La investigación recoge conocimientos o




descargar 465.56 Kb.
títuloLa investigación recoge conocimientos o
página1/10
fecha de publicación04.08.2016
tamaño465.56 Kb.
tipoInvestigación
b.se-todo.com > Historia > Investigación
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
UNIDAD III

METODOLOGÍA CUALITATIVA
3.1. CONCEPTO Y CARACTERÍSTICAS DE LA INVESTIGACIÓN HISTÓRICA

3.1.1. CONCEPTO

La Investigación histórica trata de la experiencia pasada; se aplica no sólo a la historia sino también a las ciencias de la naturaleza, al derecho, la medicina o cualquier otra disciplina científica.

El investigador cuenta con fuentes primarias y secundarias. De las fuentes primarias el investigador obtiene las mejores pruebas disponibles: testimonio de testigos oculares de los hechos pasados y objetos reales que se usaron en el pasado y que se puede examinar ahora. Las fuentes secundarias son aquellas cuya información es proporcionada por las personas que no participaron directamente en los hechos. Estos datos se encuentran en enciclopedias, diarios, publicaciones periódicas y otros materiales.

La tarea del investigador en la investigación histórica tiene las siguientes etapas:

- Formas y tipos de investigación a adoptar

- Enunciado del problema

- Recolección de la información

- Crítica de datos y fuentes

- Formulación de hipótesis

- Interpretación e informe
3.1.2. CARACTERÍSTICAS

La investigación recoge conocimientos o datos de fuentes primarias y los sistematiza para el logro de nuevos conocimientos. No es investigación confirmar o recopilar lo que ya es conocido o ha sido escrito o investigado por otros. La característica fundamental de la investigación es el descubrimiento de principios generales.

 El investigador parte de resultados anteriores, planteamientos, proposiciones o respuestas en torno al problema que le ocupa. Para ello debe:

  • Planear cuidadosamente una metodología.

  • Recoger, registrar y analizar los datos obtenidos.

  • De no existir estos instrumentos, debe crearlos.

 La investigación debe ser objetiva, es decir, debe eliminar en el investigador sus preferencias y sentimientos personales, y debe resistirse a buscar únicamente aquellos datos que le confirmen su hipótesis; por ello el investigador debe emplear todas las pruebas posibles para el control crítico de los datos recogidos y los procedimientos empleados.

 Finalmente, una vez sistematizados los datos son registrados y expresados mediante un informe o documento de investigación, en el cual se indican la metodología utilizada y los procedimientos empleados para llegar a la conclusiones presentadas, las cuales se sustentan por la misma investigación realizada.
En la investigación deben darse una serie de características para que sea en realidad científica:

  1. Estar planificada, es decir, tener una previa organización, establecimiento de objetivos, formas de recolección y elaboración de datos y de realización de informe.

  2. Contar con los instrumentos de recolección de datos que respondan a los criterios de validez, confiabilidad y discriminación, como mínimos requisitos para lograr un informe científicamente válido.

  3. Ser original, esto es, apuntar a un conocimiento que no se posee o que este en duda y sea necesario verificar y no a una repetida reorganización de conocimientos que ya posean.

  4. Ser objetiva, vale decir que el investigador debe tratar de eliminar las preferencias personales y los sentimientos que podrían desempeñar o enmascarar el resultado del trabajo de investigación.

  5. Disponer de tiempo necesario a los efectos de no apresurar una información que no responda, objetivamente, al análisis de los datos de que se dispone.

  6. Apuntar a medidas numéricas en el informe tratando de transformar los resultados en datos cuantitativos más fácilmente representables y comprensibles y más objetivos en la valoración final.

  7. Ofrecer resultados comprobables y verificarles en las mismas circunstancias en las se realizó la investigación.

  8. Apuntar a principios generales trascendiendo los grupos o situaciones particulares investigados, para los que se requiere una técnica de muestreo con el necesario rigor científico, tanto en el método de selección como en la cantidad de la muestra, en relación con la población de que se trate.


3.2. LA INVESTIGACIÓN HISTÓRICA Y DOCUMENTAL

3.2.1. Introducción

La historia es una de las ramas más importantes del conocimiento humano, y es por tanto, base fundamental de la cultura de todo profesional al ser, sobre todo, fuente imprescindible para la formación ideológica de los ciudadanos de cada país, no importando tanto cuál es la especialidad del sujeto.

