Salud, Sufrimiento y Enfermedad Por Dr. Gonzalo Himiob Introducción




descargar 60.72 Kb.
títuloSalud, Sufrimiento y Enfermedad Por Dr. Gonzalo Himiob Introducción
fecha de publicación23.10.2016
tamaño60.72 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos

Salud, Sufrimiento y Enfermedad

Por Dr. Gonzalo Himiob






Introducción



La vida es la consecuencia de un anhelo. La necesidad del Ser por expresarse y ser reconocido.

En el libro “Recuerdos, Sueños y Pensamientos” (editado por A. Jaffé 1989, Pág. 3)1 Carlos Gustavo Jung relata su biografía emocional. Lo inicia con la frase “Mi vida es la historia de la autorrealización de lo inconsciente” con ella nos introduce a la esencia de su pensamiento. Atribuye a fuerzas no gobernables por la conciencia la capacidad de crecimiento, desarrollo e individuación. Entendemos por crecimiento al desarrollo físico del ser, por desarrollo a la capacidad de evolución psíquica y por individuación a la estructuración única del ser que somos en integración creativa consigo mismo y con su alteridad. Les otorgamos carácter autónomo y, aceptándolos como tales, los se definen como procesos inevitables del Ser, es decir los seres vivos estamos condenados a crecer, desarrollarnos e individualizarnos. “Nacer, crecer, desarrollarse, multiplicarse y morir” se establece en el dictum definitorio del ritmo vital. Cualquier cambio, cualquier alteración del mismo implica una trasgresión.

El vigor y la pulsión por ser nos exigen salir del estado paradisíaco del vientre materno para enfrentarnos a la luz y a la atmósfera, de tenerlo todo, sin tenerlo, nos vemos destinados a la vida.

Si toda existencia es la consecuencia de la necesidad por la expresión, debemos asumir que toda potencia se debe transformar en esencia, en realidad tangible. Por tanto la posibilidad nace de la carencia, de la desazón; ella, al hacerse emoción, busca ser satisfecha. Si esto no ocurre, la emoción se transforma en sufrimiento, y si este no logra su objeto se hace disfunción, enfermedad, lesión y muerte. (Himiob 1999)2

En 1899 Sigmund Freud escribe “La Interpretación de los Sueños”3 la cual será publicada en 1900 para iniciar el siglo con ella. Con esta obra sacude los cimientos del modernismo y de la moral convencional. En ella establece que mas allá de los dominios del yo y de la conciencia, existe un campo inaccesible que llamó Inconsciente Dinámico, con ello le otorga sus dos condiciones mas relevantes: su dinamismo vital determinante de la conducta y el carácter de inaccesibilidad por la conciencia ocasionado en la represión de los instintos y pulsiones por la adaptación a la realidad y la moral. Así mismo inicia la moderna revolución sexual. (Freud. S, 1902)4

El concepto de Inconsciente aporta la idea de que hay cosas que no están disponibles a la conciencia y a la acción reflexiva del pensamiento. Ellas escapan por lo tanto al campo de lo racional y de la lógica y nos hablan de una inmensa cantidad de fenómenos, conductas y desarrollos que no podemos gobernar.

En una obra posterior, “Tótem y Tabú” (1913)5 el mismo Freud hablará de restos arcaicos de la psique, sentando las bases a lo que luego C.G. Jung (1911-12)6 definirá como el Inconsciente Colectivo, para explicar ese campo del psiquismo en cual los seres vivos comparten instintos y arquetipos, es decir patrones de reacción, modelos de conducta y de aprehensión universales. El inconsciente colectivo se manifiesta en todas la culturas y en todas las épocas por medio de la mitología, las creencias y leyendas culturales, las manifestaciones del folklore, los cuentos de hadas y costumbristas, los sueños, los refranes y los chistes, etc., estos, si bien varían en su forma de manifestarse en cada grupo humano, no lo hacen en su esencia y así se estructuran en patrones cuya naturaleza se repite en todas las culturas.7

Una expresión de esto es el interés por la comprensión de la salud, el sufrimiento, la enfermedad y la muerte.

