El deporte como objeto de estudio de la historia




descargar 70.36 Kb.
títuloEl deporte como objeto de estudio de la historia
página1/2
fecha de publicación03.08.2016
tamaño70.36 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
  1   2
Universidad Nacional Experimental del Yaracuy

Vicerrectorado

Espacio Académico Ciencias del Deporte

Unidad curricular: Historia del Deporte.

Wullian Mendoza

Docente UNEY

wrmendoza@hotmail.com

El deporte como objeto de estudio de la historia.

Generalmente cuando se inicia el estudio de un determinado fenómeno, el investigador genera nuevos hallazgos a la luz de una determinada disciplina que le permite jerarquizar sus conocimientos. En el caso de las ciencias sociales por la amplitud de su objeto de estudio, las investigaciones aunque se puedan categorizar como históricas, filosóficas, sociológicas al final son un todo complejo que pocas veces rescata las virtudes de las disciplinas utilizadas; el que investiga rara vez se detiene a reflexionar o definir su propia disciplina y su exacta posición dentro del campo general de la vida intelectual. Esto ocasiona que sean entonces otros los que sé encarguen de esto, haciéndolo no siempre de buena fe, con la competencia suficiente o en alguno casos, aislando la discusión sólo al tema epistemológico dónde no todos tienen acceso.

En el caso de la historia encontramos una muestra fiel de lo antes señalado; La historia existe, como nos afirma Braudel (1999), desde que la reflexión inteligente despertó, desde las primeras leyendas que el hombre cantó, sin embargo, es una invitada de todos los días que nadie se preocupa de anunciar. Lo que persigue este documento es remitir algunos aspectos sobre la historia como ciencia y su particular relación con el deporte como su objeto de estudio, lo que permitirá no incurrir en los lugares comunes antes mencionados todo ello tomando como norte el brindar una introducción al tema de la historia y la historia del deporte y no un tratado epistemológico de la ciencia a la que pretendemos aproximarnos.

La historia como ciencia social.

Las ciencias sociales, nacidas apenas ayer o que van a nacer mañana, han sentido una especial preocupación por tratar de definirse, a pesar que la historia nace desde la antigüedad de la mano de las primeras reflexiones sobre la civilización su forma y su fondo cambian de acuerdo a la utilidad que se les confiere. El conocimiento histórico ha ido evolucionando con el hombre actualmente puede agruparse en niveles de crítica documental, interpretación, análisis de hechos, síntesis generales; la concepción del acontecer histórico ha variado a lo largo de la historia. El historiador ha pasado de narrador a considerar al hombre como único creador de historia. Rodríguez (2000), no es fácil responder a la pregunta ¿qué es historia? Etimológicamente viene de griego “historien” que significa curiosear. - En español tiene dos conceptos: la plenitud del suceder de hechos pasados y el conocimiento de ése mismo suceder, en alemán existen dos palabras “historie” que expresa la realidad histórica y “Geschichte” la ciencia histórica. Para los estudiosos de la historia su significado es plural por lo tanto depende del enfoque en el cual se desarrolle la investigación:

Grandes Líneas de investigación histórica han surgido en los siglos XIX y XX desde la historiografía liberal, el romanticismo, el positivismo u el marxismo propios del siglo XIX; hasta el historicismo, teoría cíclica, neopositivista y estructuralista propias del siglo XX. Para cada una la historia posee un sentido diferente sin embargo a la hora de hablar del centro de sus estudios no se duda en afirmar que el objeto de la Historia es el hombre. - Por encima de los distintos enfoques los hombres deben ser entendidos dentro del marco de sociedades y nunca como entes individuales.

Objetivos de la historia como ciencia.

