Bibliografía básica: Historia general de la Pedagogía17ava Edición. Editorial Porrúa, S. A. 1981. Autor: Larroyo




descargar 0.98 Mb.
títuloBibliografía básica: Historia general de la Pedagogía17ava Edición. Editorial Porrúa, S. A. 1981. Autor: Larroyo
página10/24
fecha de publicación20.01.2016
tamaño0.98 Mb.
tipoBibliografía
b.se-todo.com > Historia > Bibliografía
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   24

CAPITULO 11: PENSADORES IMPORTANTES EN EL SIGLO XVIII

Juan Bernardo Basedow (1724 -1790) es considerado fundador del movimiento, el filántropo mismo. Nació en Hamburgo el mismo año que Kant. Bajo la influencia del Emilio se consagró desde 1767 a la pedagogía. Mientras redactaba la "Obra Elemental" tuvo Basedow la oportunidad de hacer una experiencia real de su pensamiento en cuestiones de educación. Fundando una institución educativa que pondría en práctica la reforma (la Escuela de la Filantropía). Y con este tipo de obras su fama fue creciendo en muchos países de Europa. Aunque sólo le sobrevivieron tres años posteriores a su muerte (el murió en 1790 en Mandeburgo).

La filantropía en sus últimos años recibió la positiva influencia de Pestalozzi, quien desde 1768 había iniciado una reforma educativa en Neuhof. Influyendo a los discípulos de Basedow. Por lo que la educación filantrópica es considerada una síntesis de la doctrina de Rousseau y de Pestalozzi.

La pedagogía del filántropo mismo tuvo prestigiosos continuadores acreditados por pensadores como Kant, Lessing, Euler, Oberlin.

En varios lugares es aceptado el movimiento filantrópico, por ejemplo, una vez terminada La Guerra de los Siete Años (1763) pudo el monarca prusiano, en su plan general de reconstrucción nacional, proseguir la obra educativa iniciada por su padre. Y ordenó a sus ministros que proclamaran una ley escolar en cuyo principio se estableciera la enseñanza como obligatoria así como mejorar también la preparación y las condiciones económicas de los maestros de escuela, fundando una escuela normal.

Por su parte Francia, en vísperas de la Revolución, reclaman en boca de los teóricos y políticos una reforma social para la educación. Proclaman que la instrucción pública concierne a lo civil y que es "obra del Gobierno", según lo expresa Voltaire. Se quiere sustituir con maestros laicos a los maestros religiosos y levantar escuelas civiles sobre las decadentes escuelas monacales. Se piden maestros ciudadanos. Y se rebelan contra los receptores que ya sea por intereses propios o por principios religiosos, se debe a una patria sobrenatural en vez de una patria humana. La Cholatais (1701 -1785) escribe: "No pretendo excluir a los eclesiásticos, pero reclamo, en cambio, la designación de seculares. Pretendo reivindicar para la nación, una educación que no dependan sino del Estado, puesto que le pertenece esencialmente; porque toda la nación tiene el derecho inalienable e imprescindible de instruir a sus miembros, y por qué, en fin, los niños del Estado deben ser educados miembros del Estado" (Ensayo de la Educación Nacional, secularización de la enseñanza).

Turgot (1727 -1781) llega a pedir un órgano político, un Consejo de Instrucción Pública, que se ocupe de organizar una enseñanza cívica y nacional.

Otros filósofos del siglo XVIII conceden mucha importancia a los problemas de la educación. Y en relación a Rusia, Diderot (1713 -1784), en su obra llamada Plan de una Universidad rusa, que había redactado por encargo de Catalina II. Establece que la educación es imprescindible al pueblo y que desde el primer ministro hasta el último campesino deben poseer las luces de la instrucción elemental. Por lo tanto, la escuela debe de ser pública y gratuita. Y las personas encargadas de impartir la enseñanza han de ser muy bien remunerada. Diderot tiene su fe en la ciencia y la civilización. Y además se pone a favor de la enseñanza técnica, convirtiéndose así, también, en un poderoso orientador para Francia.