En todas partes desde que el ser vivo se enfrentó al dolor, buscó en si mismo y en el entorno alivio a su sufrimiento; hasta las plantas se repliegan ante la amenaza, como lo demuestran los descubrimientos de la fotografía con la cámara Kirlian y la retracción de las adormideras que recogen sus hojas para mostrar sus espinas, con ellas jugamos de niños para pedirles que se durmieran. El escritor y dramaturgo Maurice Maeterlinck (1862-1949)8 en “La Vida de las Abejas” (1901)y “La Vida de las Termitas” (1926) nos relata la acción comunal de estos habitantes de la biosfera, estas especies parecen guiadas por un propósito superior sin ser conscientes de su que hacer. Las manifestaciones del dolor y piedad presentes en animales de distinto grado evolutivo nos refieren a niveles de conciencia y reconocimiento, baste solo con sintonizar los canales de televisión dedicados al estudio y divulgación de la vida silvestre o a leer cualquier libro de zoología mas o menos actualizado para darnos cuenta de lo poco que nos diferenciamos de los animales. Por ejemplo en un documental del canal de televisión Discovery se muestra a una chimpancé cargando a su cría negándose a reconocer su muerte y defendiéndola de los otros monos; en otro trabajo se testimonia la compasión y protección mostrados por las hembras de los elefantes con la compañera herida a la cual rodean y acompañan hasta que muere o mejora. Estos documentos son particularmente estremecedores, sin hablar del llanto de las ballenas, el amor incondicional de los perros, los sacrificios espontáneos de ciertos mamíferos, el aislamiento voluntario para curarse o morir y la búsqueda de hierbas curativas de las especies.

El preámbulo se justifica en función de demostrar que el continuo salud, sufrimiento, enfermedad y muerte, así como los esfuerzos que realizamos para su comprensión y alivio, se encuentran impresos en los estratos más profundos del alma universal. Ellos están consustanciados con la vida, es decir son procesos arquetipales (Jung 1911-12)9. Con ello se procura hacer un acercamiento al proceso de enfermar y, quizás, intentar dar respuesta a las preguntas que todo médico debe hacerse ante su paciente, el sufrimiento y la enfermedad: ¿Por qué en este momento? ¿Por qué en este órgano? ¿Por qué de esta manera? (Víctor Von Weizacker citado por J.L. Vethencourt Pág. 179, 1977)10

Definiciones

Salud:



La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la salud como “….perfecto estado de bienestar físico, mental y social, y no solo la ausencia de enfermedad” (Laín Entrialgo 1977, Pág.178)11. Definición que, a pesar de ser altamente discutible, hoy (2005) continua en vigencia. No es posible definir tan superficial y románticamente a la salud, así, por ejemplo: un estado de cuestionamiento ante circunstancias sociales o políticas adversas, una pérdida importante, una condición discutible, etc., pueden arrojarnos a situaciones de angustia, sin que ellas sean síntoma enfermedad; muy por el contrario son quizás la rabia, la pasión a que nos lleva al conflicto, la reivindicación o saneamiento del mismo, los que se constituyen en indicio de salud; y por otra parte un sentimiento de bienestar puede estar ocultando una afección o enfermedad aún no sintomática.

Aparte de la anterior, las definiciones de salud pueden ser múltiples condicionadas por la posición y marco teórico de cada autor.

El profesor Pedro Laín Entralgo (1977, Pág. 187-195)12 intenta una recopilación de las definiciones de acuerdo a diversos criterios:

  1. Objetivos como

    1. Morfología

    2. Etiología

    3. Funcionales

    4. Conductuales

    5. Utilitarios, etc.

  2. Subjetivos

    1. Sentimiento personal de sanidad y bienestar

    2. Conciencia de la validez personal

    3. Armonía psico-orgánica

    4. Conciencia de estar vivo

    5. Validación de la seguridad y la libertad

    6. Sentimiento de semejanza y diferenciación con mis congéneres.

    7. Capacidad de convivencia y aislamiento.


La historia nos confronta con una larga lista de conceptos. Así para los pueblos mas primitivos la salud pudiera estar condicionada a la participación comulgante con el entorno y la familia, la Partipation Mystique como la definiera Ley-Brühl(1926)13. Para los Griegos estaba subordinada la armonía, la estética, la ética, la belleza, etc. En la Edad Media la supeditaban a la relación con un Dios al alcance de la mano y a la incapacidad de ser humano para controlar Sus Designios. En el Renacimiento se regresa al ideal Griego y la fundamentan en el disfrute y la armonía. En la Edad Moderna se la quiere hacer objetiva con los criterios que pauta la ciencia y la presencia o no de gérmenes o alteraciones. Y el l actual criterio postmoderno la desestructurará y atomizará para cuestionar cualquier hipótesis.

