La Historia Atlántica y las nuevas tecnologías




descargar 1.35 Mb.
títuloLa Historia Atlántica y las nuevas tecnologías
página19/22
fecha de publicación05.02.2016
tamaño1.35 Mb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   22
, Segunda Etapa, vol. 20, n. 35, 2010, 63-82.

32 Drake was one of those rare persons in history who had a magic about him: he possessed an aura, along with a charmed life. There is no doubt about it: Spaniards bore witness to the quality in their most dangerous enemy, no less than the English. The simple inhabitants of the coasts he visited thought of him as something more than human, a demon; instructed Spaniards could not withhold their admiration from the combination of fighting courage with humanity, of a natural force-like a thunderbolt coming out of the blue-with a debonair good manner that charmed all those he captured. ROWSE, A. L., The Expansion of Elizabethan England, Papermac, London, 1981. pp 177-178.

33 NELSON, T., Early English Voyages, London, 1892, pag. 30.

34 En 1575 Richard Greenville había propuesto al gobierno un proyecto de descubrimiento de tierras más allá del Ecuador, con el fin principal de América del Sur, este proyecto no tenía nada que ver con el paso del norte, pero si fue dejado de lado por el anterior. Parece clara cierta relación entre el proyecto de Greenville y el de Drake.

35 NELSON, Thomas, Early English Voyages, op. cit, pag. 30.

36 ROWSE, A. L., The Expansion of Elizabethan, op.cit, pp. 177-182.

37 En 1576 Martin Frobisher había ido a la Isla de Baffin y había vuelto a Inglaterra diciendo que había encontrado el paso por el Norte al Mar del sur. Para el año siguiente se preveía una segunda expedición, apoyada por los mismos patronos que apoyarán a Drake en la suya, de ello podemos extraer que el envío de Drake hacia el Sur era en busca de rodear el Estrecho y encontrar el canal de Frobisher. Todo esto para encontrar un camino más rápido al lejano oriente para poder comerciar. Sir Francis Drake and famous voyage 1577-1580, edited Norman Thrower, Bekerley, 1984, pg 49-50.

38 ROWSE, A. L., The Expansion of Elizabethan, op.cit, pp. 177-182.


39 KENNETH, R. A., “Drake and South America” en Sir Francis Drake and famous voyage 1577-1580, edited Norman Thrower pg 49-55.

40 CORRALES ELIZONDO A, “Regulación legal del corso y la piratería marítimas” en Piratería y corso en la Edad Moderna, XXIX jornadas de Historia marítima, Cuadernos Monográficos del Instituto de Historia y Cultura Naval, nº 46 Madrid, (2004), pp 71-90. Piratería sería “aquella expedición armada o empresa por mar con un fin lucrativo y sin tener la autorización del Estado” , mientras que corso sería “la empresa naval de un particular contra los enemigos de su Estado, realizada con permiso y bajo la autoridad de la potencia beligerante, con el exclusivo objeto de causar pérdidas al comercio enemigo y entorpecer al neutral que se relacione con dichos enemigos”.

41 CRISPIN, G., “Drake and Plymouth”, en Sir Francis Drake and famous voyage 1577-1580, edited Norman Thrower, pg 78-89.

42 KELSEY, H., Sir Francis Drake. El pirata de la Reina, Ariel, Barcelona, 2.002, pp. 30-32. Drake y Hawkins eran parientes. La abuela paterna de Francis Drake era una Hawkins, y que este, tras el abandono de su padre, se trasladaría a Plymouth para residir con la familia de William Hawkins.

43 KELSEY, H., Sir Francis Drake, op.cit, pp. 30-55. Drake fue nombrado caballero por la Reina en Abril de 1581, tras su retorno del viaje de circunnavegación y debido a los enormes réditos que esta empresa le proporcionó a la Reina. Las expediciones que protagonizaban estos hombres, además de considerarlas como piratas, también eran empresas comerciales, e internacionales, donde participaban personajes de diferentes Monarquías sin importarles las buenas o malas relaciones de sus monarcas, en las que había varias personas que ponían su dinero o bienes y que si tenían éxito recogían sus beneficios. En numerosas de ellas participaba la Reina, para lo cual no dudaba en poner dinero propio para la financiación, o en dotar al capitán de alguno de sus buques, todo con un fin lucrativo. En 1567, la Reina despachó instrucciones a la flota de Hawkins para que pusiera proa a Guinea, se hicieran con un cargamento de esclavos y los vendieran en las Indias, en este caso la Reina aporta dos buques, entre ellos el conocido Jesus of Lübeck.