Fue en esta misma época que Esteban de Condillac (1715 -1780) dar a conocer su doctrina del sensismo (Tratado de las sensaciones), según la cual, la fuente del conocimiento es la sensación. Condillac visualiza esta idea con estatua de un hombre cubierto de mármol cuyas roturas sucesivas dan lugar a las sensaciones que van construyendo toda la vida psíquica. La educación, escribe en su Curso de estudio, ha de activar el intelecto para recorrer el saber adquirido por lo humanidad.

Hacia 1740, en París, se funda la primera Escuela de Artes y Oficio, la cual recibe la autorización oficial en 1762, debido a sus buenos resultados. Por su parte, Alemania establece en Praga la primera institución de este tipo, la cual con el tiempo tuvo un carácter de escuela politécnica. Desde entonces, las escuelas de artes comenzaron a difundirse por diversos países.

El suizo Felipe Manuel Fellenberg (1771 -1844) se convierte en educador acerca de la naturaleza y enseñanza del trabajo manual industrializado y explica el que esta enseñanza técnico -manual debe extenderse a la enseñanza agrícola. Asegura que "el hombre debe servirse de las actividades de las máquinas y también de los animales".

Fellenberg pudo crear planteles en donde realizó sus ideas de forma práctica. Y que se convirtieron con el tiempo en instituciones modelo en Europa y América. El resultado positivo se debió principalmente a que había un carácter productivo debido a estas escuelas. De tal forma que la reforma de los procedimientos agrícolas permitieron duplicar o aún triplicar, los rendimientos.

En España, la educación pública, tiene su origen definitivo en este siglo, debido principalmente a una política de tipo liberal muy ambiciosa, dentro del reinado de Carlos III (1716 -1788). Además de la instrucción mejorara en hacienda, comercio, industria, jurisprudencia, artes, etc. Carlos III se une a la hostilidad, difundida en Europa desde mediados del siglo XVIII, contra la Compañía de Jesús. Muchos hombres de reconocido mérito ayudaron a que se cumplieran los planes y realizaciones del monarca. Muerto Carlos III, en España la educación comenzó a tener cierta decadencia.


CAPITULO 12: AMÉRICA, EN EL SIGLO XVIII

En América, en el siglo XVIII se emprenden campaña de castellanización en favor de los indígenas, se moderniza la enseñanza superior y se fundan los primeros establecimientos laicos (escuela de minería, de náutica, de arquitectura; jardines botánicos, observatorios astronómicos, museos, etc.).

Durante el siglo XVI, América tuvo cuatro universidades: la de Santo Domingo, fundada en 1538, la de México y la de Lima, creada en 1551, la de Santafé de Bogotá, en 1573.

Para fines del siglo XVIII se crearon 13 universidades más, entre ellas: la de Córdoba del Tucumán, en 1613; la de la Plata, en 1623; la de Guatemala, en 1675; la de Cusco, en 1692; la de Caracas, en 1721; la de Santiago de Chile, en 1738; la de la Habana, en 1782, y la de Quito, en 1791.

Además de las universidades, se instituyeron colegios mayores, dedicados a la enseñanza secundaria y superior, casi siempre consagrada a la preparación de clérigos.

Las universidades americanas gozaban de una doble carta de fundación (regia y Pontificia), donde las enseñanzas impartidas comprendían las ramas clásicas medievales: filosofía, teología, derecho y medicina. Y los alumnos obtenían allí grado de bachiller, licenciado y doctor. Los profesores eran eminencias, muchas veces conocidos internacionalmente y que ejercieron en universidades europeas.

Con las relaciones internacionales dentro de la vida académica se nutrieron los centros intelectuales de América, y esta modernización se inició en los dominios de la filosofía. Hay una franca rebeldía contra Aristóteles y la escolástica, principalmente en algunos lugares de Sudamérica. Incluso dentro del propio seno de las instituciones eclesiásticas, se busca un entendimiento entre Descartes y la escolástica. También se busca conciliación con la nueva ciencia experimental. Son conocidos Copérnico, Kepler, Galileo y Newton.

