impresiones sentidas sobre lo que está ocurriendd en este momento. El terapeuta usa su propio experienciar sentido del mo-, mento para poder responder al experienciar sentido del paciente en el mo'7,: mento presente.

Finalmente, la interacción entre paciente y terapeuta se ve como un pro-,, ceso experiencial en marcha en el que ambas personas cambian y tienen vidá,

PSICOTERAPIA EXPERIENCIAL Y FOCUSING: LA APORTACIóN DE E.T. GENDLIN 73

de diferentes formas. Solamente una nueva interacción concretamente sentida puede traer consigo nuevas facetas de los sentimientos en el paciente de forma que éste se vea vivo de nuevas formas y así consiga cambiar. No basta con descubrir simplemente cómo se es y como se ha sido.

AVANCES EN LA TERAPIA-CENTRADA-EN-EL-CLIENTE

La Terapia Centrada en el Cliente se definió al principio en función al descubrimiento de que un proceso profundo de autodesarrollo terapéutico surge cuando el terapeuta "refleja los sentimientos". En este tipo de respuesta terapéutica descubierta por Rogers (1942) el terapeuta verbaliza de un modo renovado la sensación que tiene del mensaje afectivo que el cliente manifestaba o el significado sentido personal (Rogers, 1951). Durante cierto tiempo esta forma de responder resultaba difícilmente distinguible de la mera repetición de lo que el cliente dice. Seeman (1956) dio un paso más hacia una fon-nulación experiencial al clarificar esta cuestión. El terapeuta no repite lo que el cliente dice ni clarifica sus sentimientos. Sino que "refleja la experiencia emocional aún no constituida" del cliente. El propósito del terapeuta es dirigirse a los significados experienciales del cliente, aún no constituidos (Gendlin y Zimring, 1955; Gendlin, 196la, 1961b, 1962b).

Por parte del terapeuta el mismo desarrollo experiencial significaba que ya no escondería nunca más su persona tras una pantalla. Más que reflejar mecánicamente el terapeuta se estaba volviendo "espontáneo" (Butler,

1958), inclinándose a verbalizar sus sentimientos y sus respuestas "inmediatas" al cliente. Finalmente, Rogers (1957) redefinió enteramente la psicoterapia en términos de las "actitudes" del terapeuta ("necesarias y suficientes" para la psicoterapia independientemente de la técnica y la orientación). Entre estas actitudes la más importante era la genuinidad o

1 1congruencia" del terapeuta, descartando cualquier fachada o pantalla, maniobras artificiales y técnicas de ese tipo. El terapeuta tenía que ser -él mismo---, como realmente es y reacciona dentro de esta relación.

Por tanto durante este período la terapia centrada-en-el-cliente, al igual que otras orientaciones, pasó a enfatizar la concritud experiencial del cliente, del terapeuta y de la relación entre ambos.

Características de sujetos esquizofrénicos en relación a la psicoterapia.

El trabajo con los pacientes esquizofrénicos hospitalizados aceleró en gran medida la tendencia experiencial de la terapia centrada-en-el-eliente. Algo determinante fue el modo en que seleccionarnos a estos individuos para la terapia. No teníamos en cuenta su deseo o adaptabilidad respecto a la terapia, ni las recomendaciones del personal del hospital. Los sujetos seleccionados en base a tales consideraciones son aquellos con más posibilidad de mejorar debido a su deseo de ser ayudados, o por su "adaptación", o Porque habían sido capaces de atraer la atención del personal. Nosotros ele-

74 PROCEDIMIENTOS TERAPÉUTICOS CON ESQUIZOFRÉNICOS

gímos a los clientes mediante criterios puramente de investigación (edad, sexo, clase social, tiempo de hospitalización), y así obtuvimos sujetos mucho más típicos (y mucho menos esperanzadores). A continuación enumero algunas características que encontrábamos con frecuencia en nuestros pacientes:

- Silencio: Una vez tras otra nos enfrentábamos a largas horas de un silencio muy sólido. Este no es el tipo de silencio que valoramos en psicoterapia cuando el sujeto explora profundamente su mundo interior. Sino que era un silencio de vacío, resistencia, de no saber lo que hacer. Otro tipo de silencio era hablar continuamente sobre temas triviales y externos.

- La sensación de que se carecía de un proceso exploratorio: Ya estuviera en silencio o hablando, el paciente no compartiría con el terapeuta la búsqueda de lo que le afectaba, de la exploración de lo que estaba mal. El paciente carecía de ese "dispositivo exploratorio". Podría permanecer totalmente en silencio, o hablar incesantemente, pero cuando lo hacía era sobre la mala comida, los problemas en su hospital, su deseo de irse a casa, o que no le pasaba nada. Los intentos del terapeuta para reflejar o interpretar las sensaciones problemáticas se veían continuamente rechazadas por el paciente, o le harían quedarse atónito. No tenía ningún interés en enfocar sobre esos senti~ mientos. El paciente no se hacía preguntas a sí mismo, no se embarcaba en la empresa de explorarse a sí mismo o entender o cambiar. Parecía faltar mucho más que una simple sensación. El paciente no veía la relevancia de las preocupaciones que el terapeuta le comentaba ya que carecía de capacidad para explorar.

