Según datos de la ciudad de Buenos Aires, el alcohol encabeza las estadísticas de adicciones con el 37%. Un hábito peligroso, que hace estragos entre los jóvenes




descargar 220.72 Kb.
títuloSegún datos de la ciudad de Buenos Aires, el alcohol encabeza las estadísticas de adicciones con el 37%. Un hábito peligroso, que hace estragos entre los jóvenes
página3/6
fecha de publicación09.03.2016
tamaño220.72 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Química > Documentos
1   2   3   4   5   6

USO


 

Hay personas que consumen alcohol, tabaco, infusiones diversas, medicamentos prescriptos o no , y otras sustancias, en forma ocasional y moderada o en forma experimental, a esta modalidad se la denomina USO

 

Las drogas socialmente aceptadas no siempre son inofensivas, depende de cuánto y cómo se las consume

Es posible que bajo ciertas circunstancias, del USO pueda transitarse al Abuso

 

ABUSO


Hay personas que

1) Consumen reiteradamente sustancias, y esto da lugar al incumplimiento de obligaciones en el trabajo, la escuela o en casa (p. ej., ausencias repetidas o rendimiento pobre relacionados con el consumo de esas sustancias; ausencias, suspensiones o expulsiones de la escuela; descuido de los niños o de las obligaciones de la casa.

2) Consumen repetidamente la sustancia en situaciones en las que hacerlo es físicamente peligroso (p. ej., conducir un automóvil o accionar una máquina bajo los efectos de la sustancia)

3) Tienen problemas legales repetidos relacionados con la sustancia (p. ej., arrestos por comportamiento escandaloso debido a la sustancia)

4) Hacen un consumo continuado de la sustancia, a pesar de tener problemas sociales continuos o recurrentes o problemas interpersonales causados o exacerbados por los efectos de la sustancia (p. ej., discusiones con la esposa acerca de las consecuencias de la intoxicación, o violencia física)

Cuando una o mas manifestaciones se presentan durante mas de un año, caracterizaremos esta relación como ABUSO

También es posible transitar de Abuso a la Dependencia o Adicción

Dependencia o Adiccion


Así caracterizamos el estado de una persona que consume sustancias de modo que la lleva a un deterioro o malestar, clínicamente significativos, expresado por tres (o más) de los ítems siguientes en algún momento de un período continuado de 12 meses:

1. TOLERANCIA: definida por cualquiera de los siguientes ítems:

(a) una necesidad de cantidades marcadamente crecientes de la sustancia para conseguir la intoxicación o el efecto deseado

(b) el efecto de las mismas cantidades de sustancia disminuye claramente con su consumo continuado

2. ABSTINENCIA: definida por cualquiera de los siguientes ítems:

(a) el síndrome de abstinencia característico para la sustancia

(b) se toma la misma sustancia (o una muy parecida) para aliviar o evitar los síntomas de abstinencia

3. la sustancia es tomada con frecuencia en cantidades mayores o durante un período más largo de lo que inicialmente se pretendía

4. existe un deseo persistente o esfuerzos infructuosos de controlar o interrumpir el consumo de la sustancia

5. se emplea mucho tiempo en actividades relacionadas con la obtención de la sustancia (p. ej., visitar a varios médicos o desplazarse largas distancias), en el consumo de la sustancia (p. ej., fumar un cigarrillo tras otro) o en la recuperación de los efectos de la sustancia

6. reducción importante de y en las las actividades sociales, laborales o recreativas debido al consumo de la sustancia

7. se continúa tomando la sustancia a pesar de tener conciencia de problemas psicológicos o físicos recidivantes o persistentes, que parecen causados o exacerbados por el consumo de la sustancia (p. ej., consumo de la cocaína a pesar de saber que provoca depresión, o continuada ingesta de alcohol a pesar de que empeora una úlcera)

Se puede ser dependiente tanto de drogas legales como a ilegales.

 

Dependencia psicológica: se produce a partir de experimentar una sensación de placer intenso como efecto de una sustancia, hecho que invita a repetir la experiencia con dicha droga para reproducir esa sensación o para evitar sensaciones displacenteras que podrían producirse de no utilizarla. Esta característica es un importante condicionante para prolongar del consumo de drogas psicoactivas y en algunos casos puede ser el único motivo de la intensa avidez y del consumo compulsivo. Las drogas que principalmente producen dependencia psicológica son la cocaína, la marihuana, las anfetaminas y los alucinógenos, como la dietilamida del ácido lisérgico (LSD), la 3,4-metilendioximetanfetamina (Extasis) y el peyote.

