Psicoterapia del oprimido




descargar 0.58 Mb.
títuloPsicoterapia del oprimido
página10/19
fecha de publicación27.01.2016
tamaño0.58 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   19

Para ilustrar mejor lo sucedido citaremos un texto de los protagonistas: Hernández Arregui y Jorge Abelardo Ramos:
_ HERNÁNDEZ ARREGUI:

Aquellos desheredados de la tierra estaban allí, con la vieja Argentina, llenando la historia d un día famoso. Fue el 17 de Octubre de 1945. Multitudes grises avanzaban como un torrente de plomo derretido, lentas, graves, concentradas en su destino. Se volcaban por las calles que unían a las barriadas proletarias con la ciudad. Por Montes de Oca, Paseo Colón, Cabildo, Leandro N. Alem, Rivadavia, Las Heras. Desde todos los puntos y desde todos los suburbios, aquella multitud avanzaba pesada, incontenible, inmensa. Las chaquetas de trabajo, brillosas de grasa, los gestos duros y desafiantes. Por primera vez ese pueblo inaudible, amasijado en la tierra y el sufrimiento sin protestar, tomaba en sus manos encalladas la historia y convertía en la presencia cierta de una revolución, que hacía temblar a su paso las avenidas apacibles de la ciudad y los corazones de aquellos que asistían, tras las celosías de los edificios cerrados, al crecimiento de la manifestación gigantesca y silenciosa como una gran amenaza. A caballo unos, en bicicletas o en camiones otros, a pie los más, aquella muchedumbre abigarrada, reconociéndose en la decisión multitudinaria, marchaba como un sonámbulo invulnerable y seguro en una sola dirección”...
_ JORGE ABELARDO RAMOS:

...“ La noche había caído sobre la ciudad y seguían llegando grupos exaltados a la Plaza de Mayo. Jamás se había visto cosa igual excepto cuando los Montoneros de López y Ramírez, de bombacha y cuchillo, ataron sus redomones en la Pirámide de Mayo, aquel día memorable del año 20’. Ni en el entierro de Yrigoyen una manifestación cívica había logrado congregar masas de tal magnitud. Cómo - se preguntaban los figurones de la oligarquía azorados y ensombrecidos - ¿pero es que los obreros no eran estos gremialistas juiciosos que Juan B. Justo había adoctrinado sobre las ventajas de comprar porotos en las cooperativas? ¿De qué abismo surgía esta bestia rugiente, sudorosa, brutal, realista y unánime que hacía temblar la ciudad?”...
También transcribiremos dos declaraciones de la “izquierda culta” de la época, aliada a la oligarquía. Un texto de “La Vanguardia” (23/10/45) expresa:

Cuando un cataclismo social o un estímulo de la policía movilizan las fuerzas latentes del resentimiento, cortan todas las contenciones morales, dan libertad a las potencias incontroladas, la parte del pueblo que vive su resentimiento, y acaso para su resentimiento se desborda en las calles, amenaza, vocifera, atropella, asalta diarios, persigue en su furia demoníaca a los propios adalides permanentes y responsables de su elevación y dignificación... Pero los culpables son los caudillos de la guerra civil que, para lograr el triunfo de sus apetitos y ambiciones, no tienen escrúpulos en azuzar los resentimientos y las fuerzas primitivas de la miseria”...
Y otro órgano oficial del Partido Comunista (“Orientación”) el 24/10/45, expresa:

...” Pero también se ha visto otro espectáculo, el de las hordas de desclasados haciendo de vanguardia del presunto orden peronista. Los pequeños clanes con aspecto de murga que recorrieron la ciudad, no representan ninguna clase de la sociedad argentina. Era el malevaje reclutado por la policía y los funcionarios de la Secretaría de Trabajo y Previsión para amedrentar a la población”...
Estos dos textos de la izquierda gorila merecen un comentario; es notable que todo lo que se dice del peronismo desde la clase media y alta está contaminado de una visión terrorífica e insultante. El proceso de masas del peronismo les debe haber despertado mucho temor pues además de ver peligrar sus privilegios temían la devolución de la agresión histórica pues se sentían cómplices y culpables de las condiciones infrahumanas en que estaba sumido el pueblo de abajo, el pueblo criollo.

