Los grandes aportes de la africanidad a la civilización universal y a la nación colombiana




descargar 161.16 Kb.
títuloLos grandes aportes de la africanidad a la civilización universal y a la nación colombiana
página2/5
fecha de publicación01.08.2016
tamaño161.16 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5

En materia religiosa existen las mismas bases egipcias negras aportantes en las construcciones trascendentes del cristianismo que luego se convertiría en una de las religiones dominantes en la historia del mundo y la civilización en materia religiosa, al igual que el Judaísmo y el Islamismo, miremos algunos elementos:
“El culto a la Virgen María surgió, por lo tanto, imitando algunas religiones orientales, en primer lugar la egipcia. Pueden analizarse aún, dos pruebas más. Una de ellas, es la fantástica cantidad de apelativos y adjetivos que se le dan a la Madre del Señor en las letanías marianas. Esto lo heredó directamente de la divinidad egipcia Isis, conocida como “la diosa de los mil nombres”. Y lo prueban claramente algunas escrituras grabadas en piedra, descubierta en diversos lugares del Mediterráneo oriental, en las cuales se citan cientos de los nombres otorgados a Isis.
La segunda prueba es la figura de la Virgen María, representada de pie sobre la luna en cuarto creciente; aparece como señora de la luna, y así era considerada la Isis de los egipcios.
La religión egipcia también tuvo influencia en otros aspectos del desarrollo del cristianismo primitivo: muchas veces, Isis y su círculo de Dios les sirvieron de modelo. Cientos y cientos de años antes de nuestra era, se divulgó la historia de Isis, esposa del dios Osiris y madre del pequeño Horus. Los antiguos egipcios se imaginaban a Osiris como una divinidad personificada, y lo consideraban como el origen de todo conocimiento; él enseñó a su pueblo el cultivo de la tierra y numerosos oficios. Su gran enemigo era su propio hermano, un dios maligno, llamado Seth que venció a Osiris, lo mató y seccionó su cuerpo en pequeños trozos que arrojó a las aguas del río Nilo. Para Isis fue una época de inmenso dolor y desesperada búsqueda del cuerpo mutilado de su esposo. Finalmente lo encuentra, recompuso su cuerpo y le insufló nueva vida. Esta antigua leyenda egipcia tiene dos aspectos, que son también características de la religión cristiana: ante todo aparece el “Dios sufriente”, gran bienhechor de la humanidad e injustamente muerto que, al final, resurge en una nueva gloria. Ello debió servir de modelo para la versión de Jesús “ungido del Señor”.
Otro aspecto, es la existencia de la trinidad, unidas por lazos de parentescos: esta leyenda pudo haber servido para que los primeros cristianos elaboraran sus creencias. Basándose en este ejemplo las arreglaron de dos maneras: apareció primero, la “Sagrada familia” que describe el evangelio de San Lucas (II, 16): “Y vinieron aprisa, y hallaron a María, y a José, y al niño acostado en el pesebre”. “Esta trinidad humana” quedó en el relato bíblico como motivo poético. Aún cuando durante muchos siglos infinidad de poetas, músicos y pintores, la tomaron como tema de sus obras de arte, los teólogos no podían utilizarla como punto de partida para sus interpretaciones: resultaba demasiado humana.
Estos aprovecharon, sin embargo el ejemplo de los tres dioses egipcios para crear una “santísima trinidad”: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Una particularidad de ésta es que, en la misma no figura la persona del sexo femenino. En su lugar, que sustituiría la presencia de Isis, aparece el Espíritu Santo, elemento de carácter espiritual incorpóreo.” (Varcl Ladislav. El Cristianismo, Sus Orígenes. Edit. Librería Norte. Barranquilla, 1967).
En esta misma línea de aportes religiosos desde el mundo africano se presentó otro elemento que trascendería a todo occidente y que sentaría la solidez de las bases filosóficas, teológicas, ideológicas, éticas, políticas, jerárquicas, institucionales y poderosas de lo que se llamaría la Iglesia Católica, apostólica y romana en la persona de un Santo Negro y africano de la Iglesia, es más salvaría la religión cristiana de los ataques de todos sus contradictores a quienes denominaban herejes con su monumental aporte escrito al mundo religioso, nos referimos A San Agustín de Hipona, descendientes de los beréberes. (Wikipedia, la Enciclopedia Libre).
El catolicismo génesis del cristianismo actual, con su organización jerárquica, fue fundado en África por los que los cristianos llaman
. La iglesia cristiana, al llegar a la Europa Blanca, – en palabras de Malcolm X – fue contaminada por el racismo. La iglesia cristiana volvió a África bajo el signo de la cruz – conquistando, asesinando, explotando, saqueando, violando, forzando, azotando – y predicando la supremacía blanca.
