Revisión de Literatura Brasinoesteroides




descargar 37.74 Kb.
títuloRevisión de Literatura Brasinoesteroides
fecha de publicación05.02.2016
tamaño37.74 Kb.
tipoLiteratura
b.se-todo.com > Química > Literatura

Universidad de Costa Rica.

Escuela de Agronomía.

AF-5408 (II-2011)

Luis Carlos Arrieta Lara.

A80652


Revisión de Literatura Brasinoesteroides.

Introducción.

En 1968 Marumo y colaboradores descubrieron, en un extracto metanólico de una planta conocida en Japón como "isunoki" (Distylium racemosum), tres fracciones que al ser probadas presentaban una inusual pero atractiva actividad promotora del crecimiento vegetal en un ensayo denominado Inclinación de la Lámina de Arroz (ILA), estas fracciones fueron nombradas como A1, A2 y B (Iglesias et al. 2000).

Tiempo más tarde en la investigación del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, un grupo de investigadores descubrió un extracto lipoidal, obtenido a partir de polen de nabo (Brassica napus), que presentaba una marcada actividad estimuladora del crecimiento vegetal. En este caso la sustancia encontrada en el extracto se denominó comúnmente como Brasinolida y actualmente se la conoce como el primer brasinoesteroide natural aislado (Hassan, 2004).

La única parte en las plantas donde no se han encontrado brasinoesteroides son las raíces, sin embargo, en las partes aéreas las concentraciones están en el orden de ng/Kg o μg/Kg. Precisamente, es la concentración de los brasinoesteroides la que los hacen tan llamativos, en polen o en semillas inmaduras se han encontrado brasinoesteorides en concentraciones entre 1 y 100 ng por cada gramo de peso seco, siendo estas las fuentes naturales más ricas en esta clase de hormonas; en otros tejidos como brotes u hojas se han encontrado en concentraciones que varían entre 0.01 y 0.1 ng por cada gramo de peso seco (Román et al. 2001).

Por lo que en términos generales se puede afirmar que los brasinoesteroides se encuentran en mayores cantidades en tejidos jóvenes y que en ellos pueden expresar efectos más notables, en comparación con tejido adulto (Román et al. 2001).
Los brasinoesteroides generaron un interés práctico en la agricultura por sus efectos como estimuladores del crecimiento, al inicio se empezaron a aplicar BR naturales con el fin de promover el rendimiento en los cultivos. Pero debido a los problemas que se generaron por la aplicación de éstos en condiciones de campo hizo posible que se introdujeran algunos análogos de los BR, los cuales se obtuvieron por vía sintética y que a su vez resultaban más económicos y con efectos de más larga duración en estas condiciones (Mazorra-Nuñes, 2008).

Estructura Química.

Los Brasinoesteroides (BR), son polihidroxifenoles de naturaleza esteroidal, han sido aceptados como regulador de crecimiento entre ellos se encuentra la brassinólida (BL), la cual se considera la más activa de este grupo y fue aislada en 1979 a partir de granos de polen de Brassica napus (Riveros, 2010).

Bishop y Yokota para el año 2001, propusieron definir a los brasinoesteroides como esteroides que tengan un oxígeno en el átomo de carbono C-3 y otros adicionales en C-2, C-6, C-22 y C-23, como se puede observar en la figura 1.

brasiesteroides_003.jpg

Figura I. Estructura química del Brasinólido (BL).

A finales de los 80 se habían caracterizado alrededor de 16 BR, sin embargo hasta la fecha se han encontrado más de 50 BR los cuales han sido caracterizados y aislados, siendo los más abundantes la brasinólida y la castasterona y por ende los de más amplia distribución (Mazorra-Nuñes, 2008).
Modo de Acción.

Los brasinoesteroides son moléculas polihidroxiladas de estructura esteroidal que actúan como potentes reguladores del crecimiento vegetal, provocando el aumento del rendimiento de las cosechas y confiriendo resistencia a las plantas contra factores medioambientales adversos. No existe una propuesta sobre su mecanismo de acción. Se entiende que, como en todas las uniones ligando-receptor, las interacciones débiles no covalentes juegan un papel determinante en la formación del complejo hormona-receptor (Amorós. 2005).

Según Choe (2010), toda la ruta biosintética se puede dividir en dos grandes secciones llamadas ruta de oxidación temprana y ruta de oxidación tardía, la primera sección que abarca la formación de esteroles, en la que el escualeno se convierte en campesterol, la misma que abarca una serie de 13 reacciones bioquímicas; y la segunda sección en la que el campesterol se convierte en brasinolida en 11 reacciones adicionales.

