La medicina patas arriba: ¿y si hamer tuviera razóN? Giorgio Manbretti Jean Seraphin Prólogo




descargar 333.31 Kb.
títuloLa medicina patas arriba: ¿y si hamer tuviera razóN? Giorgio Manbretti Jean Seraphin Prólogo
página5/10
fecha de publicación20.02.2016
tamaño333.31 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

El pecho


Existen cuatro tipos de conflictos principales para el pecho:
1) La glándula del pecho: el trauma se corresponde con un drama humano vivido en el propio territorio, el «nido»; en el mismo lugar donde la golondrina trae al mundo a sus crías, es donde las alimenta y las cría. En sentido más general es un conflicto que tiene que ver con todos aquellos a los que la mujer tiene maternalmente bajo sus alas protectoras. Si se trata de niños, por ejemplo, el conflicto afectará al pecho izquierdo (para una diestra); si se trata de un compañero (un conflicto sin connotaciones sexuales), por ejemplo un compañero hacia el cual la mujer tiene una actitud maternal, o por extensión, de un amigo, de los padres, de los sobrinos, hermanos, hermanas (hasta del perrito de casa que se quiere proteger), el conflicto afectará al pecho derecho de la mujer diestra. En la fase activa del conflicto aparecerá un nódulo compacto cuyo tamaño estará en función de la duración del conflicto. La paciente se encontrará a menudo frente a un diagnóstico de tumor en el pecho. En fase de reparación se produce una reducción fétida caseificante del tumor por parte de las bacterias. A falta de estas últimas, el nódulo se enquista deteniendo su proliferación por mitosis.

En este caso el tumor no es una solución puesta en práctica para la propia supervivencia, sino que se trata de una solución «para el otro»: mi niño está en peligro de muerte, entonces produzco más leche para él, es una leche más nutritiva con objeto de que pueda sobrevivir; ésta es la «función biológica» del cáncer de glándulas mamarias.
2) Conductos galactóforos: se trata de un conflicto de separación, de falta de comunicación con alguien próximo a nosotros y que querríamos estrechar contra nuestro pecho: el marido se aleja por razones de trabajo (pecho derecho), el hijo que se va para proseguir sus estudios lejos de casa (pecho izquierdo).

Embriológicamente las facultades lactantes son una invaginación del pezón, y por tanto del ectodermo.

En simpaticotonía se desarrollan ulceraciones a las que seguirá, en vagotonía, una tumefacción de la mucosa en el epitelio de revestimiento que tapiza los conductos. La tumefacción va acompañada de una secreción que no puede descargarse, dado que la misma tumefacción obtura los conductos; ello provoca una inflamación más o menos evidente detrás del pezón que a menudo es diagnosticada erróneamente como un cáncer ulcerativo.
3) La dermis del pecho, conflicto de «ensuciamiento» o «mancillamiento», de ataque a la propia integridad, conflicto de pensar que somos desfigurados: una gran cicatriz en el pecho, una mutilación en el pecho...

En fase de simpaticotonia aparecen manchas pardas, forúnculos que aumentan a medida que perdura el conflicto, y en fase de vagotonía se producirá, en presencia do bacterias, una reducción fétida.
4) Lar terminaciones nerviosas del pecho: conflicto derivado de no querer ser tocados, de querer estar separados: «no quiero que mi marido me toque ya», «no quiero ser palpada por el médico», «no quiero seguir sufriendo la radioterapia».

Rápidamente aparecen pequeños gránulos muy móviles, como canicas que se escaparan de los dedos al palparlas; es el líquido de la envoltura de los nervios que circula menos y se vuelve gelatinoso. Si el conflicto no ha durado mucho desaparecen, de lo contrario se enquistan.
Las gónadas (ovarios-testículos)

Es un conflicto terrible de pérdida acompañado a menudo de sentimiento de culpa y de la impresión de haber sufrido un «golpe bajo»; conflicto por la pérdida de un hijo, o de una persona querida a la que no vamos a poder ver más.

En la fase de conflicto activo, tendremos una necrosis del tejido intersticial de los ovarios o de los testículos. Pero, durante la fase de reparación, el tejido necrótico se reconstruye y forma un quiste que tiene por función producir una mayor cantidad de hormonas sexuales, testosterona o estrógenos para aumentar la virilidad del hombre y la feminidad de la mujer; en este caso nos encontramos frente a una solución biológica que no sirve para la supervivencia del individuo, si no más bien de la especie. ¡Estamos programados para sobrevivir y preservar la especie!
—EL HUEVO Y LA GALLINA