“No hay historia más amarga en su ironía que la de la ciudad de San Agustín en el Estado de la Florida, bautizada en honor del santo negro que salvó al catolicismo de la herejía, que recientemente fue escenario de sangrientas luchas de raza. (X, Malcolm. Autobiografía. Escrita por Alex Haley. Edit. Ciencias Sociales. La Habana 1977. Págs. 414, 416)
En lo que respecta a la Ciencia y la Tecnología. Tenemos que - “Antes de las invasiones extranjeras, los africanos no vivían en grupos pequeños, sino en grandes comunidades de 20.000 ó 30.000 habitantes cuyas carreteras estaban sombreadas por esplendidas avenidas de palmeras, plantadas a intervalos regulares y de una manera organizada.
La mayoría de los historiadores aceptan ahora que los antiguos imperios africanos de Ghana, Malí y Shongay, por indicar algunos, habían desarrollado sociedades científicas. En “Una historia del desarrollo intelectual de Europa”, publicada en 1864, J.W. Draper escribió sobre el desarrollo social y artístico inmensamente superior de los moros (personas negras), que bien podrían haber visto con arrogante desprecio las viviendas de los gobernantes de Alemania, Francia e Inglaterra, que por entonces eran apenas mejores que sus establos.
Recientemente, el periódista Británico Jon Snow quedó asombrado al encontrar en una biblioteca en Tombuctú, Malí pilas de libros fechados hace más de 500 años.
Hasta en el antiguo Egipto, esencialmente un imperio negro cuya gran gloria se ha atribuido a los árabes, los egipcios negros fueron quienes iniciaron el camino de las ciencias. Sir J. G. Wilkinson admitió en su libro “Los Antiguos Egipcios” (1854) “que estos poseían un considerable conocimiento de la química y el uso de óxidos metálicos en los colores aplicados a sus piezas de vidrio y porcelana…”
En su libro “Antiguo Egipto: La Luz del Mundo” (1907), Gerald Massy admitió que Imhotep, el multifacético genio negro, fue el verdadero “padre de la medicina” y no el griego Hipócrates. Imhotep era un egipcio que vivió aproximadamente en el 2.300 A.C. Los documentos muestran que tanto Grecia como Roma tomaron sus conocimientos de medicina de él.
Hipócrates el llamado “padre de la medicina”, vivió 2.000 años después de Imhotep. Sin embargo, todavía el juramento tomado a los médicos de la era moderna observa un código de ética médica basada en Hipócrates. Este rechazo o falta de reconocimiento de las invenciones y descubrimiento de los científicos negros es la razón por la que muchas personas dicen que la gente negra no ha inventado nada.
Invenciones como el papel, la elaboración de zapatos, las bebidas alcohólicas, los cosméticos, las bibliotecas, la arquitectura, entre otros, han sido obra de personas negras.
Arthur Wigall (“Personalidades de la Antigüedad”, publicado en 1928) admite que Akhenatón, el monarca negro del antiguo Egipto, fue la primera persona en predicar la creencia en un Dios todo poderoso, todo amor.
Sobre Akhenatón, J.A. Rogers (“Los Grandes Hombres de Color del Mundo”) escribió: “Siglos antes del Rey David, él escribió salmos tan bonitos como aquellos del monarca Judío. Trescientos años antes de Cristo, Akhenatón predicó y vivió un evangelio de amor perfecto, hermandad y verdad. Dos mil años antes de Mahoma, enseñó la doctrina de un solo Dios. Tres mil años antes que Darwin, se dio cuenta de la unidad que atraviesa todas las cosas vivientes”.
En la era romana, un hombre negro, Tiro (nacido hacia el 103 antes de Cristo) fue el inventor de la escritura taquigráfica. Varios historiadores lo recuerdan como secretario de Marco Tulio Cicero, a quien le escribía en taquigrafía. ¿Cuántos siglos pasaron desde el año 63 antes de Cristo hasta 1837 de nuestra era, cuando Isaac Pitman “inventó” su taquigrafía?
Otro historiador, Charles Rollin, cuenta que los egipcios, a raíz de las inundaciones provocadas por el Nilo, estaban obligados a medir a menudo su país, y para ese propósito idearon un método que dio origen a la geometría. Ese método pasó de Egipto a Grecia, y se dice que fue Thales de Mileto quien lo llevó en unos de sus viajes.
Esopo, que vivió en el siglo VI antes de Cristo, también era negro. Su influencia en el pensamiento y la moral occidental es profunda. Platón, Sócrates, Aristófanes, Shakespeare y La Fontaine, entre otros, se inspiraron en su sabiduría.