Dentro de la ruta biosintética deben producirse ciertos cambios importantes con el fin de obtener moléculas bioactivas, entre estos cambios se incluyen: la formación del grupo oxo en la posición C-6, adición de los grupos hidroxilo en las posiciones C-22 y C-23, formación del sistema diol en los carbonos 2 y 3 del anillo A y la oxidación Baeyer-Villager en el anillo B (Choe, 2010).

La ruta biosintética que abarca la transformación de campesterol en brasinolida posee dos puntos de bifurcación que dan lugar a cuatro ramas dentro de la ruta bioquímica de formación, el primer punto de ramificación es el campesterol, el cual puede seguir por la ruta de oxidación temprana o por la ruta de oxidación tardía del carbono 22. El segundo punto de ramificación es el campestanol, este puede seguir la ruta de oxidación temprana o la ruta de oxidación tardía del carbono 6, cualquiera que sea la ruta que se siga, estas vuelven a unirse con la formación de la castasterona, la misma que requiere de una reacción más para dar lugar a la brasinolida (Choe, 2010).

Ciertos estudios demostraron que una posible proteína receptora denominada BRI1, presentaba ciertos dominios ricos en el aminoácido Leucina (LRR), los cuales podían funcionar en cuanto al reconocimiento de las señales extracelulares que ocurrían en la superficie de la célula. Posteriores estudios revelaron que efectivamente la proteína BRI1 es el receptor de los BR en las plantas, y a la vez se demostró la importancia que tiene el dominio extracelular de BRI1 en cuanto al reconocimiento de la brasinólida (Mazorra-Nuñes, 2008).

En este mismo estudio se detalla que posteriormente se encontró que los BR se pueden unir directa o indirectamente a la proteína BRI1, para lograr la transducción de la señal de manera que la unión ocurre a través de una región específica dentro del dominio extracelular del receptor BRI1. Se encontró además cierta relación entre el dominio extra celular de LRR y el receptor BRI1 el cual le confiere cierta resistencia a las enfermedades, lo que ayudó a dilucidar la existencia de ciertas interacciones entre las rutas de señalización de los esteroides que confieren esta resistencia a enfermedades, por lo que se dice que los BR aumentan la resistencia a ataques por patógenos.

También se descubrió la presencia de un dominio citoplasmático que posee actividad quinasa y que es indispensable para la transmisión de la señal hacia el interior celular, este dominio es el que posee los sitios potenciales de la fosforilación con serina y treonina, lo que permite pensar que estos sitios pueden funcionar para la activación de la quinasa a través de la homodimerización del receptor BRI1.

Se observó además que una acumulación de brasinolida (BL) y de sus precursores así como la activación de los genes biosintéticos bwf4 y cpd, son importantes en la regulación de la biosíntesis de BR. Se cree además que es necesaria la presencia del receptor BRI1 para la represión del gen cpd por retroalimentación negativa en la oscuridad, sin embargo la expresión del gen BRI1 es constitutiva y no se altera en respuesta a la luz (Mazorra-Nuñes, 2008).

Este estudio reveló también la existencia de una segunda proteína quinasa (RLK) la cual poseía dominios ricos en leucina la cual se relacionaba con la percepción de los BR y a la cual llamaron BAK1, lo que permitió conocer la interacción directa de las proteínas BRI1 y BAK1 en la formación de un heterodímero entre ambas proteínas. En general se desconoce el mecanismo de activación del complejo receptor BRI1, sin embargo existen dos hipótesis de las cuales la primera sugiere la heterodimerización BRI1-BAK1 inducida por los BR, y la otra plantea que los monómeros de BRI1 interactúan para formar homodímeros y que no se requiere de inicialmente de BAK1 para que el receptor reconozca al ligando.

Efecto de los BR en plantas sujetas a distintos tipos de estrés.

BRASINOESTEROIDES.

ESTRÉS ABIÓTICO. ESTRÉS BIÓTICO.


Hongos, Bacterias y Virus.

Estrés Oxidativo.

Hídrico.

Salino.




-Estimula síntesis de ABA y Etileno.

-Estimula síntesis de proteínas de defensa.




-Aumento de la actividad de enzimas: catalasa.

-Aumento de la tasa fotosintética neta.



Aplicaciones de Pesticidas.

Estrés Osmótico (Sequía, Salinidad, Frío)




-Aumenta la asimilación de CO2.

-Aumenta la tasa fotosintética neta.



-Aumenta el nivel de ABA y prolina.



Estrés por Metales Pesados




-Aumento de la tasa fotosintética neta.

-Estimula el metabolismo de Nitrógeno.



Estrés Térmico




-Aumenta el nivel de proteína de shock térmico.

Fuente: Bajguz. A; Hayat. S/Plant Physiology and Biochemestry 47 (2009):1-8
Efecto según cultivo.