También se consideró con seriedad la educación técnica, se ha manual, elemental o superior. Hubo crecimiento en la minería, la agricultura, el comercio y la pequeña industria. Por ejemplo, en Santiago de Chile el ilustre maestro don Manuel de Salas se crea La Real Academia de San Luis. Esta Academia abrió sus aulas en 1797 y tuvo un gran desarrollo: una biblioteca especializada, tormentos científicos, microscopio, laboratorio mineralógico su cátedra de dibujo. Todo para formar expertos en la industria y comercio.

También tenemos instituciones como el Gabinete de Historia Natural, de Río de Janeiro, en 1784; la Escuela de Náutica, de Buenos Aires, en 1799; el Observatorio Astronómico de Bogotá, también en 1799; y el Jardín botánico de Guatemala, en 1796. Y habría que mencionar a las escuelas de minería en América, creadas en esta época, aproximadamente. La de México, llegó a tener influencia internacional. El rey Carlos III decretó su creación en 1783.

Algunas instituciones docentes ya no nacen bajo la iniciativa del clero, sino bajo la tutela del Estado, o la iniciativa privada. Tal es el caso de las escuelas de minería, los establecimientos para cultivar la plástica y otros la imprenta vino a servir de mucho para modernizar la enseñanza. A esto ayudó mucho la política liberal de Carlos III, opuesta a una legislación restrictiva de imprenta. Despertando el deseo de instruir y la avidez por los libros. Ya en las ciudades importantes de los virreinatos, circulaban publicaciones periódicas dedicadas al estudio de la historia y las ciencias. Entonces se creó un órgano de ilustración: la prensa periódica. En la Nueva Granada se editó en 1785, la Gaceta de Santa Fe; en Perú en 1790, el Diario erudito económico y comercial; en 1791 aparece "el Mercurio peruano de historia", literatura y noticias públicas, etc. En la nueva España en que tiene su origen el periodismo en el siglo XVII, aparecen las "Hojas volantes" publicadas en 1722, también La Gaceta de México; y en 1740, "el Mercurio Volante".
NORTEAMÉRICA EN EL SIGLO XVIII

En el norte donde como dijimos, la guerra de independencia de los Estados Unidos de América, se prolongó por nueve años (1774 -1783), después de la guerra a las colonias intentaban la unidad política. Hubo un pequeño periodo de confusión entre el término de la guerra de independencia y la promulgación de la nueva Constitución (1787), pero finalmente, triunfa la forma federalista del gobierno.

La educación quedó al cuidado de los Estados particulares. Los poderes federales buscaron por todos los caminos promover la enseñanza ocular. Ya Washington decía en 1790, al Congreso: "No estoy menos persuadido de que convendrán conmigo en que nada puede merecer mejor vuestro patronato que la promoción de la ciencia y la literatura. El conocimiento es en todo país la base más segura de la felicidad pública. En aquellos en los que las medidas del gobierno reciben su impresión tan inmediatamente del sentido de la comunidad, como ocurre en el nuestro, es proporcionalmente esencial". Algo similar opinaba el presidente Adams y posteriormente, Tomás Jefferson, presidente de la Unión por dos periodos, sin llegó a entrever un vínculo entre lo nacional e internacional, basado en la convivencia humana. Escribe: "Yo considero, la difusión de la luz y la educación, como el recurso principal para mejorar la condición, promover la virtud y procurar la felicidad del hombre. Y yo confío en el presente espíritu de extender a las grandes masas de la humanidad las bendiciones del educación, y veo en el un impulso de gran progreso en la felicidad de la raza humana, progreso que puede alcanzar 1° indefinido, aunque no finito. Un sistema de instrucción popular que comprenda a todos los ciudadanos será el último, como ha sido el primero, de los asuntos públicos a que consagre todo mi interés. Démosle en cualquier forma, y recibiremos la gracia de la juventud y las bendiciones de la vejez, que no puede prestar otros servicios que el de rogar por la prosperidad de su país y bendecir a los que la promueven".