El peronismo del 45’ al 55’ está basado en dos sólidos pilares: uno la personalidad carismática de Perón, con su extraordinaria sensibilidad respecto a la cultura popular (sus frases, sus discursos y, especialmente, la personalidad y acción de Evita fueron fundamentales) y otro, el real aumento del nivel de vida del obrero, su protección laboral y las grandes obras públicas de contenido popular.

Luego vamos a transcribir la mayor parte de un discurso clave de Perón: el que pronunció en la concentración de la noche del 17 de Octubre de 1945 desde el balcón de la Casa de Gobierno, que luego fue el modelo de movilización peronista. Pero antes vamos a hacer referencia al enorme plan de obras públicas que fueron los planes quinquenales: durante ellos se construyeron hospitales regionales y enormes barrios obreros; se desarrollaron grandes campañas sanitarias (Plan Carrillo); se puso en vigencia el Estatuto del Peón de Campo, los tribunales de trabajo; se humanizó el régimen carcelario, se construyeron asilos, dispensarios, hogares de tránsito; etc.; se construyó el gasoducto Comodoro Rivadavia- Buenos Aires (2800 Km. de longitud); se nacionalizaron Obras Sanitarias, los ferrocarriles, los teléfonos, los seguros, el gas, el puerto, los servicios eléctricos, se creó la Marina Mercante, el IAPI. Se organizó la enseñanza técnica (universidades obreras, talleres fábricas). Todas estas obras fueron realizadas con un estilo inconfundible: “el estilo peronista” que, como una expresión popular, incluía siempre el diseño, los valores e inquietudes de los desheredados (los humildes, los descamisados, los “grasitas” de Evita). Todo tenía un valor especial: eran “mensajes de amor”; por ejemplo, cuando se repartía para Navidad sidra y pan dulce, no era un acto de beneficencia, nunca se lo podía recibir como una limosna sino que era un regalo de Perón y Evita que valía por la carga de afecto, de amor con que se daba, era un “mensajes de amor”. Esto mismo pasaba con toda la ayuda de la Fundación Eva Perón: era “ayuda solidaria a un compañero en desgracia” y nunca la limosna que degrada porque es mensaje de sometimiento que el pobre debe agradecer al rico, al ladrón de su trabajo (tema que hemos analizado “in- extenso” en el capítulo segundo).

Las arañas “provenzales” y las cortinas con flores en las salas de los hospitales de la Fundación tenían como objetivo, según las propias palabras de Evita, que el compañero enfermo se sintiera como en su casa.

El diseño gráfico peronista estaba también basado en una codificación con alto nivel emotivo: figuras, colores intensos, frases cortas y concretas. El eslogan “Perón cumple – Evita dignifica” da los dos elementos más importantes de la filosofía peronista: primero una actitud hacia la reivindicación de la acción, como oposición a las falsas premisas del palabrerío hueco de Mosca, etc., y luego reemplazar la humillación ancestral por la dignificación. Esto último es para nuestra propuesta terapéutica de fundamental importancia, pues encontramos que el sentimiento de autovaloración (de dignificación) es el cimiento de la identidad es igual a no- psicosis. Por eso para nosotros Evita fue como una gran psicoterapeuta a nivel de las masas desheredadas, que curaba la humillación histórica de la patria bárbara, de la patria criolla. Por que en ese punto psicoterapia y revolución se juntan.

También el peronismo tuvo sus tragedias, donde la dimensión de la muerte estuvo contenida. La trágica muerte de Evita después de un largo sufrimiento fue un punto coyuntural del proceso peronista. Y luego viene la “Revolución Libertadora” de la oligarquía, que comenzó con el feroz e injustificable bombardeo de civiles en Plaza de Mayo.