Ciertos resultados obtenidos en investigaciones anteriores demuestran que BR no tienen mucho efecto cuando las condiciones de crecimiento son óptimas, pero sí cuando las plantas crecen en condiciones de estrés (Bajguz-Hayat.2009). Entre los efectos observados para ciertos cultivos para pruebas realizadas en menor escala se pueden mencionar:


  • Lechuga: 25% de incremento (peso hojas/planta).

  • Habas: 45% de incremento (peso semillas/planta).

  • Incrementos similares en rendimiento de trigo, cebada, arroz.

  • Papa: incrementa tamaño de tubérculo y resistencia a enfermedades.

  • Elongación de epicótilos en soja (Glycine max).


Efecto In vitro.

Ciertos estudios realizados en cítricos han utilizado los brasinoesteroides como mecanismo para la propagación por embriogénesis somática, ya que se ha considerado que estos biorreguladores son efectivos en los procesos morfogenéticos, utilizados generalmente a bajas concentraciones, como sustitutos o complementos de las auxinas y citoquininas (Hernández et al. 2010).
Kowalski et al para el año 2003, en su estudio para el mejoramiento de la calidad de plántulas in vitro de papa, lograron obtener una mejor aclimatización en casas de cultivo y mayor rendimiento de los minitubérculos. Además descubrieron que la aplicación in vitro de bajas concentraciones del Brasinoesteroides lograron mejorar la resistencia al estrés de la aclimatización in situ.
Por otra parte González et al, en el año 2001 se refirió al efecto de brasinoesteroides sobre caracteres morfológicos y fisiológicos en vitroplantas de caña de azúcar.

En investigaciones anteriores es posible notar como varios de los autores mencionan que el uso de brasinoesteroides en cultivos In Vitro, han demostrado ser un eficaz complemento del 2,4 D (2 mg.l-1) en cuanto a la inducción de callos de arroz de las variedades Pokkali y J-104. Además encontraron que estos BR en bajas concentraciones favorecieron la callogénesis en papa (Solanum tuberosum), brindando una mayor desagregación en suspensiones celulares y promoviendo el desarrollo de células meristemáticas y estructuras embrioidales. También fue posible observar efectos en callos de café inducidos con concentraciones de 0.01, 0.05 y 0.001 de BR y transferidos a un medio de cultivo embriogénico se observó una marcada estimulación sobre la evolución de los mismos (Rodríguez et al.2003)
Modo de uso.

Brassinolide 0,1%

La brassinolina es un esteroide natural de plantas que normalmente se encuentran en pequeñas cantidades en todos los vegetales. Al aplicar a las plantas mejoran el crecimiento de las raíces, existe una mejor germinación de la semilla (Garcéz. 2011).
Brassinolide 0,9%
Según el mismo autor, Brassinolide 0.9 % es un grado de investigación que deben ser disueltos en alcohol. No está destinado para el uso normal de la jardinería.

Entre las principales funciones se destacan Biosíntesis y el metabolismo, sin embargo se puede utilizar también para:

1. Promover el crecimiento de la planta para aumentar la producción.

2. Aumentar la proporción de frutales y aumentar la unidad de peso.

3. Mejorar la resistencia de la planta a la sequía y frío.

4. Mejorar la inmunidad de la planta.

5. Utilizados en el cultivo de tejidos, regulan la diferenciación de los tejidos.

En su estudio Mariña et al para el año 2006, comprueban que el Biobrás 16 favoreció el crecimiento de las plántulas en cuanto a altura de la planta y longitud de la raíz, y que esto probablemente se debió al efecto estimulante del mismo, sobre los mecanismos de división y alargamiento celular, además de la absorción de agua y regulación del potencial de turgencia, los cuales son considerados procesos ligados al crecimiento.
Ejemplos de aplicaciones.

Al analizar gran cantidad de investigaciones es posible observar como los principales ejemplos de aplicaciones se realizan mediante la imbibición de semillas o por asperción.

Por ejemplo en un estudio se menciona que los tratamientos se realizaron imbibiendo la semilla durante 6 horas y además se asperjaron las semillas con iguales concentraciones a los 15 o 25 días de regadas las semillas (Mariña et al. 2006).
En otro estudio que evaluaba el rendimiento de un cultivo de tomate (Lycopersicon esculentum), Las semillas de cada tratamiento fueron imbibidas previo a la siembra en el semillero con una solución de las sustancia a evaluar, a una concentración de 0.01ppm, excepto el control (Jiménez et al. 2008)
Por otro lado se utilizaron los brasinoesteroides MH-5, Biobras-6 y Biobras-16 para ser aplicados en el medio de cultivo semisólido de enraizamiento en concentraciones de 0.1, 0.05, 0.01, 0.005 y 0,001 mg.l-1, con el fin de evaluar caracteres morfológicos y fisiológicos en un cultivo de papa In Vitro (Kowalski et al. 2008).
Bibliografía.

