Boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y a los editores del




descargar 5.2 Mb.
títuloBoletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y a los editores del
página2/51
fecha de publicación17.01.2016
tamaño5.2 Mb.
tipoBoletín
b.se-todo.com > Historia > Boletín
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   51
parte humana, durante la oleada de avistamientos de "Bigfoot" en el verano de 1981 en el estado de
Ohio.
En el mes de mayo de 1981 (nótese la continua aparición de este mes en los casos de Bigfoot) cierto
número de residentes en las cercanías de Rome, Ohio, se convirtieron en víctimas de una serie de
ataques concertados por los seres peludos: marcas de garras de una pulgada y media de profundidad
aparecieron en el costado de un caballo empleado para tirar vagones de leña recién cortada; una
gallina y varios patos pertenecientes a un granjero aparecieron mutilados, sus cadáveres rodeados
por pisadas enormes e impresiones de garras en la tierra. El protagonista de esta horripilante
odisea lo sería un granjero llamado Robert S., quien sostendría una serie de encuentros armados
contra un sinnúmero de criaturas de distintos tipos que se dedicaron a sitiar su propiedad desde el
25 de junio de 1981 hasta el octubre del mismo año. Durante la primera fatídica noche, una enorme
figura negra de ojos rojos que andaba en cuatro patas, parecido a un gorila, comenzó a emitir una
serie de gritos en el pinar al frente de la casa de Robert S., quien no dudó en dispararle un solo
balazo con su escopeta 4-10. El ser comenzó a lloriquear antes de huir a toda prisa del lugar.
Robert S. y sus hijos estimaron que la criatura tendría unos 9 ½ pies de estatura, con pelo largo e
hirsuto, y los ojos tendrían el tamaño de una bola de béisbol, rojos y con luz propia.
Tres días más tarde, la casa sería asediada por un numero de siluetas humanoides negras, envueltas
en un aura azul, que esgrimían unos haces de luz color azul oscuro en dirección de la casa. Los
miembros de la familia se montaron en un tractor para acercárseles, cuando descubrieron que los
seres peludos estaban en segundo plano. Abrieron fuego contra ellos desde el vehículo, librando una
batalla que duraría hasta la siguiente mañana.
Este altercado tuvo por resultado la intervención del comisario del condado de Ashtabula, quien
levantó un informe detallado, fechado el 28 de junio de 1981, sobre la "actividad sospechosa" que se
desempeñaba en los parajes circundantes a la granja de Robert S.
La noche del 1º de julio de 1981, sin embargo, tuvo más parecido a un episodio de ciencia ficción que
a una noche veraniega en los campos de Ohio: no sólo habían regresado los Yetis, sino que venían
acompañados por esferas luminosas que sobrevolaban los pastizales – algunas de ellas tan brillantes
que podían alumbrar una región de casi un acre de extensión como si fuese de día. Robert S. y sus
parientes acometieron repetidas veces contra los seres, oyéndoles gritar cada vez que sus balas
acertaban sobre ellos. A las tres de la mañana, una esfera de color rojo (¿un OVNI?) disparó un rayo
de luz contra uno de los familiares de Robert S., casi haciéndole caer de su posición en el tejado de la
casa.
El investigador Pilichis entró en la escena de los hechos varios días después, descubriendo un
sinnúmero de huellas de pies con tres dedos en los terrenos circundantes a la casa. El investigador y
su grupo llegarían a presenciar uno de los asedios de la casa, durante el cual seres con una estatura
descomunal de unos 12 pies de altura se dedicaron a jugar al escondite entre los árboles. Las
manifestaciones finalizaron al rayar el alba, pero perduraron durante las noches de varios meses
antes de acabar por completo. Muchos detalles no se han dado a la luz pública, así como el posible
