Psicoterapia del oprimido




descargar 0.58 Mb.
títuloPsicoterapia del oprimido
página15/19
fecha de publicación27.01.2016
tamaño0.58 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   19
ESQUEMA TEÓRICO Y ESQUEMA OPERATIVO

Al esquema o la propuesta conceptual lo hemos desarrollado a lo largo de lo ya escrito. En el capítulo siguiente tratemos de la comunidad de la “Peña Carlos Gardel” vamos a desarrollar más extensamente nuestra propuesta. Ahora tan sólo la sintetizaremos para poder explicar nuestro esquema operativo, o sea la técnica de operación que corresponde a nuestra filosofía de la salud y enfermedad.

Nuestro modelo de psiquiatría popular se discrimina de la siquiatría del Sistema en que:

  1. Resulta de una movilización de las bases: los compañeros internados junto con nosotros van conquistando cada vez más autonomía y autodeterminación.

  2. El replanteo del estilo de comunidad se hace desde y a través de la cultura popular, para lo cual es necesario una intensa labor de rescate de esas formas culturales del pueblo que son sistemáticamente descalificadas y negadas por el régimen del poder.

  3. La meta final de esa movilización de bases a través de la cultura popular está en relación con la terapia y es la redistribución de la locura (y, por lo tanto, de la cordura y la imaginación). Es rectificar el mecanismo por el cual se consagra como “chivos emisarios”, como depositantes de la locura, a quienes se encierra luego en los manicomios, como si de esta manera afuera quedara “la salud mental”.

4) La última propuesta es acerca de la interacción teoría- práctica y pensamos que sólo la realidad concreta, la praxis, puede determinar la validez de una proposición teórica o técnica y, por lo tanto, nuestra hipótesis y lo que luego sucede en la experiencia real deben coincidir. En general estamos en situación de ir de la práctica a la teoría; pues se está intentando un camino nuevo, y esperando que después de dos años de comunidad, el modelo teórico que estamos estructurando sirva para repetir la experiencia en otras situaciones, modificándolo, haciéndolo más completo y, además, sea luego una teoría que realimente la práctica para volver a producir otro modelo teórico y así se continúe el proceso dialéctico entre teoría y práctica.

PUNTOS PARA UNA TÉCNICA OPERATIVA

Sólo por razones didácticas las hemos agrupado en varios puntos son niveles de instrumentación, que deben converger simultáneamente en el tema a analizar.

Análisis del sistema: se trata de percibir y analizar siempre todos los aspectos y niveles del sistema grupal o comunitario en que estamos operando, especialmente la relación entre los mecanismos sociales (ideológicos) y la estructura económica subyace.

Este punto de nuestra técnica operativa exige que se busque en cada aspecto a estudiar la red de relaciones en que esa parte está insertada. Partimos de un esquema global de la realidad estudiable, constituido por un juego de cajas chinas, donde un sistema está contenido en otro y, a su vez, contiene sistemas menores (sub- sistemas). De modo que se deben detectar las relaciones temporales y espaciales que los interconectan, en especial, en especial para encontrar relaciones de contradicción y de complementariedad.

Un ejemplo es lo que Josepf Berke, en estudios hechos con Ronald Laing sobre familias de esquizofrénicos, llama la red familiar que abarca tres generaciones en un corte temporal y comprende tíos, cuñados, etc. en el corte espacial. Esto, dice Berke, nos permite encontrar claves familiares, situaciones críticas en la generación de abuelos, no elaboradas, que hicieron “explosión” en un brote psicótico en la generación de nietos. Es lo que nosotros denominamos “el paquete generacional” que, transmitido familiarmente, a veces hace eclosión después en la generación siguiente, pues los hijos, no lo pueden elaborar y se lo pasan a la otra generación (nietos) sin “desenvolverlo” y, cuando el pobre nieto “lo abre” el monstruo se lo come. En Nueva York realizamos algunos análisis qué, con Ángel Fiasche – un psicoanalista argentino – los efectuábamos en grupos familiares judíos, con un pasado trágico de campos de concentración nazis: sólo se podía explicar la patología actual analizando tres generaciones y tomando el sistema total (Centro- Europa- Brooklyn y padres- tíos- sobrinos- abuelos). Pues el exterminio era, en general, tan masivo que los sobrevivientes de una generación no podían asumirlo pero sí transmitirlo como tarea elaborativa a la generación siguiente.