44 RODRIGUEZ SALGADO, M. J., “Preparándose para zarpar: pilotos, marineros y navegación en la Armada Española”, Cuadernos Monográficos del Instituto de Historia y Cultura Naval, 3, Madrid, (1989), pp. 27-32. Los gobiernos portugueses y españoles tomaron pronto interés en el adiestramiento de pilotos para las azarosas rutas del Nuevo Mundo. Felipe II fue una figura señera en el desarrollo de una élite adiestrada, creando cátedras de cosmografía y matemáticas para suplementar las enseñanzas facilitadas por el Piloto Mayor en Sevilla. Conocemos bastante de lo que se enseñaba. El objeto de esta instrucción es proveer a los buques de la Carrera de Indias de hombres expertos y capaces. Las clases eran fuertemente teóricas concentradas navegación, astronomía y cartografía, esenciales para los largos viajes en mar abierto. Había exámenes y certificados formales, pero nada de esto podía sustituir eficazmente a la experiencia directa. El período formal de instrucción para pilotos se redujo repetidamente hasta quedar a fines de la década de 1560 en dos meses, en vez de los dos años preferidos por algunos consejeros. Las rutas con África y America eran un secreto bien guardado y que solo conocían los pilotos españoles o portugueses.

45 KELSEY, H., Sir Francis Drake, op.cit, pp. 41. Fletadas gracias al apoyo de su suegro que era Tesorero de la Marina y dos jueces urbanos, que formaron una sociedad para financiar la travesía.

46 NUTALL, Z., New Light on Drake, The Hakluyt Society, London, 1914. pp. 30-75.Como el comercio de esclavos era ilegal, la estrategia utilizada, era que los españoles pedían al capitán que hiciera una demostración de fuerza, tras lo cual dejaban ver a sus gobernantes que no tenían más remedio que comprar los esclavos, lo que hacían con un descuento mayor del habitual. De este modo se veían beneficiadas ambas partes, y parecía un comercio lícito.

47 KELSEY, H., Sir Francis Drake, op.cit, pp. 43. Poblaciones que tomaban al asalto y en las que permanecían mientras pedían a sus habitantes fuertes sumas de dinero para no quemar la ciudad. Una vez satisfechas esas sumas, o la cantidad que podían reunir y consideraban adecuada los asaltantes, abandonaban la ciudad.

48 KELSEY, H., Sir Francis Drake, op.cit, pp. 67. British Library, Cotton Manuscripts, Otho E. VIII. Parte de uno de los documentos de esta empresa nos ha llegado, manuscrito quemado parcialmente pero que ha servido para reconstruir los aspectos principales, y que posibilitaría a Drake el inicio de su viaje.

49 NUTALL, Z., New Light on Drake, op.cit, pp. 35. y pp. 430. La Reina pretendía la creación de un equivalente a la Casa de Contratación para aquellos países que se “descubrieran” como podemos observar en un proyecto de corporación de una sociedad que quería establecer en algún lugar de los descubiertos por Drake, por debajo del Ecuador. Las intenciones comerciales de la Reina quedan claras en las afirmaciones de John Oxenham ante el tribunal de la Inquisición: “..Captain Francis had often spoken to witness saying that if the Queen would grant him the licence, he would pass through the Straits of Magellan and found settlements over here in some good country”.

50 KELSEY, H., Sir Francis Drake, op.cit, pp. 65-72.

51 NUTALL, Z., New Light on Drake, op.cit, pp. 429. Que la Reina Isabel realizaba negocios con personas como Drake, queda demostrado en la carta a Edmund Tremayne, en la que permite a Drake que se reembolse la suma de 10.000 libras que había depositado como “securities” antes de su partida.

52 DRAKE, F., The World Encompassed, Londres, 1628, pp. 2. Entre los papeles que mostró en ocasión del juicio a Thomas Doughty fue un documento en el que se decía los fondos que había aportado la Reina a dicha empresa. También se hace referencia al reconocimiento y agradecimiento a su majestad. NUTALL, Z., New Light on Drake, op.cit, pp. 310-320, por otro lado el piloto Nuño da Silva en su relato de los hechos ante la Inquisición, dice que Drake varias veces dijo: “He proclaimed that he came by order of the Queen, and carried written orders from her, according to which he governed himself”. KELSEY, H., Sir Francis Drake, op.cit, pp. 121-133, Drake alegó varias veces que el secreto era el responsable de que no hubiera tal documento.