Sin duda, la invención de un científico negro más visible de la era moderna son los semáforos. Garret Morgan, un afroamericano (nacido en Kentucky, EE.UU., el 4 de marzo de 1877), inventó el sistema automático de señales de tránsito en el año de 1923, y después vendió los derechos a la Corporación General Electric por 40.000 dólares. Morgan inventó un sistema para perfeccionar las máquinas de coser, que vendió en 1901. También inventó la primera máscara de gas en 1912.
Otro de los grandes inventores negros fue Elijah McCoy nacido el 2 de mayo de 1843 en Colchester, Ontario Canadá. Después de estudiar en Edimburgo, Escocia, regresó a Canadá y luego pasó a Estados Unidos, donde consiguió empleo como operario ferroviario en Detroit, Michigan. En 1872, McCoy inventó un sistema de goteo para máquinas de vapor que permitió engrasarlas durante la marcha. Cuando murió, en 1929, tenía más de 50 patentes a su nombre. Su dispositivo de engrase para las máquinas de vapor cimentó la revolución industrial del siglo XX. El Ghaneano Rápale E. Armattoe, candidato al nobel de medicina en 1948, encontró la cura para la enfermedad del gusano de agua de Guinea con su droga Abochi en los años 40.
En medicina, Charles R. Drew fue el pionero en el desarrollo del banco de sangre. En 1935, el Dr. William Hinton publicó el primer libro de texto médico escrito por un afroamericano, basado en su investigación en sífilis.
El físico Lloyd Quarterman jugó un papel crucial en el equipo científico norteamericano que desarrolló el primer reactor nuclear en los años treinta e inició la era atómica.
Otro físico, Robert E. Shurney, desarrolló los neumáticos de malla de alambre para el robot del Apolo XV que alunizó en 1972.
George Washington Carver desarrolló nuevos métodos de cultivo que salvaron la economía del sur de los Estados Unidos en los años veinte. En 1927 hizo inmensas, mejoras al proceso de fabricación de pinturas y colorantes. También investigó las enfermedades de las plantas, y desarrolló 325 productos derivados del maní.
Jan Ernst Matzeliger inventó la “Máquina sin Fin” que impactó en la industria de la zapatería del mundo. Cuando murió, en 1889, tenía otras 37 patentes a su nombre. Estados Unidos lo honró en 1992 con una estampilla de correo con su retrato.
Ernest E. Just (1883-1941) estudió la fertilización y la estructura celular del huevo antes de la Primera Guerra Mundial. Él dio al mundo la primera visión de la arquitectura humana al explicar como trabajan las células.
Granville T. Woods (1856-1910) inventó un nuevo transmisor del teléfono que revolucionó la calidad y distancia a la que podía viajar el sonido. La compañía de teléfonos Bell compró la patente de Woods, cuyo trabajo más memorable fue la mejora que logró para los ferrocarriles. Inventó el “sistema de telegrafía ferroviario”, que permitió enviar mensajes de tren a tren, y en 1888 mejoró su invento con un sistema para electrificar los trenes.
Richards Spikes desarrolló la caja de cambios automáticos para los automóviles en 1932.
George Carruthers, un astrofísico de la NASA, desarrolló la Cámara Remota ultravioleta que se usó en la misión del Apolo XVI y que permitió al mundo tener una visión de los cráteres de la luna en los años setenta. Su combinación de telescopio y cámara es aún usada en la misión de los transbordadores.
En 1986, la oftalmóloga Patricia E. Bath, inventó un dispositivo láser que se ha usado desde entonces en la cirugía de cataratas.
En 1989 el doctor Philip Emeagwali un inmigrante nigeriano en los EE.UU., realizó el cálculo de computadora más rápido del mundo, una asombrosa operación de 3.100 millones de cálculos por segundo. Su aporte ha cambiado la manera de estudiar el calentamiento global y las condiciones del tiempo y también ha ayudado a determinar cómo el petróleo fluye bajo la tierra.
El doctor Daniel Hale Williams fue el primero en realizar, en 1893, una operación de corazón en un hombre.
El químico Percy L. Julián, para muchos uno de los más grandes científicos del siglo XX, abrió el camino para el desarrollo del tratamiento del Mal de Alzheimer y del glaucoma con sus experimentos en 1933.
“Su investigación en la síntesis de la fisostigmina, una droga para tratar el glaucoma, determinó que mejora la memoria de los pacientes con el mal de Alzheimer y sirvió como antídoto del gas nervioso”.
Finalmente, Benjamín Banniker fue el primer inventor afroamericano notable. Él hizo el primer reloj en los EE.UU. Después, fue asistente del francés Laflan, quien planificó la ciudad de Washington. Cuando Laflan dejó el país, Banniker recordó los planos y se convirtió en el verdadero responsable del diseño de la ciudad, una de las pocas en Estados Unidos con calles tan anchas como para permitir el paso de 10 automóviles al mismo tiempo. (Castillo Andoni. Revista Ebano. ¿Alguna vez un negro ha inventado algo? Agosto de 2005, Colombia. Pags. 24, 25 y 26).