Había una vez una gallina a la que el campesino robaba todos los días su huevo; el animal estaba muy triste y cada vez vivía un conflicto de pérdida que resolvía haciendo otro huevo. Pero el campesino volvía a robarlo, otro conflicto de pérdida (para la leona o la mujer la solución biológica en un conflicto de pérdida es el tumor de ovarios que permite producir más óvulos). Pero a fuerza de quitarle siempre los huevos, la gallina vive un trauma de separación y comienza a perder las plumas del trasero; luego, con el paso del tiempo, se suma un trauma de pérdida de su territorio potencial, sus crías, y cae en la depresión. ¡Por eso hacen huevos las gallinas, pierden las plumas y están siempre deprimidas!
-EL PERRO RATONERO DE CARLOS

Carlos tenia un perrito presumido, de esos que se pasan todo el santo día ladrando; era hijo único y sus padres, a menudo por razones de trabajo, lo dejaban en casa con la vieja tia. El perrito era su compañero preferido, su amigo; hablaba y jugaba al escondite con él, le acunaba estrechándole contra su pecho, le perseguía por toda la casa y, cuando los dos se cansaban de jugar, se dormían juntos en el sofá del salón. Una mañana el niño le puso su collar y salió con su anciana tia a dar un paseo; el perrito huele la presencia de una hembra en celo al otro lado de la calle, da un tirón al collar y se precipita en medio de los automóviles: un coche lo arrolla.

Trauma: en un instante el niño pierde lo más querido para él, experimentando además un sentimiento de culpa por no haberle vigilado suficientemente.
A propósito de quistes...

Los quistes renales o de ovario se desarrollan al ritmo de un embarazo: se requieren nueve meses para que un quiste pueda desempeñar las funciones que le han sido encomendadas por el organismo. Durante estos nueve meses, según Hamer, no deben ser extirpados porque se adhieren a los órganos circundantes. Dado que están desprovistos de un sistema circulatorio propio, los quistes se aseguran el aprovisionamiento sanguíneo explotando precisamente a los órganos próximos. Esta realidad biológica normal ha sido hasta el día de hoy interpretada de forma errónea como una excrecencia tumoral de carácter infiltrante, aduciendo como prueba precisamente el hecho de que parte de estos tumores infiltrantes, aunque extirpados, sigan reproduciéndose durante el tiempo restante de los nueve meses y deben ser por tanto nuevamente eliminados: entonces son considerados como tumores especialmente malignos. En realidad no hay que quitar los quistes, el tumor o el órgano antes de que el tumor esté encapsulado, puesto que durante el periodo en que crece se crean ramificaciones que afectan a los órganos vecinos adecuados para alimentarlo. El cerebro da a continuación la orden de romper estas conjunciones durante la segunda parte de la fase de vagotonía y el órgano se vuelve autónomo. Sólo en este punto será posible intervenir quirúrgicamente si el tamaño o la localización del quiste así lo requiere.
Las trompas

Conflicto de connotación medio sexual, una disputa con expresiones vulgares por lo general con un hombre. La proliferación de la mucosa lleva a la obstrucción total de las trompas. En fase de solución se produce una necrosis caseificante que puede dar lugar a ligeras pérdidas de sangre.

Citemos el caso de una amazona en el momento de hacer sus primeras armas, que había atropellado con su caballo a otro jinete, ganándose algunos insultos y vulgaridades; o bien el de una buena muchacha en torno a la cual rondaba un tipo que le hacía propuestas obscenas y no paraba de molestarla.
El útero

Las patologías y los conflictos correspondientes son distintos según que afecten:

- Al endometrio, de derivación endodérmica.

- Al cuello uterino de derivación ectodérmica

- A la musculatura uterina que deriva del mesodermo cerebelar.
a) La mucosa del cuerpo del útero (endometrio) «Mi nieto había conocido a una chica tan estupenda, de las de otro tiempo, amante de la casa y de la familia, educada, justo como es debido. Piense que siempre que venía a verme me traía una caja de mis bombones preferidos.

La pobre señora se estaba desahogando con lágrimas en los ojos. «¡Yo la quería de verdad y estaba muy contenta por mi nieto! ¡Ay, los jóvenes de hoy, quién sabe lo que tienen en la cabeza! Pues la semana pasada la dejó plantada para irse con otra que, en cambio, no me gusta nada,,. La abuela vivía un conflicto relacionado con un aspecto de la vida de su nieto, que le resultaba insoportable. El conflicto había adoptado la forma de un tumor en el cuerpo del útero.