La historia por ser una ciencia obedece a los criterios básicos que orientan el desarrollo del cuerpo de este tipo de conocimiento. Por tanto, como nos afirma Nisbet (1971), todas las ciencias persiguen objetivos idénticos a los de cualquier ciencia a saber, Descubrir los datos esenciales del fenómeno histórico en estudio y Explicar las causas, conexiones, relaciones, que dan a conocer la naturaleza real de del fenómeno (objetivo- fáctico), volviendo a Nisbet, el conocimiento y la razón son los dos grandes dominios de la ciencia íntimamente compenetrados.

Para otros la historia es una ciencia que necesita resolver tres problemas: investigación, reconstrucción y exposición. Pérez (1999), Las objeciones a su carácter científico han sido dos: inexistencia de leyes y subjetividad de las conclusiones. Factores asociados a la a pretendida uniformidad de la ciencia, más que a la veracidad de su naturaleza científica.
Historia y Método.

El método es el soporte de cualquier rama del saber.- método es el conjunto de operaciones intelectuales que nos permiten reunir, sistematizar y valorar los testimonios históricos para interpretarlos. Pérez (1999), Analítico-dialéctico, empirista-estructural, cuantitativo-cualitativo. La mayoría nacen del estructuralismo, pieza clave en los enfoques históricos. Impulsó la cuantificación y la introducción de conceptos como estructura y coyuntura. La aplicación de un método está relacionada con una determinada ideología o escuela de pensamiento. La historia es una ciencia que se alimenta del dato por tanto su labor pasa por la recopilación de datos y la exposición de las conclusiones extraídas de los datos.

El Historiador y las Fuentes.

El trabajo del historiador comienza con la búsqueda de datos para su análisis. Estos datos no llegan en estado puros, se hallan influidos por la mentalidad que les ha recogido. Son las fuentes históricas, la extraordinaria variedad de las fuentes no facilita su clasificación sin embargo, se pueden establecer como tipos de fuentes Pérez (1999): escritas, iconográficas, gráficas y orales.

El proceso de selección y el procesamiento de la información pasa por dos momentos la crítica de las fuentes: externa o de autenticidad e interna o de credibilidad, la sistematización de datos. Suele ir precedida de una profunda selección y ordenación de los datos (cualitativos, aspectos descriptivos, o cuantitativa, economía). Otro paso es la síntesis interpretativa que formulará los hechos y los explicará mediante una hipótesis, Finalmente termina con una exposición didáctica de los resultados.
Explicación y comprensión en la historia la utilidad de la disciplina.

Muchos historiadores piensan que la objetividad en Historia es imposible el historiador debe reconocer el carácter histórico de todos los valores y no reclamar una objetividad que no poseen las ciencias experimentales. El historiador no debe enjuiciar los acontecimientos ni a los personajes. Algunos falsamente han pretendido dar a la Historia capacidad de predicción. Nada más lejos de la realidad. Las “leyes de la Historia” no permiten deducciones generales - La utilidad de la Historia se encuentra en la posibilidad de dotarnos de mecanismos para el análisis del presente.- El pasado condiciona y hace explicable el presente. Del conocimiento de aquél se deriva un incremento en el conocimiento de éste. La historia se genera a partir del descubrimiento de un determinado fenómeno el cual se describe y se explica lo descriptivo debe ser acompañado de lo analítico para encontrar en el la causa por la que ocurren las cosas y las causalidades que rodean el desarrollo de la cultura.

El Estudio Sociohistórico del Fenómeno Deportivo

El inicio del estudio sociohistorico de la actividad deportiva conlleva inevitablemente a establecer como condición a priori la justificación teórica de su posibilidad, cuestión obligada para satisfacer su aceptación como fenómeno digno de acceder al estatus académico. Los tratados históricos como los sociológicos que se enmarcan en la tradición clásica de ambas disciplinas, insisten en colocar al deporte como una práctica social incapaz de brindar una explicación sistemática de los procesos históricos de la sociedad en general al manifestar que su impacto se circunscribe solo a lo competitivo (Falco,2000); el cuadro mencionado se complica por la notoria ausencia de investigaciones en el área que se contraponen al excesivo volumen de información que existe en el quehacer de otras ciencias asociadas de manera expedita al análisis del mundo del deporte. La inapetencia intelectual que pareciera rodear a esta empresa, está asociada al predominio de una racionalidad intelectual que considera al deporte como un objeto de estudio de escaso valor teórico, en comparación con otras actividades de mayor rango e impacto para la sociedad (Luschen y Weiss, 1979).