De esta manera la legislación se preocupaba por la educación para que fuera popular y pública. "Popular" en tanto que el pueblo entero debía y podía disfrutar de ella, "pública", en la medida en que los diversos Estados y las autoridades federales la asumían. Y ya dentro del periodo revolucionario, Pennsylvania y Massachusetts, primero y otros Estados, después, crearon oficinas encargadas de la educación pública, en cumplimiento de normas contenidas en sus constituciones propias.

En fin, la educación fue considerada como una necesidad para la seguridad republicana. En 1785 el Congreso Confederacional vota una ordenanza encaminada a proteger económicamente la educación popular.

La educación secundaria en Norteamérica, en un principio, la suministraron las escuelas de latín (Latín grammar schools). Algunas eran públicas y otras privadas. La enseñanza de la lengua latina era el decisivo objetivo: leer, traducir y escribir en latín, el latín de Cicerón. Pero enseguida había de surgir la academia americana en lugares como Boston, Nueva York, Filadelfia y Charleston. Muchas materias prácticas sustituyeron el aprendizaje de latín pero no el de lenguas vivas como el francés, alemán, español, italiano. En un principio estas instituciones no eran conocidas como academias sino que llevaban el nombre de "private school in de city".

Mientras que la academia inglesa continuaba vinculada al clero y sus materias comprendían enseñanza religiosa, la academia americana no tiene vínculos con la Iglesia, en sus enseñanzas. Y además, admitía señoritas.

La escuela de latín pertenece al periodo pre -revolucionario (1600 -1750). Pero después de la guerra civil de secesión, preponderan las high school. Y ya del año 1751 a 1870 son más importantes las academias. Todo esto facilitó la fundación de las universidades. Por ejemplo, la Universidad de Harvard, la más antigua institución de enseñanza superior en Estados Unidos, en su origen fue sólo un college al fundarse.

Las universidades llegaron a romper la tradición de las universidades europeas, de modo que estas universidades americanas, en Estados Unidos, ya en el siglo XVIII, acogían toda clase de estudios superiores. Y comienzan a adquirir su matiz americano los grados de máster y doctor. Muchos escritores aseguraban que la escuela pública es la mejor vía para preservar la libertad y la participación del ciudadano en la vida colectiva. Se reconocía que todos los niños deben tener las mismas oportunidades en un sistema de escuelas públicas. Lo mismo los niños de la ciudad que los del campo.

Algunos propusieron la creación de un departamento común de educación, a fin de uniformar la enseñanza en todo el país.
Demócrito establece que la humanidad lo que busca es la resignación de la necesidad reconocida; para Platón, se basa en los ideales de la cultura; para Aristóteles, la contemplación del propio conocimiento; para Plotino, la exaltación mística de la belleza, para la Stoa, el equilibrio del dominio propio; para los escépticos, la abstención del juicio. Todos son conceptos del ideal humano y la más apropiada para occidente fue la concepción que se adjudica a Platón: los ideales de la cultura.

En el siglo XVIII, el ideal de la humanidad ya no sólo se refiere a la humanitas de los romanos y del Renacimiento, sino que ahora adquiere un sentido más mundano, es decir, práctico. Se busca una educación que ponga en armonía cuerpo y espíritu y que desenvuelva a la persona humana en todas sus posibilidades. Por supuesto divorciado de las tradiciones antiguas.

El bienestar individual es lo secundario en tanto que se aspira al hombre como ser sociable. La acción significa decidirse a hacer algo pensando en el servicio que puede significar tal conducta para la nación, el Estado, la comunidad, la humanidad en general (humanismo social).

