El encuentro mundial del movimiento juvenil salesiano




descargar 363.82 Kb.
títuloEl encuentro mundial del movimiento juvenil salesiano
página1/7
fecha de publicación07.02.2016
tamaño363.82 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Documentos > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7


SYM Don Bosco 2015 – Subsidio con propuestas pastorales: oraciones y reflexiones





logo-definitivo_colori.png
Como Don Bosco, Con los Jovenes, Para los Jovenes”
6 etapas en preparación hacia

el encuentro mundial del movimiento juvenil salesiano

para la celebración del bicentenario del nacimiento de don bosco
10-16 agosto 2015

Turín y Colle Don Bosco
Oraciones y Reflexiones

para Grupos Juveniles

Queridos amigos,


SYM DON BOSCO 2015 es parte de un viaje muy vivo a nivel regional extendido en las diversas partes del mundo. La participación está abierta a jóvenes de 132 países.
El objetivo es facilitar el intercambio directo entre los jóvenes de diferentes luagares del mundo para: compartir las mejores prácticas del asociacionimso local; el compromiso a nivel social de los diversos grupos en favor de los más desfavorecidos; elaborar propuestas educativas para la formación permanente en el liderazgo y la animación.

Lo que proponemos a continuación es un itinerario para grupos de jóvenes, animadores Salesianos y adultos que los acompañan, que desean prepararse de la mejor manera posible para el SYM Don Bosco 2015.

El itinerario plantea seis etapas o encuentros que tienen como objetivo profundizar en el tema seleccionado para este encuentro internacional: Como Don Bosco, con los jóvenes, para los jóvenes.

En primer lugar, nos centramos en la necesidad de ser profundamente conscientes de la alegría que brota del encuentro con Jesús y su Evangelio. Luego, Don Bosco invita a aquellos que desean seguirlo a vivir el Evangelio con los jóvenes y para los jóvenes. La proclamación de la Buena Nueva es el centro de nuestra identidad apostólica, la cual nos pide además trabajar por el Reino de Dios en esta sociedad. El mandato misionero nos recuerda que Jesús llama a cada uno de nosotros y nos pide dar fruto.

La nueva edición del Cuadro de referencia de la Pastoral Juvenil Salesiana nos ha guiado en la selección de los textos del Evangelio que iluminan este itinerario. El uso de las imágenes propuestas al final de cada Lectio Divina ha sido excepcionalmente autorizado por los editores del Cuadro de referencia antes mencionado.

Que María Auxiliadora nos guíe en este camino de preparación de modo que esta experiencia que estamos compartiendo produzca abundantes frutos de santidad juvenil.

6 etapas para grupos juveniles:

  1. Verdadera felicidad

  2. Una misión específica

  3. Hacerse presente a los demás con amor

  4. La proclamación de la Buena Noticia

  5. Siervos para el Reino de Dios

  6. Elegidos para ir y dar fruto




Evangelio,

elegido entre las escenas evangelicas que introducen los Capítulos de la nueva edición del Cuadro de Referencia de la Pastoral Juvenil Salesiana
Cada etapa incluye: volto di gesù nella sacra sindone.jpg

lectio_divina.gif

Lectio Divina



thumbnailimage.jpg



Un ícono del Cuadro de Referencia de la Pastoral Juvenil Salesiana



don bosco.png




Pasajes de los escritos de o sobre Don Bosco


santa-sede_stemma.gif



Citas de la Exhortación Apostólica de Papa Francisco Evangelii Gaudium


giovanipreghiera.png




Oraciones




  1. Verdadera felicidad



Fruto del encuentro personal con el Señor Jesús, la caridad pastoral es el “corazón del espíritu salesiano”, “principio de identidad y criterio de orientación de la espiritualidad salesiana”. Así pues, la cita elegida para introducir este capítulo se centra en el compromiso de Jesús, verdadero pastor, de dar vida y una vida sin medida. Justo por esto ha venido al mundo.