53 NUTALL, Z., New Light on Drake, op.cit, pp. 35-37. Pese a que siempre se ha dicho que era una tripulación completamente inglesa, varios holandeses acompañaban a Drake en su viaje, de ello nos da cuenta el mapa que Jodocus Hondius, publicara en Amsterdam en 1595 Vera Totius Expeditionis Nauticae, donde en una de sus viñetas aparecen estos datos.

54 DRAKE, F., The World Encompassed, op. cit, pp. 2-3. La flota original estaba compuesta por el Pelican, Marigold, Elisabeth, Christopher y Swan con 164 hombres. Gracias a los sucesivos pilotos bien portugueses o bien castellanos que va apresar en su viaje, Drake consiguió el llevar a cabo su navegación, puesto que solo estos pilotos con sus cartas y derroteros conocían lo suficiente las rutas marítimas y los puertos de esas zonas.

55 DRAKE, F, The World Encompassed, op. cit, pp. 10-12. Compuesta en este momento por el Pelican, Elisabeth y Marigold, ya se había perdido parte de la flota y de la tripulación debido a las malas condiciones climatológicas.

56 PAIGE John: Sir Francis Drake: Circumnavigation of the globe and privateer for Queen, The Rosen Publishing Group, New York, 2003, pp. 50-51. Más tarde conocido como Estrecho de Magallanes.

57 NUTALL, Z., New Light on Drake, op.cit, pp. 303. Hay varias referencias al diario de navegación que llevaba Drake, en él además del relato del viaje realizaba dibujos de los lugares que visitaban y de las nuevas especies que veían “birds, trees, see-lions”, y en palabras de Nuño da Silva en pp. 303-304“shut themselves up in his cabin, they were always painting”.

58 DRAKE, F, The World Encompassed, op.cit, pp. 35-36.

59 NUTALL, Z., New Light on Drake,op.cit, pp. 67-75. La tripulación a su llegada a Inglaterra le acusó de haber abandonado al capitán Drake. Según el testimonio de John Drake, en la Primera narración del viaje de circunnavegación contada por John Drake, en la ciudad de Santa Fe, Provincia del Río de la Plata, 24 de Marzo de 1584. Segunda declaración ante el Tribunal de la Inquisición de Lima, Perú, Junio de 1587. El testimonio realizado por John Drake no es de su puño y letra, ni siquiera recoge sus palabras exactas que aparece en la forma habitual que se utilizaba en las pruebas testificales de la España del XVI, en las que el testigo era interrogado ante un notario, quien estaba obligado a convertir en un texto legible lo que en ocasiones no eran más que declaraciones incoherentes. La mayor parte se escribían en tercera persona del singular y posteriormente se pedía a los testigos que leyeran el texto para confirmarlo o refutar alguna de sus partes.

60 KELSEY, H., Sir Francis Drake, op.cit, pp. 121-133. A estas alturas todavía en algunos lugares de Europa, se seguía creyendo que las tierras al sur del estrecho formaban parte de un continente o Terra Australis, y con esto se demostraría que no existía tal continente, sino que era una porción de tierra. Sin embargo, desde las exploraciones españolas de 1550 y 1560 los cosmógrafos españoles conocían bastante bien la geografía del estrecho y de la Tierra del Fuego, pese a que nadie se había atribuido el haber doblado el cabo más meridional. Las cartas de navegación oficiales españolas representaban Tierra del Fuego como un archipiélago y sin embargo, no figuraba el supuesto continente más al sur. La navegación intencionada por el extremo sur del continente americano fue llevada a cabo por primera vez por Jacob Le Maire y Willem Schouten, el cual fue denominado posteriormente Cabo de Hornos en honor de los patrocinadores del viaje, los Von Hoorn holandeses.

61 DRAKE, F., The World Encompassed, op.cit, pp. 36, esta isla es la denominada “Elizabethides”. La posición de esta isla, es la que ha posibilitado el pensar que hasta ese momento Francis Drake era el hombre que más al sur había conseguido llegar. En la actualidad hay diferentes suposiciones de cual sería esta isla.

62 DRAKE, F, The World Encompassed, op.cit, pp. 32- 37. Pequeña embarcación de remos y vela, utilizada por estos hombres para aproximarse a otros barcos o tierra sigilosamente y poder tomarlos por sorpresa. La pinaza había sido construida en Inglaterra y viajaba desmontada en la bodega del Pelican.

