Resumen de competiciones, juegos, concursos y galardones del xxiiº Encuentro




descargar 402.23 Kb.
títuloResumen de competiciones, juegos, concursos y galardones del xxiiº Encuentro
página2/8
fecha de publicación26.10.2016
tamaño402.23 Kb.
tipoResumen
b.se-todo.com > Química > Resumen
1   2   3   4   5   6   7   8

2011, AÑO INTERNACIONAL DE LOS BOSQUES, DE LA QUIMICA Y DEL ALZHEIMER

Año Internacional de los Bosques:
El 20 de diciembre de 2006, la Asamblea General de las Naciones Unidas, aprobó la resolución por la que se declaraba 2011 Año Internacional de los Bosques. Esta celebración resultará útil para tomar mayor conciencia de que los bosques son parte integrante del desarrollo sostenible del planeta debido a los beneficios económicos, socioculturales y ambientales que proporcionan.

Con este fin, se promoverá la acción internacional en pos de la ordenación sostenible, la conservación y el desarrollo de todo tipo de bosques, incluidos los árboles fuera de ellos. Entre las actividades conmemorativas del Año Internacional de los Bosques figura el intercambio de conocimientos sobre estrategias prácticas que favorezcan la ordenación forestal sostenible y el retroceso de la deforestación y la degradación de los bosques. Con objeto de facilitar la organización de estas actividades, se alienta a los gobiernos que establezcan comités nacionales y centros de coordinación en sus países respectivos, y a que aúnen sus esfuerzos a los de las organizaciones regionales e internacionales y las organizaciones de la sociedad civil.

La Secretaría del Foro de las Naciones Unidas sobre los Bosques (FNUB) será el centro de coordinación designado para la puesta en práctica del Año Internacional de los Bosques. Es la segunda vez que se asigna a los bosques su propio “año internacional”. La primera fue en 1985, cuando el Consejo de la FAO pidió a todos los Estados Miembros que concedieran un reconocimiento especial a los bosques en el curso del año a fin de centrar la atención mundial en la necesidad de conservar y proteger los bosques; despertar la conciencia política y pública en lo relativo a los recursos forestales; identificar y poner de relieve los factores que amenazan a estos recursos forestales; y movilizar a la población, y en especial a los jóvenes, para que participasen en actividades orientadas hacia la protección de los bosques.

La FAO estima que cada año, mas de 130.000 Km/2 de bosque se pierden debido a la deforestación. La conversión a tierras agrícolas, la recolección insostenible de madera, las prácticas de la gestión inadecuada de la tierra, y la creación de los asentamientos humanos son las razones mas comunes para la pérdida de zonas boscosas. Según el Banco Mundial, la deforestación representa hasta un 20 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, que contribuyen al calentamiento global y, con ello, al cambio climático. Los bosques contribuyen al hábitat de alrededor de dos tercios de todas las especies sobre la tierra y la deforestación de bosques tropicales produce la pérdida de biodiversidad de hasta 100 especies por día.

Año Internacional de la Química
Este año 2011 es también el Año Internacional de la Química, la celebración a nivel mundial de los importantes logros de la química en nuestra sociedad a lo largo de su historia, así como de su decisiva contribución al bienestar de la humanidad.

La declaración de 2011 como Año Internacional de la Química es una iniciativa de la IUPAC (Unión Internacional de la Química Pura y Aplicada, en sus siglas en inglés) y la Unesco, y fue decretada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 30 de diciembre de 2008.

Bajo el lema “Chemistry: our life, our future” ( “Química: nuestra vida, nuestro futuro”), los objetivos de esta conmemoración son: incrementar la apreciación pública de la química como herramienta fundamental para satisfacer las necesidades de la sociedad, promover el interés por la química entre los jóvenes, y generar entusiasmo por el futuro creativo de la química.

El año 2011 coincide con el centenario del Premio Nobel de Química otorgado a Marie Curie y de la fundación de la Asociación Internacional de Sociedades Químicas. La conmemoración enfatizará la contribución de la química como ciencia creativa esencial para mejorar la sostenibilidad de nuestros modos de vida y para resolver los problemas globales y esenciales de la Humanidad, como la alimentación, el agua, la salud, la energía o el transporte.

Año Internacional del Alzheimer:
El Alzheimer es una enfermedad degenerativa que es clasificada como demencial, progresiva e irreversible, cuyos primeros síntomas son la pérdida momentánea de la memoria, desorientación en tiempo y espacio y disminución de las funciones intelectuales. Es tal la importancia de este tema que se ha fijado el 2011 como Año Internacional del Alzheimer.

A finales del pasado año, la Fundación Pasqual Maragall y la Fundación Reina Sofía lanzaron una propuesta para que el año 2011 sea considerado como tal año internacional de dicha enfermedad.

El principal objetivo de esta celebración será que las personas e instituciones tomen conciencia acerca de la investigación científica en el ámbito del Alzheimer y las enfermedades neurodegenerativas, según se informó de forma oficial de este evento y se agregó que esto servirá, por ejemplo, para conocer más acerca del origen de esta patología como así también mejorar su diagnóstico precoz.

Esta celebración se denominará “Año Internacional para la Investigación en Alzheimer y enfermedades neurodegenerativas: Alzheimer 2011” y fue suscrita el 28 de octubre de 2009 en el marco de una reunión realizada en el Palacio de la Zarzuela, España. Tiene el apoyo de los Ministerios de Ciencia e Innovación; de Sanidad y Política Social; y de Economía y Hacienda, la Fundación Centro de Enfermedades Neurológicas y del Instituto de Salud Carlos III.