Con las drogas que producen importante dependencia física (p. ej., heroína y alcohol) es fácil caer en el consumo abusivo, siendo la dependencia difícil de tratar. Cuando una droga no provoca dependencia física, su supresión no produce síndrome de abstinencia. Sin embargo, la mayoría de las drogas psicoactivas sí dan lugar a tolerancia y en algunos casos las reacciones consecutivas a la interrupción del consumo recuerdan a un síndrome de abstinencia (p. ej., depresión y letargia tras la supresión de cocaína o anfetaminas o cambios característicos en el EEG al dejar de consumir anfetaminas). Las drogas y fármacos de consumo más habitual difieren en su potencial para inducir distintos tipos de dependencia

La drogodependencia se instaura de forma compleja e imprecisa. El proceso se ve influido por las propiedades de la sustancia psicoactiva, factores psico-físicos personales, la clase socioeconómica, así como el marco familiar, cultural y social. Todos esto factores unidos a la disponibilidad de la droga, determinan la elección de una u otra sustancia psicoactiva y la pauta y frecuencia de consumo.

Puede transitarse desde la simple experimentación o consumo ocasional al consumo abusivo y la tolerancia y la dependencia física. La presión de los amigos o del grupo, el alivio del malestar emocional conseguido con las drogas, la tristeza, el aislamiento social y el estrés relacionado con el entorno del individuo (sobre todo si se acompaña de sentimiento de impotencia para lograr cambios u objetivos vitales, laborales, vocacionales, etc ) son factores que pueden inducir el aumento del consumo, la dependencia y la adicción. Los médicos pueden contribuir involuntariamente al consumo dañino de sustancias psicoactivas al prescribirlas demasiado a la ligera a pacientes con problemas de angustia o depresión, al caer en las trampas de pacientes manipuladores.

Los medios de comunicación y muchos otros factores sociales posiblemente alientan la expectativa de conseguir alivio para el malestar y satisfacción para las necesidades a través de las drogas. Dicho simplemente, las consecuencias del consumo de drogas dependen de la interacción entre la droga, el consumidor y el marco social.

¿Se puede ser adicto a otras cosas?

Efectivamente, si como dijimos antes, lo que importa es la relación del usuario con las sustancias, en este caso se puede aplicar lo mismo a la relación con otros elmentos o situaciones

La computadora, la comida, el juego, el trabajo, el sexo, la automedicación , son actividades pasibles de una relacion de abuso o dependencia

 

La droga no es el problema, el problema es creer que es inofensiva, que es necesaria, que consumirla resuelve las cosas, que te volvés mas fuerte, mas inteligente o ganador, que la tenés controlada y que te podés salir cuando quieras.

Lo peor es que hay muchos interesados en que te lo creas, porque lo cierto es que consumiéndolas, resolvés muchos problemas y producís mucho dinero..... pero para ellos

TABAQUISMO: ADICCION A LA NICOTINA
Dr.Saul Alvarado,      28 de Agosto de 1991

I.- INTRODUCCION

 El objetivo de este trabajo es que hagamos una revisión actualizada de los nuevos conceptos concernientes al tabaquismo y la adicción a la nicotina.

 Para la preparación de este trabajo se han revisado los contenidos de la I Conferencia Nacional de Nicotina realizada por ASAM en 1990 en los EEUU; y de un articulo escrito por Karen Lea Sees, DO, publicado en el Western Journal of Medicine en Mayo de 1990. Se incluyen además datos proporcionados por la ANCEC sobre la incidencia  de consumo de tabaco en nuestro país, recogidos mediante la primera encuesta nacional sobre consumo de cigarrillos en 1984. Adicionalmente obtuvimos información valiosa de dos encuestas realizadas en la comunidad de tratamiento de Dependencia Química en EEUU:

(1) La encuestas realizada en 1987 por ASAM en centros de tratamiento que implementaban políticas de no fumar.

(2) La encuesta realizada entre 214 instituciones de tratamiento en Minnesota.

II.- JUSTIFICACION

 Las consecuencias negativas para la salud del consumo de tabaco son de sobra conocidas para los profesionales de la salud y el público en general.

 De hecho actualmente se nota una disminución global del consumo de cigarrillos per cápita a nivel mundial, probablemente como resultado de la ardua campaña de concientización al respecto.