63 SCHMIDT, Benjamin, “The Dutch-Chilean Encounter and (Failed) Conquest of América”, Renaissance Quaterly 52 (1999), pp 452. Llama la atención la escasa vigilancia que existía en estas costas por parte de las Armadas de Felipe II. Para perseguir a Drake en su incursión, se organizó una improvisada fuerza naval organizada por el virrey del Perú, pero fue tardía e inútil en su cometido y mostró la necesidad de mantener su permanencia para defender la Carrera del Mar del Sur. Esta situación continuaría del mismo modo en el siglo siguiente como hace Joris van Spilbergen tras su viaje 1614-17 el cual expone la debilidad de las defensas hispanas en las costas de Chile y Perú.

64 DRAKE, F, The World Encompassed, op.cit, pp. 42. Al igual que Nuño da Silva, Griego ayudaría con sus conocimientos de las costas y de los puertos a Drake.

65 HAKLUYT, Richard, The Principal Navigations, printed by George Bishop, London, 1599, pp. 967-985.

66 RODRIGUEZ SALGADO, M. J., “Preparándose para zarpar: pilotos, marineros y navegación en la Armada Española”, op.cit, pp. 35-38. La Carrera del Mar del Sur, era el envío anual de la plata peruana, desde El Callao hasta Panamá, cuya llegada a Nombre de Dios (Portobelo) determinaba el ritmo del retorno a Sevilla de la Flota de Tierra Firme. Envíos que podían modificar o llegar a suprimir su salida en previsión de cualquier contingencia. Conocemos la carta de Luis de Toledo Pimentel comisionados por el virrey del Perú para perseguir a Francis Drake, donde da cuenta de su empresa desde El Callao hasta Panamá.


67 KELSEY, H., Sir Francis Drake, op.cit, pp. 225-245. Tras la llegada a Inglaterra el botín fue tasado, según los ingleses en 600.000 ducados, un tercio pertenecía a la corona española y el resto a particulares, pero lo cierto es que desconocemos con certeza su valor real. El embajador Mendoza solicitó la devolución del montante total en virtud de un acuerdo de 1579 en el que se contemplaba la devolución recíproca de los artículos sustraídos. El problema era que muchos de los productos robados por Drake, no habían sido inscritos por sus dueños, para eludir el pago del impuesto correspondiente y que por tanto eran mercancías de contrabando que no podían ser solicitadas su devolución. Lo habitual era que no se recuperara prácticamente nada. Como ejemplo baste el de los comerciantes sevillanos que enviaron a Londres a su propio representante, Pedro Zubiaur, para tratar la recuperación de sus bienes o, en su defecto, de su dinero. Finalmente fue acusado en Londres de un delito y encarcelado.


68 HAKLUYT, R, The Principal Navigations, op.cit, pp. 975. “Era el piloto que el virrey había enviado a Panamá para que condujera a Don Gonzalo hasta China”.


69 HAKLUYT, R, The Principal Navigations, op.cit, pp. 973-977.Nuño da Silva afirma que Drake quiere buscar el Estrecho de Anián, pero también que quiere regresar a Inglaterra por Las Molucas.


70 NUTALL, Z., New Light on Drake,op.cit, pp. 45-52. Era otro de los lugares imaginarios en esta época, un canal que conectaba ambos océanos por el norte y que había sido representado por Giacomo Gastaldi en 1561 en Cosmographia universalis et exactísima iuxta postremam neotericriam traditionem, a partir de aquí son numerosos los geógrafos que lo incluyeron en sus representaciones.


71 NUTALL, Z., New Light on Drake,ibídem, pp. 435. “Francis Drake vio a lo largo de esta ruta cinco o seis islas de buena tierra. A una la llamó San Bartolomé, a otra San Jaime, y a otra que parecía mayor y mejor, Nueva Albión”.


72 HAKLUYT, R., The Principal Navigations, op.cit,. pp 969.


73 HAKLUYT, R., The Principal Navigations, íbidem, pp. 969. “Con el propósito de ir hasta nuestro barco, el rey envió cuatro grandes piraguas para anunciar su llegada, en cada una de las cuales se encontraban sus principales colaboradores, ataviados con batista blanca de Calcuta y en sus cabezas portaban unas finas esterillas perfumadas; todos estaban sentados de acuerdo con la dignidad que ostentaban en el reino y, aunque algunos eran jóvenes, aparentaban mayor edad por esta vestimenta. En la parte externa de cada lado había tres galerías para los remeros, construidas en varias alturas, en cada una de las cuales había 80 remeros” .


74 HAKLUYT, R., The Principal Navigations, op.cit. pp. 670-685. El éxito de su aventura, posibilitó que en años posteriores nuevos marinos intentaran unos logros semejantes, como ocurre con la expedición de Thomas Cavendish en julio de 1586.