El fin más elevado del educación es el hombre en la plenitud de estas esencias comunes con los demás hombres, no sólo el hombre como miembro de cierta clase social o especializado en cierta protección parte la. También es necesaria entonces la educación propia de la Revolución. En donde todo humano participa de la política. Éste es el neo humanismo que da vida a todas las áreas de la cultura histórica occidental. Y es con Pestalozzi que penetra esta nueva concepción educativa en el pueblo, hasta darle un carácter social como doctrina y extenderla a la educación de los dementes, de los ciegos y de los sordomudos en el área de la pedagogía del cuidado social. Se habla entonces de una nueva forma de tradicionalismo, de nuevas órdenes y congregaciones docentes.
FRANCIA EN EL SIGLO XVIII Y XIX

A fines del siglo XVIII Francia defendía el antiguo régimen, fundado sobre viejas instituciones. Pero ya era insostenible por ser contrario a la razón y a la humanidad. En política imperaba el absolutismo monárquico, en economía las malas finanzas y las cargas fiscales para el pueblo; en la administración había injusticia debido al desorden al aplicar las leyes; y por supuesto, en la vida social imperaba la desigualdad enorme entre las clases sociales y los privilegios de la nobleza. Pero ya se conocían las ideas reformistas debido a la independencia de Norteamérica. Y la revolución francesa amenazaba con comenzar desde que el rey Luis XVI tratando de resolver sus urgencias económicas, convocó a los Estados Generales (Asamblea formada por diputados del clero, de la nobleza y del pueblo) para ser elegidos. En las deliberaciones el tercer estado (popular) rechazó la división del pueblo en tres clases y como esto no fue aceptado por el clero y la nobleza, se declaró por sí mismo a la Asamblea Nacional, como representante del pueblo mismo (17 junio 1789). A este hecho siguió la toma de la bastilla (14 julio) y la memorable sesión de la noche del 4 agosto en que fueron abolidos los derechos feudales. La Asamblea Nacional revisó y transformó la administración de justicia, la hacienda, la relaciones del Estado con el clero, culminando con la redacción de la Constitución de 1791. Ya en 1789 había votado la Asamblea la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, proclamando la igualdad civil y política de todos los ciudadanos y la libertad de culto, de prensa, de trabajo tal declaración, llamada Los Principio del 89, consagran el lema de la Revolución: "libertad, igualdad, fraternidad".
"Los hombres nacen y mueren libres e iguales en derechos.

"Los derechos son la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión. La libertad consiste en hacer cuanto no perjudica a los demás.

"El principio de toda soberanía reside en la nación.

"La ley es la expresión de sobre la voluntad general. Todos los ciudadanos tienen derecho para contribuir, personalmente o por medio de sus representantes, a su formación. La Ley debe ser la misma para todos.

"Como todos los ciudadanos son iguales ante ella, todos son admisibles a las dignidades y empleos públicos, con arreglo a sus talentos.

"Ningún hombre puede ser acusado, preso o detenido más que en casos determinados por la ley, y con sujeción a las fórmulas prescritas en ella.

"Nadie debe ser molestado por sus opiniones, sin excluir las religiosas, con tal de que su manifestación no perturbe el orden público establecido por la ley. Todo ciudadano puede hablar, escribir e imprimir libremente.

"La contribución común debe ser repartida igualmente entre todos los ciudadanos, según sus medios.

"Siendo la propiedad un derecho inviolable y sagrado, nadie puede ser despojado de ella, a menos de que la necesidad pública legalmente probada la exija evidentemente y esto bajo la condición de justa y previa indemnización".
Concluidos los trabajos de la Asamblea Constituyente, conforme a las prescripciones de la Constitución de 1791, se designaron los miembros de la Asamblea Legislativa, que gobernaron al país conjuntamente con el rey. La nueva cámara elaboró muchas leyes radicales a las que se opusieron los nobles y los clérigos. La mayoría emigraron al extranjero y comenzaron a conspirar contra el nuevo gobierno. El rey mismo oponía resistencia a los acuerdos de la Asamblea, aunque inútilmente. Mientras tanto los prusianos y los enemigos de la Revolución, marchaban sobre la frontera francesa. Y a Austria declara la guerra el 20 abril 1792. Todo lo cual trae consigo la caída de la monarquía para el 10 agosto. Entonces la Asamblea Legislativa cede su lugar a "La Convención", como un nuevo organismo el mismo día en que los voluntarios franceses detenían en Valmy, la invasión prusiana. Entonces se celebra tanto la apertura de la Convención y la proclamación de la República.