Las animadversiones que rodean a los estudios sociales del deporte son fácilmente disipables si se parte de la hipótesis de que está práctica social trasciende la simple acción de competir, al sustituirla por la compresión del mismo como resultante de una totalidad de procesos sociales similares a los de cualquier institución social, en continuo proceso de racionalización. A través del estudio social del deporte se puede acceder fácilmente a una aproximación de todas y cada una de las manifestaciones culturales desde las más sublimes como la solidaridad, hasta las más constantes como la violencia, el conflicto u el poder, cuestión que justificaremos en adelante.

El deporte considerado como una actividad humana es antes que todo un fenómeno social. Desde una perspectiva proceso Figuracional (Elías y Dunnig,1986),ofrecen una posición que apoya lo antes señalado, contrario a la percepción que orienta el pensamiento reduccionista y dualista occidental, para los autores el deporte es entendido mas que como una cosa vulgar, o una actividad orientada hacia el placer, sin valor económico, como un fenómeno que se vincula con problemas sociológicos de significado equivalente a los que habitualmente están asociados con los temas 'serios' de la vida económica y política, capaz de explicarnos el mundo como una ventana que se abre a las posibilidades que se le quieran otorgar.
En el argumento planteado hasta ahora subyace la idea de que los sociólogos han descuidado el tema del deporte debido principalmente a que pocos de ellos se han separado suficientemente de los valores y modos de pensar dominantes en las sociedades occidentales para poder captar la importancia social del deporte, la importancia social que plantea o la perspectiva que ofrece para explorar zonas de la estructura o conducta sociales, que son en mayor parte desatendidas por las teorías convencionales. Es decir, en términos de la acentuada tendencia occidental hacia el pensamiento reduccionista y dualista el deporte es calificado como una actividad trivial, recreativa, orientada hacia el placer que emplea el cuerpo más que la mente y que carece de valor económico. Sin embargo a pesar de su abandono el deporte constituye un campo razonable de notoria importancia social, política, económica, simbólica que debe ser asumida con seriedad y que requiere de investigación o teorización sociológica. (Elías y Dunnig, 1986:14).

La historia del deporte desde esta perspectiva tiene como misión, pensar lo lúdico- deportivo como un objeto capaz de explicar las relaciones sociales en cuanto a su estructura y a la manera como son sometidas a los rigores del avance de la civilización. (Rodríguez, 2000), en el prólogo del texto Historia del Deporte expresa lo contraproducente de explicar la actividad física sin una disciplina que se encargue de articular como conjunto el avance pluridisciplinar e interdisciplinar de las diferentes interpretaciones de su desarrollo, igualmente (Coca.1993:37), en el Hombre Deportivo un tratado filosófico del deporte establece:
La raíz de todo lo que consideramos como logros deportivos están establecida ahí, en su origen somato típico móvil, como lanzadera de múltiples proyectos que llevaran el común denominador de actividad física, competición deportiva Juego, diversión, entretenimiento, salud. , pero todos ellos resultados legítimos del devenir del principio corporal gestual que los une, al mismo tiempo calificativo adecuados con los cuales distinguir al hombre deportivo...
El desarrollo de cualquier disertación de las diferentes interpretaciones o representaciones sociales de la actividad física, parte del estudio de las valoraciones sociales del movimiento, de la conjugación entre soma - psiquis y del lugar que cada sociedad le ha otorgado al centro de todas estas discusiones, el cuerpo. Deliberar al deporte como objeto para explicar las relaciones sociales no es, absolutamente, nada nuevo, mucho menos extravagante. Eric Hobsbawm renombrado historiador citado por (Falco, 2000), piensa al deporte como uno de los dos elementos capaces de establecer la pertenencia a la burguesía o a la clase media, en la Inglaterra, en los finales del siglo XIX y principios del XX. La misma significación del estudio histórico social del deporte se encuentra en los trabajos de (Mandell, 1982) y (Gillet, 1980) ambos historiadores del hecho deportivo, que rescatan esta tradición y nos abren el camino para que estudiemos al deporte como un instrumento, entre tantos otros, utilizado para inculcar ciertos valores y normas de comportamiento a través de la repetición. De esta manera, la actividad deportiva puede ser un indicio, o indicador, de las relaciones humanas y de las acciones que las legitiman, pudiendo, en algunos casos, colocarse como soporte de la producción y reproducción del ethos social. (Brohm, 1982).