Desearía intentar una definición ella, en mi opinión, estaría más acorde con los postulados presentes. Razono a la salud como: A aquel estado de adecuación y armonía psico-físico, en el cual el individuo se encuentra en interrelación responsable, crítica y creativa consigo mismo, con sus semejantes y con su ambiente; consciente de su enfermabilidad, trascendencia, transitoriedad y muerte.

La visión que propongo abarca los criterios de armonía psico-física, estos difieren de los de bienestar en cuanto implican que armonizar puede significar equilibrio e invocar a su contraparte complementaria, el desequilibrio, este se hace necesario cuando las condiciones que se nos impone no se prestan para una aceptación irreflexiva. La vida y la salud requieren de un mínimo de insatisfacción que provoque la necesidad y la emoción. Hans Selye, quien describiera el Síndrome General de Adaptación, afirma que la salud es una forma de lucha contra los desequilibrios y que un necesario nivel de stress es síntoma de sanidad. (Selye 1978. Pág.12)14

En mi definición incluyo los factores personales y sociales así, ninguna persona sana puede dejar de reconocerse y validarse en su complejidad tanto consciente como inconsciente. Saberse un ente existente, necesario, coherente, reflexivo y responsable, pero así mismo integrante de un entorno y en relación con otro—y otros—estableciendo una relación de mutualidad, crítica y respeto.

En esta tesis se razona sobre la idea de historia, tanto la que nos precede como la que nos continua. Esta incluye a la historia personal y a la genética así como a la necesidad de dar sentido a la existencia, tal como lo planteara Víctor Frankl (1959-1963)15 en sus estudios con Judíos víctimas de los campos de concentración y que en la actualidad se nos muestra en el vacío de muchos jóvenes que han perdido su capacidad de asombro y entusiasmo. En ella se argumenta que trascendencia es condición de lo humano e incluyo la conciencia de enfermabilidad16 y de muerte como significantes del estar sano, ya que la salud no es posible en la negación de la capacidad de enfermarnos ni en la negación de la mortalidad, esta es, en última instancia, la que nos califica como seres conscientes superiores.

Sufrimiento


Define la Real Academia Española17 al sufrimiento como: m. paciencia, conformidad, tolerancia con que se sufre una cosa. 2. padecimiento, dolor, queja.

Sufrir:

(Del Lat. Suffere) tr. Sentir físicamente un daño, dolor, enfermedad o castigo. 2. sentir un daño moral. Recibir con resignación un daño moral o físico. 4. Sostener, resistir. 5. Aguantar, tolerar, soportar. 6. Permitir, consentir. 7. Satisfacer por medio de la pena. Etc..

Pato-(logía, grafía, génesis, etc…)

(Del Griego Pathos) elem. Comps. Que significa .

En definiciones diferentes pero complementarias a las de la RAE se define al Pathos como inquietud, desazón o emoción

Patología


Parte de la medicina que estudia las enfermedades

Lo anterior nos induce a la reflexión sobre la categoría del sufrimiento al cual podemos ver como enfermedad o como estado emocional que nos indica que hay un algo que no está funcionando adecuadamente y que representa un llamado para la comprensión de aquello que nos inquieta.

Psicodinamia de la enfermedad



Afirmé al inicio de este capítulo que la vida es la consecuencia de un anhelo. Surge de la necesidad de lo posible por hacerse esencia. Una energía que trasciende y trata de manifestarse.

