Programa de doctorado




descargar 2.32 Mb.
títuloPrograma de doctorado
página5/33
fecha de publicación02.02.2016
tamaño2.32 Mb.
tipoPrograma
b.se-todo.com > Economía > Programa
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   33

1.1.5.2. La perspectiva económica
Los siguientes enfoques teóricos de esta perspectiva, consideran que el desarrollo económico y la competitividad tienen cada vez un carácter localizado.
1.1.5.2.1. La Nueva Geografía Económica
Los modelos de crecimiento endógeno, al considerar las externalidades positivas en la producción de conocimiento y tecnología, sustituyeron los supuestos neoclásicos de los rendimientos decrecientes a escala y la competencia perfecta, por los rendimientos crecientes y la competencia imperfecta, considerados por Krugman como la cuarta ola de las revoluciones, que están en la base de los modelos de crecimiento endógeno9.
A partir de los modelos de crecimiento endógeno y con un enfoque evolucionistalxxxi, se formalizó la Nueva Geografía Económica, por Paul Krugman, quien a partir de los modelos de Von Thünen, Cristaller y Lösch, los aportes del lugar central y la organización jerárquica de los emplazamientos urbanos, los enriqueció con las contribuciones de Marshall (economías de aglomeración), Isard (Ciencia Regional), Myrdal y Kaldor (causación circular acumulativa), para postular, una teoría general de la concentración espacial.
La Nueva Geografía Económica postula que el crecimiento regional obedece a una lógica de causación circular, en la que los encadenamientos hacia atrás y hacia delante de las empresas, conducen a una aglomeración de actividades que se auto refuerzan progresivamente, hasta llegar a un punto en que las fuerzas centrípetas, que conducen a la aglomeración, son compensadas por las fuerzas centrifugas, como los costos de la tierra, de transporte y las deseconomías externas (congestión y polución)lxxxii.
Los efectos externos positivos generarán una fuerza de atracción hacia el territorio, mientras que los efectos negativos actuarán como fuerza de repulsión para los agentes que quisieran instalarse en la aglomeración. La interacción de estas dos fuerzas (centrípetas y centrífugas10) moldeará la estructura espacial de una economíalxxxiii.

La Nueva Geografía Económica, con el supuesto de los rendimientos crecientes propio de los modelos de crecimiento endógeno, sostiene que el libre mercado conduce inevitablemente a la intensificación de las disparidades económicas territoriales, tal y como habían planteado Myrdal y Kaldor en la teoría de la causación circular acumulativalxxxiv. Por las economías de aglomeración, el crecimiento tiende a beneficiar acumulativamente a las economías de mayor desarrollo, en detrimento de las más atrasadas.
1.1.5.2.2. La Acumulación Flexible
Conocida como post fordismo o economía difusalxxxv desarrollada por Michael Piore y Charles F. Sabel (1993)lxxxvi quienes sostuvieron que la innovación permanente, la producción en pequeñas series y descentralizada, la pequeña empresa y un desarrollo más difuso en el territorio se convertían en la nueva lógica dominante. Advirtieron que, a la producción en masa, rígida, del sistema fordista, le iba a suceder un régimen basado en la especialización flexible, cuya forma espacial sería el distrito o sistema local de pequeñas empresas. Si la cadena sectorial era la modalidad espacial del fordismo, el distrito sería la del postfordismo.
Sus rasgos más característicos serían la concentración de pequeñas y medianas empresas (PYMES), fuertes redes de cooperación (competencia cooperativa) entre ellas, interrelación estrecha con la comunidad local y economías de aglomeración. La acumulación flexible anunciaba un amplio abanico de oportunidades para el desarrollo productivo de los territorios de desarrollo intermedio y subdesarrollados, por la difusión y desconcentración productiva que conlleva, el paso a la manufactura con tirajes pequeños de productos hechos a la medida del cliente; tecnologías y máquinas de propósito múltiple, con operarios calificados; a las Pymes, vinculadas entre sí a través de relaciones de cooperación. Se consideraría como un retorno a lo pequeño artesanal, pero con altos niveles de productividad e innovación.
A pesar de la evidencia de sectores y regiones donde se presenta este fenómeno, el sistema fordista no ha sido reemplazado del todo por la acumulación flexiblelxxxvii. Lo esencial del viejo fordismo no ha desaparecido, por más que en determinados casos haya cambiado de forma, bajo relaciones mercantiles de subcontratación u otras, pero mantiene la sobreexplotación del trabajo, sobre todo femenino, y de dominación.
Los más críticos de este modelo creen que se trata de una nueva estrategia del capital hegemónico, que condiciona la economía internacional y la localización territorial de la producción, sin desconcentrar la toma de decisiones y la jerarquía capitalista. Al contrario, se mantiene la tendencia a la concentración y centralización de capitales y poder y no está claro que haya mayores facilidades para las zonas y regiones de segundo orden con las nuevas tecnologías y con la producción flexiblelxxxviii.
1.1.5.2.3.La competitividad territorial