FRASES Y PROVERBIOS
- La actividad es lo que hace dichoso al hombre. (Goethe)

- Por los milagros se conocen los santos. (Proverbio)

- Hombre fácil a la adulación es hombre indefenso. (Graf)

- Gasta siempre una moneda menos de lo que ganes. (C. Cantú)

- Cada uno en su oficio puede alabar a Dios. (Cervantes)

- Nada es tan bajo y vil como ser altivo con el humilde. (Séneca)

- En las adversidades sale a la luz la virtud. (Cervantes)

- Una pequeña piedra es a veces suficiente para volcar un gran carro. (Proverbio)

- Quien sabe adular sabe calumniar. (Cervantes)

- El amigo verdadero se reconoce en el peligro. (Cicerón)

- Los golpes de la adversidad son muy amargos, pero nunca son estériles. (Renán)

- Abandonar puede tener justificación; abandonarse no la tiene jamás. (Emerson)

- No es el caballo el que tira, sino la avena. (Proverbio)

- Hay dos maneras de conseguir la felicidad: una hacerse el idiota; otra, serlo. (E. Jardiel Poncela)

- El hombre más rico es el que sabe que hacer al día siguiente. (Proverbio)

- Los peores enemigos son los aduladores. (Tácito)

- Quien se alaba no necesita abuela. (Proverbio)

- Los muertos, por mal que hayan hecho, siempre salen a hombros. (E. Jardiel Poncela)

- La paciencia es, en el hombre, el testimonio de su sabiduría. (Anónimo)

- Si la palabra callada es tu esclavo, la expresada es tu amo. (Proverbio)

- Cuando un buey rehúsa el arado no sirve de nada fustigar. (Proverbio)

- Quien nada arriesga, nada tiene derecho a esperar. (Schiller)

- La fe es el pájaro que canta cuando la aurora está oscura. (Tagore)

- Quien deja de ser amigo no lo había sido nunca. (Proverbio)
REFRANES
- Si nieva en enero, no hay año fulero.

- Preguntar al tabernero si es bueno el vino, es gran desatino.

- En febrero un día al sol y otro al brasero.

- Nieve en febrero, hasta la hoz tiene tempero.

- En marzo, siembra el garbanzo.

- No hay cosa más ejemplar que el deber y no pagar.

- En abril, cortas un cardo y te salen mil.

- El café en taza; y los toreros en la plaza.

- Primavera fría, cosecha tardía.

- La mejor teja, la más vieja.

- Junio claro y fresquito, para todos es bendito.

- No te quites el gabán hasta que llegue San Juan.

- Julio caliente quema al más valiente.

- Gran tormenta, a los débiles amedranta.

- En agosto y enero, no tomes el sol sin sombrero.

- Cada día un día más, y todo se queda atrás.

- Si en setiembre ves llover, otoño seguro es.

- Para tu hijo, el cielo; para tu yerno, un cuerno.

- Agua de octubre, las mejores frutas pudre.

- Quien no quiere, no puede.

- A viña floja, en noviembre la poda.

- Antes seas deseado que visitante pesado.

- En diciembre, diente con diente.

- Quien el fuego busca, si no se abrasa, se chamusca.


EL CONJUNTO TUMULAR DE LA SIERRA DE CARONDIO

LA CARRERIEGA DE LOS GALLEGOS” EL CAMPAMENTO DE “MOYAPAN”, EL COLLADO DE “ENTRERRÍOS” Y OTROS ENTERRAMIENTOS.
La Sierra de Carondio forma parte de un conjunto de alineaciones montañosas conocido con el nombe de Sierra del Rañadoiro. Tal conjunto arranca del extremo occidental de la Cordillera Cantábrica, en el Puerto del Rañadoiro, tomando un rumbo aproximadamente Sur-Norte, hasta descender a la costa Cantábrica, entre las poblaciones de Luarca y Navia. Comprende los sectores de Rañadoiro, Valvaler, Valledor, el Palo y Leirosa, que se agrupan en dos grandes zonas, la meridional, de alturas mas acusadas (1.700-1.300 m), y la septentrional, de menor altura (1.100-1.000 m), - el Pico de Carondio con 1.221 m.. concretamente. El Puerto del Palo, en su parte media, marca el límite entre ambas zonas.

Geológicamente se desarrolla sobre terrenos primarios, fundamentalmente pizarras y cuarcitas de los periodos Cámbrico y Ordovícico y este gran accidente topográfico delimita las cuencas hidrográficas de los ríos Narcea, al Este, y Navia, al Oeste; pero además actúa de límite etnográfico, lingüístico y administrativo, marcando el contacto entre la Asturias Occidental y el área de influencia gallega.

El cordal de Carondio se desgaja de la parte media de esta Sierra, en términos del concejo de Allande; constituye un contrafuerte occidental, de trazado zigzagueante en dirección NO, SO, NO, hasta descender al cauce del río Navia.