En la mitología, y en todas las religiones conocidas, la vida surge del deseo de un dios o dioses por crear un ser en quien reflejarse, bien para saber de su existencia, bien por justificación, bien por capricho o diversión. En las modernas teorías que pregonan la muerte de Dios, se llena el vacío con las hipótesis del “Big-Bang”, la espontánea combustión que da origen a las formas vivas, la fortuita combinación de elementos que dan lugar a la existencia, etc. Sin embargo el mayor vaticinador de la muerte de Dios, Frederich Nietzsche, en su Zarathustra (1883-84)18 habla de la necesidad trascendente del ser al definir al humano como un equilibrista en una cuerda floja entre el ser inferior y el superhombre.

De cualquier forma lo que nos interesa para entender la dinamia del enfermar es el reconocimiento del misterio de que, en conclusión, no sabemos porque ni como surgió la vida sobre la tierra. Lo que si sabemos es que desde su primer aliento los seres vivos tienden al desarrollo y crecimiento, Pareciera como si una fuerza los guiara hacia la progresión, y ella es ambas: vida y muerte.

Aquello que Darwin en 1859 describiera en “El Origen de las Especies”19 y que ocasionará la revolución evolucionista pareciera confirmar la hipótesis del desarrollo progresivo de los seres vivos. Su estudio lo denominamos filogenia, es decir el “Origen y desarrollo evolutivo de las especies, y en general, de las estirpes de los seres vivos”20

La ontogenia sería el “Desarrollo del individuo, referido en especial al periodo embrionario21 Si ampliamos el concepto y lo referimos al desarrollo vital del ser, podríamos concluir que al igual que en la evolución de las especies, en cada ser vivo hay una fuerza que lo impulsa a su desarrollo tanto en lo ponderal como en lo existencial y psicológico. Este fue llamado por Carl Gustav Jung “Proceso de Individuación” 22 en él todo ser está destinado a ser los que “Es”, en integración creativa consigo mismo, con sus semejantes y con su entorno; debemos decir que la enfermedad forma parte de este proceso. Así a cada Ser debe cumplir su entelequia (Whitmont 1993, Pág.55)23 concepto tomado de Aristóteles para describir a “aquella orientación heredada que busca el objetivo de la vida”. Ella es el vector que actúa para lograr, corregir y restaurar la integridad dañada de la formas heredadas y de las orientadas al logro de la expresión integral de la vida individual.

La desazón es síntoma de la necesidad, del deseo que no se satisface, tiene por tanto un “para qué” buscando corregir o llenar la falta y como, ya vimos, esta se puede transformar en sufrimiento, disfunción, enfermedad, lesión y muerte.

Este criterio le da al enfermar un sentido. La enfermedad es la posibilidad, el intento del organismo de recuperar su armonía perdida. Cuando un cuerpo se encuentra agotado, no tiene posibilidades de reacción, no se enferma.

Caer sin embargo en la negación de la existencia de la patología ocasionada por factores exógenos responde a la polarización de la teoría del terreno, tanto como atribuirla solo a los agentes exteriores. El aforismo de que no hay enfermedades sino enfermos cubre parcialmente la realidad, hay enfermos y hay enfermedades. La perturbación se da en el juego complementario entre un organismo capaz o susceptible de sufrirla y un agente patógeno. (Vethencourt, 1977, Pág.180)24

La oportunidad confluente de terreno y noxa condicionan la enfermabilidad. La forma como ella se manifiesta es motivo de lo que sigue.

Las Metáforas de la emoción y el sufrimiento



Se ha intentado definir al ser humano como entidad bio-psico-social. La disociación Cartesiana—Pienso luego existo—ha provocado esta confusión en la concepción del ser vivo como constituido por partes y, en medicina ha originado una suerte de idea de que hay cosas que son psíquicas, a las cuales se les considera en el “UD. No tiene nada, lo suyo es mental!!!!” “Usted lo que tiene son nervios, no se preocupe”. Como si el alma—la más elevada condición del hombre y la mujer—fuera algo diferente al cuerpo. Ello ha ocasionado, como reacción, movimientos como los del psicologismo extremo que considera que todo es mental y el cuerpo no es más que una objetivización de las pulsiones e instintos, por una parte, y por la otra los organicistas a ultranza que consideran al alma como una emanación o subproducto biológico.