Existe algo esencial en la principal operación peronista (que es la movilización popular) y es la alegría: la intensa participación corporal, los saltos, los gritos, cantos (un acto peronista siempre se llamó “la fiesta” peronista) y también una intensa actividad creadora en el diseño de carteles, vestimentas y cantos. El acto peronista incluye siempre otras sub- culturas, engloba otros aspectos de la creación popular; el fútbol, las procesiones, el carnaval, etc., donde se junta el ejercicio corporal, el respeto y el amor al líder, y la imaginación creadora y la alegría del carnaval popular.

Como dijimos antes, vamos a transcribir parte del discurso, al que se lo llamó “un pacto de amor entre el pueblo y Perón”: el de la noche del 17 de Octubre de 1945. Y citaremos también párrafos de discursos de Evita para poder hacer luego una comparación con los discursos de los candidatos de la Unión Democrática (en especial el Dr. Enrique Mosca, de la fórmula Tamborini - Mosca) dónde se va a manifestar el distinto tipo de mensaje que dan Perón y Evita respecto a los mensajes de los representantes de la oligarquía. Esta comparación mostrará la enorme distancia entre un estilo de comunicación y el otro:

  1. Perón el 17 de Octubre de 1945:

Esto es el pueblo. Esto es el pueblo sufriente, que representa el dolor de la tierra madre, que hemos de reivindicar. El pueblo es la Patria. Es el mismo pueblo que en esta histórica plaza pidió frente al Congreso que se respetara su voluntad y su derecho. Es el mismo pueblo, que ha de ser inmortal porque no habrá perfidia ni maldad humana que pueda estremecer a este pueblo grandioso en sentimiento y en número. Esta verdadera fiesta de la democracia, representada por un pueblo que marcha ahora también para pedir a sus funcionarios que cumplan con su deber para llegar al derecho del verdadero pueblo”.

Tras una intensa ovación, Perón prosiguió con su arenga:

“Muchas veces he asistido a reuniones de trabajadores. Siempre he tenido una enorme satisfacción; pero desde hoy sentiré un verdadero orgullo de argentino, porque interpreto este movimiento colectivo como el reconocimiento de la conciencia de los trabajadores, que es lo único que puede hacer grande e inmortal a la Patria (aplausos). Hace dos años pedí confianza. Muchas veces me dijeron que ese pueblo a quién yo sacrificara mis horas de día y de noche, había de traicionarme. Que sepan hoy los indignos farsantes que este pueblo no engaña a quién lo ayuda. Por eso, señores, quiero en esta oportunidad, como simple ciudadano, mezclarme en esta masa sudorosa, estrecharlo profundamente con mi corazón como lo podría hacer con mi madre”. En ese instante alguien de la concurrencia le gritó cerca del balcón: “¡Un abrazo para la vieja!”. Y Perón respondió: “Que sea esta unidad indestructible e infinita, para que nuestro pueblo posea no solamente una unidad, sino sepa dignamente defenderla”. (Aplausos prolongados).

Desde el poder Perón les devolvía la imagen al pueblo de trabajo, una imagen por la que los pobres y humillados de la patria eran reconocidos como la base del país. La identificación pueblo- líder llega a ser total cuando Perón dice “mezclarme en esta masa sudorosa y estrecharla profundamente con mi corazón como lo podría hacer con mi madre”...

De los discursos de Evita también vamos a citar párrafos que den una idea de su pensamiento.
“No fueron los ricos ni los poderosos los que comprendieron, sino los humildes. Es que los ricos y los poderosos han de tener el alma cerrada por la avaricia y por el egoísmo, mientras que los humildes duermen al aire libre y sus almas están siempre atentas a todas las clases extraordinarias y ven con los ojos del ama, que ven mucho más lejos”. (Bandera de paz en el mundo 20-2-52).

“Ustedes saben bien que los que hablaban de justicia, que los que hablaban de democracia, que los que hablaban de humanidad, hablan mucho ahora pero con ustedes no se aplicaba. Hablaban de explotación, de humanidad, de ayudar al trabajador, de ayudar a la mujer. Pero ¡pobres las mujeres que trabajan en sus escuelas! Les pagaban treinta o cuarenta pesos por mes”.

Evita percibía al rico desde abajo, quería ser un apasionado puente de Perón con su pueblo.