75 KELSEY, H., Sir Francis Drake, op.cit, pp. 121-133


76 KELSEY, H., Sir Francis Drake, op.cit, pp. 250-545.

77 NUTALL, Z., New Light on Drake, op.cit, pp. 425. Estas informaciones se las suministraba el embajador en Inglaterra Bernardino de Mendoza a Felipe II, gracias a su red de informadores. La red de informadores de Felipe II en Inglaterra estaba tan bien organizada e informada que le había permitido frustrar varias expediciones planeadas.

78 KELSEY, H., Sir Francis Drake, op.cit, pp. 225-245. Durante estos meses Drake gastó gran parte de su fortuna en granjearse las amistades de los grandes personajes de la corte y liberó a Wynter de las acusaciones que pesaban contra él, que le acusaban de haberle abandonado en el viaje.


79 KELSEY, Sir Francis Drake, íbidem, pp 171. Según Purchas, S. Hakluyt Posthumus, vol. 3 libro 3, p.461, Drake, conocía los mapas españoles que circulaban por Europa, fue capaz de deducir la existencia de un paso franco entre los océanos Atlántico y Pacífico, aún cuando no hubiera llegado a realizar la travesía. De este mapa se conocen copias, que no el original y muestran la Tierra del Fuego como un grupo de islas. El mapa original serviría para que en 1595 Jodocus Hondius publicara en Amsterdam en Vera Totius Expeditionis Nauticae. Mapa que puede tener la clave de la historia inventada por Wynter, puesto que ambos se separaron antes de que Drake fuera arrastrado por la tormenta y llegara hasta los 57º sur.

80 NUTALL, Z., New Light on Drake, op.cit, pp. 400.

81 NUTALL, Z., New Light on Drake, ibídem, pp 400-410. En estas páginas la autora nos presenta varias cartas enviadas por el Presidente del Consejo de Indias informando a Felipe II de los ataques de Drake a las costas del pacífico hispano. También tenemos varias cartas y Cedulas Reales que nos dan constancia de la presencia de Drake en las costas del pacífico.

82 AGI/1.16403.15.426/INDIFERENTE,427,L.29,F.136V-138R.Carta al rey de Portugal para que persiga al corsario Francis Drake a su paso por las Molucas.

83 AGI/1.16403.10.5.14.1/PANAMA,13,R18.N.97.

84 AGI/1.16403.15.426/INDIFERENTE,427,L.30,F.304V-305V.


85 NUTALL, Z., New Light on Drake, op.cit, pp. 430.

86 NUTALL, Z., New Light on Drake, ibídem, pp. 430.

87 El sistema de corso se basaba en fundamentos jurídicos y morales muy inestables, pero de evidente necesidad en ese momento. En gran medida el sistema del corso era llevado a cabo por piratas. Solo después de 1585 hizo que las patentes hacen provisiones para premios que se condeno (declarada de contrabando procedente de un estado enemigo) y confiscados por un Tribunal del Almirantazgo con una división posterior de las mercancías hecha entre la Corona, el corsario que se apodero de ellos, y otros funcionarios. ROWSE, A. L: The Elizabethan expansion, op. cit, London, Papermarc, 1981. En gran medida el sistema del corso era llevado a cabo por piratas.

88 La narración de Hakluyt es un encarte de doce páginas que debía insertarse en Principal Navigations, no ofrece dato alguno sobre su autoría ni fecha de publicación. No se sabe a que se debe esta oscuridad informativa, las razones pudieron obedecer al deseo del gobierno de la época de mantener la aventura en secreto, incluso tras el retorno de Drake. El secreto se mantuvo durante el resto de la década, muestra de ello es que cuando Hakluyt empezó a publicar su obra sobre los navegantes ingleses, su deseo era incluir a Drake, y se evitó que se publicara nada sobre su viaje. Una de las razones era sin duda la polémica todavía existente en Inglaterra y en otros países sobre el consentimiento por parte de la Reina Isabel de los actos de Drake. Hakluyt logró publicar su relato, en 1599, con el fin de apoyar la reivindicación de que los ingleses habían descubierto la costa noroeste de América.

89 Esta publicación vio la luz en 1628 cuando el sobrino de Drake, también llamado Francis publicó The World Encompassed, un pequeño volumen recopilado a partir de las notas de Francis Fletcher, predicador, que viajó junto a Drake. Durante más de un siglo fue la principal fuente inglesa de datos de la travesía, pero a mediados del siglo XVIII aparecieron numerosos manuscritos, entre los que se encontraba el del mismo Fletcher.

90 Es interesante este libro puesto que recoge documentos que no conocían los cronistas de la época, y nos permiten una visión más globalizada de los acontecimientos.