El tipo de análisis que se propone en el estudio histórico social del deporte coloca enfrente la disyuntiva sobre la escogencia de la tradición histórica en la que se deben discutir los temas ¿historia social o historia factual? ¿Historia del dato o del contexto? Nacida para contraponerse a la Historia factual, centrada en héroes y batallas, la historia social prioriza los fenómenos colectivos y las tendencias a largo plazo (Falco, 2000).


A partir de la década del 1950, encendido el debate desde la escuela de los Anales, se abre la posibilidad de confrontar de hecho la historia problema vs la historia relato entendida la última como simple descripción de secuencias cronológicas. La historia social se presentó más próxima a la antropología, privilegiando los abordajes socioculturales, como los enfoques socioeconómicos. En este sentido es la cultura compartida la que determina la posibilidad de sociabilidad en los colectivos humanos. Sus elementos más determinantes son establecidos por (Arostegui, 1995:156) en La Investigación Histórica Teoría y Método:
El hecho de que la historia encarna en la sociedad y de que toda sociedad tiene historia es lo que produce una relación indisoluble entre esas dos realidades sociedad- historia una relación que permite hablar de un concepto abstracto de sociedad, frente a una sociedad histórica, que se desenvuelven en el espacio tiempo.

Las nuevas corrientes de pensamiento en los estudios historiográficos abren las posibilidades no sólo de recuperar la unidad perdida entre la teorización sociológica que por condición natural debería ser histórica, también posibilita la inclusión de estudios de prácticas sociales que en otros conceptos más apologéticos serian negados. El deporte a pesar de su relación genésica con la civilización a lo largo de la historia, representaba por su asociación al discurso higienista una pauta social poco atractiva para emplear largo tiempo a la elaboración de tratados sociológicos; sólo en el marco de estos nuevos modelos se explora las posibilidades de investigación de una praxis primigenia del hombre:

La historiografía inspirada por la sociología histórica mantienen que ninguna base ontológica para mantener la vieja distinción entre sociedad e historia. El conjunto metodológico de este propuesto es llamado “estructurismo metodológico o aproximación relacional estructurista, que como en otras propuestas desde la sociología, sobre todo, pretende presentarse como superadora del individualismo y el holismo. Las estructuras socio históricas no son pautas de sucesos ni de acciones ni de acontecimientos, ni son reducibles a los fenómenos sociales, sino que tienen una forma de existencia estructural relativamente autónoma no separada de los fenómenos que ocurren dentro de ella. (Arostegui, 1995:146)