secuestro de uno de los miembros de la familia por un ovni y el hecho de que una de las criaturas
corrió hacia uno de los granjeros, quien llegó a asestarle una cuchillada en el pecho.
Los sucesos de Rome, Ohio nos permiten ver un aspecto de estas criaturas – denomínense ya yetis,
almastis, "bigfoots" o sasquatch – que combina lo paranormal con lo físico. ¿Qué representaban las
siluetas humanoides que esgrimían las luces azules? ¿Cuál era la función de las esferas luminosas
que sobrevolaban la zona de combate que se dividían los humanos y los yetis? Resulta interesante
que el investigador Pilichis y su grupo alegaron haber tomado fotografías de los seres, cuyas
imágenes no aparecían en las mismas después del revelado. En la aldea de Lewiston, Nueva York, un
granjero se encontró que algo había dado muerte a su caballo, dejándole el cuello roto e infligiendo
una herida profunda y larga a lo largo del costado del animal. Otro testigo vio como un ser peludo
comía, de cuclillas, lo que parecía ser un animal. Las huellas de otro yeti se encontraron a lo largo de
una zanja hasta desaparecer o combinarse con las huellas de un gato. Algunos trataron de dilucidar
si la criatura experimentó algún tipo de metamorfosis que le llevó a tomar figura felina.
Joan Jeffers, investigadora del fenómeno ovni y de los seres peludos que han merodeado el noreste
de los EE.UU., ha señalado que su padre, leñador en el centro del estado de Pennsylvania en la
década de los '30, le habló muchas veces sobre "The Old Man of the Woods" (El Anciano del Bosque),
y de que los leñadores se encontraban de seguido con las criaturas sin problemas. Mas en una
ocasión, una niña de seis años desapareció mientras que jugaba en el bosque detrás de su casa. Los
detectives de la policía estatal jamás pudieron dar con el paradero de la desventurada chica, y un
oficial de la policía llegó a especular que "El Anciano del Bosque" se la había llevado. Hay que
recordar que los secuestros no estaban a la orden del día en los años '30, y mucho menos en los
poblados rurales de Pennsylvania.
Tampoco puede descartarse el caso del alpinista y esquiador que desapareció en Ape Canyon ("El
cañón de los simios"), estado de Washington: En 1950, Jim Carter escaló el monte Saint Helens hasta
una altura de 8.000 pies esfumándose de la vista de sus compañeros al internarse en los árboles a
esa altura. Otro alpinista experimentado, Bob Lee, quien encabezó la misión de rescate, dijo: "La
búsqueda de Jim Carter fue entre las más extrañas que he vivido. Se me pusieron de punta los pelos
de la nuca en varias ocasiones, y eché de menos no tener otra arma que mi hacha para hielo".
Lee encontró el rastro de los esquíes de Jim Carter junto con una caja de película fotográfica. Las
huellas en la nieve relataban una narración inverosímil: por las apariencias, Carter intentaba
escapar de algo, tomando riesgos que ningún esquiador de su talla intentaría jamás a no ser cuestión
de vida o muerte. El rastro de los esquíes acababa en el precipicio vertical de Ape Canyon.
Los setenta y cinco hombres que integraban la misión de rescate esperaban encontrar el cadáver
destrozado de Carter al fondo del cañón, pero no hallaron ni una huella. La búsqueda prosiguió por
dos semanas más hasta suspenderse. En la opinión de Bob Lee: "Varios de nosotros llegamos a la
conclusión de que los simios se apoderaron de Carter. Parece ser la única explicación". El sistema de
cavernas que se encuentra en Ape Canyon es enorme y jamás ha sido explorado. Es concebible que
los yetis hayan llevado a la víctima y a su equipo al interior de una de las cuevas. Vale la pena
recordar que en 1924, el cazador Albert Ostman fue secuestrado por una familia de "Sasquatch" al
norte de Mt. Saint Helens antes de escapar.