Topográficamente predominan las formas aplanadas en las zonas altas, como recuerdo de la antigua penillanura dislocada. Con una altura de 1.100 m y sin importantes desniveles. Por el contrario, los ríos se encajan profundamente en esta superficie, determinando laderas muy empinadas, y valles de perfil en V. El relieve más suave se desarrolla sobre las pizarras, destacando frecuentemente crestas y espolones de cuarcita, más resistentes a la erosión por su dureza

Actualmente la vegetación boscosa se refugia en los fondos de los valles y en las laderas más resguardadas. Pueblos y terrenos de cultivo, de reducidas dimensiones, se emplazan sobre las laderas más suaves; ls partes altas soportan pastos y matorrales (“el monte”) base de una ganadería tradicionalmente muy abundante en el área. En los últimos decenios al fenómeno general del abandono rural se ha unido una extensa repoblación de los montes comunales, agravando el problema de la desertización de la zona.
Tradiciones populares entorno a los túmulos de Carondio.
Pese a ser frecuentes en los pueblos próximos las leyendas que se refieren a la existencia y hallazgo de tesoros, suelen situarse en cuevas ocultas, peñas de formas caprichosas, o en los vestigios de las antiguas labores mineras que tan abundantes son en la Sierra del Palo y el valle de Bustantigo. Hay además cierta confusión en la denominación de túmulos y estanques de almacenamiento de agua para las explotaciones mineras, pues a ambos se les llama “tumba” o “pozo”.La leyenda más difundida se refiere al Dolmen de Entrerríos, conocido como Llastra de Filadoira; porque la gran laja cobertera de la cámara la había subido una mujer sobre su cabeza, hilando mientras caminaba. También es creencia generalizada que las tumbas fueron hechas, con algún fin desconocido, por “los moros”

En Penouta se recuerda que a comienzos del pasado siglo un viajero picó en un “pozo” de la Sierra de la Cabra, y encontró muchas piedras pequeñas, cortadas como cuchillos que se llevó “en una bolsina”; un vecino del pueblo de Llaneces, que lo vio picó allí al día siguiente y encontró más piedras de ese tipo.

Similar es la historia recogida en El Sellón (Allande) según la cual unos paisanos excavaron, también en un “pozo”, en las Corradas de Carondio y encontraron un “calderín”lleno de algo como arena brillante como polvo de metal.

Sin relación directa con los túmulos, pero en lugares próximos a ellos, se señalan peñascos que tienen grabados “letreros y dibujos”, y que no hemos podido localizar, una de estas peñas se encontraría en la Veiga Zapateya, y otra en una cueva en la Sierra de Muriellos, junto a la Carreiriega, en la que hay “una mesa con un diamante encima de ella”, y en la que entró un minero, con un carburo, y éste se le apagó antes de que la cueva se terminase.

Cerca de otro túmulo, el del collado del Pozo, hay una peña que tiene una puerta en la roca a la que primero da el sol, y por la que se entra a una cueva donde hay puesta una mesa con los cubiertos de oro, y guardándola una serpiente, también de oro. Otras versiones dicen que dentro hay una cerda con gorrinos de oro.

Los túmulos:
La existencia de estructuras prehistóricas en la Sierra de Carondio es conocida a partir de una breve referencia a “varios sepulcros de piedras de gentiles”, debida al Conde de Toreno a finales del siglo XVIII.

Un siglo más tarde, Acevedo y Huelves publica una nota sobre el Dolmen de Entrerríos, así como otras referencias muy imprecisas, sobre túmulos emplazados en la orilla derecha del río Navia, en términos del Concejo de Allande.

Mayor precisión ofrecen los datos recogidos por Aurelio de Llano quien identifica una d-“Necrópolis dolménica” a lo largo del “carreiru de los gallegos”, y publica una fotografía del Dolmen de Entrerríos.

Poco antes se conoce la llamada “piedra dolménica de Allande”, estudiada por el Conde de la Vega del Sella, pero sin precisar su procedencia concreta. Se trata de una laja pizarrosa con decoración grabada y que parece formaba parte de un dolmen.

Posteriormente son pocas las aportaciones al conocimiento de las características de los túmulos de Carondio: en 1963 Jordá recoge los dólmenes conocidos en Asturias, incluyendo el de Entrerrios; Antonio García Linares, en una apretada síntesis de aspectos muy diversos del Concejo de Allande, precisa toponímicamente la localización de los túmulos de Carondio.

Los túmulos se encuentran distribuidos sobre todo el cordal de la Sierra de Carondio, desde su entronque con la Sierra del Palo, y bordeando la “carreiriega de los gallegos”, camino que discurre por lo alto del cordal comunicando las cuencas del Navia y del Narcea. Fue muy transitado hasta mediados del pasado siglo XX, y su trazado partía de las proximidades del pueblo de Harias (Illano), para subir al collado de Entrerrios y, continuando por Carondio y La Cabra, alcanzar la Sierra del Palo en La Marta; en este lugar se bifurcaba, pudiendo seguirse por la Sierra del Hospital, hasta Lavadoira, o descender a la Pola por el camino del Puerto del Palo.

El Campo de la Marta, al Este, y el collado de Carondio, al Oeste, marcan los puntos más altos del camino, con unos 1.150 m, y manteniéndose el trazado entre ellos (unos diez kilómetros) a una altura algo menor pero sin desniveles importantes. Los puntos mas bajos corresponden a los collados de Santiellos, con 986 m y de la Vallía, con 961 m. Entre ambos queda la Sierra de la Cabra, al Este de Santiellos la de la Marta, y al Oeste de la Vallía la de Carondio. El campo de Entrerrios marca el descenso al cauce del río Navia.