En el deporte podemos evidenciar lo antes expuesto. En él se encuentran definidos elementos implícitos que le otorgan sentido en su accionar más inmediato, sin embargo la carga semántica se evidencia en la forma en que se orienta por cada grupo social y sus modificaciones propias de su devenir histórico. De no ser cierto lo antes planteado, estaríamos hablando de un deporte tácito que no se ha modificado desde sus reminiscencias en el periodo antiguo, cuestión que la historia nos ayuda a desmentir. En el ámbito de la sociabilidad y de las conductas de los colectivos humanos, el deporte, sin duda tendría un papel relevante como objeto de estudio si partimos de las consideraciones expuestas. No sólo por el aspecto grupal de ciertas prácticas deportivas, sino por los símbolos y conductas sociales que implican. Profundizando un poco más en la cuestión de la sociabilidad podemos remitirnos a generaciones de atletas, redes de amistades y de rivalidades. Y no sólo de atletas profesionales, sino también, de grupos deportivos que restringen sus integrantes de acuerdo con la clase social a la que pertenecen. Además de las trayectorias de tales grupos es posible marcar algunas características del "pertenecer a una clase", de las relaciones comunes de una generación.

El mundo deportivo es un mundo aparte con redes complejas, de ahí la necesidad de comprender la manera como las asociaciones se van formando, en las prácticas características de cada clase social. En este sentido un análisis socioeconómico se puede volver extremadamente revelador, mostrando conflictos sociales y formas de marginalizaciones. Basta, simplemente, que tomemos el ejemplo de los diversos casos de violencia, ocurridos no sólo en países pobres, sino también en sociedades que presentan un nivel socioeconómico satisfactorio para la mayor parte de la población, como es el caso de Inglaterra o incluso explicar nuestra adopción del deporte en Venezuela en un plano diverso producto de la heterogeneidad de clases de nuestra sociedad, para comprender la pertinencia del análisis. Igualmente de la cuestión social y conductual, hay también otro aspecto que es lo simbólico; sin embargo, el interés por lo informal, como fiestas, creencias, etc., abre al investigador espacios para el estudio del ocio o del deporte., partiendo de la valoración de gestos, colores, emblemas o artificios que rodean las prácticas deportivas pueden ser objeto de estudio de la historia social. De la misma manera como las banderas e himnos nacionales evocan y representan el patriotismo de una nación, tales símbolos pueden tener el mismo tratamiento con relación a los clubes o agrupación de atletas.

La defensa del análisis histórico social del deporte se encuentra justificada en los aspectos antes señalados, la historia del deporte es sin duda la historia social del deporte por la complejidad del fenómeno y sus implicaciones se abren las posibilidades para de una vez por todas comprender lo ilusorio de entender el tema al carecer de contexto. Resulta indispensable a la par de los señalamientos expuestos iniciar desde la sociología el estudio de un fenómeno que en apariencia resulta sumamente sencillo pero que demanda la articulación de un discurso que lo coloque como una institución que necesita de una explicación sui géneris.
  1   2

similar:

El deporte como objeto de estudio de la historia iconConducir es la ciencia que tiene como objeto de estudio la
«formación» como objeto de estudio de la Pedagogía, siendo «educación» y «formación» vocablos sinónimos en tal contexto (existe un...

El deporte como objeto de estudio de la historia icon«βίος» bíos, vida, y «-λογία» -logía, tratado, estudio, ciencia es...

El deporte como objeto de estudio de la historia iconCarbohidratos: Son compuestos químicos constituidos por carbono,...
«βιος» bios, vida, y «λóγος» logos, razonamiento, estudio, ciencia es una de las ciencias naturales que tiene como objeto de estudio...

El deporte como objeto de estudio de la historia iconLa biología es la ciencia que tiene como objeto de estudio a los...

El deporte como objeto de estudio de la historia iconObjeto de estudio
«la biología de los ecosistemas». En el ambiente se incluyen las propiedades físicas que pueden ser descritas como la suma de factores...

El deporte como objeto de estudio de la historia iconLa antropología, consiste en el estudio del hombre, pero no como...

El deporte como objeto de estudio de la historia iconCuestiones ontológicas y el objeto de estudio de la psicología

El deporte como objeto de estudio de la historia iconLa ética, objeto de estudio y sentido sociocultural

El deporte como objeto de estudio de la historia iconObjeto estudio construcción conocimiento MÉtodos

El deporte como objeto de estudio de la historia iconLa historia de la educación está ligada de manera íntima a la historia...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com