No es posible concebir un miembro de una comunidad social sin el conocimiento previo de su historia personal y del grupo al que pertenece. Ese conocimiento le va a permitir al sujeto amar sus propias raíces, comprender su presente y a planificar y forjar su futuro, el de su país y el de la humanidad completa.

A la hora de conocer los conceptos más importantes debemos plantearnos una serie de objetivos específicos, que pueden ser entre otros:

  1. Definir brevemente el objeto, sujeto y fin de la Historia así como exponer el concepto de Filosofía de la Historia.

  2. Explicar los métodos y submétodos de investigación.

  3. Enumerar sus ciencias auxiliares y fuentes en que se nutre.

  4. Dar a conocer las más importantes formas de reseñarlas.

  5. Explicar las periodicidades más utilizadas.




3.2.2. Desarrollo

a.- El objeto

El objeto de la investigación científica es aquello a lo que se aplica el pensamiento. Cuando se trata de obtener nuevo conocimiento científico el objeto se erige en fortaleza que hay que conquistar con métodos que aseguren la garantía de obtención de una verdad contrastable por toda la comunidad científica.

Este objeto de conocimiento científico, de investigación, está constituido por los vestigios que plantean un conjunto de problemas epistemológicos en el tema de la investigación cuya resolución se persigue.

El investigador debe tener conciencia asumida de que el objeto de conocimiento se le opone por naturaleza, que no se deja conocer fácilmente y que plantea numerosa dificultades; por ello la investigación es un ejercicio intelectual dificultoso, lleno de obstáculos y, en consecuencia, factor formativo para la persona que lo ejerce.

Aún así, la actividad investigadora se conduce eficazmente mediante una serie de elementos que hacen accesible el objeto al conocimiento y de cuya acertada elección y aplicación va a depender, en gran medida, el éxito del trabajo investigador. Sin perjuicio de que estos elementos deban especializarse en la propia naturaleza de los problemas concretos objeto de resolución por parte del investigador.

Los factores favorables que pueden estimular al investigador en los momentos de desánimo es precisamente la existencia de un clima científico adecuado con un buen ambiente de trabajo en centros oficiales de investigación lo que, con más frecuencia, pueda suplir con creces otras carencias.
b.- El sujeto

El sujeto histórico es un concepto que define a un ente social que es capaz de transformar su realidad y con ello generar historia.

  • Para la interpretación providencialista únicamente Dios es el protagonista de la Historia y su verdadero sujeto, porque todo lo que ocurre entra dentro de su plan para la salvación del hombre, que más que ser sujeto es instrumento en las manos de Dios. Cualquier interpretación que ponga fuera del hombre el protagonismo puede compararse al providencialismo, sólo con ver la Nación o la Raza como el sujeto histórico que por sí mismo está fuera de la historia (es inmutable), pero que utiliza como instrumento a los seres humanos reales en una especie de misión trascendental (unidad de destino en lo universal).

  • Si el hombre individual es el sujeto histórico, entonces los individuos relevantes o destacados por distintos motivos son los que hacen la historia, siendo esta el registro de los hechos memorables de grandes hombres o héroes. Esta es la manera más habitual de escribir la historia desde la Antigüedad.

  • Para la interpretación institucionalista, son las instituciones (creación humana pero superadoras del hombre individual al que sobreviven) las verdaderas protagonistas de la Historia, y así sería el Imperio Romano, la Monarquía feudal, la Monarquía absoluta o el Estado liberal los protagonistas de cada fase de la historia.

  • La interpretación marxista encuentra el sujeto histórico en las clases sociales, definidas por sus intereses económicos, relacionadas por los modos de producción y las relaciones de poder (ideología y superestructura), constituyendo el conjunto de todo ello la formación social histórica de cada momento y lugar.

  • La interpretación libertaria encuentra los sujetos históricos en los sectores sociales definidos por su función en torno al poder político, entendido este último como el dominio por la fuerza o conquista de un grupo (ej. el Estado o poder público) sobre otro grupo dedicado a actividades de naturaleza voluntaria (ej. sociedad civil, sector privado),[1] a partir de lo cual se generan relaciones económicas e ideológicas, de convergencia o de tensión, entre otros aspectos.