Surge a mitad de los ochenta en Estados Unidos, enfatizando el avance económico de los países y su participación en los mercados internacionales. Dicho concepto fue incorporado en las propuestas de política industrial y tecnológica por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OECD) y la Unión Europealxxxix.

Existen múltiples definiciones y metodologías de medición de la competitividad, pero un aspecto de coincidencia es la importancia determinante de la productividad y el progreso técnico, porque con el incremento de estos factores es la única forma de ganar auténtica competitividadxc. Los conceptos de competitividad, progreso técnico, sostenibilidad ambiental e innovación institucional, fueron incorporados a las propuestas de transformación productiva con equidad, que marcaron el pensamiento de la CEPAL durante los años 90xci.

La introducción de innovaciones tecnológicas y organizativas son el principal determinante del incremento de la productividad y la competitividad empresarial, siendo la capacidad tecnológica la principal fuente de ventajas competitivas dinámicas. Las ventajas competitivas ya no se basan en bajos costes del trabajo, en la disponibilidad de recursos naturales o en diferenciales favorables en las tasas de interés o tipos de cambioxcii. Estos factores están siendo sustituidos por otros que representan ventajas dinámicas, como las innovaciones tecnológicas, organizativas y de gestión, fundadas en factores intangibles como la información, conocimiento, y calidad de los recursos humanos.

Para las empresas, mantener sus ventajas competitivas que aseguren su permanencia y la ganancia de cuotas de mercado, en un contexto cada vez más exigente y en constante cambio, depende de su habilidad para diferenciar su producto. Tienen competencia fuerte las empresas que basan su competitividad en la innovación de productos y procesos, en contraposición a la competencia débil entre empresas logradas en base a la reducción de precios y costes, normalmente salarialesxciii.

Las nuevas condiciones de competitividad ya no son por bajos precios y costes de producción, sino por la incorporación de tecnología avanzada, nuevas técnicas de gestión, innovación de productos, calidad, calificación de recursos humanosxciv, diseño y diferenciación de productos, competitividad de proveedores, sistema de relaciones, red de contactos y el entorno en que se realiza la actividad productiva. Estas nuevas exigencias de la competitividad confieren un nuevo protagonismo al territorio y a los recursos específicos basados principalmente en los recursos humanos (habilidades, know-how, calificaciones, y formas de trabajo)xcv.

El territorio aparece como la principal fuente de estos recursos, esenciales para el desarrollo tecnológico, desde el cual las autoridades públicas están en una situación más favorable para estimular las sinergias y relaciones de colaboración en el proceso de innovaciónxcvi. Por ello el territorio, en un contexto de creciente globalización, requiere adoptar estrategias para la competitividad. El auténtico reto de un territorio depende de la capacidad de sus empresas para aumentar o mantener su participación en el mercado (o la conquista de nuevos mercados) con el incremento de la productividad, la calidad, la adaptabilidad y la creatividad. Empresa, sector y territorio constituyen el trípode sobre el que se conforman las ventajas competitivas en sentido genéricoxcvii.