1.3 AFROAMÉRICA
Como hemos visto, al igual que estos aportes, no podemos dejar de mencionar otros, que sin los pueblos africanos y la diáspora, el mundo no sería lo que es mundo hoy a pesar de lo doloroso y cruel lo que significó y significa para los mismos. El secuestro y tráfico de personas africanas hacia las Américas contribuyó a la acumulación de capitales originarios para el despegue progresivo, poderoso y en ascenso del capitalismo comercial a escala mundial; y la explotación inmisericorde a que fueron sujetos en la esclavización colonial en las minas de oro y plata, las plantaciones de cañas de azúcar, cacao, tabaco, algodón, las construcciones coloniales, etc., que permitió la revolución industrial y las riquezas imperiales de toda Europa Occidental, EE.UU. y los desarrollos de toda América Latina y el Caribe.
El mundo y América toda en particular no se puede concebir sin la presencia africana, porque permeó, sincretizó y ayudó a determinar la vida genética, social, económica, política, cultural, espiritual, científico-técnica y étnica del continente. El maestro Manuel Zapata Olivella en su libro las Claves Mágicas de América (Clase, raza y cultura), entre otros muchos libros, que su sapiencia nos legó, da cuenta de este proceso decisivo de los africanos en las Américas, al igual que Roger Bastide en su libro “Las Américas Negras” también da muestras contundentes de estas dinámicas al igual que cientos de antropólogos, historiadores, sociólogos y escritores afroamericanistas. Por ejemplo la espiritualidad africana y afroamericana permeó poderosamente la vida religiosa de las Comunidades Negras en los Estados Unidos, Centro América y todo el Caribe, especialmente en Puerto Rico, Jamaica, Cuba, las Antillas Menores, entre otros, al igual que América Latina en Surinam, las Guyanas, Brasil, Colombia, Perú, Ecuador y Panamá. La espiritualidad religiosa potenció la lucha y el alma del pueblo afroestadounidense, el Vodou intencionó la lucha antiesclavista e identidad en Haití y toda América Latina, el Rastafarismo movilizó al pueblo jamaiquino en la construcción de su nación, la Santería y Cofradías cubana se imponen como religión casi oficial de este país al igual que el Candomblé y la Umbanda en el Brasil y otras expresiones religiosas, o los sincretismo religiosos con santos católicos en los países bolivarianos. La misma espiritualidad religiosa afroamericana ha dado productos musicales como los spirituals, el blues, el jazz, el rock, el rap, el son, la salsa, el hospel, el calipso, el reggae, el reggaeton, la samba, el tango y decenas de géneros afromusicales; como también la expresión corporal del baile, las danzas y el folklor y la tradición oral con toda su riqueza coreográfica, hasta la mismísima ciencia gastrónomica construidas durante siglos por los africanos y sus descendientes en cada región de América.
Otros elementos que aporta afroamerica en el pasado, presente y futuro de este continente ha sido la bella constitución genética africana a la gente de América en su estructura corporal, su esteticidad y armoniosidad alimentando la diversidad humana en esta parte de la tierra. De otra parte encontramos la práctica y dominio afro de casi todos los deportes sobresaliendo en el fútbol, el atletismo, el baloncesto, el boxeo, el fisiculturismo, etc., hasta llegar a los deportes de élites como el tenis con las hermanas Williams y el golf con Tiger Woods, por mencionar algunos.
Tampoco podemos olvidar el aporte afroamericano al mundo de las artes sobre todo a la pintura con el joven genio - Picasso Negro Contemporáneo - Jean Michel Basquiat, o el mundo de las letras con Langston Hughes, Manuel Zapata Olivella, Nicolás Guillén, Aime Cesaire, Richard Wrigt, Alex Haley, Alice Walker, la premio nobel de literatura, Tony Morrinson; incluimos aquí también el cine con Hally Berry y Denzel Washigton, el teatro, entre otros.
En materia política los aportes de los afroamericanos han sido contundentes, desde la lucha por la libertad contra la esclavización colonial, pasando por la independización de América de los imperios colonialistas de Inglaterra, Francia, España, y Portugal en la constitución de naciones libres republicanas a través del cimarronismo, hasta la lucha contra la segregación racial, la discriminación racial institucional, el prejuicio racial, el machismo, el sexismo, la explotación laboral, la destrucción ecológica, la desterritorialización y por sociedades más justas, democráticas e incluyentes étnicamente en la era del capitalismo imperialista y neoliberal.
Creemos en esta parte final que en materia científica y tecnológica ya avanzamos bastante en los aportes afros al mundo y al continente.
1   2   3   4   5