AMORÓS M. 2005. Brassinoesteroides: Estudios de Estructura-Función Mediante la Obtención de Análogos con Modificaciones Estructurales. Escuela Técnica Superior IQS. (Resumen)

BAJGUZ A; HAYAT S. 2009. Effects of brassinosteroids on the plant responses to environmental stresses. Plant Physiology and Biochemistry 47: 1-8pp

BISHOP G; YOKOTA T. 2001. “Plant steroid hormones, brassinosteroids: current highlights of molecular aspects on their synthesis/metabolism; transport, perception and response”, Plant Cell Physiology: 42(2), 114-120pp

GARCÉS P. 2011. Acción de Brassinolinas sobre el Rendimiento y Calidad en Aguacate “Persea americana”. Escuela Politécnica del Ejército. Sangolquí, Ecuador. 31-36pp. HERNÁNDEZ R; DIOSDADO E; CABRERA J; COLL F. 2010. Efecto de los Biorreguladores del Crecimiento en la Embriogénesis Somática de Mandarina Cleopatra (Citrus Reshni Hort. Ex Tan.). Cultivos Tropicales 31(3): 32-38pp.

GONZÁLEZ S; GÓMEZ M; COLL D. 2001. Efecto de análogos de brasinoesteroides en callos de caña de azúcar sometidos a estrés abiótico. Revista del Jardín Botánico Nacional 22 (2):247-252pp.

HASSAN A. 2004. Effect of homobrassinolide on in vitro growth of apical meristems and heat tolerance of banana shoots. International Journal of Agriculture & Biology, 6, 771 - 775.

IGLESIAS M; PÉREZ R; COLL F. (2000). Brasinoesteroides naturales y análogos sintéticos [Versión Electrónica]. Cuba: Laboratorio de Productos Naturales. Facultad de Química. Universidad de la Habana.

JIMÉNEZ L; GONZÁLES G; JIMÉNEZ M. 2008. Efectos de tres bioestimulantes sobre los rendimientos en el cultivo del tomate (Lycopersicon esculentum, Mill). Revista Electrónica Granma Ciencia 12(3): 3-8pp

KOWALSKI B; JIMÉNEZ F; JOMARRÓN I; AGRAMONTE J; COLL F. 2003. Efecto de tres análogos de brasinoesteroides sobre caracteres morfológicos y fisiológicos de vitroplantas de papa c.v. Desireé, in vitro y en casas de cultivo. Biotecnología vegetal 3(2): 115 - 117pp.

MARIÑA C; MARTÍNEZ Y; NIETO M; CASTILLO P; FONSECA M. 2006. Estimulación del crecimiento de las plántulas de tabaco negro en fase de semillero mediante la aplicación de Biobrás 16.Revista Electrónica Granma Ciencia: 10 (2), 8pp

MAZORRA L; NUÑEZ M. 2008. Estado Actual Sobre el Conocimiento de la Biosíntesis y los Mecanismos Moleculares de Acción de los Brasinoesteroides en las Plantas. Cultivos Tropicales: 9, 91-105pp.

RIVEROS A.2010. Inducción de Resistencia en Plantas: Interacción Planta-Patógeno. IICA. San José, Costa Rica. 131pp.

RODRÍGUEZ L; RODRÍGUEZ J; PREDE M. 2003. Efecto de brasinoesteroides sintéticos en la inducción de callos de arroz. Biotecnología vegetal 3: 9-12pp.

ROMÁN M; ALONSO M; GONZÁLEZ C; XIQUÉS X; SÁNCHEZ I. (2001). Estudios citogenéticos y genético-bioquímico en cultivares de plátano fruta (Musa spp), Cuba: Instituto de Investigaciones en Viandas Tropicales, Facultad de Biología, Universidad de la Habana.

 

similar:

Revisión de Literatura Brasinoesteroides iconLa literatura inglesa del siglo XX está prácticamente unificada con la literatura irlandesa

Revisión de Literatura Brasinoesteroides iconClase en que se puede organizer la literatura; tipo de literatura

Revisión de Literatura Brasinoesteroides iconRevision de providencias en accion popular conocen las secciones...

Revisión de Literatura Brasinoesteroides iconArticulo de revisióN

Revisión de Literatura Brasinoesteroides iconRevision bibliografica

Revisión de Literatura Brasinoesteroides iconRevisión Derrítelo de Amor

Revisión de Literatura Brasinoesteroides iconSala de revision de tutelas

Revisión de Literatura Brasinoesteroides iconCuestionario de Revisión de Sistemas

Revisión de Literatura Brasinoesteroides iconEl panorama : una revisión de biologíA

Revisión de Literatura Brasinoesteroides icon4. 5 Mecanismos de Revisión y Ajuste a la Remuneración




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com