Es más aconsejable regresar, dar la vuelta al espiral y ubicarnos en la condición previa cuando nada era ni cuerpo ni alma. Prefiero proponer al ser humano como entidad única que se Expresa25 en diferentes lenguajes, a los cuales he preferido denominarlos metáforas para darles carácter simbólico, integrador y universal. En el estado primordial del ser se encuentra el denominado psicoide, término rescatado por Jung para describir a la condición que no es ni psíquica ni física y que precede a cualquier manifestación. El término es “…. un concepto aplicable virtualmente a cualquier arquetipo, expresa esencialmente la desconocida pero experienciable conexión entre la psique y la materia” (Sharp 1991)26

Así conceptualizado, podemos entender que la emoción, las pasiones, los conflictos, poseen un substrato común y pueden tener diferentes vías para manifestarse. Dependerá de la condición de cada quien, de la cultura, de la educación, de los mitos y costumbres, de los prejuicios, etc., que ellos encuentren la ruta mas fácil y expedita para su emergencia. En la antigua medicina francesa se hablaba del “Locus minoris resistenteae” para explicar la razón por la cual algunas personas tenían una mayor predisposición a expresar su sufrimiento vía un determinado sistema u órgano; así como la existencia de familias, y aún poblaciones, en las cuales predominaba una forma de enfermar.

Cuando un individuo consulta, siempre se ha de considerar que sufre. De tal forma que ante el paciente debemos adoptar una posición abierta y cóncava, de comprensión y aceptación, en la cual no se sienta juzgado y pueda depositar en el médico su queja, su angustia, sus temores y esperanzas.
Evaluación e Historia Clínica:

En toda evaluación los signos y síntomas que vemos, se expresarán en:

  1. El Corte Transversal, este es la fotografía inmediata, el aquí y ahora de la persona. En las:

  1. Metáforas Biológicas:

    1. Intracelulares

    2. Intercelulares

    3. Sistémicas

    4. Anatómicas

    5. Fisiológicas

  2. Metáforas Mentales

    1. Pensamiento

    2. Sensación y percepción

    3. Atención y concentración

    4. Inteligencia

    5. Orientación

    6. Memoria

    7. Juicio de realidad

    8. Capacidad de reflexión

    9. Dependencia y libertad

    10. Responsabilidad

    11. Voluntad

  3. Metáforas Emocionales

    1. Emociones.

      1. Angustia o ansiedad

      2. Miedo

      3. Rabia

      4. Amor

      5. Dolor

    2. Quejas

    3. Sentimientos

    4. Pasiones

  4. Metáforas Conductuales

    1. Motora

    2. Trastornos del comportamiento

    3. Hábitos y adicciones

    4. Costumbres y rituales


II. Corte Longitudinal de la Entrevista

El ser humano no es solo el instante, es también la consecuencia de una historia y, como Jano27, tiene dos caras una que mira hacia el pasado y otra que mira hacia el futuro. Ello le otorga continuidad y sentido a su existencia, Así la patología o sanidad de una persona tiene se expresión en los lenguajes de:

  1. La historia o biopatografía. Donde conocemos de la vida y de quien nos consulta:

    1. Embarazo y parto

    2. Primera infancia

    3. Desarrollo

    4. Relación con los padres y personas significativas

    5. Escolaridad

    6. Desempeño, etc.

  2. Las expectativas de vida futura

    1. Proyectos y planes

    2. Adecuación entre capacidades y expectativas

    3. Tolerancia a la frustración y persistencia.

    4. Relación entre optimismo y pesimismo

  3. Historia genética

    1. Herencia

    2. Historia familiar

    3. Patografía familiar

  4. Sentido de trascendencia

    1. Sentido de trascendencia vital (vertical), es decir, la vida con significado el cual se extiende mas allá de la muerte física (religioso, histórico, filosófico, familiar, genético, etc.)