91 DRAKE, F, The World Encompassed, op.cit, pp. 29-32.

92 Deán y cabildo catedralicio de Santo Domingo al rey, 16 de febrero de 1586, AGI Santo Domingo 94, num. 48, fol. 1.

93 KELSEY, H., Sir Francis Drake. El pirata de la Reina, op. cit, pp. 470-576.

94 Describieron al navegante inglés como un tipo de estatura aterradora, enemigo del rey y de la Iglesia.

95 Esta obra es: DRAKE, F, The World Encompassed.

96 KELSEY, H., Sir Francis Drake. El pirata de la Reina, Ariel, Barcelona, 2.002, pp. 470-476.


97 Sir Francis Drake and famous voyage, op. cit, pp. 2-3.

98 Íbid.pp. 2-3.

99 Defoe, Daniel, Historia General de los Robos y Asesinatos de los mas famosos piratas ed. Valdemar historica 2006 VOL II pp. 451-453 y 464-468.

100 Defoe, Daniel, Historia General de los Robos y Asesinatos de los mas famosos piratas ed. Valdemar historica 2006 VOL II pp. 444-445.

101 Defoe, Daniel, Historia General de los Robos y Asesinatos de los mas famosos piratas ed. Valdemar historica 2006 VOL II pp. 484-486. McDonald, Kevin “A man of courage and Activity: Thomas Tew, Anglo-American Piracy, and the Manhattan to Madagascar Trade Network, 1690-1720”, pp. 2-3; L. Putnam, Christine “Thomas Tew, America’s Robin Hood of the Red Sea”, pp. 2-4.

102 Institut d’histoire des pays d’outre mer, Universite de Province (Aix-en-Province), La Suede et Madagascar Passim.

103 Johanna corresponde con una de las islas de Comoro. Algo tipico de la epoca y que ademas constituia una de las formas legales mediante las cuales los europeos podian intervenir en un territorio que ya estuviera siendo ocupado por una comunidad.

104 Algo que tambien era tipico de la epoca para legitimar el dominio sobre una tierras descubiertas: Ejemplo de ello es lo ocurrido con la hija mayor de Monctesuma y con las princesas incas (Documento al respecto: Fernandez de Oviedo, Gonzalo “Entrevista de Gonzalo Fernandez de Oviedo a Juan Cano”, en Historia General y Natural de las Indias, lib XXXIII, cap. LIV, pp. 128-140, ed. Jose Luis Martinez).

105 Defoe, Daniel, Historia General de los Robos y Asesinatos de los mas famosos piratas ed. Valdemar historica 2006 VOL II pp. 480-482 (1724-1728)

106 Defoe, Daniel, Historia General de los Robos y Asesinatos de los mas famosos piratas ed. Valdemar historica 2006 VOL II pp. 479 y 490

107 Defoe, Daniel, Historia General de los Robos y Asesinatos de los mas famosos piratas ed. Valdemar historica 2006 VOL II pp. 491; Anecdota que recuerda sospechosamente al rapto de las sabinas, este episodio denota debilidad por parte de la marina arabe. Quizas se pudiera pensar que si unos piratas son capaces de hacer esto y obtener tanto botin, queno podria hacer la marina inglesa.

108 L. Putnam, Christine “Thomas Tew, America’s Robin Hood of the Red Sea”, pp. 2-6.

109 Defoe, Daniel, Historia General de los Robos y Asesinatos de los mas famosos piratas ed. Valdemar historica 2006 VOL II pp. 492

110 Defoe, Daniel, Historia General de los Robos y Asesinatos de los mas famosos piratas ed. Valdemar historica 2006 VOL II pp. 492-496.

111 “Que el tesoro y el ganado de que eran duenos debia ser igualmente dividido y la tierra que cualquier hombre particular cercase debia ser considerada en delante de su propiedad, y que ningun otro podia reclamarla si no la enajenaba aquel vendiendola”. Defoe, Daniel, Historia General de los Robos y Asesinatos de los mas famosos piratas ed. Valdemar historica 2006 VOL II pp. 496

112 “Caraccioli hablo de la necesidad de depositar el poder supremo en manos de una, a fin de que este premiase las acciones valientes y virtuosas y castigase las viciosas conforme a las leyes que el Estado elaborase (…) tal poder no debia ser de por vida, ni heredarse, sino terminar al concluir tres anos (…) con poder para nombrar ministros y con el titulo de Excelencia Suprema. El estado se reuniria una vez al ano al menos (…) nada podria emprenserse sin la aprobacion del Estado”. Defoe, Daniel, Historia General de los Robos y Asesinatos de los mas famosos piratas ed. Valdemar historica 2006 VOL II pp. 496-497

113 Defoe, Daniel, Historia General de los Robos y Asesinatos de los mas famosos piratas ed. Valdemar historica 2006 VOL II pp. 497

114 Íbid.