  • Las más recientes renovaciones de la historiografía, como por ejemplo la microhistoria tienden a buscar sujetos aparentemente intrascendentes que permiten reconstruir el pasado desde un nuevo punto de vista. Igualmente puede decirse de la búsqueda de fuentes orales (historia oral), las voces de las minorías o el retorno a una historia narrativa.


c.- El fin

El fin de la Historia y el último hombre es un libro de 1992 de Francis Fukuyama, basado en su ensayo de 1989 "¿El Fin de la Historia?", publicado en el periódico de asuntos internacionales The National Interest. En el libro, Fukuyama expone una polémica tesis en la que la Historia humana, como lucha de ideologías ha terminado, con un mundo final basado en una democracia liberal que se ha impuesto finalmente tras el fin de la Guerra Fría.

Inspirándose en Hegel y en alguno de sus exegetas del siglo XX, como Alexandre Kojève, afirma que el motor de la historia, que es el deseo de reconocimiento, el thimos platónico, se ha paralizado en la actualidad con el fracaso del régimen comunista, que demuestra que la única opción viable es la democracia liberal tanto en lo económico como en lo político. Se constituye así en el llamado pensamiento único: las ideologías ya no son necesarias y han sido sustituidas por la economía. Estados Unidos, es por así decirlo, la única realización posible del sueño marxista de una sociedad sin clases. En palabras del propio autor:

El fin de la historia significaría el fin de las guerras y las revoluciones sangrientas, los hombres satisfacen sus necesidades a través de la actividad económica sin tener que arriesgar sus vidas en ese tipo de batallas.

Su definición de democracia liberal se sustenta en al menos tres puntos:

  • Disponer de una economía de libre mercado

  • Poseer un gobierno representativo

  • Mantener los derechos jurídicos.

Según sus propias palabras "como idea, la democracia liberal es el único sistema político con algún tipo de dinamismo". Sugiere una relación entre el desarrollo económico surgido al calor de los sistemas industriales de los Estados Unidos, Europa Occidental o Japón y la capacidad de sostener unos sistemas representativos similares con unas democracias estables. Pero esto no significa que ya no sucederán más cosas a través de la historia, porque la historia generalmente va determinada por la ciencia y esta no ha encontrado todavía sus límites. Por el contrario, Fukuyama cree que ahora es el turno de la biología y piensa que los descubrimientos que se hagan en esta ciencia en esta época orientarán el futuro.

Fukuyama cree en el humanismo, la cultura y la ciencia como base moral capaz de desplazar a la religión u otros dogmas morales o éticos.

Defiende también las reformas neoliberales en lo económico y lo político, es vital una apertura internacional (globalización) que le de competitividad al mercado interno; además es fundamental que existan libertades políticas y se eviten los gobiernos autoritarios o represivos. En la economía el Estado debe jugar un papel mínimo, permitiendo que el capital privado se mueva con la mayor libertad jurídica posible:

Todo funciona mejor si puede dar por sentado un marco jurídico estable y efectivo, que permita la seguridad de los derechos de propiedad y de las personas, y un sistema de asociación privada relativamente transparente. Pero estas características no han prevalecido en los países latinoamericanos. En muchos casos, el Estado ha sido arbitrario y rapaz. Como consecuencia, se redujeron los radios de confianza al nivel de la familia y los amigos y se generó una dependencia a ellos.
3.2.3. Fuentes

Se entiende por fuente de información toda persona u objeto que disponga u ofrezca datos relevantes respecto al asunto en investigación. Estas fuentes pueden ser clasificadas en dos categorías básicas: fuentes primarias y fuentes secundarias.

La fuente primaria es aquella que está directamente relacionada en términos de tiempo y espacio con el evento, hecho, suceso u ocurrencia que se estudia. Puede ser el testimonio de personas que participaron en, u observaron directamente el hecho; ello conduce a lo que se conoce como testimonio oral; esto se obtiene mediante una entrevista personal que se registra y transcribe según el testigo relata su experiencia.

