Fundamentos de análisis para la caracterización de las familias homoparentales españolas




descargar 64.04 Kb.
títuloFundamentos de análisis para la caracterización de las familias homoparentales españolas
página2/3
fecha de publicación02.08.2016
tamaño64.04 Kb.
tipoDocumentos
b.se-todo.com > Ley > Documentos
1   2   3

3. Fuentes de datos y participantes.
El trabajo empírico está dividido en dos partes: por un lado, se utilizarán datos del Censo de 2001 y del Movimiento Natural de la Población para realizar una caracterización general de las familias homoparentales en España.
Por otro lado, se profundizará en el conocimiento de las dinámicas internas de las familias. Para este propósito, se ha contactado con familias homoparentales a través de las asociaciones Famílies LG de Cataluña y Galesh de la Comunidad Valenciana, a las cuales se les ha enviado un cuestionario estructurado con preguntas de respuesta abierta. Se ha elegido este método por motivos prácticos, dado que de otro modo resultaría imposible acceder a una muestra suficientemente amplia para garantizar la validez interna del estudio.

Cabe llamar la atención sobre la dificultad de contactar con familias no asociadas, y debe tenerse en cuenta como una limitación del estudio el propio hecho de que la muestra sea autoseleccionada, lo cual puede ser causa de distorsiones de cara a la validez externa de los resultados.

4. Análisis de datos y discusión.

4.1. Caracterización a nivel macrosocial de las familias homoparentales en España.
Datos del Censo de 2001
Si atendemos, en primer lugar, a la comparación entre el número de hijos por cada tipo de pareja (tabla 1), observamos que las parejas homosexuales, como cabe esperar dadas las dificultades para acceder a la paternidad, suelen tener un menor número de hijos que las heteroparentales. Esta realidad se acentúa en el caso de las parejas de hombres, debido a que en muchos casos las mujeres habían tenido algún hijo en una relación heterosexual anterior. Los casos de parejas con tres o más hijos son minoritarios en todos los casos, pero hay diferencias significativas entre las parejas heterosexuales y las homosexuales.
Tabla 1. Porcentaje de parejas según el tipo y el número de hijos.


Fuente: elaboración propia a partir de los datos del Censo de 2001.
Los datos del Censo de 2001 muestran que las parejas homosexuales son abrumadoramente minoritarias (tabla 2). En esa fecha apenas existían algunas legislaciones autonómicas que reconocían derechos similares para las parejas homosexuales y heterosexuales. No obstante, es posible que estos datos infravaloren en cierta medida el número de parejas homosexuales, debido a que la situación de homofobia que en muchos casos podían sufrirse llevaban al no reconocimiento de la relación de pareja.

En cualquier caso, estas parejas son más comunes en zonas más industrializadas y urbanas, siendo su número residual en las zonas rurales, tal y como muestran los datos de la tabla 3. Por ello, resulta comprensible que la proporción de parejas aumente en regiones como Cataluña, Madrid y Baleares, y sea menor en Andalucía, Galicia o Castilla y León, a pesar de su peso poblacional.

Tabla 2. Relación de parejas homosexuales respecto del total de parejas en tantos por mil según la Comunidad Autónoma de residencia.


Fuente: elaboración propia a partir de los datos del Censo de 2001.
Tabla 3. Porcentaje de parejas según el tipo y el tipo de zona de residencia.


Fuente: elaboración propia a partir de los datos del Censo de 2001.
Datos del Movimiento Natural de la Población: 2005-2011
Los datos más actuales hasta la fecha para caracterizar a las parejas y matrimonios homosexuales los encontramos en el Movimiento Natural de la Población, que a partir de 2005 ya recoge datos sobre la nupcialidad de estas parejas.
En general, el porcentaje de matrimonios homosexuales sobre el total de matrimonios (tabla 4) ha oscilado alrededor del 2%, siendo significativo el boom del 2006, año con mayor número de matrimonios entre personas del mismo sexo. En los últimos tres años de la serie cabe resaltar el aumento proporcional de los matrimonios homosexuales, el cual se explica en buena medida por la caída registrada en los matrimonios entre personas de distinto sexo.