La “pasión educativa” se aprende si, y cuando, alguien se sabe amado apasionadamente y guiado amorosamente por Jesús buen pastor hacia lo que Don Bosco describia como “verdadera felicidad”, y que Papa Francisco elegio como titulo de su primera y programatica Exortacion Apostolica, la “Alegria del Evangelio”.volto di gesù nella sacra sindone.jpg
«Yo he venido para dar vida a los hombres

y para que la tengan en plenitud.»

(Jn 10, 10)
Jn 10, 10b no es parte, propiamente, de la presentación de Jesús como buen pastor, pero es su más inmediato prólogo. Jesús ha iniciado el discurso con una polémica: hay una forma de ser pastor que no es buena para el rebaño. Con la doble imagen de la puerta del redil y del pastor del rebaño, Jesús alude a la relación personal que mantiene con la comunidad de discípulos. La familiaridad con sus ovejas le permite comunicárseles con facilidad, guiarlos con seguridad y defenderlos con eficacia. Como la puerta da acceso al rebaño y a la vida, Jesús permite entrar en la comunidad y concede la vida en abundancia: todos los demás no son dignos de obediencia y, más que dar vida, la roban. La opción por Jesús conduce a la vida eterna porque Él ha venido a dar la vida.
En aquel tiempo, dijo Jesús:

1 “Os aseguro que quien no entra por la puerta en el redil de las ovejas, sino por cualquier otra parte, es ladrón y salteador. 2 El pastor de las ovejas entra por la puerta. 3 A éste le abre el guarda para que entre, y las ovejas escuchan su voz; él llama a las suyas por su nombre y las saca fuera del redil. 4 Cuando han salido todas las suyas, se pone delante de ellas y las ovejas lo siguen, pues conocen su voz. 5 En cambio, nunca siguen a un extraño, sino que huyen de él, porque su voz les resulta desconocida”.

6 Jesús les puso esta comparación, pero ellos no comprendieron su significado. 7 Entonces Jesús se lo explicó:

Os aseguro que yo soy la puerta, por la que deben entrar las ovejas. 8 Todos los que vinieron antes que yo, eran ladrones y salteadores. Por eso, las ovejas no les hicieron caso. 9 Yo soy la puerta. Todo el que entre en el redil por esta puerta, estará a salvo, y sus esfuerzos por buscar el sustento no serán en vano. 10 El ladrón va al rebaño únicamente para robar, matar y destruir. Yo he venido para dar vida a los hombres y para que la tengan en plenitud”.

lectio_divina.gif

  1. Entender el texto, releyéndolo


Juan 10 se concibe como un debate en dos partes entre Jesús y los judíos. En la segunda, ambientada en el templo (Jn 10, 22-39), el conflicto se intensificará porque Jesús se ha identificado con Dios. Nuestro texto pertenece a la primera (Jn 10, 1-21). Una doble alusión a la reacción de los oyentes (Jn 10, 6.19-21) señala dos secciones, introducidas por una formulación idéntica (Jn 10, 1.7) que son, en realidad, un único discurso de Jesús, basado en diferentes alegorías: ladrón, asalariado vs. pastor, puerta.
El vocabulario y las imágenes se toman del mundo pastoril. En un primer momento, la descripción es genérica, impersonal (Jn 10, 1-5); en el segundo, Jesús se identifica con dos imágenes que ha mencionado antes (Jn 10, 7-10). Aunque las imágenes son familiares para los oyentes, el contenido permanece enigmático, no podrán entenderlo (Jn 10, 6).