Otras fuentes primarias son los documentos elaborados con el propósito expreso de transmitir información que pueda ser usada en el futuro. Entre otros se puede mencionar: autobiografías, actas, leyes, constituciones, decisiones de tribunales, informe oficiales, bitácoras, certificados, licencias, permisos, declaraciones juradas, proclamas, facturas, prospectos, listas, catálogos, películas, fotografías, videos, catálogos, discos, transcripciones, periódicos, revistas, informes de investigación, anuncios, mapas, recetas, cartas.

Un tercer grupo de fuentes primarias son las reliquias o restos. Son testimonios históricos cuya existencia no tuvo como objeto deliberado y consciente transmitir información para ser utilizada a futuro. Asociados a una persona, grupo o período, fósiles, esqueletos, herramientas, armas, alimentos, utensilios, vestidos, viviendas, muebles, pinturas, cuadros, monedas, objetos de arte, pueden proporcionar una clara evidencia del pasado revelando información acerca del modo de vida, contexto sociocultural, economía, condiciones higiénicas, etcétera.
La fuente secundaria de datos tiene por lo general un valor limitado por causa de las distorsiones que sufre la información al pasar de un emisor a un receptor. Según la teoría de la comunicación, el mensaje que se origina en el emisor tiene que ser codificado a fin de que corresponda a una forma o medio específico de transmisión; dicho mensaje puede ser alterado por elementos que causan “ruido” en el momento de emitir y transferir la información. Después el receptor tiene que decodificar la información recibida, lo cual implica, en muchos casos, interpretar la información, lo que puede alterar la idea original.

La persona que escribe o provee una información de segunda mano no se halla en la escena del acontecimiento que se estudia al momento que acontece; por lo general relata lo que otro, que dice haber estado allí, dijo o escribió. Los libros de texto, los manuales de historia, las enciclopedias, noticias de periódicos, crónicas, trabajos de revisión de literatura, son fuentes secundarias cuando se estudian los temas que ellos contienen, aunque dependiendo del propósito o asunto de la investigación, pueden ser consideradas fuentes primarias si lo que se estudia no es su contenido sino la persona y la forma como se presenta el contenido. Por ejemplo, un libro de texto en administración educativa o contabilidad es una fuente secundaria para estudios de la forma como se entiende una teoría administrativa o la forma como se practica la contabilidad en cierto momento de la vida de una sociedad. Pero esos mismos documentos son fuentes primarias si la investigación trata de los contenidos que se abordaron en la enseñanza de la teoría administrativa o de la contabilidad en un periodo particular de la formación.
Crítica de las fuentes

Una vez que el investigador identifica y clasifica una fuente, tiene delante de sí la tarea de determinar la calidad y relevancia de la información que la fuente provee. Los datos deben ser sujetos a un análisis cuidadoso a fin de discriminar entre lo falso y lo verdadero, entre lo extemporáneo o lo auténtico.

El proceso mediante el cual se evalúa o juzga una fuente de información se denomina crítica y esta se orienta en dos direcciones la crítica externa y la interna. Es mediante este proceso de crítica o juicio de la fuente cuando el historiador determina las evidencias históricas en las cuales se apoyará para interpretar o comprobar sus hipótesis. Esta etapa de crítica a las fuentes debe ser debidamente documentada y se constituye en el fundamento sobre el que se construirán las conclusiones del estudio, lo que quiere decir que sin una crítica rigurosa a las fuentes, el historiador puede ofrecer un producto de muy dudosa calidad.
La crítica externa establece lo auténticos o genuinos que son los datos. Se debe procurar una respuesta satisfactoria a la pregunta ¿Es auténtica esta fuente, algo verdadero o una falsificación, es una broma, una impostura?

A fin de resolver la pregunta hay que determinar la época del documento y su autoridad haciendo uso de diversos medios según el tipo y característica de la fuente. Deben probarse firma, escritura, redacción, alfabeto, ortografía, lenguaje característico de la época, documentación, conocimientos de que se disponía en la época y adecuación consistente con lo que ahora se conoce.