“Los mediocres son los inventores de las palabras prudencia, exageración, ridiculez y fanatismo. Para ellos el fanatismo es una cosa inconcebible. Toda nueva idea es exagerada. El hombre superior sabe, en cambio, que fanático puede ser un sabio, un héroe, un santo o un genio, y por eso lo admira y también lo acepta y acepta el fanatismo”. (Fanatismo, 29-3-51).

...“ Yo no deseo para el peronismo a los ciudadanos sin mística revolucionaria. Que no se incorporen. Que se queden rezagados si no están convencidos. El que ingrese, que vuelva su cabeza y su corazón sin retaceos para afrontar nuestras luchas, que siempre habrán de terminar en un glorioso 17 de Octubre”. (Ciudadanos sin mística revolucionaria. 17-9-49).

Pasamos ahora a describir como era percibido el proceso de masas que fue el peronismo por las clases medias, por “los democráticos”. Vamos a transcribir párrafos de los discursos del candidato a vicepresidente por la “Unión Democrática” (fórmula Tamborini- Mosca), el Dr. Luis Mosca: Los discursos son en general parecidos y siempre se configuran tres personajes, primero: el de la autodefinición, los radicales, (la gente decente); luego la masa peronista (“las hordas analfabetas y alcoholizadas”); y, por último, el obrero según debía ser para los gobiernos ”democráticos” (es el que “Ansía un constante mejoramiento espiritual y guarda respeto por la propiedad ajena”).

Vamos a transcribir los párrafos que corresponden a las tres imágenes: Primero la imagen de sí mismos, es decir, de quienes componen la Unión Democrática.

“Eminentes personalidades, profesores universitarios y de enseñanza secundaria, maestros primarios, periodistas insospechados, estudiantes, profesionales, industriales, comerciantes, agricultores, ganaderos, obreros independientes, todos animados con el mismo elevado anhelo de ver al país en situación de desenvolverse legalmente para dar solución a sus ingentes problemas internos y asumir sus funciones de responsabilidad suprema en el consenso universal”...

...” Y la hora es propicia para reafirmar la entereza de nuestro ideario insobornable la conciencia, sereno el juicio, preñada de franqueza la palabra y bien alto el concepto de nuestra función rectora en el destino de la limpia argentinidad”...
...” En la vanguardia están dos ejércitos aguerridos y pundonorosos: el de las mujeres, dignas émulas de aquellas leoninas defensoras de nuestras libertades primigenias, y el de esos estudiantes modelados, con esencia de heroísmo, imbatibles custodios de la altivez ciudadana y mártires integérrimos de una doctrina sin mácula”...

Los auto- elogios llegan a ser casi absurdos: “elevado anhelo”, “responsabilidades supremas en el consenso universal”, “entereza de nuestro ideario, insobornable a la conciencia”, “doctrina sin mácula”, etc., y llegan a ser de una inverosimilitud casi infantil si pensamos que toda esta “gente decente” era la que había actuado en el fraude, el acomodo, el crimen político, etc. de la década infame (esto sería lo que en psicología se llama una formación reactiva).

Luego el candidato a Vicepresidente de la coalición anti- peronista, configura a su oponente:

...” Los asaltos vandálicos, las provocaciones de las turbas asalariadas y las explosiones salvajes de las hordas analfabetas y alcoholizadas, no lesionan la magnitud del triunfo porque no puede disminuir la llamarada de la hoguera al resoplido inarmónico de la alimaña embrutecida.

Comparsas regimentadas que en el colmo de su inconsciencia criminal, amparaban sus provocaciones escudadas en los cuerpos de las mujeres y los niños, ofrecían el espectáculo regresivo más vergonzoso de la historia”...

Muy escasa y mezquina en su ambición si se reduce a pregonar su idolatría hacia el mito que lo conturba o hacia el personaje providencial que lo reduce a la condición de lacayo. Muy poca enaltecedora es su gloria si ella se satisface en mostrar su incultura, su fiereza instintiva y su fanatismo subalterno en comparsas bullangueras e indecentes que mueven a lástima, que niegan nuestra cultura y que nos muestran ante las naciones del mundo como un pueblo primitivo, retaceo a las corrientes civilizadoras y propicio a las explosiones de la bajeza moral.