    2. Sentido de trascendencia social, es decir la necesidad de los seres humanos de:

      1. Alteridad y mutualidad, el reconocimiento del otro (otros) como igual y diferente

      2. Necesidad de trasmitir y compartir

      3. Ser responsables por sus actos

      4. Conciencia etológica y ambiental

      5. Creatividad

      6. Capacidad de auto y heterocrítica



Conclusión


Deseo concluir con algunas reflexiones:

La energía vital es una y limitada, el organismo puede disponer de ella y se constituye en una suerte de sistema de vasos comunicantes. La armonía y el juego de la homeostasis requieren que las vías de expresión mencionadas arriba, tanto las del corte transversal como las pertinentes al longitudinal, estén abiertas, cualquier alteración u obstrucción en una de ellas provoca el desequilibrio y compensación por caminos alternos. Así, por ejemplo: se ha demostrado que los pacientes mentales sufren muy poco de enfermedades somáticas y viceversa. Los estudios de Rísquez y López Herrera28 con enfermos cancerosos confirman esta tesis ya que estos pacientes, en forma significativa, muestran gran coherencia psicológica; igualmente los estudios de Víctor Franckl, ya citados, demuestran que aquellas persona con planes y expectativas futuras se recuperan mejor y sufren menos de enfermedades somáticas y psíquicas después de sufrir traumas importantes. Lo mismo se puede afirmar de aquellos cuyo nacimiento y educación hayan estado signados por una familia y desarrollo consistente. Así mismo los estudios genéticos han demostrado que hay familias mas sanas y longevas y las recientes investigaciones sobre el genoma humano nos permiten esperar que pronto podremos prever y prevenir las patologías inscritas en él (Bello, Alexis, 2002).29

El ser humano debe cumplir y ser consciente de su destino, cualquier alteración que, por exceso o defecto, ocurra en su devenir dan origen a desestructuración y, en último término, a enfermedad, esta es la alerta del organismo para que se corrijan las faltas o trasgresiones. Siguiendo a Selye, Whitmont30, Rísquez 31y Vethencourt,32 entre otros, podemos afirmar que un adecuado nivel de insatisfacción es imprescindible para la vida, él es el estímulo para el crecimiento y el desarrollo.

Por último, Cualquier alteración en el proceso normal de existir; nacer crecer, reproducirse y morir, se constituye en una trasgresión, así:

Todo ser tiene necesariamente que nacer para existir

Debe crecer, los traumas y accidentes vitales pueden entorpecer su desarrollo sin embargo, evitarlos puede ser también dañino ya que el fracaso y las limitaciones son estímulos para el crecimiento y nos dan sentido de realidad.

Debe reproducirse, es decir, tener sentido de trascendencia la cual se manifiesta en la paternidad y maternidad conscientes y en la interacción responsable, creativa y crítica con la alteridad y con el entorno

Debe poder aceptar su capacidad de enfermar y morir como parte de la existencia, la prolongación de la vida mas allá de límites es una labor titánica y de poder que trasciende y vulnera al acto médico, cuya primera función es no hacer daño.



1 Memories. Dreams and Reflections’ Vintage Books April 1989. copyright 1961, 1962, 1963 by Random House Inc.

2 Himiob, Gonzalo, Conferencia “Las Metáforas de Sufrimiento. 1999,

3 Freud Sigmund, Obras Completas Traducción de Luis López-Ballester os y De Torres, Editorial Biblioteca Nueva Madrid, 1948

4 Freud Sigmund, Op. cit “La Sexualidad Infantil” 1902

5 Freud Sigmund Op. cit “Tótem y Tabú”

6 Jung. Carl Gustav Collected Works (CW Vol 8 par.263-282), Bollingen series XX, Princenton University Press, New Jersey USA Segunda edición, cuarta impresión de 1977

7 Jung, Carl G. Op.cit Vol 9 “The Archetypes and The Collective Unconscious”

8 Maeterlinck, Maurice, Premio Nobel de Literatura, nación en Bélgica y vivió desde 1862 1l 1949. perteneció a la escuela simbolista. Su obra mas famosa es “Ela Pájaro Azul” (1909) Llevada al Teatro por Kinstatin Satalivnasky

9 Jung. C.G. Op.Cit.

10 Vetehencourt, José Luis “Lo Psicológico y la Enfermedad” Caracas 1977

11 Lían Entralgo, Pedro “Antropología Médica’ Salvat, 1977

12 Lían Entralgo, Pedro Op. Cit.

13 Levy-Brühl, Lucien: “How natives think” Londres 1926 traducción de “Les Fonctions mentales dans les soeciétés inférieures” por Lilian A. Clare