Puede incluir análisis y pruebas físicas y químicas de tinta, pintura, papel, pergamino, tela, piedra, metales o maderas, pero ¿tienen esos elementos la debida consistencia respecto a los hechos conocidos referentes a la persona, a los conocimientos disponibles y a la tecnología del período en el cual se creó el resto o el documento en cuestión? En el caso de tratarse del testimonio oral de un testigo es importante determinar la viabilidad de su presencia en el lugar y momento de los hechos que se estudian.

Por ejemplo, estudiamos la vida de una persona en particular que murió hace 50 años y se nos presenta a una persona que dice ser su nieto y haber conocido personalmente al sujeto en estudio. En primera instancia es indispensable determinar con certidumbre si en efecto es su nieto; si existen evidencias de que pudo haber tenido encuentros personales con su abuelo(a). La persona puede presentar un acta de nacimiento pero hay que verificar si es auténtica; tal vez muestra una fotografía afirmando ser el niño que aparece sentado en las piernas de su abuelo(a); pero esto puede ser un montaje fotográfico o bien puede tratarse de otra persona. Es probable que el investigador deba depender de más de una evidencia para poder confirmar la autenticidad de la fuente. En nuestros tiempos es posible utilizar pruebas como las de radiocarbono para determinar fechas, pruebas de ADN para determinar relaciones genéticas y muchas otras.

Sólo cuando el investigador ha determinado la autenticidad de la fuente procede a la crítica interna, la cual trata de determinar el grado de exactitud y mérito que caracteriza el dato o información aportado. Una fuente auténtica no garantiza que su información es relevante. Al no observar los hechos de manera directa, el historiador no tiene un conocimiento de los hechos aunque cuente con un documento o resto, porque este ha recibido nuevos atributos causados por los eventos que han tenido lugar después. Los hechos tienen su propio peso, un significado al momento de tener lugar (memoria de una experiencia personal) y pueden adquirir un significado nuevo después de haber acontecido (memoria histórica).

El documento no revela el alma del evento o de los individuos estudiados; apenas puede aspirar a ofrecer señales convencionales de la impresión que produjo el evento en la mente de los testigos. La pregunta es: aunque sea genuino ¿Revela un cuadro verdadero? ¿Qué se sabe del autor o creador? ¿Cuán confiable era? ¿Conoció los hechos? ¿Su actitud hacia los hechos le permitía ofrecer un cuadro verdadero? ¿Tuvo motivos para deformar el relato? ¿Estaba sujeto a presiones, temor o vanidad? ¿Cuánto tiempo después del suceso registró su testimonio? ¿Fue capaz de recordar exactamente lo que ocurrió? ¿Coincide su testimonio con el de otros testigos aceptables?

Es necesario reconstruir toda la serie de causas intermedias que producen el documento en cuestión. Todos los actos realizados por el autor del documento deben ser representados comenzando desde el evento que ha observado hasta llegar al manuscrito o impreso que ahora tenemos delante de nuestros ojos. Todos esos pasos deben ser retomados de manera inversa comenzando desde el inicio del examen del documento hasta concluir en el evento pasado. Esto requiere que el investigador tenga el hábito del criticismo lo cual no es una tendencia natural.

Además debe asumir el razonamiento analógico y buscar representar los diversos estados psicológicos del testigo o autor.

El grado de rigurosidad con que el investigador aborde esta parte del trabajo es determinante de la calidad y el valor del producto final si aspira a hacer un trabajo científico a la manera empírica positivista. Esta es una tarea no muy fácil y muchas veces pondrá a prueba el carácter del investigador; pero debe procurar un alto grado de seguridad respecto a la calidad de los datos.

No debe calificar como evidencia histórica ningún dato que no logre satisfacer un proceso riguroso de crítica externa e interna. De otra manera corre el riesgo de quedar expuesto por otros investigadores con un mayor grado de acuciosidad. Según Lorenz (1994), los historiadores presentan reconstrucciones de una realidad pasada basados en investigaciones de hechos precisos y discuten esas reconstrucciones en término de la adecuación de tales hechos pero muy pocas veces estas discusiones conducen a un consenso.
3.2.4. Métodos y submétodos

El método de investigación histórica es el analítico-sintético. Es indispensable que en el estudio de las cuestiones históricas se analicen los sucesos descomponiéndolos en todas sus partes para conocer sus posibles raíces económicas, sociales, políticas, religiosas o etnográficas y partiendo de este análisis llevar a cabo la síntesis que reconstruya y explique el hecho histórico.