 En Panamá, según datos de la Contraloría General de la Nación, el consumo aparente de cigarrillos per cápita ha descendido de 2.5 en 1980 a 1.5 en 1987.

 A pesar de esto, 28% de la población masculina y el 10% de las mujeres mayores de 15 años en Panamá fuman, según la primera encuesta sobre el consumo de tabaco realizada por ANCEC en 1983.

 En los estudiantes de educación media entre 12 y 18 años fuma el 7%.

 En EEUU, más de 350,000 muertes ocurren anualmente en EEUU que pueden ser directamente atribuibles al consumo de cigarrillos; el tabaco mata 3 veces más personas que el alcohol y 50 veces más personas que todas las otras drogas de abuso juntas.

 La pregunta entonces es, por que a pesar de tanta evidencia sobre los efectos nocivos del tabaco, las personas alrededor del mundo continúan fumando y muriendo de enfermedades relacionadas con el consumo de tabaco ?

 La respuesta puede darse en una sola palabra: nicotina.

 Es la droga psicoactiva contenida entre los 4000 sustancias que contiene el humo de cigarrillos, la cual es responsable de la adicción a nicotina de millones de personas alrededor del mundo.

 Sin embargo, existe todavía ambivalencia dentro de la comunidad de salud sobre como manejar el asunto de la dependencia a la nicotina.

III.- LA NICOTINA: Droga Adictiva

La nicotina es un alcaloide contenido en forma natural en las hojas de la Lobelia Nicotinae, la cual es una planta solanácea cultivada por su valor comercial.

Las hojas procesadas de esta planta llamada "tabaco" son consumidas de tres principales maneras; masticadas, inhalando su rapé y fumándolas. Los cigarrillos es la forma más popular de consumo, abarcando un 95% del mercado actual.

La nicotina es también uno de los 4,000 sustancias contenidas en el humo de cigarrillos. Y es la responsable de la adicción al tabaco.

Es una droga psicoactiva y un potente reforzador conductual, capaz de producir severa dependencia química en el consumidor.

La nicotina se absorbe rápidamente de la mucosa nasal, oral y respiratoria llegando al cerebro al cabo de unos 7 a 10 segundos. Es allí donde ejerce su acción sobre el SNC así como en el sistema nervioso autónomo.

La nicotina produce efectos somáticos tales como elevación de la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

El efecto en el cerebro es paradójico, causando una estimulación inicial y luego depresión. Estos efectos son mediados por receptores nicotínicos y son dependientes de la dosis.

La nicotina produce estados de animo similares a los producidos por estimulantes psicomotores como las anfetaminas y la cocaína.

Las personas que consumen nicotina lo hacen buscando el efecto placentero proveniente de la estimulación del SNC, o su efecto relajante proveniente de la depresión subsecuente.

Los fumadores crónicos activos, realizan mejor ciertas tareas cuando están fumando que cuando están en abstinencia. Pueden sentir que manejan mejor el stress y las emociones.

La tolerancia se desarrolla hacia los efectos subjetivos de la nicotina y al sentimiento de euforia del consumidor, tal como ocurre con los estimulantes y opiáceos.

Cuando las personas dejan de fumar, los niveles sanguíneos de monóxido de carbono y nicotina descienden rápidamente. También la frecuencia cardíaca baja un promedio de 5 latidos por minuto bajo la basal, en el primer día de abstinencia, y sigue bajando hasta estabilizarse mientras no se vuelva consumir.

IV.- ADICCION A LA NICOTINA

El diagnostico de dependencia al tabaco fue por primera vez añadido al Manual de Estadísticas y Diagnósticos de los Desórdenes Mentales (DSM-III) elaborado por la Asociación de Psiquiatría Americana en la tercera edición correspondiente al año de 1980. El diagnostico fue cambiado a dependencia nicotínica en la tercera edición revisada (DSM-III-R) publicada en 1987. Los años siguientes luego que este diagnostico fue por primera vez introducido como una dependencia química, no ocurrió mucho, hasta que recientemente se enfatizo en la necesidad de tratamiento. Esto ha estado finalmente cambiando.

Desde el reporte del Departamento de Salud de los Estados Unidos en 1988 sobre las consecuencias a la salud producidas por el consumo de tabaco y la adicción a la nicotina, mucha más atención se le ha prestado a los aspectos adictivos del consumo de cigarrillos y de otras formas de tabaco.