Como muestran los datos de variación interanual de matrimonios homosexuales presentes en la tabla 5, salvando el año 2006, en general el número de matrimonios ha tenido ligeras oscilaciones, aunque es destacable el aumento que se ha producido, especialmente en el caso de los matrimonios entre mujeres, en 2010 y 2011.
Tabla 4. Total de matrimonios celebrados en España entre 2005 y 2011 según el tipo y porcentaje de matrimonios entre personas del mismo sexo sobre el total.


Fuente: elaboración propia a partir de los datos del Movimiento Natural de la Población.
Tabla 5. Tasa de Variación Interanual (TVI) de matrimonios entre personas del mismo sexo.



Fuente: elaboración propia a partir de los datos del Movimiento Natural de la Población.

A nivel autonómico, tal y como ya apuntaban los datos del Censo de 2001, los matrimonios homosexuales se concentran en las regiones más urbanas, siendo especialmente significativo el caso de Cataluña, que aglutina la cuarta parte de todos los matrimonios, a pesar de que su población representa la sexta parte del conjunto. Por el contrario, en regiones más rurales como Castilla y León, Castilla-La Mancha o Extremadura, los matrimonios homosexuales representan un porcentaje muy inferior al que correspondería para su población.
Tabla 6. Total de matrimonios entre personas del mismo sexo celebrados en España, por Comunidad Autónoma y porcentaje representativo (2005-2011).



Fuente: elaboración propia a partir de los datos del Movimiento Natural de la Población.
Por otro lado, como muestran los gráficos 1 y 2, se observa que los matrimonios entre personas del mismo sexo tienden a ser homógamos en cuanto a edad, siendo excepcionales los casos de matrimonios de personas de las cohortes más jóvenes con otras de las de más edad.

Sí cabe llamar la atención sobre el relativamente alto porcentaje de matrimonios entre varones de las cohortes de edad más avanzadas, en comparación con el caso de las mujeres.
Gráfico 1. Homogamia por edad en los matrimonios entre varones.


Fuente: elaboración propia a partir de los datos del Movimiento Natural de la Población.
Gráfico 2. Homogamia por edad en los matrimonios entre mujeres.


Fuente: elaboración propia a partir de los datos del Movimiento Natural de la Población.
Los datos de nupcialidad del Movimiento Natural de la Población no nos permiten conocer la exogamia de los matrimonios homosexuales, dado que únicamente se recogen cifras de matrimonios en los que al menos un cónyuge es extranjero agregadas por continentes. En cualquier caso, encontramos diferencias muy llamativas entre la nupcialidad heterosexual y homosexual a este respecto.

En casi la totalidad de los casos, en los matrimonios homosexuales tiende a haber más cónyuges extranjeros que en los heterosexuales, pero el porcentaje en el caso de los matrimonios entre varones es siempre muy superior a los otros dos casos, tal y como se observa en las tablas 7 y 8. Este gap puede tener al menos dos explicaciones plausibles y no necesariamente excluyentes entre sí: es posible que España haya servido, dada su legislación más progresista en este aspecto, de refugio para personas homosexuales que sufrían la discriminación en sus países de origen, y esta situación ha podido producirse de manera más corriente entre los varones; y también, tras la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo, se ha podido producir un cierto “efecto llamada” en parejas homosexuales extranjeras que en España tenían la posibilidad de regularizar su situación de pareja.
Tablas 7 y 8. Porcentaje de matrimonios en los que al menos uno de los cónyuges es extranjero. (2005-2011).




Fuente: elaboración propia a partir de los datos del Movimiento Natural de la Población.
Lo cierto es que, independientemente de las causas, los datos reflejan muy claramente que, tanto en el caso de matrimonios entre mujeres como en el de matrimonios entre hombres en los que al menos un cónyuge es extranjero, la mayor parte se ha producido entre europeas/os y americanas/os, como podemos ver en los gráficos 3 y 4. Las otras dos situaciones que se presentan con cierta frecuencia son las de matrimonios entre dos cónyuges europeas/os y las de aquellos que se producen entre cónyuges americanas/os.
Gráfico 3. Matrimonios entre varones con al menos uno de los cónyuges extranjero, por continentes (2005-2011).



Fuente: elaboración propia a partir de los datos del Movimiento Natural de la Población.