El método analítico es el heurístico, palabra que proviene del término griego heurisko que quiere decir yo busco, descubro y que es el método que se usa para encontrar lo nuevo, lo que se desconoce. En Historia sería el manejo de las fuentes escritas u orales principalmente, aunque para el estudio de la prehistoria habría que recurrir a otras ciencias auxiliares de las que hablaremos más adelante. El eminente periodista, diplomático e historiador don Manuel Márquez Sterling en su trabajo de ingreso en la antigua Academia de la Historia de Cuba, “Entorno de la Heurística” (1929), hace un interesante comentario sobre dicho procedimiento investigador.

El método de síntesis es el hermenéutico, palabra que proviene del término griego hermeneuo, que quiere decir yo explico y que consiste en el arte y teoría de la interpretación, que tiene como fin aclarar el sentido del texto partiendo de sus bases objetivas (significaciones gramaticales de los vocablos y sus variaciones históricamente condicionadas) y subjetivas (propósitos de los autores). Este método es muy utilizado también en Teología y recientemente he tenido oportunidad de leer un impecable estudio hermenéutico del doctor Evis L. Carballosa Vidaud, teólogo bautista sobre la “Epístola a los Romanos” del Apóstol San Pablo en su libro “Romanos. Una orientación expositiva y práctica” (1994).

La investigación histórica también es deductiva-inductiva. Deducción, palabra que proviene del latín deductio, que quiere decir sacar consecuencias de un principio, proposición o supuesto, se emplea para nombrar al método de razonamiento que lleva a la conclusión de lo general a lo particular. Este método en Historia es fundamental, no es posible conocer y explicarnos la historia local si no partimos del conocimiento de la historia nacional del país de que se trate.

Inducción, término que procede del latín inductio, que quiere decir mover a uno, persuadir, instigar, nombra al método de razonamiento que asegura la posibilidad de pasar de los hechos singulares a las proposiciones generales, o sea de lo particular a lo general. Aunque la historia general de un país no es exactamente la suma de sus historias locales, es muy importante conocer los hechos particulares para alcanzar las conclusiones más reales en los resultados de la investigación histórica.

Por lo tanto el método de investigación histórica debe ir de lo general a lo particular, pero debe ser completado de lo particular a lo general.

Entre los principales submétodos de investigación histórica se encuentran el cronológico, el geográfico y el etnográfico. El cronológico es a mi juicio el más importante. Cronología proviene del nombre griego Cronos, que es el Dios del tiempo, por lo tanto el conocimiento del desarrollo de los hechos por orden sucesivo de fechas es imprescindible en toda investigación histórica. A partir de ella se facilita extraordinariamente la interpretación histórica.

El submétodo geográfico es el que trata los sucesos por orden de pueblos. No es posible escribir la historia de un país o una región si no se tiene un conocimiento acabado de su geografía.

Y por último señalaremos el submétodo etnográfico que relaciona los hechos históricos por razas, nacionalidades, religiones, manifestaciones culturales y otras. Como ejemplo de este submétodo tenemos la extraordinaria obra total histórica– etnológica del sabio Don Fernando Ortiz Fernández, de la que no queremos dejar de citar sus libros: Los negros brujos (1906), Los negros esclavos (1916), El engaño de las razas (1946).
3.2.5. Ciencias auxiliares de la historia

Acabamos de estudiar como submétodos la aplicación a la Historia de tres ciencias muy importantes como son la Cronología, la Geografía y la Etnología, pasaremos ahora a enumerar otras ciencias, también de importancia su conocimiento, como auxiliares de la Historia.
La Arqueología, ciencia que investiga los monumentos no sólo en sus valores intrínsecos sino también en su evolución en el tiempo y que incluye artes como la Arquitectura, la Pintura, la Escultura y la Epigrafía, esta última comprende el estudio de las inscripciones.

La Paleografía, que estudia las escrituras antiguas. Para un historiador es muy importante el conocimiento de la gramática antigua y el tronco del que procede la lengua.