La rivalidad entre girondinos y montañeses, llevan a la guillotina al rey (21 enero 1793), y provoca la caída de la Girnonda. Luego ante el peligro de la guerra extranjera y la interrupción de los realistas enVendee, hay una defensa violenta y se desata la época del terror y la dictadura moral de Robespierre. La guillotina funcionó permanentemente en París y en la provincia. Pero después de la condena a muerte de Dantón y Robespierre (27 de julio de 1794), la República es puesta en peligro debido a la enconada lucha entre jacobinos y realistas.

La Asamblea Legislativa y la Convención continuaron, sin embargo, la obra constructiva de la Constituyente. Sin embargo la Convención estableció un nuevo régimen de gobierno republicano menos violento. Se compuso de dos cámaras legislativas: el Senado (Concejo de Ancianos) y la Cámara de los Quinientos. Confió el poder ejecutivo a un Directorio integrado por cinco miembros. El nuevo régimen funcionó de 1795 a 1799.

Fue la época en que las tropas francesas conquistaron Bélgica y Holanda; Napoleón Bonaparte alcanzó grandes victorias contra los austriacos y otros pueblos. Después del tratado de Campo Fornio, sólo quedaba Inglaterra como potencia europea. Napoleón hizo contra ella la expedición de Egipto (1798) y obtuvo la gran victoria de la Pirámides. En sus conquistas, los franceses llevaron a todas partes de Europa las ideas democráticas de la Revolución.

Enseguida el general Bonaparte se da el lujo de violar la Constitución; derroca al Directorio mediante el golpe de Estado el 9 noviembre 1799 (18 Brumario). Aspirando a convertirse en emperador. Es la vuelta a la monarquía. Comienza por nombrarse a sí mismo con su orquesta en, después, cónsul vitalicio; emperador de Francia, en 1804. Y con esto Napoleón como emperador reorganiza Francia. Reestablece la paz religiosa mediante el Concordato de 1802. Napoleón se enfrenta a Inglaterra con éxito y deshizo Rusia y Austria en Austerliz (1805). Sólo Inglaterra se mantenía en pie de guerra a pesar del Bloqueo continental decretado por Napoleón, que prohibía residir en Europa cualquier mercancía inglesa. Pero en el fondo la dominación napoleónica era frágil y bastarían dos años para arruinarla. En 1812 será la ruptura con el Zar de Rusia. Bonaparte invade Rusia, sin éxito y en la retirada el ejército francés vive un enorme desastre, debido sobre todo al frío de la región. En 1813 es derrotado en Leipzing. En 1814 abdica y es relegado a la isla de Elba. De la cual se escapa unos meses después para reconquistar el poder por 100 días. Pero nuevamente pierde contra ingleses y prusianos la batalla de Waterloo (1815), y esta vez de forma definitiva.

Los franceses habían dado marcha atrás a la República y entonces el trono fue ocupado por el príncipe Borbón Luis XVIII. Por su parte, en Europa, El Congreso de Viena (1814) se encarga de reorganizar Europa. Francia e duramente castigada, le quitaron todas las conquistas hechas durante la Revolución y pasaron a Prusia, Austria, Rusia e Inglaterra.