Gráfico 4. Matrimonios entre mujeres con al menos una de las cónyuges extranjera, por continentes (2005-2011).


Fuente: elaboración propia a partir de los datos del Movimiento Natural de la Población.

4.2. Análisis de las dinámicas internas de las familias homoparentales.
La gran mayoría de las parejas que componen la muestra se encuentran actualmente casadas y habían convivido durante varios años antes de que la legislación permitiera su matrimonio.
Como hemos descrito anteriormente, existen diversas posibilidades para estas familias para acceder a la paternidad o a la maternidad. Los participantes en este estudio se circunscriben a tres posibilidades: la adopción, la reconstitución de familias y la subrogación.
En el caso de la adopción, en general las parejas no señalan ningún tipo de problema a nivel institucional desde la entrada en vigor de la Ley que permite la adopción por parte de las parejas homosexuales. No obstante, antes de esa fecha algunas parejas ya tenían hijos en adopción, pero sólo uno de los cónyuges figuraba legalmente como padre o madre. En el caso de la subrogación, aunque el método no es legal en España, sí lo es inscribir al niño como hijo de ambos miembros de la pareja.
Las motivaciones para convertirse en padres y madres son diversas pero coinciden con lo que señala la literatura científica. Generalmente se destaca el amor hacia los niños, e incluso se percibe como un sentimiento interior del que no se puede huir, tal y como lo describe un padre adoptivo. En general, puede decirse que, del mismo modo que ocurre en las familias heteroparentales, se tiende a percibir la paternidad y la maternidad como un paso más dentro de una relación estabilizada y fruto del consenso en la pareja. Por este motivo, las personas entrevistadas, sin excepción, destacan el hecho mismo de ser padres y madres como uno de los aspectos más satisfactorios de su experiencia familiar. Pero también se destacan otros aspectos positivos, como la diversidad en la que serán criados los niños, la cual se percibe como un elemento crucial para el desarrollo social de los niños, entendiendo que tenderán a ser más tolerantes respecto a otras personas discriminadas. En cuanto a la relación de pareja, también se señalan como puntos satisfactorios el amor recíproco y la vida compartida con la otra persona. Sin embargo, la mayoría de las parejas interpretan como lo más negativo en su experiencia familiar la persistente homofobia, especialmente la presente en algunos medios de comunicación.
Generalmente, esa discriminación de raíz homofóbica no la encuentran, en cambio, en su vida cotidiana, al menos de manera activa. Uno de los ámbitos en los que la discriminación puede resultar más perjudicial es la escuela, puesto que quien la sufre principalmente es el niño. Lo que ocurre es que se produce una discriminación “velada”, a veces incluso inconsciente y bienintencionada, pero que provoca la perpetuación de los estereotipos que consagran a la familia nuclear tradicional como la regla de oro. En palabras de una madre, la sociedad y la escuela sobre todo no está preparada para aceptar la diversidad de ningún tipo. Quiero decir, pasan cosas del estilo de celebrar el día de la madre y el día del padre, y en el día del padre las profesoras, con su mejor voluntad, preparan un regalo para la madre que tiene más pluma, y que ella debe de entender que ejerce de padre o algo por el estilo. Ese tipo de cosas continuadas y repetidas en un montón de situaciones hace que hasta el propio hijo acabe interiorizándolo.

Por este motivo, es habitual que las familias desplieguen una serie de estrategias, como la participación en las actividades escolares o la realización de talleres, que les permitan darse a conocer y presentarse ante el profesorado y el resto de padres, de manera que el resto pueda percibir que cumplen sus funciones como familias del mismo modo que las demás.