La Epistemología o Gnoseología, que comprende el estudio de la teoría del conocimiento, muy utilizada por los historiadores

La Numismática, que estudia las monedas y medallas antiguas y modernas. Casi todos los países poseen un rico museo de Numismática.

La Diplomática, que estudia los diplomas y documentos oficiales.

La Sigilografía o Esfragística, que estudia los cuños de instituciones o personas y los signos de los escribanos.

La Heráldica, que investiga los escudos de países, provincias, municipios y principalmente de familias.

La Genealogía, que estudia las diversas familias que integran un pueblo, así como su procedencia. Esta ciencia auxiliar de la Historia esytá actualmente muy desarrollada.

La Iconografía, que estudia las fotografías, los grabados,etc.

La Filatelia que estudia los sellos de correo.

Antropología o estudio del hombre. Esta ciencia la constituyen numerosas ramas como la Antropología General, Física, Comparada, Arqueológica, Social, Médica y otras, todas de gran valor para la Historia en general y para la Historia de la Medicina en particular.
Entre las fuentes de las que se nutre la Historia tenemos en primer lugar los Escritos o Documentos, que constituyen las fuentes escritas y que son las más importantes. Se ha dicho, con sobradas razones, que la Historia comienza con la escritura y que sin documentos no se la puede escribir.

Los Testimonios constituyen las fuentes orales y le siguen a la Escritura en importancia, sin embargo no me cansaré de repetir que no bastan estas últimas como únicas fuentes para escribir la historia, ellas en muchas oportunidades nos sirven de guía para la búsqueda de los documentos imprescindibles. Siempre se citan las memorias de los participantes en hechos históricos como los testimonios de más valor, pero para que esto sea cierto es preciso que esas narraciones tengan como base diarios de actividades escritos cuando se producían los hechos y la consulta de fuentes escritas. Uno de los más eminentes historiadores del siglo XX, el profesor inglés Arnold J. Toymbee ha dejado escritas importantes páginas sobre las ventajas y limitaciones del testimonio como fuente histórica en su imprescindible libro A Study of History (1946), doce tomos.

El Testimonio puede producirse espontáneamente por el testimoniante como en “Pasajes de la guerra revolucionaria” (1963) del comandante Ernesto Guevara de la Serna y “Diario de Cabo Haitiano a Dos Ríos” (1941) de José Martí Pérez o en entrevista concedida al investigador, como Secretos de Generales (1996) por Luis Báez Hernández, obra que contiene 41 importantes entrevistas.

Otras fuentes en que se nutre la Historia la constituyen las tradiciones de los pueblos, las que heredadas de generación en generación constituyen un gran aporte a la investigación histórica.

Por último los Monumentos, entendiéndose como tales los obeliscos, viviendas o cuevas habitadas por el hombre, puentes, altares, sepulcros o arcos, siempre de más valor para la historia los más antiguos y mejores conservados en su estado original.

  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

La investigación recoge conocimientos o icon¿No habrá, entre la forma habitual de reflexionar y la práctica reflexiva,...
«tener margen», dominar la materia, relativizar los conocimientos y adquirir la seguridad necesaria para aplicar los métodos de investigación...

La investigación recoge conocimientos o iconInvestigación estará destinado a profundizar nuestros conocimientos acerca de las
«Dr Ignacio Chávez». Universidad Michoacana de San Nicolás De Hidalgo. Miembro Numerario de la Academia Mexicana de Pediatría. Morelia,...

La investigación recoge conocimientos o iconSe trata de un proyecto pionero que recoge una amplia variedad de...

La investigación recoge conocimientos o iconEl proyecto Educativo forma parte del Plan de Centro, es el documento...

La investigación recoge conocimientos o iconInvestigación : Investigación ‘Vulnerability and Adaptive Capacity...

La investigación recoge conocimientos o iconInvestigación Avances en investigación formativa 2008 / Red Colombiana...

La investigación recoge conocimientos o iconResumen: El artículo recoge las preguntas más corrientes formuladas...

La investigación recoge conocimientos o iconSistema de organización administrativa de la vicerrectoría de investigación...

La investigación recoge conocimientos o iconInvestigación cientíFICA E investigación tecnológica como componentes...

La investigación recoge conocimientos o iconProcedimientos normalizados de trabajo de la comision de investigacion...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com