La “carreriega de los gallegos” es accesible actualmente desde la carretera que parte de la carretera de Pola de Allande-Puerto del Palo, a la altura del punto kilométrico 20, y que llega al lugar de Penouta, con un ramal que atraviesa por Penas Malas a Bustantigo. El primer tramo de esta carretera sube al collado del Estrellín, al sur y muy próximo al Campo de la Marta.

La denominación local de los túmulos es “tumba” (equivalente a ataúd o caja de piedras), completada con la referencia del accidente topográfico más próximo, un peñasco, “peneo”, campo, “veiga”, etc.
Catálogo y descripción de los túmulos:
1. Tumbas de la Marta.

Coordenadas: (referidas siempre al meridiano de Madrid) 2º58’40” long. O; 43º18’05” lat. N. Altitud 1.150 m.

Dos túmulos situados en el collado de la Marta, a ambos lados del camino, que en este punto inicia su descenso a Santiellos, y muy próximos a una “antigua” -(denominación local de los canales trazados para el abastecimiento de agua de las labores mineras romanas, que en muchas ocasiones fueron utilizadas posteriormente como caminos)-, que recorre la Sierra del Palo en dirección N-S, y a una pequeña charca, tanque de almacenamiento también de agua en relación con las explotaciones mineras romanas.

Túmulo A). Al norte del camino, de masa tumular desigualmente conservada, y afectada por un gran pozo de saqueo central. Su borde Este coincide con el final de la charca, y el Sur con el camino. No se aprecia piedra alguna en la composición de la masa tumular.

Dimensiones del túmulo diámetro E-O: 15 m. Diámetro del pozo: 6 m. Altura máxima lado E, 1,40 m. Profundidad del pozo: 1,20 m.

Túmulo B). A unos ocho metros al Sur del camino. Cubierto de densa vegetación, es más pequeño y está mejor conservado. Dimensiones del túmulo diámetro E-O: 8,50 m. Diámetro del pozo: 2,50 m. Altura máxima 1,20 m. Profundidad del pozo: 0,60 m.


2. Tumba del Pico Cuayeiro.

Coordenadas: 2º59’40”long O; 43º19’00” lat. N. Altitud: 1.150 m.

Túmulo en la Sierra de la Cabra, próxima al pico Cuayeiro, y desviado del camino, que pasa más abajo, por la ladera NE. Se encuentra en una zona repoblada con pinos, que ardieron hace pocos años. La masa tumular está desmantelada en su lado N, donde aflora la cuarcita del subsuelo, y parece componerse de bloques de cuarcita. En el pozo de saqueo hay una laja, actualmente hincada como mojón que puede ser resto de la posible cámara. Mide 1 m. de alto por 0,40 de ancho. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O: 10 m; diámetro pozo; 3 m. Altura máxima 1,40 m; profundidad del pozo: 0,40 m.
3. Tumbas de Llangominos.

Coordenadas: 3º00’00” long. O; 43º19’30” lat. N. Altitud 1.022m.

Dos túmulos situados en el collado de Llangominos, a orillas de una charca.

Túmulo A). Unos ocho metros al E de la charca, con la masa tumular muy bien conservada, aunque con un profundo pozo de saqueo central. Dimensiones del túmulo: : diámetro E-O, 11 m; diámetro pozo, 4 m; altura máxima 1,70 m; profundidad pozo: 1,60 m.

Túmulo B). Situado al O de la charca, está casi totalmente desmantelado, siendo sus límites muy imprecisos y su relieve aplanado.
4. Tumba del Pico Llangominos.

Coordenadas: 3º00’20” long. O; 43º19’55” lat. N. Altitud 1,045 m.

Un túmulo situado en la ladera sur del pico Llangominos, a unos ochenta metros de su cumbre. La masa tumular ha desaparecido casi completamente, quedando al aire las lajas que formarían la cámara de cuarcita, cuatro en pie y otra desplazada y tumbada sobre el suelo, que pudiera ser la cobertera. Delimitan un espacio rectangular, de aproximadamente un metro de longitud máxima. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 8 m; diámetro pozo, 5 m; altura máxima: 0,5 m.
5. Tumba de la Labrada.

Coordenadas: 3º01’40” long. O; 43º18’30” lat. N. Altitud 888 m.

Un túmulo localizado en el collado de la Labrada, sobre un cordal secundario que desciende de la sierra de la Cabra. Ha sido afectado por la apertura de la caja de la carretera de acceso a Penouta, reduciéndose en la actualidad a un cuadrante informe, que en sus cortes muestra la composición de la masa, con tierra de color oscuro y escasos bloques de cuarcita.
6. Tumba del Pozo.

Coordenadas: 3º02’10” long. O; 43º18’00” lat. N. Altitud 860 m.

Un túmulo situado a la mitad del camino entre La Labrada y el lugar de Penouta, en el collado del pozo, y próximo a la pista de acceso a este lugar. Dimensiones: diámetro E-O 13 m; diámetro pozo 3m; altura máxima: 1,30 m; profundidad pozo: 1 m.
7. Tumba de Penas Malas.

Coordenadas: 3º01’20” long. O; 43º19’55” lat. N. Altitud 1.025 m.

Cuatro túmulos localizados en el collado al Oeste del Pico de Penas Malas, por el que pasa la pista Rebollo-Bustantigo; uno de ellos de dimensiones considerables, mientras los tres restantes son de muy pequeño tamaño..