Una madre de cuarenta y cinco años viene a vernos con un tumor en la cavidad uterina; le explicamos las leyes de la Nueva Medicina y le decimos que, en base a ellas, poco antes del descubrimiento de su tumor debía de haber vivido un drama familiar de connotaciones sexuales del tipo: «son cosas que no hay que hacer» o un conflicto relacionado con la vida sexual de alguien próximo a ella, un hijo, una amiga, los nietos. Sus ojos comienzan a relucir, le tiembla la voz, la señora enrojece. «Saque fuera todo lo que sea, señora, reviva la emoción porque sólo así, verbalizando lo sucedido y liberándose de ello, soltará el cerebro su presa, invertirá el orden y comenzará a curarse». La señora rompe a llorar: «Mi hija ha sido violada por un negro». Le tomamos una mano, y comprobamos que le arde; el pulso que antes era débil late ahora aceleradamente y con fuerza. Le dejarnos que se desahogue y acto seguido le explicamos qué es lo que hará su cuerpo en los próximos días: «Como no le toca aún la menopausia, no se espante si en los próximos días viene una hemorragia, pues perderá sangre en abundancia: ello quiere decir que su cuerpo estará expeliendo el tumor y si de veras consigue aceptar racionalmente lo sucedido, habrá salido del túnel».
b) El cuello del útero: Mientras el tumor del cuerpo del útero se presenta en fase de simpaticotonía es decir, cuando el conflicto está aún activo e irresuelto el tumor del cuello uterino aparece en vagotonía, es decir, en fase de reparación. Es muy importante para la paciente comprender que su cuerpo está en vías de curación, aunque no haya alcanzado todavía el estadio del equilibrio completo (normotonía). En efecto, el físico, una vez superado el trauma, recibe la orden del cerebro de reparar la ulceración producida durante la fase de conflicto activo.

Se trata de un conflicto de «frustración sexual», por ejemplo, a causa del abandono por parte del marido, de una separación mal vivida, o bien de un conflicto de insana dependencia sexual de un compañero demasiado indiferente o, por el contrario, asfixiante.
c) La musculatura uterina, es aquí donde aparecen los fibromas que muchas mujeres sufren y que son en realidad la reparación de una necrosis del músculo uterino a causa de una autodesvalorización, por ejemplo, por no poder tener hijos o no haber tenido hijos queridos. Aquí está en juego la mujer en cuanto madre, y no ya en cuanto amante (cuello del útero).

Franca S., después de seis meses de embarazo, pierde a su hijo: era una preciosa criatura que había visto en la ecografía. Después de dos años está nuevamente encinta, pero esta vez da a luz una hembra. Algunas semanas más tarde se le diagnostica un cáncer de músculo uterino a su madre (conflicto por identificación con la hija).
La próstata

Era el cumpleaños de Elena y su marido Luigi la había invitado al restaurante, a la luz de unas velas como dos jóvenes enamorados; le había regalado un bonito brazalete y habían pasado una magnífica velada.

Al regresar a casa Luigi estaba pensando ya en la noche de amor que le esperaba, pero, pese a todas las efusiones de Elena, ¡no se le paró! Vivió el conflicto de no estar a la altura, de no estar dentro de lo que era «normal» sexualmente con respecto a su mujer. El trauma fue tan intenso que dio origen a un adenoma prostático.

La glándula prostática tiene dos funciones biológicas:

- contiene un antiséptico natural que puede limpiar los conductos urinarios;

- preside, como un director de orquesta, las funciones genitales y puede, así pues, permitir también al hombre de avanzada edad volver a poner en marcha la máquina reproductora en caso de necesidad.
Por ello son posibles dos tipos de conflicto:

- un conflicto de sexualidad impropia, no dentro de la norma, relativo a la vida de pareja, a un compañero que se comporta indebidamente, de modo desagradable, o

- un conflicto «semigenital» a propósito de algo vil, abyecto. «Semigenital» significa que el «centro de gravedad» del contenido del conflicto no está exclusivamente vinculado al área genital, en sentido propio o figurado, sino que la temática genital actúa como una «música de acompañamiento», lo que distingue a este conflicto de los puramente sexuales.


EL APARATO DIGESTIVO
La comida es vital para el organismo, es su fuente de energía; mas para poder ser utilizada por las células tiene necesidad de ser descompuesta en moléculas lo suficientemente pequeñas mediante la digestión. Los órganos que se encargan de estos procesos forman el aparato digestivo.

Para el animal el bocado„ es realmente la comida, la presa, que le sirve para quitarse el hambre y sobrevivir; pero para el hombre, aparte de un significado real, puede asumir aspectos figurados como un objeto deseado que se nos escapa de las manos, la casa que no conseguimos encontrar, el coche que nos ha sido robado, el dinero para llegar a final de mes, la reputación en el trabajo, una contratación que finalmente no se ha acabado de concretar el juguete que veo todos los días en una tienda y que no puedo tener, una herencia esperada y que se nos escapa en el último minuto, y así sucesivamente.