similar:

Los grandes aportes de la africanidad a la civilización universal y a la nación colombiana iconAsignación Investigue los aportes a la Biología de cada uno de los siguientes científicos

Los grandes aportes de la africanidad a la civilización universal y a la nación colombiana iconDeclaración Universal de los Derechos humanos

Los grandes aportes de la africanidad a la civilización universal y a la nación colombiana iconAportes para repensar a los sujetos de la escuela

Los grandes aportes de la africanidad a la civilización universal y a la nación colombiana iconLos sistemas de información en la competitividad de la ganadería colombiana

Los grandes aportes de la africanidad a la civilización universal y a la nación colombiana iconAnálisis y confrontación de las teorías piagetiana con los aportes de Vigotsky y Ausubel

Los grandes aportes de la africanidad a la civilización universal y a la nación colombiana iconLa presente ley favorecerá una reforma del Estado en el Perú que...
«boom», los ingresos alcanzaban el 25% del pbi, mientras que en el 2007, en pleno proceso de expansión, los salarios se redujeron...

Los grandes aportes de la africanidad a la civilización universal y a la nación colombiana iconNacidos a finales de los años noventa, los blogs se han convertido...

Los grandes aportes de la africanidad a la civilización universal y a la nación colombiana iconLos enigmas de la civilización egipcia
«la obra de erudición más importante de este siglo que exige una revisión total de la concep­ción que el hombre moderno tiene de...

Los grandes aportes de la africanidad a la civilización universal y a la nación colombiana iconConsideraciones de científicos/as del conicet e investigadores/as...

Los grandes aportes de la africanidad a la civilización universal y a la nación colombiana iconY una nueva civilizacióN. (Parte I)




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com