Más allá del ámbito escolar, el asociacionismo familiar es otra estrategia de cara a la integración social, tanto de los padres como de los hijos. En el caso de nuestro estudio, todas las familias se encuentran asociadas. Éstas destacan las ventajas del contacto con otras familias en su vida cotidiana para la resolución de problemas similares y para conocer otras experiencias familiares, así como las buenas relaciones que entablan sus hijas e hijos con otros niños.
La relación con el entorno más cercano también es descrita como positiva, tanto con sus familias de ascendencia como con los amigos. La relación de los niños con los abuelos es descrita como normal, y las personas entrevistadas no perciben ningún tipo de trato diferenciado en este sentido.
En cuanto a la vida cotidiana en el hogar, una de las características que ha destacado de manera unánime la investigación sobre familias homoparentales, y que las personas con las que hemos contactado ha confirmado, es que las relaciones de poder y el trabajo doméstico se reparten de manera igualitaria, o, al menos, consensuada. A diferencia de lo que puede ocurrir en las familias heteroparentales, no existen roles de género diferenciados que marquen pautas o posiciones también diferentes para cada miembro de la pareja. Por este motivo, lo común es que las tareas se repartan en función de las preferencias de cada cónyuge, o incluso que no exista un reparto claramente definido. Además, las/os entrevistadas/os destacan que las decisiones, bien sean en relación a los hijos o a cualquier otro nivel familiar, se toman de manera consensuada, o bien se dejan ciertas decisiones en manos del miembro que se maneja mejor con un asunto concreto, como por ejemplo la ayuda con las tareas escolares de los hijos. No obstante, en los casos en que existen hijos provenientes de relaciones anteriores, es más habitual que cada miembro se involucre de manera especial con sus hijos, sin que esto suponga una relación conflictiva o deficiente con su otro progenitor.

En relación con la crianza de los hijos, resulta también de interés conocer el modo en que los niños y niñas integran las categorías de género en su vida diaria. Probablemente debido a las propias características de las familias homoparentales, los progenitores inciden en la libertad que dejan a sus hijos para elegir en sus actividades de ocio aquello que prefieren más allá de los estereotipos de género. Sería necesario un estudio longitudinal para determinar si el hecho de que los niños no sean criados de acuerdo a las categorías tradicionales de género influye de algún modo en el desarrollo de su identidad. Sin embargo, todos los estudios longitudinales a nivel internacional a este respecto confirman que los niños criados en familias homoparentales presentan en su vida adolescente y adulta un desarrollo psíquico y emocional completamente normal.
Por último, como una cuestión subjetiva, se pidió a las familias que conformaran la imagen de su propia familia, lo cual nos puede permitir conocer los rasgos estructurales de la familia y las relaciones de parentesco de cada caso concreto y buscar patrones comunes. En general, todas destacan como el núcleo primario a los dos cónyuges y los hijos. Sin embargo, también se tiende a llamar la atención sobre la función de apoyo que cumple la familia extensa (abuelos de los hijos, tíos…) y su involucración en el cuidado de los niños. Se trata de un rasgo familiar muy común en España, tal y como ha demostrado la investigación sociológica, aplicable también a las familias homoparentales.
1   2   3

similar:

Fundamentos de análisis para la caracterización de las familias homoparentales españolas iconLas familias españolas pueden desde hoy seleccionar embriones para curar a un hijo enfermo

Fundamentos de análisis para la caracterización de las familias homoparentales españolas iconLa salud reproductiva y sexual es fundamental para las personas,...

Fundamentos de análisis para la caracterización de las familias homoparentales españolas iconUn programa para ayudar a las familias cuando los padres sufren una depresion

Fundamentos de análisis para la caracterización de las familias homoparentales españolas iconCurso Análisis de la conectividad del paisaje: Fundamentos metodológicos y aplicaciones

Fundamentos de análisis para la caracterización de las familias homoparentales españolas iconCon mucho cariño para las personas con Cáncer y sus familias

Fundamentos de análisis para la caracterización de las familias homoparentales españolas icon13: los van duyn. Familias de la Realeza Europea: Los Merovingios....

Fundamentos de análisis para la caracterización de las familias homoparentales españolas iconResumen: El objetivo de esta comunicación es presentar un diagnóstico...

Fundamentos de análisis para la caracterización de las familias homoparentales españolas iconResumen En este trabajo se presenta un análisis acerca de la identidad...

Fundamentos de análisis para la caracterización de las familias homoparentales españolas iconUso de microsatelites para la caracterización molecular de bancos...

Fundamentos de análisis para la caracterización de las familias homoparentales españolas iconPaginas informativas de sociedades cientificas para familias/NIÑOS




Todos los derechos reservados. Copyright © 2019
contactos
b.se-todo.com