En su libro Monsters Among Us, Brad Steiger postula la posibilidad de que la variada gama de seres
peludos constituye un género de criaturas que puede pasar de una dimensión a otra, entrando en la
nuestra de vez en cuando para ciertos propósitos, lo que sin duda alguna explicaría el aspecto
paranormal que se da en estos casos. Asimismo, B. Ann Slate parecía estar en lo cierto al mencionar
la existencia de tipos "más violentos" de estos seres, diferenciados de sus congéneres por el número
de dedos en sus pies (tres en vez de cinco o seis), estatura y el color de su abundante pelo. Aunque
dichos seres han demostrado no tener miramientos en quitarle la vida a cualquier animal, ya sea un
conejo, gato o caballo, los ataques a las familias de Donald Duncan o Robert S. nos hacen pensar que
los humanos también constituyen un blanco legítimo para estas criaturas. El veterano autor e
investigador Grey Barker, ya fallecido, informó sobre otro caso de agresión por parte de los yetis que
había sido investigado por el doctor Morris Jessup: En mayo de 1956, en el poblado de Marshall,
Michigan, Phillip Williams, junto con su amigo Otto Collins, fueron sorprendidos afuera de su casa
por un enorme "Bigfoot" que envolvió sus brazos alrededor de cada uno y los levantó del suelo,
llevándoselos hacia el bosque cercano.
Los gritos aterrorizados de los secuestrados fueron escuchados por Herman Williams, quien salió
corriendo de la casa para presenciar la escena. No sabiendo que hacer, Herman corrió hacia su
automóvil y encendió las luces largas. El enorme ser peludo quedó momentáneamente confundido
por la luz, tropezándose contra una mesa de picnic que se encontraba en el patio, cosa que le hizo
soltar a Otto, quien ni corto ni perezoso, comenzó a golpear a la masa peluda. Sintiéndose aún más
confundido, el yeti soltó a Phillip antes de proseguir su camino al bosque.
El Dr. Jessup pudo constatar que la criatura tendría una estatura de ocho pies o más, ojos luminosos
y verdes del tamaño de bombillas, y una fuerza descomunal, ya que Otto pesaba 150 libras y Phillip
unas 180. El rotativo Marshall Evening News informó que unas noches antes del incidente se habían
visto luces extrañas en los cielos y un avión desconocido que voló a baja altura sobre un suburbio sin
hacer ruido alguno.
Donald Omand, el fenecido clérigo británico que llevó a cabo el exorcismo de Loch Ness en Escocia
en 1978, sugirió que los seres enigmáticos vistos en ciertas partes del mundo (los yetis, almastis,
sasquatch, etc.) no producen daño corporal a los humanos, puesto que "desean convencernos que no
son dañinos", pero el daño que hacen es al temperamento humano. Omand participó en un congreso
de siquiatría en Suecia, donde una de las ponencias se centraba sobre el monstruo del lago Storsjon
en dicho país. El conferenciante estaba convencido de que dichos seres tenían un efecto nocivo sobre
los humanos – aquellos que trataban de cazarlos al igual que los que sencillamente los veían
repetidas veces. Las criaturas eran capaces de causar tragedias domésticas y degeneración moral.
Por su parte, Omand había investigado casos en Escocia e Irlanda en los cuales habían surgido
tragedias domésticas achacables a dichas experiencias.
En resumen, nos es fácil comprender la reacción violenta de cualquier criatura a un ataque
premeditado, pero, ¿qué podemos decir de estos casos, en los cuales los humanos no han provocado
incidente alguno? ¿Existen Bigfoots "malos", por decirlo así? El nexo con el fenómeno ovni parece
resaltar en todos los casos, lo que puede llevarnos a pensar que este género de criaturas constituye
una "fuerza de choque" en una ofensiva, interplanetaria o interdimensional, cuyo alto mando existe
dentro de los misteriosos objetos voladores.