El símil del pastor y el ladrón (Jn 10, 1-6) se funda en la vida ordinaria de los pastores, una realidad a la que los que escuchan a Jesús estaban bastante acostumbrados. Todo pastor, propietario o asalariado, tenía su propio ganado con el que convivía todo el día. Durante las noches, los diversos rebaños eran conducidos a un único redil cuya puerta estaba custodiada por un guardián. Quien pensara en robar las ovejas ajenas debía entrar en el redil haciendo un agujero en el muro o saltándolo. Por la mañana, bastaba con que las ovejas oyeran la voz de su dueño para salir del redil y dejarse guiar por su pastor.
Curiosamente, en las palabras de Jesús, la figura del ladrón/salteador/extraño envuelve, dejando en el centro (Jn 10, 1b.5), a la del pastor (Jn 10, 2-4). El contraste entre esas dos figuras queda establecido por el modo de actuar, cuando se avecinan al redil (Jn 10, 1-3a) y en su modo de salir, seguidos o no, por las ovejas (Jn 10, 3b-5). La forma de entrar en el redil y, una vez dentro, la relación de intimidad que establece con las ovejas caracteriza al pastor legítimo.
El verdadero pastor entra por la puerta, a plena luz del día. Su voz es familiar, se sabe los nombres. Va delante de su rebaño, sin que a éste le importe dónde se le dirija. El extraño asalta el redil, no conoce a las ovejas. El éxito de uno y el fracaso del otro es evidente en el rebaño que conoce la voz de su guía, porque puede llamar a cada oveja por su nombre (Jn 10, 4.5; cf. Is 43, 7): la convivencia lleva a la familiaridad; la familiaridad es razón del seguimiento; ser seguido es lo que da validez al verdadero liderazgo.
Con la explicación que hace de la parábola, Jesús va más allá de la simple aclaración. En realidad, continúa el discurso, repitiendo la introducción (Jn 10, 1.7) e identificándose con la puerta (Jn 10, 7-10) y con el buen pastor (Jn 10, 11-18). Llama la atención que la puerta (Jn 10, 1-2) era, en primer lugar, criterio para distinguir al pastor bueno del malo. Pero después, Jesús es la puerta de entrada al redil (Jn 10, 7) y de salida hacia buenos pastos (Jn 10, 9; cf. Ez 34, 14.25-31): vía de acceso y de salida hacia la vida, Jesús se ofrece como medio y meta de la salvación. Quien entra por él está salvado; quien sale a través de él encuentra la vida.
En Jn 10, 10 Jesús se enfrenta a los pastores ladrones, los que no entran por la puerta, los que viven de las ovejas y no por ellas. De hecho, dice aún más: cuantos hayan venido antes de él son ladrones, han robado la vida de sus ovejas en vez de dársela (Jn 10, 8.10): quien no es Jesús es un ladrón, un extraño, que hará estragos en vez de dar vida. Más que acompañar, conocer y ser conocido y seguido, dar la vida por el rebaño es la prueba de autenticidad del verdadero y único pastor.

En boca de Jesús aparece la confesión de fe de la comunidad cristiana, una convicción que nace de lo experimentado día a día: sólo en Jesús se siente segura, guiada y alimentada. Aunque no se diga expresamente, Jn 10, 10 sirve de seria advertencia para los líderes de la comunidad: como Cristo, puerta y pastor, deben entregar su vida por ella; si no lo hacen, están viviendo de ella.