Túmulo A). A 8,50 m. al Oeste del túmulo mayor, es de pequeñas dimensiones, pero muy visible por estar limpio de vegetación. En el pequeño pozo central afloran pequeñas piedras. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 5.50 m; diámetro pozo 0.50 m; altura máxima 0.50 m.

Túmulo B). Su masa tumular alcanza gran altura, pero está muy afectada por el gran pozo de saqueo; presenta una planta ovalada, en parte debido a la acumulación de los materiales desplazados por el saqueo, y parece estar compuesta por tierra y numerosos bloques cuarcíticos de pequeño tamaño. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 19 m; diámetro N-S, 14 m; altura 1,80m. Dimensiones del pozo: diámetro E-O 0,9 m: diámetro N-S, 6 m: profundidad 1,30 m.

Túmulo C). Unos 10 metros al NE del borde exterior del túmulo B, y de características similares al túmulo A. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 4.70 m; diámetro pozo, 0,80 m; altura 0.40 m.

Túmulo D). Unos seis metros al Sur del túmulo C, forma con éste y con el A un triángulo muy apuntado que engloba al túmulo B. Como el anterior, se encuentra enmascarado por la densa vegetación. Dimensioes del túmulo: diámetro E-O, 4,50 m; diámetro pozo 1,50 m: altura 0,50 m.

En el espacio comprendido entre los túmulos B, C y D, se observa el relieve de lo que puede ser un antiguo muro de piedra seca o, simplemente un amontonamiento lineal de bloques de cuarcita. La parte más reconocible forma un ángulo recto, levemente redondeado, y al norte parece que hay dos muros paralelos. El conjunto forma un rectángulo, de seis metros por nueve, y de un metro de grosor, sin levantar más de 40 cm.
8. Tumbas de Moyapán.

Coordenadas: 3º01’30” long. O; 43º20’00” lat. N. Altitud 1.060 m.

Dos túmulos, uno de ellos arrasado, al sur del Pico Moyapán, en un collado por el que pasa el antiguo camino, que los separa. Ambos túmulos quedan en la línea de un cortafuegos trazado al repoblar el monte; actualmente no hay otro rastro de tal repoblación.

Túmulo A). Muy afectado por el saqueo y por el cortafuegos, ocupando el pozo central prácticamente toda el área tumular, por lo que la masa se reduce a un anillo circular engrosado hacia el Este por la acumulación de las tierras extraídas del pozo. Hay dos lajas de pizarra, antiguos ortostatos desplazados. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 14 m; diámetro pozo 7 m; altura máxima, 0,90 m; profundidad del pozo, 0,90 m.

Túmulo B). Al Norte del camino, y totalmente arrasado; sólo es reconocible por la existencia de seis lajas pizarrosas hincadas en tierra, y que sobresalen unos 50 cm, formando un semicírculo incompleto de 2,50 m de diámetro. Cerca de ellas, otra laja tumbada en el suelo, que mide 2 m de longitud por 1,50 m de anchura.

Parece, por tanto, que los restos corresponden a la cámara de un túmulo aunque de éste no haya evidencia alguna.
9. Tumbas de las Llamadonas.

Coordenadas: 3º01’30” long. O; 43º00’20” lat. N; altitud 1.050 m.

Dos túmulos situados entre la pista de acceso a Cariando y el pico de Moyapán, también llamado de las Llamadonas, a orillas de una charca.

Túmulo A). Al Oeste de la charca, y pegado a la ladera de las Llamadonas; masa tumular bien conservada, algo deformada por acumulación de materiales del pozo en lado Este. Conserva una laja de pizarra dentro del pozo. Dimensiones del túmulo: Diámetro E-O, 20 m; diámetro N-S, 16 m; altura máxima 1,10 m. Dimensiones del pozo: diámetro E-O, 9 m; diámetro N-S, 7 m; profundidad 0,90 m.

Túmulo B). En la otra orilla de la charca, y a unos treinta metros del túmulo A; muy arrasado, apenas destaca del terreno. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 11 m; diámetro pozo 3 m; altura 0,30 m.
10. Tumba del Campo de las Caballeiras.

Coordenadas: 3º01’20” long. O; 43º20’50” lat. N; altitud 978 m.

Un túmulo situado en un amplio collado de la sierra de Bustantigo, corral secundario que desciende de las Llamadonas hacia el norte, y que recorre un camino, al lado del cual se emplaza el túmulo. Éste se encuentra irregularmente conservado, y con salida de materiales del pozo hacia el Oeste, que lo deforma. Conserva tres losas hincadas en el fondo del pozo central, del que sobresalen unos 70 cm; la masa tumular se compone de pequeñas losas pizarrosas, muy abundantes en el sustrato del terreno circundante. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 9.5 m; diámetro pozo: 4 m; altura máxima 1,30 m; profundidad del pozo 0.50 m.
11. Tumbas del Peneo del Conde.

Coordenadas: 3º01’50” long. O; 43º20’20” lat. N; altitud 1,060 m.

Dos túmulos localizados junto al peneo de este nombre, afloramiento cuarcítico perpendicular a la dirección del camino; este discurre paralelamente a una pista forestal trazada durante las labores de repoblación y que parte de la pista Rebollo-Bustantigo, a la altura del collado de Penas Malas.

