Historiografía como meta-historia




descargar 301.25 Kb.
títuloHistoriografía como meta-historia
página2/9
fecha de publicación18.02.2016
tamaño301.25 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9

Sesgos temáticos: Son los que darían paso a una historia sectorial, presente en la historiografía desde muy antiguo, como ocurre con


Una manera de preguntarse cuál es el objeto de la Historia es elegir qué merece ser conservado en la memoria, cuáles son los hechos memorables. ¿Lo son todos, o lo son sólo los que cada historiador considera trascendentales? En la lista anterior tenemos las respuestas que cada uno puede dar.

Algunas de estas denominaciones encierran no una simple parcelación, sino visiones metodológicas opuestas o divergentes, que se han multiplicado en el último medio siglo. La historia es hoy más plural que nunca antes, escindida en multitud de especialidades, tan fragmentada que muchos de sus ramas no se comunican entre ellas, sin ver sujeto ni objeto común:

Géneros historiográficos: Puede señalarse que hay géneros historiográficos que participan de la Historia pero pueden llegar a alejarse más o menos de ella: un extremo lo ocuparían los terrenos de la ficción que ocupa la novela histórica, cuyo valor desigual no empaña su importancia. Otro extremo lo ocuparían la Biografía y un género anejo, sistemático y extraordinariamente útil para la historia general como es la Prosopografía. Vinculada con la historia desde el comienzo del registro escrito, una de las principales preocupaciones a la hora de fijar los datos fue lo que hoy llamamos Arcontología (listas de reyes y dirigentes).



Corrientes historiográficas: el sujeto de la Historia: De una manera más declarada, las corrientes historiográficas suelen explicitar su metodología de forma combativa, como el Providencialismo de origen cristiano (no hay que olvidar, que además de la tradición historiográfica griega de Herodoto o Tucídides, el origen de nuestra historiografía es la Historia sagrada), o el Materialismo histórico de origen marxista (que triunfó en los ambientes intelectuales y universitarios europeo y americano a mediados del siglo XX, quedando adormecido al menos desde la caída del muro de Berlín).

A veces las etiquetación de las corrientes es obra de sus detractores, con lo que los historiadores en ellas encasillados pueden o no estar conformes con la manera en que quedan definidos. Tal cosa podría decirse del mismo providencialismo, pero sería más propio para corrientes más modernas, como el positivismo burgués, la historia evenemencial (de los acontecimientos), etc.

Interpretar la historiografía como parte del ambiente intelectual de la época en que surge es siempre necesario. Toda producción cultural es dependiente del modelo cultural existente, llámese a esto la moda, del estilo o el paradigma dominante en arte o filosofía; y es evidente que el registro de la historia es una producción cultural. La de construcción, el pensamiento débil o la posmodernidad, conceptos de finales del siglo XX, han sido la incubadora de la presente de construcción de la historia, que para algunos sólo es una narración. Una buena manera de distinguir la interpretación de la historia que tiene una corriente historiográfica es preguntarse a qué considera sujeto histórico o el protagonista verdadero de la historia.

Agrupaciones de historiadores: Grupos de historiadores que comparten metodología (y se autopromocionan conjuntamente con el potente mecanismo publicación-cita) surgen a veces en torno a revistas, como la francesa Escuela de Annales (ver en este mismo artículo), la inglesa Past and Present o la italiana Quaderni Storici; grupos de investigación o las propias cátedras universitarias, que son la cúspide de la reproducción de las élites historiográficas, a través del clientelismo y el reconocimiento entre pares (peer review).



Historia de la Historia: La aparición de la historia es equivalente a la de la escritura, pero la conciencia de estudiar el pasado o de dejar para el futuro un registro de la memoria es una elaboración más compleja que las anotaciones de los templos sumerios.[] Las estelas y relieves conmemorativos de batallas en Mesopotamia y Egipto ya son algo más aproximado.

El resto de las civilizaciones asiáticas alcanzan la escritura y la historia a su propio ritmo, compilan sus fuentes teológicas en forma de libros sagrados -en ocasiones con partes históricas (la Biblia hebrea) o sofisticaciones cronológicas (los Vedas hindúes)-, registran sus propios Anales y finalmente su propia historiografía

1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Historiografía como meta-historia icon"La meta-ignorancia es la ignorancia de la propia ignorancia. Ignorar...

Historiografía como meta-historia iconGénesis, archivo, lengua y escritura: problemas de historiografía...

Historiografía como meta-historia iconMeta objetivo general del grado 6

Historiografía como meta-historia iconTesis de proteínas Meta de comprensión de unidad

Historiografía como meta-historia iconEl deporte como objeto de estudio de la historia

Historiografía como meta-historia iconLa diferencia entre la historia de la educación y la pedagogía, radica...

Historiografía como meta-historia iconComo has estudiado en tus cursos de ciencias naturales e historia,...

Historiografía como meta-historia iconLa sociedad española, como el resto de países desarrollados, asiste...

Historiografía como meta-historia iconElementos para la discusión sobre educacion y desarrollo. Responsabilidad...

Historiografía como meta-historia iconIntroduccióN
«Creo que algún día el mito darwinista será considerado como el más grande engaño en la historia de la ciencia». Soren Lovtrup




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com