A este periodo se le llama de "la restauración" (1815 -1830). Pero ahora el error es de los viejos reyes europeos que al recuperar su trono trataron de restaurar las viejas instituciones políticas, nostálgicos por el pasado consistente en el viejo régimen. Pero la lucha entre absolutistas y constitucionales continuó que daban lugar a dos partidos opuestos, inconciliables: el retrógrado y el liberal. El partido absolutista basa su monarquía en el derecho divino: el rey ha recibido de Dios la facultad de mandar; los habitantes son sus súbditos y deben obedecer (en la teoría del siglo XVII). Por su parte, los liberales, no pasan a defender la idea de la República sino que se atienen al principio de la soberanía de la nación afirmando que: los habitantes son ciudadanos y tienen derecho exclusivo de gobernarse; el príncipe no es más que el servidor de la nación. Pero estas ideas sobre "la soberanía de la nación" le dio un considerable retraso a la idea de la República, ya que "la soberanía de la nación" es una doctrina del gobierno parlamentario inglés, más que de la originalidad francesa.

Los absolutistas en Francia dominaron con Luis XVIII de 1815 a 1824, luego con Carlos X, de 1824, a 1830. Aunque cediendo algunas pretensiones de los liberales. Fue la revolución de 1830 dirigida contra Carlos X y acompañada con agitaciones en casi todos los países de Europa, quien hizo los mayores logros. Sólo el Zar de Rusia, Nicolás I, defendía un gobierno despótico.

Pero el camino hacia la libertad francesa no fue directo, sino que los éxitos liberales favorecieron a la burguesía acomodada. De manera que la burguesía rica era consultada en la solución de los negocios, ya que ellos constituían "el país legal". La lucha se hizo más larga y los oprimidos pedían la rebaja del censo a fin de convertirse en electores para tener derecho a votar y pasar a ser ciudadanos instruidos. Fue la revolución de febrero de 1848, llevada a cabo por el pueblo de París, la que derrocó el ministerio, la monarquía y el régimen parlamentario. Sólo así se llegó a la conquista del sufragio universal.

1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   24

similar:

Bibliografía básica: Historia general de la Pedagogía17ava Edición. Editorial Porrúa, S. A. 1981. Autor: Larroyo iconBibliografía básica: Historia general de la Pedagogía17ava Edición....

Bibliografía básica: Historia general de la Pedagogía17ava Edición. Editorial Porrúa, S. A. 1981. Autor: Larroyo iconEdición Digital reproducida con autorización del autor

Bibliografía básica: Historia general de la Pedagogía17ava Edición. Editorial Porrúa, S. A. 1981. Autor: Larroyo iconPatología estructural y funcional de robbins y cotran. Kumar, Vinar,...

Bibliografía básica: Historia general de la Pedagogía17ava Edición. Editorial Porrúa, S. A. 1981. Autor: Larroyo iconResumen Se plantea un panorama general de los desarrollos recientes...

Bibliografía básica: Historia general de la Pedagogía17ava Edición. Editorial Porrúa, S. A. 1981. Autor: Larroyo iconVegetarianismo puro autor: ildefonso cobo jiménez deposito Legal...

Bibliografía básica: Historia general de la Pedagogía17ava Edición. Editorial Porrúa, S. A. 1981. Autor: Larroyo icon5. bibliografía básica

Bibliografía básica: Historia general de la Pedagogía17ava Edición. Editorial Porrúa, S. A. 1981. Autor: Larroyo iconBibliografía básica

Bibliografía básica: Historia general de la Pedagogía17ava Edición. Editorial Porrúa, S. A. 1981. Autor: Larroyo iconBibliografía básica

Bibliografía básica: Historia general de la Pedagogía17ava Edición. Editorial Porrúa, S. A. 1981. Autor: Larroyo iconBibliografía: Shim y siegel: Dirección financiera, Segunda edición. Caps. 6,7 y 16

Bibliografía básica: Historia general de la Pedagogía17ava Edición. Editorial Porrúa, S. A. 1981. Autor: Larroyo iconBibliografía: audersirk: “Anatomía y fisiológica animal.” Biología 2, sexta edición




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com