- Carencia de procesos auto-impulsados: Quizás debido a la carencia del elemento exploratorío, o quizás por otras razones, el proceso terapéutico experiencial auto-impulsado no tenía lugar. (Con clientes más normales ese tipo de proceso normalmente avanza por si mismo tras el período inicial de la terapia. Al principio el terapeuta debe impulsar ese proceso, siempre debe hacer referencia a algún aspecto experiencial sentido de fonna novedosa de lo que el cliente dice. Pero, pronto, empiezan a surgir por si mismos significados sentidos de forma personal y tanto el cliente como el terapeuta se ven llevados por ---ello", el significado sentido concreto que surge). Con estos pacientes hospitalizados un proceso parecido al de terapia podría ocurrir un día por casualidad, aunque la próxima vez sería como si nunca hubiera pasado. Carecían de un proceso auto-impulsado continuo.

-Rechazo del terapeuta: Tanto los pacientes silenciosos como los que no paraban de hablar rechazaban la terapia y al terapeuta con una gran regularidad. Tales rechazos no formaban parte del encuentro de entrevista al que estamos acostumbrados. Sino que se trataba de una negativa completa a ver al terapeuta. El mensaje, muchas veces dicho explícitamente, era: "Vete y déjame solo. Hablo con algunos pero no contigo. ¿Acaso no tienes otros pacientes a los que

PSICOTERAPIA EXPERIENCIAL Y FOCUSING: LA APORTACIóN DE E.T. GENDLIN 75

ver? Yo ya no vuelvo a venir. Tú no vuelvas.- Y esta podía ser la actitud constante del paciente durante varios meses. Si no hubiera sido por la investigación no hubiéramos seguido con estos pacientes y no hubiéramos aprendido la forma de proseguir sin violar sus derechos personales.

El reto del terapeuta

Estas características de los pacientes aceleraron mucho el método experiencial que por entonces ya se estaba desarrollando. Por ejemplo, un terapeuta acostumbrado a ---reflejar- sentimientos se enfrenta a diez o veinte horas de silencio absoluto. ¿Qué sentimientos reflejará? 0 si el terapeuta normalmente interpreta, ¿qué hará cuando ha interpretado de varias formas el insistente silencio? Sea cual sea la técnica del terapeuta se ve a sí mismo incapaz de llegar a la vida emocional del paciente. No sabe demasiado sobre ella, ni como relacionarse con ella, o preguntarle, o responderle aunque no sepa específicamente de qué se trata. Por tanto, estos pacientes fuerzan a los terapeutas a que ellos mismos señalen el experienciar directamente sentido, concreto y preverbal del paciente.

Digamos que el terapeuta decide que las técnicas exploratorias no son indicadas y emplea en su lugar una terapia de apoyo. Esta distinción puede significar que el terapeuta incluso cese de intentar responder a los significados implícitos. Pero entonces persiste el silencio. No ocurre nada. 0 digamos que el paciente habla de este modo tan autístico con significados y acontecimientos personales comprimidos en masas apenas interpretables.

El terapeuta de apoyo sencillamente le deja hablar. Esto no sólo no ofrece ningún apoyo, sino que es positivamente perjudicial: los intentos más bien desesperados del paciente por comunicarse se malogran con un terapeuta que le deja hablar o que sólo le da sugerencias muy generales. El terapeuta se ve forzado a abandonar la exploración abstracta y el simple apoyo. Debe responder de tal forma que el paciente pueda soportarlo, pueda sentir y saber concretamente lo que significa, pueda atender mejor a sus sentimientos más accesibles y pueda experimentarse a sí mismo como a alguien que es percibido y entendido por otra persona. No hay forma de hacerlo simplemente usando o evitando las intuiciones interpretativas. Debe haber también respuesta exploratoria de un tipo diferente. El terapeuta debe intentar sentir los referentes sentidos del paciente asequibles en el presente y mostrar al paciente que eso es lo que él valora y a lo que responde. Con sujetos esquizofrénicos hospitalizados durante mucho tiempo normalmente no hay prácticamente ningún referente experiencial que no esté casi muerto, lleno de dolor, caótico y terrible. Estos son preverbales y sentidos, pero sólo capaces de ser llevados adelante con suavidad en base al vocabulario verbal.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   85

similar:

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconHipercolesterolemia familiar y aportación reducida

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin icon1. El problema de la definición de la Psicoterapia

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconManual de psicoterapia cognitiva

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconPostítulo de Psicoterapia Transpersonal

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconPsicoterapia del oprimido

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconManual de psicoterapia cognitiva

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconC olegio Saint Dominic Profesor Jeremias González B
«la ciencia de la comunidad», y el ecólogo norteamericano contemporáneo Eugene Odum la ha definido, quizá demasiado ampliamente,...

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconLa gestión de las tormentas afectivas en la psicoterapia psicoanalítica...

Psicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin iconDe la legislatura del gobierno municipal autónomo de carolina, puerto...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com