Túmulo A. Inmediato al camino; masa tumular bien conservada, con pozo central en el que se encuentran tres piedras que forman la cámara de cuarcita, dos de ellas paralelas, y la tercera, que correspondería a la cubierta, actualmente desplazada y tumbada. La planta resultante es rectangular, aunque con los lados menores abiertos, porque han desaparecido las lajas originales; el eje mayor se orienta en dirección E-O. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 13 m; diámetro pozo 4,5 m; altura 1,40 m. Dimensiones de la cámara ancho interno 0,75 m; altura visible 0,70m. Laja Norte, ancho 1,25 m; laja Sur, ancho 1,55m; laja cobertera 1 m.

Túmulo B. Diez metros al NE del anterior, y con profundo pozo de saqueo; abundantes bloques sueltos de cuarcita. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 10 m; diámetro pozo 4,20 n; altura 1 m.

12. Tumbas de la Veiga del Conde.

Coordenadas: 3º01’60” long. O; 43º20’20” lat. N; altitud 1,060 m.

Dos túmulos situados unos 50 m. al Oeste del Peneo del Conde.

Túmulo A. Presenta la masa tumular casi desmantelada, aflorando en ella cinco lajas que formaban la cámara son de pizarra, excepto una de cuarcita rojiza. Tres de ellas delimitan un rectángulo algo deformado por desplazamiento de la laja menor; todas estas semienterradas, sin poder observarse su altura total, y sin que exista un verdadero pozo en el centro del túmulo. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 9 m; altura 0,40 m. Dimensiones de la cámara: laja N, ancho 1,40 m; laja S, ancho 1,40 m; laja O, ancho 0,90 m; el espacio interior de la cámara mide 1,40m. por 1 m.

Túmulo B. Está cruzado lateralmente por un sendero, y su masa está muy rebajada; conserva tres grandes losas de cuarcita delimitando un rectángulo, y desplazada otra más que pudiera corresponder a la cobertera.

Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 14 m; diámetro pozo 2,50 m; altura 0,60 m. Dimensiones de la cámara: 1,50 m por 0,60 m. Los ortostatos sobresalen 0,50 m. Laja N, ancho visible, 1,10 m; laja Sur, ancho total 1,50 m; laja Oeste, ancho 0,50 m.
13 Tumba del Peneo Cortao.

Coordenadas:3º02’20” long. O; 43º20’20” lat. N; altitud 1,110 m.

Un túmulo en la ladera Este del Peneo Cortao, próximo a la pista forestal; masa tumular bien conservada, pero con pozo central muy hondo, que deja al descubierto las piedras de la cámara. La frescura de los cortes, casi limpios de vegetación parece evidenciar que el último saqueo fue muy poco anterior a nuestra visita. La cámara se compone en su estado actual de dos ortostatos aún en pie, más otros dos caídos, todos de pizarra; se observa también la composición de la masa tumilar, a base de pequeñas lajas de pizarra y cuarcita. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 11 m.; diámetro pozo 1,80m; altura 0,90 m.
14. Tumbas del Corralón.

Coordenadas: 3º02’30” long. O; 43º19’50” lat. N; altitud 1.100 m.

Dos túmulos emplazados en la Veiga del Corralón; este nombre se debe al Peneo del Corralón, afloramiento sinclinal de cuarcita, que adopta una forma semicircular, semejante a un corral de ganado, y situado al Este de la Veiga, y cercano a unas pequeñas lagunas.

Túmulo A. Al NO de la pista forestal, sirve de emplazamiento al poste indicador “Coto de Caza”. Masa bien conservada. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 19 m; diámetro pozo 3,50 m; altura 1,40 m.

Túmulo B. Unos treinta metros al SE del túmulo A; pozo central en el que se mantiene en pie un ortostato de cuarcita, algo inclinado hacia adelante; hay asimismo otras dos lajas de pizarra tumbadas sobre en terreno. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 14 m; diámetro pozo 2,50 m; altura 1,10 m. Profundidad del pozo 0,80 m. Dimensiones de la laja: Altura 1,4m; ancho 0,50m; grueso 17 cm.
15. Tumba del Castellín.

Coordenadas: 3º03’00” long. O; 43º19’30” lat. N; altitud 1,100 m.

Un túmulo situado sobre el collado del Castellín, que está separado del Corralón por un amplio campo, utilizado en parte como vivero de pinos para la repoblación forestal, y que actualmente es un espeso bosquecillo. Frente al vivero está el Peneo del Touro, farallón rocoso de forma muy característica. De este túmulo procede la “Piedra Dolménica de Allande”; actualmente la masa tumular presenta un pozo de saqueo de gran tamaño con salida de materiales hacia el Este, y sin evidencia alguna de cámaras o lajas de cuarcitas, aunque si con abundantes bloques de cuarcita de pequeño tamaño. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 17 m; diámetro pozo 6 m; altura 1,80 m; profundidad pozo 1,60 m.
16. Tumba del Rego del Buño.

Coordenadas: 3º03’10” long. O; 43º19’25” lat. N; altitud 1.105 m.

Túmulo situado en la vega de este nombre, también denominada “Campu el Rayu”. Gran masa tumular, asentada en terreno algo pendiente, con pozo de saqueo poco profundo, en este afloran dos lajas de cuarcita, formando un rectángulo al que le faltan las losas de los lados cortos (Este y Oeste); hay otras dos lajas semienterradas sobre el túmulo. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O 17 m; diámetro pozo 3m; altura 1,80. Dimensiones de las lajas: altura visible 0,40m; ancho 1,50 m; ancho interno de la cámara (N-S) 1,60 m.
17. Tumbas de Veigosabades.