EL CAMINO DE LA COMIDA

Acaban de hacer la compra y están volviendo a casa cuando se cruzan con un perro vagabundo que está hurgando en un cubo de la basura en busca de algo que comer. Movidos por la compasión, deciden darle un filete de carne que se han comprado para la comida, habida cuenta de que les queda uno más; silban, el perro los mira: «¡Tómalo al vuelo» y le lanzan la carne. El perro la toma mirando a su alrededor por temor a que otro animal pueda arrebatársela, luego la devora sin siquiera masticar y piensa «¡Por fin voy a comer!». Corre hasta un portal, busca un sitio tranquilo y comienza a digerir lo comido; el estómago se esfuerza por disolver la comida que acto seguido pasa al intestino para ser asimilada, mientras el hígado y el páncreas le echan una mano; por último, lo que queda inutilizado del jugoso filete pasa a los últimos conductos del intestino grueso para ser eliminado en el momento oportuno.

La boca — el paladar

Un hombre creía que le había tocado la lotería, pero de repente se dio cuenta de que había perdido el billete; el premio de la lotería era prácticamente un «bocado» que el hombre tenía ya «en la boca», pero que no podía comerse. A ello siguió un adenocarcinoma en el paladar.
La boca — la mucosa

María tiene una relación excelente con una colega suya, pero a consecuencia de una incomprensión la amiga se distancia de ella; durante quince días María, al no poder soportar la actitud de su colega, trata de verla para tener una aclaración; está viviendo el estrés de querer un intercambio de ideas sin conseguirlo, pues cada vez que se encuentra a la otra, ésta no está nunca sola, mejor dicho, la rehúye. Cansada de estar estresada, María se olvida del asunto y acepta la situación, por lo que pasa a la fase de resolución del conflicto y algunos días después le aparece una grande y dolorosa úlcera en la boca.
Las amígdalas

Son masas de folículos linfáticos presentes también en algunas mucosas de la faringe, del paladar, de la lengua, los cuales tienen la función de detener las sustancias extrañas ingeridas o inhaladas.

— EL GORRIÓN EN EL ALFÉIZAR

Un fresco vientecillo primaveral distribuye por la naturaleza las semillas de las plantas cuando un gorrión del alféizar abre el pico y coge una. Pero enseguida otro gorrión que gorjea en las cercanías se la arrebata, y mientras vuela un tercero se precipita en picado y le quita a este último la semilla del pico. Hasta que la semilla no está en el estómago siempre existe el riesgo de que alguien pueda hacerse con ella, y el gorrión vive el conflicto: «Aunque he cogido el bocado, aún puede escapárseme». La angina será la solución al conflicto.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

similar:

La medicina patas arriba: ¿y si hamer tuviera razóN? Giorgio Manbretti Jean Seraphin Prólogo iconLa nueva medicina germanica. Dr R. G. Hamer

La medicina patas arriba: ¿y si hamer tuviera razóN? Giorgio Manbretti Jean Seraphin Prólogo iconPrólogo a la nueva edición
«crimi- prólogo a la nueva edición nal». Para esta investigación se toma la definición más estrecha, la de personas

La medicina patas arriba: ¿y si hamer tuviera razóN? Giorgio Manbretti Jean Seraphin Prólogo iconResumen según la oms la medicina tradicional es un término amplio...

La medicina patas arriba: ¿y si hamer tuviera razóN? Giorgio Manbretti Jean Seraphin Prólogo iconResumen según la oms la medicina tradicional es un término amplio...

La medicina patas arriba: ¿y si hamer tuviera razóN? Giorgio Manbretti Jean Seraphin Prólogo iconInstitución educativa el contento arriba

La medicina patas arriba: ¿y si hamer tuviera razóN? Giorgio Manbretti Jean Seraphin Prólogo iconInstitución educativa el contento arriba

La medicina patas arriba: ¿y si hamer tuviera razóN? Giorgio Manbretti Jean Seraphin Prólogo iconCapítulo 1 – Razón y Creencia 9

La medicina patas arriba: ¿y si hamer tuviera razóN? Giorgio Manbretti Jean Seraphin Prólogo iconSu dirección es oblicua en los 3 planos: de afuera adentro, de arriba abajo y de atrás adelante

La medicina patas arriba: ¿y si hamer tuviera razóN? Giorgio Manbretti Jean Seraphin Prólogo iconPrograma inicial (Curso básico de formación cbf): Se acompaña del...

La medicina patas arriba: ¿y si hamer tuviera razóN? Giorgio Manbretti Jean Seraphin Prólogo icon· conceito medicina legal é a parte da medicina que trata de assuntos...




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com