14 Selye, Hanz. ‘The Stress of Life’ revised edition, New York: MacGraw Hill 1978.

15 Frankl, Victor “Man’s Search for Meaning” New York, Washington Square press 1959-1963.

16 Laín Entralgo, Pedro, Op. Cit. Pag 199

17 Diccionario de la Lengua de la Real Academia Española XXI edición 1992 (DRAE)

18 Nietzshe, Frederich, “Así Hablaba Zarathustra” Editorial Errebar 2000.

19 Darwin, Charles, “El Origen de las Especies” Ed. Edicomunicación. 2001

20 DRAE. Op. Cit.

21 DRAE, op, cit

22 Jung. C.G. CW 9.i pars 489-524 Op.Cit.

23 Whitmont, Edward C. “The Alchemy of Healing” North Atlantic Books Berkeley, California 1993

24 Vethecourt, José Luis Op. Cit.

25 Himiob, G. Las Metáforas del Sufrimiento, Op. Cit. El sub-rayado es del autor

26 Sharp, Daryl “C.G. Jung Lexicon” Inner City Books, Toronto, Canada 1991

 Esto es cierto aún en el caso de la simulación ya que ella representa un trastorno en el cual la persona no es capaz de responsabilizarse y ser autónomo, buscando en la picaresca la solución a un conflicto (desarrollar este tema trasciende los límites del presente trabajo) y es una manifestación de un trastorno que se expresa en la conducta.


27 Dios Romano, sin equivalentes griegos, que cuidaba los portales y tenía dos caras una que veía hacia adentro y otra hacia fuera. Significaba así mismo la doble visión del ser humano hacia el pasado y hacia el futuro. World Mythology Ed. Por Roy Willis, Joseph Campbell Foundation Londres 1993, pag 168

28 Ríaquez, Fernando y López Herrera, Lisandro. “Psiquiatría y Cáncer. Un nuevo enfoque basado en el estudio del sufrimiento.” Acta Oncológica Venezolana # 13 Pags. 5-20; 1980

29 Bello, Alexis, Genoma Humano, conferencia dictada en el Centro de Estudios Junguianos de Caracas en el año 2002

30 Whimont, E. Op. Cit

31 Rísquez, Fernando, Conceptos d Psicodinamia, Caracas Monte Avila editores

32 Vethencourt, J. L. Op. Cit


similar:

Salud, Sufrimiento y Enfermedad Por Dr. Gonzalo Himiob Introducción iconEste articulo profundiza en el concepto de Salud /enfermedad y los determinantes de salud

Salud, Sufrimiento y Enfermedad Por Dr. Gonzalo Himiob Introducción iconLa salud y los determinantes del proceso salud-enfermedad

Salud, Sufrimiento y Enfermedad Por Dr. Gonzalo Himiob Introducción iconInvestigar e intervenir en salud mental tendiendo a la desmedicalización...

Salud, Sufrimiento y Enfermedad Por Dr. Gonzalo Himiob Introducción iconAula 1 Química. Campus Libertad. Av Libertad 5470. Corrientes
«sin carga», entendiéndose por carga un impuesto, ley o enfermedad. Se dice que aquellos individuos que no sucumben ante la enfermedad...

Salud, Sufrimiento y Enfermedad Por Dr. Gonzalo Himiob Introducción icon1. salud y trabajo introducción Concepto de salud Relación ambiente-salud en el trabajo

Salud, Sufrimiento y Enfermedad Por Dr. Gonzalo Himiob Introducción icon© Gonzalo Díaz Migoyo 2012

Salud, Sufrimiento y Enfermedad Por Dr. Gonzalo Himiob Introducción iconSalud, enfermedad y desarrollo socioeconómico

Salud, Sufrimiento y Enfermedad Por Dr. Gonzalo Himiob Introducción iconLa salud y la enfermedad tienen su historia

Salud, Sufrimiento y Enfermedad Por Dr. Gonzalo Himiob Introducción iconLa salud enfermedad como proceso social

Salud, Sufrimiento y Enfermedad Por Dr. Gonzalo Himiob Introducción iconLa salud enfermedad como proceso social




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com