Coordenadas: 3º03’20” long. O; 43º19’20” lat. N; altitud 1,120 m.

Túmulo de bastante importancia por su tamaño situado unos 30 m al Este de un mojón rojo que delimita el monte repoblado. Se levanta sobre un pequeño cueto, en cuyas laderas se abrieron bancales de repoblación en 1972; con la máquina empleada en estas labores, se abró un inmenso socavón en el túmulo que destruyó la cámara central, hasta entonces enterrada. Actualmente la masa está totalmente deformada, con varias lajas tumbadas en el pozo abierto por la máquina; al parecer originariamente se conservaban diez o quince lajas de pizarra y cuarcita “chantadas, pegadas unas a otras formando círculo”. Dos de ellas, que están al descubierto, miden 2 m de alto por 0,80 m de ancho, una, y 1 m por 0,60m la otra.
18. Tumbas del Pico Milleiroso.

Coordenadas: 3º03’35” long. O; 43º19’15” lat. N; altitud 1,130 m.

Tres túmulos situados próximo al Pico Milleiroso, espolón rocoso situado en la ladera Este del Pico Carondio. Entre Veigosabades y este lugar, la pista forestal se separa del camino antiguo y desciende la sierra de Muriellos; el camino asciende al collado de Carondio, bordeando en varios ramales los túmulos.

Túmulo A. El mas cercano al ramal principal del camino, y a la pista forestal y, como el túmulo D. entre Milleiroso y Veigosabades.

Conserva cuatro piedras en la cámara de cuarcita, que delimitan un cuadro abierto en sus lados cortos (E-O), aunque la densa vegetación que tapa la cámara dificulta precisar este punto; la laja mejor conservada mide 1,40 m de altura por 60 cm de ancho, y las restantes son visibles sólo parcialmente. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 8 m; diámetro pozo 1,50 m; alto 1,20 m.

Túmulo B. Unos doce metros al norte del túmulo A, conservando cuatro lajas en su cámara, muy tapadas por la vegetación; parecen corresponder a una cámara poligonal, de 1,50 por 1 m de dimensiones internas. La altura de la laja mayor, 1.30 m. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 17 m; diámetro pozo 2.50 m; altura 1,70 m.

Túmulo C. Entre el Pico Milleiroso y el Pico Carondio. Pozo de saqueo que se prolonga hacia el Sur, ocho losas de pizarra y otra de cuarcita, tumbadas sobre el túmulo. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 10 m; diámetro pozo 2 m; altura 1,40 m.
19. Tumba del Marco de Carondio.

Coordenadas 3º04’10” long. O; 43º19’10” lat. N; altitud 1.150 m.

Un túmulo en el collado de Carondio, entre el pico de este nombre y el de Sorribas; el terreno está totalmente denudado por los incendios forestales que calcinaron el lugar. El Marco, o mojón, era un laja pizarrosa de 2 m de altura por 40 cm de ancho, hincada en el pozo central del túmulo; actualmente se encuentra derribada en el suelo, a unos cinco metros hacia el Este. El pozo de saqueo muestra señales de haber sido agrandado recientemente, y parte de la masa tumular fue afectada por un cortafuegos. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 12 m; diámetro pozo 3 m; altura 1,40 m..
20. Tumbas del Campo de Entrerríos.

Coordenadas: 3º04’55” long. O; 43º19’30” lat. N; altitud 925 m.

Tres túmulos uno de ellos conservando el Dolmen de Entrerríos emplazados en el amplio collado de Entrerríos, al Oeste del pico de Carondio.

Túmulo A. Unos doce metros al N del camino, de masa muy denudada. Entre el túmulo y el camino existe una antigua linde, formada por lajas hincadas en el suelo, que quizá aproveche ortostatos dolménicos. Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 10 m; altura 40 cm.

Túmulo B. a 25 m al Oeste del túmulo A, y pegado al borde Sur del camino, que recorta levemente la masa tumular. Sobre ésta se levanta el Dolmen de Entrerríos, o “Lastra da Filandoira”.

El dolmen es conocido desde finales del siglo XIX, dibujada su planta por Acevedo y Huelves; ya entonces estaba incompleto, faltándole varios ortostatos del costado N. Posteriormente fue derribada la mayor de las dos lajas coberteras, estado en que se encontraba al ser visto por Jordá en 1962, que fue vuelta a colocar en su sitio al año siguiente por paisanos de la zona que utilizan el dolmen como refugio.

La planta del dolmen es poligonal, con el hueco de ingreso situado en el lado Este, frontero al ortostato de mayores dimensiones; actualmente faltan los ortostatos del lado Norte, excepto el más próximo al acceso; el lado Sur consta de cuatro lajas, y otras dos de dimensiones menores se sitúan ante los dos ortostatos que flanquean la entrada, formando un rudimento de corredor. La entrada original está tapada, habiéndose ampliado el hueco de la cámara en el lado Norte y profundizado considerablemente el suelo del dolmen.

Los ortostatos conservan su altura primitiva, excepto los números 2 y 4, que tienen el extremo superior fragmentado. Su altura se incrementa desde la entrada al fondo de la cámara.