Es necesario destacar algunos análisis de la competitividad como son:

a) El diamante de Porterxcviii, este análisis procede de la vertiente microeconómica de la organización industrial y de la estrategia empresarial. Influyó mucho en los estudios aplicados de competitividad y en el diseño de estrategias a escala nacional. La competitividad, en sentido amplio, es un elemento central de la política económica. Este autor formuló el célebre modelo del diamante en el que interactúan cuatro grandes determinantesxcix: 1) Condiciones de los factores de producción de dos tipos: factores básicos como los recursos naturales, clima, localización, fuerza laboral y capital; y factores avanzados, como las comunicaciones, personal con educación superior, institutos de investigación y otros; 2) Condiciones de demanda, referidos al tamaño del mercado interno; 3) Organización del sistema productivo, o industrias relacionadas o de apoyo, como las empresas proveedoras y usuarias, internacionalmente competitivas; y 4) Entorno institucional, estrategias de las empresas y marco regulatorio de la competencia interna.

De la interacción dinámica de estos cuatro elementos, dicho autor deriva el concepto de ventajas competitivas que a diferencia de las ventajas comparativas, resultan del esfuerzo deliberado de las empresas para innovar. Resaltó dos aspectos: los clusters y las ventajas competitivas de regiones y ciudades. Por los clusters, las industrias competitivas están vinculadas por relaciones horizontales (clientes, tecnología, servicios de apoyo)c.

Las redes y los clusters son medios de particular interés para las empresas, especialmente las más pequeñas, que tienen que incorporar de manera progresiva el cambio tecnológicoci. En una organización tipo cluster, las empresas pueden beneficiarse de una serie de ventajas derivadas de la concentración de empresas con las que se crean relaciones formales e informales: un mayor contacto con el consumidor final, la proximidad de entidades generadoras de información especializada, etc. que contribuyen a reducir costes de transacción y favorecen la especialización y la innovación, la creación de un entorno que combina relaciones de cooperación y de competenciacii.

b) La competitividad sistémica: enfoque presentado por el Instituto Alemán de Desarrollo, basado en los trabajos de la OECDciii, donde examina los factores que lo determinan y sus interrelaciones. La competitividad industrial es producto de la interacción compleja y dinámica entre cuatro niveles económicos y sociales de un sistema nacional: 1) el nivel micro, de las empresas, que buscan eficiencia, calidad, flexibilidad y rapidez de reacción, estando muchas de ellas articuladas en redes de colaboración mutua; 2) el nivel meso, correspondiente al Estado y los actores sociales, que desarrollan políticas de apoyo específico, fomentan la formación de estructuras y articulan los procesos de aprendizaje; 3) el nivel macro, que presiona sobre las empresas mediante exigencias de empleo, a partir de mercados eficientes de factores, bienes y capital; y 4) el nivel meta, que se estructura con sólidos patrones básicos de organización jurídica, política y económica, suficiente capacidad social de organización e integración y capacidad de los actores para la integración estratégica.

La competitividad es sistémica porque se basa en el patrón organizativo de la sociedad en su conjunto, es decir, en todos los niveles del sistema y la interacción entre ellos.

c) La crítica de Krugmanciv, que considera que la obsesión por la competitividad no sólo es equivocada sino peligrosa, ya que el crecimiento de un país depende exclusivamente de su productividad interna y ésta no tiene nada que ver con la competitividad o la productividad relativas a otros países. Si de lo que se trata es de aumentar la productividad, ello es tan importante en los sectores expuestos a la competencia internacional como en los sectores domésticos productores de servicios.