Si se utilizan los criterios para el diagnostico de desórdenes del uso de sustancias psicoactivas plasmados en el DSM-III-R, es difícil negar que el consumo de cigarrillos causa adicción. Estos nueve criterios diagnostico, todos se aplican casi universalmente a los fumadores de cigarrillos. Aun así, de acuerdo al DSM-III-R, solamente tres de los nueve criterios son necesarios para hacer el diagnostico positivo de dependencia de sustancia psicoactiva.

1. La sustancia frecuentemente es consumida en cantidades mayores o a lo largo de un período de tiempo más prolongado, que lo que la persona originalmente intento.

2. Deseo persistente, o uno o más intentos fallidos para controlar o disminuir el uso de la sustancia. La mayoría de los fumadores de cigarrillos, han tratado, sin éxito, de dejar de fumar en el pasado; y se estima que más del 90% de los actuales fumadores activos, desean dejar de fumar.

3. Gran cantidad de tiempo consumida en actividades necesarias para obtener la sustancia, consumir la sustancia o recuperarse de sus efectos. Los fumadores pasan considerable cantidad de tiempo y esfuerzo cada día en actividades relacionadas con el tabaco: asegurando la disponibilidad de cigarrillos, asegurando que no se agoten los cigarrillos, desviándose para comprar cigarrillos, limpiando luego de fumar y el tiempo que actualmente se usa en el consumo mismo de los cigarrillos, especialmente durante el consumo encadenado. En adición, cada año los fumadores gastan una sustancial cantidad de tiempo recuperándose de dolencias causadas o exacerbadas por el consumo de cigarrillos.

4. Intoxicación frecuente o síntomas de abstinencia, justo cuando se espera que la persona cumpla con alguna labor importante en sus obligaciones en el trabajo, escuela u hogar, o cuando el uso de la sustancia es físicamente peligroso. El fumar es la causa más importante de muertes por incendios en los EEUU. El fumar en la cama es una de las causas principales de fuegos domésticos. Ciertamente que en este caso, el uso de la sustancia resulta físicamente peligroso.

5. Reducción o evitación de importantes actividades sociales, ocupacionales o recreacionales a causa del uso de la sustancia. Cada vez menos personas, lugares de esparcimiento social, lugares de trabajo y facilidades de cuidado médico, toleran el consumo de cigarrillos. De esta maneras los fumadores frecuentemente limitan sus actividades sociales, de acuerdo a donde pueden y no pueden fumar. Y es posible que escojan no trabajar en lugares de trabajo donde no se permita fumar.

6. Uso continuado de la sustancia a pesar del conocimiento de tener un problema recurrente o persistente, social, psicológico o físico, que es causado o exacerbado por el uso de la sustancia. Todos los reportes del Departamento de Salud de EEUU desde 1964, establecen que el consumo de cigarrillos es la más importante causa de morbilidad prevenible y de mortalidad prematura. La mayoría de los fumadores de cigarrillos han experimentado algún problema de salud relacionado al consumo; ya sea tan simple como la prolongación de un síndrome viral, o tan critico como una dolencia que pone en peligro la vida.

7. Marcada tolerancia: la necesidad de incrementar marcadamente la cantidad de sustancia consumida con el objeto de obtener intoxicación o el efecto deseado, o un efecto marcadamente disminuido con el uso continuo de la misma cantidad de sustancia. Muchos fumadores, cuando fuman por primera vez se intoxican luego de las primeras inhalaciones del cigarrillo, exponiéndose a pequeñas cantidades de nicotina. Luego de solo unas semanas de consumo, los fumadores pueden tolerar grandes dosis de nicotina, que hubieran sido profundamente tóxicas en la primera exposición. Cambios en la conducta, en la frecuencia cardíaca, el electroencefalograma y tolerancia psicoactiva se desarrollan rápidamente.

8. Síntomas de abstinencia característicos. Algunos o todos los siguientes síntomas son frecuentemente encontrados durante la abstinencia de nicotina. Dificultad para concentrarse, incremento del apetito o hambre, deseos por consumir tabaco, disturbios gastrointestinales, disturbios del sueño, intolerancia al stress, intranquilidad, nerviosismo, somnolencia, fatiga, depresión, irritabilidad, impaciencia, ansiedad, cefaleas y tensión. Muchos de los síntomas de impedimento cognitivo durante el síndrome de abstinencia de nicotina, llegan a un máximo a nivel de las primera 24 a 48 hrs de abstinencia de nicotina. Algunos aspectos del funcionamiento cognitivo, permanecen sustancialmente alterados aun 10 días después. Sin embargo, nos esta claro que tanto tiempo toma, para que regresen a sus niveles normales. La cronología de muchos de los síntomas de abstinencia de nicotina, no ha sido completamente estudiada.