Como nuestra experiencia parte, para construir su modelo teórico de una realidad muy compleja, ansiógena, y con infinitos niveles de análisis, hemos adoptado como esquema inicial de referencia semántico y guía de campo para comenzar a organizar la selección de datos con que nos “bombardea” la realidad, a la tabla de temas, que ya hemos descripto en capítulos anteriores y que clasifica treinta temas que, a su vez, están referidos a diez temas más generales. Este instrumento es nuestra “caja de disección” para comenzara a discriminar aspectos relevantes, y también actúa como una “radiografía psicológica” que luego nos permite “operar” a nuestro paciente (o sea a la comunidad).

Además, por supuesto, la importancia de este punto exige conectar lo que pasa en un área restringida (por ejemplo en la Peña) con todo el sistema, de explotación, con las angustias ancestrales, los genocidios de indios, la descalificación cultural, la frustración de la generación emigrante, con las otras instituciones represivas, etc. (que es un poco o que hemos ido haciendo a lo largo del recorrido del libro) y compartir la locura injustamente depositada en el paciente. Sólo “metiéndose en el delirio del otro y luego saliendo juntos por donde se pueda” se cumple con una psiquiatría que comprende primero y después ayuda a elaborar (a salir “por donde se pueda”). La propuesta del Sistema es reprimir, cortar, eliminar bruscamente el delirio (esto es tan injusto y estúpido como si un mecánico, cuando un motor falla, lo encerrara en el taller en vez de desarmarlo y repararlo).

Yo creo que este encuadre técnico puede ser percibido claramente a partir de una maniobra terapéutica de Pichon Riviere: el paciente estaba en brote, y recostado en el diván, alucinaba que estaba acostado en las vías del ferrocarril y el tren se acercaba, lo percibía cada vez más cerca... ya lo estaba por atropellar y la angustia era cada vez más grande cuando de pronto, Pichon rápidamente se acostó al lado de él, lo abrazó y, sacándolo del diván, le gritó... “¡¡rajemos que nos agarra!!”. Si analizamos esta arriesgada maniobra terapéutica veremos que se cumple con las dos partes de este punto: “introducirse ene el delirio del paciente y luego salir juntos”. En este caso Pichon empleó una maniobra corporal, actuada, que le permitió un mensaje a un nivel sumamente primario y concreto.

Para introducirse en el delirio es necesario una buena instrumentación de la disociación; el terapeuta debe saber bien cuales son sus partes locas y sus partes sanas. Tenerlas bien discriminadas para evitar una identificación masiva que luego no le permita salir.

El efecto terapéutico fundamental de este “meterse” a ver al mundo como el paciente lo ve, radica en que, el que se siente espontáneamente solo, porque nadie comparte su delirio, siente que tiene justamente alguien “al lado” que de algún modo lo comparte y le disminuye la angustia de soledad psicótica. Esto puede llevar a un primer paso: disminuir la angustia de abandono y puede llevar a otra etapa a disminuir su delirio que, como el huevo y la gallina, era el que aumentaba el sentimiento de soledad total. Por otro lado, compartir, redistribuye y, por lo tanto, devuelve contenidos locos proyectados en el paciente.

Respecto al uso de estrategias que condicionan situaciones de interpretación paradojales, es una consecuencia de utilizar la naturaleza dialéctica, contradictoria y paradojal de los procesos psicóticos. A veces es la única manera de hacer el viaje “de vuelta” con el esquizofrénico, pues los mensajes racionales y adaptativos van a ser percibidos como extraños o agresivos por lo cual el paciente, como intentos de violentar su yo fracturado. Nosotros hemos mencionado a quien ha llegado a desarrollar una técnica original: es el americano Jay Haley del equipo de G. Batenson.