Para este autor, no tiene sentido hablar de competencia entre países, porque éstos no compiten entre sí en la forma en que lo hacen las empresas, toda vez que el comercio internacional no es un juego de suma cero, en donde la ganancia de un actor es la pérdida de otro, sino un intercambio que produce beneficios para las dos partes. Por ello, el diseño de política con base en la competitividad puede conducir a una asignación errónea de recursos y eventualmente a una guerra comercial. No obstante, en algunos trabajos más recientes se sostiene, al contrario de lo que piensa Krugman, que el concepto de competitividad es útil y aplicable a economías, entre otras, como las de Estados Unidos y el Reino Unido
1.2. Evidencia empírica
En esta parte del trabajo se exponen algunos casos que evidencian las disparidades territoriales tanto a nivel mundial, en el caso de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico –OCDE-, como a nivel de algunos países latinoamericanos y en la realidad peruana.
1.2.1.-La realidad internacional



La industrialización y la urbanización de los tiempos modernos se relacionaron con el aumento de la desigualdad en la riqueza entre las naciones11 En esta relación se observan dos procesos contradictorios: que las diferencias entre los países desarrollados se acortan y que las diferencias entre los países desarrollados y los países en desarrollo se alargancv.

Estos contrastes y matices tienen relación con la organización espacial del capitalismo, que ocupa solo una porción del planeta y configura una unidad con un polo o centro, representado inicialmente por una ciudad-estado y en la actualidad por una ciudad capital, y dividida en zonas sucesivas conformadas por un núcleo, zonas intermedias y zonas marginales muy ampliascvi.
La cercanía espacial y las relaciones son cruciales para generar confianza, permitiendo explicar diversos ejemplos de dinámicas exitosas de desarrollo territorial en todo el mundo.

En el otro extremo del espectro, un número considerable de territorios no logran salir de la trampa del estancamiento, caracterizada por altos niveles de pobreza de singular persistencia. Se dan allí sistemas de relaciones sociales, caracterizados por una estructura histórica, que perpetúan y ahondan el rezago económico y social, y reclaman nuevas relaciones sistémicas para revertirse.

Cuadro N° 1.2

América Latina y OCDE (países seleccionados): variaciones de las brechas del PBI per cápita de la región más rica y más pobre, por país

País

Año de

referencia

Región

más rica

Región

más pobre

Relación entre

ambas regiones

Variación de la

brecha

América Latina

Argentina


Brasil

Chile

México

Perú

1993
2005
1990

2006
1990

2007
1993

2006
1994

2007

Tierra del Fuego
Buenos Aires
Distrito federal

Distrito federal
Magallanes

Antofagasta
Distrito federal

Distrito federal
Moquegua

Moquegua

Santiago del Estero
Formosa
Piauí

Piauí
Araucanía

Araucanía
Chiapas

Chiapas
Apurímac

Apurímac

6,79
8,09
11,86

9,22
5,12

4,48
5,46

6,07
8,11

7,57



19%

-22%

-13%

11%

-7%

Países de la OCDE

Francia

Italia

Japón

España
Suecia

1995

2005
1995

2005
1990

2005
1995

2005
1995

2005

Isla de Francia

Isla de Francia
Provincia de Bolzano

Provincia de Bolzano
Kanto

Toukai
Madrid

Madrid
Estocolmo

Estocolmo

Corse Languedoc-Roussillon
Calabria

Campania
Okinawa

Okinawa
Extremadura

Extremadura
Ostra Mellansverige

Ostra Mellansverige

2,08

1,95
2,36

2,04
1,80

1,57
2,04

1,92
1,44

1,63


-6%

-13%

-13%

-6%

13%
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   33

similar:

Programa de doctorado iconPrograma de Doctorado

Programa de doctorado iconPrograma de doctorado

Programa de doctorado iconPrograma de Doctorado en

Programa de doctorado iconPrograma: Doctorado en Sociología

Programa de doctorado iconPrograma de Maestría y Doctorado en Ciencias Bioquímicas

Programa de doctorado icon“Programa de Doctorado en Tauromaquia por la Universidad de Cantabria”

Programa de doctorado iconCursos de Doctorado

Programa de doctorado iconDoctorado Interinstitucional en Educación

Programa de doctorado iconCursos monograficos de doctorado

Programa de doctorado iconDoctorado en Dermatología Medico Quirurgica y Venereologia




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com