115 Rummell, K, "Defoe and the Black Legend: The Spanish Stereotype in a New Voyage Round the World", Rocky Mountain Review of Language and Literature, vol. 52, n 2 (1998), pp. 13-28.

116 Institut d’histoire des pays d’outre mer, Universite de Province (Aix-en-Province), La Suede et Madagascar Passim; L. Putnam, Christine “Thomas Tew, America’s Robin Hood of the Red Sea”, pp. 2-6; McDonald, Kevin “A man of courage and Activity: Thomas Tew, Anglo-American Piracy, and the Manhattan to Madagascar Trade Network, 1690-1720”, pp. 2-4 y 6-8.

117 McDonald, Kevin “A man of courage and Activity: Thomas Tew, Anglo-American Piracy, and the Manhattan to Madagascar Trade Network, 1690-1720”, pp. 2-4 y 6-8.

118 http://www.hsm.mg/pirates.htm

119 McDonald, Kevin “A man of courage and Activity: Thomas Tew, Anglo-American Piracy, and the Manhattan to Madagascar Trade Network, 1690-1720”, pp. 2-4 y 6-8; L. Putnam, Christine “Thomas Tew, America’s Robin Hood of the Red Sea”, pp. 2-6.

120 Íbid.

121 Chapin Metz, Helen, “Madagascar: A Country Study”, ed. Library of Congress, (1994). (Peoples of the East Coast: http://countrystudies.us/madagascar/11.htm) .

123 Dinastias de los estados aborigenes de Madagascar:

http://www.worldstatesmen.org/Madagascar_native.html; )http://www.guide2womenleaders.com/womeninpower/Womeninpower1740.htm ; http://en.wikipedia.org/wiki/Ratsimilaho#cite_note-rec-4 .

124 Rummell, K, "Defoe and the Black Legend: The Spanish Stereotype in a New Voyage Round the World", Rocky Mountain Review of Language and Literature, vol. 52, n 2 (1998), pp. 13-28.

125 O’Brian, P. Master and Commander. London, William Collins Sons and Co., 1970. Se remitirá a la edición española. (Versión de Concha Folcrá y Aleida Lama Montes de Oca: Capitán de mar y guerra, Edhasa, Barcelona 1994. p.14 , “La sala de música de la casa del gobernador en Puerto Mahón, una estancia octagonal con altas columnas, amplia y elegante, se inundó con los sonidos del primer movimiento del Cuarteto en do mayor de Locatelli. Los músicos italianos, apretujados contra la pared …”

126 Cómo pretendió unos años antes Ronald Knox con su celebrado: Let Dons Delight, London: Sheed and Ward, 1939.

127 Armitage, D. “Three Concepts of Atlantic History”, en Armitage, David, and Michael J. Braddick, eds., The British Atlantic World, 1500-1800, Palgrave-Macmillan, Hampshire, 2002. P. 11-30. Y Bailyn, B. Atlantic History: Concept and Contours Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press, 2005.

128 Butterfield, H. The Whig Interpretation of History, Cambridge, 1931.

129 Armitage, D. The Ideological Origins of the British Empire, Cambridge: Cambridge University Press, 2000.

130 Como especifica en la dedicatoria “Dedico este libro, domun indignum, al preboste y a todas las personas que tan bien se portaron, conmigo mientras estuve escribiéndolo en el Trinity College de Dublín” O’Brian, P. Azul en la mesana, Edhasa, Barcelona 2003. (Versión española de Miguel Antón del original en inglés Blue at the Mizzen, London 1994).

131 Wilde, O. The Critic as Artist/El crítico como artista Madrid: Langre Edición Bilingüe 2001. –edición original 1890- “To give an accurate description of what has never occurred is not merely the proper occupation of the historian, but the inanielable privilege of any man of parts and culture” p.68

132 O’Brian, P. Capitán de mar y guerra, Barcelona: Edhasa 1994 p. 13. Se intuye, y se comprueba más adelante, que conmemora la batalla del Nilo, victoria sobre la flota francesa de la Armada Real Inglesa bajo el mando de Horacio Nelson en el año 1798. Al contrariop que O’Brian Armitage se limita a calificar al Armada de “Royal”, ni English ni “British”. Sin embargo si trata la especial fuerza de lo inglés en la ideología imperial británica, todo ello en The Ideological Origins … especialmente: pp. 24-61.