Del libro “Estrategias en Psicoterapia” se puede extraer todo un arsenal pesado de técnicas terapéuticas paradojales. Aunque como le pasa a gran parte de los investigadores americanos, tiene un déficit en su esquema que sólo se puede explicar porque implícitamente participan las ideologías del sistema sobre- desarrollado al que pertenecen.

Nosotros utilizamos la imagen de la “carambola” del juego de billar, para ubicar esta técnica: aparentemente se impulsa la bola en sentido contrario a la que debe golpear pero, por el giro y ángulo de las bandas termina (desde otra dirección) golpeando la bola correcta.

También la simbología del inconsciente, instrumentada como en el sistema jungiano, puede servir de “mapa mental” para salir del laberinto esquizofrénico y poder elaborar el delirio, es decir, encontrar una instancia semántica que haga de “diccionario bilingüe entre el mundo del inconsciente (la psicosis) y el mundo consciente, de la vida cotidiana (de los que están “enfermos de normalidad”).

Reconstrucción del Sistema de Realidad y condicionamiento para el campo ambiental: Este punto tiene que ver específicamente con la labor comunitaria global; propone que se deben dar las condiciones para que los compañeros internados vayan rescatando aspectos de su personalidad; a veces la degradación producida es tan grande que se puede hablar de que la tarea es “reconstruir un hombre”, casi hacerlo de nuevo (o, más bien dicho, crear las condiciones para que él se haga de nuevo).

En Estados Unidos existen una cantidad de técnicas de rehabilitación, que llegan a una complejidad y desarrollo tal que podría hablarse de una “teoría general de adiestramiento de la salud”. Especialmente las situaciones críticas de los drogadictos hizo desarrollar una teoría del empleo de “modelos isomórficos”, que también emplean la enorme experiencia de adiestramiento psicológico de los astronautas, donde por medio de “simuladores” sumamente complejos (electrónicos) crean las condiciones para adaptar comportamientos a situaciones que recién en el espacio se van a presentar, pero que ene el espacio – obviamente – no se pueden aprender, pues un error podría significar alargar el viaje varios siglos, es decir, convertirlo en un viaje sin retorno.

Con una complejidad muy distinta, pero un esquema de grupo operativo en tarea concreta, vamos a contar luego la experiencia donde, con veinte compañeros internados, construimos la plaza del Hospital Borda, empleando modelos de equipo operativo, con complementariedad de roles. Experiencia que hicimos con el control didáctico de Pichon.

El segundo enunciado, referente al “condicionamiento por el campo ambiental” hace referencia al principal nivel comunicacional en clase popular, que es la configuración del espacio (el hábitat) y los mensajes no- verbales. Además toda terapia en una estructura comunitaria actúa por la “atmósfera terapéutica” que se cree; la persona incluida está condicionada o ayudada en su viaje a la salud mental por los estímulos del “campo” (en el sentido de la teoría de la Gestalt); está inmerso en un “campo ambiental”, de estímulos cuerdos, de expectativas expresadas por el contexto, de que sea cuerdo. Nosotros hemos comprobado situaciones límites respecto a la inclusión de internados en el contexto. En el campo ambiental de la Peña conversaban, realizaban tareas, se relacionaban socialmente como personas normales y esos mismos pacientes, en el contexto del hospital, deliraban, con el cuerpo caído, desconectados, siendo cabales ejemplos de “esquizofrénicos crónicos”. Esto es debido a que todos los mensajes contextuales del ambiente del hospicio están diciendo... “vos estás loco y no esperamos que te comportes sino afectado de una esquizofrenia paranoide”... Remitimos al primer capítulo para que, recordando la descripción del hábitat manicomial, se comprenda esto del condicionamiento por el cambio ambiental, que puede ir en el sentido de la destrucción o de la reparación de una persona.