--------------------------------------------------------------------------------

Falsos Profetas

Juan Bravo
Madrid – España
juanb@comports.com

En el número 6 (año IV) de la Revista ENIGMAS
(http://www.arrakis.es/~sauron/html/enigmas.html) aparece un interesante artículo de SALVADOR
FREIXEDO sobre las innumerables veces que los Falsos Profetas han anunciado el Fin del Mundo.
Evidentemente, sin ánimo de transcribir el extenso artículo (que recomiendo su lectura), pues
además del arduo esfuerzo que supondría, podría atentar contra la Propiedad Intelectual del autor.
No obstante, si me permito hacer una pequeña sinopsis para los que no puedan conseguir esta
revista y deleite de los demás que todavía no hayan leído este artículo:
Todas las grandes religiones tienen la 'segunda venida' de su fundador, acompañada de una gran
sacudida del planeta, para reponer el orden en el mundo o al menos en su religión. A veces no son
los líderes religiosos (a los que en realidad les conviene mantener la situación) sino videntes laicos
los que se meten a profetas, aquejados de alguna psicopatía más o menos disfrazada. Veamos una
pequeñas cronología de los Falsos Profetas:
1186 (16 de septiembre): El poeta persa ANWARI, seleccionó esta fecha como el día final, después de
unos estudios astrológicos que predecían para esa fecha el agrupamiento de cinco planetas en la
constelación de Libra. No sucedió nada.

1499: El famosos y respetado astrólogo alemán JOHANNES STOEFFER, profesor de la Universidad
de TUBINGA, publicó 'Ephemerides', anunciando que el 20 de febrero de 1524 sería el fin del mundo
por la reunión de los planetas en el signo de Piscis. Dada la ascendencia de este 'sabio' la gente se lo
tomó en serio y los ricos comenzaron a construir arcas al estilo NOE. Los teólogos de aquella
universidad también se apuntaron a la apocalíptica profecía y comenzaron a discutir sobre si los que
tenían barcos estaban moralmente obligados a admitir a los que no los tenían. De hecho, las
vísperas, 19 de febrero de aquel año, coincidió con una gran tormenta con una lluvia torrencial que
provocó inundaciones. Cundió el pánico y la gente asaltó los barcos. Hubo naufragios y muertos por
el exceso de pasaje, tras 24 horas de angustia, el 21 amaneció un esplendoroso día.

1665: En plena epidemia que asolaba INGLATERRA, un tal SALOMON ECCLES, tal vez debido a la
fiebre o su fanatismo religioso, tuvo la visión de un personaje que la anunciaba que aquella plaga era
el principio del fin. SALOMON empezó como un poseso a anunciar la llegada final del Señor por la
calles de Londres. El pobre desgraciado terminó en la cárcel al no cumplirse sus falsas profecías.

1736: El profesor de geografía astronómica de la Universidad de Cambridge, WILLIAM WHISTON,
amigo de ISAAC NEWTON, anunció seriamente desde su cátedra que en la madrugada del 14 de
febrero de ese año aparecería una cometa y, en tres días, este mundo ya no existirá debido al fuego,
los terremotos y las matanzas. Esta increíble profecía tenía cierta credibilidad pues a la hora
anunciada se dejó ver por primera vez la impresionante cola del Cometa HALLEY. Los bancos no
abrieron sus puertas y hubo una paralización general en todo Londres. Sin embargo, las autoridades
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   51

similar:

Boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y a los editores del iconExamen de los informes presentados por los Estados partes en virtud del artículo 40 del Pacto

Boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y a los editores del iconResumen: este artículo revisa los conocimientos actuales sobre el...

Boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y a los editores del iconArticulo (complementacion y modificacion del articulo 97 del reglamento...

Boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y a los editores del iconAsí la presencia de esencia de los Maestros: Serge Raynaud de la...

Boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y a los editores del iconAsí la presencia de esencia de los Maestros: Serge Raynaud de la...

Boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y a los editores del iconPara dirigirse al artículo deseado, coloque el cursor del mouse sobre...

Boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y a los editores del iconEconomía, Sociedad y Cultura. Siglo XXI editores 1999 Madrid
«el uso del conocimiento científico para especificar modos de hacer cosas de una manera reproducible»

Boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y a los editores del iconInformación del Boletín Oficial del Estado sobre Concursos de Acreedores

Boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y a los editores del iconNoticias: Boletín Semanal del 11 al 15 de Febrero del 2013

Boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y a los editores del icon1. Breve descripción del texto y del autor




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com