La cubierta consiste en dos grandes lajas, de distinto tamaño de piedra pizarrosa, a diferencia de los ortostatos que son de cuarcita. La laja menor cubre la zona de entrada, apoyándose en los ortostatos que la bordean, la cobertera mayor apoya sobre esta laja y sobre el gran ortostato Oeste. La cubrición original se completaría con otra gran laja, similar a la mayor de las conservadas, y que cubriría la zona Norte de la cámara. La laja mayor está realizada en una pizarra de superficie muy rugosa, diferente a la otra cobertera, y muestra en su cara superior varias cazoletas.

La procedencia del material lítico parece estar, para la cuarcita de los ortostatos, en el afloramiento denominado Peneos Molles, en la ladera que desciende del collado de Carondio. Para la pizarra de la cobertera mayor Jordá cita el Pico Castel, sin que hayamos podido comprobar este extremo. El empleo de estos dos materiales muestra la preferencia por la cuarcita, mas resistente, para los ortostatos, que deben soportar el peso de la cobertera y la masa tumular, y de la pizarra, más ligera y cuya mayor facilidad de extracción permite obtener grandes lajas por exfoliación natural en placas, para la cubierta.

Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 16 m; altura 1,20 m.

Dimensiones de la cámara: espacio interior longitud máxima 2,50 m; ancho máximo 1,70 m; altura desde el suelo a la superficie inferior de la cobertera mayor, 1,55 m; a la cobertera menor, 1,35 m.

Dimensiones de los ortostatos: nº 1, altura 1,35 m; ancho 1,40 m; grueso 0,18 m; nº 2, altura 0,90 m; ancho 0,83 m; grueso 0,12 m; nº 3, altura 1,32 m; ancho 0,70 m; grueso 0,15 m; nª 4, altura 1,20 m; ancho 0,80 m; grueso 0,18 M; nº 5, altura 1,05 m; ancho, 0,36 m; grueso 0,18 m; nº 6, altura 0,83 m; ancho 0,45 m; grueso 0,16 m. Lajas coberteras; la menor, longitud 1,90 m; ancho 1,17 m; grosor 0,23 m; la mayor, longitud 2,49 m; ancho 1,50 m; grueso 0,20 m.

Túmulo C. Quince metros al Oeste del anterior, es conocido como “la tumba de Entrerríos”. La masa tumular está bien conservada, presentando dos lajas en el pozo de saqueo.

Dimensiones del túmulo: diámetro E-O, 17 m; diámetro pozo 4 m; altura 1,60 m; profundidad del pozo 1,30 m.

Los túmulos de la Sierra de Carondio forman parte de una serie de estructuras morfológicamente similares, que existen en todo el territorio asturiano. Tales túmulos son genéricamente relacionables con los existentes en el NO peninsular, pero carecemos por el momento de mayores precisiones que nos ayuden a situarlos cronológica y culturalmente.

De los 34 túmulos conservados, únicamente 10 se encuentran aislados, la mayoría de los casos restantes se agrupan por pares, 14 túmulos, de los cuales seis se disponen uno a cada lado del camino; otros seis túmulos se agrupan en tríos. Sólo existe un caso en que se agrupan mayor número de túmulos, cuatro en Penas Malas, que es un caso totalmente excepcional, no sólo por su número sino también por la jerarquización de sus componentes, e incluso por la aparición de restos de muros, aunque estos posiblemente pertenezcan a una cabaña de época muy posterior a los túmulos. De estos 34 túmulos, seis de ellos se hallan emplazados en terrenos del actual concejo de Villayón, concretamente en la falda septentrional de la Sierra de Carondio, término de Entrerríos. En este concejo de Villayón existen además otros dos túmulos en términos de Carrio y otro en el Llombo de Villarín, entre Valdedo y Valle, descubierto este último el 21 de junio de 1970.
Compilación: Juan Suárez Gómez.

Fuentes: P. Alejandrino García Martínez: “Prehistoria sobre el occidente de Asturias” (1929)

José Manuel González y Fernandez-Valles: “Recuento de túmulos sepulcrales megalíticos de Asturias” (1973)

Armando Graña García: Nuevos cortafueyos d’Asturies” (“Astura”, Gijón 1983)
1   2   3   4   5   6   7   8

similar:

Resumen de competiciones, juegos, concursos y galardones del xxiiº Encuentro iconResumen de Inteligencias Múltiples herramientas para la enseñanza...

Resumen de competiciones, juegos, concursos y galardones del xxiiº Encuentro iconInformación del Boletín Oficial del Estado sobre Concursos de Acreedores

Resumen de competiciones, juegos, concursos y galardones del xxiiº Encuentro iconCalendario de competiciones

Resumen de competiciones, juegos, concursos y galardones del xxiiº Encuentro iconPara todos los criadores y amantes del Pastor Alemán (destinado a...

Resumen de competiciones, juegos, concursos y galardones del xxiiº Encuentro iconEl encuentro mundial del movimiento juvenil salesiano

Resumen de competiciones, juegos, concursos y galardones del xxiiº Encuentro iconDÉcimo encuentro del grupo latinoamericano de liquenólogos

Resumen de competiciones, juegos, concursos y galardones del xxiiº Encuentro iconEncuentro del papa francisco con autoridades civiles de bolivia

Resumen de competiciones, juegos, concursos y galardones del xxiiº Encuentro iconFichas de juegos y actividades

Resumen de competiciones, juegos, concursos y galardones del xxiiº Encuentro iconJuegos y actividades lúdicas

Resumen de competiciones, juegos, concursos y galardones del xxiiº Encuentro iconBloque 5: juegos y actividades deportivas




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com