  1. Aplicar el sentido, apropiándose de él


Jesús se presenta como pastor del rebaño y como puerta del redil, dos imágenes que pueden parecer lejanas a nuestra realidad, pero que definen bien la misión que Jesús quiere desarrollar en nuestras vidas y en nuestras comunidades. El pastor guía al rebaño porque convive con él. Es su líder, porque no tiene otra ocupación que su rebaño; conoce sus ovejas porque pasa junto a ellas todo el día y la noche. Su rebaño reconoce su voz porque comparte su descanso y su alimento. Porque camina delante de él, puede seguírsele con facilidad; a diferencia del agricultor, el pastor vive con su rebaño y se prodiga con él.
Presentándose como pastor, Jesús nos desvela su compromiso de convivencia, su compromiso por compartir tiempo y lugar, descanso y fatigas, con los que lo siguen. Como guía, conoce el camino que debe llevar su rebaño porque lo ha hecho él primero; como pastor, no comerá hasta que su rebaño haya encontrado pastos ni descansará hasta que los suyos estén descansando. Por este motivo, se conocen tan bien: la convivencia prolongada deriva en intimidad; del compartir juntos penas y esfuerzos nace naturalmente la confianza y de la confianza surge sin esfuerzo la obediencia. Seguir a quien avanza junto a nosotros, precediéndonos durante el trayecto, buscándonos alimento y preparándonos el descanso, no tiene que costar demasiado. Caminar detrás de quien se ha hecho compañero de camino, confiar en quien ha consagrado su vida para cuidar de nosotros, obedecer a quien conoce nuestras mismas dificultades, porque las ha hecho suyas, no debería suponer una carga.
Pero, desafortunadamente, todo esto no basta para que Jesús llegue a convertirse en nuestro pastor. Sin rebaño que guiar, nadie puede hacerse la ilusión de ser pastor. Si no se lo permitimos, ignorando su compromiso o ignorando su voz, infravalorando sus atenciones o trasgrediendo sus mandatos, no será jamás pastor y guardián de nuestras almas. Para que lo sea realmente es necesario que convivamos con él y le confiemos nuestras vidas, nuestro caminar y nuestro descanso. Sin jamás asentir totalmente, cordialmente, a sus decisiones, no podremos sentirlo cerca ni lo sabremos en nuestro interior. No basta, pues, que él se comprometa a caminar junto a nosotros en la vida, si rehusamos seguirlo toda la vida. Sin tomar en serio su compromiso ni ver sus atenciones, no podremos jamás sentirlo comprometido con nosotros ni valorar sus atenciones.
Nadie que haya abandonado a Dios tiene derecho a sentirse abandonado por Él; si seguimos otras voces o respondemos a nuestros intereses, no podemos esperar que Dios nos hable. El pastor da la vida a quien comparte con él su estilo de vida, acepta su liderazgo y sabe proponerse ser su amigo. Para obtener las atenciones de un pastor y la seguridad que da un guía, será necesario vivir en su compañía, caminar por sus caminos y someterse a sus exigencias.
Tendremos, pues, que preguntarnos por qué vivimos cada día más estresados y preocupados, menos seguros y confiados. Pasamos la vida prácticamente ignorado a Dios y su voluntad y, sin embargo, no sentimos que él se esté transformando en un desconocido, que seguimos a los extraños y nos alejamos de Él y que Dios no nos resulte entonces tan familiar y cercano como antes; no hacemos su voluntad y nos sorprende que su amor nos resulte extraño. Al no permitirle que nos apaciente, que nos guíe precediéndonos y nos defienda caminando a nuestro lado, sentimos su falta: si Él fuese nuestro pastor, nada nos faltaría; su bondad y su pobreza nos acompañarían todos los días de nuestra vida.
Volvamos, pues, bajo su cuidado, dejémonos guiar por su voz y aceptemos de nuevo su colaboración: buscará para nuestra vida la abundancia, la seguridad y el reposo. Jesús será pastor de nuestras vida y lo dará todo para protegernos, si nos encontramos entre los que lo siguen; sabremos que camina con nosotros, si caminamos tras sus huellas siguiendo su voz. Tiene valor en abundancia, no conoce el miedo, quien está seguro de caminar toda su vida junto a su Dios. No podemos sentirnos abandonados por un Dios que quieres ser nuestro guardián, siempre que, previamente, no lo hayamos nosotros abandonado a él.
No es fácil entender este compromiso de Jesús de ser guía y compañero, guardián celoso y amigo íntimo. Pero para sentirse seguro, el rebaño debe pasar por la puerta; para alcanzar la vida, el cristiano debe pasar, en cuerpo y alma, a través de Cristo; no hay otro camino que lleve a la vida que garantice descanso, alimento y refugio: entrando a través de él, nos encontramos con él. Sólo Cristo puede dar satisfacción a cuanto deseamos, colmar la necesidad de intimidad que tenemos, darnos seguridad frente a los peligros que tememos y conducirnos hacia donde ya nos tiene preparada la mesa y el hogar. Y lo hará, se ha comprometido a ello: ¡ha muerto y resucitado por ello!
Es lamentable que continuemos empeñándonos en arañar un poco de felicidad, en procurarnos satisfacciones momentáneas a cualquier precio, en asegurarnos una libertad que aumenta nuestra soledad y nuestra desazón y que perdamos la oportunidad que Jesús nos da de entrar a través de él en la vida, y una vida en plenitud. Ninguno merece nuestra atención y nuestra obediencia si no nos asegura sus atenciones y nuestra vida: Jesús ha declarado justo esto proclamándose guardián fiel de nuestras vidas y umbral auténtico para la vida eterna. No sé a qué esperamos..., ¿habrá alguien que pueda ofrecernos más? No perdamos la ocasión: volvamos hoy, en cuerpo y alma, a la obediencia y al seguimiento de Cristo, cueste lo que cueste, y nos sentiremos cuidados por Cristo y completamente seguros, Si el Señor es nuestro pastor, nada nos falta... Podremos caminar por valles tenebrosos, con la certeza de tener delante a quien se preocupa tanto por nosotros que por nosotros ha dado su vida.