Si comparamos esta verborragia apocalíptica con el concreto discurso de Perón o los de Evita podemos percibir que algo andaba mal en el reloj de la historia de las clases medias, o que su angustia por la coyuntura histórica era muy grande.

Por último, la propuesta de lucha al trabajador, o más bien la imagen de obrero decente que proponían los candidatos “democráticos” (coalición donde estaban no sólo los radicales y conservadores sino también los socialistas y comunistas).

“El hombre de nuestras fábricas, el del riel, el de los talleres, el del surco y el de todas las actividades eficientes de la sociedad, tiene en más alto concepto su reputación y su personalidad, no nació para títere ni siente vocación hacia la payasada. Guarda respeto hacia la propiedad ajena y profesa su veneración generosa para la inalterable bandera de la nacionalidad. Ansía un constante mejoramiento espiritual y material, pero lo busca por el camino sereno y altivo de la demanda mesurada y del fundado razonamiento. Para ese trabajo cuerdo, digno e idóneo, los gobiernos de la pura democracia tendrán siempre lista la legislación justiciera y tendida afectuosamente la mano cordial”.

Esta imagen de trabajador es digna de una lectura escolar, pero realmente suicida para un candidato que debe conseguir los votos de un pueblo hambreado que comenzaba a mover la historia.
2) 2° Época: LA PROSCRIPCIÓN (La “Libertadora”)

1955 a 1972 - Los dieciocho años de ausencia.
Esta es la época de la represión y la sangre. Comienza con los bombardeos de civiles en Plaza de Mayo y continúa con los fusilamientos del levantamiento del general Valle.

Durante este período se reorganiza la resistencia peronista al régimen militar.

El líder lejano se hace presente por delegados o por discos. Es la época de “el avión negro”. Los primeros actos peronistas se permiten en 1963 y 1964 para el 17 de Octubre en Plaza Once, dónde recién se comienza a insinuar la participación de la juventud, de los hijos d quienes hicieron el 17 de 1945. La masa peronista se va reponiendo de la derrota del 55’ y va lentamente ganando combatividad. La masa peronista hace su aprendizaje de pelear a la represión (siempre había sido oficialista, y aún hasta el 17 de Octubre de 1945 tenía a la policía a su favor). La burocracia adulona no tenía ya existencia, pues ser peronista era una vocación peligrosa, una militancia. Recién hacia el año 1968-69 comienza una escalada de violencia revolucionaria que va a terminar por ser intolerable e incontrolable para el régimen militar. El cordobazo y las series de rebeliones populares en Mendoza, Rosario, Gral. Roca, Cipoletti, Malargue, etc. y luego la escalada guerrillera que secuestraba o abatía a los altos jefes del Ejército y la Marina, forzaron al régimen militar a buscar una salida electoral sin proscripciones. Así llegamos al 17 de Noviembre de 1972, fecha en que se abre la tercera etapa, la del regreso de Perón al poder.

1   ...   6   7   8   9   10   11   12   13   ...   19

similar:

Psicoterapia del oprimido icon14. a necessidade da Estética do Oprimido na luta pela Humanização da

Psicoterapia del oprimido iconPostítulo de Psicoterapia Transpersonal

Psicoterapia del oprimido icon1. El problema de la definición de la Psicoterapia

Psicoterapia del oprimido iconManual de psicoterapia cognitiva

Psicoterapia del oprimido iconManual de psicoterapia cognitiva

Psicoterapia del oprimido iconPsicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin

Psicoterapia del oprimido iconLa gestión de las tormentas afectivas en la psicoterapia psicoanalítica...

Psicoterapia del oprimido iconRefugio del desdichado, liberación del prisionero, blando regazo...

Psicoterapia del oprimido iconEl pollo (gallus del del Gallus del ) es un tipo de las aves domesticadas...

Psicoterapia del oprimido iconPanaderia y pasteleria para ser excluidos del iva se requiere de...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com