133 O’Brian y sus personajes siempre los consideran españoles, sin que esto implique que no estuvieran bajo la jurisdicción inglesa aunque no se entra a aclarar el asunto, hay que suponer que su status jurídico, respecto a quién les ha de juzgar, es similar al de los marineros no ingleses dado el régimen militar que impera en la isla, aunque como católicos puede que algunas leyes les afectaran de distinta forma que a un anglicano. The Crown aparece en las novelas de O’Brian como el alojamiento preferido de los oficiales ingleses, tanto era así que popularmente se le conocía como The Naval Inn. Así se explica en Thomas, B.C., “Portsmouth in Jane Austen’s Time” Persuasions nº 12, 1990. pp. 35-37.

134 Sin embargo en Gibraltar sí hubo esa colonización, tras Utrecht se provocó un desplazamiento de la población hispana, como certifica el lema de la cercana ciudad gaditana de San Roque, además de sugerir reflexiones evidentes sobre el antiguo concepto de civitas: Muy noble y más leal ciudad de San Roque, donde reside la de Gibraltar . Véase: http://www.sanroque.es/turismo/rutas/turismo-cultural/historia_

135 La traducción española, propuesta por el propio O’Brian, trataba de aludir a la doble profesión, al igual que en inglés. La dificultad radicaba en que en español un marino al mando de un barco es un capitán, y un oficial a cargo de un buque de guerra es también un capitán. En inglés, Master se refiere a la maestría marinera que permite a alguien manejar un barco, y Commander es un grado militar que en la Armada Real capacitaba para asumir el mando de embarcaciones de menos de veinte cañones. Armitage, D. The Ideological Origins… pp. 100-124. Y más recientemente: Benton, L. A Search for Sovereignity. Law and Geography in the European Empires, 1400-1900. Cambridge UP, Cambridge 2010. pp. 104-161. Respecto a la cuestión del botín hay que señalar que en las novelas de Patrick O’Brian los capitanes de la Armada sólo percibían su botín en el caso de que, existiendo una declaración de guerra formal, de acuerdo con el derecho de gentes se declarase la nave enemiga: presa de ley. En el caso de que no existiera tal declaración de guerra el botín pasaba a la corona en virtud de los derechos del almirantazgo sobre presas de mar. En Vattel, E. Le droit des gens-Tome II. Neuchatel 1773, (164) p. 115 se explica que el botín es propiedad del rey como lo es la soberanía, luego cobra más fuerza la tesis del botín como premio.

136 O’Brian, P. Capitán de… p.19.

137 Benton, L. Op.cit. pp. 106-110.

138 Vattel. E. Op.cit. p. 192: 215 […] si les enfants sont nés dans un vasseau de la nation, ils peuvent être réputés nés dans le territoire; il est natural de considérer les vasseax de la nation comme des portions de son territoire, sur-tout quand ils voguent sur une mer libre, puisque l’etat conserve la jurisdiction dans ces vasseaux”. Queda claro pues el régimen jurisdiccional que regía en los buques.

139 O’Brian, P. Capitán … p.34

140 Véase como desmiente el carácter protestante del Imperio Británico David Armitage en su The Ideological Origins… pp-61-100.
1   ...   14   15   16   17   18   19   20   21   22

similar:

La Historia Atlántica y las nuevas tecnologías iconLa Historia Atlántica y las nuevas tecnologías

La Historia Atlántica y las nuevas tecnologías iconPropósito: Familiarizar al participante con las nuevas tecnologías...

La Historia Atlántica y las nuevas tecnologías iconLas nuevas tecnologías en la información y comunicación: ¿para bien o para mal?

La Historia Atlántica y las nuevas tecnologías iconNuevas tecnologías para prevenir enfermedades

La Historia Atlántica y las nuevas tecnologías iconNuevas Tecnologías en Biológicos para Aves

La Historia Atlántica y las nuevas tecnologías iconFactibilidad de implementación de nuevas tecnologías en la agroindustria mexicana

La Historia Atlántica y las nuevas tecnologías iconNuevas Tecnologías Aplicadas a la Educación | Lic. Jorge Arroyo

La Historia Atlántica y las nuevas tecnologías icon¿El uso de nuevas tecnologías informáticas ha influido de manera...

La Historia Atlántica y las nuevas tecnologías icon¿El uso de nuevas tecnologías informáticas ha influido de manera...

La Historia Atlántica y las nuevas tecnologías iconResumen la organización de un curso basado en nuevas tecnologías...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com