icono 4.png

Ninguna palabra como el término “vida” consigue, en las diversas lenguas, resumir de manera signifi cativa las máximas aspiraciones del ser humano. «Vida» indica el conjunto de bienes deseados y, al mismo tiempo, lo que los hace posibles, accesibles, perdurables. ¿La historia de los jóvenes no está, quizás, marcada por la búsqueda de algo o alguien que pueda asegurarles la vida? Pero, ¿qué vida? La vida “en abundancia” de Dios, que sobrepasa todas las aspiraciones que pueden nacer en el corazón humano, como la puesta de sol ilumina los campos. La vida es un lugar entre las manos de Dios, como los pájaros que tienen el nido entre las ramas fl oridas del árbol. La vida nueva se irradia en cada ámbito de la experiencia humana de los jóvenes: en la familia, en la escuela, en el trabajo, en las actividades de cada día y en el tiempo libre. La vida comienza a fl orecer aquí y ahora. Signo de su presencia y de su crecimiento es la caridad pastoral. Un gran número de educadores salesianos, en el día a día, se dan con generosidad, con creatividad y con competencia en favor de la vida de las nuevas generaciones.thumbnailimage.jpg

  1   2   3   4   5   6   7

similar:

El encuentro mundial del movimiento juvenil salesiano icon1. Contexto Mundial de la Producción de Energía Eléctrica y el Movimiento contra Represas

El encuentro mundial del movimiento juvenil salesiano iconPRÓlogo
«sociedad del riesgo mundial». Lo que hace veinte años parecía exagerado es hoy el guión de la realidad: «Estamos todos en una zona...

El encuentro mundial del movimiento juvenil salesiano iconColegio salesiano “nuestra señora del águila” alcalá de guadaira (Sevilla)

El encuentro mundial del movimiento juvenil salesiano icon¿Cómo contribuir a la reducción del desempleo juvenil mediante iniciativas lanzadas por jóvenes?

El encuentro mundial del movimiento juvenil salesiano iconBibliografía Tras un tiempo de decadencia llega el punto crucial....

El encuentro mundial del movimiento juvenil salesiano iconDÉcimo encuentro del grupo latinoamericano de liquenólogos

El encuentro mundial del movimiento juvenil salesiano iconResumen de Inteligencias Múltiples herramientas para la enseñanza...

El encuentro mundial del movimiento juvenil salesiano iconFunciones de la percepción del movimiento

El encuentro mundial del movimiento juvenil salesiano iconEncuentro del papa francisco con autoridades civiles de bolivia

El encuentro mundial del movimiento juvenil salesiano iconResumen de competiciones, juegos, concursos y galardones del xxiiº Encuentro




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com