9. La sustancia es frecuentemente consumida para aliviar o evitar síntomas de abstinencia. El fumador adicto busca un nivel confortable de nicotina en sangre, e inconscientemente mantiene ese nivel mediante el consumo de tabaco. Muchos fumadores que vuelven a fumar luego de un intento de cesación, atribuyen su recaída a algunos  o a muchos de los síntomas de abstinencia.

El reporte hecho en 1988 por el Departamento de Salud de los EEUU, sumariza criterios para determinar la adicción a drogas. La adicción involucra conductas reforzadas por la droga, con patrones de consumo que son estereotípicos, altamente compulsivos, y que continúan a pesar de los efectos dañinos derivados de la droga. Las drogas que producen adicción, frecuentemente tienen efectos psicoactivos que son placenteros o euforizantes. La conducta de búsqueda de droga es común. El consumo de estas drogas frecuentemente lleva a tolerancia y, por lo tanto, una cantidad cada vez mayor, es necesitada para producir el efecto deseado. El uso de estas drogas frecuentemente lleva a dependencia física que produce síntomas de abstinencia cuando las drogas son descontinuadas. La recaída al consumo de estas drogas, y los deseos recurrentes por el consumo se presentan frecuentemente durante los intentos de abstinencia. Todos estos criterios se aplican a la nicotina.

Si aceptamos los criterios diagnósticos para los desórdenes del uso de sustancias psicoactivas del DSM-III-R y los criterios para la adicción a drogas contenidos en el Reporte de 1988 del Departamento de Salud de los EEUU, entonces es difícil negar que el fumar cigarrillos produce adicción a la nicotina.
1   2   3   4   5   6

similar:

Según datos de la ciudad de Buenos Aires, el alcohol encabeza las estadísticas de adicciones con el 37%. Un hábito peligroso, que hace estragos entre los jóvenes icon1903-1972 : Premios de Arquitectura Ciudad de Buenos Aires. Buenos...

Según datos de la ciudad de Buenos Aires, el alcohol encabeza las estadísticas de adicciones con el 37%. Un hábito peligroso, que hace estragos entre los jóvenes iconGobierno de la ciudad de buenos aires

Según datos de la ciudad de Buenos Aires, el alcohol encabeza las estadísticas de adicciones con el 37%. Un hábito peligroso, que hace estragos entre los jóvenes iconII. La ley 418 de Salud Reproductiva y Procreación Responsable de...

Según datos de la ciudad de Buenos Aires, el alcohol encabeza las estadísticas de adicciones con el 37%. Un hábito peligroso, que hace estragos entre los jóvenes iconBoletín Oficial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires N° 3043

Según datos de la ciudad de Buenos Aires, el alcohol encabeza las estadísticas de adicciones con el 37%. Un hábito peligroso, que hace estragos entre los jóvenes iconEn la Ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina,...

Según datos de la ciudad de Buenos Aires, el alcohol encabeza las estadísticas de adicciones con el 37%. Un hábito peligroso, que hace estragos entre los jóvenes iconMarco reglamentario inicial para el funcionamiento del Banco de Datos...

Según datos de la ciudad de Buenos Aires, el alcohol encabeza las estadísticas de adicciones con el 37%. Un hábito peligroso, que hace estragos entre los jóvenes iconEn la 26° Edición del Premio al Emprendedor Agropecuario bbva francés,...

Según datos de la ciudad de Buenos Aires, el alcohol encabeza las estadísticas de adicciones con el 37%. Un hábito peligroso, que hace estragos entre los jóvenes iconProfesor Titular de Dermatología, a cargo de la Cátedra de Dermatología...

Según datos de la ciudad de Buenos Aires, el alcohol encabeza las estadísticas de adicciones con el 37%. Un hábito peligroso, que hace estragos entre los jóvenes iconInvestigación : Investigación ‘Vulnerability and Adaptive Capacity...

Según datos de la ciudad de Buenos Aires, el alcohol encabeza las estadísticas de adicciones con el 37%. Un hábito peligroso, que hace estragos entre los jóvenes iconEl senado y camara de diputados de la provincia de buenos aires sancionan con fuerza de




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com