Para nuestra propuesta esto es importante pues el “motor del cambio”, la energía para desear curarse de los compañeros internados, la colocamos en otra área: no es el miedo como en los hospicios, ni es el amor como en el “smile terapy” de los americanos, sino que es la reivindicación ancestral de nuestra clase obrera, es una mezcla de deseo de justicia, amor, indignación, etc. (que era el motor íntimo de la compañera Evita). Esto, además, se deduce de la ideología revolucionaria de Fanon donde el colonizado, en general, se des- aliena cuando se conecta con la reparación de la injusticia ancestral por la que fueron degradados, él, su padre, su abuelo, etc. ...

Las etapas eslabonadas se refieren a la necesidad de que las etapas sucesivas del cambio estén encadenadas entre sí, esto quiere decir que cada etapa contenga a la siguiente en germen. En Ecología se estudian las sucesivas sustituciones de flora en un área dada con el modelo de sucesiones. Un modelo de esto es cuando en un bosque se produce un incendio: en el área quemada como primera vegetación aparecen especies carbonífilas (que consumen elevada proporción de carbón), esto va modificando el tenor de carbón del terreno, haciendo cada vez más difícil el metabolismo de esa primera flora. Luego cuando el tenor de carbón es normal, se desarrollan arbustos muy bajos que también modifican las condiciones del suelo pues no dejan llegar al sol, con lo que se desarrollan condiciones para la germinación de especies umbrófilas (Humbro = sombra, filo = amigo) que se desarrollan a mayor altura tapando el sol a los arbustos; estos mueren y entonces recién queda una caverna de sombra donde finalmente se pueden desarrollar las semillas de los grandes árboles del bosque, con lo cual se llega después de todas estas etapas perfectamente escalonadas (cada una crea las condiciones para que indefectiblemente se desarrolle la siguiente) a la vegetación específica del bosque (pinos, cedros, etc.) que constituyen lo que se llama la vegetación de equilibrio ecológico (vegetación “clímax”) que responde exactamente a las condiciones de humedad, asoleamiento, conformación química del terreno, etc. A este modo ecológico de “sucesiones” lo hemos explicado en extenso pues nos parece un caso de proceso de cambio, que puede servir de imagen para el cambio social. (Donde el “clímax” es igual a la etapa de equilibrio del proceso de liberación).

Esto también tiene que ver con el proceso de los niveles sucesivos de conciencia y con el tema del respeto al “nivel de conciencia posible” según lo explica Marx.

Rol del asesor: Esta última característica o recomendación para encuadrar la transformación, según nuestro esquema, tiene que ver con el respeto a la autonomía. Se tiene que tener cuidado de ser solo el partero del cambio y no pretender ser el padre del cambio; ser asesor y no el dueño. Recordar que sólo el conjunto del pueblo va a decidir su destino. Esto también sirve para escalas comunitarias menores y aún para una persona en particular. En este caso se trata del método socrático (la mayéutica de Pichon) con el que el terapeuta ayuda en el parto de la nueva personalidad que hace el paciente (pero el terapeuta no se cree “el padre de la criatura”, es solo el partero).

1   ...   11   12   13   14   15   16   17   18   19

similar:

Psicoterapia del oprimido icon14. a necessidade da Estética do Oprimido na luta pela Humanização da

Psicoterapia del oprimido iconPostítulo de Psicoterapia Transpersonal

Psicoterapia del oprimido icon1. El problema de la definición de la Psicoterapia

Psicoterapia del oprimido iconManual de psicoterapia cognitiva

Psicoterapia del oprimido iconManual de psicoterapia cognitiva

Psicoterapia del oprimido iconPsicoterapia experiencial y focusing: la aportación de eugene t. Gendlin

Psicoterapia del oprimido iconLa gestión de las tormentas afectivas en la psicoterapia psicoanalítica...

Psicoterapia del oprimido iconRefugio del desdichado, liberación del prisionero, blando regazo...

Psicoterapia del oprimido iconEl pollo (gallus del del Gallus del ) es un tipo de las aves domesticadas...

Psicoterapia del oprimido iconPanaderia y pasteleria para ser excluidos del iva se requiere de...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com